Lo que circula por los medios

15 de octubre de 2008

MEDIOS Y COMUNICACION - ley radifusión


Miércoles, 15 de Octubre de 2008

LA VENTANA › MEDIOS Y COMUNICACION

Universidad y política


A raíz de la puesta en debate del proyecto de ley de radiodifusión, se discutió también sobre el sentido y el valor de los observatorios de medios de las universidades. El debate sobre su importancia, su legitimidad y su sentido.


Por Washington Uranga

En el marco del debate planteado en torno de los Observatorios de Medios, ciertas voces se alzaron, algunas de manera inquisidora y con intención de pontificar, para advertir –palabras más palabras menos– que la universidad no debe participar en política. Desconocer que la universidad, en particular la universidad pública, tiene un rol político fundamental en la construcción de la sociedad es desconocer su esencia y, sobre todo, negar la íntima relación que existe entre producción del conocimiento y relaciones del poder. Saber y poder no sólo son complementarios, sino que se necesitan mutuamente para alcanzar legitimidad. Los que pretenden una universidad neutra y alejada de la política son casualmente los mismos que usaron –y siguen utilizando– los claustros para sus fines políticos cuando pudieron hacerlo. Como bien dicen en esta misma página María C. Mata y María S. Segura, los Observatorios de Medios son una herramienta para aportar al “fortalecimiento de la democracia y la ciudadanía”. Eso es hacer política y felizmente la universidad se involucra en ello.



Permalink:
http://www.pagina12.com.ar/diario/laventana/26-113324-2008-10-15.html

****************************************

Miércoles, 15 de Octubre de 2008
LA VENTANA › MEDIOS Y COMUNICACION
Ni jueces ni panaceas
A raíz de la puesta en debate del proyecto de ley de radiodifusión, se discutió también sobre el sentido y el valor de los observatorios de medios de las universidades. El debate sobre su importancia, su legitimidad y su sentido.

Por María Soledad Segura y María Cristina Mata *
El 4 de abril último, la presidenta Cristina Fernández presentó el Observatorio de Medios del Instituto Nacional contra la Discriminación, luego de haber criticado la cobertura del lockout agrario que realizaron los medios de comunicación de masas. Dirigentes de la oposición y dueños de medios fustigaron esta iniciativa, que consideraron un “intento de fiscalizar a la prensa independiente”. Sin embargo, esta entidad había sido creada tres años antes sin que nadie lo objetara, no tiene autoridad punitiva y sólo puede publicar sus investigaciones en su página web luego de dar vista a los observados.

Si bien los observatorios de medios fueron masivamente conocidos en nuestro país a partir de esa coyuntura, tienen una historia con varios años de antigüedad en todos los continentes. En la Argentina, en 2003 se creó el Observatorio de Medios de la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires y se hicieron ensayos para crear una Veeduría Ciudadana de Medios en la Escuela de Ciencias de la Información de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). Desde el año pasado funciona el Observatorio Ciudadano de Medios de Córdoba de la Comipren –comisión formada por gremialistas, periodistas, investigadores y juristas–, coordinado por el Programa de Estudios sobre Comunicación y Ciudadanía del Centro de Estudios Avanzados de la UNC. Este año, la Agencia Periodística del Mercosur de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata lanzó el Observatorio de Medios de la Argentina y otras carreras de comunicación han comenzado experiencias del tipo.

Los observatorios presuponen que los medios masivos de comunicación tienen un papel central en la construcción de ideas, valores y opiniones. Por eso, deberían ser escenarios en los cuales los diferentes sectores sociales pudieran manifestarse públicamente, saber acerca de otros y conocer múltiples versiones de lo que sucede. Algo que está reñido con la lógica mercantil predominante en los medios masivos, lo que la mayoría de sus usuarios conoce. El problema es, sin embargo, la resignada actitud que las personas asumen frente a los medios cuando ellos no brindan iguales posibilidades expresivas, acceso a informaciones y conocimientos necesarios, a experiencias culturales y entretenimiento de calidad. Como si los derechos a la comunicación se borrasen ante la condición de público de los medios. Como si a los medios fuese posible elogiarlos o criticarlos sin adoptar otra actitud que la del consumidor que, aceptando las reglas establecidas por productores e intermediarios, adquiere o rechaza lo que se le ofrece.

Es por eso que los observatorios no se crean “contra los medios”, ni siquiera como sus jueces, sino que buscan enriquecer la vida democrática asumiendo la ciudadanía en el campo de la comunicación; es decir, vigilando el cumplimiento de derechos y haciendo visibles las desigualdades expresivas e informativas existentes. Para cumplir esa función, los observatorios deben cumplir ciertos requisitos. Deben realizar monitoreos sistemáticos con metodologías rigurosas que se sometan a la crítica y la contrastación. Exigen la complementariedad de miradas y el debate porque estos especiales modos de ver son siempre situados. Además, necesitan construir su legitimidad a partir de su pertenencia o vinculación con organizaciones sociales e instituciones que sustenten su labor. Es que su papel analítico no alcanza para convertir a los observatorios en herramienta capaz de contribuir al fortalecimiento de la democracia y la ciudadanía si sus observaciones no aportan a la acción colectiva transformadora.
Baste un ejemplo: en el Observatorio de Córdoba estamos “mirando” el tratamiento que los medios locales dan a la posible sanción de una nueva ley de radiodifusión. Con observar no modificaremos los debates y las acciones políticas sobre la cuestión. Pero podremos brindar a las organizaciones que abogan por el cambio en ese terreno un instrumento más para comprender el papel que esos medios están jugando. Y comprender el juego es condición indispensable para poder jugar.
* Programa de Estudios sobre Comunicación y Ciudadanía, Centro de Estudios Avanzados de la Universidad Nacional de Córdoba.




Permalink:http://www.pagina12.com.ar/diario/laventana/26-113322-2008-10-15.html

*************************************************

Miércoles, 15 de Octubre de 2008
LA VENTANA › MEDIOS Y COMUNICACION

Analizar procesos comunicacionales
A raíz de la puesta en debate del proyecto de ley de radiodifusión, se discutió también sobre el sentido y el valor de los observatorios de medios de las universidades. El debate sobre su importancia, su legitimidad y su sentido.



Por Cátedra Simón Bolívar *
Los integrantes de la Cátedra Libre Simón Bolívar de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora entendemos que para profundizar las democracias en Latinoamérica es imprescindible democratizar los grandes medios de comunicación. En ese sentido proponemos el desarrollo de Observatorios de Medios de Comunicación en las distintas universidades públicas de Latinoamérica.

Consideramos que el ámbito académico es el espacio para el desarrollo de este tipo de análisis, ya que requiere profundidad y no estar teñido de intereses coyunturales. Asimismo, es necesario el desarrollo de un plan regional porque esta problemática no sólo afecta a nuestro país sino que se repite con distintas singularidades en los países hermanos.

Es importante un observatorio para analizar los procesos comunicacionales que en la actualidad los administran pocas manos del sector privado, que nos brindan sólo una mirada parcializada de la realidad. Asimismo, porque la construcción de las identidades colectivas, de los imaginarios y del sentido común de la población es atravesada por los medios masivos de comunicación.

Esas lecturas que construyen la “realidad” no son ni serán inocentes. Siempre responderán a intereses, y es inevitable que así sea. Sin embargo, es el Estado el que debe garantizar la pluralidad de opiniones y la diversidad de sectores que administren los medios de comunicación para evitar la manipulación política de la opinión pública.

En nuestro país es imperioso sancionar una ley democrática de radiodifusión que garantice los derechos del público a acceder a información plural. Es decir, desarrollar medidas tendientes a controlar los procesos de concentración mediática y de maniobras de monopolio informativo. Paralelamente, estimular el desarrollo de experiencias comunicaciones con fines culturales, informativos y solidarios. En este sentido son un ejemplo el canal Encuentro, la Radio de las Madres, la cooperativa FM La Tribu o bien la experiencia de La Colifata, entre otros.

En este camino apelamos a los comunicadores, los docentes, los estudiantes y a todos los ciudadanos comprometidos a trabajar para el desarrollo de Observatorios de Medios, o cualquier otra herramienta que contribuya a profundizar el debate para lograr la construcción de una comunicación más democrática.

* Cátedra Interuniversitaria Simón Bolívar, Universidad Nacional de Lomas de Zamora, integrada por Juan Manuel González, Paola Vila, Roberto Samar, Oscar Laborde, Oscar Castellucci y Carlos Berbeglia.




Permalink:
http://www.pagina12.com.ar/diario/laventana/26-113323-2008-10-15.html

0 comentarios:

Entrada destacada

¿No se crearon puestos de trabajo en los últimos 4 años?

Víctor Hugo transmitió en vivo. 9 de septiembre a las 8:50 · Facebook Mentions · Es #falso que en los últimos años no se creó #emple...

Blog Archive

Etiquetas