Lo que circula por los medios

20 de febrero de 2010

CFK sobre Magnetto y los amigos


Palabras Presidenta licitaciòn complejo hidroelèctrico Cóndor Cliff. 19-2-2010
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, EN EL ACTO DE APERTURA DE SOBRES DE LA LICITACIÓN NACIONAL E INTERNACIONAL, PARA LA CONSTRUCCIÓN DEL COMPLEJO HIDROELÉCTRICO CONDOR CLIFF LA BARRANCOSA, EN LA PROVINCIA DE SANTA CRUZ.


Gracias. (Aplausos); 57 sí porque decían por la radio ahí que no querían decir la edad; 57.

Saqué una de las ofertas, porque temo que mañana digan que eran mentiras que no había ninguna oferta dentro de la caja. Qué cosa, no. Las cosas que uno ve publicadas y que son exactamente lo contrario a lo que aparece; no en todos, sino ya sabemos en quién, en el monopolio. Porque en estos días hemos visto amigos, propietarios de estancias, se han caído varios mitos. Primero que al titular de la Sociedad Rural de Comodoro le iba mal, porque además pudo comprar una estancia se ve que le ha ido muy bien, nos pone contentos. Nos hubiera gustado que lo hubiera hecho antes....¿Ah, 2 estancias compró? Ah, bueno, se ve que le va muy bien.

Antes de Comodoro, quiero contarles algo porque recién acabo de hablar con el Gobernador de la provincia del Chubut por la desgracia que tuvieron en Comodoro. Realmente estamos trabajando mucho ahí, Vialidad Nacional, Vialidad Provincial y la gente está muy tranquila pese a que hubo decesos, desgracias, pero quería decirles que está todo bajo control.

Pero siguiendo con el tema que nos ocupa, yo le digo a Julio: "no te indignes tanto ni te amargues tanto", porque se pone con toda la tanada, le viene la tanada, a mí a veces me viene la gallegada, yo también lo admito, pero son todas campañas tendientes a desprestigiar y fundamentalmente a instalar desaliento, desánimo, a poner en duda la moral de todos, de que los que participan son amigos del Gobierno. La verdad que yo a muchos los conocí únicamente en actos públicos y quiero decir algo: el titular o CEO de Clarín, ya que tanto habla de los amigos, puedo decir que fue muchas veces a comer a Olivos. Ninguno de los empresarios estos que hoy participan en esta licitación jamás se sentó a la mesa donde comen el Presidente y su familia. El señor Héctor Magnetto durante la gestión del presidente Kirchner, se debe haber sentado no menos de 10 ó 12 veces en la mesa. ¿Qué será entonces? Ultra amigo y los otros serán ¿qué?

Yo quiero decir estas cosas, porque no se puede ensuciar a empresarios de esta manera, no se puede tener tal grado de cinismo y de inmoralidad, porque lo tacho con la inmoralidad de acusar a gente a la que conocemos circunstancialmente por ser empresarios, algunas empresas con 30, 40, 50 años de vida, Camargo Correa por ejemplo, una empresa inclusive con accionistas brasileros; ninguno de ellos, nunca fue a Olivos a comer con el Presidente y con la entonces Primera Dama y con el entonces Jefe de Gabinete, Alberto Fernández que era uno de los impulsores de las reuniones.

Quiero decir estas cosas porque siento la necesidad de decir estas cosas, no por mí, sino por tanta gente cuyo nombre y cuyo prestigio como empresas, son manoseadas y que no hay derecho, porque es gente que cree en el país, que invierte, que apuesta; o el precio; hemos pagado el precio más caro con una empresa que hoy no participa Techint, que estamos haciendo la segunda obra energética en Punta Negra en la provincia de San Juan. Este Gobierno ya lleva hechas 2 emprendimientos hidroeléctricos en la provincia de San Juan y la verdad que no es favoritismo para San Juan; tiene un único río que, además, si no lo encausa no solamente no tienen energía sino que además corren el riesgo de que poblaciones enteras sean arrasadas, porque son esos ríos de montañas que se llevan todo puesto, como es el caso de Chihuidos en Neuquén. (Aplausos)

Chiuidos no solamente es una obra de generación eléctrica; es una obra de protección de poblaciones enteras del Neuquén que si no se las llevan puestas ante cualquier correntada de la que son proclives estos ríos.

Escuchaba las explicaciones de Julio respecto de la inversión hidroeléctrica, de la inversión energética en general, en infraestructura que es una competitividad sistémica que le estamos dando a nuestras empresas. Cuando invertimos en generación eléctrica, cuando invertimos en caminos, en rutas, en vías de conectividad, en aeropuertos, inclusive en viviendas o en subsidios al transporte. Yo escucho decir: subsidian a las empresas del transporte, otros dicen: subsidian a los usuarios. ¿Saben qué estamos subsidiando realmente? El transporte de la fuerza laboral también para el sector empresario.

Cuánto creen que tardarían obviamente las dirigencias sindicales en pedir mejoras y muchos más aumentos salariales, si le triplicáramos, por ejemplo, el costo del transporte a sus trabajadores. Además está comprobado que cuanto más alto es el costo del transporte se deja de utilizar esa vía y finalmente todo redunda en achicamiento y políticas de ajuste.

Porque, si realmente las ideas que nos proponen fueran mejores, nos dieran mejores recursos y pudiéramos hacer mejor las cosas ¿por qué razón lógica no las haríamos? De caprichosos, de tercos. Obviamente no, porque tendríamos más rédito político.

Lo que pasa que hay dos proyectos de país; un proyecto de país de los que hablan han sido funcionarios, algunos han sido mencionados aquí, no hicieron ninguna obra importante, y no solamente eso, lo recuerdo muy bien, yo no vivía en provincia de Buenos Aires pero todos los meses de enero veníamos a vacacionar a la provincia de Buenos Aires. Me acuerdo de aquel enero de 1989 donde no podíamos comprar helado para tener en la heladera, porque había 7 u 8 horas sin energía. No estoy hablando de esto en un pueblito perdido, estoy hablando de la ciudad de La Plata, Gonet donde alquilábamos una casa para pasar el verano junto con la familia. Y hoy uno los escucha hablar de estas cosas.

El proyecto también de país en el cual solamente sean favorecidos algunos empresarios y si esos empresarios no son favorecidos, entonces tirar y derrumbar todo lo demás; una suerte de: "o me das lo que quiero o tomo el mantel y tiro el mantel". A esto algunos lo llaman extorsión; yo lo llamo realmente ingratitud para con el país que tanto también les ha dado a ese sector empresario que parece monocorde y tercamente en querer instalar todos los días algo malo.

Y ayer la última; ayer estaba mal fijar un piso salarial para los docentes argentinos. A mí nunca me tocó tal nivel de disparate. Los argentinos estuvimos con más de 1.000 días con Carpa Blanca durante los años ´90; 3 años casi con Carpa Blanca, recuerdo a la dirigente Marta Maffei que en ese entonces era titular de la CETERA; no había diario, canal de televisión, diputado, senador, opositor por supuesto, que no estuviera criticando la falta de una política educativa, la falta de un salario digno para todos los docentes de la República Argentina, y hoy que estamos garantizando como una inversión de infraestructura física, económica, una infraestructura educativa como nunca se dio en la historia, donde el Estado nacional no aumenta el salario de los docentes, porque los que pagan los salarios de los docentes provinciales son los gobiernos provinciales, sino que fija un piso salarial y ayuda a las 11 provincias que están por abajo de las posibilidades de acceder a ese piso salarial. Obviamente si en una provincia están por arriba del piso salarial, esa provincia no recibe ayuda, porque quiere decir que puede pagar su salario. Pero hay provincias que estructuralmente, sobre todo en el NOA y en el NEA argentina vienen con décadas de atraso y tenemos que garantizarle también a esos docentes un salario digno.

¿Cuál es la lógica entonces? Que el que gana 1.800 hoy está pagando 1.900 o 2.000 a sus docentes, como no pueden aumentarles ellos, los que están ganando 1.400 sigan ganando 1.400 pesos, porque ellos no les pueden aumentar a los que ganan 1.900 ó 2.000. ¿Estas son las propuestas y los proyectos que tienen para gestionar y gobernar la República Argentina? Qué mal nos va a volver a ir a los argentinos, si estas alternativas, si estas ideas vuelven a instalarse aquí en la Argentina. Entonces ayer teníamos que estar explicando lo que hemos fijado y quintuplicado el salario docente en la República Argentina y llevar el salario de todos los trabajadores al mejor salario de toda América latina, explicando por qué estábamos fijando un piso salarial, un incremento para el piso salarial de todos los docentes. Y los que les rebajaban el sueldo a los docentes, a los jubilados, a los empleados públicos, criticando. A ellos nadie les pregunta ni los interpela por nada. Nos interpelan a los que hacemos obras, a los que mejoramos el piso salarial de los docentes en la República Argentina, a los que nos ocupamos de mantener una fuerte inversión por parte del Estado en la demanda agregada, para que la actividad económica siga creciendo y podamos por ejemplo, tener un superávit comercial como el que tuvimos en enero, 1.216 millones de dólares, 25,2 por ciento más alto que el mes de enero del año pasado; eso es trabajo argentino que se exporta, porque además la novedad de este superávit comercial de enero viene con que el grueso del superávit no está dado por los productos primarios. El grueso, casi el 35 por ciento, fue de manufacturas industriales, seguidas con un 33, 34 por ciento de manufacturas de origen agropecuario, luego un 18 y monedas de productos primarios y un 12 y monedas de combustibles.

Entonces, uno dice: cómo hay que explicar y dar cuenta de las cosas obvias y de las cosas que son buenas. Y e interpelan los que llevaron al país al default, a la falta de energía, al 2001, al nivel de endeudamiento como el que tuvimos. Yo digo, tenemos que tener los argentinos fundamentalmente, no una cuestión de memoria, porque hay gente que tiene más o menos memoria; hay que tener sentido común y reflexionar acerca de lo que vemos, de lo que leemos y de lo que nos pasa en nuestra vida cotidiana a cada uno de nosotros, en la empresa en la que trabajamos, en el lugar al que vamos a estudiar.

Hemos logrado, porque sí hay docentes que dependen del Estado nacional y son los docentes universitarios que están en todas las provincias, están en la UBA de Capital Federal, están en Córdoba, están en Chubut, están en Santa Cruz, 450 por ciento más ganan nuestros docentes universitarios. Ustedes se acuerdan lo que eran cotidianamente el problema del salario docente universitario. Entonces uno a veces siente un poco no diría de rabia, pero sí de complejidad y de perplejidad ante las cosas que escuchan, que se ven y que se repiten muchas veces sin el menor análisis y el menor sentido común.

Por eso hoy estamos redoblando la apuesta y estamos redoblando la apuesta abriendo las tres ofertas que se presentaron para La Barrancosa - Cóndor Cliff, que van a proveer al sistema hidroeléctrico nacional de 1.700 megavatios más, casi un 18 por ciento del total de la oferta hidroeléctrica de la República Argentina y del 5 por ciento de la oferta total energética. Pocas veces debe haber crecido tanto la Argentina en materia de generación, distribución y transporte eléctrico como en estos años, desde el 2003 a la fecha. (Aplausos)

Y si no hubiera crecido hubiera sido imposible sostener un nivel de crecimiento de la actividad a tasas chinas, como la que tuvimos, o cómo funcionan las fábricas, cómo funcionan los colectivos, cómo funciona todo un sistema eléctrico, un sistema productivo nacional. A fuerza de energía, no conozco otra forma de hacer funcionar fábricas, talleres, comercios, bancos etcétera, y consumo popular. Porque también los cuatro millones y medio de puesto de trabajo nuevo, es gente que se incorporó al consumo, es gente que antes no viajaban colectivo, es gente que antes no tenía un aparato de aire acondicionado y a lo mejor ni siquiera un ventilador porque no podía pagar ni siquiera la factura de luz y se tenía que colgar. Este era el país en el que vivíamos y este es el país que empezamos a transformar (Aplausos).

Pero si uno se acuerda - y discúlpeme voy a tomar un ejemplo que a muchos no les va a gustar - pero por ejemplo vi crecer la Villa 31 desde 1995 porque fue la fecha en la que comencé a ser Legisladora Nacional. Entonces todas las semanas, desde 1995 al año 2003, pasaba semanalmente desde Aeroparque para ir a mi casa y luego a la Legislatura Nacional por la Villa 31. Yo me acuerdo que era en su origen chaperío y cartón prácticamente, y hoy, lo que es eso que a muchos tampoco les gusta, revela también como ha crecido la República Argentina. Se puede ver en el consumo, se puede ver en los turistas, en la calle, en la vida cotidiana de cada uno, como aumentó la venta de autos usados. ¿Quiénes se creen que son los que compran motos, autos usados? Los que se incorporan al mercado laboral, los que no tenían trabajo, mejoraron salarialmente porque consiguieron un aumento.

Otra cuestión: el aumento de los salarios, queriéndolo plantear como una cuestión inflacionaria y entonces no puede haber aumento salarial que sea superior a la inflación. Y si entonces dijéramos que no puede haber rentabilidad empresaria superior a la inflación, porque si hay que limitar... ¿Por qué el límite para el trabajador debe ser la inflación y no tener un aumento salarial? ¿Por qué? Nosotros hemos dado aumentos salariales siempre por encima de la inflación, porque creemos en la necesidad de aumentar el volumen de consumo y mantener y aumentar la demanda agregada.

¿Sería lógico, sería socialmente justa y equitativo que a la gente la condenaran únicamente a tener el mismo salario siempre? Sería tan justo e inequitativo y ridículo como pretender que los empresarios ganaran hasta tanto y nada más, haber cuánto hay de inflación y esa es la rentabilidad, lo otro no sé, o se lo dan al Estado, lo reparten o lo distribuyen. Esa no es una lógica capitalista, esa es una lógica absolutamente insolidaria, que ha provocado históricamente los cuellos de botella en la Argentina, que han truncado las posibilidades de un país que debería estar entre los primeros países del mundo (Aplausos).

Y después de sentarme en el sillón, que no voy a decir de Rivadavia, porque no me gusta Bernardino Rivadavia, sino en el sillón de Presidenta. (Aplausos) No sé que digan otro sillón, no me gusta el de Bernardino Rivadavia. Después de sentarme en el sillón de Presidenta de los argentinos, he advertido que las frustraciones y los fracasos que hemos tenido no han sido producto de manos que venían de afuera, de manos extrañas.

Ojo: cuando era joven tenía otras ideas y otras percepciones, tal vez porque tenía la experiencia desde los libros o de lo que leía. Pero realmente cuando uno está sentado ahí y ve como se desarrolla todo el proceso de acumulación, en la República Argentina, el comportamiento muchas veces casi cultural de algunos sectores económicos, de algunos actores importantes en la Argentina, uno advierte que en realidad los fracasos han sido solamente nuestros, de los argentinos. Y yo quiero cambiar esa lógica, lógica perversa de creer que como nada bueno dura mucho tiempo, hagamos todo lo que podamos en ganancia y rentabilidad ahora, a cualquier costo. Casi con la lógica de la fábula de "La Gallina de los Huevos de Oro", que le abrió la panza pensando que iba a encontrar más oro que los huevos que le ponía todos los días. Se quedó sin la gallina y sin los huevos. Esto pasa y ha pasado mucha vez en la República Argentina. No por supuesto a los grandes grupos económicos que tienen estrategias económicas, financieras, y están fondeados de manera tal que siempre quedan a salvo de cualquier crisis.

Hablo de los miles y miles de pequeños y medianos empresarios, comerciantes, profesionales, que se han visto fundidos, porque muchas veces ellos también, a partir de ese aparato cultural brutal que han instalado desde siempre en la Argentina, les metían ideas en la cabeza, y todavía aún algunos se la siguen creyendo y terminan actuando en contra de sus propios intereses. Cuando se dan cuenta es demasiado tarde, ya se los llevaron puesto. Y después no aprenden la lección y entonces creen que es producto de su esfuerzo personal, y no advierten que cada vez que los argentinos han crecido, que los empresarios todos no algunos, todo los empresarios, todo los comerciantes, todo lo profesionales, todo los trabajadores, han crecido económicamente, es porque ha habido un proyecto político y económico, cuyas variables macroeconómicas les han permitido crecer. (Aplausos)

Entonces creo que estas explicaciones que hoy daba Julio, que estabas inspirado De Vido, la verdad, no sé si habrá sido mi cumpleaños, el enojo o la tanada, pero debo reconocer que yo no lo hubiera hecho mejor, sinceramente (Aplausos). Y no es soberbia, para que no digan, lo que pasa que normalmente los abogados tenemos más verba que los arquitectos. Pero realmente, entonces estas explicaciones que algunos argentinos mucho más brillantes que nosotros las han escrito hace muchos años en libros maravillosos, digo que deberíamos reflexionarlas en este año del Bicentenario. A ver si rompemos esa lógica y nos damos cuenta que el capitalismo es consumo, y que lo que estamos haciendo desde el Estado a través de infraestructura, dándole competitividad sistémica a la actividad económica, a través de la cuestión social como la Asignación Universal, como los dos aumento jubilatorios, como mantener el poder adquisitivo de los salarios de los trabajadores, como generar mayores y mejores puestos de trabajo, es para mantener la demanda agregada, el consumo. ¿Qué es lo que le estamos pidiendo entonces al sector empresario, al sector financiero? Que ayuden a sostener la oferta agregada, para no truncar los ciclos virtuosos que hemos logrado en la economía.

Miren, antes de venir acá, recibí al titular de Telefónica Española, César Alierta, que nos decía de las inversiones que van a seguir haciendo aquí en la Argentina para sostener el nivel de demanda que en materia telefónica hoy tiene la Argentina. Saben ustedes que tenemos más de 40 millones de celulares, se acuerdan que cuando salió lo de Tierra del Fuego decían que nadie más iba a comprar celulares, pero nada, siguen comprando celulares, los mejores, los más caros, y si uno va a ver a cualquiera de los obreros que están trabajando aquí en la Casa Rosada o en cualquier obra de construcción lo va a ver con el celular. Yo los veo cuando recorro el país de punta a punta, los más humildes acercarse a sacarse una foto con el celular. Esto que significa, que han mejorado el poder adquisitivo que les permite tener algo que era impensable en una sociedad como la que vivíamos, en otras épocas, donde la gente no tenía trabajo.

¿Y qué es lo que hizo la empresa, que es lo que charlamos recién y que van a volver invertiría importante cantidad de dinero? Seguir invirtiendo, seguir dando más y mejores servicio para seguir generando mayor demanda. Eso es el capitalismo, incentivar la demanda, aumentar la oferta, ganar por volumen y no por precio como están acostumbrados culturalmente, o estamos acostumbrados culturalmente los argentinos. Cuando entendamos esa lógica del capitalismo, cuando entendamos porqué los países desarrollados más que aumentar precios van a conquistar nuevos mercados porque no solamente quieren su mercado y sus consumidores, sino los consumidores de los otros continentes porque saben que ahí está la verdadera rentabilidad y la verdadera forma de hacerse globales.

Con las posibilidades maravillosas de este país, octavo en tamaño, pero como pocos con una diversidad climática, con una riqueza en el suelo, con una oferta de paisajes turísticos, yo diría - y no es chovinismo por favor - sino una observación objetiva de nuestras posibilidades y condiciones, deberíamos ser uno de los primeros países del mundo. Pero para eso tenemos que dejar de boicotearnos, de auto boicotearnos y fundamentalmente aquellos que tienen la inmensa responsabilidad de informar a la sociedad, lo hagan con la responsabilidad de saber que también van a poder seguir creciendo, si tienen un país que pague un abono de cable, que compre un diario o que compre tantísimos otros servicios que se puedan ofrecer.

Esta es la clave: entender qué país queremos y cómo tenemos que hacerlo funcionar, y nosotros humildemente podemos dar testimonio de esto. No estamos hace una semana en el Gobierno, estamos desde el año 2003, cuando asumimos en la peor crisis que recuerde nuestra historia, endeudados sin trabajo y sin esperanza. Y hemos sobrellevado inclusive en el año 2009, el peor de la historia, batiendo récords y con los números también ya últimos, de que aún con esta crisis logramos un 0,9 por ciento de crecimiento positivo, en el año 2009. Tuvimos tres meses brutales: mayo, junio y julio que fueron los tres meses de crecimiento negativo de la economía: 1,2 en mayo, y 1,5 para abajo, en junio y julio. Y pudimos sobrellevar esto y tener mejor superávit comercial de nuestra historia. Y hoy, estamos retomando el empuje y el crecimiento, crecimiento en la producción de acero que es central para advertir el crecimiento también de la economía.

Por eso, en nombre de todas las cosas que hemos hecho, en nombre de estos 200 años que vamos a cumplir, nos merecemos construir un país diferente. Eso depende de todos y cada uno de los argentinos.

Muchas gracias y muy buenos días. (Aplausos)


http://www.presidencia.gov.ar/discursos/3732

0 comentarios:

Entrada destacada

¿No se crearon puestos de trabajo en los últimos 4 años?

Víctor Hugo transmitió en vivo. 9 de septiembre a las 8:50 · Facebook Mentions · Es #falso que en los últimos años no se creó #emple...

Blog Archive

Etiquetas