Lo que circula por los medios

19 de julio de 2010

LECTURA RECOMENDADA: JORGE COSCIA SOBRE MODELOS Y ALTERNATIVAS


Miércoles, 26 de mayo de 2010 | Hoy

TRES MAYOS

De la encrucijada del origen al primer centenario de certidumbres que excluían y parecían eternas, a este aniversario que discute modelos y propone alternativas.

Por Jorge Coscia *

Planteo aquí tres estaciones. Tres Mayos de nuestra historia que encontraron a los argentinos y argentinas en momentos muy distintos, con distintos grados de consensos y de participación política. Pretendo así construir un texto disparador del debate, en esta ocasión tan propicia para los debates públicos y la reflexión histórica como son los festejos por el Bicentenario de la Revolución.

1810: la encrucijada originaria. Avanzar en el gobierno autónomo o permanecer en algún híbrido a la espera de que en España las perspectivas para Fernando VII mejoraran. Ser una República o ser algún tipo de monarquía constitucional. Los debates fueron intensos, apasionados y no exentos de violencia. Las decisiones que se tomaran podían desembocar en una guerra civil, y eso fue precisamente la guerra revolucionaria. Para 1816 la bendita Independencia había ganado el suficiente consenso como para cristalizarse en un acta. Pero para hacerla realidad, los argentinos lo sabemos, haría falta todavía mucho más esfuerzo. Y si me permiten adelantarme, todavía transitamos la dura tarea. Ese primer Mayo significó, entre otras cosas, la irrupción de la política en las costas del Río de la Plata. De repente, a la noticia de la caída de la Junta de Sevilla los actores se vieron en una situación tal donde sus acciones tenían profundas consecuencias para el conjunto de la sociedad. Donde lo que hicieran, y lo que dejaran de hacer, tendría consecuencias para todos. Andando a ciegas, construyendo las reglas del juego a medida que avanzaban, y enfrentado en cada decisión la encrucijada de seguir siendo colonia o avanzar por el camino emancipatorio. El conflicto de intereses e ideológico en tamaña tarea no podía estar ausente. Las grandes transformaciones nunca son gratuitas. El statu quo, la permanencia conservadora es, por razones obvias, más amiga de la falta de disenso que los momentos transformadores.

Por caso, para 1910, nuestro segundo Mayo, el modelo económico, excluyente socialmente y prolongador de la dependencia, está fuera de todo cuestionamiento. Nadie lo discute. La elite exportadora sin embargo veía corroer lentamente al interior del régimen político la legitimidad que le demandan las cruzadas cívicas y revolucionarias de la Unión Cívica Radical que insiste en no participar de las viciadas reglas de juego que los conservadores les proponen.

Dos años después, el propio sistema buscaría una salida con la Ley Sáenz Peña, confiando que así iba a poder conservar el poder en manos de los mismos, subestimando en suma la potencia transformadora del radicalismo de Don Hipólito. Pero en 1910 nadie dudaba de la hegemonía de la elite política y agroexportadora. Los desafíos por entonces eran contenibles dentro del régimen. El acuerdo en este punto era sobradamente extendido. Allí no había ninguna encrucijada en términos de opciones alternativas. Los dados, cargados, caían siempre del lado de los mismos ganadores. Una Argentina atendida por sus propios dueños antecelebraba sus mieses y ganado, mientras la clase obrera era reprimida en las calles y el estado de sitio imperaba.

2010: encrucijada, dos modelos de país. A doscientos años del primer acto de soberanía política nos seguimos debatiendo por el modelo de desarrollo nacional. Esa es la encrucijada de la hora. Si queremos ser un país agroexportador en el que sobren millones de personas o si queremos dar cuerpo a un modelo de país que integre en igualdad de condiciones a los 50.000 millones de habitantes que pronto seremos. Brasil, por caso, no pone en discusión si debe ser o no un país industrial. Eso no cambiará, sea quien fuere el próximo presidente del país hermano. Lo mismo podría decirse de EE.UU. La Guerra de Secesión, nada más alejado al “consenso” y al “diálogo”, significó el triunfo por las armas, al costo de una guerra civil tremenda, de un modelo sobre el otro. Los argentinos, a dos siglos del comienzo de esta historia, todavía no terminamos de optar por un camino viable.

Poderes fácticos o gobierno democrático. Esa es otra manera de poner la misma encrucijada. Si Scalabrini Ortiz decía “todo lo que no se legisla, se legisla implícitamente a favor del fuerte”, entonces la decisión de este proyecto político del que tengo el honor de formar parte ha sido la de torcer la historia reciente. Hemos optado en la bifurcación de los caminos. Los resultados, imperfectos y no exentos de contradicciones, están a la vista de la ciudadanía para que los juzgue. Dando cuenta del contexto, de dónde venimos. Y sobre todo de las alternativas que enfrentamos.

La memoria, a veces pienso, la ejercemos los argentinos demasiado tarde. La historia, ese último juez de los procesos, debe servirnos para evitar volver a equivocarnos. Los costos sociales y culturales de la derrota popular durante la era neoliberal están a la vuelta de la esquina. No podemos darnos el lujo de olvidarlos. Sería de una irresponsabilidad política enorme y una injusticia para con los argentinos y argentinas que todavía sufren en carne propia, en sus viviendas precarias, en las dificultades para conseguir trabajo, los efectos devastadores del proceso que venimos a clausurar. La falta de disenso en la segunda década infame, y los trasnochados que a caballo de eso declaraban el fin de la historia, nos han costado muy caro a los argentinos como para volver a tropezar con la misma piedra.

Me parece, entonces, que nos unen muchos más puntos de contacto con 1810 que con 1910. No, por supuesto, porque estemos viviendo una situación revolucionaria. Sin embargo, hoy como hace doscientos años, los dilemas más profundos pasan, por el modelo de país. ¿Volveremos a un modelo de ajuste social, sujeto a los avatares del interés financiero y agroexportador de commodities sin que sus excedentes aporten al desarrollo y al bienestar general? ¿Volveremos a ese proyecto que obliga a compensar con represión y mano dura los efectos sociales de la exclusión y pobreza? ¿O, en cambio, profundizaremos el camino de las leyes de protección social, de la memoria y la justicia y de una economía de valor agregado y desarrollo, que ha puesto al trabajo en el centro de un circuito dinamizador de la producción y el consumo?

Dicho en otros términos, ¿el gobierno debe gobernar la economía o la economía al gobierno? Venimos de la segunda experiencia, recientemente. Sabemos de lo costosa que fue en términos sociales, culturales, económicos. Los poderes fácticos, los poderosos de la economía internacional y sus filiales locales ignoran todo en términos de gobernabilidad democrática y viabilidad social de las políticas que proponen. Su juego es ése. De espaldas a la soberanía popular.

La democracia, en cambio, reivindica a la política. La participación, la discusión argumentada, la revitalización de los partidos, el involucramiento, todo ello es condición necesaria para la transformación. El quietismo conservador se da la mano con la desmovilización. En ese sentido, 1910 fue la consagración de la “administración de las cosas”, esa frase tan representativa de la generación del ochenta, en reemplazo de la política. Se sostenía que ésta interfería con el normal

desarrollo de la economía, del comercio y la especulación. La política, la pasión por la discusión, la vida cívica que había sido tan agitada hasta 1880, había dado paso a una república conservadora, cerrada y excluyente, atendida por sus propios dueños. Una oligarquía, en sentido estricto.

A modo de cierre
Miles de diferencias, por supuesto, nos separan de 1810. Aquí he querido resaltar la coincidencia en la reivindicación de la política, esos momentos en que los pueblos toman el destino en sus propias manos, y la noción de encrucijada. Entre todas esas distancias, me parece que es necesario subrayar una sustancial. Sobre todo por el tono subido que alcanza de tanto en tanto la discusión pública.

Las encrucijadas por definición implican disensos, conflictos. La vida democrática, la discusión hacia dónde vamos conlleva necesariamente eso. Y eso habla de la salud de la vida cívica de un pueblo. Ahora bien, algo decisivo que los argentinos debemos celebrar de la recuperación de la democracia a la fecha es la madurez sorprendente que han alcanzado nuestras instituciones. Las reglas del juego no están en disputa. Los actores se acomodan a ellas y no al revés. El modo en que fue canalizado el conflicto social y político más importante de la última década (la crisis inaudita del 2001) a través de los canales institucionales es un aspecto a celebrar. A veces, en el debate se pasa por alto este hecho decisivo.

En el primer Mayo, en cambio, en un contexto donde el legado institucional mismo era lo que estaba en disputa, donde la soberanía política como tal era por la que se luchaba, el conflicto no podía sino desbordar en violencia. La guerra revolucionaria era la única manera de emanciparse del poder colonial. La situación, doscientos años más tarde, es bien otra. Dentro de las reglas del juego, ampliando los márgenes de autonomía de la autoridad pública, reforzando la autoridad del Estado frente a los poderes fácticos, reafirmando la autoestima nacional, pero con el sueño de la Patria Grande como en 1810, vamos construyendo, paso a paso, este nuevo escenario que se abre a todos los argentinos.

Dentro del debate democrático todo. Fuera de él, nada.

Secretario de Cultura de la Nación.


------------------------

bicentenario, Coscia: los K “Cumplieron las promesas de campaña y más”


Lunes, 24 de Mayo de 2010 20:14

Nación - El secretario de Cultura de la Nación, Jorge Coscia, defensor a ultranza de las presidencias de Néstor y Cristina Kirchner, cree que la Argentina es un país de encrucijadas que lleva 200 años intentando ser, pero que todavía no lo logra en un sentido pleno.

Dice que no le teme a los debates fuertes y que ningún país del mundo construye su identidad con acuerdos plenos. "Esa es una idea peregrina y, si la perseguimos como una quimera, vamos a perder el tiempo; sobre todo es falso cuando se discuten modelos tan antagónicos", dice, en referencia a lo que él llama el modelo agroexportador sin valor agregado versus el industrialista que, sostiene, fomentan los Kirchner.

Coscia ex director del Instituto Nacional de Cinematografía y Artes Visuales (Incaa), reconoce que su verdadera pasión es el arte; desde esa lente, mira la política. "Los más grandes cambios culturales se han dado cuando se acompañaron con políticas de inclusión, cuando los hombres pueden acceder a una vida mejor, ahí hay un cambio cultural", explica.

En ese sentido, rescata el planteo del gobierno que integra, al que define como de "justicia social y redistribución de la riqueza". Si bien reconoce que aún quedan materias pendientes, habla de los años de gestión kirchnerista como los más coherentes de la historia. "Cumplieron todas las promesas de campaña y más", remató.

Durante el tiempo que dura el reportaje sólo pedirá no hablar de un tema: la causa judicial que enfrenta por un presunto manejo irregular de fondos destinados a promover la industria del cine mientras ocupó el cargo de director del Incaa. "De eso prefiero no hablar. Es un tema que está en la Justicia".

¿Va a ser candidato a jefe de gobierno porteño?
- Soy parte de una generación que se metió en la política como militante, no desde la gestión. Pero uno no se puede hacer el distraído

- ¿Qué le evoca el Bicentenario?

- El Bicentenario es una conmemoración, se trata de memorar juntos. Me parece que, como todo cumpleaños, es una buena oportunidad para reunirnos los argentinos y hacer un balance sobre cómo llegamos, pero creo que tiene que ser una construcción colectiva de la memoria, debe ser una conmemoración más que un festejo.

- ¿Cómo llegamos? ¿Qué balance hace?

- Este año está cargado de debates y esto es muy bueno. Me parece, también, que uno podría analizar los 200 años de historia estructurados en torno a una cantidad de encrucijadas que vivimos. La Argentina es un país que lleva 200 años intentando ser y que todavía no ha logrado ser en un sentido pleno, completo.

- Habla de desigualdad social: ¿hay un correlato en lo cultural?

- La concepción que tengo de la cultura está ligada a la vida y, en tal sentido, se liga profundamente a la política. Los más grandes cambios culturales se han dado, también, cuando se han dado políticas de inclusión, cuando los hombres pueden acceder a una vida mejor, a una vivienda, vacaciones, ahí hay un cambio cultural. Lo primero que importa de la cultura es la capacidad de la gente de subir ese escalón que le permite ser más libre y pueda tener una vida justa. La cultura de los argentinos es diversa y que cambia y, si tuviera que decir qué me gusta, es la capacidad de apropiación: los argentinos, que no nacimos en 1810 con un modelo cultural a mantener, vivimos recreando cultura.

- En lo presupuestario, ¿siente que se le da a la cultura el valor que merece?

- Como hombre de la cultura que soy, en lo presupuestario siempre creo que deberíamos tener más. Discutir presupuesto de cultura en abstracto, separándolo de un proyecto y un modelo de país, es inútil. No puede haber en un país una cultura exitosa si el país fracasa, no puede haber un cine exitoso en un país que fracase. Con respecto a hablar de cultura sin hablar de recursos, también es imposible. Para ello hay que entender el valor de lo cultural como transformador: un ejemplo muy claro es que la cultura no sólo es abstracta, es bien concreta: la cultura son puestos de trabajo, la cultura es cine, industria, y en lo que creo fuertemente es en el compromiso del Estado con las políticas culturales.

- Decía que siempre nos apropiamos de culturas de otros, ¿esto no pone en evidencia una falta de identidad?

- A la apropiación cultural la veo como un elogio, porque considero que no hay que confundir identidad con tradición. Lo fundamental para una cultura, tanto en los países como en las personas, es la personalidad. Una persona no tiene mejor personalidad porque piense lo mismo a los 8 años que a los 30; la tiene cuando es capaz de manejar su propio destino. La capacidad cultural de los argentinos está dada por esta capacidad de recibir algo y transformarlo en algo propio: algo universal que nos llega lo apropiamos, retazos o entero, y lo hacemos propio.

- ¿El país ya definió su identidad? ¿Por qué seguimos hablando de las encrucijadas?

- Hablo de encrucijada política y de modelo de país, de modelo económico, incluso. Hablo de encrucijada respecto de qué país vamos a ser: si un país meramente agroexportador, sojero, cerealero sin valor agregado, o si vamos a ser uno que se industrialice, que mantenga el modelo agroexportador pero complementario y en sintonía con el modelo del valor agregado industrializador, un país que desarrolle ciencia, tecnología, autonomía. Esa es la encrucijada de la que hablo: hay un dilema cultural en torno a eso.

- ¿La Argentina está cerca de ese modelo industrializador?

- En la Argentina conviven desde hace mucho tiempo una pugna entre ambos modelos. El país no ha logrado desarrollar una burguesía como la que tiene Brasil o como la de Chile. Y esto tiene que ver, también, con un valor cultural: en la Argentina ha sido mayor valor cultural ser propietario de tierras que ser un exitoso industrial. En EE.UU. el modelo cultural del éxito es el de un industrial, un succesfull man, un emprendedor. En nuestro país el modelo del éxito y la mayor valoración social instalado minuciosamente a lo largo de la historia ha sido un valor ligado al campo, al valor de la propiedad de la tierra. Y esto, creo yo, está muy incorporado en la sociedad y, además, tiene que ver con que en la Argentina se ha discutido y fuerte y en voz alta sobre qué modelo de país tomar. Todavía no se ha encontrado una síntesis.

- ¿Siente que los Kirchner vienen a replantear esto, a dejar en claro cuál es el modelo?

- La gran originalidad de los Kirchner es que retoman un modelo anterior a ellos y construyen una argentina del valor agregado, industrial con desarrollo ligada a formas de justicia social y de redistribución de la riqueza. Pero, además, este modelo que los Kirchner han establecido tiene variables macroeconómicas que no han perjudicado al campo; ahora, que el campo quiera más y quiera más parte de la torta esto sí es más viejo, es una vieja discusión. El modelo de los Kirchner ha sido muy claro y pocas veces ha sido tan claro un proyecto en relación a lo discursivo antes de las elecciones y lo que se hizo luego.

- ¿Por qué cree que si es un modelo inclusivo genera rechazo en muchos habitantes?

- En primer lugar, si en la Argentina hablamos de rechazo sería muy injusto decir que este Gobierno sufre un gran rechazo, porque en su momento más crítico obtuvo el 35% de los votos a nivel nacional, es aún ahí el que obtiene mayor respaldo electoral.

- Pero en la última elección Kirchner perdió en la provincia más importante del país...

- Muchas veces, hay retrocesos. Este retroceso son dos puntos atrás del que salió primero. ¿Las razones? Creo que tienen que ver con el debate muy fuerte que se dio en torno de la 125 y a las retenciones a la soja y a los cereales. Y creo que allí lo que se produjo es una fuerte toma de partida de los medios de comunicación en favor de la causa llamada "del campo". Y que en la Argentina no es poco esto. Que el sector concentrado de la comunicación tome partido por cualquier causa es determinante. Voy a explicar por qué, es muy simple. En la Argentina el 95% de las imágenes de TV son manejadas por 4 ó 5 dueños. Este nivel de concentración no se da casi en ningún lado. A su vez, algunos de estos medios tienen relaciones e intereses creados con el sector sojero exportador. En la era de la comunicación pesan mucho los medios de comunicación, y una sociedad que tiene esos desbalances en los medio de comunicación no tiene una democracia plena. Hoy la democracia no es solamente votar cada dos años. La democracia es también que pueda acceder a la opinión de más gente con mayor facilidad a los medios.

- ¿Cómo están hoy las instituciones?

- Se han recuperado en gran medida y esta recuperación atraviesa a todos los poderes; este es uno de los debates que tenemos. Me parece que es muy claro: dentro de la constitución, todo; la que tenemos es buena, perfectible pero buena. Si nos atenemos a la Constitución vamos a funcionar bien. Me parece que a veces se apela a que esto es inconstitucional, pero después no se demuestra. Con respecto a la representatividad legislativa, tiene una participación mayor de la que tenía antes, pero, no hay que olvidarse que nosotros tenemos un sistema de gobierno presidencialista. Cuidado de creer que somos Inglaterra o Italia, porque me parece que se puede desbarrancar la Argentina.

- ¿Cree que es posible generar acuerdos de largo plazo entre todas las fuerzas?

- Ningún país del mundo construye su identidad con acuerdos plenos. Hay una idea peregrina, falsa que si la perseguimos como una quimera vamos a perder el tiempo. Sobre todo es falso cuando se discuten modelos tan antagónicos.

- Entonces, ¿cómo convencen al resto de la sociedad de que el proyecto de los Kirchner es el mejor?

- La mejor forma de convencer a la sociedad está en gobernar bien. En el tránsito en que un gobierno es coherente con su propio proyecto. Puede ocurrir que ese gobierno retroceda electoralmente, pero yo creo firmemente que si se actúa bien con la sociedad, si cumple su mandato y este mandato es de justicia y distribución, y toma medidas como nacionalización de los fondos de pensión, asignación universal por hijo, fútbol para todos, democratización de ley de medios, etc. me parece que, en algún momento, esto es valorado.

- ¿En qué cree que hay que avanzar de manera urgente y el Gobierno no le puso atención?

- No coincido con las críticas que no tienen medias tintas y que son absolutas. Yo aceptaría y acepto cuando hay sectores del progresismo que plantean un apoyo crítico al Gobierno: sectores que valoran lo que se hace, plantean pendientes pero también comprenden lo que no ha hecho por tiempo y oportunidad. Gobernar es negociar con la realidad, administrar una realidad que tiene aristas tremendamente conflictivas. Es la primera vez que un gobierno cumple. ¿Hay cosas pendientes? No hay dudas, pero en el camino de ese programa va a aparecer la oportunidad para concretarlo.
Fuente:LaNacion/www.visionfederal.com


----------------------

Camino al Bicentenario

Coscia: "Somos un país que lleva 200 años intentando ser"


En una entrevista con lanacion.com, el secretario de Cultura sostiene que no le teme a los debates fuertes y que ninguna nación del mundo construye su identidad con acuerdos plenos; su visión de la actualidad y la defensa del modelo kirchnerista
Noticias de Política: anterior | siguiente
Lunes 24 de mayo de 2010 | 09:45 (actualizado hace 38 días)



Por Verónica Dema



El secretario de Cultura de la Nación, Jorge Coscia, defensor a ultranza de las presidencias de Néstor y Cristina Kirchner, cree que la Argentina es un país de encrucijadas que lleva 200 años intentando ser, pero que todavía no lo logra en un sentido pleno.

Dice que no le teme a los debates fuertes y que ningún país del mundo construye su identidad con acuerdos plenos. "Esa es una idea peregrina y, si la perseguimos como una quimera, vamos a perder el tiempo; sobre todo es falso cuando se discuten modelos tan antagónicos", dice, en referencia a lo que él llama el modelo agroexportador sin valor agregado versus el industrialista que, sostiene, fomentan los Kirchner.


Video:Coscia: «La Argentina es un país de encrucijadas»



Coscia recibe a lanacion.com en su distinguido despacho de la Recoleta para completar la última de una serie de más de 30 entrevistas en el año del Bicentenario. Cineasta y ex director del Instituto Nacional de Cinematografía y Artes Visuales (Incaa), reconoce que su verdadera pasión es el arte; desde esa lente, mira la política. "Los más grandes cambios culturales se han dado cuando se acompañaron con políticas de inclusión, cuando los hombres pueden acceder a una vida mejor, ahí hay un cambio cultural", explica.

En ese sentido, rescata el planteo del gobierno que integra, al que define como de "justicia social y redistribución de la riqueza". Si bien reconoce que aún quedan materias pendientes, habla de los años de gestión kirchnerista como los más coherentes de la historia. "Cumplieron todas las promesas de campaña y más", remató.




Durante el tiempo que dura el reportaje sólo pedirá no hablar de un tema: la causa judicial que enfrenta por un presunto manejo irregular de fondos destinados a promover la industria del cine mientras ocupó el cargo de director del Incaa. "De eso prefiero no hablar. Es un tema que está en la Justicia".

¿Va a ser candidato a jefe de gobierno porteño? Soy parte de una generación que se metió en la política como militante, no desde la gestión. Pero uno no se puede hacer el distraído


- ¿Qué le evoca el Bicentenario?

- El Bicentenario es una conmemoración, se trata de memorar juntos. Me parece que, como todo cumpleaños, es una buena oportunidad para reunirnos los argentinos y hacer un balance sobre cómo llegamos, pero creo que tiene que ser una construcción colectiva de la memoria, debe ser una conmemoración más que un festejo.

- ¿Cómo llegamos? ¿Qué balance hace?

- Este año está cargado de debates y esto es muy bueno. Me parece, también, que uno podría analizar los 200 años de historia estructurados en torno a una cantidad de encrucijadas que vivimos. La Argentina es un país que lleva 200 años intentando ser y que todavía no ha logrado ser en un sentido pleno, completo.

- Habla de desigualdad social: ¿hay un correlato en lo cultural?

- La concepción que tengo de la cultura está ligada a la vida y, en tal sentido, se liga profundamente a la política. Los más grandes cambios culturales se han dado, también, cuando se han dado políticas de inclusión, cuando los hombres pueden acceder a una vida mejor, a una vivienda, vacaciones, ahí hay un cambio cultural. Lo primero que importa de la cultura es la capacidad de la gente de subir ese escalón que le permite ser más libre y pueda tener una vida justa. La cultura de los argentinos es diversa y que cambia y, si tuviera que decir qué me gusta, es la capacidad de apropiación: los argentinos, que no nacimos en 1810 con un modelo cultural a mantener, vivimos recreando cultura.

- En lo presupuestario, ¿siente que se le da a la cultura el valor que merece?

- Como hombre de la cultura que soy, en lo presupuestario siempre creo que deberíamos tener más. Discutir presupuesto de cultura en abstracto, separándolo de un proyecto y un modelo de país, es inútil. No puede haber en un país una cultura exitosa si el país fracasa, no puede haber un cine exitoso en un país que fracase. Con respecto a hablar de cultura sin hablar de recursos, también es imposible. Para ello hay que entender el valor de lo cultural como transformador: un ejemplo muy claro es que la cultura no sólo es abstracta, es bien concreta: la cultura son puestos de trabajo, la cultura es cine, industria, y en lo que creo fuertemente es en el compromiso del Estado con las políticas culturales.

- Decía que siempre nos apropiamos de culturas de otros, ¿esto no pone en evidencia una falta de identidad?

- A la apropiación cultural la veo como un elogio, porque considero que no hay que confundir identidad con tradición. Lo fundamental para una cultura, tanto en los países como en las personas, es la personalidad. Una persona no tiene mejor personalidad porque piense lo mismo a los 8 años que a los 30; la tiene cuando es capaz de manejar su propio destino. La capacidad cultural de los argentinos está dada por esta capacidad de recibir algo y transformarlo en algo propio: algo universal que nos llega lo apropiamos, retazos o entero, y lo hacemos propio.

- ¿El país ya definió su identidad? ¿Por qué seguimos hablando de las encrucijadas?

- Hablo de encrucijada política y de modelo de país, de modelo económico, incluso. Hablo de encrucijada respecto de qué país vamos a ser: si un país meramente agroexportador, sojero, cerealero sin valor agregado, o si vamos a ser uno que se industrialice, que mantenga el modelo agroexportador pero complementario y en sintonía con el modelo del valor agregado industrializador, un país que desarrolle ciencia, tecnología, autonomía. Esa es la encrucijada de la que hablo: hay un dilema cultural en torno a eso.

- ¿La Argentina está cerca de ese modelo industrializador?

- En la Argentina conviven desde hace mucho tiempo una pugna entre ambos modelos. El país no ha logrado desarrollar una burguesía como la que tiene Brasil o como la de Chile. Y esto tiene que ver, también, con un valor cultural: en la Argentina ha sido mayor valor cultural ser propietario de tierras que ser un exitoso industrial. En EE.UU. el modelo cultural del éxito es el de un industrial, un succesfull man, un emprendedor. En nuestro país el modelo del éxito y la mayor valoración social instalado minuciosamente a lo largo de la historia ha sido un valor ligado al campo, al valor de la propiedad de la tierra. Y esto, creo yo, está muy incorporado en la sociedad y, además, tiene que ver con que en la Argentina se ha discutido y fuerte y en voz alta sobre qué modelo de país tomar. Todavía no se ha encontrado una síntesis.

- ¿Siente que los Kirchner vienen a replantear esto, a dejar en claro cuál es el modelo?

- La gran originalidad de los Kirchner es que retoman un modelo anterior a ellos y construyen una argentina del valor agregado, industrial con desarrollo ligada a formas de justicia social y de redistribución de la riqueza. Pero, además, este modelo que los Kirchner han establecido tiene variables macroeconómicas que no han perjudicado al campo; ahora, que el campo quiera más y quiera más parte de la torta esto sí es más viejo, es una vieja discusión. El modelo de los Kirchner ha sido muy claro y pocas veces ha sido tan claro un proyecto en relación a lo discursivo antes de las elecciones y lo que se hizo luego.

- ¿Por qué cree que si es un modelo inclusivo genera rechazo en muchos habitantes?

- En primer lugar, si en la Argentina hablamos de rechazo sería muy injusto decir que este Gobierno sufre un gran rechazo, porque en su momento más crítico obtuvo el 35% de los votos a nivel nacional, es aún ahí el que obtiene mayor respaldo electoral.

- Pero en la última elección Kirchner perdió en la provincia más importante del país...

- Muchas veces, hay retrocesos. Este retroceso son dos puntos atrás del que salió primero. ¿Las razones? Creo que tienen que ver con el debate muy fuerte que se dio en torno de la 125 y a las retenciones a la soja y a los cereales. Y creo que allí lo que se produjo es una fuerte toma de partida de los medios de comunicación en favor de la causa llamada "del campo". Y que en la Argentina no es poco esto. Que el sector concentrado de la comunicación tome partido por cualquier causa es determinante. Voy a explicar por qué, es muy simple. En la Argentina el 95% de las imágenes de TV son manejadas por 4 ó 5 dueños. Este nivel de concentración no se da casi en ningún lado. A su vez, algunos de estos medios tienen relaciones e intereses creados con el sector sojero exportador. En la era de la comunicación pesan mucho los medios de comunicación, y una sociedad que tiene esos desbalances en los medio de comunicación no tiene una democracia plena. Hoy la democracia no es solamente votar cada dos años. La democracia es también que pueda acceder a la opinión de más gente con mayor facilidad a los medios (Ver aparte).

- ¿Cómo están hoy las instituciones?

- Se han recuperado en gran medida y esta recuperación atraviesa a todos los poderes; este es uno de los debates que tenemos. Me parece que es muy claro: dentro de la constitución, todo; la que tenemos es buena, perfectible pero buena. Si nos atenemos a la Constitución vamos a funcionar bien. Me parece que a veces se apela a que ésto es inconstitucional, pero después no se demuestra. Con respecto a la representatividad legislativa, tiene una participación mayor de la que tenía antes, pero, no hay que olvidarse que nosotros tenemos un sistema de gobierno presidencialista. Cuidado de creer que somos Inglaterra o Italia, porque me parece que se puede desbarrancar la Argentina.

- ¿Cree que es posible generar acuerdos de largo plazo entre todas las fuerzas?

- Ningún país del mundo construye su identidad con acuerdos plenos. Hay una idea peregrina, falsa que si la perseguimos como una quimera vamos a perder el tiempo. Sobre todo es falso cuando se discuten modelos tan antagónicos.

- Entonces, ¿cómo convencen al resto de la sociedad de que el proyecto de los Kirchner es el mejor?

- La mejor forma de convencer a la sociedad está en gobernar bien. En el tránsito en que un gobierno es coherente con su propio proyecto. Puede ocurrir que ese gobierno retroceda electoralmente, pero yo creo firmemente que si se actúa bien con la sociedad, si cumple su mandato y este mandato es de justicia y distribución, y toma medidas como nacionalización de los fondos de pensión, asignación universal por hijo, fútbol para todos, democratización de ley de medios, etc. me parece que, en algún momento, esto es valorado.

- ¿En qué cree que hay que avanzar de manera urgente y el Gobierno no le puso atención?

- No coincido con las críticas que no tienen medias tintas y que son absolutas. Yo aceptaría y acepto cuando hay sectores del progresismo que plantean un apoyo crítico al Gobierno: sectores que valoran lo que se hace, plantean pendientes pero también comprenden lo que no ha hecho por tiempo y oportunidad. Gobernar es negociar con la realidad, administrar una realidad que tiene aristas tremendamente conflictivas. Es la primera vez que un gobierno cumple. ¿Hay cosas pendientes? No hay dudas, pero en el camino de ese programa va a aparecer la oportunidad para concretarlo.



-----------------

Cuestionado Coscia, hombre de Carta Abierta, un enemigo de la soja que avanzará con la nueva Ley de Medios

En el archivo hay una frase definitoria del nuevo secretario de Cultura de la Nación, Jorge Coscia, bajo la lupa judicial por su actuación en el Instituto de Cinematografía: "Estos chacareros que cortan rutas... si se hiciera una encuesta, la mayoría trabaja muy poco porque arrendaron su campo o sembraron soja en un período y después se van a jugar al truco, y ahora encontraron un juego político, que es el corte de la ruta y la figuración mediática, son un engendro nefasto de la soja, el energúmeno de Entre Ríos es un efecto nefasto de la soja. De Angelis, defensor de la soja se hace el tonto cuando la papelera de Gualeguaychu equivale a un inodoro de Bs.As. en relación a lo que la soja mata, enferma a poblaciones con el glifosato, yo diría la maldita soja, es la maldición de la soja".


| 08/07/2009 | 12:15

Jorge Coscia.
CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). El designado nuevo secretario de Cultura, Jorge Edmundo Coscia, quien reemplaza a José Nun, comenzó pronunciándose a favor de "una buena ley de radiodifusión", antes de advertir: "lamentablemente muchos de la oposición quieren que el gobierno tropiece y lamentablemente cuando pasa esto, lo paga la gente", y luego fue a fondo, en diálogo por Radio del Plata (de Electroingeniería) difundido por la agencia estatal Télam: "Este Gobierno tiene el mejor proyecto político desde que está la democracia. Yo le digo a la gente que este es un proyecto político que está vivo”, afirmó.
Coscia es integrante del colectivo Carta Abierta, que pretende resultar el laboratorio de ideas de un kirchnerismo crítico del peronismo convencional que, contradictoriamente, intentó liderar Néstor Kirchner como presidente del Consejo Nacional del PJ hasta luego de la derrota electoral del 28/06.

Carta Abierta fue reivindicado por Luis D'Elía en su reciente documento en el que invitó a Néstor Kirchner a girar hacia una suerte de chavización, con ese colectivo de intelectuales como generador de iniciativas.

Personaje a conocer este polémico Coscia, diputado nacional Ciudad de Buenos Aires-Frente para la Victoria, con mandato hasta el 10/12, presidente de la comisión de Cultura, y vocal de las de Comunicaciones e Informática, Libertad de Expresión y de Relaciones Exteriores y Culto.

Coscia se encuentra bajo la lupa de la Justicia por su actuación al frente del organismo estatal de financiación de cinematografía. Hay cuentas bajo sospecha y por mucho dinero.

Javier Calvo lo presentó así en el diario Crítica de la Argentina:

"No le agradaba el ladrillo a la vista. Al punto que los albañiles se tomaron todo el tiempo necesario, que fueron muchos meses, para dejarla hecha una pinturita, por dentro y por fuera: ahora luce blanca y radiante. Nadie podría imaginar que semejante casa pertenece a una persona que desde hace años es funcionario público, de ingresos moderados. O no tanto.

Jorge Edmundo Coscia es todo un personaje, pero de la vida real. Director de películas poco rescatadas por la crítica y el público, como Mirtha, de Liniers a Estambul y Luca Vive, fue durante cuatro años el encargado de llevar los destinos del poderoso Instituto Nacional de Cinematografía y Artes Visuales (INCAA). ¿De dónde viene tamaño poder? Del vil dinero: nadie puede filmar en la Argentina sin los créditos o subsidios del Instituto.

El INCAA depende formalmente de la Secretaría de Cultura de la Nación. Fue el entonces secretario de Cultura de Eduardo Duhalde, el actor Rubén Stella, el que en marzo de 2002 ungió a Coscia. Ese mismo año, el Instituto conseguía autarquía administrativa y financiera. En buen criollo: comenzaba a manejar su propio presupuesto. Y Coscia lo manejó muy bien, al punto que sobrevivió a Stella y a Duhalde para abrazar el kirchnerismo.

Los fondos de los que dispuso mantuvieron una tendencia al alza. Primero, fueron unos tímidos $ 40 millones. Que después pasaron a ser $ 50 millones. Que después pasaron a ser 65. Y terminaron siendo $ 86 millones en 2005.

La prepotencia económica del INCAA acalló casi cualquier desliz crítico hacia la gestión Coscia. Como lo admitió a este diario su antecesor en el gobierno de Raúl Alfonsín, el también director cinematográfico Manuel Antín, “uno debe cuidarse de hacer declaraciones negativas. No sólo por la importancia del Instituto, sino porque definitivamente no es un ambiente donde uno pueda hacerlas”. Está grabado. (...)".

Juan Manuel Fonrouge, de la Revista 2010, entrevistó a Coscia, quien explicó que estaba preparando una película sobre la vida de Eva Duarte y Juan Perón y un 2do. libro ‘La esperanza sitiada’, continuidad de ‘Del estallido a la esperanza’.

Un fragmento de esta entrevista publicada durante la campaña electoral que perdió el kirchnerismo, es el siguiente:

"(...) -El proyecto de reforma de Ley de Radiodifusión se enmarca en una batalla cultural más amplia ¿Cómo ves este debate?

-Me parece una tarea estratégica, porque lo es para el proyecto de país, hoy la democracia, la justicia, la libertad, está condicionada por el formidable poder mediático que tienen 4 o 5 sociedades anónimas ¿qué democracia es posible cuando hay hechos que no se mencionan o son desaparecidos de la consideración general? el nivel de distorsión de la realidad logrado el año pasado en torno al conflicto agrario no se ha visto ni siquiera cuando el diario Crítica le metía tapas contra (Hipólito) Yrigoyen para voltearlo. Desde hace muchos años en la feria de la Rural el presidente de la Sociedad Rural se queja si hay una política nacional y popular y festeja si hay una política antinacional, pero eso ocurría una vez al año, hoy lo que está ocurriendo es que la Sociedad Rural con (Hugo) Biolcatti y sus socios de la mesa de enlace nos dan 10 discursos por día, y esto no había ocurrido jamás, y cuando esto ocurre estamos en presencia de una verdadera confabulación política, yo creo que esta es la gran tarea, y no para aniquilar a Clarín, no se trata de aniquilar ni siquiera a grupos espurios que acumularon sus riquezas y construyeron multimedios con recursos absolutamente cuestionables, eso es tarea de la justicia, se trata de poner un límite y de permitir nuevos actores, se trata de que otros sectores de la sociedad tengan vos, de otras perspectivas, otras miradas, el proyecto de Ley es una tarea difícil, pero las mentiras tiene patas cortas, ¿vamos los argentinos en diez años a volver a ver como nos engañaron como en el ‘55 y como en el ’76? ¿vamos por eso de nuevo? termina la sesión y le ponen el micrófono a diez de la oposición y a uno de nosotros, ¿dónde está la democracia?, además pasa como el cuento del negro en el coliseo romano que lo entierran hasta le cuello y le sueltan dos leones, cuando le comen las orejas el público viva, cuando el negro lo muerde al león lo tratan de asesino, eso nos hacen a nosotros, cada vez que defendemos los valores de la democracia. En los cortes de ruta de los desocupados procesaron a mas de 1.000 personas y a estos tipos le procesaron solo a 6, se murió una chica el otro día en una ambulancia. Mentira que el poder esté en la Casa Rosada, el poder esta hoy en la formidable capacidad de fuego comunicacional que tienen los multimedios.

(...)

-¿Cuáles son los principales debates que se deben dar en estas elecciones?

-Los viene marcando la Presidenta (Cristina Fernández) debate de la Ley de Radiodifusión, redistribución de la riqueza, trabajo y producción, medidas contra cíclicas, priorizar la integración en el Mercosur, políticas de defensa de la soberanía nacional en los grande foros, escuché a unos tarambanas que criticaban que Cristina iba a estar en el G-20 el 2 de abril, ¿Nadie se pregunta qué va a hacer el 2 de abril a Londres?, hay una cantidad de sonzeras… al gobierno podemos buscarle muchos defectos, pero las grande líneas son las líneas históricas de la revolución nacional, después uno podrá decir que se deberían construir mas viviendas, al problema de la seguridad podríamos darle mas pelota, la política cultural podría ser mas intensa, agresiva, pero no tengamos dudas de que este proyecto enamoraría a Arturo Jauretche, pongamos los libros juntos y comparemos, por eso este gobierno tiene los enemigos que tiene, porque hay que ser bueno para tener enemigos tan malos, si alguien se equivoca, y hay muchos como Pino Solanas, que vea si alguna vez se juntaron la Sociedad Rural, los poderes mediáticos, los poderes económicos internacionales, las preocupaciones de alguna embajada, discutamos luego si el tren bala sí o no, discutamos todo, y no nos equivoquemos de que este gobierno tiene en su agenda los valores mas preciosos de la revolución nacional, que comenzaron el 17 de octubre de 1945, claro que son no son idénticos, porque la argentina es otra.

-Algunos con el debate de la crisis internacional parece que buscan marcar la cancha, discutir la crisis de la forma que ellos quieren, donde los ganadores son siempre los grupos económicos…

-Las viejas medidas, que unos llaman keynesianas, que podemos llamar peronistas también… el gobierno está tomando medidas anticíclicas, que tienen que ver con la protección del empleo, de la producción, el Estado como regulador, ahora después podemos discutir hacia donde mas y hacia donde menos, a mi me parece muy importante reforzar el tema vivienda, la vivienda es una industria de industrias, y ahí matas dos pájaros de un tiro, la multiplicidad de beneficiarios, cuando se transforma una villa en barrio, ahí hay una cuestión que tiene que ver con la salud, con la seguridad, con el trabajo, la justicia, la vivienda debe ser la bandera.

-¿Cómo ves la continuidad del conflicto con las patronales rurales?

-Es un capítulo más del viejo conflicto histórico en la Argentina entre un proyecto agroexportador, dependiente, elitista, cipayo, y un proyecto nacional de justicia social, muchas veces nos dicen que somos sectarios los que defendemos un proyecto de país, porque decimos que hay un solo proyecto de país, y si, hay uno solo, en EEUU hay un sólo proyecto de país, porque lo dirimieron en la guerra civil, luego discutirán cosas muy importantes, pero no discuten el partido Republicano y Demócrata si EEUU debe ser un país agroexportador o industrialista, acá gano el sur, pero luego vino el peronismo, y esto generó una situación de empate. El proyecto agroexportador, elitista, casi siempre antidemocrático, cuando están en peligro sus privilegios dejan de jugar a la democracia, hablan de República, pero cuando pierden una elección dicen fraude, o que el que gobierna es autoritario, lo hicieron con Perón, con Yrigoyen, lo hicieron cuando hubo esbozos tímidos e incompletos de proyecto nacional, lo hicieron con Frondizi, con Illia y hasta con Alfonsín. El peronismo le dio un carácter a la revolución nacional de profundización, pero este se interrumpe, y gobiernan muchas veces a través de dictaduras, y hasta por las urnas como con Menem, pero tampoco logran consolidar su proyecto, porque no es viable para las mayorías nacionales, cada vez que hay un proyecto de viabilidad nacional lo jaquean, lo ponen en peligro.

-Pero hay una marcada diferencia entre el proyecto agroexportador del pasado y el modelo sojero…

-La soja ha berretizado al proyecto agroexportador, si antes exportábamos comida para los soldados ingleses, ahora exportamos comida para los chanchos de china, es casi una broma, se ha agudizado casi de modo bizarro el proyecto agroexportador, con la particularidad de que cualquier otro proyecto agroexportador era más generoso con la comunidad de lo que es la soja, que excluye poblaciónes, genera concentración y especulación y contamina,la Inglaterra de siglo XV, que era parte de la revolución industrial, el campo se vaciaba y se iban a vivir a las ciudades y era una especie de metamorfosis de una sociedad feudal agrícola a una sociedad burguesa industrial, en nuestro caso es al revés, la soja tiene dientes más grandes que las ovejas, la soja expresa un proyecto agroexportador donde van a sobrar la mitad de los argentinos, ¿Cómo va a explicar la oposición la inseguridad si triunfa el modelo sojero?, (Felipe) Solá, que además es uno de los introductores de la soja, ¿Cómo van a resolver la inseguridad?, ¿Alambrando barrios enteros como hacen con la Franja de Gaza?, creo que no exagero. Yo les digo, si triunfa el proyecto sojero vamos a conocer entonces si la inseguridad. El proyecto agroexportador debe ser controlado por un proyecto de país. Jauretche explicaba que países como Alemania deben con los excedentes industriales subsidiar a su campo, porque de lo contrario serían dependientes de un tema estratégico como los alimentos, en nuestro país debe ser a la inversa, debemos tomar los excedentes agrícolas para generar un modelo industrial, porque el modelo actual excluye a la mita de los argentinos. Estos chacareros que cortan rutas si se hiciera una encuesta la mayoría trabaja muy poco porque arrendaron su campo o sembraron soja en un período y después se van a jugar al truco, y ahora encontraron un juego político, que es el corte de la ruta y la figuración mediática, son un engendro nefasto de la soja, el energúmeno de Entre Ríos es un efecto nefasto de la soja. De Angelis, defensor de la soja se hace el tonto cuando la papelera de Gualeguaychu equivale a un inodoro de Bs.As. en relación a lo que la soja mata, enferma a poblaciones con el glifosato, yo diría la maldita soja, es la maldición de la soja (...)".


Defensa de la alegría con palos de vidente... frente a las agresiones y el insulto - May 22
todas somos yeguas

Te mienten: UNA MANIOBRA ELECTORAL texto que también lo podes ver en este post: CRISTINA SOMOS NOSOTROS, TODOS NOSOTROS parte 1 - Mar 12

LECTURAS RECOMENDADA: El periodismo del nuevo siglo por Ignacio Ramonet - La fiesta invisible por Sandra Russo y otras notas - Feb 18

La pequeña revolución mediática de Cristina Kirchner

El Odio - Eduardo Aliverti - Feb 22

ELLOS NECESITAN INVENTARSE "UN KIRCHNER" - DE NARVAEZ: "No soy accionista de América..."


ACTUALIDAD

La contaminación de la ropa de Felipe y Marcela Noble Herrera no se produjo en el Banco Nacional de Datos Genéticos - Causa Noble ADN - INFORME PERITOS - Hábeas corpus - Jul 18
Domingo, 18 de julio de 2010EL PAIS › DETALLES DE LAS DECLARACIONES DE LOS ESPECIALISTASPalabra de...(more)

JUBILACION DIGNA, PROPUESTA INDECENTE - LOS JUBILADOS DEBEN SER NUESTRA PRIORIDAD - Jul 17
Hoy en la esquina de Scalabrini Ortiz y Santa Fe, habia afiches con este texto... y firmajueves 8...(more)

CARRIO TENDRIA QUE IR A HABLAR A LA JUSTICIA... ¿VOS QUE PENSAS? - Jul 17
ADN contaminado de los Noble HerreraElisa Carrió: “Sé lo que pasó y no voy a hablar"17-07-2010 / ...(more)

85 VIDAS MENOS - VERDAD, JUSTICIA Y MEMORIA - Jul 16
...(more)

¿SABES QUIEN LE PEGO A QUIEN? GOLPES EN PAPEL PRENSA - Jul 16
Curiosa omisión del currículum de un personaje al editar una “pelea a sillazos” en Papel...(more)

DESDE HOY EL MATROMINIO ES PARA TODOS - MATRIMONIO IGUALITARIO - Jul 15
...(more)

EL MATRIMONIO IGUALITARIO - ¿ Y VOS EN QUE SOCIEDAD QUERES VIVIR? - Jul 13
La Iglesia, y algunos personas, entre ellas funcionarios públicos ¿Qué es lo que discuten?¿Acaso,...(more)

Macri, pro-gestión sin humanidad y eficiencia... - Jul 13
...(more)

CARLOS ESCUDE: nuestra batalla es contra la concentración del ingreso - Jul 12
CARLOS ESCUDEhttp://www.youtube.com/watch?v=eX40Uw0aw88Estados Unidos: grandeza e impuestosPor...(more)

LO QUE NO SE DICE EN 181:0 - OTRA MUESTRA DE COMO SE EDITA LA REALIDAD Y LA HISTORIA QUE NOS CUENTAN - Jul 10
Hoy ví el video en  Twitter Doctoritak  Y la noticia completa en el  Blog de la Pipi...(more)

9 DE JULIO PATRIA MIA, TE DEBO UNA CANCION... - Jul 09
http://www.youtube.com/watch?v=4MyVQpgPuwATe debo una canción pequeña y frágilQue esté como...(more)

DENUNCIA POR PAPEL PRENSA - Jul 08
 ver: DENUNCIA PENAL CONTRA EL GRUPO CLARIN por fraude con los fondos de las AFJP - Jul...(more)

DENUNCIA PENAL CONTRA EL GRUPO CLARIN por fraude con los fondos de las AFJP - Jul 08
VER: DENUNCIA POR PAPEL PRENSA - Jul 0810:45 - POLITICALa Unidad de Información Financiera...(more)

¿EL JEFE DE TODO ESTO... QUIEN ES? DE 20 A 22 HS... Radios y canales de TV deberán informar quiénes son sus dueños. - Jul 07
Leo esta nota:  Radios y canales de TV deberán informar quiénes son sus dueños, en el Cronista...(more)

Gabriela Cerruti: "Los ministros macristas contestan los tweets pero no los teléfonos. ¿Están gobernando la ciudad real o solo la virtual?" - Jul 07
...(more)

HAZ LO QUE YO DIGO, NO LO QUE YO HAGO Y EL 82% MOVIL - Jul 06
PARTE 1 - HAZ LO QUE YO DIGO, NO LO QUE YO HAGO01-07-10 | POLÍTICACobos apoyó el proyecto de la...(more)

GABRIEL CAVALLO, EL ABOGADO DE LOS NOBLE ¿ES LA MISMA PERSONA QUE DECIA: "VIVIR EN LA MENTIRA PROVOCA MAYORES PERJUCICIOS, ELLA TENIA DERECHO A SABER QUIEN ERA"... ? - Jul 05
¿Es la misma persona que en el 2006 decia esto?¿Qué le pasó?info video: documental "La grieta" de...(more)

¿DESDE ESTA NOTA CUANTAS COSAS CAMBIARON EN TORNO A LA LIBERTAD DE EXPRESION? - Jul 05
Hoy en Twitter el priodista Pablo Sirven dijo:  "Cualquiera puede escribir o decir lo que...(more)

OPERACION SADOUS - Timerman: "la embajada paralela en Venezuela es un invento de Clarín y La Nación" - Jul 05
POLITICA“La embajada paralela en Venezuela es un invento de Clarín y La Nación”El canciller Héctor...(more)

Eduardo Van Der Kooy adjetiva y califica a funcionarios del Gobierno y habla de la utilización politica de la Causa Noble - Jul 05
Derrotas y decepciones para los Kirchner04/07/10Hay un cambio que se insinúa en el Congreso. La...(more)

Argentina se quedo fuera del Mundial, y en la hora del fuego nosotros defendemos nuestra alegria!!! - Jul 04
La canción es urgente, es un rio creciendo, una flecha en el aire, es amor combatiendo. Quiero...(more)

CLARIN DICE QUE HAY CENSURA EN 678 Y PERFIL VUELVE A REFLOTAR SU ARCHIVO - Jul 04
Los periodistas que aceptan la censura previa del Gobierno04/07/10 Un funcionario de Medios examina...(more)

El diario el País de España dice: "La selección se fue humillada del Mundial", titula 'Clarín' - Jul 03

0 comentarios:

Entrada destacada

¿No se crearon puestos de trabajo en los últimos 4 años?

Víctor Hugo transmitió en vivo. 9 de septiembre a las 8:50 · Facebook Mentions · Es #falso que en los últimos años no se creó #emple...

Blog Archive

Etiquetas