Lo que circula por los medios

20 de octubre de 2008

¿Por qué? ¿la moneda del país que está transitando una profunda crisis?


ECONOMIA › PANORAMA ECONOMICO

¿Por qué?

Por Alfredo Zaiat
En estos días de caos financiero con puerta de entrada a una recesión en los países centrales aparece la indiscutible incertidumbre y temores sobre lo qué vendrá. Es un lógico reflejo ejercitado en décadas de crisis de todo tipo. Una de las ventajas de los responsables de Estados Unidos y Europa para enfrentar la debacle del sistema bancario es que sus ahorristas no son argentinos. A esta altura hubieran vaciado las cuentas de las entidades que están técnicamente en quiebra. Por ese mismo entrenamiento realizado a golpes de mercado, son más receptivos a cualquier síntoma de inestabilidad. Se suma que los mercaderes de la angustia agudizan esa característica. La insistencia sobre la evolución de las variables financieras en la plaza local convoca a los peores fantasmas, cuando ese aspecto no es el más complejo en relación con el impacto de la crisis internacional. No es un tema a desatender, pero no es el más crítico de la economía doméstica. Se presenta la oportunidad de ajustar las regulaciones de los conglomerados financieros, intensificar el control de capitales especulativos, ampliar el dominio sobre el manejo de las divisas del comercio exterior y supervisar con más dedicación las estrategias de la banca extranjera. Pero el bombardeo mediático sobre almas atribuladas no es sobre esas cuestiones sino sobre la piel sensible del dólar, el riesgo país, la Bolsa y la capacidad de pago del país. Frente a la legítima ansiedad que esto provoca, resulta una terapia de alivio recuperar el espíritu de los niños con sus preguntas, la más vital, la que les abre el mundo del conocimiento: ¿por qué?

¿Por qué el dólar hoy es el refugio preferido en un escenario de dramática inestabilidad económica mundial, cuando es la moneda del país que está transitando una profunda crisis?

A fines de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos adquirió el privilegio imperial de que el dólar pasara a ser moneda de reserva. A comienzos de la década del setenta, se elevó a la categoría de moneda universal en el comercio internacional. Al poseer entonces la moneda mundial, Estados Unidos pudo y todavía puede endeudarse más que cualquier otra nación. Al emitir dinero sin grandes restricciones, y ahora en forma intensa para asistir a sus bancos fallidos, el resto del mundo ha financiado ese proceso al absorber esos dólares. Al poseer la moneda de reserva internacional, Estados Unidos recibe crédito a tasa cero de casi todos los países del mundo, que es lo que se conoce como el señoraje de la moneda. Esas naciones constituyen gran parte de sus reservas internacionales en dólares, del mismo modo que grandes, medianos y pequeños inversores que ahorran en esa moneda. Ese extraordinario beneficio de Estados Unidos es la herencia de su fortaleza económica y de su hegemonía política y militar. Pero hoy esa potencia económica se está debilitando. En el corto plazo a ninguno de los participantes del concierto económico mundial le conviene la pérdida de poder del dólar, pero no es tan clara esa situación en un horizonte no tan lejano. En esa instancia aparecen diversos analistas con conclusiones más o menos apocalípticas, desde una gran depresión del capitalismo mundial, un proceso generalizado de elevada inflación, en especial en Estados Unidos, y hasta la salida bélica como vía de escape a la crisis. Otras evaluaciones menos dramáticas apuestan a que los países centrales vayan encontrando la manera de construir una nueva arquitectura financiera internacional con más regulaciones y control sobre los capitales especulativos. Mientras, el dólar continúa siendo la moneda universal que conecta todo el comercio mundial. La pérdida repentina de esta conexión implicaría desequilibrios de proporciones a escala mundial. Todos los socios comerciales lo saben, en particular China y Japón, y por ese motivo no ponen en cuestionamiento la moneda hegemónica. Ambos países acumulan reservas por un total de unos 3 billones de dólares (divisas y bonos del Tesoro). Tienen la alternativa de fugarse del dólar vendiendo masivamente esos títulos, pero los costos serían elevados para sus propias economías. Algunos analistas especulan con que cuando se estabilice la economía internacional, con activos estadounidenses depreciados, China y Japón utilizarán esos recursos del país altamente endeudado para capitalizarlos en empresas y pasar a controlarlas. Alternativa que está vedada por el fuerte proteccionismo y defensa de sus propias compañías. Un primer indicio de esa eventual estrategia se verificó con el banco japonés Mitsubishi UFJ Financial, que se quedó con el 21 por ciento del Morgan Stanley, entidad que pasará a operar como banco comercial. Hasta antes de esta crisis hubiese sido impensable que una entidad japonesa tuviera una posición relevante en el sistema bancario estadounidense. Europa, cuya moneda, el euro, no puede reemplazar al dólar porque tiene una penetración en el comercio internacional menor, junto a esas potencias asiáticas y el mundo árabe petrolero avalan la actual situación existente de un dólar hegemónico. Apuestan a un reordenamiento coordinador de la economía mundial y a una recesión leve en Estados Unidos y Europa. Esta opción es la que implicaría menores pérdidas para todos, aunque no es necesariamente la más probable.

En ese contexto, en los países periféricos el dólar sigue actuando de refugio en escenarios de confusión. El motivo de ese comportamiento es bastante diferente al defensivo que asumen países árabes y asiáticos con abundantes reservas en dólares. En Argentina, las crisis recurrentes desde la década del setenta han derivado en que frente a entornos de incertidumbre, la respuesta instintiva sea la de canjear pesos excedentes por dólares. Se trata de un reflejo preventivo suponiendo que así se preserva el capital, incluso frente a la opción de una inversión conservadora como un plazo fijo. Con un alza de precios promedio de dos dígitos y tasas de interés por encima del 14 por ciento anual, la trinchera del dólar implicaría la pérdida de poder adquisitivo de ese dinero. El Banco Central muestra una y otra vez que maneja la paridad a su voluntad y sin bruscas variaciones, estrategia que puede implementar por haber acumulado abultadas reservas. Es cierto que en estas semanas no ha incrementado su stock, sino que ha perdido divisas pero muchísimas menos que las bancas centrales de Brasil y México en defensa de sus respectivas monedas. Pese a ello, el dólar es el activo que brinda seguridad al pequeño y gran inversor, aunque contabilicen una pérdida de rentabilidad de corto plazo y que se trate de la moneda del país en crisis. El incierto desenlace de la debacle de las potencias y la sugestiva comunión de empresarios de la UIA, gurúes de la city y economistas vinculados con bancos que tienen el perverso deseo de comprar la crisis externa reclamando un ajuste drástico del tipo de cambio alientan esa actitud de protección.

Si el dólar deja de ser lo que fue, como parece que puede suceder en el mediano plazo por la extraordinaria crisis en Estados Unidos, muchos en Argentina pueden padecer un agudo conflicto existencial que requerirá de psicólogos más que de economistas.

azaiat@pagina12.com.ar




Permalink:
http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-113549-2008-10-18.html


************************************************

Domingo, 19 de Octubre de 2008 Hoy
Arquitectos



Por Alfredo Zaiat
“Yo creo que las instituciones bancarias son más peligrosas para nuestras libertades que los ejércitos en pie. Si el pueblo estadounidense permite alguna vez que los bancos privados controlen el tema de su moneda, primero por inflación, luego por deflación, los bancos y las corporaciones que crecerán alrededor de los bancos privarán al pueblo de toda propiedad hasta que sus hijos se despierten sin hogar en el continente que sus padres conquistaron.”
Thomas Jefferson, 1802.

El derrumbe del fundamentalismo del mercado libre no implica necesariamente el cambio en las bases de la arquitectura financiera internacional. El caos global generado por el modelo de la autorregulación del riesgo en el sistema bancario, concepción a la que adhirieron casi todas las bancas centrales del mundo bajo el dominio del Comité de Basilea, se reveló como un arma de destrucción masiva. La quiebra de las entidades financieras de las potencias económicas hace suponer que una nueva época comenzará con otras reglas de funcionamiento. Esa inferencia subestima las fuerzas conservadoras y el poder de la banca concentrada que sobrevivirá. La extraordinaria intervención con fondos del sector público en Estados Unidos y Europa está siendo implementada por una conducción política que sigue pensando que el mercado es el mejor asignador de recursos y que la actual participación del Estado es un mal menor ante una crisis de proporciones. Así queda expuesto en declaraciones de la troika Bush, Paulson & Bernanke y de la Armada Brancaleone de la Unión Europea, que revelan el elevado grado de improvisación de esos líderes para diseñar y aplicar un plan de rescate financiero. Desde lejanas tierras periféricas, esos gobiernos poderosos se presentan patéticos. Anuncian medidas de auxilio a la banca aclarando que no están convencidos, pero que lo hacen para evitar costos mayores. Esa descoordinación e irresponsabilidad tiene su origen en que conceptualmente no están preparados ni inspirados para enfrentar el colapso de ese mercado libre proveedor de dicha y bonanza para pocos. Los espasmos dramáticos de las bolsas son simplemente la exteriorización de esa incapacidad para controlar y administrar el crac. Se sostiene con autoridad que la caída del Muro de Wall Street es un golpe demoledor al fundamentalismo del mercado, pero como bien remarcó el ex secretario ejecutivo de la Cepal, José Antonio Ocampo, en un artículo publicado en el diario Portafolio de Bogotá y reproducido por Iniciativa para la Transparencia Financiera (ITF), “ojalá tengan razón, pero sospecho que, al menos en Estados Unidos, el poder financiero y las fuerzas del fundamentalismo siguen muy vivos”.

Esa presencia se puede observar en la mayoría de los análisis que concentra la crítica en la codicia y la ineptitud de los banqueros, como si ese comportamiento fuese el origen de la debacle y no la consecuencia de la forma de organización del capitalismo financiero global. Incluso algunas críticas limitan su deficiencia a una escasa presencia del Estado, sin destacar que la crisis no es por su ausencia, sino por la forma de regulación que dispuso con la liberalización. Si no se redefine esa forma de intervención, los desembolsos multimillonarios serán sólo un masivo rescate de bancos con su parcial estatización para amortiguar los efectos recesivos del crac. La estatización de deuda privada, como bien se la conoce en Argentina con Domingo Cavallo & otros durante la dictadura militar, no significa la recuperación del Estado como un actor relevante en la economía para redistribuir ingresos a favor de las mayorías. Se trata solamente de la presencia subsidiaria del Estado en defensa del interés particular de una minoría.

Cuando los organismos multilaterales de crédito e incluso intelectuales críticos de Washington mencionan que se debe avanzar en una nueva arquitectura financiera internacional se está pensando en función a la lógica de los países centrales, además de que no es muy preciso cuál sería su orientación. Esos mercados alcanzaron niveles de sofisticación y complejidad extraordinarios. El menú de ese festín ha sido amplio, destacándose hipotecas subprime, securitización de activos financieros, fondos de cobertura (hedge fund), papeles comerciales de corto plazo que sustituyó al crédito tradicional, eliminación de fronteras entre banca de inversión y comercial, liberalización de requisitos de capital que alentó el apalancamiento, proliferación de derivados financieros, los credit default swaps, irrupción de nuevos intermediarios financieros y no bancarios. El abordaje de las potencias económicas a los dramáticos desequilibrios generados por esas “innovaciones financieras” derivará en un nuevo régimen de regulación, que hoy se desconoce.

Latinoamérica debe tener otra agenda en ese debate en función al interés regional. Los mercados financieros de esos países no alcanzaron esas sofisticadas características, sino que más bien las padecieron. Por eso mismo, ahora que los países hegemónicos están en crisis, resulta relevante la cooperación y complementariedad en la propuesta regional para construir una nueva arquitectura financiera internacional, que ofrezca ventajas y no sólo costos como hasta ahora. La legitimación de las autonomías nacionales para disponer controles de capitales así como también políticas macroeconómicas propias es la base de esa agenda regional. Las regulaciones financieras tienen la función de prevenir crisis, no la de garantizar el beneficio de banqueros y grandes fondos de inversión. Su importancia reside en que trata de evitar los daños de las crisis sistémicas en los sectores más vulnerables, no para salvar a banqueros, deudores y ahorristas. El economista Roberto Frenkel, uno de los directores de la ITF, explica que del análisis de un conjunto de crisis financieras en los denominados países emergentes durante la década del noventa surge que “no resultaron de políticas fiscales insostenibles ni de shocks negativos imprevistos”, sino que surgieron como consecuencia de la desregulación financiera que incentivaba la toma de mayores riesgos en la fase de auge económico. A diferencia de los mercados complejos de los países centrales que desembocaron en crac, las burbujas y posterior crisis en la región tuvieron su origen, según Frenkel, en la “laxitud en las regulaciones del sistema financiero local, apertura de la cuenta de capital y el establecimiento de reglas de política macroeconómica que proveen el contexto que hace rentable el arbitraje entre activos externos y domésticos”. O sea, políticas de liberalización financiera y escaso o nulo control a los movimientos internacionales de capital fueron lo que generaron el auge, pánico y crac, como supo ilustrar las fases de la crisis el economista Charles Kindelberger.

La relevancia de una nueva arquitectura financiera internacional para la región no se encuentra en la regulación de bancos de inversión o de los hedge fund, sino en normas globales que hoy no existen. Por ejemplo, el control de los movimientos de capitales internacionales o la definición de objetivos de los organismos multilaterales para que se ocupen de instrumentar mecanismos de prevención y compensación de la volatilidad del sistema global. Ahora se presenta la oportunidad para que Argentina y Brasil lideren en Latinoamérica la estrategia de incorporar en la discusión esos temas tan sensibles para economías periféricas, dejando de lado el rol pasivo ante las reformas que sin duda serán debatidas y acordadas por las potencias para luego pretender imponerlas como norma para el resto del mundo.






Permalink:
http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-113570-2008-10-19.html

*************************************************
relacionadas:

NO ANALICEN

0 comentarios:

Entrada destacada

¿No se crearon puestos de trabajo en los últimos 4 años?

Víctor Hugo transmitió en vivo. 9 de septiembre a las 8:50 · Facebook Mentions · Es #falso que en los últimos años no se creó #emple...

Blog Archive

Etiquetas