Lo que circula por los medios

22 de abril de 2010

Solicitada de los hijos de Ernestina Herrera de Noble - Repercusiones, análisis y notas de archivo


el post tendrá actualizaciones 


La apropiación de menores es un delito de Lesa Humanidad.
Ahora al leer la solicitada parece que  desde el texto, se intenta reducir  la cuestión de la busqueda de nietos, de la identidad y el delito de la apropiación de menores,  a una  cuestión politica o a intereses políticos. ¿Porque? ¿Vos que pensás?


08:32 - POLITICA

Solicitada de los hijos de Ernestina Herrera de Noble

Somos Marcela y Felipe Noble Herrera, hijos de Ernestina Herrera de Noble.

Últimamente escuchamos, vemos y leemos cosas que no son ciertas.
Hablan de nosotros sin conocernos, sin saber cómo somos, qué pensamos o qué sentimos.

Nunca quisimos hacer de nuestra intimidad algo público. Pero nos sentimos maltratados y no queremos que nos lastimen más. Por eso, ante tantas falsedades, decidimos escribir esta carta y contarles la verdad.

Nuestra madre es directora de Clarín, diario que hoy soporta una campaña muy fuerte de ataques oficiales. Y nosotros tenemos miedo de habernos convertido en una pieza más de esa embestida.

Pero más allá de todo eso, para nosotros nuestra madre es simplemente nuestra madre.

La persona que hace 34 años, en uno de los mayores actos de amor que existen, nos eligió como hijos. La que siempre nos habló con la verdad. La que desde que tenemos uso de razón, nos dijo que somos adoptados.

Con ella construimos lo más importante que tenemos: una familia. Gracias a ella aprendimos desde chicos a valorar las oportunidades y s conocer las responsabilidades. Nos inculcó los valores y nos dio las herramientas para desarrollarnos como personas. Nos educó en la libertad para elegir nuestro propio camino en la vida.

Desde hace años vivimos algunos episodios que no buscamos pero que tratamos de afrontar con serenidad. Nuestra identidad viene siendo manoseada por intereses políticos, ajenos a nosotros.

Todo eso nos marcó y nos hace sufrir. Pero también sirvió para reafirmar lo que sentimos y lo que pensamos. El vínculo con nuestra madre es para nosotros lo más importante. Como tantos hijos adoptados, no conocemos nuestro origen biológico, pero como cualquier persona hemos forjado nuestra identidad a lo largo de nuestras vidas.

Nunca tuvimos ningún indicio concreto de que podamos ser hijos de desaparecidos.

Hace años, dos familias que buscan a sus nietos se presentaron ante la Justicia y alegaron que podríamos ser nosotros. Aunque nada indica que podamos serlo, en 2003 aceptamos voluntariamente hacer las pruebas genéticas, porque entendemos su incertidumbre y el dolor de quienes buscan a sus familiares.

Aún hoy no comprendemos por qué, a lo largo de casi siete años, estas familias nunca aceptaron la realización del análisis. Nos preguntamos una y mil veces por qué siguen con una duda que arrastran hace tantos años. Por qué los tironeos y las demoras pueden ser más importantes que la respuesta que buscan.

El uso político de nuestra historia es algo que nos parece injusto. Tratamos de estar serenos pero la presión a veces es muy fuerte. Hace poco, por cadena nacional, la Presidenta de la Nación se refirió a nosotros sin nombrarnos. Su mensaje, lejos de tranquilizarnos, nos inquietó. Sus palabras fueron perturbadoras.

Como en 2002, cuando llegaron a detener ilegalmente a nuestra madre, nuevamente las presiones políticas y mediáticas han vuelto a adueñarse de nuestra causa. Y no queremos que algo tan íntimo como nuestra identidad continúe bastardeada por acusaciones lanzadas sin sustento, ni por ataques que tienen otros objetivos y nos hacen daño.

No somos chicos, somos dos personas adultas, responsables, que sólo pretendemos ejercer nuestros derechos y tomar nuestras propias decisiones, sin presiones y en libertad.

Pero sentimos que no podemos hacerlo frente a un Gobierno que nos persigue. ¿Por qué exponen públicamente sólo nuestro caso? ¿Por qué no se preocuparon por las demoras en los exámenes que ofrecimos y traerían paz a las familias? ¿Se interesan por nosotros o tienen la necesidad política de que seamos hijos de desaparecidos y de inventar acusaciones contra nuestra madre?

No nos atrevemos a responder a estas preguntas. Pero vivimos en un estado de angustia permanente.

Nuestros temores crecieron los últimos días, cuando un tribunal desoyó nuestros pedidos por una cuestión meramente formal, aunque siempre habíamos actuado de la misma manera y dicha actuación había sido aceptada por la Justicia en todas las instancias. Nos preocupó también observar cómo se intenta presionar a los jueces mediante denuncias penales y amenazas de juicios políticos.

Siempre creímos en la Justicia y por eso nos mantuvimos en ese ámbito. Nunca hasta ahora hicimos declaraciones sobre una causa que entendemos personal. Pero cada vez hubo más distorsiones: hasta se llegó a decir que nos manejan, que nuestros abogados no respetan nuestra voluntad.

Nuestros miedos son muchos. No somos un botín. No queremos terminar como rehenes de un ataque político. No queremos que nos usen para atacar a nuestra madre. Tampoco queremos ser víctimas de una manipulación en los análisis genéticos.

Hoy, las muestras de nuestra sangre que dimos en forma voluntaria para un análisis genético, pretenden usarse en otro tipo de examen, con modalidades y condiciones que no nos ofrecen garantías de seguridad e imparcialidad.

No queremos que nos lastimen, ni vivir amenazados, ni que se pretenda ensuciar a nuestra familia o dañar lo que logramos construir.

Sólo pedimos que nos respeten. No queremos exponer nuestra intimidad indefinidamente, sin garantías legales ni científicas, y por una persecución política.

Seguiremos defendiendo nuestros derechos pese a todas las presiones.

Hace 34 años nuestra madre nos eligió como hijos. Y nosotros, todos los días, la elegimos como mamá.

Nada ni nadie podrá destruir ese vínculo.

Felipe Noble Herrera - Marcela Noble Herrera


nota: las negritas estan en el texto original de la solicitada.













 


--------------------------
 se agregan videos: 23/04/10








-------------------------------

12.01.2003
UNA CAUSA POLEMICA | CARTA ABIERTA DE LA DIRECTORA DE CLARIN
"Hay un sector político que quiere ir limpiando el terreno para adueñarse de todo el poder"

Hoy, por primera vez, la señora de Noble fija públicamente su postura respecto de la causa judicial por la adopción de sus hijos. Y denuncia el plan político que derivó en su detención abusiva y arbitraria, dispuesta hace casi un mes por el juez Roberto Marquevich y revocada pocos días después por la Cámara Federal de San Martín.



ERNESTINA HERRERA DE NOBLE
Estos dolorosos días me han dejado estremecida pero entera, fortalecida por la amarga experiencia de la cárcel. Me han acompañado el amor de Marcela y Felipe y el sentimiento de que este es uno de los momentos más importantes de mi vida: como madre y como directora de Clarín.

Quiero contarles por qué.

Me encuentro frente a dos realidades muy distintas. Primero, el deseo legítimo de las Abuelas de saber si mis hijos fueron arrebatados a detenidos-desaparecidos. Segundo, los abusos del juez Marquevich.

Muchas veces he hablado con mis hijos sobre la posibilidad de que ellos y sus padres hayan sido víctimas de la represión ilegal. Y siempre les he dicho que yo apoyaba la decisión que ellos tomaran. Tienen 26 años, son lo más importante de mi vida, una vida mucho más interesante, afortunada y prolongada de lo que jamás imaginé en mi juventud.

Son chicos muy emotivos, me adoran, pero también son celosos de su independencia, y conscientes de que deben conducir su propia vida. Los adopté cuando ya era grande y estaba sola, y los preparé para que pudieran arreglárselas sin mí. Estoy muy orgullosa de ellos.

Ellos saben que yo los adopté de buena fe, en un procedimiento legal y transparente, investigado una y otra vez por la Justicia. Mi adopción fue un acto de amor y de felicidad: ese es un lazo que nos une a los tres para siempre. Y la prisión injusta que he sufrido —primero en la celda y lue go en mi casa— reforzó aún más nuestra unión. Ese amor enaltecido por el sufrimiento compartido es lo mejor que les dejo: les da fuerza y confianza en ellos mismos ahora, y también cuando yo no esté.

Cualquiera que haya sido la razón por la cual los perdieron, Marcela y Felipe tienen el derecho de conocer quiénes han sido sus padres biológicos. Se trata de un derecho, no es una obligación. Y ejercerán ese derecho cuando tengan plena voluntad de hacerlo y si se sienten confiados en las condiciones de seguridad jurídica y científica en que lo hacen. Marcela, Felipe y yo tenemos mucha desconfianza del juez Marquevich. No así de las Abuelas, a ellas las considero totalmente aparte de cualquier especulación.

¿Pero por qué me encarceló el juez Marquevich?

Ustedes ya saben que él jamás me había citado y yo jamás me había negado a presentarme. ¿Temía que me fuera del país donde viven las personas que más quiero, donde soy querida y respetada?

¿Entendió que era mejor apartarme de la sociedad porque soy un peligro para mis vecinos?

¿Por qué se demoró en indagarme cuando estaban cumplidos todos los pasos para hacerlo?

No me conoce, nunca nos hemos reunido: ¿ tiene algo en mi contra?

Ya expliqué por qué siento que este es uno de los momentos más importantes de mi vida como madre. Ahora quiero explicar la importancia que este momento de prueba tiene para mí como directora de uno de los diarios más importantes del país, con toda la responsabilidad que eso conlleva.

Mi prisión forma parte de un plan que comenzó varios meses atrás y que tiene previstas muchas acciones más. Hay un sector político que quiere ir limpiando el terreno para adueñarse de todo el poder: su primer paso es destruir a los medios independientes y, de esa manera, hacer desandar todo el camino de libertad que el periodismo y la gente hemos construido desde el retorno de la democracia

Ese sector político —junto con algunos jueces, ex funcionarios, empresarios y gente de medios— cree que en una sociedad debilitada, donde la política está desprestigiada y no hay liderazgos, hay que barrer a los medios independientes para después hacerse del control de la sociedad.

Sé que ellos dicen que "no se puede gobernar con Clarín en contra". Yo les respondo: lo que no se puede hacer es gobernar arbitrariamente si hay una sociedad informada por medios verdaderamente independientes.

Lo que nunca confesarán es que quieren instaurar una dictadura con apariencia de democracia, sin juntas militares. Y que saben que eso no es posible si medios de difusión como Clarín siguen diciendo la verdad, siguen investigando y denunciando lo que deben y siguen defendiendo a la gente.

Así lo demostraron investigaciones de Clarín que tuvieron repercusión nacional e internacional y que son insoslayables para entender nuestro dolorido fin de siglo.

Mi prisión tuvo el valor de poner todo esto de relieve. Por eso la soporté entera y con orgullo. Y así soporto hoy un proceso judicial tan injusto como mi prisión.

Les digo que sufro más por mis hijos, que padecen por mí, que por mi situación personal. Sufro también porque veo su intimidad al aire libre, tironeada por especulaciones políticas y por deseos legítimos que terminan envueltos en esas mismas especulaciones.

Me consuela pensar que a Marcela y a Felipe esto los templará en la vida y les enseñará a luchar por los que aman y por cumplir con su misión en la sociedad: por hacer bien su trabajo.

El mío es preocuparme por la gente. Conducir un medio que defienda la democracia, conducirlo para que siga siendo una herramienta al servicio de la gente.

Eso lo pienso seguir haciendo toda la vida.


nota: aquí las negritas han sido puestas en registromundo

-----------------------------
Convención sobre los Derechos del Niño
Adoptada y abierta a la firma y ratificación por la Asamblea General en su resolución 44/25, de 20 de noviembre de 1989
Entrada en vigor: 2 de septiembre de 1990, de conformidad con el artículo 49


Artículo 7
1. El niño será inscripto inmediatamente después de su nacimiento y tendrá derecho desde que nace a un nombre, a adquirir una nacionalidad y, en la medida de lo posible, a conocer a sus padres y a ser cuidado por ellos.

2. Los Estados Partes velarán por la aplicación de estos derechos de conformidad con su legislación nacional y las obligaciones que hayan contraído en virtud de los instrumentos internacionales pertinentes en esta esfera, sobre todo cuando el niño resultara de otro modo apátrida.

Artículo 8
1. Los Estados Partes se comprometen a respetar el derecho del niño a preservar su identidad, incluidos la nacionalidad, el nombre y las relaciones familiares de conformidad con la ley sin injerencias ilícitas.

2. Cuando un niño sea privado ilegalmente de algunos de los elementos de su identidad o de todos ellos, los Estados Partes deberán prestar la asistencia y protección apropiadas con miras a restablecer rápidamente su identidad.

ONU
http://www2.ohchr.org/spanish/law/crc.htm
-----
Constitución Nacional

Segunda Parte: Autoridades de la Nación

Capítulo Cuarto Atribuciones del Congreso

Art. 75.- Corresponde al Congreso:

19. Proveer lo conducente al desarrollo humano, al progreso económico con justicia social, a la productividad de la economía nacional, a la generación de empleo, a la formación profesional de los trabajadores, a la defensa del valor de la moneda, a la investigación y al desarrollo científico y tecnológico, su difusión y aprovechamiento.
Proveer al crecimiento armónico de la Nación y al poblamiento de su territorio; promover políticas diferenciadas que tiendan a equilibrar el desigual desarrollo relativo de provincias y regiones. Para estas iniciativas, el Senado será Cámara de origen.
Sancionar leyes de organización y de base de la educación que consoliden la unidad nacional respetando las particularidades provinciales y locales; que aseguren la responsabilidad indelegable del Estado, la participación de la familia y la sociedad, la promoción de los valores democráticos y la igualdad de oportunidades y posibilidades sin discriminación alguna; y que garanticen los principios de gratuidad y equidad de la educación pública estatal y la autonomía y autarquía de las universidades nacionales.
Dictar leyes que protejan la identidad y pluralidad cultural, la libre creación y circulación de las obras del autor; el patrimonio artístico y los espacios culturales y audiovisuales.

22. Aprobar o desechar tratados concluidos con las demás naciones y con las organizaciones internacionales y los concordatos con la Santa Sede. Los tratados y concordatos tienen jerarquía superior a las leyes.
La Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre; la Declaración Universal de Derechos Humanos; la Convención Americana sobre Derechos Humanos; el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales; el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y su Protocolo Facultativo; la Convención sobre la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio; la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial; la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer; la Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes; la Convención sobre los Derechos del Niño; en las condiciones de su vigencia, tienen jerarquía constitucional, no derogan artículo alguno de la primera parte de esta Constitución y deben entenderse complementarios de los derechos y garantías por ella reconocidos. Sólo podrán ser denunciados, en su caso, por el Poder Ejecutivo nacional, previa aprobación de las dos terceras partes de la totalidad de los miembros de cada Cámara.
Los demás tratados y convenciones sobre derechos humanos, luego de ser aprobados por el Congreso, requerirán del voto de las dos terceras partes de la totalidad de los miembros de cada Cámara para gozar de la jerarquía constitucional.

La Cámara Nacional de Casación Penal sostuvo que el "robo" de hijos de desaparecidos y la supresión de su identidad mediante la falsificación de sus documentos, son delitos de lesa Humanidad y, por lo tanto, no prescriben.


------------
 links actualizados


OEA/Ser.L/V/II.74
Doc. 10 rev. 1
16 septiembre 1988
Original:  español
   
 
INFORME ANUAL DE LA COMISIÓN INTERAMERICANA
DE DERECHOS HUMANOS 1987-1988


II.        Proyecto de Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas
el informe completo parte 1 tambien aquí:  MARCELA Y FELIPE Y LAS MUESTRAS DE ADN CONTAMINADAS - Jun 30
------------------------------

links actualizados 2
 
 
 
 





-------------------------------
VISION 7 ESTELA CARLOTTO SOLICITADA DE MARCELA Y FELIPE 20100422





"Me produce mucha tristeza la carta de los hijos de Noble"
La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, lamentó hoy la solicitada publicada en los matutinos porteños por Felipe y Marcela con relación a la causa para determinar la identidad de los hijos adoptivos de Ernestina Herrera.


Buenos Aires.- La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, lamentó hoy la solicitada publicada en los matutinos porteños por Felipe y Marcela con relación a la causa para determinar la identidad de los hijos adoptivos de la dueña del multimedio Clarín, Ernestina Herrera.

Carlotto manifestó sentir "tristeza" por la solicitada publicada por los hijos de la directora de Clarín.

"Somos Marcela y Felipe Noble Herrea, hijos de Ernestina Herrera de Noble", señala la solicitada.

En la misma, los hijos adoptivos aseguran: "Nunca quisimos hacer de nuestra identidad algo público. Pero nos sentimos maltratados y no queremos que nos lastimen más".

"Nunca tuvimos ningún indicio concreto de que podamos ser hijos de desaparecidos", aseguran en la carta que lleva las firmas de Felipe y Marcela.


10:49 - POLITICA

Carlotto, sobre la causa Noble: "No es una cuestión política, sino de defensa de los derechos humanos"


La titular de Abuelas de Plaza de Mayo afirmó hoy que la causa judicial iniciada hace ocho años para establecer si los hijos adoptivos de la dueña del multimedio Clarín son hijos de desaparecidos "no es una cuestión política, sino de defensa de los derechos humanos".


Y pidió a Ernestina de Noble que "libere a los chicos" para que "piensen por sí mismos".

En una solicitada aparecida hoy en cuatro matutinos, entre ellos Clarín, con la firma de Felipe y Marcela Noble Herrera, los hijos adoptivos de la dueña del multimedio dicen que "nunca tuvimos ningún indicio concreto de que podamos ser hijos de desaparecidos".

"Nosotros queremos encontrar a nuestros nietos", respondió Estela de Carlotto al desvincular la búsqueda de Abuelas de hace más de 30 años a cuestiones políticas.

En declaraciones a Canal 7, Carlotto aclaró que "para las Abuelas, esta no es una pelea entre Gobierno y un medio. Esta causa se inicio hace ocho años y para nosotras no es una cuestión política sino de derechos humanos".

"Le pido a la señora de Noble que "libere a los chicos para que puedan pensar por sí mismos", y consideró que "si no existe delito (de apropiación), nada va a pasar; y si son nuestros nietos, van a seguir viviendo como deseen." "No somos apropiadoras", enfatizó la titular de Abuelas de Plaza de Mayo cuya institución lleva recuperados 101 hijos de desaparecidos.

"Me pregunto por qué tanta perturbación en un proceso que tenía que haber sido tan simple como otros", lamentó al aludir a los ocho años de demora de la causa judicial iniciada por Abuelas y se permitió dudar acerca de que Felipe y Marcela "hayan sido los autores de la solicitada".

Asimismo, Carlotto se dirigió a Marcela y Felipe Noble Herrera al expresar que "los queremos y respetamos muchísimo, sean o no hijos de desaparecidos".

"Queremos lo mejor para ellos que es su libertad y que efectivamente como adultos que decidan por ellos mismos", dijo y les recordó que "tienen derechos y también deberes".

En tanto, en declaraciones a radio América advirtió que "si existe delito de apropiación, ése no prescribe y no pueden quedarse con la voluntad `porque no quiero`", y agregó que tanto Marcela como Felipe "son ciudadanos que deben cumplir con lo que la ley marca".

Actualmente, y tras el rechazo a un recurso de apelación presentado por los abogados defensores, las muestras de sangre y de elementos personales para determinar el ADN de Felipe y Marcela se encuentran en el Banco Nacional de Datos Genéticos, a la espera de la orden judicial para que se efectúen los exámenes de histocompatibilidad con todas las familias y no sólo con dos como pretendía la defensa.

------------------

ver:
DIA DE LA MEMORIA - DOCUMENTAL ¿ QUIEN SOY? Todo está guardado en la memoria, sueño de la vida y de la historia. - Mar 23



------------------------------------------------------


política
la causa noble
Ernestina admitió en 2003 que pueden ser hijos de desaparecidos
Por Mariano Confalonieri

Hermanos. Ernestina con sus dos hijos adoptivos. Ninguno de ellos conoce su identidad biológica.
Ernestina Herrera de Noble admitió, en una carta pública, la posibilidad de que sus hijos adoptivos fueran hijos de desaparecidos. Lo hizo el 11 de enero de 2003, después de haber estado en prisión acusada de falsedad ideológica de documento público. Había llegado a la cárcel por adulterar los expedientes de adopción de Marcela y Felipe, y el juez la acusaba de supresión de identidad y alteración del estado civil. El juez fue destituido por mal desempeño y ella fue liberada. Pero la causa siguió su curso.

Ernestina y sus abogados sostienen aún que hubo una adopción regular y se oponen al cruce de los datos genéticos de los jóvenes con el de todos los familiares de desaparecidos. Solo aceptan que se hagan los estudios en el Cuerpo Médico Forense, que no depende del Poder Ejecutivo, y que los resultados se comparen únicamente con las dos familias reclamantes.

“Muchas veces he hablado con mis hijos sobre la posibilidad de que ellos y sus padres hayan sido víctimas de la represión ilegal. Y siempre les he dicho que yo apoyaba la decisión que ellos tomaran”, escribió Ernestina en una “Carta abierta de la directora de Clarín” que se publicó en el matutino porteño.

En la misma misiva, la empresaria advertía que la adopción había sido de buena fe. En ese punto, la Justicia probó lo contrario. Los expedientes fueron adulterados. Herrera de Noble dijo que le dejaron a Marcela en una caja de cartón en la puerta de su casa en Lomas de San Isidro. Puso como testigos a una vecina y a un jardinero. Era el primer año de la dictadura militar. Cuando en democracia el caso llegó a la Justicia, el hijo de la vecina (ya que ella había muerto) dijo que su madre no conoció a Ernestina Herrera de Noble y que la dirección que la dueña de Clarín ponía como propia era en realidad la casa de su madre ya fallecida. Cuando se citó a declarar al jardinero, el hombre, sorprendido, dijo que no había sido testigo de nada. ¿Era un jardinero? No, había sido 25 años chofer de la familia Noble.

Herrera de Noble también alegó que se encontraba en el juzgado de San Isidro justo cuando la madre de Felipe llegó para dejarlo con el objetivo de que alguien lo adoptara porque ella no lo podía mantener.

Decía también Ernestina en su carta: “Ellos saben que yo los adopté de buena fe, en un procedimiento legal y transparente, investigado una y otra vez por la Justicia. Mi adopción fue un acto de amor y de felicidad: ese es un lazo que nos une a los tres para siempre. Y la prisión injusta que he sufrido –primero en la celda y luego en mi casa– reforzó aún más nuestra unión”.

En el resto de la carta, Ernestina dedicó varios párrafos a denunciar una persecución por parte del entonces juez Roberto Marquevich y de políticos. Ya en ese entonces la dueña de Clarín advertía que querían censurar al Grupo. Corría la etapa final del Gobierno de Eduardo Duhalde. Mucho después llegaría la Ley de Medios y la pelea de un presidente/a con Clarín.

 ver,



Una madre que siempre habló de adopción
Joaquín Morales Solá

El autor relata el día en que Noble habló de la adopción
La detención de Ernestina Herrera de Noble y la campaña en contra de LA NACION rompió fronteras democráticas
Historia del cuestionado juez Roberto Marquevich

Jueves 19 de diciembre de 2002 | Publicado en edición impresa

Era el invierno de 1976. La Argentina, que ya había vivido varios años de lucha armada entre las organizaciones insurgentes y las fuerzas militares del Estado, ingresaba de lleno en un baño de sangre, que un cuarto de siglo después sigue dejando secuelas de dolor y de lágrimas.
Una noche fría de ese tiempo ingrato, la directora de Clarín, Ernestina Herrera de Noble, nos sorprendió con el relato de la adopción de sus hijos. Había también lágrimas, muchas lágrimas, en sus ojos, pero correspondían a las emociones que despierta la alegría.

El relato incluía la forma en que esas criaturas habían llegado a sus brazos. Un bebe tenía una hermosa sonrisa y el otro no paraba de llorar, decía. Incluía, también, los farragosos trámites de la adopción entre jueces, médicos y abogados.

Más de 25 años después, la señora de Noble sigue llorando por esos hijos. Su detención dispara una primera injusticia: una madre no debería ser detenida sólo por serlo. Sea cual fuere el antecedente biológico de sus hijos, lo cierto es que los crió con la devoción y el cariño de una madre.

No hay delito si no se fue partícipe o cómplice por acción o por omisión del hecho. El contexto de 1976 no era el de hoy. Aun las personas que luego formarían la trágica saga de desaparecidos, en aquel año no eran consideradas como tales por ningún argentino que no estuviera en el corazón del poder militar.

El caso de los niños desaparecidos tardó más de una década en aparecer como un conflicto de proporciones. Incluso, en el juicio a las juntas militares, en 1985, la Cámara que juzgó a los primeros comandantes de la dictadura no encontró pruebas ni argumentos para resolver sobre esa cuestión.

Se creía entonces -y se creyó durante mucho tiempo- que el secuestro de bebes era un fenómeno aislado, aunque la historia posterior encontró las huellas de un plan sistemático. Pero todo eso era ignorado por todos en 1976.


* * *
El universo tiene muchos matices: ¿por qué dar por supuesto que todos los niños adoptados en 1976 eran hijos de personas desaparecidas? ¿Por qué no creer en la palabra de una madre que relató siempre las características normales de una adopción? ¿Por qué someterla a semejante vejación, como la que sufre actualmente la directora de Clarín, sin haber agotado -y ni siquiera iniciado- las instancias judiciales para conseguir su testimonio?

El caso cobra especial relieve cuando la República está sometida a las decisiones de jueces que actúan como dirigentes políticos o que resuelven bajo protección política. Tampoco puede dejarse de lado la campaña pública que hubo durante más de 10 años sobre los hijos de Noble, que respondió siempre a claros objetivos políticos.

Por eso, la presidenta de las Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, reclamó siempre extrema prudencia y cautela para el tratamiento de este caso. Supo que ella y su organización habían sido colocadas en un lugar muy complejo, entre la búsqueda de la verdad y el interés de oscuros proyectos políticos.

Ya en 1997, la actual candidata presidencial Elisa Carrió, entonces presidenta de la Comisión de Juicio Político de la Cámara de Diputados, rechazó de plano un pedido de juicio político contra el ex juez Adolfo Bagnasco por esta causa. Se lo acusaba al magistrado de haber demorado la investigación. Carrió reclamó, antes de tomar la decisión, el testimonio personal y reservado de varias personas (entre ellas, la de quien esto escribe).

Otro aspecto del caso es el polémico y cuestionado juez, Roberto Marquevich, sometido él mismo a una investigación en su momento por sus supuestos vínculos con el empresario muerto Alfredo Yabrán. Marquevich sostuvo siempre, por ejemplo, la tesis del increíble suicidio del brigadier Rodolfo Etchegoyen, cuando su familia sigue asegurando que se trató de un crimen que el magistrado nunca investigó.


* * *
El contexto actual indica, más bien, la presencia de un ensañamiento contra la prensa independiente que de actos de justicia.

Campañas públicas recientes en revistas y en panfletos callejeros (de las que LA NACION ha sido víctima, insistentemente, en los últimos tiempos) señalan que la sistemática destrucción de las instituciones argentinas podría incluir ahora también el objetivo de herir a la prensa independiente, una de las últimas instituciones que quedan en pie.

En el actual desierto institucional, la ausencia de la prensa libre podría condenar al país al vacío de un destino.

La calumnia sistemática y la desinformación deliberada contra LA NACION y la vejación inadmisible a la señora de Noble han roto fronteras, han destruido límites sutiles de las formas democráticas, que serán tan difíciles como imprescindibles de reconstruir.

Por Joaquín Morales Solá
Para LA NACION


 ---------------------------------------------------

 ver:
nota: serie documental













------------------------------------

Papel Prensa, sospechas y denuncia - Nov 27
Viernes, 27 de noviembre de 2009Papel Prensa, sospechas y denunciaMoreno los denunció penalmente de...(more)

PAPEL TRENZA... PAPEL PRENSA... - Nov 24

 
HECTOR TIMERMAN: HISTORIA DE UN ASCO EN LA ARGENTINA - Mar 28

ALFONSIN Y EL PERVERSO DEPORTE DE DESALENTAR A LOS ARGENTINOS - ALFONSIN - CLARIN - Oct





---------------
El texto completo de la ley de obtención de ADN

FUENTE: TELAM – CABA

ARTÍCULO 1º.- Incorpórase el artículo 218 bis al Código Procesal Penal de la Nación, que quedará redactado de la siguiente forma:

Artículo 218 bis: Obtención de ácido desoxirribonucleico (ADN).

El juez podrá ordenar la obtención de ácido desoxirribonucleico (ADN) del imputado o de otra persona, cuando ello fuere necesario para su identificación o para la constatación de circunstancias de importancia para la investigación. La medida deberá ser dictada por auto fundado donde se expresen, bajo pena de nulidad, los motivos que justifiquen su necesidad, razonabilidad y proporcionalidad en el caso concreto.

Para tales fines, serán admisibles mínimas extracciones de sangre, saliva, piel, cabello u otras muestras biológicas, a efectuarse según las reglas del saber médico, cuando no fuere de temer perjuicio alguno para la integridad física de la persona sobre la que deba efectuarse la medida, según la experiencia común y la opinión del experto a cargo de la intervención.

La misma será practicada del modo menos lesivo para la persona y sin afectar su pudor, teniendo especialmente en consideración su género y otras circunstancias particulares. El uso de las facultades coercitivas sobre el afectado por la medida en ningún caso podrá exceder el estrictamente necesario para su realización.

Si el juez lo estimare conveniente, y siempre que sea posible alcanzar igual certeza con el resultado de la medida, podrá ordenar la obtención de ácido desoxirribonucleico (ADN) por medios distintos a la inspección corporal, como el secuestro de objetos que contengan células ya desprendidas del cuerpo, para lo cual podrán ordenarse medidas como el registro domiciliario o la requisa personal.

Asimismo, cuando en un delito de acción pública se deba obtener ácido desoxirribonucleico (ADN) de la presunta víctima del delito, la medida ordenada se practicará teniendo en cuenta tal condición, a fin de evitar su revictimización y resguardar los derechos específicos que tiene. A tal efecto, si la víctima se opusiera a la realización de las medidas indicadas en el segundo párrafo, el juez procederá del modo indicado en el cuarto párrafo.

En ningún caso regirán las prohibiciones del artículo 242 y la facultad de abstención del artículo 243.

-----------------------------------------
Buenos Aires, 12 de noviembre de 2009 |

Casación declara crímen de lesa humanidad al robo de hijos de desaparecidos y alteración de identidad.

(DyN) La Cámara Nacional de Casación Penal endureció una sentencia que había dictado el Tribunal Oral en lo Federal 5 (TOF5) contra un militar y un matrimonio al resolver que el "robo" de hijos de desaparecidos y la supresión de su identidad, más la falsificación de sus documentos, son delitos de lesa humanidad y no prescriben.

Fuentes judiciales revelaron hoy que el fallo, dictado el 8 de septiembre último pero conocido ahora, pertenece a la Sala II del máximo tribunal penal del país, compuesta por los jueces Gustavo Mitchell, Luis García y Guillermo Yacobucci, y fue en respuesta a los recursos presentados por las defensas, la fiscalía y la querella.

A la vez, los camaristas de Casación agregaron al veredicto del TOF5 contra el militar y el matrimonio el delito de "alteración del estado civil" de la víctima, algo que no había dicho el tribunal compuesto por los jueces Luis Renzi, Andrés Gordo y Ricardo Farías, y refiere a cómo se afecta la identidad de los chicos robados a los desaparecidos.

El 4 de abril del año pasado, el TOF5 condenó a 10 años de cárcel al militar retirado Enrique Berthier, y a 8 y 7 años a Osvaldo Arturo Rivas y María Cristina Gómez Pinto, respectivamente. El uniformado cumple ahora la pena en Campo de Mayo y la pareja sigue en libertad hasta que el fallo quede firme.

Sin embargo, el fiscal del juicio Félix Croux y Tomás Ojea Quintana -abogado de la víctima y querellante, así como de Abuelas de Plaza de Mayo- habían pedido al TOF5 que los condenara a 25 años de prisión.

El trío fue condenado por apropiarse de María Eugenia Sampallo Barragán, nacida en cautiverio y en ese momento de sólo tres meses de vida, hija de Mirta Barragán y de Leonardo Sampallo, militantes sindicales de izquierda secuestrados en la dictadura y alojados en los centros clandestinos "Club Atlético" y "El Banco", que siguen desaparecidos.

En 1978, la criatura fue inscripta como hija propia del matrimonio Rivas-Gómez Pinto con el nombre de María Eugenia Violeta Rivas.

Según relató la víctima, cortó el vínculo con ellos en 1999, dos años antes de conocer su verdadera identidad gracias a unos análisis genéticos que demostraron que era hija del matrimonio Sampallo-Barragán y que había nacido en febrero de 1978, dos meses después del secuestro de sus padres.

En la causa intervino además el médico militar Julio César Cáceres Monié, ya fallecido, quien firmó un certificado de nacimiento irregular que constataba que la niña era hija biológica de Pinto.

Según se ventiló en el juicio, a lo largo de su infancia María Eugenia escuchó de sus apropiadores varias versiones acerca de su origen. A los ocho años supo por ellos que era adoptada y le explicaron que sus verdaderos progenitores habían muerto en un accidente, pero un año después le dieron otra versión: que era hija de una empleada doméstica de la familia.

También le llegaron a decir que era una hija extramatrimonial de una azafata que habría tenido un romance con su padre, hasta que finalmente le dijeron que la adoptaron cuando Berthier les avisó que había un bebe abandonado en el Hospital Militar.

Ojea Quintana comentó a DyN la sentencia fallo de la Sala II de Casación y sostuvo que "la declaración de crimen de lesa humanidad muestra la extrema gravedad de estos delitos. También ratifica que la responsabilidad penal es tanto del apropiador como de la apropiadora, y que la identidad de las personas es un valor que debe ser protegido".



--------------
videos






1 comentarios:

Laura dijo...

Sabés que también me da tristeza¿ que estos pibes, lo único bueno que pueden decir de la vieja es "Gracias a ella aprendimos desde chicos a valorar las oportunidades y s conocer las responsabilidades. Nos inculcó los valores y nos dio las herramientas para desarrollarnos como personas. Nos educó en la libertad para elegir nuestro propio camino en la vida" Ahá, valorar oportunidades, conocer responsabilidades... valores, herramientas....Y cariño? Amor? Una supone que cuando defiende a los padres, prima lo emotivo. Pero en ellos, no aparece ni una sombra de esto. Pobres pibes. Cuando sepan la verdad les va a cambiar la vida.

Entrada destacada

¿No se crearon puestos de trabajo en los últimos 4 años?

Víctor Hugo transmitió en vivo. 9 de septiembre a las 8:50 · Facebook Mentions · Es #falso que en los últimos años no se creó #emple...

Blog Archive

Etiquetas