Lo que circula por los medios

24 de febrero de 2011

El Escrache


Miércoles, 23 de Febrero de 2011 17:25 
El Escrache



El Lunes 12 de mayo de 2008, Clarín titulaba: "Le hicieron un escrache a Rossi" Y en el cuerpo de la nota se leía:  El de ayer no fue un domingo tranquilo para el titular del bloque de Diputados del kirchnerismo, el santafesino Agustín Rossi. De jogging y remera, el legislador estaba al mediodía frente a su casa en Rosario cuando vio aparecer una larga caravana de unos 40 vehículos. De ellos, bajaron unos 150 productores decididos a inaugurar con él los "escraches" a figuras importantes del kirchnerismo.

Mariano Grondona, escribía el 4 de febrero de 2009: "El hecho es que el escrache, como acaba de confirmarlo a su pesar el diputado kirchnerista Agustín Rossi en Laguna Paiva, Santa Fe, ya ha pasado a formar parte de nuestro imaginario colectivo" Y agrega: "Cuando el que comenta un escrache siente antipatía por quienes lo cometieron, su condena es categórica. Pero, cuando siente simpatía por ellos, generalmente sostiene que, aunque los "condena", los "comprende".

Y Joaquín Morales Solá señalaba en su columna de La Nación del 4 de febrero de 2009: "El diputado oficialista Agustín Rossi ha sido, anteayer, la última victima de una manera ciertamente repudiable de expresar ideas y posturas diferentes. Agredir a un dirigente político o cortar rutas son serios errores de los productores agropecuarios, aún cuando los asista, como los asiste, la razón para su enorme mal humor. 

Y además Morales Solá definía: "El "escrache" es un método detestable (imaginado hace casi 70 años por el nazismo para identificar a sus enemigos) que se ha instalado cómodamente en la vida pública del país. Ninguna voz oficial condenó nunca, o lo hizo tardía y forzadamente, cuando los "escraches" afectaban a los adversarios del Gobierno. El oficialismo sólo se escandaliza cuando ese método maltrata a los suyos.

Aquí vemos entonces, que el escrache aparece descripto desde el periodismo por un lado como un método fascista que vinculan al nazimo y por el otro lado y según su frecuencia, como un método que se ha instalado comodamente en nuestro País.

Ahora, hace unos días el director general de Cultura y Educación bonaerense, Mario Oporto, confirmó que durante este año en las escuelas medias de la provincia se abordará  en 5to. año en  la materia Política y Ciudadanía los temas de "manifestaciones, pintadas, escraches y marchas de silencio"  con el fin de estudiar y abordar  la forma de "cómo se organiza una sociedad democrática y también sus deformaciones".

Oporto dejaba en claro: "Este es un programa que no se adjetiva, ya que después en las aulas los docentes trabajan con libertad de cátedra. Alguien podrá tomar el ejemplo del escrache, lo que fueron las huelgas obreras o las redes sociales como manifestación política, de acuerdo a lo que se quiera estudiar"

Y  a partir de ahí la controversia y las respuestas de los medios no tardaron en llegar: Clarín tituló: “Un escrache a la Educación” Allí bajo la mano de Ricardo Roa se leyó en las páginas de Clarín: "Si hay algo que no habría que hacer con la educación es dejarla en manos del activismo político. La enseñanza de la política debe estar en las aulas. Lo que tiene que permanecer afuera es la tentación de reducirla al catecismo oficial. Sea de la ideología que fuese."  Y agregó  "Se enseñará que “en los medios de comunicación se manipula la política y los intereses comerciales adquieren más relevancia que los de la población”

La nota concluyé: "Y una final: incluye a los escraches entre las “modalidades de participación socio-política”. Se los convalida así desde el propio Estado: el provincial también lo es. Pero todos los escraches son una forma de fascismo. Y la educación no debería ser la excusa para que entren a la escuela."

Mientras tanto Marcelo Bonelli  repetía desde la pantalla de TN una definición de escrache como "mecanismo fascista y nazista"

Ahora, ¿Es verdad que el escrache es un  método fascista que se remonta la nazismo? El  diario La Nación desmiente la idea: "En la prensa internacional de los últimos años se describió al "escrache" como un raro fenómeno típicamente argentino"

¿Que vemos entonces? Lo importante,  no confundir los términos ni los sucesos históricos. Durante el nazismo se cometió un genocidio. La maquinaria de la muerte implementada por el nazimo apuntó exterminar al pueblo judío. No se trataba de escraches; sino de persecución y muerte.

Y aquí cabe señalar entonces que la Academia Argentina de Letras en su Diccionario del Habla de los Argentinos define escrache, como denuncia popular en contra de personas acusadas de violaciones a los derechos humanos o de corrupción, que se realiza mediante actos tales como sentadas, cánticos o pintadas, frente a su domicilio particular o en lugares públicos.

Ninguna referencia al escrache como metodo del nazismo.

El escrache es una denuncia popular, que apunta a quebrar el silencio, la impunidad y a poner al descubierto a aquellos sujetos que cometieron crimenes de lesa humanidad.

En el nazimo encontramos racismo, persecución y muerte; en el escrache un llamado a  la  memoria,  a la Justicia y a la sociedad; allí donde la sociedad queda enmudecida ante crímenes que no pueden quedar en la consciencia social como si no hubieran sucedido. 

La Asociación Hijos lo dice con claridad: "El escrache es una herramienta de lucha que motorizó nuestra agrupación frente a la impunidad oficial que reinó en el país durante más de 25 años. Nuestra intención fue clara: sacar a la luz lo oculto, lo escondido y mostrarlo porque “si no hay justicia hay escrache"
"El escrache nunca fue violento o buscó la justicia por mano propia: todo lo contrario. Nuestro objetivo fue buscar siempre la condena social: que ese personaje que vivía en el olvido fuera repudiado por sus vecinos."

En ese sentido  recordemos  lo  que Elisa Carrió manifestaba en el programa Tres Poderes en America TV el 31 mayo de 2009 frente al escrache que sufrió el diputado Agustín Rossi "Nosotros repudiamos las agresiones, pero algunos lugares hay que evitar ir. Digo Rossi no tiene que ir a Venado Tuerto, no tiene que provocar"

Frente a las declaraciones de Carrió y más allá de la sanción que ese comentario  puede recibir, por su ambiguedad, lo llamativo es la visión fracturada que se acuna  en los medios y en ciertos políticos.  Pareciese que para algunos politicos o periodistas, los jovenes solo aprenden en la escuela. Lo que se enseña en la escuela es lo que se aprende y que además se repite. 

Lejos esa visión de aquella otra imagen que revelaba que se aprende con el ejemplo o que los adultos o mayores sirven de ejemplo para las nuevas generaciones.

Parece entonces que para algunos actores sociales, los jovenes solo aprenden en la escuela y no de las "cosas que escuchan y ven" en la sociedad de manera cotidiana.

Cabe decir entonces, que el mensaje que hemos recibido sobre este tema por parte de algunos periodistas, es preocupante ya que entre los títulos de las noticias,  deslizan una concepción que cierra espacios de debate  y que apunta a atemorizar a la sociedad.

Entrelíneas, nos dicen que abordar en la escuela determinados temas es peligroso pues el alumno puede repertir lo que se le enseña... Ricardo Roa (Editor General Adjunto de Clarín) lo dice sin pudor,  en otra editorial:  La defensa de lo indefendible del 17 de febrero "¿Qué argumentos tendrán los profesores si los alumnos los escrachan y les pintan las paredes de sus casas porque algo de lo que enseñaron les disgustó?"

Bajo esos hilos, entonces, se sella la idea. Si los jovenes  estudian sobre temas sociales conflictivos o denuncias, pueden aprender metodos que pueden resultar peligrosos para la sociedad. Desde esa posición  esgrimen que no es conveniente que los jovenes  hablen  y piensen sobre ciertos temas.

Lejos también esa concepción de la idea de que el alumno, que analiza,  piensa y elabora  es el que no repite...

Queda en claro, la comunicación es difusión y el mensaje que difunden es que si se habla en la escuela del escrache, se legitima, desde el Estado, esa forma de denuncia popular.

Acaso ¿Para algunos periodistas el Estado no debe dar espacios para pensar?

¿Aquellos que creen que en la escuela no se debe estudiar el "escrache" también creerán que no se debe estudiar, ni hablar del nazimo, o del holocausto o de la primera guerra mundial, ni de la última dictadura argentina , ni de los desaparecidos, ni de los bebes apropiados?

En un época se decia:  A la escuela se va para estudiar y no para hacer política...

Una forma de decir: en la escuela mejor no hablar de ciertas cosas... y menos de la historia  reciente.

Hoy claramente se ve que el lugar que se propone desde los medios ( que se dicen garantistas  de la verdad) para hablar de esas cosas, es el noticiero y las editoriales o las columnas de opinión. Es decir, los diarios y la televisión...

El Lector de medios indepedientes y el Televidente que escucha, son los que aprenden

Y no hay que olvidar que ellos dicen que si aprenden, repiten...

LaPistaOculta/GN


http://www.lapistaoculta.com.ar/index.php?option=com_k2&view=item&id=226:el-escrache&Itemid=164

0 comentarios:

Entrada destacada

¿No se crearon puestos de trabajo en los últimos 4 años?

Víctor Hugo transmitió en vivo. 9 de septiembre a las 8:50 · Facebook Mentions · Es #falso que en los últimos años no se creó #emple...

Blog Archive

Etiquetas