Lo que circula por los medios

9 de noviembre de 2008

EL ARTE DE MENTIR - EL PERIODISMO CANALLA


Veintitres
Ataque
El arte de mentir


Mercedes Sosa y León Gieco.

05-11-2008 / La revista Noticias denunció que Mercedes Sosa, León Gieco y Teresa Parodi, entre otros, “venden” su apoyo político tentados por la caja kirchnerista. El campo cultural los defiende. La investigación que desnuda cómo opera el periodismo canalla. Una campaña obscena contra los artistas populares.
Por Diego Rojas y equipo de Sociedad

Estupor. Desolación. Indignación. ¿Qué otros sentimientos podría albergar el lector de la revista Noticias del último sábado? La publicación prometía revelar cómo las redes de la corrupción y la prebenda habían alcanzado sitios insospechados. Anunciaba una investigación que demostraría que músicos populares como Mercedes Sosa, León Gieco y Teresa Parodi entregaban al kirchnerismo su adhesión política a cambio de dinero. Justamente ellos: músicos comprometidos con su tiempo, artistas que sufrieron el exilio, cantantes que siempre retrataron las tristezas y las alegrías de su pueblo. Ellos: identificados como símbolo de aquellos que padecieron la dictadura se convertían en meros mercaderes de ideología. Artistas comprados con el dinero de la caja negra de los negocios del Gobierno.

Pero un sencillo ejercicio periodístico basta para desmantelar una nota que sólo es una operación política y que, basada en el ímpetu opositor del grupo Perfil, no duda en acusar de manera obscena a unos artistas que gozan del cariño popular.

La revista de Fontevecchia señala en el texto que el Gobierno pagó 829.362 pesos a Sosa, Gieco, Varela y Parodi “en concepto de honorarios por su participación en ‘ExpoZaragoza 2008’”. Es una verdad a medias. El dato principal que barre con el manto de sospechas que se intenta cernir sobre esos músicos es que la cifra incluye además de los cachets, los pasajes, el alojamiento, la comida, el sueldo de los músicos y técnicos, el alquiler de los instrumentos y los viáticos. Daniel Grinbank, el principal organizador de recitales en el país, explica en la misma nota que ese dinero “no es abultado y mucho menos escandaloso”. En el evento español participaron artistas de la talla de Bob Dylan, Bjork, Alanis Morissette, Patti Smith, Gilberto Gil y Café Tacuba.

El origen de las acusaciones se encuentra en el blog No me parece, que administra el periodista José Benegas –confeso admirador de Bernardo Neustadt e impulsor de las marchas contra la estatización de las AFJP– y que exhibía una de las facturas de la exposición. El sitio perfil.com levantó la noticia y también Seprin, la web de los servicios de inteligencia. El diario La Nación publicó la información, pero dos días después les dio la palabra a los acusados y cesó en la actitud de condena, admitiendo que los costos para una presentación de esa naturaleza eran adecuados. Página 12 también publicó una nota que desmentía esos mismos trascendidos. Sin embargo, Noticias decidió llevarla a su tapa.

Bronca y tristeza sintieron los artistas aludidos al verse involucrados en una trama de corrupción. Se comunicaron entre ellos para compartir su sorpresa y desazón. Y hablaron mediante sus representantes. “Estoy indignado. Escribieron lo que quisieron aunque desde el lunes 20 de octubre, cuando la noticia se publicó en perfil.com, me comuniqué con ellos para poner a su disposición todas las facturas –dijo Gustavo Taranto, manager de Gieco desde 1990–. Que León apoye la política de derechos humanos del Gobierno no lo hace kirchnerista. Tampoco participar de actos en la ESMA o La Perla, lugares que visitó mucho antes de este Gobierno. ¿Cómo van a decir que León embolsó 200 mil pesos? Estas acusaciones malintencionadas matan la credibilidad de los artistas. Yo quería reaccionar más fuerte, pero León me dijo: ‘Quedate tranquilo, nuestra conciencia está limpia’”.

Taranto mostró a Veintitrés los recibos que certifican en qué se usó el dinero que recibió Gieco. “La cuenta incluye el costo de los pasajes, 90.952 pesos, para once personas: León, cinco músicos, el manager, dos operadores de luces y sonido y dos asistentes de escenario. Al operador de monitoreo lo compartimos con Mercedes para ahorrar. Al hotel se pagaron 24.984 pesos por cinco días de estadía y se agregaron 2.750 pesos de viáticos. Los pasajes en tren de Madrid a Zaragoza costaron 54 euros, unos 268 pesos, por persona, haciendo un total de 2945 pesos, sólo de ida. Descontando otros gastos –alquiler de instrumentos, tasas aeroportuarias, retención de ganancias– el cachet fue de unos 65.000 pesos. Ni más ni menos que lo que suele cobrar. No hubo sobrefacturación. Le mostré a la editorial Perfil y a los periodistas de Noticias en mi oficina todas las facturas y tickets, pero ni los mencionaron”, se indignó el manager. Un simple ejercicio realizado con cada uno de los montos cuestionados concluiría en el mismo resultado: el derrumbe de la operación de prensa.

“No esperábamos otra cosa de un medio como Noticias –graficó Gustavo Luchinchi, representante de Adriana Varela–. Es coherente con ellos, pero nos parece algo bastante feo. Periodísticamente tiene enormes errores. Se publica antes de comprobar la veracidad de los datos. Es mal periodismo. Y tiene toda una intencionalidad política que se nota al leerla. Es una persecución a ciertos artistas populares. No causa sorpresa, sí indignación”. Sobre los montos, explicó: “No hay ningún sobreprecio. Se cobró un paquete general que incluye todos los gastos. De esas cifras hay un setenta por ciento que son de gastos y treinta que están dirigidos al cachet”.
Noticias contó que la elección de Los Super Ratones (de quienes publica una foto de hace tres años, cuando otro cantante lideraba la banda) y Litto Nebbia se debió a un capricho del entonces jefe de Gabinete Alberto Fernández quien, como no pudo incluirlos en la comitiva oficial, llamó a la embajada argentina en España “para contratarlos desde allí”.

“Me parece un disparate total –despotricó Nebbia–. La nota da a entender que nos estamos haciendo millonarios a costa del Estado y que formamos parte de una corte de bufones. ¡Y ni siquiera me dieron esa plata! Además, lo de Alberto Fernández es increíble. Es un admirador mío y amigo, pero la última vez que lo vi fue hace un año y medio, cuando tomamos un café. Que publiquen eso en un país como el nuestro, donde hay mucha corrupción, gente trepadora y todo el mundo tiene el ojo puesto sobre el otro, es una porquería”. Lisandro Ruíz, representante de Los Super Ratones, aclaró: “Tanto la banda como Litto Nebbia y Mavi Díaz ya estábamos en España cuando se hizo el festival. Nos contrató la embajada y no por ser cercanos a Fernández. Tocamos en ese país desde hace 8 años y cobramos lo mismo que en cualquier otro show europeo. Además, el pago fue menor”.

La publicación también objeta la contratación de Coco Silly y Daniel Aráoz en Canal 7 para producir dos ciclos que costaron 2.537.286 cada uno y se pregunta: “¿Acaso fue un reconocimiento a su buena conducta con el gobierno y la excelente relación que mantienen con (el secretario de Medios Enrique) Albistur?”. “Noticias está en una pelea contra el gobierno y la lleva adelante con un estilo talibán. Es como si quisieran bombardear un auto, ese auto llevara diez personas que no tienen nada que ver con su guerra y no les interesa, igual tiran la bomba. Es una actitud infame –se enoja Silly–. Cuando hablé con ellos les ofrecí los papeles de mi contadora. Pero igual pusieron una cifra errada. Hicimos Cuentos de Fontanarrosa y Tinta argentina, dos producciones de ficción por las que pasaron más de 300 actores y de 100 técnicos, protagonizadas por artistas como Juan Leyrado, Pablo Echarri, Joaquín Furriel o Guillermo Francella. Cada capítulo costó alrededor de 125 mil pesos y cualquiera en la industria sabe que es un precio bajo para la calidad de esos ciclos. Fontanarrosa nos dio los derechos teniendo una oferta de HBO, tuvimos 9 nominaciones al Martín Fierro. Gastamos el 90 por ciento del presupuesto en la parte artística. Me parece una irresponsabilidad total. Ponen solamente la cifra de 5 millones de pesos sin explicar nada. Me da mucha bronca”. Fuentes de la industria desmintieron que el costo de producción estuviera sobrevaluado. Un capítulo de Socias cuesta alrededor de 200 mil pesos.

“Si el gobierno me ofrece 200 mil pesos para tocar, no aceptaría”, fue la declaración que Noticias publicó de Peteco Carabajal. “Me siento usado –se lamenta el músico–. En medio de una charla general la pregunta fue: ‘¿Qué harías si te ofrecen…?’ Contesté lo que siento, pero no sabía cómo venía la nota y tampoco me aclararon qué incluía el importe. Es una nota armada con mala leche.”
Noticias es un medio opositor y tiene todo el derecho de serlo. Incluso, es lícito sospechar del uso del prestigio que estos artistas populares poseen y que Albistur y la Secretaria de Medios quisieran usufructuar a favor del Gobierno. Cuando la publicación de Fontevecchia cuestionó la asignación de la pauta de publicidad oficial, esta revista, mediante una nota de Ernesto Tenembaum, apoyó su reclamo. Pero hay límites.

Lo que está en debate es el uso de métodos obscenos para llevar adelante campañas que están alejadas de los usos civilizados de este oficio. La puesta en marcha de una maquinaria de cuestionamientos y oscuridad sobre artistas instalados en el imaginario social como una expresión de lo popular es propia del periodismo canalla. El regreso de las listas negras, esta vez construidas desde la oposición y, como siempre, motorizadas por la derecha, ya es comprobable (fuentes cercanas al grupo musical Los tipitos aseguraron que un recital organizado por el gobierno de Entre Ríos fue levantado a causa de la nota de Noticias).

En un primer momento, los artistas que con mayor insidia fueron acusados por el artículo de marras –Mercedes Sosa, Teresa Parodi, León Gieco y Adriana Varela– habían decidido hablar sólo mediante sus representantes. A última hora, Parodi resolvió escribir y publicar en Veintitrés, una carta dirigida a su público, a aquellos que conocen la poesía de estos artistas, su trayectoria, su coherencia. La Negra Sosa decidió sumar su firma a esas palabras. También adhirió Adriana Varela. León se encontraba fuera de la ciudad y no pudo ser ubicado. Es una carta elocuente. Todos sabemos que ellos no tienen nada que explicar.

12
http://www.elargentino.com/nota-13538-El-arte-de-mentir.html



***************************************
relacionadas1 :

LA CULTURA DE LA INJURIA - LA INJURIA SIN LIMITES -
Por qué renuncié a Clarín - Otro capítulo sobre la libertad de prensa

Tienes un e-mail @

VER: - José Benegas. Es abogado y periodista. Trabajó como columnista en el programa televisivo Fuego Cruzado de Marcelo Longobardi y condujo el programa Sin Fronteras junto al cubano anticastrista Armando Ribas. Hace pocos días denunció en su blog que el Gobierno les pagó 800 mil pesos a León Gieco, Teresa Parodi, Adriana Varela y Mercedes Sosa por presentarse en Expo Zaragoza, sin aclarar en ningún momento que ese era el monto total invertido en hotelería, alimentos, fletes y viáticos de los músicos y sus respectivos equipos. En su blog sostiene que actualmente las alternativas que tiene el país son dos: “Que sigan los Kirchner destruyendo todo lo que queda en pie o empujar ya el juicio político de Cristina Kirchner y lograr su suspensión lo antes posible”. Benegas forma parte del staff de la Fundación Atlas.


PARA TODOS LOS GUSTOS...

EN LA NACION HUELEN A 2001 - NO TE DEJES ENGAÑAR - 06 Nov


INFORME: MARK WEISBROT
“Al contrario de las historias alarmantes, la situación de Argentina hoy en día no tiene casi nada en común con la situación en el año 2001”, dijo Weisbrot, refiriéndose a la crisis económica que Argentina sufrió entre finales de 2001 y 2002.
VER: comunicado de prensa -
VER INFORME: Argentina: La crisis que no es crisis Octubre de 2008, Mark Weisbrot



TN: DICE QUE VOLVIO D ELIA A LA PLAZA Y HUBO ENFRENTAMIENTOS - 06




LOS AMEROS ARGENTINOS - Argentina: la crisis que no es crisis -


CUANDO QUIEREN HABLAN DE LO QUE ES ILEGAL - 14 Oct




Domingo 9 de Noviembre de 2008
LA GACETA Literaria
LITERARIA
“Creo que la his­to­riare­cor­da­rá la épo­ca de los Kirch­ner co­mo un des­pil­fa­rro per­ma­nen­te de opor­tu­ni­da­des”



Entrevista a Joaquín Morales Solá.

Por Daniel Alberto Dessein.



Entrevista a Joaquín Morales Solá. Por Daniel Alberto Dessein.


- El Prólogo en primera persona de Los Kirchner. La política de la desmesura, su último libro, es una incursión apasionante al detrás de escena del periodismo político. ¿Cómo se logra mantener la distancia necesaria para juzgar imparcialmente una gestión, cuando se tiene un contacto periódico con un presidente? - No es sencillo, pero es posible. Nunca he sido yo el que llamó a un presidente, pero todos, desde Raúl Alfonsín, buscaron un diálogo. Mi posición es que un periodista debe acceder a esos encuentros. Sirven para conocer a la persona, sus ideas y hasta sus reacciones. Incluso, para conocer hechos ignorados de su vida política. Pero el mensaje de independencia debe quedar claro desde el primer momento. Esto es: podemos conversar de vez en cuando, pero eso no modifica mi opinión y la información queda sujeta al necesario chequeo. ¿Cómo se expresa ese mensaje? Simplemente cumpliendo la función del periodista. Y el periodismo pierde su razón de ser cuando deja de ser crítico del poder.

- ¿Cuáles son las principales diferencias de los “Kirchner públicos” (Néstor y Cristina) respecto de los “Kirchner en privado”?- En Néstor Kirchner hay diferencias. En la intimidad nunca es un hombre agresivo ni malhablado. Por el contrario, siempre que estuve con él me encontré con una persona cordial y muy formal. Luego, eso sí, descubrí que le habla al oído a quien lo escucha. Busca agradar, evidentemente. Cristina Kirchner es, en cambio, igual en la intimidad que en el escenario público. Siempre hay en ella ciertos gestos de arrogancia. Como buena parlamentaria que fue, es capaz de hablar 15 minutos de un tema y no decir nada. Néstor Kirchner es más concreto cuando habla, pero Cristina Kirchner es, a pesar de todo, más sincera.
- Usted destaca la contradicción y la falta de compromiso con la verdad, tanto en el discurso como en la acción, como dos marcas distintivas del kirchnerismo.

¿Hay algo inmutable en su concepción de la política?- Son contradictorios. Les da lo mismo anunciar el pago total de la deuda en default con el Club de París (al que no era necesario saldarle toda la deuda con un solo cheque) que estatizar los fondos de pensión. No les importa mucho la verdad histórica. Néstor Kirchner les pidió disculpas a las organizaciones de derechos humanos porque el Estado no había hecho nunca nada por la revisión del pasado. Se olvidó de los juicios a las juntas militares en tiempos de Raúl Alfonsín. Dudo de que se haya tratado de un simple olvido, porque en ese caso estaríamos ante un hombre que acaba de descubrir el valor de los derechos humanos.

¿Cambiarán? No lo creo. Néstor Kirchner está más cerca de los 60 años que de los 50 y Cristina Kirchner está cerca de los 55 años. A esa edad la gente ya no suele cambiar.

- Como usted bien señala, los Kirchner nunca han gobernado sin fortaleza política y en un contexto económico desfavorable y turbulento.
¿Cómo cree que lo harán a partir de ahora?-

Los pronósticos son difíciles cuando no hay experiencia previa. En los últimos tiempos se radicalizaron cada vez que debieron enfrentar una contrariedad. Esa es la verdad. Ellos imaginan una sociedad más volcada hacia la izquierda que lo que realmente está la sociedad argentina. Se mueven con esos parámetros. No los imagino tratando de serenar las cosas, de analizar los hechos con profundidad, de consultar antes de tomar decisiones o de promover un diálogo democrático. No están acostumbrados a eso. No es la forma de gobernar de los que se formaron en la escuela de los caudillos provinciales. Nos darán sorpresas, por lo tanto. Esa es la única certeza.

- ¿Qué lugar piensa que se están labrando los Kirchner en nuestra historia?

- La historia se escribe día a día. Y veo que han perdido caudales enormes de capital político y de confianza pública. Veo que son capaces de cometer muchos y grandes errores políticos. La batalla con el campo, por ejemplo, estaba perdida mucho antes de que sucediera la derrota. Las causas perdidas son conmovedoras, pero no ayudan a los gobernantes a quedar bien ante la historia. Creo, en fin, que la historia recordará la época de los Kirchner como un despilfarro permanente de oportunidades para el país de los argentinos.© LA GACETA




***********************************

RELACIONADAS2:


LOS FRENTES - EL ESTABLISHMENT Y LOS PERIODISTAS


El silencio, a veces, es salud - QUIEN LO DICE???

¿Por qué? ¿la moneda del país que está transitando una profunda crisis? - 20 Oct

UN LADRILLO MAS - IMPUNIDAD DE LOS MERCADERES DE LA ANGUSTIA

**************************************

Joaquín Morales Solá Ver perfil

Un país donde nada es como parece ser
Por Joaquín Morales Solá
Noticias de Opinión: anterior siguiente
Domingo 9 de noviembre de 2008 Publicado en edición impresa


Resulta que una cosa es la apariencia y otra cosa es la realidad. Un gobierno socialmente débil, y hostigado por muy graves problemas económicos, logró, sin embargo, arrastrar a una imponente mayoría parlamentaria para sancionar una ley que desconoce el derecho a la propiedad privada. El Senado se prepara para consumar esa profanación de viejos principios. Un vasto temor comienza a percibirse en sectores políticos y económicos sobre las consecuencias políticas de esas votaciones. ¿Un Kirchner sempiterno en el poder por obra de los abundantes fondos que proveerán los aportantes al sistema jubilatorio? Ese pavor es casi palpable, pero la política es más complicada que la sola influencia del dinero estatal en las elecciones.

El país de las falsas apariencias no concluye ahí. Nunca rigió una norma de control de precios, pero existe un control de precios ejecutado por Guillermo Moreno, el gendarme todoterreno de Néstor Kirchner. No hay ninguna resolución que establezca un control de cambios en el país, pero el control de cambios se aplica de hecho por la acción del mismo Moreno. Los actos antigubernamentales no son reprimidos por las fuerzas de seguridad, pero las fuerzas de choque adictas al Gobierno se ocupan de amedrentar a los manifestantes críticos del oficialismo.

Nadie eliminó los organismos de control de la administración. Veamos la otra cara. La Sigen, la auditoría interna del Gobierno, fue "cooptada" por el kirchnerismo no bien llegó al poder. La Auditoría General de la Nación, el control externo del Gobierno, soporta un asedio permanente con las periódicas desestabilizaciones a las que se somete a su titular, Leonardo Despouy. Ahora, el jefe de los fiscales, Esteban Righi, le ordenó al titular de la Fiscalía de Investigaciones Administrativas, Manuel Garrido, que no interviniera más ante la Justicia. Fue la infracción institucional más grave de los últimos tiempos.

La nación de dos caras superpuestas ha terminado por volatilizar cualquier confianza en el país. Hubo una fuga de capitales del orden de los 3500 millones de dólares desde que se anunció la estatización de los fondos privados de pensión. Ya se habían ido 8000 millones de dólares durante la crisis con el campo. Dos conflictos provocados por el propio Gobierno sacaron del sistema cerca de 12.000 millones de dólares en apenas siete meses.

El penúltimo viernes, el Banco Central debió jugar 500 millones de dólares en un día para sostener el valor del peso. En esa faena para sofocar la intensa desconfianza social que se refugia en el dólar, la autoridad financiera ya usó 2000 millones de dólares de las reservas desde que se anunció el fin de las AFJP. No fue suficiente. Moreno se ocupó de llamar a importantes empresas nacionales y extranjeras para que devolvieran los dólares que habían cambiado. A una empresa extranjera, que factura cientos de millones de dólares anuales, la maltrató porque había cambiado sólo tres millones de dólares.

El Gobierno dejó trascender que pediría a los bancos la lista de los que usan las cajas de seguridad. Versiones, quizá ciertas, quizá falsas, nunca formales. Resultado: gran parte de la sociedad ha comenzado a desconfiar de la suerte de sus depósitos bancarios y hasta de los ahorros que atesora en las cajas de seguridad. El Banco Central debió salir esta vez en auxilio de los bancos, víctimas de la consecuente fuga de depósitos.

Inspectores de la AFIP circulan por el microcentro porteño a la pesca de compradores de dólares para reclamarles un informe (o una investigación) sobre esos recursos. ¿Acaso la Argentina no era un país libre, donde las transacciones financieras se podían hacer a la luz del día? La libertad es a veces una conquista que se va perdiendo de a poco.

La libertad no consiste sólo en ir a votar. Dos poderes del Estado, el Ejecutivo y el Legislativo, han ignorado la opinión del 80 por ciento de los aportantes al sistema de jubilaciones ( * VER ARTICULO 14 CONSTITUCION NACIONAL -ABAJO) , que hace un año decidieron quedarse en las entidades privadas. Quizá no lo hicieron porque las hayan considerado mucho mejores, sino sólo el mal menor. Pero fue así y no de otro modo. No obstante, para la política importó más la ideología que la voluntad de los propietarios de los ahorros.

El oficialismo se dejó llevar por los Kirchner. El verticalismo es posible cuando no existe un movimiento contrario y debidamente organizado, como sucedió con la crisis con el campo. La oposición, a su vez, mostró sus grietas y sus impotencias. En rigor, debe reconocerse en Elisa Carrió a la única dirigente que tuvo los reflejos rápidos y precisos: no quiso discutir nada sobre los fondos de pensión y pidió en el acto el rechazo limpio del proyecto oficial. El resto de la oposición demoró en constatar que el gobierno sólo quiere la plata de los jubilados y no un mejor sistema de jubilaciones.

Algo está sucediendo en la oposición más allá de lo visible. Las críticas han perforado algunos oídos. Hay intensas conversaciones entre sectores de la clásica oposición al kirchnerismo y peronistas no kirchneristas. Carrió está tratando de seducir a la estructura del radicalismo, pero algunos dirigentes de este partido han empezado a soñar con una boleta única no kirchnerista en la provincia de Buenos Aires en las elecciones del año próximo. No habrá 2011 sin una derrota del kirchnerismo en la provincia de Buenos Aires en 2009 , presagian, con razón.

El dirigente que más trajina en ese sentido es el presidente del bloque de senadores radicales, Ernesto Sanz. ¿Por qué no una lista que agrupe desde Felipe Solá hasta Margarita Stolbizer, pasando por Francisco de Narváez y hasta Jorge Macri, el primo bonaerense de Mauricio?, dicen. ¿Por qué no una elección interna abierta entre todos ellos para establecer el lugar de cada uno en la lista? El proyecto está mucho más avanzado de lo que se cree , subrayan sus promotores. Felipe Solá dará un primer paso y abandonará el bloque oficialista en las próximas horas.

¿Kirchner será realmente imbatible con los nuevos recursos que controlará? La economía de Kirchner marcha alegre hacia una recesión. Una mezcla letal entre la crisis internacional, la caída de los precios de las materias primas y la desconfianza local, que ahuyenta ya cualquier proyecto de inversión, podría llevar a la economía de un crecimiento del 8 por ciento anual a cifras más cercanas al cero. Un ruidoso porrazo sucederá en la percepción colectiva sobre la retracción económica. La inflación y el freno en seco de la economía impactan en todos, pero afectan primero a los sectores más desposeídos. Nada está dicho de antemano cuando se habla de elecciones, mucho menos cuando es perceptible una radicalización de las posiciones y las prácticas del ex presidente en funciones.

Un grupo de ministros racionales (también los hay) concluyó hace pocos días que todos los índices de confianza interna y externa en el país habían caído hasta algún recóndito subsuelo. Se propusieron establecer políticas de reconstrucción de cierta confianza. Pero Néstor Kirchner y Guillermo Moreno dinamitaron esas gestiones cuando decidieron intervenir de hecho el mercado de cambios. La doble faz de la administración explica, así, que una clara victoria parlamentaria se haya convertido en una derrota política, social y económica, dentro y fuera del país. Siempre hay otra verdad debajo de la aparente superficie.

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1068095

VER:

*Constitución Nacional
Primera Parte
Capítulo Primero
Declaraciones, derechos y garantías


Art. 14 bis.- El trabajo en sus diversas formas gozará de la protección de las leyes, las que asegurarán al trabajador: condiciones dignas y equitativas de labor; jornada limitada; descanso y vacaciones pagados; retribución justa; salario mínimo vital móvil; igual remuneración por igual tarea; participación en las ganancias de las empresas, con control de la producción y colaboración en la dirección; protección contra el despido arbitrario; estabilidad del empleado público; organización sindical libre y democrática, reconocida por la simple inscripción en un registro especial.Queda garantizado a los gremios: concertar convenios colectivos de trabajo; recurrir a la conciliación y al arbitraje; el derecho de huelga. Los representantes gremiales gozarán de las garantías necesarias para el cumplimiento de su gestión sindical y las relacionadas con la estabilidad de su empleo. El Estado otorgará los beneficios de la seguridad social, que tendrá carácter de integral e irrenunciable. En especial, la ley establecerá: el seguro social obligatorio, que estará a cargo de entidades nacionales o provinciales con autonomía financiera y económica, administradas por los interesados con participación del Estado, sin que pueda existir superposición de aportes; jubilaciones y pensiones móviles; la protección integral de la familia; la defensa del bien de familia; la compensación económica familiar y el acceso a una vivienda digna.


RELACIONADAS 3 :

CARRIO: CINISMO Y MALA FE - 07 Nov

ACORDATE PATRICIA!!! ACORDATE, TENE MEMORIA!!! - 06

VOLVIO LA PATOTA "DEL CAMPO" CON "SOCIOS" ULTRA-LIBERALES


*************************************


columnistas
Los caprichos oficiales instalan El miedo por la inseguridad juridica
Los espasmos K


El teléfono sonó temprano en la oficina del gerente de la sucursal en Buenos Aires de una importante empresa española, quien, al levantar el auricular, escuchó la voz del gerente general de la compañía, el que, desde el otro lado del Atlántico y con ansiedad, hizo una sola pregunta: “¿Nuestros depósitos bancarios en la Argentina están seguros?”. El gerente en Buenos Aires debió gastar varios minutos para convencer a su superior de que todo estaba bien.
Ver Comentarios (47)
Por Nelson Castro 01.11.2008 23:36
El teléfono sonó temprano en la oficina del gerente de la sucursal en Buenos Aires de una importante empresa española, quien, al levantar el auricular, escuchó la voz del gerente general de la compañía, el que, desde el otro lado del Atlántico y con ansiedad, hizo una sola pregunta: “¿Nuestros depósitos bancarios en la Argentina están seguros?”. El gerente en Buenos Aires debió gastar varios minutos para convencer a su superior de que todo estaba bien.
La anécdota refleja el clima de incertidumbre que se ha instalado otra vez en la Argentina. Es un clima que no se veía desde aquellos aciagos días de 2002.
A esa incertidumbre se le ha agregado otro elemento: el miedo.
Muchos empresarios temen que el Gobierno vaya por sus empresas. El ministro de Infraestructura y Planificación Federal, Julio De Vido, puede dar cuenta de ello. Ha debido hablar con varios de ellos para tranquilizarlos. Tal vez no lo sepa pero, en algunos casos, su poder de convicción fue igual a cero. Cuando terminaron de hablar con él, algunos de esos empresarios quedaron tan preocupados como lo estaban al comienzo de sus respectivas charlas. La conclusión es muy simple: al Gobierno le creen cada vez menos.
Hubo mucho de esto en el coloquio empresarial de IDEA en Mar del Plata. El coloquio es un foro de escaso vuelo, en donde lo más significativo acontece tras las bambalinas. Y allí se escucharon esos temores y las críticas al Gobierno. Lo curioso es que algunas de esas críticas provenían de empresarios a los que se suele ver en primera fila en los actos que la Presidenta organiza en el Salón Blanco de la Casa Rosada

La situación se complica en muchos sectores de la economía.
El crédito está ausente. En la semana la tasa estaba en 20%. Imposible.
La presión sobre el dólar persiste. El viernes, el Banco Central debió vender 475 millones de dólares para contenerlo en 3,40.
En el interior las cosas se vienen complicando mucho por la actitud del Gobierno, que se está cobrando la derrota de la 125. Muchos intendentes que pertenecen al Frente para la Victoria y que le aportaron muchos votos a Cristina Fernández de Kirchner ya no callan su frustración y enojo con el matrimonio presidencial
¿Cómo se ha llegado a esto? es la pregunta que se hacen tanto aquí como en el exterior. “Es el efecto Néstor”, respondía alguien que supo ser funcionario cercano de Néstor Kirchner en aquellos días en que el ex presidente en funciones gobernaba desde la Casa Rosada.
Claro que las cosas han cambiado desde entonces; ahora, Néstor Kirchner gobierna desde Olivos.
Con él debe reunirse el jefe de Gabinete para recibir instrucciones.
Es Néstor quien llama a los funcionarios de las distintas áreas para requerir información y darles directivas.
Las discusiones en torno al valor del dólar –sobre el que hay dos posiciones dentro del Gobierno– se discuten con Néstor. En este aspecto viene imponiéndose la postura del presidente del Banco Central de no dejar escapar al dólar. De todas maneras, la situación de Martín Redrado dentro del Gobierno dista de ser cómoda.
El rol secundario de la Presidenta se va acentuando semana tras semana.
Esto produce preocupación de muchos funcionarios del Gobierno, que no coinciden con el protagonismo determinante de Néstor Kirchner.
La realidad del jefe de Gabinete, Sergio Massa, tampoco es óptima. Su relación con el presidente en funciones no pasa por su mejor momento. Su desacuerdo con la manera como Néstor Kirchner –con el acuerdo de su esposa, la Presidenta– decidió la eliminación de las AFJP es un secreto a voces. Massa coincide con la esencia de la medida pero la juzga apresurada y mal implementada. Su silencio de estos días es un indicio claro de su desacuerdo. Esto le ha generado el descontento del ex presidente en funciones como también algún distanciamiento con el titular de la Administración Nacional de Servicios Sociales (ANSES), Amado Boudou, quien, por otra parte, ha venido ganando protagonismo y el favor del matrimonio presidencial por su defensa encendida y acrítica del proyecto. Desde las cercanías de Massa se empeñan en desmentir esto. Otras fuentes cercanas a Néstor Kirchner lo confirman.
La decisión de congelar los activos de las AFJP por 1.553 millones de dólares adoptada por el juez federal de Nueva York, Thomas Griesa, ha sido una complicación que, como es habitual, el Gobierno no previó. Desde el Poder le han querido restar importancia a este hecho. Pero lo cierto es que la Presidenta tuvo reuniones durante toda la jornada del viernes con el jefe de Gabinete y con el titular de la ANSES para ver cómo manejar este delicado asunto.

En el Gobierno se tenía conocimiento de la decisión judicial que pensaba adoptar el juez Griesa desde uno o dos días antes de que se hiciera pública.

El juez Griesa produjo dos fallos. Uno, el martes, por el que ordenó un embargo preventivo por 553 millones de dólares sobre los fondos de las AFJP a pedido de los fondos buitres Aurelius Capital Partners, LP, Aurelius Capital Master LTD y Blue Angel Capital. El segundo fue el viernes a requisitoria de los fondos NML Capital, LTD Y EM LTD por mil millones de dólares. Las presentaciones de los abogados de estas entidades, a las que el magistrado neoyorquino ha hecho lugar, se basan en que al haber pasado esos fondos al Estado pueden ser tomados como bienes a embargar con el fin de destinarlos al pago de la deuda que vienen reclamando.

Esta fue la razón por la que la Dra. Kirchner, en su discurso ante el plenario de presidentes de la Cumbre Iberoamericana en El Salvador –que a algunos de los asistentes les gustó poco y a otros nada–, se refirió al tema de las AFJP y dijo que lo que el Gobierno había hecho no fue una estatización de los fondos de las jubilaciones privadas sino un traspaso de su administración, y que error conceptual era producto de una distorsión comunicacional. He aquí, una vez más, un cliché de la Presidenta: la conspiración mediática.
Nota al pie: con respecto a la disquisición dialéctica, vale la pena explicar lo siguiente: está claro que lo que está en discusión en este caso no es la propiedad de los fondos sino su administración. A esto mismo hace alusión la denominación de las AFJP (Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones). Lo que el Gobierno habrá de hacer es que la administración de esos fondos ahora esté a cargo exclusivamente del Estado. Para satisfacer el preciosismo lingüístico al cual es tan afecta la Presidenta, hay que decir que la palabra estatización no figura en el diccionario de la Real Academia Española. La palabra que, según dicho diccionario, describe lo que busca el Gobierno es nacionalización, la que en su acepción tercera dice así: hacer que pasen a depender del Gobierno de la nación propiedades industriales o servicios explotados por particulares.
Desde el Poder Ejecutivo se sostiene que el dinero no es ni del Gobierno ni del Estado, sino de los aportantes. El saqueo que sufrieron las cajas de previsión, la falta de cumplimiento de lo determinado por la Suprema Corte de Justicia en relación con la movilidad jubilatoria, la cantidad de juicios ganados por miles de jubilados y pensionados cuyas sentencias nunca se cumplieron hacen que el argumento gubernamental suene a tomadura de pelo. Hay que recordar que, hasta aquí, las voces que expresan el parecer de Néstor Kirchner hablan de su negativa a conceder la inclusión de una norma que asegure la inviolabilidad de los aportes previsionales.

Sobre el proyecto que envió el Poder Ejecutivo se teje la misma trama que atravesó a la ya casi mítica Resolución 125. Los Kirchner no quieren que se les toque ni un punto ni una coma. Agustín Rossi, el jefe del bloque de diputados oficialistas, les ha hecho saber que así no pasa. Habrá modificaciones que contemplarán los pedidos de algunos sectores de la oposición. “Hoy por hoy el oficialismo tiene los votos. Sólo una enorme movilización social puede cambiar el rumbo de esa votación. Y hoy eso no se ve”, reconocía un legislador del justicialismo disidente.
“En realidad, el proyecto que más convence a varios funcionarios del Gobierno es el del radicalismo”, susurraba en voz muy baja alguien que habita cerca de los Kirchner.

En el medio de todo esto afloró, una vez más, la crisis por la falta de seguridad que, para el Gobierno, ha dejado, finalmente, de ser una sensación. En este, como en otros temas críticos, la táctica gubernamental ha sido la misma: la culpa siempre es del otro. Ahora la policía es buena y los malos son los jueces. Todo, absolutamente todo, es espasmódico en el mundo de los Kirchner.
No hay dudas de que hay jueces que han producido fallos increíbles que han puesto en la calle a gente que debió haber purgado largas penas en la cárcel. Pero los brutales asesinatos que se llevaron las vidas del ingeniero Barrenechea, del cabo Centeno y de tantos otros desnudan una realidad que no soluciona ninguna cárcel. Es la realidad de menores que a los 13, 14 o 15 años tienen en su haber padres desperdigados y ausentes, violencia familiar, escolaridad nula y la escuela de la peor calle que les quita toda esperanza. “Lo mejor que me puede pasar es que me maten”, es el testimonio de un chico de 13 años con el cual un juez de menores resumía la realidad cruel que mora en ese submundo de la exclusión y la marginalidad.
Para finalizar, un párrafo sobre el conmovedor discurso del ex presidente Raúl Alfonsín grabado en su casa el jueves pasado con motivo de recordarse los 25 años de la vuelta a la democracia en la Argentina. Dijo allí: “Es imprescindible que nos demos cuenta de que es necesario el diálogo”. Se refirió así a la necesidad de que eso ocurra tanto entre el Gobierno y la oposición, como entre la oposición en sí.
Lamentablemente, hoy estamos lejos de eso. El diálogo entre los opositores está muy trabado y lejos de confluir en un proyecto común.
El diálogo entre el Gobierno y la oposición, directamente, no existe.
Esta es una de las grandes deudas de gran parte de la dirigencia argentina con la democracia que supimos conseguir.

Producción periodística: Guido Baistrocchi.
http://www.perfil.com/contenidos/2008/11/01/noticia_0037.html


RELACIONADAS 4:

CRISTINA: Los gobiernos pasan, los argentinos quedan - La Argentina necesita un buen gobierno, una buena sociedad y una buena oposición

LOS FRENTES - EL ESTABLISHMENT Y LOS PERIODISTAS


GESTORES DEL CLIMA SOCIAL EN BASE A LAS ACUSACIONES INFUNDADAS - 31 Oct


CUIDADO CON LAS COMPARACIONES... Crisis - modelo - jubilación - 03 Nov


1-TAPA Y CONTRATAPA - LA PRENSA Y LA DEUDA
2-CRISTINA ORDENO EL PAGO AL CLUB DE PARIS
3-CRISTINA EN LA ONU


QUE INTERESES DEFIENDEN? CON RECETAS SUICIDAS... - 02

EL COMENTARIO MAS FACIL E IMPACTANTE: "SE ROBAN TODO" - 02 Nov

Carrio "el tren a Varsovia pasó en el ’76" - le contestó Macaluse - 01

Los fondos buitres y los políticos buitres - 31 Oct

CARRIO: REPRESENTANTE DEL EXABRUPTO Y LA LOCURA - 30 Oct

Y la oposición de centroderecha grita: ¡Robo! ¡Trampa! - TRAMPA Y ROBO - 30


ZAIAT: Los grandes grupos agropecuarios y los inversores financieros en pools de siembra - 30 Oct

LA CAJA - 26 Oct


CUANDO QUIEREN HABLAN DE LO QUE ES ILEGAL - 14 Oct

VENDRAN POR MAS
“Se creen los dueños de la ciudad” Y DE LAS RUTAS DEL PAIS!! - Oct 05

0 comentarios:

Entrada destacada

¿No se crearon puestos de trabajo en los últimos 4 años?

Víctor Hugo transmitió en vivo. 9 de septiembre a las 8:50 · Facebook Mentions · Es #falso que en los últimos años no se creó #emple...

Blog Archive

Etiquetas