Lo que circula por los medios

5 de febrero de 2009

Este es el mapa político de la oposición de cara a Octubre...??


ELECCIONES LEGISLATIVAS
Cómo está hoy el mapa político de cara a octubre
Reuniones, llamados, declaraciones, apoyos y alianzas. Dimes y diretes de un panorama político que va cambiando a cada momento.
Ver Comentarios
05.02.2009 11:14

La oposición conversa, pero no logra unirse Foto: CEDOC (Fotomontaje)
Ampliar A ocho meses de las elecciones legislativas de octubre, en las que se definirá la suerte del kirchnerismo hasta el 2011, las alianzas, reuniones, pactos y demás arreglos están a la orden del día. El panorama cambia día a día: ¿como está el mapa político hoy?

El Frente para la Victoria ha dejado de lado las diferencias surgidas durante el conflicto del campo y comenzó, con Kirchner a la cabeza, a amnistíar a senadores que votaron contra la 125. Con el apoyo incondicional de los intendentes del Conurbano como caballito de batalla, el kirchnerismo ha tenido puentes con Juan Schiaretti, en Córdoba, y con Carlos Reutemann, en Santa Fe, pero el primer autopostulado a presidente mantiene una relación amor/odio con el oficialismo.

El FPV también cuenta en sus filas con el socialismo disidente y un sector de movimientos sociales que siguen firmes a pesar del "giro a la derecha" cristalizado en el apoyo a Aldo Rico en San Miguel, que provocó desprendimientos como los de Humberto Tumini, Jorge Cevallos, Victoria Donda y Miguel Bonasso .

La mega-alianza opositora de Elisa Carrió, líder de la Coalición Cívica, sigue sumando adeptos. Primero fue la Unión Cívica Radical, que de la mano de Gerardo Morales salió a recorrer la costa lanzando críticas al Gobierno. Luego se sumó el socialismo de Ruben Giustiniani y se estima que será cuestión de semanas para que Ricardo López Murphy y sus séquito de seguidores se una.

La reunión entre Morales y Cobos, de anoche, abre la posibilidad para que el vicepresidente y su partido (CONFE), que lleva como candidato a gobernador de Corrientes al actual mandatario Arturo Colombi, se una al armado opositor. Sin embargo, la condición sine qua non para sumar al vice es que renuncie a su cargo, algo improbable. El PRO también podría aglutinarse en el bloque opositor: el único problema es Macri. Elisa Carrió mantiene una excelente relación con Gabriela Michetti y Federico Pinedo, pero le resulta más que espinoso sacarse una foto con el jefe de Gobierno porteño.

El principal desterrado del peronismo k tras el conflicto con el campo, Felipe Solá, fue claro: quiere ser Presidente y se prueba el saco de candidato cada vez que puede. En la provincia, cuenta con el padrinazgo de Eduardo Duhalde, quien ayer aseguró que Solá será presidente, y también trabaja en una alianza con Jorge Macri, primo de Mauricio, y Francisco De Narváez, cuya madrina es Hilda "Chiche" Duhalde. Los hermanos Adolfo y Alberto Rodríguez Saá dijeron "hablamos con todos" y Carlos Menem no representa un atractivo electoral notable. La alianza Sola-Macri podría juntar a gran parte del peronismo anti-k.

http://www.perfil.com/contenidos/2009/02/05/noticia_0017.html



Y si esta es la foto de la oposición de cara a Octubre... si me permiten prefiero seguir a Miguelito...






*******************************



Jueves, 5 de Febrero de 2009
EL PAIS › EL EX PRESIDENTE SALIO DECIDIDO A TRANSFORMARSE EN EL FACTOTUM DE LA UNIDAD DEL ANTIKIRCHNERISMO

Para Duhalde, Felipe Solá es el candidato
Eduardo Duhalde dijo que “es muy posible” que el ex gobernador bonaerense gane las elecciones presidenciales en 2011. También aprovechó para elogiar a Mauricio Macri a quien consideró “el dirigente más importante de centro derecha o centro”.

Felipe Solá recibió un gran espaldarazo del peronismo anti K a sus aspiraciones presidenciales, mientras prepara el lanzamiento de su propia línea interna dentro del justicialismo. Eduardo Duhalde afirmó que “es muy posible” que Solá gane las elecciones presidenciales en 2011, si finalmente decide participar de la contienda. El ex presidente también soltó elogios para el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, a quien describió como “el dirigente más importante de centro derecha o centro, un hombre joven que está haciendo experiencia”. Así, el ex mandamás del PJ bonaerense comenzó a operar como bisagra del acuerdo electoral que Solá y Macri buscan sellar para las elecciones parlamentarias de octubre y proyectar para 2011. Aunque Duhalde imagina un abanico más amplio que respalde a la dupla que acaba de bendecir, por eso se mostrará hoy en Mar del Plata junto a Francisco De Narváez –que busca encumbrarse como gobernador de Buenos Aires– en el asado que el líder de la CGT disidente Luis Barrionuevo organiza todos los años en su quinta de Punta Mogotes. “Felipe es un dirigente reconocidamente honesto, cosa no muy habitual en la Argentina”, agregó Duhalde sobre Solá, buscando robustecer las pretensiones del ex gobernador bonaerense de ungirse candidato presidencial en 2011. Un objetivo que Solá empezó a imaginar cuando logró encolumnar detrás suyo a gran parte del peronismo disidente en la Cámara de Diputados contra las retenciones móviles. “Felipe aspira a más”, decían entonces sus colaboradores cuando se los consultaba por la posibilidad de que Solá intentara competir otra vez por la gobernación de Buenos Aires.

Duhalde reiteró que está “excluido de la competencia electoral” y avaló las chances presidenciales de Solá afirmando que está “convencido” de que “ya no habrá kirchnerismo en el futuro, como no hubo menemismo ni duhaldismo”. Lo que confirmaría su teoría de que todo el PJ irá en busca de nuevos dirigentes con posibilidades de llegar a la Rosada. Pero Duhalde nunca renunció a su actividad política, y ahora parece militar decididamente como hacedor del acuerdo electoral entre Solá y Macri, con quienes mantiene un “muy buen diálogo”.

Tampoco faltaron palabras de aliento para Macri y su propio proyecto presidencial. “Es el dirigente más importante de centro derecha o centro, un hombre joven que está haciendo experiencia, tiene que pasar esta experiencia y gobernar bien Capital si pretende tener posibilidades a nivel nacional”, dijo Duhalde sobre Macri.

No pocos kirchneristas especulaban con que las ambiciones presidenciables de Solá y Macri terminarían distanciándolos. Pero el diputado bonaerense y el jefe de Gobierno de la ciudad dieron muestras de su pragmatismo a la hora de sumar voluntades que consoliden sus proyectos. Ambos se reunieron en enero para crear “un ámbito de trabajo común”, después de elogios mutuos y coincidir en el rechazo al kirchnerismo, al que quieren doblegar en las urnas. Como muestra del acercamiento, Solá compartirá el 10 de febrero en Mar del Plata una charla sobre “juventud y adicciones” con el presidente del PRO provincial, Jorge Macri.

“Por ahora no hay nada cerrado ni nada definido, mientras tanto van haciendo cosas juntos para acordar más adelante”, explicaron desde el macrismo. Cerca de Solá admiten que es difícil cerrar el acuerdo electoral porque Felipe “aún no definió” si renunciará o no a su banca de diputado –a la que llegó en la boleta del Frente para la Victoria– para buscar revalidar títulos en las urnas.

Una de las preocupaciones de Solá es su anclaje territorial. Nunca contó con tropa propia, ni aun en sus tiempos de gobernador. Aunque no olvidó las buenas relaciones que tejió con algunos intendentes bonaerenses con peso propio, a los que visita frecuentemente. Solá está abocado en armar su propia línea interna dentro del peronismo, que aspira a lanzar lo más rápido posible. Las palabras de Duhalde, que conserva ascendencia sobre varios caciques del PJ en el conurbano, colaborarán ahora con esa tarea.


Barrionuevo, solícito

En medio de las repercusiones, el jefe de la CGT, Hugo Moyano, dijo con cierta displicencia que le parece “perfecto” que Macri y Solá alcancen un acuerdo electoral, porque “seguramente tienen afinidad”.

En cambio, Luis Barrionuevo está dispuesto a jugar fuerte en estas elecciones. El gastronómico abrió el tradicional asado que todos los años organiza en Punta Mogotes para sus aliados sindicales (varios de ellos alineados con el macrismo) a los dirigentes políticos que respaldará en octubre. La lista de invitados incluyó a Duhalde, el empresario multimedia De Narváez y al ruralista entrerriano Alfredo De Angeli.

Allí Duhalde intentará recoger voluntades para apoyar al tánden que salió a elogiar ayer. Aunque primero tendrá que conciliar intereses encontrados. El empresario quiere renovar en octubre su banca de diputado para posicionarse con chances en la carrera a la gobernación bonaerense en 2011. Algo que pondría en peligro Solá, dividiendo el voto opositor, si también quiere revalidar su banca por fuera del kirchnerismo. Y en el medio las aspiraciones de los macristas de la provincia.

Duhalde también tuvo ayer conceptos elogiosos para De Narváez en busca de aunar criterios: “Es bastante nuevo en política. Al igual que Solá, son miembros del Movimiento Productivo Argentino (que él creó y dirige). Son dos dirigentes de muchas ganas, con mucha capacidad”, destacó el ex jefe del peronismo bonaerense. Otro título que Duhalde aspira a recuperar.

Permalink:http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-119551.html



****************************

Jueves, 5 de Febrero de 2009

Una táctica para cada pago

Por Mario Wainfeld

La historia no se repite como un calco, entre otras razones porque la experiencia impacta en los protagonistas. No necesariamente para esclarecerlos y dispensarlos del error, sí para condicionar sus actos. Ir por una segunda victoria no es igual a procurar la primera, doblar la apuesta no es lo mismo que la primera postura. Para peor, ningún contexto se conserva intacto, las comparaciones intertemporales son siempre construcciones de la imaginación. Algo hay en el cuadro actual que evoca a 1997: un gobierno peronista cómodo ganador en las elecciones presidenciales poco tiempo atrás (menemista entonces, kirchnerista ahora) que pierde volumen y mejora las posibilidades de una oposición dispersa. También acicatea el hambre sucesorio entre los compañeros. A partir de ahí, resaltan enormes diferencias.

En el campo opositor, en aquel entonces existían sólo dos partidos nacionales, Frepaso y UCR. Su coalición era posible y fue muy instada por sus potenciales votantes. La posibilidad cierta del éxito limó los resquemores entre los dirigentes, al menos hasta que llegaron a la Casa Rosada. Hoy día los referentes son varios, casi todos ellos sin una fuerza nacional que los avale. La única excepción es Julio Cobos, pero el radicalismo no tiene la talla de antaño.

Entre tanto, Carlos Menem (a diferencia de los dos Kirchner) tenía cerrada legalmente la puerta de su reelección y Eduardo Duhalde era, de lejos, el prospecto de candidato en 1999. El riojano se empacó en permanecer, le serruchó el piso a Duhalde todo lo que pudo. In extremis, el conjunto de la dirigencia peronista interpelada por Duhalde le torció el brazo, pero el justicialismo se desangró en la contienda y le hizo el campo orégano a la Alianza entre la UCR y el Frepaso.

Visto en perspectiva, Menem “jugó” para la Alianza y, con esas barajas estaba dado desde 1997 el cambio de signo del gobierno. Dividirse en declive puede ser letal.

Ese dato está inscripto en la memoria genética de los cuadros peronistas, en especial del enorme número de gobernadores que dominan su territorio con soltura. Hablamos, entre otros, del tucumano José Alperovich, del salteño Juan Manuel Urtubey, del formoseño Gildo Insfrán, del sanjuanino José Luis Gioja, hasta del chubutense Mario Das Neves. Anticipar el 2011 es para ellos un despropósito, superfluo por lo demás. Consolidarse de locales es una prioridad, accesible. La política central, aunque se diga lo contrario, favorece ese objetivo. El modelo menemista arrasó con las economías regionales, el kirchnerismo acompañó su resurgimiento productivo y exportador, aunque conservando el control de los recursos. En un año electoral, no le quedará otra que tener la mano abierta.

Territorializar la elección, he ahí el designio de los mandatarios provinciales. A medida que uno se aleja de la avenida General Paz, los temas nacionales pesan menos y el espectro político es más sencillo que el policromo cuadro metropolitano. Todo el que pueda tratará de amurallar su provincia, dominarla a su guisa (como lo vienen haciendo desde 2003) y esperar su momento... después de 2009. No hay apuro en dirimir internas nacionales. Al fin y al cabo, Kirchner y Menem tuvieron como trampolín las gobernaciones de dos provincias, no incluidas entre las más grandes.

Todo el que pueda hará oídos sordos a los cantos de sirena del 2011 anticipado. Es su mejor modo de arrimar el bochín, no atolondrarse.

Todo el que pueda... no serán todos. Y las excepciones son muy importantes.

- - -

Un sentido común, cimentado en la empiria de años previos y las encuestas, permea a todos los peronistas. Buenos Aires, suponen ellos, sigue siendo un bastión peronista, con un buen 60 por ciento de los votos para repartir al son de la marchita. Es posible que ésa sea la única provincia en la que haya una interna abierta determinante y masiva. Habrá que ver qué pasa en Santa Fe entre Carlos Reutemann y Agustín Rossi. Acaso en Salta Juan Carlos Romero salte al ruedo si no lo “contienen” desde Olivos. Pero ésos son esbozos, acaso no se confirmen. También es una perla San Luis, reducto del peronismo disidente.

Muchos comentarios le asignan a Duhalde un rol central en un armado antikirchnerista. El cronista discrepa con esa estimación. Sin potencial electoral (cuasi piantavotos), sin dominio territorial propio, el predicamento del ex presidente es un valor subalterno en la pragmática cultura justicialista. Los que tallan son los que gobiernan o tienen buena intención de voto. Si juntan las dos condiciones, mejor. No los habrá en un comicio de medio mandato.

Francisco de Narváez y Felipe Solá pujan, pues, por un capital no desdeñable, eventualmente con el mayor botín de las elecciones. Ninguno de los dos tiene un partido, como otros tantos políticos de por acá. Hasta ahora su pulseada se dirime a pura publicidad y declaración periodística. Solá, que opta más por las declaraciones, propaló una llamativa: su afán de aliarse con Mauricio Macri. Las buenas ondas no son nuevas, Felipe hizo fuerza por el jefe de Gobierno en sus elecciones contra Aníbal Ibarra. Para Macri es una buena noticia esperada: hace años que anhela que las masas peronistas (o, en subsidio, su dirigencia) acudan en tropel a buscarlo a su domicilio, sito en Palermo Chico. Para su primo Jorge es un envión de cara al reparto posible con De Narváez. Es el tercero en discordia y en intención de voto, el convite de Solá lo compromete y valoriza a la vez.

El anuncio del ex gobernador contradice ciertas afirmaciones previas: a fin del año pasado evocaba la gesta de la Alianza en la provincia en 1997 y fantaseaba con conducir un frente progresista. Margarita Stolbizer y hasta Martín Sabbatella estaban en su horizonte o en sus ilusiones o, por la parte baja, en sus comentarios.

Un armado con Macri lo confina en parte de la galaxia peronista, conformando (hasta nueva orden) la facción peronista más parecida al menemismo que haya surgido desde 2003: pejotistas más centroderecha. Si el mapa se confirma, puede armarse una sólida fórmula peronista-antikirchnerista en Buenos Aires. Un encuestador de primer nivel, que suele asesorar al gobierno nacional, comenta que hay una derechización del electorado provincial, que ya se insinuó en 2007 tan propicio para Daniel Scioli y De Narváez. Quizá ahí haya espacio para cosechar entre el mapa de la seguridad y la coalición con la derecha porteña.

Aun con la laxitud que prima en el siglo XXI tras la caída de los muros de Berlín y de Wall Street, Solá produjo una definición ideológica fuerte. Elige un target electoral, se aleja de otros. Deja un espacio generoso al panradicalismo y a los partidos progresistas opositores para convocar a votantes de otros linajes o independientes. Y seguramente, se sepulta toda hipótesis de acompañamiento de movimientos sociales críticos del kirchnerismo (o del kirchnerismo crítico) al proyecto felipista.

Desde luego, es prematuro todo vaticinio sobre el impacto electoral de la movida. Sí es seguro que será medido con fruición. En un año electoral, los consultores son uno de los sectores más protegidos de la crisis económico financiera mundial.

mwainfeld@pagina12.com.ar



Permalink:
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-119553-2009-02-05.html

0 comentarios:

Entrada destacada

¿No se crearon puestos de trabajo en los últimos 4 años?

Víctor Hugo transmitió en vivo. 9 de septiembre a las 8:50 · Facebook Mentions · Es #falso que en los últimos años no se creó #emple...

Blog Archive

Etiquetas