Lo que circula por los medios

11 de noviembre de 2009

¿SUSANA, TENEMOS ALGO QUE VER? ¿ tenemos algo que hacer?


post con notas, con relacionadas y al pie del post discursos de Cristina con videos


... "Necesitamos patriotas, necesitamos más Favaloros", dice Susana, mientras aconseja reprimir



fuente: radio 10


Ahora seria bueno que Susana se pregunte y también cada uno de nosotros en tanto miembros de la sociedad: ¿Como cuidamos a nuestros Favaloros? ¿ Como apostamos para que cada chico sea en el día de mañana un profesional?

Favaloro, terminó excluido... sin esperanzas.

Seria bueno que nos preguntemos, entonces en tanto miembros de esa sociedad ¿Que tenemos que ver con esas muertes? La muerte de la ciencia, de la esperanza, de la solidaridad, del compromiso?


Favaloro necesitaba ayuda... y el Gobierno de esa época le dio la espalda... gesto que tendria que llevarnos a analizar el rol del Estado y como las concepciones que se tienen del Estado juegan una posición decisiva en el futuro de todos y en la vida cotidiana.

Y ahí quedo Favaloro, solo, sin ayuda... y tenia una trayectoria reconocida y vecinos famosos...


Y todavía hay personas que creen que reprimiendo se solucionan los conflictos sociales...

¿Algún día entenderemos que hacer cumplir la ley, no es lo mismo que mandar a reprimir?


Por Gal

ver asociada: las cartas de Favaloro

las cartas de Favaloro al Presidente De la Rua y a sus allegados
Favaloro, su última carta abierta

-------------------
lo que dijo Susana, nota periodistica:

0-11-09 | General Imprimir Galería


La reconocida conductora de televisión reiteró su reclamo ante la escalada de violencia y las protestas sindicales y piqueteras. "Si cortás la 5ta Avenida en Nueva York, viene un camión hidrante y te barre", comparó por Radio 10
Ver galerias de imagenes

La reconocida conductora de televisión Susana Giménez volvió a referirse este mediodía a la grave situación de inseguridad, y al malestar social ante los reiterados piquetes y protestas gremiales, y advirtió que "si no se reprime, esto es un caos".

"Estoy harta de escuchar 'no repriman'. Si no se reprime, es un caos. Andá a cortar la 5ta Avenida en Nueva York o Le Champs Elisée en París, viene un camión de agua y te barre", reclamó Susana en diálogo exclusivo con el periodista Oscar González Oro, en el programa El Oro y el Moro de Radio 10.

"No se puede tomar un país, no se pueden cortar las calles. El derecho de los demás termina cuando empieza el del otro. La gente llega tarde al laburo, se pone nerviosa, todo aumenta, no les alcanza la guita, es un caos, esto es un caos y hay que terminarlo", reclamó.

La destacada artista recordó que una de sus nietas fue víctima de un robo cuando salía con sus amigas a bailar y advirtió que "los chicos ya están acostumbrados" a ese tipo de situaciones. "Ya lo toman como normal, te dás cuenta lo que estamos criando", lamentó.

"No sé lo que pasa, no sé cómo se puede solucionar pero hay que ser más sensible, más patriota, necesitamos patriotas, necesitamos 'Favaloros'", reclamó al tiempo que recordó al fallecido doctor.


http://www.infobae.com/general/483328-0-0-Susana-Si-no-se-reprime-es-un-caos

ver:

Plan de los sectores dominantes - Jul 27


DOS MODELOS EN DISPUTA EN LA SOCIEDAD


Distribución del ingreso - Desigualdad y crecimiento - La asignación universal - Oct 31

Alfredo Zaiat: Monopolio - SER O NO SER - Y la distribución progresiva del ingreso.

RETENCIONES Y ARRENDAMIENTO - Doble renta


Aguinis: el evasor es un hombre que está en la resistencia - Aug 23

CARRIO, SE FUE AL MAZO “Nunca acusé a Duhalde de narcotraficante” ¿PERO QUE DIJO ANTES? - Nov 10

----------------------------
COBOS EN LA SIP CON MITRE Y MAGNETO... - Nov 09

La SIP cargó contra el "Gobierno o sectores afines" - Nov 10

Presidentes de Latinoamérica: LULA - Nov 09

-------------

ALFREDO: "PORQUE SINO COMO SALVAMOS LA ARGENTINA" - 02 Mar escrache bancario

Grondona justifica el escrache...

DUHALDE, GRONDONA Y LA CAIDA DE DE LA RUA - UN EMPUJONCITO? - May 19

TODOS ESTAMOS CANSADOS DE LAS BRAVUCONADAS - 05 Mar

LA INMOBILIARIA MENEMISTA POBREZA Y DESIGUALDAD - 05

ENRIQUE PINTI: no me gusta que nadie se cague de hambre pero no me toquen mi comida - 06 Mar

HACIENDO MEMORIA: COIMAS EN EL SENADO -

UN PAIS SIN MEMORIA - DIOS LOS AYUDE - "Ramal que para, ramal que cierra" - Sep 06
-"Memoria del saqueo" -

los economistas... futurología y manipulación- Haciendo memoria - 12 Mar

HACIENDO MEMORIA: CACEROLAZOS

Por tercera vez, Cavallo - haciendo memoria SOCIALIZACION DE DEUDAS PRIVADAS POR MILES DE MILLONES ¡Oh no, lo hizo de nuevo! Por tercera vez, Cavallo usa el corte del financiamiento externo y los temores populares para imponer una salida que concilie al capital trasnacional y a los mayores grupos económicos locales. El mismo decreto que encerró los depósitos permite pagar deudas bancarias a valor nominal con papeles que valen tres veces menos. Un regalo de casi 5.000 millones

-------------
Mensajes en carteles

BASTA DE VIOLENCIA Y DE INDIFERENCIA - 02 Dic POR REGISTROMUNDO

Basta de violencia y de indiferencia - parte 2 - 10 Dic EL COMPROMISO SOCIAL DE LAS ESTRELLAS - VIDEOS


Recomendadas: ¿Por qué cree que los jóvenes delincuentes se muestran más violentos? - 24 Nov

SUSANA GIMENEZ: UN SHOCK... ELECTRICO?? - 02 Mar

El famoso fascista - 17 Mar

Tinelli: "Hoy te matan por el pancho y la Coca" - 11 Mar

Susana aseguró que "no quiere" la pena de muerte la memoria SUSANA Y MIRTHA - VIDEOS


Análisis de los medios

"TIPOS JODIDOS" - 09 Dic

*DE ANGELI LA MENTIRA Y EL CINISMO - Aug 26

-------------------------------------------------
Por Gabriela Vulcano 10.10.2006

Perfil.com
Sociedad

SILVIA BLEICHMAR-PSICÓLOGA Y PSICOANALISTA


"La Argentina es un país con sentimiento de orfandad"


Una de las máximas referentes de la psicología nacional analiza lo que somos, dónde estamos y hacia qué lugar vamos. Cree que hay alguna recuperación de la dignidad y marca la rotación de los miedos. Apuesta a las reservas morales de la sociedad, pero alerta sobre los efectos de nuestro costado fascista.

Ávida lectora de los síntomas sociales, esta prestigiosa psicoanalista califica de perversa a la caridad, a la que prefiere reemplazar por los lazos de solidaridad. Fuente: Cedoc

—En los 90 nos creíamos “los mejores del mundo”, después de la crisis de 2001 pasamos a tener la autoestima por el piso. ¿Y ahora qué?

—No sé si nos creíamos los mejores del mundo pero una parte importante de los argentinos sentía que estaba haciendo usufructo de algo que le permitía vivir temporalmente con más confort. Al mismo tiempo, había un sentimiento de vergüenza profunda. El 2001 produjo un golpe brutal. No sólo a la economía argentina sino también al orgullo y la dignidad. Además, tuvimos una sensación muy terrible de un país que se derrumbaba económicamente y en todo aquello que se había construido, es decir, todas esas cosas que nos habían permitido sentirnos como un país de excepción en Latinoamérica. Hoy la sensación es como de cierta recuperación de la dignidad. No diría de la esperanza sino de la dignidad, con mayor respeto por la cultura del estudio y del trabajo y con menor denigración del esfuerzo. Estamos menos sumergidos y tenemos la expectativa de poder recomponer algo de todo lo perdido. Sin embargo, todavía no podemos estar orgullosos. Va a ser difícil reponerse de tantos años de inmoralidad y de depredación pero nos sentimos un poco más dignos y no sólo es un sentimiento nuestro sino a nivel continental.

—¿A qué se debe este cambio?

—Los argentinos nos resistimos a desaparecer, no como país sino como sociedad. En este momento tenemos una sensación muy contradictoria porque no se logró construir un proyecto histórico ni tampoco se pudo impedir que parte del avance de la depredación se conserve. La mayoría de la población vive el día a día en la medida en que se ha producido una grave despolitización. La gente siempre que sale a plantear alguna demanda aclara que no está haciendo política, como si hacer política fuera mala palabra.
La política ha quedado tachada como inmoralidad, corrupción en beneficio propio, con lo cual no hay participación del país en la definición de las grandes cuestiones. No obstante, hay mayor respeto entre nosotros, más allá de que no es fácil remontar tantos años de desrespeto e indignidad. Hay más preocupación por la recomposición ética. El sentimiento de dignidad no está dado tanto por lo que se espera de las instancias gubernamentales sino por lo que se espera que recuperemos nosotros mismos.

—A partir de diciembre de 2001 en adelante, ¿qué preocupaciones aparecieron como las más importantes de los argentinos?

—Uno de los temas principales es la rotación de los miedos. La paz es el derecho a los miedos privados y los argentinos hace años que no tenemos derecho a los miedos privados, es decir, miedo a los perros o a la soledad.

—¿Y a qué le tememos?

—Le tenemos miedo al terrorismo de Estado, a los golpes, a la devaluación, a la hiperinflación y ahora aparece el tema inseguridad. Pero creo que el opuesto de inseguridad no es seguridad. Lo opuesto a inseguridad es impunidad. Uno se siente inseguro cuando no tiene claro de qué manera puede ser protegido frente a aquello que lo atemoriza. Uno se siente inseguro cuando no sabe cómo defenderse. Y en realidad, la perversión en la que cayó el sistema jurídico y policial en la Argentina hizo que una enorme cantidad de gente se sintiera desprotegida. Es un país con un sentimiento de orfandad. De modo que cada uno se siente a cargo de su propia vida.

—En referencia a la clase media ¿se podría decir que su mayor miedo es quedar fuera del sistema productivo y del mercado de consumo?

—En este momento ese temor ha disminuido porque quienes sobrevivieron a la exclusión se sienten de este lado de la orilla. Pero el esfuerzo que hacen para sostenerse agarraditos de las hierbas que crecen en el borde es tan grande que cualquier cimbronazo puede volver a despertar ese miedo. Yo diría que ése fue uno de los mayores temores de 2001 y 2002. Ahora hay mucho menos miedo en los sectores de la clase media. Y una de las cosas que se dieron aquí es que la gente tiene más miedo a la exclusión y al deterioro que a la muerte misma. Es decir, un miedo del que se habla poco pero que está muy presente es el miedo a que después de los cincuenta años, si no se tiene garantizado un cierto bienestar económico sólido, el trabajo ya no da garantías porque la experiencia no se ha convertido en un valor en la medida en que los cambios que se van produciendo hacen que la estructura se devore permanentemente a los jóvenes y escupa a muchos de los que tienen entre 45 y 60 años.

—Sin embargo, ese temor de quedar fuera del mercado laboral no parece ayudar a ser más tolerante frente a la problemática de otros sectores. Es decir, la clase media hace cacerolazos cuando se ve amenazada pero se queja cuando los desocupados cortan las calles...

—La clase media que logró sobrevivir no quiere ver la miseria. Y hay dos razones de esta indiferencia hacia los excluidos. En el mejor de los casos, por lo que un sociólogo como Sennett ha llamado la fatiga de la compasión: en la medida en que se sienten impotentes para remediarlo, entonces tratan de no verlo porque les produce sufrimiento. En el peor de los casos, por indiferencia y porque quisieran que se meta la basura bajo la alfombra. Lo más grave de esto es el discurso que piensa que la responsabilidad del Estado hacia los excluidos es caridad y no responsabilidad del conjunto de la sociedad, con lo cual a la exclusión se le suma la humillación. Tenemos una clase media que hoy se estabilizó temporalmente y que se permite entonces ejercer esa diferencia.

—¿Es mejor no ver al “otro” excluido para paliar la culpa y poder seguir con la vida cotidiana?

—En una parte, sí. En un sector hay angustia de ver la pobreza, no solamente culpa sino temor a verse reflejado en ella. Incluso esto genera hostilidad en los que excluyen, porque es como si no se quisieran ver en un espejo posible de lo que podrían haber sido o lo que podrían ser. En otro sector está la angustia de no poder remediarlo. Y en otro es simplemente indiferencia e imposibilidad de identificación con el semejante.

—Usted, en su último libro, desliza que de algún modo una porción de la sociedad convalida la deshumanización a través de la caridad, ¿por qué?

—La caridad es muy perversa. No es lo mismo que la compasión o que la solidaridad. La caridad es dar lo que te sobra e incluso toma características tan perversas que denigra al otro. Hay ONG muy preocupadas en este momento por recuperar ciertos aspectos de la dignidad de los excluidos y que han venido a suplir ciertas acciones fallidas del Estado. Sería cuidadosa al enjuiciamiento de la sociedad argentina. Creo que sí sería fuerte respecto al reclamo de la sociedad. La clase media ya no ejerce la caridad, ejerce la solidaridad.

—¿A qué responde esto?

—El que alguna vez padeció algún sufrimiento o teme padecerlo se identifica más con el prójimo. Considero que una parte importante de la clase media se identifica con los pobres no sólo por su condición actual sino por la historia familiar que la precede. Y en ese sentido recupera lo mejor de la condición humana. Quienes hacen caridad pierden el concepto de semejante, conservan un concepto biopolítico: lo mantengo con vida porque es criaturita de Dios. Se lo reduce a lo biológico. Que le alcance para comer pero que no se le ocurra gastar en algo de lo que es específicamente humano: una entrada de cine o una copa de vino.

—¿Esto está relacionado con que los pobres no sólo están excluidos material sino también simbólicamente?

—Exacto. Por eso me conmueve mucho la forma en la cual la gente que produce bienes culturales se preocupó por incluir a los excluidos. Desde revistas como las que circulan de desocupados, las cooperativas que se hacen de cartoneros y las funciones de teatros que se realizan de modo gratuito. La gran lucha de la sociedad argentina es la reducción de la miseria biológica y la no exclusión de los bienes simbólicos.

—¿Considera que hoy es un momento oportuno para llevar adelante esta reconstitución social?

—Creo que hay una posibilidad de disminución del daño producido. No veo todavía un proyecto capaz de producir una recomposición y recuperar los elementos fundamentales del país que tuvimos. Pienso que es muy difícil la recuperación de la educación y la salud pública. El estado de deterioro es muy severo. Se están haciendo muchos esfuerzos, pero el desaliento es muy grande en cuanto a todo lo que hay que hacer y la forma geométrica en la cual se incrementan los problemas. Yo sigo apostando a las reservas morales, políticas y sociales de la sociedad civil argentina. Pero también creo que hay un sector muy importante de la sociedad argentina que tiene un lado fascista.

—¿Por qué?

—Me parece que hoy corremos el riesgo de una fascistización producto de un deseo de seguridad que no repara en las condiciones que producen el incremento de la criminalidad. Y en lo personal, no creo que la criminalidad sea producida por la miseria. Más bien pienso que la criminalidad es el efecto del resentimiento profundo por las promesas incumplidas. Así como las clases populares reciben la economía degradada de las clases ricas, también reciben la ideología degradada de los ricos. En un país donde se ha robado y matado tanto y se ha sido impune, por qué razón no se reproduciría esto hasta el infinito en aquellos que han perdido toda brújula.

—¿La transgresión de las normas en la vida diaria también es consecuencia de esta degradación de la ética?

—Sí. Por ejemplo, cuando yo era niña las madres decían: “Si robás, me muero de vergüenza”. Y ahora dicen: “Si robás, te echan de la escuela”. El imperativo categórico (“esto no se hace”) pasó a ser una cuestión pragmática. De todos modos, en muchos planos se sigue sosteniendo ese imperativo categórico. Hay zonas donde la palabra sigue teniendo valor. Pero igual la gran preocupación es cómo lo que tendría que ser algo que tiene que ver con la conciencia moral, con la culpabilidad, se transforma en temor al castigo exterior. Y es preciso tener claro que no hay ninguna sociedad que se pueda sostener si no es sobre la base de la incorporación interna de la norma. Hay que recomponer subjetivamente los conceptos éticos y no se puede hacer esto hasta que no haya confianza en el conjunto de la población de que esto nos atraviesa a todos.


http://www.silviableichmar.com/actualiz_08/reportaje_vulcano.html

--------------------------------------------------------
discurso CRISTINA



Palabras de la Presidenta en acto por la Asignación Universal por hijo de la ANSES
lunes, 09 de noviembre de 2009
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA FERNÁNDEZ EN EL ACTO DE FIRMA DEL CONVENIO DE COOPERACIÒN EN EL MARCO DE LA ASIGNACIÒN UNIVERSAL POR HIJO DE LA ANSES, EN EL SALÒN DE LAS MUJERES ARGENTINAS, DE LA CASA DE GOBIERNO.

Ya saben lo que me pasó, así que por eso estoy sentadita hablando, así que muy buena tardes a todos y a todas; señor Jefe de la Ciudad de Buenos Aires; señor Gobernador de la provincia de Buenos Aires; señor presidente de la Federación Argentina de Municipios (FAM); señoras; señores; funcionarios del Gobierno de la Ciudad: hoy estamos firmando o comenzando con la etapa de convenios entre la jurisdicción nacional y las distintas jurisdicciones, en este caso con la Ciudad de Buenos Aires y la provincia de Buenos Aires, conjuntamente con municipios, que tiene otro nivel jurisdiccional, con vistas a lograr un acuerdo de cooperación, fundamentalmente, en todo lo que hace al cuerpo de datos, que ya tenemos muchísimos, pero hay necesidad del entrecruzamiento de datos, ahora ya, entre provincia, Gobierno de la Ciudad, municipios precisamente porque esta Asignación Universal por hijo para la protección social es incompatible con cualquier otro tipo de prestación que se esté dando y además, obviamente, con cualquier tipo de empleo de carácter formal.

La idea precisamente es lograr una de las cosas que siempre se criticaron desde la política social que era la superposición de planes que no nos permitía a quienes teníamos responsabilidades institucionales - cualquiera fuera nuestra jurisdicción - tener un mapa adecuado, solvente, criterioso de cuál es realmente y con exactitud la situación de los sectores más vulnerables y qué tipo de ingresos reciben. Porque nosotros, por supuesto, no compartimos el criterio de que únicamente una familia se puede medir pobreza por ingreso monetario. Este es un concepto absolutamente obsoleto para poder medir pobreza y necesitamos medir realmente los ingresos de los distintos grupos familiares para tener un cuadro de situación adecuado.

Pero además también para evitar que los beneficios sociales, que pagan todos los argentinos, lleguen a quienes no lo necesitan porque además de constituir una cuestión absolutamente injusta normalmente cuando alguien percibe lo que no le corresponde, otro al que seguramente le corresponde y tiene derecho por su grado de vulnerabilidad, no le llega.

Por eso el sistema debe equitativo, debe ser justo, debe ser controlado; cada uno de los titulares de la familia o del grupo familiar va a tener una tarjeta, entendemos que un importante número ya lo va a hacer, a partir del primero de diciembre y conjuntamente con el Documento Nacional de Identidad constituir los dos elementos básicos para el contralor que tenemos obligación de hacer todos, en nombre de todos.

En este sentido sé que también en el curso de la semana entrante o tal vez en este inauguremos aquí, en Capital Federal - ingeniero - un centro de documentación rápida con 75 boxes, no es cierto ministro- digitalizados donde la gente va a poder ir a hacer su documento sin necesidad de imprimir sus dedos y esto va directamente al cerebro, que está hoy en el RENAPER, en Parque Patricios, y si va con su partida de nacimiento, para un recién nacido, o en el caso que lo haya perdido también va a ser rápido.

También le vamos a pedir a todos los Gobernadores, que puedan colaborar en ayuda de que los Registros Civiles tengan mucha efectividad a la hora de emitir las partidas de nacimiento. Sabemos que hay un número importante de niños y niñas, menores de 18 años, que están indocumentados; vuelvo a reiterar el Documento Nacional de Identidad es gratuito para el recién nacido. Y les reitero que en las próximas semanas estaremos inaugurando este centro con 75 boxes, lo cual va a permitir que 75 personas, cada tres o cuatro minutos, aproximadamente, puedan dar sus datos y ya a los cinco días obtener su Documento Nacional de Identidad. En fin, todas estas acciones tendientes a no solamente a dar cuenta de una vieja deuda, como es un Documento Nacional de Identidad, en tiempo razonable, sino además tambièn contribuir a que la asignación por hijo básica, que se extiende a los sectores más vulnerables desocupados y aquellos sectores más informales lleguen con justicia y rápidamente a todos los sectores.

En este sentido quiero también agradecer a todos aquellos y aquellas que han contribuido a poder llegar a esta situación que a través de la ANSES poder dar cobertura a este sector. He escuchado en estos días que por allí se decía el tema de los recursos de los jubilados. Yo quiero que todos tengamos en claro que la ANSES obviamente es nuestro sistema de seguridad previsional pensando en nuestros jubilados, en nuestros pensionados y pensionadas, pero también quiero que sepan cómo se integran los fondos de esa ANSES porque los desocupados cuando pagan IVA o cuando pagan otro tipo de impuestos, ustedes saben que un 22 por ciento de los ingresos de la ANSES son de carácter tributarios, impuestos a las ganancias, en el caso de los que tenemos que pagar ganancias, impuestos a los combustibles, el IVA que lo paga todo el mundo, aún cuando esté desocupado. Además porque realmente de esta manera es un sistema de seguridad social de carácter integral, que abarca a toda la sociedad.

También decirles, porque no puedo dejar de decirlo, como Presidenta, que junto a este anuncio, que tuvo lugar hace tan poco tiempo, y que es un reclamo que viene de lejos. Yo me acuerdo el FRENAPO, impulsado por la CTA, me acuerdo que siendo senadora fui a dar una conferencia con el entonces querido Carlos Auyero, de la Democracia Cristiana, un desocupado, Víctor De Genaro y quien les habla, en la CTA - en ese momento Kirchner era Gobernador de la provincia de Santa Cruz, creo que fue el único Gobernador que firmó esa solicitada del FRENAPO. ¿Por qué digo esto? Porque entrar en discusiones entre peronistas y antiperonistas, yo me acuerdo cuando era chica, yo en cada tenía uno, era mi papá, que decía: "¿por qué, si el peronismo no hizo nada? Fueron las viejas leyes de los socialistas", lo cual es rigurosamente cierto, las viejas leyes eran idearios, convicciones e historia del Partido Socialista, pero lo cierto también es que el que pudo hacerlas cumplir, en la República Argentina, fue el peronismo, y creo que esto no le resta méritos a ninguno de los dos. Al contrario, a unos por haberse preocupados desde siempre y a otros por haber encontrado los instrumentos y las formas para poder hacerlo: (APLAUSOS).

Nosotros - y esto bueno es decirlo - si no se hubieran recuperado la administración de los recursos de los trabajadores, más los recursos de los otros argentinos, como les explicaba el origen tributario, a través de la administración de la ANSES y lo que eran las antiguas AFJP, hubiera sido imposible poder abordar este beneficio porque tal cual lo dije en esta presentación había cientos o miles de proyectos, pero el problema era cómo se fondeaba, cómo se obtenían los fondos.

Por eso digo que yo creo que hay que abandonar ese tipo de polémicas estériles, que lo importante es poder llegar a todos esos niños y niñas, que lo necesitan y que necesitan además imperiosamente educación y salud.

Y la segunda cosa que quería decir, que también me parece importante - discúlpenme si les tomo mucho tiempo, sé que son todos hombres muy ocupados -, pero también quiero decirlo es que, precisamente, a partir de que se comienzan a hacer anuncios que tienen que ver con viejas demandas, comienzan a desarrollarse hechos puntuales casi como para poner de mal humor a la sociedad.

Recuerdo que el día que presentamos reforma política aquí, dando respuesta a una vieja demanda de democratización de los partidos políticos que se va a discutir en el Congreso y en el que estoy de acuerdo con que vamos a lograr un consenso, vamos a llegar finalmente a un consenso, vamos a poner todo el esfuerzo como hicimos también en Ley de Medios donde no pudimos consensuar con todos pero sí consensuamos con otros espacios políticos, lo importante es el consenso en el que todos estemos de acuerdo, esa es la uniformidad, consenso es lograr que a lo que uno piensa se les unan algunos otros sectores que no piensan como uno en el resto de las cosas pero que nos acompañan. Pero no quiero irme de la cuestión.

El día que presentábamos reforma política me acuerdo que un grupo muy pequeño de gente cortó la Panamericana durante -acá el intendente de Pilar me hace señas con la cabeza- 3 horas; no eran miles o millones de personas, porque cuando millones o miles de personas cortan algún lugar no estamos ante algo, a no ser que sea un fenómeno político como tuvimos durante los años 2001 donde la desocupación eran miles y miles de personas a lo largo y a lo ancho del país, sino que eran pequeños grupos por ahí de 100, 200, 300 personas o menos 70 o 15 personas que cortan el tráfico y que lo hacen puntualmente siempre, no como una manifestación porque en realidad, como ustedes saben, yo siempre he estado de acuerdo con el poder manifestar en la calle, es parte de la política, es parte de la democracia, no todos están de acuerdo, pero en tanto y en cuanto no impide el ejercicio de los demás, los derechos de los demás, creo que es una cuestión de carácter y de convicción democrática.

Pero cuando vamos a un programa de asignación básica donde definitivamente yo creo se le va a dar definitivamente un corte total a la dependencia por parte de quien recibe el beneficio que solamente va a depender, en este caso, de la ANSeS, cómo comienzan a sucederse hechos que realmente llaman la atención y que tienen que ver con demandas sociales, entonces uno dice que realmente deberíamos hacer todos un esfuerzo para poder separar la paja del trigo y mirar las cosas con claridad y a quienes deben informar también.

¿Por qué digo esto? Porque yo creo que todos los argentinos, todas las argentinas que han abrazado en algún momento la causa política, tienen el derecho legítimo, absolutamente legítimo de aspirar a ser presidente o presidenta o de conducir el país, porque es natural, es, digamos, una suerte de curso lógico ¿no?, alguien que se ha dedicado a la política siempre lo desea.

Pero yo creo que debemos acostumbrarnos en la República Argentina porque hemos tenido experiencias graves, feas de que la forma de llegar a presidente o presidenta de un país es votando cada cuatro años y que sean los ciudadanos los que lo decidan y no a través de crear situaciones muchas veces amplificadas por intereses que ellos creen se han visto vulnerados y de esta manera crear una sensación que no existe en la sociedad que es realmente inexacta, al contrario, yo creo que esto de la asignación básica ha sido muy bien recibido por toda la sociedad y, fundamentalmente, por quienes van a ser sus beneficiarios.

Así que, yo creo que las experiencias que hemos tenido de creer que a través de esta metodología, porque alguna vez le dio resultado a alguien, creer que las historias se repiten monocordemente, en realidad creo que sería bueno que existieran ese tipo de acciones porque, reitero, son acciones que le costaron mucho a un país.

No estoy hablando en términos económicos, más allá de los problemas económicos un país puede o no recuperarse, estoy hablando en términos de vidas humanas, en términos de tragedia, de enfrentamiento entre los argentinos y de cosas que queremos ver definitivamente desterradas.

Por eso siempre preferimos ser un Gobierno que, por izquierda o por derecha, sea acusado de mano dura o mano blanda o que no da beneficios sociales o que pone orden, en las calles el orden es bueno, lo que no es tan bueno si lo logramos a palos, yo creo en el orden profundamente, soy una persona muy ordenada (APLAUSOS), creo en el orden además porque cualquiera que me conoce o que me ve, hasta por propias características se da cuenta que soy una persona que me gusta el orden, la prolijidad y bueno, pero muchas tenemos situaciones o provocadas, y esto hablando de provocadas en términos literales, de provocación, o situaciones reales que también tienen que ser contempladas, de los dos tipos, tampoco vamos a poner todo de un lado o del otro, las cosas no son siempre todas iguales, tienen matices y diferencias.

Pero quería en esta tarde especial, será porque estoy sentada y no me canso tanto cuando tengo que exponer, llegar a ustedes, a todos los que nos escuchan con estas palabras porque creo que estamos ante una oportunidad muy buena todos los argentinos de lograr un país diferente.

El tema de esta crisis global fue y es mortal en muchas economías; muchos de los que están aquí conmigo viajan, conocen el mundo, saben de lo que está pasando en países mucho más desarrollados y con muchos más recursos que nosotros. Nosotros aquí, más pequeños, países emergentes, hemos logrado capear y estamos capeando un temporal importante a nivel global.

Lo decía hoy en la Convención de Molineros por la mañana. Mucho me acuerdo que hace unos meses atrás se pedía una devaluación como el instrumento para lograr de vuelta competitividad y crecimiento en la economía. Y fíjense lo que hubiera pasado si hubiéramos hecho la devaluación que se pedía: hoy el real estaba hace unos instantes en 1.70 aproximadamente y hoy tenemos un tipo de cambio competitivo.

Yo sé que muchas veces cuando uno está al frente de una empresa o cuando está al frente de intereses tiene urgencias y cree que se pueden resolver de un plumazo o con una sola medida económica y eso nunca sucede y, además, cuando se toma una medida o una decisión económica, por lo menos cuando uno es presidente, es un lugar muy especial porque tiene que contemplar a todo el país, a todas las provincias, a todos los sectores, a los 40 millones de argentinos, tiene tomarse un poco de aire, de respiro -asiente el ministro Boudou- y ver con una precisa mirada estratégica, no por cortoplacista de creer que las cosas se resuelven en cinco minutos.

Bueno, paso también con los que también auguraban una brutal devaluación para después de las elecciones, sesudos economistas de los que nunca faltan en la Argentina.

Entonces, me parece que si todos hiciéramos -y me incluyo e incluyo a esta Presidenta en ese todos- un ejercicio de tranquilidad, de serenidad y también, por qué no, de humildad, estaría bueno para poder solucionar los verdaderos problemas de estos millones de argentinos que no vienen de ahora, vienen desde décadas, y a los que debemos dar respuesta con nuestra mejor voluntad, con nuestras mejores intenciones pero, fundamentalmente, con nuestras mejores acciones.

Porque estos problemas como todos los que tuvimos, tenemos y tendremos como corresponde a toda sociedad, los argentinos no los solucionamos con discursos ni con intenciones. Simplemente con acciones y que además, esas acciones aplicadas a la realidad tengan un buen resultado que de eso, después de todo, se trata la política y no de otra cosa.

Así que, muchísimas gracias a todos y a todas y seguramente nos vamos a ver más adelante.

Gracias. (APLAUSOS)

http://www.casarosada.gov.ar/index.php?option=com_content&task=view&id=6583

http://www.casarosada.gov.ar/index.php?option=com_content&task=view&id=6582&Itemid=1



--------------------------------
Palabras Presidenta 27 Asamblea Latinoamericana de Federación de Molineros



Palabras Presidenta 27 Asamblea Latinoamericana de Federación de Molineros

lunes, 09 de noviembre de 2009
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, CRISTINA FERNÁNDEZ, EN LA XXVII ASAMBLEA LATINOAMERICANA DE FEDERACIÒN DE MOLINEROS


Muy buenas tardes a todos y a todas; compañeros y compañeras de América latina, porque hay delegaciones, compatriotas latinoamericanos, de todos lados. Hoy tienen una Presidenta un tanto averiada - como diríamos en la batalla naval - pero no hundida, averiada únicamente un poco en un pie que seguramente muy pronto me recompondré.


Yo escuchaba muy atentamente las palabras del titular de la Federación Argentina de Molineros de la República Argentina, un empresario, y lo escuchaba, porque no es común cuando uno asiste a eventos donde únicamente agrupa a sectores empresarios, abordar temas que en el común y diario estarían en temas sociales como el hambre, la desocupación y no en los temas de la rentabilidad, que parece por allí etiquetar únicamente al reclamo empresario.


Pero en realidad, lo que plantea aquí el señor España no es solamente un ejercicio de sensibilidad, cuando él plantea los informes de la FAO con 1.000 millones de seres humanos hambrientos en el mundo, 53 millones de los cuales están aquí en América latina, no lo plantea solamente - creo yo - desde un ejercicio de sensibilidad que todos obviamente, cualquiera sea nuestra categoría o nuestra actividad lo tenemos, lo plantea además desde una perspectiva inteligente: la necesidad que tienen los empresarios de que haya consumidores, para que haya consumidores tiene que haber trabajadores, y entonces todas las actividades finalmente terminan produciendo más y si además esos son buenos salarios, tienen mayor rentabilidad. Esto es una lógica que muchas veces no es comprendida y entonces se cree que a partir de el trabajo en negro o del bajo salario o se la desocupación, como un modo de presionar sobre lo salarial - a la baja siempre por supuesto - se logran mejores rentabilidades. Eso es -y permítanme decirlo aquí en el Congreso de los Harineros- pan para hoy y hambre para mañana.


Estas políticas de restricción del consumo, de gente con poco poder adquisitivo producen grandes rentabilidades en los primeros tiempos, pero al final terminan estrepitosamente derrumbándose, como sucedió durante los años ´90 donde se había impuesto una política de desaparición total del Estado, de austeridad fiscal, etcétera, etcétera.


Pero como a mí también me gusta hablar de números, quiero decirles lo que ha pasado con la industria harinera en nuestro país. En los últimos 5 años ha registrado su mayor aumento en toda su historia, acumulado un 32 por ciento. Aquí el amigo España decía recién también, una actividad muy diversificada en lo que hace al término de que es empresa. Si bien hay 4 ó 5 empresas líderes grandes - que seguramente están aquí sus representantes - que concentran un 33 por ciento del mercado, tenemos en más de 139 pequeñas y medianas empresas el 67 por ciento de la actividad.


Nosotros, la Argentina, somos además también tercer o cuarto productor mundial de harina, estamos allí, pero no subsidiados, a diferencia de lo que sucede -sin hacer nombres para no molestar a nadie, igualmente no están los representantes acá porque esto es Latinoamérica- el primero y segundo productor lo son pero con fuertes políticas de subsidios. No hay que confundir con las compensaciones que en nuestro país recibió el sector en el año 2007 a la fecha y que son 1.300 millones de pesos aproximadamente, que son compensaciones precisamente para hacernos cargo desde el Estado la diferencia para no tornarla no competitiva que hay entre lo que es el precio para abastecimiento interno, para mantener el acceso de nuestra gente a un alimento básico, como el pan, y al mismo tiempo no hacerle perder competitividad a la industria que además tiene - como él decía - una capacidad ociosa importante, no producto de la crisis, porque en realidad este bloque industrial fue uno de los que menos impacto tuvo, cayó un 3 por ciento frente a otros bloques industriales fundamentalmente de carácter más sofisticados como el automotriz, que tuvieron mayor impacto.


Entonces me parece que plantear una agenda en Latinoamérica, no debe ser casual tampoco que esta haya sido una de las asambleas más numerosas, donde más delegaciones hay, tiene que ver también con la magnífica oportunidad que tiene la región para abordar esta agenda que nos planteaba el señor España y que es rentabilidad, aumento de la producción, utilización de la capacidad ociosa y el fin también de abordar un problema terrible, un flagelo mundial como es el hambre. Porque la espiga no solamente representa el alimento, sino que además científicamente, todos lo sabemos, los hidratos de carbono de los cuales tal vez la harina sea su más fiel representante, es precisamente y de acuerdo con estudios científicos, la base de la pirámide alimentaria. Con lo que estamos en una actividad en la cual tenemos valor agregado para no tener una primarización de nuestra producción y entonces, generar trabajo.


Al mismo tiempo tenemos el objetivo de utilizar esa capacidad ociosa, nosotros necesitamos aproximadamente para nuestro mercado interno unas 5 millones de toneladas con una capacidad actual de nuestra molienda de 10 millones de toneladas, con los cuales estamos con capacidad perfecta para exportar el otro 50 por ciento, y estamos hoy con un 36 por ciento de capacidad ociosa mientras que en el mundo hay gente que se muere de hambre.


Creo que construir una agenda entonces, ambiciosa, con los sectores privados, los sectores públicos a nivel nacional y también a nivel regional, más que un desafío hoy constituye una verdadera y auténtica obligación de aquellos hombres y mujeres que tenemos responsabilidad en las instituciones públicas, en las instituciones privadas y también en las Organizaciones No Gubernamentales, que abordan problemas de esta naturaleza, como pueden ser Naciones Unidas, FAO, etcétera, etcétera.


Una característica también de la actividad y cómo se desarrolla en nuestro país, yo les decía la diversificación en pequeñas empresas pero además, también sabemos que geográficamente tenemos una parte más que importante en la provincia de Buenos Aires, 48 por ciento y en el conurbano un 9 por ciento donde están localizados y luego un 22 por ciento en Córdoba y un 12 por ciento en Santa Fe.


Pero yo quería contarles de la necesidad que tenemos -y ustedes lo habrán escuchado en innumerables intervenciones- de agregar valor a estos productos, algo que también planteó el señor España con mucha inteligencia y con mucho acierto. Es necesario que además, ese agregado también se traslade a toda la cadena agroindustrial y entonces no solamente exportemos harina, sino que exportemos harina con mayor valor agregado a partir de productos que pueden ir directamente a la góndola, o sea, si bien la harina envasada triple cero o cinco cero -vieron como sé, en mis tiempos cuando solía cocinar, no lo va a creer nadie esto pero yo cocinaba y cocinaba bien cuando tenía tiempo, ahora no tengo tiempo- pero en realidad lo que tenemos que lograr mayor integración en la cadena agroindustrial, porque esto significa mayor demanda para el sector, más puestos de trabajo. Si tenemos más puestos de trabajo y mejor remunerados vamos a tener más consumo interno y más posibilidades de seguir creciendo e invirtiendo.


La inversión del sector ha sido muy importante también, en estos 5 años, casi 300 millones de dólares ha invertido el sector, o sea ha utilizado su rentabilidad también en aumentar su capacidad de producción.


Tenemos entonces que abordar este problema. Casualmente por esas raras coincidencias, antes de venir aquí, por eso me retrasé un poco también, estaba recibiendo a la señora Vicepresidenta de España, María Teresa Fernández de la Vega, que me invitaba para el año que viene, a una reunión que comenzó siendo de mujeres europeas y africanas, fundamentalmente en una lucha contra el hambre, por lo social, y que ahora se va a ampliar a líderes femeninos - somos todas mujeres- de otras latitudes, y yo le contaba precisamente que uno de los principales problemas que tenemos con esos 1.000 millones de seres humanos fundamentalmente ubicados en el África y en algunas regiones asiáticas, para poder abordar el problema alimentario, radica también en una necesidad de aquellos países que hemos desarrollado en materia tecnológica, en materia agrícola, en materia de cadena agroindustrial, también comenzar a transferir parte de eso a esos países para que puedan ellos poder cultivar y poder abordar el problema del hambre desde la propia producción. Y esto no significa disminución de producción de commodities para nosotros; al contrario, significa, porque están hechos los cálculos muy claramente, que con la producción si sigue creciendo como está creciendo la humanidad, va a ser necesaria aumentar la producción, pero también el tema del acceso y la distribución. Estamos en un problema alimentario mundial que no solamente tiene que ver con producción sino con acceso y distribución en materia de aquellos bienes fundamentales.


Por eso creo que el crecimiento que ha experimentado la actividad durante estos años, y quiero decirlo acá ante mis compatriotas latinoamericanos, ha tenido que ver también con un modelo político y económico que ha priorizado fuertemente dos ejes, la producción con valor agregado y mercado interno. Nosotros hemos podido sostenernos frente a este tembladeral, que muy bien reseñaba España y que muchos conocíamos únicamente por los libros, de la crisis del 30 a la fecha, es porque hemos desarrollado un mercado interno, trabajo industrial; o sea, la mayor parte de la ocupación en estos años se explica a través de toda la cadena industrial, ya sea agroindustrial o de manufactura industrial, pero hemos desarrollado un fuerte mercado interno que nos ha permitido precisamente hacer frente a esta crisis y no tener las consecuencias que hubiéramos tenido en otro momento.


Quiero recordarles que cuando hubo dos crisis que nos afectaron fuertemente, México y Brasil fundamentalmente, los índices de desocupación se dispararon muy abruptamente y realmente el impacto, pese a que eran cuestiones regionales, fue muy grande. En cambio en esta oportunidad, frente a una crisis global de la naturaleza que tuvimos y fundamentalmente también el sector financiero, donde desarrollamos algo que nos criticaban en algunos lados, encaje de capitales, un control regulatorio mucho más importante, con un sistema bancario más sólido, es precisamente lo que nos ha permitido abordar esta crisis sin precedentes.


Y sin ponernos a dar lecciones, porque en definitiva cada país tiene, como bien indicaba España, su modelo de desarrollo, sus propias identidades, sus propias necesidades, sus propias modalidades productivas y también sus propias modalidades de consumo; hay algún país importante donde se consume más por ejemplo la harina de maíz que la harina de trigo, etcétera. Pero lo que es importante es que nosotros podamos aunar en un esfuerzo regional. Yo creo que la región sinceramente, América del Sur, América latina, el Caribe, está llamada a tener un rol muy importante en el Siglo XXI, se han modificado los términos de intercambio que nos condenaban a los países emergentes a vender muy barato nuestras materias primas y a comprar muy caro los productos industrializados de los países desarrollados. Y esto lejos de sentarnos a gozar de los beneficios de la modificación de los términos de intercambio debe llevarnos al contrario, a redoblar los esfuerzos para poder agregar valor en aquello que tenemos una inmensa competitividad, como es toda la producción agroindustrial, sumarle innovación y tecnología, porque estas van a ser además las claves. Ustedes saben muy bien que el formidable salto que dimos en las formas de agricultura en la Argentina tuvo que ver precisamente con la innovación tecnológica. Tuvo que ver también con la producción de maquinaria metalmecánica diseñada en la Argentina, imaginada y producida en la Argentina, un sector que fundamental y afortunadamente ya está de nuevo por arriba del uso de capacidad instalada que teníamos a setiembre del año pasado. De los 12 bloques industriales solamente 3 nos quedan por debajo del uso de capacidad instalada con respecto a setiembre del año pasado cuando se disparó la crisis, las metálicas básicas, que igualmente han dado un salto muy importante, sobre todo en este último mes y medio, y ya están en el orden del 78 por ciento; la refinación de petróleo y la industria automotriz que igualmente ha dado un salto importante de setiembre a octubre y posiblemente, no posiblemente, vamos a llegar al medio millón de autos, cuando allá por enero todo el mundo tenía unos lagrimones así grandes y decía que no llegábamos a los 200 ó 300 mil autos.


O sea que de nuestros 12 bloques industriales que medimos estamos solamente con tres con retraso con respecto de setiembre del año pasado, pero con una fuerte recuperación durante el último mes y medio que nos hace ser muy pero muy optimistas.


Pero bueno, estamos aquí ante ustedes que tienen capacidad instalada muy importante, que todavía puede utilizarse, y creo que la gran apuesta, el gran esfuerzo que tenemos que hacer con la ministra de Industria y Turismo, con el ministro de Agricultura y Ganadería, con la cámara empresaria, con el Estado y su Ministerio de Relaciones Exteriores, que también tiene un rol importante en la materia de articular e intercambiar, es seguir apostando al crecimiento y si estábamos terceros ver si podemos ser segundos productores mundiales de harina. Porque ustedes saben que también apostamos fuertemente, y esta es la gran diferencia, porque hemos podido quebrar esa cosa que siempre trajimos en la Argentina de que o mercado interno o exportaciones, y yo digo que son las dos cosas juntas; que un fuerte mercado interno, con gente bien alimentada, con gente bien capacitada, va a aumentar exponencialmente, como lo hicimos en estos años, nuestras exportaciones. Porque bueno es decirlo también, España, que cuando nos decían que estábamos integrados al mundo y éramos parte del primer mundo, importábamos todo, hasta libros, porque con la paridad cambiaria era imposible tener competitividad. Y hoy, que muchas veces nos dicen que somos demasiado críticos, en este proceso económico iniciado en el 2003 hemos batido récords de exportaciones en el 2008, con un record de superávit comercial, porque este año vamos a tener mayor superávit comercial que el año pasado, pese a la caída que hemos tenido en materia de exportaciones, pero les digo que en materia de importaciones este último mes es el más bajo en caída de importaciones -veníamos con una caída muy fuerte- y también hemos descendido en el tema de caída de exportaciones.


Signos todos muy alentadores, y al mismo tiempo signos que nos deben llevar a todos a pensar que muchas veces no tenemos que actuar con el inmediatismo y el cortoplacismo tan típico, y esto no va para latinoamericanos por favor, esto es del barrio, es de casa. Yo me acuerdo cuando con respecto al tipo de cambio nos decían que no era competitivo, ¿qué hubiera pasado si se hubiera producido una devaluación cómo algunos querían? Tal vez hubiera ganado mucho algún sector en algún momento pero no estaríamos así y hoy estamos nuevamente frente a un tipo de cambio competitivo, sin los costos sociales que hubiera significado una fuerte devaluación.


Esto no es para reprocharle nada a nadie sino para que todos seamos un poquito más humildes a la hora de opinar, dar consejos de lo que hay que hacer y ver que muchas veces las decisiones no se pueden tomar en forma apurada y de un día para el otro, porque durante estos dos o tres meses, sobre todo en el marco de una crisis internacional, se quería solucionar a través de un instrumento monetario lo que era obviamente un problema de carácter global económico.


¿Qué es lo que nos tiene que dejar este aprendizaje de todos nosotros? Saber que las apuestas, las decisiones económicas no pueden tener miradas únicamente en el corto e inmediato plazo porque pasa tal o cual circunstancia global, internacional o regional, que las cosas merecen mayor reflexión y una mirada más abarcativa del conjunto nacional de cómo impactan muchas veces medidas que piden los sectores; que no está mal, porque en definitiva una tampoco como presidenta de la República tiene que quejarse cuando un sector pide una medida porque para eso es sector y para eso tiene su cámara de representantes, es como cuando de repente de algún otro lugar del mundo laboral vienen a pedirles tal cosa porque obviamente representan a ese universo. Pero cuando alguien se sienta en el sillón, yo no digo de Rivadavia porque Rivadavia no me gusta, digo en el sillón de presidente, tiene que visualizar cada vez que adopta una decisión, que toma una medida, al conjunto, y el conjunto son los 40 millones de argentinos, y dentro de esos 40 millones de argentinos a los sectores que menos fuerza tienen para hacer valer sus derechos. Porque todos los demás, desde sindicatos fuertes o cámaras empresarias fuertes, tienen la fuerza del lobby, y no lo digo con sentido despectivo, es la naturaleza de relación de fuerzas que se da en la economía, en el Estado, los que se pueden hacer escuchar son los que tienen más peso. Los que no tienen peso, los que no se hacen escuchar son los que precisamente el sector debe también tomar en cuenta cuando se adoptan determinadas medidas.


Y precisamente es eso lo que quería significarles en el momento que uno tiene que tomar una decisión. España hablaba de una medida realmente importante en materia de política social, la más importante que se haya tomado en las última décadas, que es precisamente -para los hermanos latinoamericanos que no están al tanto- extender la asignación familiar. Las asignaciones familiares en la República Argentina las paga el Estado y esto tiene un origen en que sino no tomaban de empleadas, de trabajadoras a las mujeres, como las mujeres eran las que normalmente tenían a su cargo a los hijos hubo tuvo que hacerse cargo el Estado del pago de asignaciones para que las mujeres no fueran discriminadas. La asignación básica por hijo la cobran aquellos que tenían relación de dependencia, ahora la hemos extendido a los hijos menores de 18 años de desocupados o de aquellos trabajadores que aún no integran el mundo formal del trabajo y que perciban menos de un salario mínimo vital y móvil, que dicho sea de paso el de la República Argentina es el más alto de toda Latinoamérica.


Es una medida que tiende fundamentalmente a la inclusión social y a esto que estábamos diciendo, el aspecto económico, la necesidad de incluir socialmente y cuando se incluye socialmente a alguien la primera inclusión es la del sujeto de consumo, la segunda inclusión a partir de que puede consumir es la del sujeto de educación y de salud. Porque es mentira que alguien que no ha comido, que alguien que no está atendido sanitariamente, pueda tener el mismo rendimiento educativo y de capacitación que un chico que come todos los días y que cuando va a clase tomó aunque sea un pedazo de pan con su taza de leche o mate cocido.


Entonces por estas cosas es que realmente hay que pensar un país como un todo, y lo pudimos hacer también, debemos decirlo, porque tomamos otra medida muy importante que fue la de recuperar los recursos de los trabajadores que conformaban la administración de la ANSES para la administración estatal. Un fondo al cual también, debo decirlo, concurrimos mucho, porque un 22 por ciento de esos ingresos de la ANSES están conformados por ingresos tributarios que pagan todos los argentinos; algunos Ganancias, pero el IVA por ejemplo es una parte también de ese fondo y lo pagan todos, los desocupados, los que tienen trabajo, combustibles, etcétera.


En fin, no quiero demorarlos más porque no han comido todavía, y además me tengo que ir porque tengo muchas cosas que hacer todavía, les agradezco mucho la invitación, pero quería charlar todas estas cosas porque creo que también estamos ante un mundo diferente que va a requerir dirigentes diferentes, empresarios diferentes, dirigentes sindicales y sociales diferentes. En un mundo en el cual el empresario estaba únicamente conectado con su empresa, con su rentabilidad, con su problema,


Hemos aprendido que si los otros sectores sociales, si los otros sectores de las actividades económicas, si los trabajadores, si la sociedad, en la cual nosotros producimos nuestros bienes y servicios como comerciantes o empresarios tiene problemas en algún momento yo tambièn lo voy a empezar a tener en mi empresa.


Por eso me gustan los empresarios con responsabilidad social; por eso me gusta cómo abordó el señor España la presentación en este Encuentro Latinoamericano de Productores de Harina porque creo que estamos ante un mundo nuevo, diferente. Yo no voy a decir ni peor ni mejor porque esas son cosas de viejo decir que todo tiempo pasado fue mejor, no es cierto, estamos absolutamente intercomunicados, globalizados. Lo que alguna vez desde algún sector debo reconocerlo tal vez con algún prejuicio ideológico fue visto como algo malo la globalización, yo creo que finalmente ayuda a poner sobre la mesa y a la vista de todo el mundo las problemáticas que tenemos y entonces va a exigir de todos nosotros capacidades nuevas y mejores a las que teníamos hasta ahora, no solamente por una cuestión de sensibilidad humana, sino también de desarrollo y crecimiento empresario inteligente.


Muchas gracias y muy buenos días a todos y a todas las delegaciones, que han asistido a este encuentro, gracias. (APLAUSOS).

http://www.casarosada.gov.ar/index.php?option=com_content&task=view&id=6581&Itemid=66

http://www.casarosada.gov.ar/index.php?option=com_content&task=view&id=6580&Itemid=1

0 comentarios:

Entrada destacada

¿No se crearon puestos de trabajo en los últimos 4 años?

Víctor Hugo transmitió en vivo. 9 de septiembre a las 8:50 · Facebook Mentions · Es #falso que en los últimos años no se creó #emple...

Blog Archive

Etiquetas