Lo que circula por los medios

20 de octubre de 2009

Por canal ESPIEN en el gobierno porteño - Denuncias




post con actualizaciones -


-----------------------------------------
Cabandié anticipó que denunciará a Montenegro por irregularidades en la Policía porteñaLa Mañana | Octubre 20 de 2009





VIDEO 1


http://www.youtube.com/watch?v=Wh-goCW6dJg
********
VIDEO 2



http://www.youtube.com/watch?v=NiaIRldpMqk

VIDEO 3
causa amia sergio burstien llamadas telefono 20091006



http://www.youtube.com/watch?v=kAx8PRC-YWg
-----------------------

ver:
¿TE INTERESA LA LEY DE MEDIOS Y LO QUE PASA EN LA CIUDAD? - Oct 09

----------------------------------
relacionadas:

Viernes, 9 de octubre de 2009 | Hoy


EL PAIS › EL ABOGADO DETENIDO POR ESPIONAJE ILEGAL TRABAJABA EN LA CIUDAD Y ESTABA A PUNTO DE SER DESIGNADO EN LA POLICIA METROPOLITANA
Un espía que no era novato en el gobierno porteño

Ciro James tenía un contrato en Educación. En su casa encontraron equipos para espiar. El jefe de la policía local, Osvaldo Chamorro, admitió que iba a ser nombrado en esa fuerza.



Por Werner Pertot

Ciro Gerardo James –detenido en la causa por espionaje al dirigente de Familiares y Amigos de la AMIA Sergio Burstein– trabajaba en el gobierno porteño. El juez Norberto Oyarbide ordenó allanar su casa, donde se encontró un contrato con el Ministerio de Educación porteño y equipos de escuchas telefónicas que no tendrían registro. En tanto, el vicejefe a cargo de la Policía Metropolitana, Osvaldo Chamorro, respondió un oficio del magistrado, en el que reconoció que James se había presentado para la policía porteña y que “el trámite estaba en etapa de preselección”. Por su parte, el legislador de Diálogo por Buenos Aires Aníbal Ibarra denunció que no era un postulante, sino que iba a ser designado “en una dirección general de la Metropolitana”. “Eso es mentira. Es el mismo expediente que se hace con cualquier otro ex policía que se presenta en la Metropolitana”, aseguró el ministro de Justicia, Guillermo Montenegro. La oposición porteña volvió a pedir su cabeza.

James fue detenido en la causa en la que se investigan el espionaje a Burstein –uno de los familiares que planteó públicamente su oposición a la designación de Jorge “Fino” Palacios en el aniversario del atentado a la mutual judía– y al empresario Carlos Avila. Las escuchas fueron ordenadas por un juzgado de Misiones y James sería quien involucró a los espiados y el que retiraba los casetes. Oyarbide detuvo de dos jefes policiales de Misiones, que fueron separados preventivamente de sus cargos y serán trasladados a Buenos Aires para que los indague (ver nota aparte).

Además, el juez dispuso allanar la casa de James. Allí secuestraron una copia del contrato con el Ministerio de Educación porteño, donde trabajaba en “una auditoria interna sobre docentes y no docentes”. El contrato era por 57 mil pesos al año. También hallaron tres maletines que sirven para hacer filmaciones ocultas, “pinchar” teléfonos y analizar líneas telefónicas, respectivamente. Los equipos no estarían registrados ni autorizados, por lo que serían ilegales. Además, incautaron dos computadoras a las que les habían sacado los discos rígidos.

Por el contrato, Oyarbide citó a declarar al director de Personal porteño, Carlos Lelio. En el Ministerio de Educación admitieron que James estuvo contratado como abogado desde mayo de 2008 hasta la semana pasada en la unidad de auditoría interna, que dirige Roberto Ayub. Cuando renunció, James les dijo a sus superiores que iba a trabajar a la Metropolitana. Luego de que se conoció que James tenía ese contrato, el ministro de Educación, Mariano Narodowski, llamó a Burstein y al titular de UTE-CTERA, Eduardo López, para aclararles que no tenía conocimiento de esto y que James no realizó ningún tipo de tareas de espionaje sobre los docentes. Dirigentes del gremio le respondieron públicamente (ver recuadro), mientras que el secretario general de AMIA, Julio Schlosser, sostuvo que “James es un abogado que trabaja para la Ciudad de Buenos Aires” y reclamó “una investigación a fondo, porque estos hechos sólo crean confusión en un marco de la sociedad que quiere vivir en paz”.

Polémica Metropolitana

En tanto, Chamorro –que se encuentra a cargo desde la renuncia de Palacios– respondió por escrito un oficio del juez. Allí admitió que “James inició el trámite para su ingreso a esta Policía Metropolitana encontrándose su trámite en la etapa de preselección, por la que pasaron más de 1800 aspirantes con experiencia policial”. Chamorro sostuvo que él es el encargado de enviar los candidatos a Montenegro y que no le había informado, ni propuesto a James. Le adjuntó el legajo del “aspirante”. Como informó Página/12, James aseguró a Oyarbide en su declaración indagatoria que su ingreso a la Metropolitana había sido gestionado por Palacios y que iba a asumir el viernes pasado.

“El gobierno dice que James inició el trámite como miles de personas. Es mentira. Se entrevistó con el Fino Palacios en su despacho cuando era jefe de Policía y con Chamorro también en su despacho cuando quedó a cargo de la fuerza y luego fue a legales a iniciar el trámite”, sostuvo Ibarra, en una conferencia de prensa que dio junto los legisladores de su bloque Gabriela Alegre, Raúl Puy, Eduardo Epszteyn y la legisladora electa María Elena Naddeo.

Ibarra planteó que “James estaba contratado en Educación desde el 10 de diciembre de 2007” y dejó ese puesto porque iba a ser nombrado a cargo de una dirección general de la Policía Metropolitana. Aseguró que el trámite de designación se inició el 23 de septiembre y se detuvo en Recursos Humanos del Ministerio de Hacienda, ya que James tenía otro cargo en Educación y no podía cobrar esos dos sueldos. Según Ibarra, James renunció el 1° de octubre para poder asumir el cargo en la Metropolitana. “Fue el propio gobierno de Macri quien inició el expediente para que James pase a la policía, por lo que no podía desconocer esto”, afirmó el ex jefe de Gobierno. En el Ministerio de Hacienda no pudieron confirmar ni desmentir la existencia de ese expediente. Montenegro lo negó terminantemente.

“Montenegro miente y lo está escondiendo. Le vamos a pedir al juez que pida el expediente. El ministro debería renunciar no sólo por apañar un sistema de pinchaduras ilegales, sino por mentir. Estamos a las puertas de descubrir un sistema de pinchaduras que vincula a jueces de Misiones, cercanos a Ramón Puerta, socio político de Macri”, afirmó Ibarra.

“James, igual que otros 1800 tipos, dejó el currículum y estaba en la etapa de preselección. No llegó ni a Chamorro ni a mí”, sostuvo Montenegro ante Página/12. “No lo conozco a James, no sé quién es James. No trabajó bajo ninguna modalidad, como le hice saber a Oyarbide”, negó, nuevamente. Ayer circularon versiones sobre su renuncia, que fueron desmentidas a todos los niveles del gobierno porteño.

La oposición porteña pidió nuevamente que dé un paso al costado. “Es de sentido común: quien ha mentido de manera sistemática no puede ser ministro de Justicia. Esto es una estrategia de complicidad del gobierno con respecto al espionaje. No es que Montenegro lo tenía en un cajón y no se lo contó a nadie”, advirtió el legislador de la CTA Martín Hourest. “No creo que esta decisión la haya tomado Montenegro en soledad. Forma parte de una cultura donde se sigue pensando en términos de amigos y enemigos. Así, el espionaje, la mentira, todo está permitido”, razonó.

“Lo que confirma Chamorro es un hecho gravísimo que compromete al Ministerio de Justicia y Seguridad. Si Montenegro sabía, es muy grave que haya mentido públicamente; si no sabía, debería repensar si sigue en el cargo, porque su autoridad no sirve de demasiado”, advirtió el legislador de la Coalición Cívica Facundo Di Filippo.

“Es llamativo el vínculo de Puerta-Macri-Montenegro y esta irracional e inconsistente denuncia como escudo para poder hacerle una escucha ilegal a Burstein”, observó el kirchnerista Juan Cabandié. “El poder de acción del grupo de inteligencia Puerta-Toma-Macri no se detiene aquí –denunció Cabandié–. Tiene también una vinculación con la ley de medios, en relación con el piso que montó Miguel Angel Toma en el Hotel Savoy para plantar escuchas a diputados. Dentro de ese equipo de inteligencia de Toma hay gente del macrismo. Entre ellos, James.”


Permalink:
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-133214-2009-10-09.html

********************


HACÍA LLAMADOS DESDE EL MINISTERIO DE JUSTICIA PORTEÑO
James se convirtió en asuntos internos
Las comunicaciones detectadas por el juez Oyarbide contradicen la posición del ministro Montenegro acerca de que el espía "nunca pisó" su cartera.
11:22 |
Por Claudio Mardones y Luciana Geuna
20.10.2009

Los allanamientos llegaron a las oficinas del "Fino" Palacios. Buscan descifrar su vínculo con Ciro James, el espía de la causa AMIA.

Los allanamientos llegaron a las oficinas del "Fino" Palacios. Buscan descifrar su vínculo con Ciro James, el espía de la causa AMIA.

Click fuera del recuadro para salir

Las antenas de la compañía telefónica Nextel revelaron que Ciro James, el espía que pinchó los teléfonos de Sergio Burstein, dirigente de la agrupación Familiares y Víctimas del atentado a la AMIA y del empresario Carlos Ávila, realizó decenas de comunicaciones con su teléfono celular desde el interior del edificio donde funciona el Ministerio de Justicia y Seguridad porteño. El informe que tiene el juez Norberto Oyarbide en su despacho –y que motorizó cuatro allanamientos realizados ayer– consigna además que James mantenía un contacto muy fluido con Jorge Alberto “Fino” Palacios, renunciado titular de la Policía Metropolitana, con su actual jefe, Osvaldo Chamorro, y con Roberto Ontivero, un hombre del círculo íntimo de Palacios que también entró a la nueva policía.

La confirmación de que durante agosto y septiembre James pasó mucho tiempo dentro del ministerio desmentiría la versión oficial de que el espía todavía no prestaba funciones en la nueva fuerza porteña. El propio ministro del área, Guillermo Montenegro, había negado esta posibilidad. Ayer, ante la consulta de este diario, se sorprendió y dijo: “Lo tendrá que explicar Chamorro. Yo nunca vi a James en mi vida y hasta donde a mí me informaron, no trabajaba acá”. Según lo que Chamorro declaró a la Justicia, James estaba a punto de entrar en la fuerza, pero su ingreso no se había concretado porque tenía un contrato con el Ministerio de Educación.

Los cruces de llamados tienen datos incontrastables que complican a la cúpula de la Metropolitana. En esos dos meses, hay alrededor de ochenta llamados de James a teléfonos de la flota de Arpa, organización de seguridad, y Strategic Security Consultancy, dos empresas de Palacios. Hacia los domicilios de esas sociedades se dirigió ayer la División Asuntos Internos de la Policía Federal, enviada por Oyarbide. En la avanzada incluyeron también una oficina que Chamorro tiene al lado de Arpa, mientras que, paralelamente, un grupo de policías llegaba al Ministerio de Educación porteño, donde secuestraron las computadoras del jefe de la Unidad de Auditoría Interna, Roberto Ayub, y la jefa de Gabinete, Roxana Barroso. Bajo el mando de ambos trabajó Ciro James entre 2008 y 2009 gracias a dos contratos de 56 mil y 72 mil pesos anuales, respectivamente, que tenía por servicios de asesoría legal con Educación. Los dos funcionarios y el ministro del área, Mariano Narodowski, no pudieron precisar ante el juez las tareas concretas de James, pero todos juraron que no tenían idea de que ese abogado era además espía de la Policía Federal.

A pesar de que la trama de espionaje de James complica cada vez más al gobierno porteño, Mauricio Macri elige no hacer declaraciones. Este diario se comunicó ayer varias veces al teléfono de su vocero, que no respondió los llamados. La negación llega hasta la práctica, ayer hubo reunión de gabinete y nadie levantó la voz para hablar de este escándalo.

Los allanamientos fueron discretos y cuidadosos. Cerca de las seis de la tarde, dos funcionarios del juzgado de Oyarbide, acompañados por tres efectivos de la Policía Federal Argentina, llegaron a Maipú 216, donde en el 7º B funciona desde hace años Strategic Security Consultancy, la oficina en donde el Fino recibe a sus clientes escoltado por paredes llenas de condecoraciones, fotos y diplomas personales.

Durante las dos horas y media que duró el operativo, el único sonido que cortó el silencio sepulcral fue el rasguido de la cinta de embalar que los oficiales de inteligencia usaron para precintar las dos computadoras que se llevaron y toda la documentación que Oyarbide ordenó secuestrar, según pudo observar este diario. A las 20.30, los funcionarios salieron en estricto silencio. “Sólo podemos decir que hemos venido por un procedimiento ordenado por el juzgado del doctor Oyarbide”, confió a Crítica de la Argentina un agente de la Federal que reserva por su función en el área de Inteligencia. No era para menos, habían violado la privacidad de uno de los hombres más respetados por todos los espías de la misma fuerza.


http://www.criticadigital.com.ar/index.php?secc=nota&nid=31436

--------------------------

Piden explicaciones a Montenegro por las escuchas telefónicas ilegales

Foto Online-911 - Conferencia de Legisladores porteños.
Legisladores de la ciudad de Buenos Aires dieron una conferencia de prensa en la Legislatura donde exigieron al ministro Montenegro que se presente a dar explicaciones sobre la causa que involucra al abogado Gerardo James, quien trabaja para el gobierno de la Ciudad. James habría recibido casetes con escuchas telefonicas ilegales hechas a uno de los familiares de las víctimas de la AMIA Sergio Burstein, y al empresario Carlos Avila.

06/10/2009 : 17:54 :

Varios legisladores de la oposición pidieron hoy la interpelación del Ministro de Seguridad, Guillermo Montenegro, luego de conocerse que un abogado, contratado por el gobierno de la Ciudad, fue detenido en el marco de la causa donde se investiga la intervención de los teléfonos del familiar de la AMIA, Sergio Burstein y el empresario Carlos Avila.

El lunes este portal señaló en exclusiva que Asuntos Internos de la Policía Federal por orden del juez Norberto Oyarbide detuvo en Barrio Norte a Gerardo James por ser el responsable de retirar los casetes de escuchas contra Burstein y Avila. Asimismo se señaló que James trabajaba como abogado en el gobierno de la Ciudad luego de anadonar la Policía.

Asimismo trascendió que un oficial de la Policía de Misones habría en las últimas horas reconocido que James fue quien "le dio el dato sobre la vinculación entre el homicio y Burstein y Avila".

Hoy en Página 12 Montenegro desmintió la vinculación de James a la administración de Macri. Sin embargo la pertenencia de James al gobierno de la Ciudad fue afirmaba por el propio detenido, informaron a Online-911 fuentes de la investigación. En horas de la tarde James, acompañado por su abogado Luis Hernández, estaba siendo indagado por Oyarbide.

En la conferencia de prensa, en la que participó los diputados de la Ciudad, Eduardo Epszteyn, Juan Cabandié y el ex jefe de gobierno Aníbal Ibarra sostuvieron que el "cúmulo de responsabilidades que emergen sobre el Ministro de Justicia y Seguridad son ya ilevantables, ya que ha entrado en una situación escalonadas de conflictos, deslegitimando el papel del Estado y emborronando las condiciones de constitucionalidad que debe cumplir".

El ex jefe de Gobierno Anibal Ibarra, fue uno de los primeros en tomar la palabra y manifestó que "el gobierno de (Mauricio) Macri designó y defendió a capa y espada a (Jorge "Fino") a Palacios al frente de la Policía Metropolitana y que debido al rechazo de diversos sectores hoy Palacios está procesado por abuso de autoridad, destrucción de pruebas y encubrimiento en la causa AMIA".

Agregó que "ahora se suma un nuevo escándalo porque una persona que trabaja con el Palacios esta en estos momentos detenido ante la Justicia Federal, por estar involucrado en escuchas ilegales a ciudadanos entre ellos un dirigente familiar de las víctimas de la AMIA, Sergio Burstein: me refiero a Gerardo James" agregó.

“El Ministro Montenegro negó la vinculación de Gerardo James con el Gobierno de la Ciudad. Sin embargo, éste prestaba servicios en el Área Legal del propio Montenegro, quien seguramente lo haya hecho ingresar a través de un convenio de la Universidad de Buenos Aires con el GCBA por asesoría jurídica. El objetivo de la contratación de James era armar un servicio de inteligencia en el marco de la Policía Metropolitana”, finalizó Ibarra.

Por su parte Cabandié dijo que "dado los hechos de gravedad quiero agregarle que las escuchas se propiciaron a raiz de una falsa denuncia contra Sergio Burstein, familiar de las víctimas de AMIA desde un juzgado de Misiones y da la casualidad que ese juez de apellido Gallardo de la provinicia de misiones mantiene una estrecha relación con Ramón Puerta quien, a su vez, mantiene un íntima amistad con Mauricio Macri".

"Nos damos cuenta de que lejos está esta Policía de bregar por la seguridad de los porteños". "Por eso ante estos hechos pedimos la interpelación, que Montenegro venga al recinto a dar explicaciones por las compras y los sobreprecio y sobre cuales son los equipos de intelgiencia que se compraron en Miami".
Finalmente, el diputado Epszteyn declaró que "recibí un llamado hace 15 dias dónde se me advertía que mi teléfono estaba pinchado. En ese momento lo dije a la prensa que hay gente que trabaja con Montenegro que trabajaba para los servicios de inteligencia". "Le remitimos una nota al vicepresidente Primero Diego Santilli para que se controle todos los números de los legisladores porque me temo que no se trata de casos aislados sino de una política deliberada de instigación", concluyó.

http://www.online-911.com/leer.php?s=1&id=2836&t=Piden-explicaciones-a-Montenegro-por-las-escuchas-telef%C3%B3nicas-ilegales

---------------------------------

Domingo, 11 de octubre de 2009



El espía James no convence
Aparece a la cabeza de una operación de escuchas y no pudo despegarse: no explicó qué hace exactamente para el gobierno porteño y los policías misioneros desmintieron que estuviera ayudándolos, diciendo que era al revés.


Por Raúl Kollmann

Ciro Gerardo James, el abogado que aparece a la cabeza de la operación de espionaje contra Sergio Burstein, esposo de una víctima del atentado contra la AMIA, y contra el empresario televisivo Carlos Avila, amplió el viernes la indagatoria ante el juez Norberto Oyarbide y siguió sin poder explicar qué hacía exactamente en el gobierno porteño y por qué espiaba a Burstein y Avila. James admitió que tuvo dos contratos con el Ministerio de Educación porteño en 2008 y 2009, pero no pudo dar precisiones sobre cuál era su trabajo. En el juzgado sospechan –pero no tienen probado– que el contrato encubría el pago por tareas de espionaje. James tampoco justificó su papel en las escuchas contra Burstein y Avila. Dijo que sólo colaboró con dos policías misioneros amigos, pero éstos sostuvieron lo contrario: que las escuchas se hicieron por pedido de James. Hubo un careo y tanto James como los policías, que están detenidos, se echaron mutuamente la culpa. En el juzgado parecen creerle poco y nada a James.

En verdad, la declaración del abogado-espía apareció como poco creíble. En su vivienda se encontró una valija de intercepción de escuchas telefónicas, un analizador de líneas y un aparato que supuestamente sirve para tomar fotos a distancia. James afirmó que tenía esos equipos para dar clases. Por de pronto, el juzgado resolvió enviar esos equipos a la SIDE para un informe técnico. Respecto de las escuchas mismas, James y los dos policías misioneros detenidos, el jefe de Homicidios Raúl Rojas y el oficial de Inteligencia Diego Guarda, protagonizaron un contrapunto.

- En lo único que coincidieron es que se hicieron amigos cuando James revistaba en la Superintendencia de Investigaciones de la Policía Federal, al mando de Jorge “Fino” Palacios. Por entonces, Palacios tenía mucha injerencia en las actividades de la Federal en Misiones porque desde la Unidad Antiterrorista vigilaban la Triple Frontera.

- Pero a partir de allí, el resto fueron discrepancias. Rojas y Guarda sostuvieron que fue James quien les dijo que Burstein y Avila tenían relaciones con un prófugo de la causa por el homicidio de un contador, José María Piccoli, ocurrido en 2005. Ni Burstein ni Avila han estado en estos años en Misiones y, obviamente, no tienen ninguna relación con aquel asesinato. Todo fue un invento para justificar una escucha ilegal.

- James negó lo que dijeron Rojas y Guarda. Afirmó que no les dijo nada respecto de Burstein y Avila y que sólo les ayudaba retirando las cintas de las oficinas de la SIDE.

- Toda la declaración de James en este punto parece más que dudosa y parece obvio que los policías misioneros colaboraron con él en la escucha ilegal, porque de lo contrario habrían profundizado un poco la investigación sobre Burstein y Avila, con lo que habrían dado cuenta que no tuvieron nada que ver con el expediente.

- Como se sabe, la sospecha es que James espiaba a Burstein por pedido de Palacios, en especial para saber qué pasaría con la causa AMIA y tal vez para conseguir un diálogo entre el integrante de Familiares y el fiscal Alberto Nisman, del caso AMIA, con el objetivo de recusarlo. No está claro para quién se hizo la escucha ilegal a Carlos Avila, pero obviamente lo estaban espiando para ver sus pasos a raíz de la crisis entre la AFA y la ex empresa de Avila, Torneos y Competencias. El empresario pasó a ser hombre de consulta de la Casa Rosada a raíz de ese conflicto y las transmisiones abiertas impulsadas por el Ejecutivo.

Las explicaciones de James sobre su trabajo en el gobierno porteño tampoco convencieron. En el allanamiento a la vivienda del abogado se encontraron dos contratos, uno de 2008 por 60.000 pesos y otro de este año por 72.000. El abogado sostuvo que asesora en materia legal a la jefa de gabinete del Ministerio de Educación porteño, Roxana Barroso, citada a declarar el martes. Según James, llegó a ese puesto por recomendación de la Universidad de La Matanza. También tiene que prestar declaración el director de la Unidad de Auditoría del gobierno de la ciudad, Roberto Ayub, también responsable de las tareas que supuestamente hacía James.

El abogado-espía dijo que renunció al contrato con Educación porque había arreglado con Palacios y con un subcomisario el ingreso a la Policía Metropolitana. El titular de esa fuerza, Osvaldo Chamorro, le mandó un escrito al juez señalando que James era un aspirante a ingresar.

Todo indica que James encabezó o integró una especie de agencia de espionaje ilegal y en ese marco tramó la escucha que se hizo desde el juzgado de Misiones, a través de una pista armada. Será acusado de violación a la ley de Inteligencia, incumplimiento de los deberes de funcionario público y falsedad ideológica. Falta saber qué papel cumplieron Palacios, otros funcionarios del gobierno de la ciudad, los policías y los jueces misioneros.




Permalink:
http://m.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-133286-2009-10-11.html

--------------------------------------

Viernes, 9 de octubre de 2009 | Hoy

EL PAIS › EL ABOGADO DETENIDO POR ESPIONAJE ILEGAL TRABAJABA EN LA CIUDAD Y ESTABA A PUNTO DE SER DESIGNADO EN LA POLICIA METROPOLITANA

Un espía que no era novato en el gobierno porteño
Ciro James tenía un contrato en Educación. En su casa encontraron equipos para espiar. El jefe de la policía local, Osvaldo Chamorro, admitió que iba a ser nombrado en esa fuerza.


Por Werner Pertot

Ciro Gerardo James –detenido en la causa por espionaje al dirigente de Familiares y Amigos de la AMIA Sergio Burstein– trabajaba en el gobierno porteño. El juez Norberto Oyarbide ordenó allanar su casa, donde se encontró un contrato con el Ministerio de Educación porteño y equipos de escuchas telefónicas que no tendrían registro. En tanto, el vicejefe a cargo de la Policía Metropolitana, Osvaldo Chamorro, respondió un oficio del magistrado, en el que reconoció que James se había presentado para la policía porteña y que “el trámite estaba en etapa de preselección”. Por su parte, el legislador de Diálogo por Buenos Aires Aníbal Ibarra denunció que no era un postulante, sino que iba a ser designado “en una dirección general de la Metropolitana”. “Eso es mentira. Es el mismo expediente que se hace con cualquier otro ex policía que se presenta en la Metropolitana”, aseguró el ministro de Justicia, Guillermo Montenegro. La oposición porteña volvió a pedir su cabeza.

James fue detenido en la causa en la que se investigan el espionaje a Burstein –uno de los familiares que planteó públicamente su oposición a la designación de Jorge “Fino” Palacios en el aniversario del atentado a la mutual judía– y al empresario Carlos Avila. Las escuchas fueron ordenadas por un juzgado de Misiones y James sería quien involucró a los espiados y el que retiraba los casetes. Oyarbide detuvo de dos jefes policiales de Misiones, que fueron separados preventivamente de sus cargos y serán trasladados a Buenos Aires para que los indague (ver nota aparte).

Además, el juez dispuso allanar la casa de James. Allí secuestraron una copia del contrato con el Ministerio de Educación porteño, donde trabajaba en “una auditoria interna sobre docentes y no docentes”. El contrato era por 57 mil pesos al año. También hallaron tres maletines que sirven para hacer filmaciones ocultas, “pinchar” teléfonos y analizar líneas telefónicas, respectivamente. Los equipos no estarían registrados ni autorizados, por lo que serían ilegales. Además, incautaron dos computadoras a las que les habían sacado los discos rígidos.

Por el contrato, Oyarbide citó a declarar al director de Personal porteño, Carlos Lelio. En el Ministerio de Educación admitieron que James estuvo contratado como abogado desde mayo de 2008 hasta la semana pasada en la unidad de auditoría interna, que dirige Roberto Ayub. Cuando renunció, James les dijo a sus superiores que iba a trabajar a la Metropolitana. Luego de que se conoció que James tenía ese contrato, el ministro de Educación, Mariano Narodowski, llamó a Burstein y al titular de UTE-CTERA, Eduardo López, para aclararles que no tenía conocimiento de esto y que James no realizó ningún tipo de tareas de espionaje sobre los docentes. Dirigentes del gremio le respondieron públicamente (ver recuadro), mientras que el secretario general de AMIA, Julio Schlosser, sostuvo que “James es un abogado que trabaja para la Ciudad de Buenos Aires” y reclamó “una investigación a fondo, porque estos hechos sólo crean confusión en un marco de la sociedad que quiere vivir en paz”.

Polémica Metropolitana

En tanto, Chamorro –que se encuentra a cargo desde la renuncia de Palacios– respondió por escrito un oficio del juez. Allí admitió que “James inició el trámite para su ingreso a esta Policía Metropolitana encontrándose su trámite en la etapa de preselección, por la que pasaron más de 1800 aspirantes con experiencia policial”. Chamorro sostuvo que él es el encargado de enviar los candidatos a Montenegro y que no le había informado, ni propuesto a James. Le adjuntó el legajo del “aspirante”. Como informó Página/12, James aseguró a Oyarbide en su declaración indagatoria que su ingreso a la Metropolitana había sido gestionado por Palacios y que iba a asumir el viernes pasado.

“El gobierno dice que James inició el trámite como miles de personas. Es mentira. Se entrevistó con el Fino Palacios en su despacho cuando era jefe de Policía y con Chamorro también en su despacho cuando quedó a cargo de la fuerza y luego fue a legales a iniciar el trámite”, sostuvo Ibarra, en una conferencia de prensa que dio junto los legisladores de su bloque Gabriela Alegre, Raúl Puy, Eduardo Epszteyn y la legisladora electa María Elena Naddeo.

Ibarra planteó que “James estaba contratado en Educación desde el 10 de diciembre de 2007” y dejó ese puesto porque iba a ser nombrado a cargo de una dirección general de la Policía Metropolitana. Aseguró que el trámite de designación se inició el 23 de septiembre y se detuvo en Recursos Humanos del Ministerio de Hacienda, ya que James tenía otro cargo en Educación y no podía cobrar esos dos sueldos. Según Ibarra, James renunció el 1° de octubre para poder asumir el cargo en la Metropolitana. “Fue el propio gobierno de Macri quien inició el expediente para que James pase a la policía, por lo que no podía desconocer esto”, afirmó el ex jefe de Gobierno. En el Ministerio de Hacienda no pudieron confirmar ni desmentir la existencia de ese expediente. Montenegro lo negó terminantemente.

“Montenegro miente y lo está escondiendo. Le vamos a pedir al juez que pida el expediente. El ministro debería renunciar no sólo por apañar un sistema de pinchaduras ilegales, sino por mentir. Estamos a las puertas de descubrir un sistema de pinchaduras que vincula a jueces de Misiones, cercanos a Ramón Puerta, socio político de Macri”, afirmó Ibarra.

“James, igual que otros 1800 tipos, dejó el currículum y estaba en la etapa de preselección. No llegó ni a Chamorro ni a mí”, sostuvo Montenegro ante Página/12. “No lo conozco a James, no sé quién es James. No trabajó bajo ninguna modalidad, como le hice saber a Oyarbide”, negó, nuevamente. Ayer circularon versiones sobre su renuncia, que fueron desmentidas a todos los niveles del gobierno porteño.

La oposición porteña pidió nuevamente que dé un paso al costado. “Es de sentido común: quien ha mentido de manera sistemática no puede ser ministro de Justicia. Esto es una estrategia de complicidad del gobierno con respecto al espionaje. No es que Montenegro lo tenía en un cajón y no se lo contó a nadie”, advirtió el legislador de la CTA Martín Hourest. “No creo que esta decisión la haya tomado Montenegro en soledad. Forma parte de una cultura donde se sigue pensando en términos de amigos y enemigos. Así, el espionaje, la mentira, todo está permitido”, razonó.

“Lo que confirma Chamorro es un hecho gravísimo que compromete al Ministerio de Justicia y Seguridad. Si Montenegro sabía, es muy grave que haya mentido públicamente; si no sabía, debería repensar si sigue en el cargo, porque su autoridad no sirve de demasiado”, advirtió el legislador de la Coalición Cívica Facundo Di Filippo.

“Es llamativo el vínculo de Puerta-Macri-Montenegro y esta irracional e inconsistente denuncia como escudo para poder hacerle una escucha ilegal a Burstein”, observó el kirchnerista Juan Cabandié. “El poder de acción del grupo de inteligencia Puerta-Toma-Macri no se detiene aquí –denunció Cabandié–. Tiene también una vinculación con la ley de medios, en relación con el piso que montó Miguel Angel Toma en el Hotel Savoy para plantar escuchas a diputados. Dentro de ese equipo de inteligencia de Toma hay gente del macrismo. Entre ellos, James.”




Permalink:
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-133214-2009-10-09.html

0 comentarios:

Entrada destacada

¿No se crearon puestos de trabajo en los últimos 4 años?

Víctor Hugo transmitió en vivo. 9 de septiembre a las 8:50 · Facebook Mentions · Es #falso que en los últimos años no se creó #emple...

Blog Archive

Etiquetas