Lo que circula por los medios

30 de marzo de 2011

La Libertad de Expresión tiene cláusula en Cablevisión


Entrevista a Marcelo Almada
“Cablevisión viola la libertad de prensa”
Publicado el 30 de Marzo de 2011

Por Hernán Dearriba

El periodista reveló ayer que Cablevisión intentó imponerle una cláusula por la que se le prohibía a él y a los invitados a su programa, en un canal de cable de Posadas, hacer menciones que afecten a la empresa, sus controladas o controlantes. Como se negó, le cancelaron la emisión. Hoy denunciará en el Parlamento lo que considera como “censura previa” y “violación de la libertad de prensa”. Además se presentará ante foros internacionales.


Marcelo Almada es un periodista reconocido en Misiones, aunque no aparezca en las marquesinas porteñas. Ayer llegó a la Ciudad de Buenos Aires para denunciar a la empresa Cablevisión por cercenar su derecho a la información.
El periodista, productor y director del periódico Misiones Online reveló que la empresa del Grupo Clarín pretendió ejercer censura previa no sólo sobre sus comentarios, sino también sobre los de los invitados a su programa, para evitar críticas contra Cablevisión. Luego de que rechazara firmar esa cláusula, porque consideró que se trataba de un intento de censura previa, Cablevisión le comunicó por correo electrónico que no le sería renovado el contrato que durante cuatro años lo ligó a esa empresa.
Almada, que ayer participó del programa 6-7-8, anticipó en diálogo con Tiempo Argentino que hará hoy una presentación ante la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) y que denunciará esta situación ante todos los foros que defiendan la libertad de expresión en la Argentina.

–¿Cuál es el origen de su conflicto con Cablevisión?
–Desde hace cuatro años conduzco en la ciudad de Posadas, en Misiones, un programa que se llama “Debate sobre el Futuro”. Es un programa que hizo todos los debates políticos en los últimos años en la provincia. Por ejemplo, el actual gobernador Maurice Closs debatió frente a las cámaras con Ramón Puerta. Allí participan todos los sectores, con reglas claras, con una cantidad de minutos fija para cada orador, de manera que se puedan presentar y discutir ideas.
–Pero en este año electoral el programa no va a estar al aire, con lo que eso significa.
–Este año cuando voy a renovar el contrato, Cablevisión intenta imponerme una cláusula, la número 20 –que tengo por escrito para presentar como prueba–, en la que me obliga a no emitir comentarios negativos contra la empresa, sus vinculadas, controlantes o controladas, o sus directivos. Ni siquiera podía permitir que los invitados hicieran ese tipo de comentarios contra la empresa de cable.
–¿Usted no aceptó esa cláusula?
–Les digo que no acepto ese condicionamiento al derecho a la información, y por escrito me levantan el programa. Por carta documento les pedí que me manden una lista para saber quiénes son las personas que no puedo nombrar, y les digo: “Ustedes me mandaron esta cláusula que no se puede firmar.” En la empresa me contestan que es una nueva modalidad que viene de Buenos Aires. Para cumplir con el contrato en esos términos yo tendría que decirle a cada invitado: “Por favor, no hablemos de Cablevisión, de Clarín, ni de Papel Prensa”.
–En su descargo, la empresa señaló en Misiones que no se pudo haber levantado su programa porque ya no estaba en el aire.
–Yo tengo todas las pruebas del contrato que estaba por firmar. Tengo todo por escrito porque me lo enviaron por mail. Ese era el procedimiento habitual para la renovación del contrato en los últimos años. Por escrito me mandaron que el programa quedaba sin efecto. Tengo la oferta de ellos por el espacio, el día y el monto. Yo me quedé sin programa, y quienes iban a debatir, sin el espacio. Por eso todos los sectores políticos de Misiones mandaron por escrito su pedido para que vuelva el programa y su repudio a esa decisión de la empresa.
–¿Cómo era el procedimiento habitual de renovación de su contrato con Cablevisión?
–Las anteriores renovaciones eran prácticamente automáticas. No había grandes cambios con respecto al contrato del año anterior. Yo compraba el espacio y se pagaba por anticipado.
–¿Usted había sufrido anteriormente algún tipo de presión de parte de las autoridades de Cablevisión, por algún comentario en su programa de tono crítico contra el Grupo Clarín?
–No es un tema que en Misiones estemos todos los días discutiendo. En el programa generalmente debatimos muy a nivel provincial, e incluso a nivel municipal. Cuando el año pasado se trató el tema de la Ley de Medios yo entrevisté al senador Eduardo Torres (Frente Renovador de la Concordia), que criticó a Clarín y Cablevisión. Al otro día me llamaron de Cablevisión Posadas para reprocharme. Les dije que no podía decirles qué tenían que pensar a los invitados que venían al programa, y que además ellos no me tenían que llamar para plantearme semejante cosa porque yo había firmado un contrato y me hacía cargo de todo lo que se decía en el programa.
–¿Va a presentar alguna denuncia ante la justicia por esta situación?
–Estoy denunciando públicamente esta situación. Mañana voy a ir a la Cámara de Diputados, al Senado, a la AFCA, a ADEPA y a todos los foros para que me digan si puedo firmar esto, porque si Cablevisión está en todo el país y en todo el país le obligan a los periodistas a firmar esto, ahí sí que es un gravísimo atentado contra la libertad de expresión. Lo grave es el desparpajo de ponerlo por escrito, porque tengo todas las pruebas. Hay foros internacionales de libertad de prensa en los que permanentemente Cablevisión denuncia ataques en su contra, y yo quiero que esos foros y organismos se expresen sobre esta cláusula que intentaron imponerme en el contrato.
–A partir del conflicto gremial en el Grupo Clarín que generó el reclamo que impidió el domingo pasado la salida del diario a la calle, se instaló un debate sobre la libertad de expresión. ¿Cuál es su opinión al respecto?
–Me parece una gran farsa cuando se empieza a comparar lo que dice Clarín con lo que nos está pasando a nosotros en Posadas, cómo se mide con vara distinta. Estoy en contra de todo tipo de ataque a la libertad. El domingo yo en Misiones compré Clarín a la tarde y el quiosquero me dijo que se había impreso en la otra planta del Grupo en el interior, pero ya estamos acostumbrados a que en Buenos Aires se discuta una realidad que es totalmente distinta de la que vivimos nosotros en las provincias.
–En el contexto de esa negociación que usted describe, ¿por qué no va con su programa a otro canal en la provincia?
–Porque no hay otro canal privado en Posadas en el que se pueda emitir mi programa. Sólo queda el canal estatal y eso también es consecuencia de la concentración. Antes había dos cables locales pero los compró Cablevisión.
–¿Cuál es el impacto en su provincia de la aplicación de la Ley de Medios?
–Misiones Online es un caso único en el país, que pasó de ser una página web a un períodico de papel. Hasta el año pasado en el interior no podíamos comprar el insumo en Papel Prensa, y cuando pudimos hacerlo porque se abrieron los cupos tras la decisión del Estado, abaratamos en un 50% los costos. Estábamos absolutamente restringidos, y cuando accedimos al insumo pudimos duplicar la tirada con menor costo.
–¿Y en los medios audiovisuales?
–En los medios audiovisuales la situación era muy parecida. No se podía tener una licencia en Posadas porque el Grupo Clarín tiene tres, en dos de las cuales se repiten las señales desde Buenos Aires. A nuestros anunciantes les convenía mucho más negociar en Buenos Aires, si total la publicidad repicaba igual en la provincia. Teníamos dos cables en Posadas y ahora hay uno solo de Cablevisión, y no están cumpliendo con la nueva ley, que los obliga a tener contenidos locales

http://tiempo.elargentino.com/notas/cablevision-viola-libertad-de-prensa

--------------------------------------------------------------
 VER
 
 
 
 
Walger - Leuco y Bravo: a la presidenta una cachetada no le viene mal
 


----------------------------
Lectura recomendada por  @elecalvin - http://lenielena.blogspot.com


Editorial

Lo que tapó la tapa blanca de Clarín
Publicado el 29 de Marzo de 2011
Por Roberto Caballero Director.

Si la vara para medir la libertad de expresión es que Clarín llegue o no al kiosco, cualquier desprevenido puede creer que durante los siete años que duró la dictadura cívico-militar, la libertad de expresión funcionó a pleno en la Argentina porque Clarín y La Nación no dejaron de aparecer ni un solo día mientras los que desaparecían bajo las botas eran periodistas y trabajadores. Estos dos diarios publicaron 2555 ediciones, de manera ininterrumpida, sin mencionar que se arrojaban opositores vivos al mar.


El eje que intenta instalar Héctor Magnetto para defender sus privilegios económicos es un insulto a la memoria y a la inteligencia de toda la sociedad: el problema lo tiene en su empresa editora AGR, donde su gerencia de Recursos Humanos no se dio por enterada que la democracia –también la laboral– regresó hace ya 28 años al país, e impide como si nada que haya comisiones gremiales internas, como lo impedían la mayoría de las empresas en los años de plomo.

Que sus voceros levanten ahora la “libertad de expresión” para aplastar el derecho sindical al reclamo es un gesto de barbarie intelectual, rayano en el clasismo salvaje del siglo XIX, que por su gravedad supera cualquier discusión legítima sobre la justeza o no del bloqueo que decidieron los trabajadores de su planta.

No es bueno que los diarios no salgan a la calle, y esto incluye a Clarín, opinemos lo que opinemos sobre su línea editorial, hoy bastardeada por sus accionistas. La democracia necesita que la tolerancia de todos beneficie también a los intolerantes. Pero por un minuto, yo invito a todos los que leen a que se pongan en los zapatos de los trabajadores que hace ocho años son víctimas de una persecución ilegal, junto a sus familias. No seamos aliados del miedo ni de la prepotencia: detrás de un trabajador que reclama desde hace tanto tiempo, lo único que hay es una empresa que no sabe o no quiere escuchar.

No se puede asumir como propio el discurso falsamente victimizado de un oligopolio que atenta cotidianamente contra la libertad de expresión de verdad. ¿O no es el Clarín de Magnetto el que se niega a aceptar la Ley de Medios de la democracia, y añora la Ley de Radiodifusión de Videla? ¿O no es el Clarín de Magnetto el que se opone a subir a la grilla de Cablevisión a CN23, Paka Paka, Telesur e Incaa TV? ¿O no es el Clarín de Magnetto el que desconoce una resolución oficial y sigue brindando ilegalmente Internet a través de Fibertel? ¿O no es el Clarín de Magnetto el que impide saber si Felipe y Marcela Noble son hijos de desaparecidos? ¿O no fue el Clarín de Magnetto el que hundió al diario Perfil en 1998 con su competencia desleal en el manejo con los anunciantes? ¿O no es este grupo y sus gerentes los que son investigados en la justicia por presuntos delitos de lesa humanidad en el traspaso accionario de Papel Prensa? ¿No es este Magnetto el mismo que está siendo investigado judicialmente por entrevistarse con el torturador de los Graiver antes de que la picana se posara sobre los genitales de Lidia Graiver?

La tapa en blanco de ayer sólo puede ser tomada en serio por Belén Francese y los diputados que quieren transformar al Parlamento en bufete de abogados de un grupo económico; y a la justicia de todos en sierva sumisa de los dueños del poder y del dinero.
Harían bien en escuchar el reportaje radial que Jorge Rial le hizo ayer mismo al periodista Ricardo Kirschbaum, editor general de Clarín. Sin la bravata habitual del “periodismo independiente” y cargando la injusta mochila de “chimentero”, Rial le preguntó –como debe preguntarse– si era cierto que desde el año 2000, después de haber echado a cientos de sus trabajadores, Clarín no tenía Comisión Interna en su redacción, a lo que un Kirschbaum balbuceante respondió que sí, aunque rápidamente aclaró que él no estaba de acuerdo con la situación.
Le dio vergüenza.
No es para menos.

----------------------------------------------


Martes, 29 de Marzo de 2011 09:27
Garré: "Es infundado calificar el reclamo como ataque a la libertad de prensa."



El Ministerio de Seguridad sostuvo, en relación con el conflicto gremial en una planta gráfica de Clarín, que resulta "infundado y extemporáneo calificar el reclamo laboral ocurrido como ataque a la libertad de prensa que la Constitución Nacional garantiza" en relación a expresiones patronales y políticas relacionadas con dicho conflicto.


"De ninguna manera quedó afectada la libertad de expresión, como se sostiene, con la evidente mala intención de dramatizar el episodio y de victimizarse", expresó el ministerio.

La cartera asegura haber cumplido con las directivas del Poder Judicial.





Seguridad detalló esta tarde su proceder en el conflicto en Artes Gráficas Rioplatenses, de la empresa AGEA (Clarín) por el que los trabajadores bloquearon ayer la salida de la compañía. Señaló, en un comunicado, que la cartera cumplió "estrictamente las directivas que le impartieron los funcionarios del poder judicial".

Seguridad aseguró, también, que "resultan absolutamente infundadas e irresponsables las acusaciones y amenazas de denuncia ante la Comisión de Juicio Político por supuestos incumplimientos a los deberes del cargo, dirigidas contra la titular de la cartera de Seguridad -Nilda Garré- por parte de dirigentes políticos y de la empresa AGEA".

El Ministerio inicia el comunicado puntualizando hora a hora el accionar de la Policía Federal Argentina (PFA) el domingo 27 de marzo frente a las instalaciones de la empresa AGEA en las calle Zepita y Magaldi de la Capital Federal.

"A las 2 am del día domingo, luego de recibir una denuncia efectuada por Sergio Domínguez, se hace presente la PFA (personal de la Comisaría N° 30 interviniente) en el ingreso de la planta de la empresa AGEA y constata la existencia de una manifestación de empleados de la Federación Gráfica Bonaerense y sus familiares", explicó la cartera.

La columna de manifestantes estaba encabezados por el dirigente gremial Luis Siri y pedían la "reincorporación de cesantes y pago de indemnizaciones". Seguridad indicó que posteriormente se incorporó "un grupo de aproximadamente 60 personas más".

"A las 3.40 am -continúa el comunicado- la Policía se comunica con la Fiscalía Correccional N° 3 —a cargo de la doctora Sánchez Negretti— que instruye se dé intervención a la Justicia Federal".

El ministerio informó que diez minutos después, la PFA intentó "comunicarse con la Fiscalía Federal N° 7 —a cargo del doctor Cearras—, sin resultado".

A las 4, la PFA le comunicó telefónicamente la "situación al prosecretario del Juzgado Correccional interviniente —el Dr. Lemos—, quien solicitó comisionar móvil policial para determinar cuántas personas manifestaban, debiendo determinar el motivo por el que impedían la entrada y salida de vehículos e identificar a las personas involucradas".

http://www.lapistaoculta.com.ar/index.php?option=com_k2&view=item&id=448:garr%C3%A9-es-infundado-calificar-el-reclamo-como-ataque-a-la-libertad-de-prensa&Itemid=164

*********************
Mar-29-2011 | más aquí »
Mar-29-2011 | más aquí »
Mar-28-2011 | más aquí »
Mar-28-2011 | más aquí »
Mar-28-2011 | más aquí »
Mar-26-2011 | más aquí »
Mar-24-2011 | más aquí »
Mar-22-2011 | más aquí »
Mar-22-2011 | más aquí »
Mar-20-2011 | más aquí »
Mar-18-2011 | más aquí »
Mar-18-2011 | más aquí »
Mar-17-2011 | más aquí »
Mar-15-2011 | más aquí »
Mar-14-2011 | más aquí »
Mar-13-2011 | más aquí »
Mar-12-2011 | más aquí »
Mar-12-2011 | más aquí »
Mar-10-2011 | más aquí »
Mar-10-2011 | más aquí »

2 comentarios:

Julio-Debate Popular dijo...

Creo que deberían escuchar y resolver sus propios problemas antes de meterse en los asuntos de los demás. Lo digo por Clarín,tiene muchos quilombos internos como para preocuparse por lo que digan,mejor deberían preocuparse por lo que dicen y hacen.

Gal dijo...

Son formas, de manejarse. De Clarín una constante

Entrada destacada

¿No se crearon puestos de trabajo en los últimos 4 años?

Víctor Hugo transmitió en vivo. 9 de septiembre a las 8:50 · Facebook Mentions · Es #falso que en los últimos años no se creó #emple...

Blog Archive

Etiquetas