Lo que circula por los medios

8 de octubre de 2008

El FBI quiso “comprar” el testimonio de Telpuk




Buenos Aires Económico



Le sugirieron posibles trabajos e incluso un eventual asilo político
El FBI quiso “comprar” el testimonio de Telpuk




08-10-2008 / Desde que está en Miami, María del Luján Telpuk se ha visto rodeada de periodistas, fotógrafos y del FBI, que intentó apenas llegó le ofreció trabajo y hasta asilo político para torcer su testimonio, que contradice a Antonini Wilson.


María del Luján Telpuk no sólo contradijo a Antonini Wilson; también se transformó en estrella del juicio
Por Lissette Bustamante Desde Miami

Llegó, y aunque para algunos parecía una testigo más, resultó que María del Luján Telpuk se ha convertido en la estrella de una serie que podría titularse El valijero, la aduanera y el maletín millonario. Esta mujer le ha inyectado vitalidad y polémica a un juicio que ya acumula cinco semanas de sesiones un tanto agotadoras. Escoltada, vestida con un traje de chaqueta y pantalón en tono azul marino metálico, inmediatamente se vio rodeada de cámaras de televisión, fotógrafos y periodistas, que insistían en saber si aceptaba o no la propuesta de “adquisición”. Sonreía a unos y a otros, aunque tenía claro su personaje: la piedra en el zapato de Antonini Wilson, una piedra que molesta por las pequeñas diferencias, que no por eso dejan de ser importantes en el proceso.

Y las “pequeñas piedras” de Luján resultaron llamativas para otro de los protagonistas sin rostro: el FBI, que ha mostrado un enorme interés por la muchacha. Y es que sucede que la joven de 28 años se mantiene en su declaración. “Vi algo raro cuando pasó la maleta por el escáner y pedí que llamaran al dueño. Allí vi por primera vez al señor Antonini, que se presentó como el propietario de la valija”. Así ha repetido una y otra vez lo que ha puesto en tensión a los controlados mecanismos estadounidenses. Mientras que Antonini sostiene que el equipaje no pasó ningún control y que tomó la maleta como un gesto de caballerosidad con uno de las pasajeros: "fue en ese momento cuando me pidieron que la abriera". Lo que podría ayudar al venezolano-estadounidense es que Telpuk asegura que Antonini desconocía el contenido de la maleta. "Cuando la abrió parecía sorprendido".

De todas formas, desde que María del Luján llegó al aeropuerto internacional de Miami, el pasado domingo 28 de septiembre, para testificar en el juicio que se sigue contra Franklin Durán, acusado de conspirar y actuar en Estados Unidos como agente del gobierno de Venezuela, Luján ha estado en el punto de mira del Federal Bureau of Investigation, (FBI). Tres agentes la esperaban y retrasaron su salida del control aeroportuario. "Fueron dos horas aproximadamente de interrogatorio y contesté a todas las preguntas". Como ocurre a diario, en ningún momento fue informada si tenía derecho a no responder. Pero eso es habitual, a no ser que tengas a tu lado a un abogado o que seas un conocedor de los “juegos” legales en este país.

El FBI ha sido el organismo encargado de la investigación y de recabar todas las evidencias que la Fiscalía ha presentado hasta ahora para sustentar sus acusaciones contra Franklin Durán. "Me preguntaron si tenía miedo de volver a la Argentina luego de mi declaración y me dijeron que podía contar con ellos y hasta me dieron direcciones de algunos lugares donde podía encontrar trabajo", señaló.

Telpuk rechazó la propuesta y ratificó aquí, en Miami, que la valija pertenecía a Antonini Wilson. "Si yo hubiera aceptado el asilo político y todo lo que me ofrecieron seguramente me hubieran pedido eso", respondió a los cientos de periodistas que merodean por la Corte Federal. Las preguntas coincidían. Todos queríamos confirmar si los ofrecimientos del FBI tenían como objetivo torcer su testimonio y hacerlo coincidir con las declaraciones de Antonini Wilson.

María del Luján se ha convertido en la chica "rebelde" que no cede a las ofertas de los federales para descubrir las oportunidades del llamado sueño americano. La joven demostró que no es manejable ni obediente, tal vez porque se siente libre, a pesar de que reconoce que ha sentido miedo: "No es fácil estar acá, estoy en el territorio de Wilson", pero no se ha dejado presionar. Ha mostrado valentía es mujer, una mujer que se mantiene en sus trece. Frente al jurado sostuvo que "en la maleta vio seis ladrillos perfectos que parecían libros, pero que en realidad se trataban de los fajos de dólares".

Fue entonces cuando la Fiscalía preguntó: ¿Cómo es posible que lo que parecían seis ladrillos fueran fajos de dólares? Dijo que había reclamado a la Aduana que reparara los escáners. E insistió en que Antonini Wilson "reconoció que la valija era suya", una frase que pone en vilo los entresijos de la trama de esta serie.

En la audiencia de ayer, Telpuk fue interrogada otra vez, en esta oportunidad por la Fiscalía. La joven ya había admitido en su primera declaración que a raíz del escándalo había obtenido trabajo como modelo en revistas y en televisión. La jueza Joan Lenard permitió que el fiscal Thomas Mulvihill y su adjunto indagara en sus trabajos y la relación con el caso.

Es cierto que después de aquel agosto de 2007, descubrimos a María del Luján. El "escándalo del maletín" le abrió el camino a la fama y la convirtió en una atracción mediática. Fue así que la vimos desnuda en la edición argentina de la revista Playboy y obtuvo un contrato para el programa "Bailando por un sueño". En casi todas sus apariciones ha sido identificada como "la chica de la valija". También hemos visto fotografías en las que se ha visto transportando maletas y en medio de grandes cantidades de dinero. A una televisión local de Miami declaró: “Nunca he vendido mi cuerpo”.

Incluso, el fiscal adjunto Lawrence Lynn pretendió demostrar que la fama y el dinero que le ha proporcionado el escándalo del maletín podrían, de alguna forma, influir en las declaraciones que ha expresado ante el Jurado en Miami. En todo momento, la Fiscalía intentó dejar caer que María del Luján es una chica que apela a los medios para ganarse la vida. Algunos coincidimos en que es una estrategia "un tanto baja". Lo que prohibió la jueza en el capítulo de esta serie ha sido no entrar en la descripción de los detalles específicos de las fotos. Tal vez quería evitar que el calor del día se instalara en la sala…

2
http://www.elargentino.com/nota-9661-El-FBI-quiso-comprar-el-testimonio-de-Telpuk.html


****************************************

Miércoles, 08 de Octubre de 2008

EL PAIS › MARIA LUJAN TELPUK DENUNCIO QUE EL FBI LE OFRECIO ASILO Y TRABAJO EN ESTADOS UNIDOS A CAMBIO DE QUE MODIFIQUE SU TESTIMONIO

“Era evidente que me estaban proponiendo algo”


La ex agente de la Policía de Seguridad Aeroportuaria que halló la valija con los dólares volvió a declarar ante la Corte Federal de Miami, donde fue interrogada por la fiscalía. A la salida, contó a PáginaI12 del ofrecimiento que le hizo el FBI.



Por Irina Hauser
Los agentes del FBI que le dieron la “bienvenida” a María Luján Telpuk apenas se bajó del avión en Miami para declarar en el juicio de la valija, no sólo la interrogaron durante dos horas, sino que le ofrecieron “trabajo en una agencia de modelos y asilo político si tenía temor de volver a la Argentina”. “Era evidente que me estaban proponiendo algo a cambio de que yo modificara mi declaración y no contradijera a (Guido Alejandro) Antonini Wilson. Por supuesto que lo rechacé”, le contó a PáginaI12. La ex agente de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) que descubrió los 800 mil dólares terminó ayer de dar su testimonio y salió furiosa después de largas horas ante el jurado. “El fiscal sólo pretendía desacreditarme con preguntas personales. ¿Qué tiene que ver cuánto me pagó Playboy o cuánto me paga Ideas del Sur con este juicio?”, protestó. “La sensación que tengo es que lo protegen a Wilson de una manera increíble”, dijo.

La historia del encuentro cercano de Telpuk con el FBI volvió a ser tema en la audiencia de ayer en Miami, donde se juzga a Franklin Durán, el ex socio de Antonini Wilson acusado de actuar como agente ilegal para encubrir el origen y destino de la valija. La chica no sólo reiteró que los hombres de la agencia estatal la interrogaron por dos horas, sino que nunca le aclararon que tenía derecho a irse sin responder. Ante una pregunta del defensor, Ed Shohat, dijo que tampoco le mostraron una copia de esa declaración sorpresiva, para que chequeara si reflejaba sus dichos.

“Cuando llegué me sacaron de la fila y de pronto estaba sola en un cuarto con tres personas del FBI. Con el cansancio, el susto, que no sabía ni adónde me habían llevado, no me iba a negar a contestar. Tampoco me explicaron nada”, relató la ex agente a este diario.

–¿Qué fue lo que le preguntaron? –le pidió detalles PáginaI12.

–Primero querían mi relato de cómo habían sido los hechos, pero después se empezaron a meter con mi vida, cuánto me habían pagado en Playboy por las fotos y cuánto cobro de Ideas del Sur. Después de todo eso, me preguntaron si tenía temor de volver a la Argentina, porque en ese caso dijeron que podían darme asilo político. Incluso me ofrecieron conseguirme trabajo en una agencia de modelos donde me decían que llevara mi book. No sé si fue el susto, pero de entrada les dije que no venía a eso, que sólo me interesaba declarar en el juicio. No les di opción a nada.

–¿Qué pretendían?

–Era evidente que me estaban proponiendo algo a cambio de que yo modificara mi declaración y no contradijera a Antonini Wilson. Por supuesto que lo rechacé. Estoy muy tranquila, me di cuenta de que fue una mala jugada de ellos. La sensación que tengo es que lo protegen a Wilson de una manera increíble.

Telpuk es una testigo de la defensa. Como era esperable, la fiscalía intentó incomodarla. Esta vez no fue el fiscal Tom Mulvihill quien asumió esa tarea, sino su colega John Shipley. Cuando abordó el capítulo del FBI, apuntó a transmitir que la chica sólo tuvo una entrevista en buenos términos en el aeropuerto con tres agentes y que nadie la forzó a nada.

–¿Al terminar les dio un beso y un abrazo?–, inquirió Shipley.

–Sí, es mi costumbre –replicó la ex agente.

En medio de sus cuatro horas de declaración, a Telpuk le tocó volver a describir el hallazgo de los 800 mil dólares. Mientras repasaba la escena, uno de sus comentarios desató un murmullo en la sala: fue cuando dijo que el funcionario de la Aduana que estaba con ella, Jorge Lamastra, le sugirió no controlar las valijas. “Esto sucedió después que llegó el vuelo, que (Lamastra) me dijo que ya era tarde y que dejáramos pasar el equipaje”, señaló. En rigor, esto mismo ya lo había dicho en la causa que tramita en Argentina. Sus palabras exactas habían sido: “...Lamastra se da vuelta y me dice ‘que se vayan, mirá si los vamos a revisar. Yo entendí como que él me dijo que se vayan, mirá la hora que es”.

“Ellos (los empleados de Aduana) trabajan de otra manera, si quieren controlan y sino no. Yo simplemente le dije a Lamastra ‘para algo estoy acá a esta hora’. Ahí le pedí al piloto que me pasara todo para revisarlo”, le dijo Telpuk a PáginaI12.

La versión que dio la joven en los tribunales de Miami es casi calcada de la que dio en Argentina. Ayer volvió a admitir que no tiene la certeza de haber revisado todas las valijas que venían en el avión. Dijo que pasó por el escaner las que le trajo el piloto, pero no sabe si los pasajeros se llevaron otras por otro pasillo. Hubo, sin embargo, un punto novedoso en el racconto que admitió haber hecho ante el FBI: tuvo la “sensación”, dijo, de que el maletín que Antonini decía que era suyo no le pertenecía.

–¿Qué le hizo pensar eso? –preguntó este diario.

–Tal vez me dejé llevar por su cara. Fue una apreciación personal, sólo eso. Lo concreto es que él me dijo que la valija era suya. Eso lo tengo muy en claro. Desde el momento en que pedí que se hiciera presente el dueño, vino él y se hizo cargo. No me iba a poner a interrogarlo a ver si era de otro. Igual que tampoco era mi trabajo revisar adentro del avión a ver si había algo más. Si lo de los 800 mil sirvió para destapar otra cosa, bienvenido sea. Ahora que den su testimonio los que lo tengan que dar.

En otro tramo de su exposición, Telpuk enumeró las contradicciones entre su versión y la de Antonini. Consultada por esta cronista, las resumió: “El dijo que traía la valija en la mano, que la llevó hasta el escaner y que no era de él. Está mintiendo y me da mucha bronca. Frente a mí siempre dijo que era suya, igual que primero dijo que había libros y papelitos y resulta que había plata. También dice ahora que quien le pidió que abriera la valija fue Lamastra, pero se lo pedí yo”, refunfuñó.

Haber puesto en evidencia su conocimiento de lo que dijo Antonini durante le juicio podría perjudicar el peso de su testimonio. Tanto el jurado como los testigos tienen vedado leer o tomar contacto con detalles del caso mientras dura el juicio. De hecho, la jueza Joan Lenard ya anunció que analizará la posibilidad de advertir al jurado que tome la declaración de la voluptuosa ex agente con pinzas.

Telpuk salió de pésimo malhumor del recinto, después de que Shipley se esmerara en hacerla trastabillar. Cuando le pidió precisiones sobre la imagen que vio en el escaner, él dijo que vio ladrillos bien definidos; luego admitió que al abrir la maleta había billetes desordenados. Pero eso no fue, al parecer, lo que más la alteró, sino las alusiones a sus incursiones en las revistas y la TV. “Parecía que me estaban juzgando a mí, en un momento estuve a punto de pararme y decir ‘vuelvo otro día con mi abogado’”, estalló después de la audiencia.

El fiscal pretendía mostrar que obtuvo beneficios económicos después de su hallazgo de los 800 mil dólares sin declarar. “Aprovechar no creo que sea la palabra”, le retrucó ella ante un comentario. “Me ofrecieron trabajo y acepté”, añadió. Shipley le preguntó si había recibido plata por notas vinculadas al valijagate y hasta si había posado con una valija y el gorro de la PSA. La revista Playboy, precisó Telpuk, le pagó “7000 dólares en Venezuela y 7000 pesos en Argentina”.

–¿Usted está en un programa de televisión (Patinando por un sueño) a partir de este caso? –insistió el fiscal.

–Sí, desde noviembre –contestó ella. Recibe, dijo, 2000 pesos al mes.

–¿Trajo los patines? –sorprendió Shipley.

–Es algo difícil (la práctica) que no se debe abandonar –dijo Telpuk.




Permalink:
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-112983-2008-10-08.html

*****************************************



dio una versión en la audiencia y otra a la salida del juzgado
Telpuk mostró dos valijas


La ex policía de la PSA declaró a la prensa que el FBI le ofreció asilo y trabajo para cambiar su declaración. A la jueza, le dijo que un agente aduanero le sugirió no revisar todas las maletas.


08.10.2008

Dibujo. Una recreación hecha a lápiz, ya que no se permiten fotógrafos en el juzgado, muestra el momento en que declaró ayer en el estrado Telpuk, la ex miembro de la PSA convocada como testigo por el abogado del acusado Franklin Durán.


María del Luján Telpuk volvió a declarar por el Valijagate en Miami y dio una versión para cada interlocutor. A la salida del juzgado, les dijo a los periodistas que el FBI le ofreció conseguirle asilo y trabajo si modificaba su declaración, lo cual desacredita la acusación del fiscal estadounidense y favorece la posición del Gobierno argentino. Poco antes, había jurado ante el estrado que un agente de la Aduana le sugirió que no revisara el equipaje la madrugada del 4 de agosto en el Aeroparque porteño y reconoció –después de cinco preguntas del fiscal– que es posible que algunas valijas hayan quedado fuera de su vista y su control la noche del hallazgo de los 800 mil dólares. Con esta última versión refuerza la hipótesis de que pudo haber llegado más dinero desde Venezuela, con lo cual se acrecientan las pesadillas para la administración de Cristina Kirchner y se refuerza la posición del FBI y la fiscalía.

La estrategia del fiscal Tom Mulvihill era destruir la versión de la ex miembro de la Policía de Seguridad Aeroportuaria para mejorar la postura de Alejandro Antonini Wilson, su testigo estrella, que fue desmentido por Telpuk desde el primer día de su declaración, el viernes pasado. No logró su objetivo. A pesar de que ella terminó aceptando que podía haber habido otras valijas sin control esa noche, volvió a asegurar que Antonini mintió cuando dijo que él mismo pasó la valija por el escáner y que nunca dijo que era suya. La insistencia de Mulvihill para lograr contradicciones en su relato se pareció al acoso.

A la salida de la audiencia, la ex policía devenida modelo de la revista Playboy se quejó frente a los medios: “La verdad que fue terrible, un día durísimo, porque desde las 9 de la mañana que estoy declarando. Terminé un poco, digamos, furiosa (...) porque desde la otra parte (por la fiscalía) trataron de desacreditar todo el tiempo mi testimonio, haciendo referencia particularmente a cosas personales que no tienen nada que ver con el juicio que se está llevando a cabo acá”. Durante la audiencia, el fiscal le preguntó si tenía un contrato en televisión, si había viajado con su manager y si había traído los patines, todo con el objetivo de quitarle seriedad a su relato. Esas preguntas se hicieron basadas en el polémico interrogatorio que le hizo el FBI en las dos horas que retuvo a Telpuk en el aeropuerto de Miami, cuando acababa de llegar, citada por el abogado del acusado, Franklin Durán.

La fiscalía usó la información que le dio Telpuk en ese interrogatorio para cuestionar sus respuestas en el estrado. Como contrapartida, a la salida del juzgado Telpuk acusó ante la prensa al FBI de ofrecerle lugares “adonde podía ir a pedir trabajo”. “Hasta me hablaron de algo del asilo político y no sé qué: muy en claro no me ha quedado”, dijo. Como en la mayoría de sus afirmaciones, cuando le pidieron datos concretos ella apeló a las sutilezas. Un periodista quiso saber si ese ofrecimiento era a cambio de algo y ella dijo que no lo tenía claro pero que suponía que sí. Lo mismo sucedió con su relato sobre el oficial de la Aduana, Jorge Lamastra, que estaba en servicio junto a ella la noche del hallazgo de la valija.

–¿No es cierto que fue el señor Lamastra el primero que encontró el equipaje? –preguntó el fiscal frente a los doce miembros del jurado.

–Sí, señor –respondió Telpuk.

–¿Es cierto que Lamastra le avisó que el vuelo estaba retrasado y que podía irse a su casa?

–No dijo que me vaya, me preguntó si me iba a quedar.

Así dejó en muy mala posición al hombre de la Aduana que también estaba esa noche y con el que ya tuvo un careo en la causa porteña.

Cuando el viernes pasado Ed Shohat realizó las preguntas, el abogado de Durán, ella evitó dar precisiones sobre la posibilidad de que algunas valijas hubieran quedado fuera de su control la madrugada del 4 de agosto. Ayer, el fiscal batalló contra ese dato hasta que la joven admitió que en el vuelo pudieron haber llegado más valijas sin ser detectadas por ella.




0 comentarios:

Entrada destacada

¿No se crearon puestos de trabajo en los últimos 4 años?

Víctor Hugo transmitió en vivo. 9 de septiembre a las 8:50 · Facebook Mentions · Es #falso que en los últimos años no se creó #emple...

Blog Archive

Etiquetas