Lo que circula por los medios

30 de septiembre de 2010

CARTA LIDIA PAPALEO EN LA NACION DESMINTIENDO LOS DICHOS DE JULIO SAGUIER


EL POST TENDRA ACTUALIZACIONES

CARTA LIDIA PAPALEO EN LA NACION DESMINTIENDO LOS DICHOS DE JULIO SAGUIER


Papel Prensa

Señor Director:

"Me encontraba fuera del país cuando el día 24 de septiembre fueron publicados en su diario los dichos de Julio César Saguier en relación con la conversación privada que mantuvo conmigo en un hotel de esta ciudad el día 26 de mayo pasado, a la cual fui invitada por él.

"En ejercicio de mi derecho de réplica deseo hacer saber a los lectores del diario que resultan absolutamente falsas las afirmaciones de Julio C. Saguier, a quien jamás le dije que el Gobierno o terceras personas me habrían ofrecido dinero para contar mi verdad sobre los hechos relativos a la venta de las acciones de Papel Prensa S.A.

"Es comprensible que Saguier quiera defender el valor de las acciones de Papel Prensa SA, que la Justicia deberá ahora determinar si fueron legítimamente adquiridas o no durante la década del 70.

"Por el contrario, me parece absolutamente indigno de su persona y del diario que dirige que, para ello, deba descaradamente recurrir a la injuria, lo cual motivará los planteos ante los estrados judiciales correspondientes."
Lidia Papaleo

N de la R: como se ha visto, la señora Papaleo confirma la existencia de la reunión con el doctor Saguier, presidente del Directorio de SA LA NACION. El contenido de esa reunión ha sido expuesto por el doctor Saguier en sede judicial, de modo que ha hecho lo mismo que la firmante de la carta anuncia que hará. En cuanto a lo demás, ni LA NACION ni sus autoridades contestan agravios y se limitan a las presentaciones ante la Justicia a las que la han obligado los ataques que son de conocimiento público.

asociada

------------
RELACIONADAS




------------

Viernes, 27 de agosto de 2010
EL PAIS › “LAS AMENAZAS”
Testimonio de Lidia Papaleo


“Tengo el agrado de dirigirme a Usted, a los efectos de cursarle la presente nota, a los fines que la misma sea considerada como un aporte a la investigación que está llevando adelante.

El presente relato, comienza con la muerte de mi marido David Graiver, momento en el que vivíamos junto con mi hija menor de edad María Sol, en México. A partir de allí comencé a sufrir terribles presiones vinculadas a nuestros bienes, entre los que se encontraba Papel Prensa SA.

Debo destacar algo muy importante sucedido en vida de mi esposo. En una reunión social en México, en la hacienda del Señor Gabriel Alarcón (uno de los más importantes hombres de negocios de dicho país), en presencia de la firmante y de su propia familia aconseja lo siguiente en forma textual: ‘David, vendé Papel Prensa porque te costará tu vida’. La firmante quedó sumamente sorprendida y preocupada. De ello se desprende que éste fue el primer aviso que tuve acerca de la problemática de tal empresa. A partir de la muerte de David comencé a sufrir presiones que me llevó al convencimiento de que se acercaban momentos muy duros pero no de la magnitud de los que después vivimos.

Posteriormente, en viajes a Nueva York, donde había residido largo tiempo, amigos estadounidenses me aconsejaban, que no retornara a Buenos Aires. Para ellos no estaban dadas las condiciones ni tenía garantías que las autoridades iban a ver con buenos ojos que el grupo económico se reordenara.

En ese momento mi hija tenía 22 meses de edad, mi hermano Osvaldo, uno de mis posibles apoyos, se encontraba detenido en la cárcel de Caseros, a disposición del Poder Ejecutivo, y todo el grupo familiar estaba desquiciado por las presiones por parte de la Junta Militar.

Ante ese panorama, y porque no tenía nada que ocultar, retorné a la Argentina el 16 de septiembre de 1976, convencida que ésta es mi tierra, el país de mi hija y que actuando con calma y asesoramiento podría superar el mal trance. Nada más lejos de la realidad. Apenas instalada en las oficinas centrales de las empresas, advertí que los reclamos eran diversos, realizados en medio de un clima de crisis económica de las empresas y al no haber participado de la actividad empresaria de David, no tenía suficiente conocimiento ni capacidad comercial para manejar tantos frentes de tormenta.

Inmersa en los acontecimientos descriptos, es cuando los diarios Clarín, La Nación y La Razón comienzan a ejecutar un plan destinado a apoderarse de las acciones de Papel Prensa SA, de las cuales mi esposo David era dueño en un porcentaje importante que le permitía tener el control societario de la empresa.

Además, este operativo involucraba, antes que nada, la intención de la Junta Militar de apadrinar ese despojo y no trepidaron en utilizar todos los elementos de extorsión, intimidación y amenazas a su alcance para lograr el objetivo.

Recuerdo que me contactó un intermediario Guillermo Gainza Paz, que no era el dueño del diario La Prensa, quien me transmite la intención de compra de terceros, del paquete accionario de Papel Prensa SA.

Posteriormente el Sr. Francisco Manrique, que había sido Ministro de Acción Social de la Nación y con el cual David trabajó como Secretario General, convocó a mi cuñado Isidoro Graiver para decirle que sus amigos de las Fuerzas Armadas, me recomendaban realizar esa venta, porque el grupo Graiver era mal visto por las autoridades y que estaba siendo investigado. En circunstancias en que concurrí a darle el pésame, por la muerte de su esposa, me reiteró dicha sugerencia.

En ese contexto, me entrevisté con el ex presidente Lanusse para pedirle consejo por la situación en la que me encontraba, y me expresó que me veía mal posicionada y que solicitara una audiencia con el Tte. Gral. Videla para interiorizarlo del tema Papel Prensa SA. Aunque gestioné el pedido de audiencia por la mesa de entradas de la Casa de Gobierno, nunca obtuve respuesta.

Mientras tanto continuaban las amenazas anónimas, en las que me decían que si no vendía, mi hija María Sol corría peligro de muerte y se agregaban otros operadores que me presionaban para concretar las ventas.

El Sr. Martínez Segovia, que era Presidente de Papel Prensa SA, me citó en esos días, a un almuerzo en un hotel céntrico, para comunicarme que venía en representación del ministro de Economía Martínez de Hoz, y que debía decidirme a firmar la cesión de las acciones de Papel Prensa SA. Tal decisión era impuesta desde el Ministerio de Economía del Proceso, quienes habían hecho saber que las acciones debían cederse a empresarios argentinos que no pertenecieran a la colectividad judía.

Dado los hechos que se vivían en ese país tomé conciencia que las amenazas de muerte, tanto para mi hija como para mí eran auténticos. En ese estado de terror fui citada para el día 2 de noviembre de 1976, por la noche, a una reunión, en las oficinas de La Nación, conjuntamente con los integrantes de la familia Graiver.

Encontrándonos en un amplio salón de reuniones, nos distribuyeron separadamente, de modo tal que los padres de David por un lado, Isidoro con Campos Carlés (quien invocaba ser apoderado de La Nación) por otro. Yo, con Magnetto de Clarín, en otro aparte, donde coloquialmente me aseguró “firme o le costará la vida de su hija y la suya”. No había chances.

También sabía que habían presionado al Sr. Rafael Ianover, Vicepresidente de Papel Prensa SA, un hombre leal con la familia, que era depositario de acciones, como testaferro.

En la mencionada reunión en La Nación se suscribe un boleto de venta sobre el cual jamás pude opinar, ni sobre el precio ni sobre los términos del mismo ni sobre la forma de pago, como tampoco ningún abogado de mi parte pudo verlos antes. Lo tuve que firmar sin siquiera haberlo leído.

Posteriormente el asesor de menores en la sucesión de David, no autorizó la venta por considerar bajo el precio y el juez ordenó que se hiciera una tasación por el Banco Nacional de Desarrollo, quien confirmó que el precio era por demás exiguo.

La forma de pago no permitía ni siquiera pensar que se trató de una operación habitual en un comercio, sólo pagaron 7000 dólares como primera entrega sobre un precio total de 1.000.000 de dólares, destaco que ni siquiera era el 1 por ciento. Era una entrega absoluta, por nada, y sin chance de poder negociar. Todo lo que siguió en esta venta fue similar.

Quiero también destacar que era necesario que yo solicitara como administradora del sucesorio, la autorización en dicho expediente, por tratarse de bienes de mi hija menor de edad y es por ello que siguieron ejerciendo amenazas y presiones, a través de distintos personajes que me forzaban a ratificar ese acuerdo inicial y en el correr del tiempo llegaron al mes de marzo, donde se ingresa en el sucesorio el escrito para lograr la autorización.

También deseo dejar constancia que el Dr. Jorge Rubinstein, que era el segundo de David, en los meses finales de 1976, un grave y sospechoso accidente, y que el mismo no me pareció casual porque él también estaba amenazado. Lo cual lo apartó por meses de la dirección del grupo, tareas que no pudo cumplir, quedando acéfalo la conducción del grupo económico. Luego fue detenido ilegalmente, falleciendo por las torturas sufridas en cautiverio, no habiéndose nunca investigado dicha muerte.

Deseo aclarar que cuando se realizó el inventario en el Banade, ignoraba qué había en el interior de la caja de seguridad, pero tenía total conciencia que debía comunicar al Juzgado del sucesorio todos los bienes que pertenecían a mi marido, de acuerdo a lo que le había aconsejado el Dr. Miguel Anchorena, letrado de la sucesión.

Quiero finalizar este relato, afirmando una vez más que todo lo que ocurrió en Papel Prensa SA, a partir de mi cautiverio (14 de marzo de 1977) que nunca hasta el 20 de mayo de 2010 estuve en el lugar, ni concurrí a ninguna Asamblea. Por otra parte durante mi desaparición con detención fui objeto de tortura que me provocaron graves quemaduras en mis genitales, abdomen y pechos, y que los golpes recibidos provocaron un tumor cerebral, el cual se me operó en la cárcel.

Todo el horror que fue mi vida después de mi secuestro es indescriptible en la serie de perversiones, vejaciones y tormentos a la que fui sometida, no obstante deseo concluir con la presente reiterando que prefiero ver los ojos y la cara de mis torturadores, antes que ver los ojos de Magnetto en el momento en que amenazaba para que firmara.”


--------

Viernes, 27 de agosto de 2010 | Hoy
EL PAIS › “LA TRANSACCION”
Testimonio de Rafael Ianover



...“Así comienza la transacción del paquete accionario. Previamente, una fuerza de tareas ingresa a mi domicilio, estando mi señora y yo ausentes, teniendo a mis hijos y a la empleada como rehenes, sufriendo el temor impuesto por dicha fuerza, y cuando regresamos a mi casa encontramos el contenido de los placards tirado por el suelo, dado que los mismos los habían revisado minuciosamente. Dicha situación duró hasta las 4 de la madrugada, hora en que se retiraron sin identificarse y haciéndonos firmar una nota en la que manifestábamos que no faltaba nada, cosa que luego comprobamos que no era cierto, aunque hoy no podría precisar con exactitud qué elementos habían desaparecido.

Esta irrupción nos atemorizó a mi señora y a mí y comprendimos después que el procedimiento fue una intimidación para lo que vendría posteriormente, es decir la venta del paquete accionario de Papel Prensa.

El compromiso de la venta se firmó el 2 de noviembre de 1976 y tanto mi señora como yo firmamos el mismo contando con la presencia de Patricio Peralta Ramos, uno de los dueños de La Razón, quien nos aseguró, dándonos su palabra, de que no nos ocurriría absolutamente nada si firmábamos. Debo agregar que no hubo tratativas de ninguna naturaleza y el precio no surgió en competencia con otras ofertas, puesto que en lo que a mí respecta, nunca tuve oportunidad de estudiar las ofertas de otros eventuales compradores, ni de discutir el precio supuestamente acordado.

Ya por entonces todo el país sabía que ocurrían detenciones y/o desapariciones.

No obstante, el 12 de abril de 1977 nos detuvieron, intimidaron a mi hijo y a mi familia hasta que llegué a la puerta de mi oficina donde me esperaba mi hijo, que estaba entre dos personas que me comunicaron que debía acompañarlos. Inclusive dijeron que si mi hijo quería podría venir con nosotros. Yo me negué y pedí a mi hijo que le informara a mi señora de mi situación. Me condujeron a una comisaría por la zona sud, creo que era en Banfield, y luego de entregar mis documentos me llevaron a otra habitación donde me vendaron los ojos y me ataron las manos, diciendo que estaba incomunicado y que no podía hablar. No obstante el custodio me dijo que si queríamos podíamos hablar de fútbol, cosa que hicimos. En un momento dado me dijo que calláramos porque se acercaba una persona. Por supuesto que no pude verla pero me causó un gran temor, porque a mi custodio le preguntó quién era yo, o si era Sajón. Ahí sí empecé a temer por mi vida puesto que todo Buenos Aires sabía ya que Sajón había desaparecido. Más tarde me encerraron en una celda donde permanecí un par de días, hasta que el oficial preventor nombrado, que era el general Gallino, me hizo concurrir a fin de tomarme declaración. (...)

(...) Luego de estar unos días en ese lugar, donde algunos de los detenidos fueron torturados, me llevaron a un lugar donde entré con los ojos vendados y las manos atadas sin saber dónde estaba, porque salí de allí en las mismas condiciones. Me dejaron sentado en una silla y podía escuchar que pasaban grabaciones peronistas. Luego me bajaron la venda y me llevaron ante una persona que comenzó a interrogarme. Me preguntó quién me había nombrado vicepresidente de Papel Prensa y respondí que fue la Asamblea de Accionistas a instancias de D. G., al igual que el presidente Martínez Segovia. Luego prendió un grabador y comenzó a hablar una persona, preguntándome si yo la reconocía. Le dije que no y luego de insistir que prestara atención me dijo que el que hablaba era Firmenich. Contesté: ‘Será Firmenich pero yo no lo conozco...’.”

* Extractado.


-----------------
Viernes, 27 de agosto de 2010

EL PAIS
Los contratos en versión privada



Un duro documento de los accionistas privados de Papel Prensa (Grupo Clarín y Diario La Nación) denunciaba, antes de conocerse el informe oficial, que “el ex presidente Néstor Kirchner está desarrollando un plan para controlar y dominar los medios que no le son afines (...). Como parte de ese plan, el Gobierno ha iniciado una campaña para controlar Papel Prensa, con la finalidad de dominar la empresa y controlar el suministro de papel para diarios”.

Este objetivo, señalan, buscó instalar desde el Gobierno, una “nueva línea argumental de ataque vinculando la compra de las acciones de Papel Prensa a un delito de lesa humanidad. El falso argumento es que las acciones se compraron a la familia Graiver cuando sus integrantes estaban secuestrados y siendo torturados (...). Néstor y Cristina Kirchner desarrollan un plan basado en acusaciones de violaciones a los derechos humanos a sabiendas de la falsedad de las mismas”.

Este es el detalle de los contratos de compra de las acciones de Papel Prensa, en la versión que entregan Clarín y La Nación:

“Los contratos de compra de las acciones de Papel Prensa se firmaron el 2 de noviembre de 1976. Eran dos contratos, con Galerías Da Vinci SA y con Rafael Ianover, por los cuales se adquirieron la totalidad de las acciones clase A (...). Los contratos tenían una cláusula de condición resolutoria: en caso de que una Asamblea no aprobara las transferencias de acciones con el voto positivo de más del 75 por ciento de las acciones. La Asamblea las aprobó el 18 de enero de 1977, con el voto de varios accionistas, incluido el representante de la sucesión Graiver, el Dr. Anchorena. La familia Graiver y Anchorena no habían sido detenidos aún.

“Lidia Papaleo declaró, ya en democracia, en la causa 44, la cual investigó los actos de terrorismo de Estado en la provincia de Buenos Aires. La causa se tramitó en la misma Cámara Federal que llevó a cabo el juicio a las Juntas Militares (...). Dijo la Cámara respecto de las causas de la detención de los integrantes del Grupo Graiver entre los meses de marzo y abril de 1977: “Los integrantes del grupo declararon que el tormento tenía por objeto preponderante, que surgía del interrogatorio, los tratos del financista desaparecido (David Graiver) con la mencionada organización subversiva”, en referencia a Montoneros. Esto desmiente que los interrogatorios apuntaran a Papel Prensa.

“Hubo un tercer contrato, también del 2 de noviembre de 1976, por las acciones propiedad de la sucesión, por el cual se compran acciones clase C y E. Fue un contrato ad referendum de la aprobación del Juzgado interviniente en la sucesión (...). Este es el único contrato que firmó Lidia Papaleo y, paradójicamente, se refiere a acciones que finalmente no fueron adquiridas por los diarios y hoy son propiedad del Estado Nacional vía Télam”.


----------------------


Strassera: "Lidia Papaleo jamás dijo una palabra sobre Papel Prensa"
El ex fiscal que investigó el proceso de la viuda de David Graiver desmintió que hayan existido presiones para comprar la empresa durante la dictadura; "Los diarios ni siquiera le insinuaron que la vendiera", afirmó; también acusó al Gobierno de utilizar los derechos humanos "para inventarle causas a sus enemigos políticos"
Jueves 26 de agosto de 2010 | 12:27 (actualizado hace 35 días)


En medio de la embestida del Gobierno por Papel Prensa, más testimonios repudian el relato pronunciado por Cristina Kirchner en el acto realizado el martes.

El ex fiscal Julio César Strassera desestimó los argumentos oficiales sobre Papel Prensa y aclaró que la viuda de David Graiver nunca mencionó la venta de la empresa en sus testimonios.

"Hablé mucho con Lidia Papaleo. Jamás dijo una palabra de Papel Prensa en ese momento. Me lo hubiera dicho", lanzó el abogado en declaraciones a radio La Red.

"Isidoro Graiver salió a defenderlos y dijo que vendió las acciones con total libertad. La unica presión que tenía Lidia era del lado de Montoneros", remarcó. Y aclaró: "Los diarios ni siquiera le insinuaron que vendiera Papel Prensa", agregó.

Isidoro Graiver, hermano de David Graiver y negociador de la transacción, brindó en julio pasado ante escribano público un testimonio que refuta el relato del Gobierno.

Declara allí que (tal como Lidia Papaleo expuso ante el fiscal Ricardo Molinas en democracia) él condujo la operación, que ésta se hizo cuando todos estaban en libertad, que no fueron presionados, que la venta fue muy beneficiosa y que los diarios compradores, pagando el mejor precio posible, ayudaron a la familia a paliar su angustiante situación financiera

En tanto, el ex fiscal estimó que la primera intención del kirchnerismo era apresar a los responsables de La Nación y Clarín por la compra de la empresa pero aclaró que desistieron de concretar la ofensiva porque "es un disparate".

"De ninguna manera podrían ser juzgados los compradores por crímenes de lesa humanidad. Se invetan el concepto de lesa humanidad. No se puede decir que cualquier crimen esa de lesa humanidad para perseguir a la gente", aseguró.

Además, Strassera desacreditó el informe presentado el martes en la Casa Rosada y acusó al Gobierno de utilizar los derechos humanos con fines políticos.

"Este informe viene de los falsificadores del Indec, le quita toda credibilidad. A cualquier enemigo político hay que inventarle un crimen de lesa humanidad o una vinculación con la dictadura. Es deleznable", sentenció.

---------

durante la gestión de Raúl Alfonsín
¿QUE DICE EL INFORME DEL FISCAL MOLINAS 
INFORME FISCAL MOLINAS
El fiscal había pedido anular la venta


El fallecido fiscal Ricardo Molinas, que durante la gestión de Raúl Alfonsín investigó la transferencia del paquete accionario de la empresa Papel Prensa a sus actuales socios privados, pidió en su momento la anulación de esa operación


ver acá_

EL CLARIN DE LA DICTADURA - CLARIN Y LOS CENTROS CLANDESTINOS - Sep 10 en el post imagen del informe del Fiscal Molinas con la declaración de Lidia Papaleo y notas de interes
 


---------------
LEUCO, TIMERMAN, TENEMBAUM, FONTEVECCHIA, CLARIN Y LA DICTADURA - FOTOS VARIAS - Aug 19
--------------------

VIDEOS PÀPEL PRENSA


http://www.youtube.com/view_play_list?p=43187B6A11EFD489
------------------------------
 MAS










"NO SE VOTA" MORENO TENIA RAZON... - PAPEL PRENSA - - Aug 31
VICTOR HUGO MORALES CON LIDIA PAPALEO ENTREVISTA Y REPERCUSIONES - Aug 30
PROYECTO DE LEY MARCO REGULATORIO DE PAPEL PARA DIARIO Y EL CAMINO A LA JUSTICIA - Aug 28
ISIDORO GRAIVER, NOTICIAS FALSEADAS Y UNA PREGUNTA PARA RICARDO ALFONSIN - Aug 26
ENTREVISTA DE NELSON CASTRO A OSVALDO PAPALEO - DICHOS ISIDORO GRAIVER - Y EL PAPEL DE LA OPOSICION - Aug 27
EL APOYO DE FONTEVECCHIA A MAGNETTO Y LA VOZ DE MORENO EN PAPEL PRENSA - Aug 15 PAPEL PRENSA LA VERDAD - DIA HISTORICO - Aug 25

PAPEL PRENSA: "A LA OPINION PUBLICA" NOTA DIARIO CLARIN DE MAYO DE 1977 - Aug 23
LIDIA PAPALEO IRA A LA JUSTICIA POR PAPEL PRENSA POR DELITOS DE LESA HUMANIDAD - Aug 07
PAPEL PRENSA: EL PAPEL DEL HORROR - Papel Prensa: la alianza entre los tres diarios y las tres armas - Caso Noble
LIDIA PAPALEO IRA A LA JUSTICIA POR PAPEL PRENSA POR DELITOS DE LESA HUMANIDAD - Aug 07
PAPEL PRENSA: EL PAPEL DEL HORROR - Papel Prensa: la alianza entre los tres diarios y las tres armas - Caso Noble
ANOTALO EN PAPEL May 18
HECTOR TIMERMAN: HISTORIA DE UN ASCO EN LA ARGENTINA

OSVALDO PAPALEO: esta ley es perfectible pero los dueños de la mordaza nacional tiraron sobre la mesa que esta ley es mordaza
“Clarín compró Papel Prensa con la familia Graiver secuestrada”
Una planta arrancada con sangre

Victor Hugo con un constitucionalista: “los licenciatarios no son dueños” - Oct 14 


0 comentarios:

Entrada destacada

¿No se crearon puestos de trabajo en los últimos 4 años?

Víctor Hugo transmitió en vivo. 9 de septiembre a las 8:50 · Facebook Mentions · Es #falso que en los últimos años no se creó #emple...

Blog Archive

Etiquetas