Lo que circula por los medios

3 de febrero de 2009

RICO: SUMA O RESTA VOTOS??


Polémica Rico
¿Suma o ahuyenta votos?


28-01-2009 / Preside el PJ comunal y ya lanzó su candidatura a intendente. Pero la mayoría de los dirigentes oficialistas cuestionan su figura. Historia de una alianza controvertida. De carapintada a referente kirchnerista en San Miguel .
Por Luz Laici

Los tambores sonaron antes del recambio presidencial. Aldo Rico apoyaba a Oscar Zilocchi para intendente de San Miguel, y Carlos Kunkel aparecía junto a ellos, compartiendo escenario en el acto de lanzamiento de la candidatura. La alianza entre el ex carapintada y el ex montonero sumaba críticas, pero no empañaba: la elección de Cristina Fernández a la presidencia salió ilesa en el combate, aunque el delfín de Rico no conquistó el sillón comunal.

Hoy, sin embargo, el escenario es diferente. La sangría de dirigentes debilitó las huestes oficialistas y Rico reapareció recargado: conquistó la presidencia del PJ en su comuna –le ganó la interna al intendente Joaquín De la Torre– y aseguró que defenderá el proyecto de Néstor y Cristina. Pero los redoblantes se sintieron otra vez en las puertas de un año electoral. El otrora militar, ¿no es un piantavotos K?

“Diría que es un tipo que ahuyenta, pero también aporta”, sostiene el sociólogo y ex secretario de Cultura del gobierno de Kirchner, Torcuato Di Tella. “Rico, en su pago, es muy querido –agraga– y el peronismo siempre tuvo a gente como él: autoritaria y con apelación popular. De todos modos, creo que es un error aceptarlo en el movimiento porque tiene la peculiaridad de haber sido golpista, y eso es muy grave.” La referencia de Di Tella remite a las Pascuas del ’87, cuando Rico marcó su cara con betún y encabezó el primer levantamiento militar contra el gobierno de Raúl Alfonsín. Un rol del que no reniega. Al contrario. “No me arrepiento de nada”, sentencia. Y no le tiembla el pulso. Para Jorge Ceballos, líder de Barrios de Pie y subsecretario en el Ministerio de Desarrollo Social, se trata de un aspecto crucial: “¿Cómo no le va a restar votos si es una persona que atentó contra la democracia?”, se pregunta. Y agrega: “Hasta logró ser ministro de Seguridad durante la gobernación de Carlos Ruckauf. Es decir, es uno de los grandes culpables de la inseguridad que hoy se vive en el conurbano. No importa si gana o no en San Miguel. Es una persona que está en las antípodas de mis principios. ¡Pidió la impunidad a los represores de la dictadura!”.

Y fue indultado. Un privilegio que le otorgó el entonces presidente Carlos Menem, en 1990, y que el kirchnerismo pareció olvidar. Aunque enarbole la bandera de los derechos humanos y Cristina asegure que “es una vergüenza para los argentinos” que la Cámara de Casación deje en libertad a represores acusados de delitos de lesa humanidad. “Es cierto, es bastante contradictorio”, reflexiona la ministra de Salud, Graciela Ocaña. “El Gobierno llevó adelante la eliminación de las leyes de Obediencia debida y Punto final, que garantizaban la impunidad en la Argentina, y me parece que Rico no puede formar parte de este mismo espacio”. Desde las organizaciones se enojan un poco más. Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, asegura que “la posibilidad de que Rico ocupe un cargo partidario es extraño e improcedente. Es peligroso hacerle lugar a alguien que tiene un prontuario golpista y carapintada”. Y Nora Cortiñas, titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, dispara: “Esto demuestra que el kirchnerismo es ambiguo. Por un lado, muestra voluntad para ocuparse de los derechos humanos y avanzar sobre las cuestiones del pasado. Por el otro, incorpora a Rico y retrocede. Evidentemente, Néstor Kirchner quiere reforzar el PJ cueste lo que cueste. Pero no mide que ciertos actores pueden ser de desagrado para el pueblo. Es una gran contradicción suya que me desagrada profundamente. Por eso, ojalá que su incorporación no provoque un aumento en los votos kirchneristas. Eso significaría que los argentinos están perdiendo la memoria”.

Desde la intimidad de su casa, Rico confiesa que lo votan las mujeres. “Siempre gané por ellas –dice–, incluso me gusta que haya una mujer presidenta. El político tiene que convencer y para eso hay que saber seducir. En mí, eso es innato. Si un político no es capaz de seducir, no puede conquistar votos”. Rosendo Fraga, director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría, ofrece otra explicación: “Rico siempre fue peronista y, en este caso, posibilita que el kircherismo incorpore el voto de la derecha. Un voto que en la provincia de Buenos Aires está preocupado por la inseguridad. Además, para el peronismo tradicional bonaerense él está más cerca ideológicamente que las Madres de Plaza de Mayo. Y su presencia le sirve para debilitar al intendente de San Miguel, que es aliado de Alberto Fernández, y fortalecer a Kunkel como operador decisivo del kirchnerismo en el conurbano”.

¿La alianza es sólo por conveniencia electoral? ¿O tiene que ver con la inclinación pejotista de los K? Ni una ni otra saldan, sin embargo, la contradicción que genera la incorporación en las filas oficialistas del ex carapintada, investigado también por la Justicia federal de San Martín en virtud de su supuesta participación en el secuestro de Américo Sady y su mujer, Delia Kennedy, en los años setenta. “Todas especulaciones sin sentido”, lanza el dirigente Dante Gullo. Y continúa: “Nos cuestionan porque somos amplios y aceptamos el diálogo. La cercanía de Aldo tiene que ver con la convivencia política. Su presencia no aporta ni deja de aportar votos. El kirchnerismo incrementa sus electores por las acciones del Gobierno; los apellidos son circunstanciales. Y yo duermo tranquilo pese a los treinta mil desaparecidos o la incorporación de Rico”.

La diputada Victoria Donda, del Movimiento Libres del Sur, no piensa del mismo modo. En los primeros días de enero, Donda confesó que su quiebre con el Gobierno “fue parte de un proceso”. Y Rico estaba en el medio: “Ya no había espacio para seguir discutiendo y se hizo imposible compartir algunos espacios. Me niego a que Rico sea una opción en la provincia de Buenos Aires y que hoy sea la cara visible del proyecto K o el PJ en San Miguel”. Emilio Pérsico, que lidera Libres del Sur, no cierra puertas: “Rico ganó en el PJ. Sin embargo, no comparte la política de derechos humanos de este gobierno. Podemos acordar un modelo, pero antes tendríamos que saldar cuentas, como saber qué pasó con los chicos nacidos en cautiverio”.

¿Suma o ahuyenta? Sólo Di Tella se anima a un pronóstico: “En el 2009, su presencia le va a restar al kirchnerismo la simpatía de sectores de centro izquierda no peronista o de peronistas reciclados”. El resto deberá esperar las elecciones para saber la respuesta.


Informe: Deborah Maniowicz
6

http://www.elargentino.com/nota-26288-Suma-o-ahuyenta-votos.html

relacionadas:

Néstor hizo callar a la jefa del INADI - 30 Ene

Mensaje de respuesta para Guille... "a nuestras cosas"... - 31 Ene


Y D ELIA SUBE LA APUESTA... AHORA MASSA ES UNA LAMEBOTAS.. - 30 Ene

HASTA CUANDO CON LAS AGRESIONES?? OTRA VEZ LA VIOLENCIA DE LOS PRODUCTORES - 02 Feb

0 comentarios:

Entrada destacada

¿No se crearon puestos de trabajo en los últimos 4 años?

Víctor Hugo transmitió en vivo. 9 de septiembre a las 8:50 · Facebook Mentions · Es #falso que en los últimos años no se creó #emple...

Blog Archive

Etiquetas