Lo que circula por los medios

20 de abril de 2011

EL DERECHO DE PONER DIRECTORES DEL ESTADO DONDE ANSES ES ACCIONISTA


Muchos se preocupan o se quejan por el uso de sus dineros en el canal de la TV PUBLICA; ¿ahora y del uso de esos dineros en las empresas privadas no dicen nada?

------

VICTOR HUGO MORALES 19042011 EDITORIAL


http://www.divshare.com/download/14620040-ea5


-------------------------
Victor Hugo Morales - Diego Bossio 20042011
26% porciento de acciones tiene Anses



http://www.divshare.com/download/14621150-294

---
País
Bossio: "Queremos que a las empresas les vaya bien"
El director del ANSES, Diego Bossio, explicó ante los legisladores el decreto que permite ampliar la participación del Estado en los directorios de 43 firmas privadas. "Los directores serán designados por su ideoneidad", sostuvo el funcionario.
15.04.2011 | 06.56 Comentar | FacebookTwitter

El titular de la ANSES, Diego Bossio.
El director ejecutivo de ANSES, Diego Bossio, visitó el Congreso e informó sobre la participación del organismo en el directorio de 43 empresas privadas. El funcionario explicó los alcances del decreto que derogó el artículo 76 de la Ley Nº 24.241, el cual limitaba a un cinco por ciento su derecho como socio.

Durante la sesión, Bossio dijo que este organismo "no podía ejercer los derechos políticos de esa participación accionaria" en empresas privadas, sólo los derechos económicos, y destacó que "lo que hace este decreto es poner en un pie de igualdad los derechos económicos con los derechos políticos".

Lo expresó ante los integrantes de la Comisión Bicameral de Control de los Fondos de la Seguridad Social, en el Anexo de la Cámara de Senadores, donde explica los cambios introducidos en la participación accionaria de la Anses en empresas privadas.

Ante de ingresar, el funcionario sostuvo que "lo que se busca es lo justo, nada más que lo que corresponde. Hasta ahora, ANSES ejercía el voto por el 5% en las empresas cuando su capital era mucho mayor. Con esta medida, la representación será proporcional a las tenencias y el Estado adquiere la representación que corresponde".

Asimismo, afirmó que la presencia estatal en las compañías significa "mayor seguimiento, participación en los dividendos, para así poder contribuir a que a las empresas les vaya bien". Y agregó: "No hay que olvidar que ANSES es, a través del Fondo de Garantía (FGS), el mayor inversor institucional del país y la rentabilidad social de sus dividendos es un factor clave de redistribución y solvencia a futuro".

Según el titular del organismo, el decreto del Poder Ejecutivo "permite mayor participación en los órganos de fiscalización, ya que si bien son empresas privadas, están expuestas a la oferta pública y tienen que dar cuentas a la sociedad". "ANSES no ha comprado nuevas acciones sino que mejoró las que tenía, gracias a la política que implementamos desde que se traspasaron los fondos que estaban en manos de las AFJP. Las acciones se valorizaron mucho en el último año y medio", remarcó.

El funcionario anticipó ayer que visitaría el Parlamento para informar sobre la medida. "Mañana (por hoy) en el marco de nuestra política de transparencia y respeto a la ley, voy a ir a la Comisión Bicameral del Congreso a exponer y dialogar sobre cada una de nuestras inversiones, como lo venimos haciendo en varias ocasiones. Es algo necesario y trascendente que podamos hablar", destacó.

El decreto 441 se refiere a más 43 empresas donde el organismo participa como accionista minoritario, entre ellas el Banco Macro (30,8% de acciones estatales); San Miguel (26,9%); Gas Natural Ban (26,6%); Consultatio (26,6%); Edenor (26,4%); Distribuidora de Gas Cuyana (26,1%); Siderar (25,9%); Telecom (24,9%); y Transportadora de Gas del Sur (23,1%).

También, Grupo Concesionario del Oeste (21,5%); Mirgor (21,5%); Emdersa (20,9%); Grupo Financiero Galicia (20,4%); Molinos Rio de la Plata (19,9%); Pampa Energía (19,3%); Transener (18,7%); Socotherm Americas (18,5%); Solvay Indupa (16,7%); Banco Patagonia (14,6%); y Endesa Costanera (13,4%), entre otras empresas.

“Es muy sencillo, correcto y claro, discutirlo es perder el tiempo”, destacó hoy sobre la medida el economista del Plan Fénix, Alejandro Roffman, en declaraciones a Radio América.

"La representación en las empresas tiene que ser proporcional a las acciones que le pertenecen. No va a ver ninguna reestructuración de las firmas, es un accionista que se hace cargo de una representación legal que tiene y reclama que su miembro en el directorio sea el fiel reflejo de lo que representa", explicó.

El famoso economista apoyó esta iniciativa y criticó a los que se mostraron en contra de lo que cree que "es muy sencillo, correcto y claro". Por ello apuntó: "Los empresarios están errados y no saben sacar cuentas, cualquier conocedor que uno tiene que tener voz y voto en función al capital que aporta".

Asimismo, Roffman se quejó de aquellos a los que les molestó que el Estado participe activamente en lo privado: "Lo que interesa es atacar al gobierno mediante tapas de diarios porque la gestión no responde a los intereses privados, sino de la gente".

http://www.elargentino.com/nota-134478-Bossio-Queremos-que-a-las-empresas-les-vaya-bien.html

------------

Habló en el lanzamiento de IDEA Joven 2011
"Mayor participación de directores del Estado en empresas está bien pero si se pone gente idónea"
Por: Walter Naumann
De la redacción de ambito.com

El exministro de Economía, Martín Lousteau se mostró a favor de la decisión de incrementar la participación de representantes del Estado en las empresas en las que la ANSES es accionista. Al disertar durante el lanzamiento de IDEA Joven 2011, el economista indicó: "Estamos discutiendo cosas que son casi de sentido común, pero como las dice uno o las dice otro, entonces ya no ponemos de un lado o del otro. Me puede gustar la asignación universal por hijo y me parece dramático tener 25% de inflación. No tengo ningún conflicto con que me guste una cosa que hizo el Gobierno y diga que otra es pésima. Y es lo que pasó ayer con el Decreto de participación de representantes del sector público en las empresas, y resiste el derecho".

Y añadió: "Resiste el derecho porque originalmente esas acciones, o lo que haga la empresa, van a ser para pagar a los jubilados. Me ha tocado estar en el sector público, ser socio del privado, que tenga una política desastrosa de distribución de dividendos porque había algo oculto para que no se aplique la política de dividendos. Lo he visto no es necesario que me lo cuenten".

"Si lo hace Dilma o lo hace Mujica diríamos que está bien. Ahora si me dicen quiero meter ahí a gente de la Cámpora, y ahí digo: No. Si realmente el objetivo es cuidar cómo se están haciendo las cosas, entonces metamos gente capaz", aseveró Lousteau. Y prosiguió: "O también si me dicen que pasa que la CGT quiere poder, y digo: Qué carajo tiene que ver la CGT con la participación del Estado como accionista de algo que tiene que ver con un pasivo que es el pago a los jubilados. No tiene nada que ver la CGT".

Y puso como ejemplo: "cuando EEUU sale a rescatar bancos, si me pongo en el lugar del contribuyente de ese país, quiero directores del Estado sentados en esos bancos, aunque acá es algo más compleja la situación".

El ex titular del Palacio de Hacienda también reclamó que si se quiere tener transparencia total en la política de crecimiento y distribución de los dividendos de las empresas en las que participa el Estado se debe mostrar en detalle la evolución del sistema de jubilaciones y pensiones. Y aseguró: "Si queremos tener transparencia tenemos que tener transparencia total".

Por otro lado, Lousteau indicó que "lo que me preocupa de la Argentina y su sociedad es la volatilidad, entendida en que es un país que en su devenir económico tiene crisis recurrentes. En 26 años tuvimos 10 recesiones, el 40% del tiempo se estuvo recesiones. En 35 años se produjeron 8 crisis graves, que hasta tienen nombre propio porque fueron muy grandes. El cortoplacismo es una enfermedad que se nos arraiga cada vez más y nos impide pensar correctamente".

Y aseguró que cuando mira cómo está la economía ve "que otra vez estamos entrando en un cono de sombras que nos vuelve a poner cerca de tener alguna crisis, de índole distinta a las anteriores. A pesar de tener una gran oportunidad la estructura macroeconómica va camino a tener problemas".

El exfuncionario y socio de la consultora LOG, también se refirió a su salida del Gobierno y aseguró que "no fue por una situación extrema. Me había puesto como plazo octubre, pero me di cuenta de que no importaba el plazo que estuviera en el Gobierno porque no iba a haber cambios en la situación".

Durante el primer encuentro del año de IDEA Joven que se realizó en un reconocido hotel de la Ciudad, también disertaron Paola del Bosco, doctora en Filosofía del IAE y José Porta, presidente de Porta Hnos.

En el evento también participaron empresarios de firmas socias de IDEA que aportaron su visión y experiencias respecto a los valores y principios fundamentales que deberían compartir los líderes de los sectores público y privado. Estuvieron presentes Jorge Aguado, presidente de IDEA Joven.

Por otro lado, IDEA Joven está lanzando este año el Programa de Formación Gerencial - El Dirigente Empresarial 2020 en trabajo conjunto con la Escuela de Negocios de IDEA.

http://www.ambito.com/noticia.asp?id=577891

--------------------------
Domingo, 17 de abril de 2011 | Hoy

ECONOMIA › OPINION
Accionista minoritario

Por Alfredo Zaiat

Inversores de acciones que cotizan en Bolsa conocen lo que implica ser perjudicados patrimonialmente por decisiones del grupo de control de empresas que son socios minoritarios. Varios son los casos donde sus derechos económicos y políticos quedaron desplazados por la fuerza de una mayoría que elude la Ley de Sociedades Comerciales y de instituciones bursátiles que no aplican con severidad normas de protección al accionista minoritario. En las últimas décadas, los conflictos más conocidos en el recinto tuvieron como protagonista a la papelera Celulosa, la acería Acindar, la textil Alpargatas, la automotriz Sevel, el frigorífico Quickfood y una de las más estruendosas fue entre miembros de la familia Escasany en el Banco Galicia. En estos días existen discrepancias con el Banco Patagonia por el precio establecido en la oferta de recompra realizada por los nuevos dueños brasileños, el Banco do Brasil. Los motivos de esas disputas han sido variados: por ampliación de capital que licuaba la tenencia de los socios minoritarios, por ventas de activos en forma ruinosa para la sociedad, por desvío de utilidades a vinculadas que reducían o hasta anulaban el reparto de dividendos en efectivo, por la constitución de fondos de reservas exagerados con ganancias acumuladas no distribuidas, por la disminución del capital social o por el rescate de acciones a precios no convenientes. El decreto de necesidad y urgencia que permite a la Anses ejercer el derecho pleno en asambleas y en directorios por sus tenencias en compañías cotizantes se traducirá en la práctica en una ventaja para otros accionistas minoritarios, porque tendrán una mayor protección ante arbitrariedades de la mayoría.

De esos casos mencionados, uno de los más recientes involucra a Alpargatas. La operación de compraventa de la compañía a Sao Paulo Alpargatas, del grupo Camargo Correa, fue concretada en 2007, e inmediatamente después los brasileños lanzaron al mercado lo que se conoce como Oferta Pública de Adquisición (OPA) del resto de las acciones que circulaban en el mercado bursátil. La oferta fue de 5,8 pesos por acción (equivalente a 1,83 dólar) pagada el 10 de octubre de 2007. Un grupo importante de accionistas minoritarios rechazó esa propuesta. Los brasileños reiteraron otra OPA, ahora a 3,4 pesos por papel (90 centavos de dólar), el 8 de febrero del año pasado. Recibió otro repudio. Con esas ofertas sólo pudo aumentar su participación mayoritaria a un 70,2 por ciento del capital de Alpargatas, porque accionistas minoritarios se opusieron a esas ofertas. Presentaron dos demandas contra el flamante controlante ante el Tribunal Arbitral de la Bolsa. Finalmente, Sao Paulo Alpargatas adquirió esos litigios a 2,15 dólares por acción, valor idéntico al definido por la compra del control de la compañía, cuando para el resto de los minoritarios pretendió, y con muchos lo logró, pagarle mucho menos. También existió una fuerte disputa por la decisión de los brasileños de vender la marca Pampero, líder en el mercado de prendas y accesorios de seguridad para la industria y el campo, uno de los principales activos de Alpargatas Textil. Los accionistas minoritarios se opusieron porque consideraban que se hacía a precio vil, afectando el patrimonio de la sociedad, además de beneficiar a su competidora Ombú, controlada un ciento por ciento por el mismo grupo brasileño. El proceso de desinversión del Negocio Pampero, que fue aprobado en la asamblea de accionistas del 20 de abril de 2010 solamente con el voto de Sao Pablo Alpargatas y unánimemente en contra por el resto de los accionistas, se encuentra interrumpido como consecuencia de una medida cautelar dictada en la causa “Menéndez, Vicente Adriano y otros c/ Alpargatas S.A.I.C. s/ medida precautoria”.

Este conflicto, como tantos otros que se desarrollan entre grupos de control y socios minoritarios, no tiene mucha repercusión pública porque involucra a grandes empresas; las instituciones bursátiles se hacen las distraídas y la mayoría de los minoritarios se resignan a un vínculo desigual. Por eso adquiere relevancia que todos los accionistas puedan ejercer en plenitud sus derechos económicos y políticos en las compañías. Desde hace dos años, el Estado a través de la Anses contabiliza en el Fondo de Garantía de Sustentabilidad acciones de unas cuarenta empresas. El decreto de necesidad y urgencia que escandaliza al establishment iguala al Estado con el privado en la cuestión de hacer valer el porcentaje de acciones en los respectivos directorios. Existía una restricción establecida en un máximo de 5 por ciento independientemente del total de la tenencia efectiva. Era un límite establecido en la ley que creó a las compañías dedicadas a especular con el aporte previsional de los trabajadores, conocidas como AFJP, extendido luego a la que dispuso su fin. En su momento se explicó que no se quería sumar más resistencias del sector privado cuando el objetivo principal del Gobierno era terminar con el negocio financiero de la jubilación privada manejada por bancos y compañías de seguro. Pero era un privilegio exagerado para los grupos de control de las empresas, más aún cuando gran parte de ellas ha diseñado una organización societaria que restringe la participación de las minorías, además de que las deja vulnerables. Ahora se pretende saldar esa irregularidad.

En el documento “El Gobierno Corporativo en Argentina”, publicado por el Centro de Estabilidad Financiera, integrado por miembros con mucho conocimiento del mundo empresario y bursátil, se observan los comportamientos de los grupos de control en un “detallado relevamiento sobre la estructura de propiedad y la calidad del Gobierno Corporativo de las empresas en oferta pública”. Se explica que la estructura de propiedad es relativamente simple y está claramente dominada por el principal accionista de la empresa, que “a través de estructuras piramidales, y en menor medida acciones con voto múltiple, los derechos de voto superan holgadamente a los derechos sobre el capital en muchas empresas, acentuando los conflictos de intereses entre controlantes y minoritarios”. “El caso de las empresas con oferta pública en Argentina pone de manifiesto ciertos prejuicios respecto a los beneficios del buen Gobierno Corporativo”, se advierte en el documento.

Como refleja la experiencia en el mercado local, los grupos de control de empresas cotizantes no tienen mucha voluntad de respetar los derechos de sus socios minoritarios, sean privados o, desde hace dos años, del Estado. Como se mencionó, son varios los casos de abuso en el ejercicio de esa posición dominante. La presencia de la Anses en directorios de compañías privadas los inquieta porque tienen que empezar a hacer lo que se han negado a realizar: exponer con mayor fundamento sus decisiones, ya sean de inversión, de venta de activos importantes de la sociedad, o de la política de distribución de dividendos. La presencia más activa de directores estatales indagará sobre la estrategia de expansión, cuestionará una propuesta de desnacionalización o de desvío de utilidades a empresas vinculadas. Es un acontecimiento novedoso para el mercado bursátil doméstico y por eso genera tanta resistencia. Sólo la concepción ideológica que rechaza todo lo que signifique un Estado activo en la economía explica la posición crítica de las autoridades bursátiles, que no dejan pasar oportunidad de mencionar que una de sus principales funciones es defender el interés de los accionistas minoritarios. Descubrirían que ahora con la Anses tienen un colaborador en esa tarea, lo que debería agradar a los inversores de acciones de empresas con oferta pública en la Bolsa.

http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-166453-2011-04-17.html

-------




"Por eso, creo que todos los sectores de la economía, sobre todo cuando uno ve como vuela la economía, 9,5 el nivel de actividad económica en enero, 9,1 en febrero, cuando vemos realmente como muchos trabajadores organizados logran excelentes convenios, buenos salarios, como vemos que otros sectores logran cosechas récord, como vemos que otros tienen unos balances formidables que les permiten distribuir dividendos, bueno, no a todos porque hay algunos que no nos quieren distribuir dividendos, pero bueno, no importa, ya lo lograremos.



Es curioso, porque son los mismos que hablan de capitalismo y de seguridad jurídica. ¡Qué mayor seguridad jurídica que al accionista le den lo que le corresponde en una sociedad! Si algo hay capitalista, son las sociedades; nada más capitalista que las acciones que cotizan en Bolsa, cuánto te dan, cuántos dividendos, el balance, repartimos, no repartimos. Pero parece que esa hora se acabó el capitalismo, se acabó la seguridad jurídica y la quiero toda para mí.


Pero bueno, yo creo que la Justicia -espero, confío en la Justicia de mi país- sabrá poner las cosas en su lugar, porque en definitiva, es lo que reclamaría cualquier argentino y mucho más el Estado, que no es para sí que quiere. ¡Ojo!, cualquier argentino privado tiene derecho a tener ganancias y a que le paguen lo que es suyo porque para eso invirtió y eso tiene que ser así.

Bueno, en el Estado, todavía, es un poquito más necesario porque no es para el Estado, es para estas cosas que estamos anunciando hoy acá. Sin eso, no se podría hacer."

http://youtu.be/zT_cQ2Botgs


Palabras de la Presidenta de la Nación en anuncio de beneficios a jubilados y embarazadas.
lunes, 18 de abril de 2011
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÒN CRISTINA FERNÀNDEZ EN EL ACTO DE ANUNCIOS DE ASIGNACIÒN POR EMBARAZO PARA PROTECCIÒN SOCIAL; NUEVA CAMPAÑA DE VACUNACIÒN CONTRA LA GRIPE Y BENEFICIOS PARA AFILIADOS AL PAMI, EN SALÓN DE LAS MUJERES ARGENTINAS DEL BICENTENARIO, CASA ROSADA


Gracias, muchas gracias, muy buenas tardes a todos y a todas: la verdad que, luego de estos anuncios, podríamos decir que hoy, en la República Argentina, es el día de la salud de los menores y de los mayores, que no es lo mismo que decir la salud al por menor y al por mayor, que sería un concepto económico porque para nosotros - como todos saben - la salud es un profundo concepto de desarrollo social. (APLAUSOS).

Por eso, estás decisiones muy importantes; veíamos, en primer término, el corto que establecía lo que van a ser los nuevos beneficios, la extensión de los beneficios del PAMI, en este caso de cobertura de medicamentos, los medicamentos que hoy tenían el 40 por ciento de cobertura al 50 por ciento y los que tenían el 70 al 80 por ciento. Bueno es recordar porque hay una parte de cobertura al 50 ahora y al 80 por ciento, pero hay un 25 por ciento de los jubilados totales de nuestro país, 1.102.450 jubilados que tienen cobertura al ciento por ciento de toda su medicación. (APLAUSOS).

¿Saben cuántos jubilados, en el año 2004, y digo este año porque en el 2003 no teníamos estadísticas confiables, en el PAMI, pero en el año 2004 el número que PAMI cubría al cien por cien de medicamentos a sus jubilados ascendía sólo a 9.000 jubilados? ¿Escucharon la cifra? 9.000 jubilados solamente tenía el cien por cien de cobertura de farmacología. Hoy estamos cubriendo totalmente al cien por cien 1.102.450, el 25 por ciento. (APLAUSOS). Y de los más de 4 millones de jubilados, el 78 por ciento aproximadamente recibe asistencia médico farmacológica y el otro hasta el 94 farmacológica o asistencial.

Yo cuando voy a las provincias cuento lo que son los giros del Presupuesto Nacional, en los distintos institutos, y uno ve, cuando digo por ejemplo que en tal provincia, en el año 2003, el PAMI giraba 15 millones y ahora va y gira 300 y pico, 400, cifras que han crecido casi al 1.000 por ciento y esto es lo que nos da la pauta de que no son números, son más de un millón de personas que tienen cobertura al cien por cien. Y también en materia de medicamentos oncológicos y HIV el PAMI cubre el cien por cien a todos sus afiliados también, con lo cual creo que estamos ante una extensión de los beneficios creo que pocas veces vista en la historia de nuestro país y estoy segura que es absolutamente única en toda la región. Y nos tenemos que sentir muy orgullosos los argentinos de que le damos valor a la salud de nuestros abuelos, a la salud de nuestros mayores.

Al mismo tiempo, y también tiene que ver con todas estás cosas que venimos haciendo, desde el año 2003: el turismo. Ayer recién le comentaba a ellos muy por lo bajo que había visto una excelente película chilena, no sé si la vieron, "El regalo", que trata de esos viajes de jubilados, una película romanticona bueno, pero estaba buena y el tema del turismo. Eso que acaba de firmar, hoy, el titular de Aerolíneas Argentinas, ahora sí Argentinas, y el titular del PAMI, que lo podemos hacer precisamente, porque además también de recuperar el PAMI, de recuperar la administración de sus recursos, hemos también recuperado Aerolíneas Argentinas para poder hacer este tipo de lo que yo llamo reparaciones y un Estado, que yo no llamara de bienestar, porque tiene media mala prensa el viejo Estado de bienestar, pero yo diría un Estado de equidad, un Estado de justicia. Son palabras que por más que le quieran dar vueltas y vueltas no las van a poder invalidar porque la equidad y la justicia son valores que todos debemos perseguir. (APLAUSOS).

Al mismo tiempo el PAMI comienza a anunciar también la vacunación de la vacuna contra el neumococo, pero también quiero decirle que he decidido incorporar al calendario de vacunación nacional, del ministerio de Salud, que fíjense ustedes, hasta hoy, el calendario tiene 14 vacunas, de las cuales 8 se incorporaron a partir del año 2003. (APLAUSOS). Hoy vamos a incorporar al calendario escolar la vacuna contra el neumococo para todos los niños. (APLAUSOS).

Ustedes saben la vacuna contra el neumococo es para los niñitos que tienen neumonía, o tienen sepsis o meningitis, que son por año unos 122 mil que tienen neumonía con una mortalidad - acá tengo los números y estoy buscando entre mis papeles porque invertí como siempre el orden de las cosas - pero acá están. El neumococo que nos lleva, junto con la HPV (vacuna contra el virus del papiloma humano) que incorporamos en la Academia Nacional de Medicina para las niñas de hasta 12 años para evitar la muerte femenina por cáncer de útero que ustedes saben es una de las principales causas de mortalidad. Ahora estamos incorporando esta vacuna, con lo cual tenemos un calendario de vacunación de 15 vacunas solventadas absolutamente por el Estado. Esta del neumococo nos va a demandar una inversión de aproximadamente 40 millones de dólares, bueno esto oscila de acuerdo con el precio de los medicamentos internacionales, es una inversión. Fíjense que no digo gasto, digo una inversión muy importante y lleva precisamente entonces un calendario de vacunación de 15 vacunas.

Miren que importante, les voy a dar un dato: él, en el año 2005, incorporó al calendario la vacuna contra la Hepatitis A; en el 2003 se había incorporado la vacuna contra la Hepatitis B. Él incorporó - me acuerdo - en el año 2005, la de la Hepatitis A para niños de hasta un año, hasta ese momento teníamos por año 68.000 casos de Hepatitis B y además con los consecuentes transplantes había una mortalidad del 1 por 1.000, mortalidad o transplante de hígado producto de esa patología. A partir del año 2009, no tenemos registro de transplante por Hepatitis y los últimos casos, entre los años 2010 y 2011, han sido sólo 100 casos. O sea, año 2005, 68 mil, producto de la aplicación de la vacuna ahora tenemos 100 casos solamente. (APLAUSOS).

Porque digo esto, porque ya veo que mañana, muere un chico por meningitis y dicen: "pese al plan de vacunación anunciado", sí porque son cosas trágicas, pero hasta con esas cosas se juega, hasta con la vida, con la tragedia, a ver si pueden hacer daño, o utilizar o distorsionar. Todo plan de vacunación, el HPV para niñas de 12 años también, como en este caso también; el neumococo va a tener un efecto, obviamente, más temprano que el otro porque obviamente la otra vacuna va a demandar más tiempo para ver sus efectos en el transcurso de la vida, pero realmente estamos haciendo un gran esfuerzo.

Fíjense que en neumococos tenemos 22.000 casos de neumonía por año, con 483 muertes; en sepsis 1.750 casos por año, con 26 muertes y en 122 casos de meningitis con 17 muertes o consecuencias neurológicas que trae la enfermedad, secuelas muchas veces muy graves. Por eso estamos muy contentos con esta incorporación al calendario de vacunación que tienden principalmente a la preservación de nuestros chiquitos.

Y finalmente lo que constituye, tal vez, algo muy importante como es la extensión de la Asignación Universal por Hijo, en este caso es la Asignación para madres embarazadas para la protección social, a partir de la décimo segunda semana de vida. (APLAUSOS). Ustedes saben realmente que tenemos dos períodos de mortalidad infantil, entre el nacimiento y el día 27, y entre el día 28 y el primer año de vida. En realidad, la combinación de ambos períodos nos da que las muertes de chiquitos que son de 9.026 casos de fallecimientos de chiquitos que mueren por año; las defunciones neonatales, o sea hasta el 27 día de vida son en un 54 por ciento evitables con los controles y las defunciones post-natales, que es lo que se considera desde el día 28 hasta el primer año de vida son reducibles en 1.330 casos, para un 43 por ciento. Quiere decir que de esas 9.026 muertes, 4.565 muertes tienen causas evitables, en las cuales evidentemente el control prenatal porque implica que a las mamás se tomen su peso, se le hagan los Papanicolaus, se le haga las ecografías y todo lo que ya sabemos que se hacen las mujeres embarazadas y ustedes saben que las más afectadas - si uno ve las estadísticas - son además las mamás que estamos cubriendo con este universo, que son precisamente las que carecen de cobertura social, o porque no son trabajadores o por no tienen el dinero suficiente para acceder a la medicina pre-paga.

En este sentido, quiero decir que mi gran ilusión es poder bajar un dígito realmente de los índices de mortalidad infantil, que lo podamos hacer en uno o dos años, pero realmente hemos hecho adelantos importantes. Por ejemplo, en el año 2002, la mortalidad en el país era de 16,8 por 1.000 y en el año 2009 - ya estamos consolidando el año 2010 que nos va a dar una sorpresa porque vamos a hacer una gran reducción - hemos consolidado, en ese año 2009, en 12,1 por 1.000, o sea del 16,8 al 12,1. Yo creo que vamos a llegar al 11,9, dentro de muy pocos días vamos a poder informarlo, con lo cual estaríamos bajando 5 puntos de mortalidad infantil, desde el año 2008 a la fecha. (APLAUSOS).

Para que ustedes tengan una idea de lo que son las brechas sociales y como tienen que ver también con la geografías. La reducción, por ejemplo, en Tucumán, en el año 2003, la mortalidad infantil era del 23 por 1.000, hoy es del 13,1 por 1.000, se redujo el 44 por ciento, hablo de Tucumán. (APLAUSOS). en Jujuy, por ejemplo, tenía el 19,2 por 1.000 y se redujo al 11,5 por 1.000, un 41 por ciento. (APLAUSOS).

Dos últimas les doy, porque marcan la diferencia del NEA-NOA, una realidad lacerante en nuestro país estructural que estamos atacando fuertemente desde todos los frentes, desde lo sanitario, desde lo educativo, desde infraestructura, en fin, de todo: Chaco tenía una mortalidad del 27,7 por mil en el año 2003 y hoy está en el 17.8, prácticamente 10 puntos ha bajado, todavía falta mucho y que tiene que ver con las otras cosas que también nos faltan; San Juan, del 19.6 bajó al 11 por mil, 44 por ciento, por abajo inclusive de la media nacional; Misiones, acá tenemos a la Vicegobernadora, del 20,2 por mil que tenía Misiones, bajó al 13 por mil, un 36 por ciento menos.

No quiero seguir, pero esto va marcando la necesidad de seguir trabajando y de seguir profundizando las políticas, porque estos son los resultados.

O sea, cuando uno dice por qué la profundización de las políticas, por qué nunca menos, porque no queremos nunca menos de todo esto que hemos logrado en estos 8 años y porque no queremos volver en nada para atrás.

No queremos volver en nada para atrás y por eso hay que seguir haciendo un gran esfuerzo. Esta Asignación Universal que va a llegar a las embarazadas y que va a permitir que esa mamá no tenga el temor de qué hacer con su hijo porque no va a tener ayuda ni cobertura y que inscribiéndose en el Plan Nacer le va a permitir tener todo el control y si sigue sin poder tener trabajo, sin lograr cobertura, luego va a tener la Asignación Universal por Hijo. La certeza es que en definitiva, el hijo no sea una maldición, sino, lo que debe ser siempre, una bendición.

Entonces, yo creo que el gran esfuerzo que todos tenemos que hacer, que el embarazo sea eso: vivido con alegría por la mujer, si está sola, o por la familia, si está acompañada o por su compañero. Y si está sola, que tenga además la compañía del Estado que bien se la merece.

Estas políticas sociales que, en realidad, son el complemento también de lo que todavía no ha podido cubrirse a partir del crecimiento de la economía y del mejoramiento de los índices. Yo aquí tengo lo que son los índices de pobreza de hogares y de personas y van a ver qué detalle importante como la pobreza y la indigencia también están vinculadas a los hogares con mayor cantidad de chicos.

Si uno mira el año 2003, para ser más precisos, el primer semestre del año 2003, en Hogares, el 42,7 por ciento de los hogares argentinos, estaban bajo la línea de pobreza y el 20,4 bajo la línea de indigencia.

¿Pero qué eran esto en personas? Esto en personas eran exactamente el 54 por ciento de los argentinos, es decir, que el 54 por ciento de los argentinos estaban bajo la línea de pobreza y el 9,9 bajo la línea...Perdón, 27,7 de personas de indigencia, eran números terribles. Son tan terribles los números y hoy estamos en un 9,9 por personas y un 2,5, de aquellas cifras de 2 dígitos que eran realmente demoledoras, no solamente a nivel de tragedia social, eran demoledoras para la memoria política de un país, eran muy vergonzosas para la memoria política de un país.

Y esto nos permitió que ese famoso Índice de Gini, al que todo el mundo menciona, el Índice de Gini, para los que no lo saben, es un coeficiente de carácter internacional que mide la brecha entre pobres y ricos y se mide cero, es el ideal, la igualdad total, no hay pobreza, no hay indigencia, bueno, convengamos que es muy difícil pero es lo que debe ser siempre un objetivo, total para conformarse están los demás, nosotros no nos conformamos nunca.

Del 0.475, del Índice de Gini que teníamos en el tercer trimestre del 2003, llegamos al cuarto trimestre del 2010, o sea el año pasado, a 0,390, que comparado con Brasil, con Paraguay, con Uruguay, nos coloca a la vanguardia en la región en materia de lucha contra la desigualdad.

¡Que falta! Y claro que falta; falta porque todavía nos quedan 2.740.000 personas bajo la línea de pobreza, que es el 6,8 por ciento de los hogares. Eso es lo que yo les decía de cómo los hogares que más chicos tienen, son los que más afectados obviamente están por el nivel de pobreza. Y en materia de indigencia, todavía nos quedan 618.000 personas en 167.000 hogares.

Por eso, creo que todos los sectores de la economía, sobre todo cuando uno ve como vuela la economía, 9,5 el nivel de actividad económica en enero, 9,1 en febrero, cuando vemos realmente como muchos trabajadores organizados logran excelentes convenios, buenos salarios, como vemos que otros sectores logran cosechas récord, como vemos que otros tienen unos balances formidables que les permiten distribuir dividendos, bueno, no a todos porque hay algunos que no nos quieren distribuir dividendos, pero bueno, no importa, ya lo lograremos.


Es curioso, porque son los mismos que hablan de capitalismo y de seguridad jurídica. ¡Qué mayor seguridad jurídica que al accionista le den lo que le corresponde en una sociedad! Si algo hay capitalista, son las sociedades; nada más capitalista que las acciones que cotizan en Bolsa, cuánto te dan, cuántos dividendos, el balance, repartimos, no repartimos. Pero parece que esa hora se acabó el capitalismo, se acabó la seguridad jurídica y la quiero toda para mí.

Pero bueno, yo creo que la Justicia -espero, confío en la Justicia de mi país- sabrá poner las cosas en su lugar, porque en definitiva, es lo que reclamaría cualquier argentino y mucho más el Estado, que no es para sí que quiere. ¡Ojo!, cualquier argentino privado tiene derecho a tener ganancias y a que le paguen lo que es suyo porque para eso invirtió y eso tiene que ser así.

Bueno, en el Estado, todavía, es un poquito más necesario porque no es para el Estado, es para estas cosas que estamos anunciando hoy acá. Sin eso, no se podría hacer.

En Derecho, en este caso, el derecho, obviamente, otorga no privilegios, simplemente el sentido común a quien se ocupa del bienestar común. Ningún empresario, ninguna sociedad tiene porque ocuparse del bienestar de la sociedad. Él tiene que ocuparse de sus accionistas, de sus negocios, de sus actividades y estas son las reglas de juego, no tenemos que desgarrarnos las vestiduras ni pensar que eso es malo, así funciona el mundo desde hace mucho tiempo y por lo que veo, va a seguir funcionando así, con algunas correcciones que van a tener que hacer por las cosas que están pasando seguramente.

Pero esto funciona así y está bien porque nosotros queremos que las empresas ganen mucho dinero; lo que queremos es que después nos distribuyan la parte de las utilidades que le corresponden a los 40 millones de argentinos. Porque no son para esta Presidenta ni para el señor Director General de la ANSeS ni para el señor Ministro de Economía; es para todo esto que estamos haciendo: la Asignación Universal por Hijo, las embarazadas, los planes de vacunación, los planes de vacaciones para nuestros jubilados que también es parte de la salud a esa edad la vacación, es parte de la salud la vacación.

Yo la verdad que creo que es esto lo que quiero para mí país. Estoy segura que es lo que él querría. Él siempre me decía: "De lo único que no te vas a arrepentir en la vida, es de tenderle una mano a los que más lo necesitan".

"Seguramente -lo recuerdo como si fuera hoy-, mirá -me decía-, podés tener políticas de protección o de ayuda para tal o cual sector de la economía, barreras antidumping, todas ayudas que son importantes y buenas para el sector de la industria nacional, vas a poder tener una política cambiaria que permita que los sectores exportadores ganen mucha plata, pero seguramente ninguno se va a acordar ni ninguno te lo va a agradecer. Yo tampoco quiero que me lo agradezcan, pero acórdate -siempre me dijo- que eso que llega a la persona que está dejada de la mano de Dios, que no recibió ninguna ayuda y que realmente lo necesita, eso es invalorable y es lo que le da sentido realmente a la política y a la vida". Es inevitable que me acuerde de él a cada instante.

Pero bueno, hoy estaba escuchando una canción -para terminar con esto - de Joaquín Sabina y decía una parte, creo que era con Chabuca Granda que la cantaba, y en una parte que me hizo acordar tanto de él, decía algo así como...por ahí me confundo, pero decía que "ser valiente, no salga tan caro, y que ser cobarde, no valga la pena".

Muchas gracias, muchas gracias a todos, de verdad. (APLAUSOS)

http://www.casarosada.gov.ar/index.php?option=com_content&task=view&id=8211&Itemid=66

------

Miércoles, 22 de octubre de 2008 | Hoy

EL PAIS › OPINION
Por fin, el fin



Por Alfredo Zaiat

El jefe de la mafia con el arma en la mano y el asesinado en el piso es una prueba contundente de culpabilidad. El traficante de drogas capturado con su cargamento en la mochila es un indicio bastante fuerte de una violación a la ley. La venta acelerada de títulos y acciones que derrumbaron sus cotizaciones es la demostración más transparente de la existencia de una asociación de financistas & afines para lucrar con el dinero previsional de los trabajadores. Si se trata de un delito, la utilización de esos fondos que no les pertenecen para expresar el rechazo al proyecto del Gobierno será tarea de la Justicia. Pero han dejado con total impunidad, que es la forma en que se mueve el poder financiero, las huellas bien visibles para avanzar en esa investigación.

El argumento más común y superficial de banqueros, economistas de la city y el coro afinado de voceros interesados es que las críticas a las AFJP son por “ideología”. Se trata de un debate absurdo, porque toda opinión a favor o en contra de un modelo económico, de una orientación que defina la autoridad monetaria con el tipo de cambio o de una organización del sistema previsional está basada en una determinada cosmovisión del mundo. O sea, de una ideología, palabra que en general es utilizada por el pensamiento conservador para descalificar convicciones que se enfrentan al discurso dominante. Resulta esclarecedora la discusión ideológica que permite conocer si es más importante el haber jubilatorio o las cuentas de banqueros y gerentes privilegiados abultadas con el dinero de los trabajadores. Las AFJP han demostrado en la práctica que han sido una enorme estafa previsional. Con datos “objetivos”, como gustan hablar los abanderados de la restauración conservadora. Casi ninguna de las promesas vendidas con excelentes campañas de marketing fue realidad para los trabajadores jubilados o próximos a jubilarse. Ni lo serían nunca en el futuro, como lo demuestra la experiencia de casi 30 años del sistema chileno, que ya alcanzó su etapa de maduración y permite observar en forma rotunda su fracaso. Además de no brindar una prestación digna a los jubilados y de jugar con el aporte previsional de los trabajadores, el régimen privado desfinanció al Estado hasta arrinconarlo en una posición que lo obligó, entre otros factores, a declarar el default en 2001. Este tuvo como uno de sus impulsores la propia estructura del sistema previsional privado, que poseía el germen del default. Es una situación similar a la quiebra del Lehman Brothers: su debacle y la de los otros bancos de inversión no fue sólo por la codicia de los financistas, sino que el sistema de autorregulación del fundamentalismo de mercado es el que permitió el crecimiento de esas entidades y de ese tipo de banqueros. Resulta difícil encontrar hoy en Estados Unidos analistas que defiendan a Lehman Brothers. En cambio, no debería extrañar que los haya aquí para las AFJP.

No será una tarea sencilla desmontar el engendro del régimen de capitalización privada. Requerirá de habilidad y capacidad técnica para empezar a ordenar un sistema que fue desquiciado por los banqueros. Junto a la reestructuración de la deuda en default, la eliminación de las AFJP constituye una de las principales medidas de la administración kirchnerista que afecta al poder financiero. Se entiende así la reacción furiosa de banqueros, asesores, economistas, corredores bursátiles, gerentes financieros & otros aliados que integran una asociación dedicada a lucrar con el dinero de los trabajadores. Pocas labores han sido más perversas y miserables que enriquecerse con esos fondos.

La cuestión no es que el Estado se queda con los fondos para pagar deudas, sino que ese dinero vuelve al lugar original de un Sistema de Seguridad Social. El stock de capital acumulado durante catorce años en esas cuentas, deducido el obsceno monto de 9000 millones de dólares en comisiones, regresa al canal legítimo de un régimen previsional. Lo otro era un negocio financiero para un sistema de imprevisión social. Para adelante, será tarea de definir el mecanismo transparente de administración y control de esos recursos, que requerirá de destreza para desarmar con paciencia la temeraria estrategia de invertir fondos previsionales en acciones, fideicomisos financieros o bonos de deuda privada.


La reforma de 1994 impulsada por la dupla Carlos Menem-Domingo Cavallo, con el aval y financiamiento del FMI y Banco Mundial, desfinanció al Estado al desviar los aportes jubilatorios de los trabajadores hacia las AFJP. Se diseñó así una calesita financiera abusiva:

- El Estado contabilizaba un bache en la cuenta de Seguridad Social del Tesoro Nacional por el dinero girado a las AFJP.

- Para cubrirlo emitía títulos públicos.

- Esos papeles los compraban las AFJP.

- Los adquirían con el dinero que recibían de los trabajadores.

- Esos aportes antes iban al Tesoro Nacional.

El Estado quedaba en una posición financiera exigente por una deuda creciente precisamente por ese desfinanciamiento de la Seguridad Social. Las dificultades para cerrar ese déficit se agudizaban debido a que siguió pagando los haberes. Ese desequilibrio de las cuentas públicas provocó el incremento de la tasa de interés del endeudamiento necesario para cubrir ese bache. El costo de esa calesita fue una de las más pesadas mochilas que dejó la década del noventa. Teniendo en cuenta que la deuda del sector público nacional se incrementó en 66.500 millones de dólares entre diciembre de 1994 y de 2001, el sistema de AFJP explica por sí sólo 41.300 millones de dólares de ese aumento (el 62 por ciento). Ese monto surge de 31.800 millones de dólares de emisión de títulos públicos para compensar los fondos no ingresados, a los que se sumaron 9500 millones de dólares por el costo del endeudamiento por este concepto, con una tasa de interés promedio de 9,6 por ciento anual.

Varios son los hechos que se fueron revelando acerca de la inutilidad de la vigencia de AFJP. La más grosera es que el Estado tuvo que salir a completar el haber paupérrimo que entregan las AFJP a los ya jubilados privados. Como el dinero acumulado en los fondos privados, a lo que se le suma el aporte público que marca la ley (la prestación básica universal y la de permanencia), resulta una jubilación por debajo de la mínima, la Anses salió a completarla para alcanzar ese piso. Parece un absurdo si se tiene en cuenta que en su momento se presentó la reforma como más conveniente frente un régimen público de reparto, y ahora es el fisco el que tiene que venir a rescatar a los jubilados privados de haberes miserables. La capitalización privada no redujo –como se argumentaba– la evasión o morosidad previsional. Además hay una baja proporción de aportes efectivos. Sólo el 40 por ciento de los afiliados contribuye al sistema. Los aportes voluntarios son insignificantes en relación a la recaudación total (0,3 por ciento), siendo que uno de los eslóganes de propaganda era que los afiliados iban a optar por engrosar sus cuentas porque verían que el sistema era muy bueno. El nuevo régimen no incentivó la afiliación y la relación entre aportantes y la población ocupada se redujo del 42,3 al 38,6 por ciento. En cuanto a la supuesta competencia que se iba a producir entre las AFJP, de las 26 compañías que comenzaron a operar en 1994, hoy sólo quedan 10. Estos datos indican una tendencia a la oligopolización del mercado, que se opone a los presuntos incentivos para reducir costos y mejorar los servicios. Las AFJP se apropiaron vía comisiones, en promedio, de un tercio de los montos recaudados. Según información de la Anses, los gastos operativos del régimen público representaron entre 1999 y 2005 sólo el 1,6 por ciento de las contribuciones y los recursos tributarios percibidos con fines previsionales, lo que resulta veinte veces más barato que el costo de administración del sistema de capitalización. El sistema fue concebido para maximizar el beneficio de las AFJP. Los fondos gestionados por las AFJP se fueron incrementando gradualmente a lo largo del tiempo, pero esa creciente masa de recursos estuvo lejos de fomentar el desarrollo del mercado local de capitales. Los fondos de las AFJP no fueron canalizados hacia proyectos de inversión que apuntalaran el crecimiento económico.

La supuesta solvencia intertemporal del sistema previsional con fondos invertidos en volátiles mercados bursátiles quedó hecha añicos. Terminar con el régimen de capitalización es adelantarse y evitar que los actuales trabajadores puedan tener un panorama desolador en su etapa de retiro del mercado laboral. En países con el nivel de desarrollo de la Argentina, con su actual estructura de empleo, es imprescindible universalizar la cobertura, objetivo sobre el que se avanzó en estos años, y adoptar una visión de la jubilación basada fundamentalmente en la solidaridad intergeneracional del reparto. Poner fin, por fin, a las AFJP es en ese sentido una medida reparadora y de justicia redistributiva.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/113765-36113-2008-10-22.html
----
Sábado, 8 de mayo de 2010 | Hoy
ECONOMIA › PANORAMA ECONOMICO
El FGS


Por Alfredo Zaiat


El equivalente al 10 por ciento del Producto Interno Bruto es el dinero que maneja el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) del sistema previsional. Unos 147 mil millones de pesos estaban integrados en esa cartera de inversiones a fines de marzo. De ese total, alrededor de 10 mil millones se destinaron a proyectos productivos, lo que representa el 6,8 por ciento de ese fondo. En el último año hubo un incremento sustancial de ese rubro, al expandirse en 255 por ciento respecto del stock existente. Se financiaron iniciativas de la Central Atucha II, de Aysa, Enarsa, obras públicas, infraestructura hídrica y del sistema vial. A nivel sectorial se destaca el incentivo otorgado a ocho terminales de la industria automotriz por un monto global de 447,5 millones de pesos. Desde el cambio de régimen, que enterró el negocio especulativo de las AFJP con el aporte mensual de los trabajadores, el FGS registró una suba nominal del 50 por ciento, alza motorizada por la revalorización de las cotizaciones de los bonos. La estructura de la canasta de inversión sigue dominada por títulos públicos (62 por ciento), luego se ubican acciones y bonos privados (12 por ciento) y depósitos en plazos fijos (8 por ciento). El resto se distribuye en otras colocaciones, como la mencionada de proyectos productivos.

Este balance resumido del recorrido del FGS expone la relevancia de la transformación estructural del sistema de seguridad social. En el espacio de la batalla política mediática, cuyo eje rector es el síndrome luz roja de las cámaras de televisión, queda oculta del debate público la recuperación a manos del Estado del régimen previsional, que constituye una mejora fundamental para los trabajadores, activos y pasivos. El sistema previsional ha registrado varias modificaciones en su estructura institucional en los últimos quince años y, por lo tanto, en las normativas, en las áreas de control y en su funcionamiento. Por ese motivo es un interesante desafío la tarea de comprensión de la presente etapa, puesto que requiere consolidar su legitimidad social para exorcizar los fantasmas de las AFJP y de la lógica de mercado en el área de la seguridad social.

Analistas y políticos de vertientes ideológicas diversas colaboran en la confusión general al hablar de la “plata de los jubilados”. Para contrarrestar esa adulteración conceptual, merece subrayarse un aspecto central del actual sistema de reparto: la sostenibilidad del régimen de seguridad social depende del crecimiento económico y de su capacidad de generación de empleo registrado. Este es el criterio básico desde el cual luego se deben evaluar las estrategias de inversión del FGS, los niveles de seguridad y rentabilidad de las colocaciones financieras, el grado de cobertura de la protección social y el monto de las prestaciones.

Esta es la base desde donde se necesita avanzar en las consideraciones acerca de la gestión pública de esos recursos. El tipo de organización administrativa para la inversión de los fondos de seguridad social es importante, definiendo espacios de responsabilidad operativa y de control. En el actual régimen, existen un Comité de Administración de Inversiones (Anses y Economía), un Consejo del FGS (funcionarios del gobierno, representantes de jubilados, de trabajadores, de empresas y de bancos) y una Comisión Bicameral con facultades de supervisión. Además, están presentes las instituciones tradicionales, la Sigen y la Auditoría General de la Nación, que ejercen sus atribuciones de control directamente sobre el manejo de los fondos realizados por la Anses. La presencia de otros mecanismos de control (unidad de auditorías internas) y nuevas instancias de gestión en la Anses se suman en lo que constituye un indispensable esquema de regulación política de un área sensible. En ese marco, el sistema previsional no necesita de órganos de control adicional a los creados y ya existente, sino garantizar su pleno funcionamiento. En esos ámbitos tienen participación los sujetos sociales significativos de un régimen de seguridad social. Por ese motivo, la intervención de cada uno de ellos debe colaborar en el necesario sendero para fortalecer la legitimidad del nuevo sistema previsional. Para ello se requiere sobreponerse al clima de desconfianza dominante entre los distintos actores sociales y económicos, a lo que se agrega la escasa cultura política en la consolidación de políticas de Estado en el área económica.

La estatización del régimen de capitalización modificó la lógica de funcionamiento del sistema de seguridad social, mutando conflictos inherentes a la administración privada (negocios espurios entre empresas y bancos en la colocación de acciones, por ejemplo) a los vinculados a la gestión pública de esos recursos. Advertir sobre esas tensiones permitirá un mejor desarrollo del sistema previsional en manos del Estado. Uno de ellos es que, si bien existían comportamientos cartelizados de las doce AFJP, ahora interviene en el mercado un solo gran actor: el Estado a través del Fondo de Garantía de Sustentabilidad. La compraventa de activos financieros y bursátiles por parte del FGS pasó a ser el factor más importante en la plaza de capitales doméstica. Esto plantea el desafío del control sobre los movimientos de recursos de ese fondo y de sus responsables, a la vez que constituye una fabulosa herramienta de política económica, que seduce tanto a funcionarios públicos como a representantes del sector privado. En este último caso, las empresas que querían conseguir financiamiento con la emisión de títulos de deuda, antes tenían que convencer a la docena de gerentes financieros de las AFJP, mientras que ahora esa tarea se concentra en un solo actor de carácter público.

La precisión sobre los criterios de inversión permite brindar un sólido sistema de resguardo al FGS: seguridad, rentabilidad, diversificación de riesgo, dictamen técnico de viabilidad económica. Este fondo se ha convertido en el principal inversor del mercado doméstico, con lo que esto significa para la economía. Esto obliga a que los criterios de inversión del FGS deban ser predeterminados, transparentes y que sean legitimados políticamente, garantizando que los distintos institutos creados controlen su cumplimiento. Más aún cuando en el actual régimen, en línea con la oportuna idea de privilegiar el impacto económico-social, no está presente la obligación de una rentabilidad mínima a obtener con la cartera de inversión, como en el modelo de capitalización.

Otro aspecto relevante es la necesidad de una mayor diversificación de las inversiones. Desde el momento de la estatización, el valor de esa cesta aumentó considerablemente por el alza de los títulos públicos. Como se sabe, las cotizaciones suben y también bajan, y un impacto negativo de la crisis financiera internacional también puede alcanzar al actual esquema de inversión. Uno de los argumentos para abandonar el sistema de AFJP fue por su vulnerabilidad ante fluctuaciones en los mercados de capitales. Esta situación persiste, puesto que gran parte de las inversiones del FGS están colocadas en los mismos productos financieros que tenían las AFJP, enfrentando similar volatilidad en el stock de activos ante vaivenes en los precios.

Varias pruebas tendrá que enfrentar el FGS, al tiempo de ir perfeccionando su funcionamiento. Pero el principal examen de esta experiencia para conseguir legitimidad social y política, eludiendo los arrebatos oportunistas de fuerzas políticas conservadoras de uno y otro lado, se encuentra en cumplir con uno de los objetivos expresados del FGS: “Procurar contribuir, con la aplicación de sus recursos, al desarrollo sustentable de la economía nacional, a los efectos de garantizar el círculo virtuoso entre el crecimiento económico sostenible, el incremento de los recursos destinados al Sistema Previsional y la preservación de los activos del FGS”.


http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-145351-2010-05-08.html


---------------------------------------------------
Jueves, 14 de octubre de 2010 | Hoy



ECONOMIA › OPINION
A favor de las AFJP


Por Alfredo Zaiat

Votar o proponer hoy el 82 por ciento móvil para las jubilaciones es promover el regreso de las AFJP. Muchos pueden sentirse ofendidos con esa hipótesis, porque históricamente batallaron en espacios públicos áridos por mejorar las condiciones materiales de los jubilados. A otros directamente les resultará indiferente porque saben que esa iniciativa sólo es una oportuna estrategia política electoral jugando con las expectativas del sector pasivo. Unos y otros, con obvias intenciones diferentes, saben que aprobar un proyecto de ley que dispone el 82 por ciento móvil sin financiamiento de mediano plazo, además de no considerar las condiciones presentes y futuras del sistema previsional, terminará provocando el desquicio del régimen público. Este recién se está recuperando del negocio del siglo de bancos y compañías de seguros con las AFJP. El paso siguiente no es muy difícil de adivinar: si se implementara ese 82 por ciento, pasados unos pocos años, con un Estado que no puede cumplir con esa obligación, se impondría el discurso sobre la necesidad de privatizar el régimen previsional. Además del regreso de las AFJP, no hay que ser muy perspicaz para prever que la corriente conservadora, con el respaldo del FMI, impulsará imitar la actual reforma europea: subir la edad jubilatoria de los trabajadores para cerrar la brecha de financiamiento provocada. Así actúan los representantes del neoliberalismo doméstico siempre inquietos para ofrecer negocios fáciles a grandes grupos privados locales y multinacionales. No caer en esa trampa es una exigencia imprescindible en estos tiempos para defender a sectores vulnerables de la población.

Un antecedente cercano de un proceso similar se encuentra en la década del ochenta. En esos años una gran parte de la población se quejaba del servicio telefónico porque no conseguía líneas o de la deficiente prestación eléctrica o de gas. Ese pedido no demandaba la privatización de las empresas públicas. Buscaba recibir un servicio público adecuado. Para ello se necesitaba un plan de inversiones y generar un consenso social para fortalecer la participación del Estado en la economía. Sin embargo, sobre la legítima exigencia de la población prevaleció el discurso conservador de entregar esas empresas a negocios privados, con la inestimable colaboración de previas políticas deliberadas de vaciamiento patrimonial de las compañías estatales. Así se terminó generando una corriente favorable para la liquidación de activos públicos. Las consecuencias de esa política las padecieron finalmente los mismos usuarios que reclamaban un mejor servicio y que, inicialmente, no pedían la privatización, aunque luego la consintieron. En un primer momento sintieron alivio con esas ventas para después padecerlas al tener que pagar tarifas muy elevadas y verificar en la práctica las inversiones mezquinas que realizaron los grupos privados para mejorar y expandir el servicio.

El 82 por ciento móvil fue una bandera de resistencia, con escasa y nula recepción de esa demanda por los partidos tradicionales, en períodos donde los jubilados eran la variable de ajuste. Fue convocante de movilizaciones de organización sociales ante la emergencia previsional de mediados de la década del ochenta, el congelamiento de los haberes, el negocio de las AFJP y la elevación de la edad para jubilarse durante los noventa y el recorte del 13 por ciento de los haberes a comienzos de este siglo. Todas medidas que arrollaron con derechos de jubilados. Desde hace unos años, la situación es diferente, en un proceso de reparación y recuperación del sistema previsional público, que aún requiere su ampliación con el debate para una reforma profunda que brinde respuesta a la actual y futura perspectiva laboral y estructura poblacional. El 82 por ciento no interpela en ese sentido, sino que por el contrario puede terminar abriendo las puertas para el regreso de las AFJP.

http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-154963-2010-10-14.html


-----------
ADEMAS DE LAS INVERSIONES REPASAMOS TAMBIEN LAS FUENTES INGRESOS DEL ANSES



Del Diario critica:
La ANSES tiene dos grandes fuentes de ingresos: los tributarios (que paga la población en general) y las contribuciones de seguridad social (que aportan los propios beneficiarios y sus empleadores).
Aportan a la “caja”:
–Ingresos Tributarios.
–11% del IVA. –120 millones del Impuesto a las Ganancias, más del 20% del total que se recaude. -El 15% de la masa de recursos coparticipables.
-El 21% del impuesto a los combustibles líquidos (naftas).
-El cien por ciento del gravamen al gasoil, diesel, querosén y gas natural comprimido.
–El cien por ciento del adicional sobre los cigarrillos denominado “de emergencia” y transitorio pero que sigue y seguirá vigente.
–El 70% del monotributo.
fuente.
http://criticadigital.com/index.php?secc=nota&nid=18449
FUENTE 2
******* 
*****************************

Miércoles, 22 de octubre de 2008 | Hoy


EL PAIS › OPINION
Un regreso esperado


Por Mario Wainfeld

Con el desmoronamiento del mercado, la capacidad de fijar precios y de una manera general los niveles de la actividad económica escapa al dominio exclusivo del economista y entra en la esfera de lo político... Aferrándose a la noción de mercado concurrencial e impersonal, los economistas se aferran inconscientemente a la materia de su enseñanza. No sé, pero imagino que las brujas se aferrarían enérgicamente a la brujería.”

John Kenneth Galbraith, Introducción a la economía. Una guía para todos (o casi)

Alejandro Dolina suele explicar que todos los logros humanos son producto de la voluntad de levantarse mujeres. Así las cosas, por dar una serie de ejemplos caprichosos digitados por este cronista, la Torre Eiffel, la Venus de Milo, la teoría de la relatividad, el teorema de Tales, las obras completas de Tolstoi o Sarmiento, el descubrimiento de los antibióticos o la fisión nuclear tendrían ese origen común. Aun tomando razón de la interesante observación causal-costumbrista es del caso resaltar que esas obras humanas (también otras ruines, como la guillotina o el gel para el cabello) se independizan de la intención subjetiva primera de su creador y repercuten en la historia humana por otras variables que se prolongan en el tiempo.

El introito viene a cuento porque buena parte de la discusión política autóctona se obsesiona con las motivaciones del gobernante de turno, a costa de menospreciar o negar el valor de las medidas en debate. Para esa narrativa los gobernantes, entre ellos la actual pareja presidencial, son ávidos de poder, desean ganar elecciones (¡aj!), ansían tener muchos recursos económicos... ambiciones lógicas que se equiparan con pecados capitales. Y esos objetivos descalifican desde el vamos cualquier política pública. Tanto que ni vale la pena internarse en sus consecuencias.

Contra esa corriente de pensamiento bajo, el cronista cree que todo gobernante democrático debe procurar el poder, el consenso y la disponibilidad de dinero. Pero, además, cree que las decisiones deben ponderarse, más allá de los objetivos tácticos, por sus implicancias futuras.

Para entrar de lleno en el tema de esta columna, podemos dar por hecho que la Presidenta quiere cambiar radicalmente el sistema jubilatorio actual, amén de “comprar” iniciativa, ganar espacio político y ampliar la masa de dinero de que dispone el Estado para honrar todo tipo de deudas. Todas esas finalidades son atendibles y la primera, la política social elegida, es tendencialmente elogiable.

- - -

El más grande: El sistema jubilatorio es el sector más vasto de la política social, incumbe a millones de personas, compromete fortunas del presupuesto nacional, incluye un sistema de pensiones y la más grande obra social de la Argentina, el PAMI.

Haber restaurado el paradigma estatal solidario es un acierto, cuya cabal dimensión se conocerá cuando se difunda y debata la letra chica del proyecto de ley. A cuenta, se trata de un paso enorme en el sentido correcto, desandando casi dos décadas de desvaríos colectivos que posibilitaron enriquecimientos bien privados.

- - -

Un cachito de historia: El sistema de las AFJP, rememora con tino el economista Jorge Gaggero, “fue siempre ilegítimo (falto de legitimidad política) e inconsistente. Argentina y Chile fueron usados como conejitos de Indias por los bancos, con la ayuda del ‘Washington Consensus’, el BIRF y el FMI, para luego tratar de imponer el sistema en las metrópolis. Pero ellas no compraron y nos quedó el clavo”.

El engendro formó parte de la urdimbre de un modelo de país. Se desbarataron tramas de solidaridad tejidas durante décadas, se entregó sin contrapartidas el patrimonio estatal, se fragmentaron las políticas sociales transfiriendo las competencias (pero no los fondos necesarios para ejercitarlas) a las provincias. Se regaló la empresa estatal de petróleo, disparate no empardado en ningún otro país homólogo, para colmo de colmos se renunció a imponer la renta respectiva.

Hubo dosis industriales de corrupción, imprevisión y necesidad de “caja” en ese trance, pero también medió una finalidad ideológica: consagrar un ideario individualista, egoísta, despectivo del futuro, carente de responsabilidades colectivas y de solidaridad con los más pobres o con las provincias menos dotadas. Se socavaron los acuerdos intergeneracionales. Las AFJP no fueron un lirio del campo, brotado por algún azar: cuajaban a medida en ese enchastro.

Aun quienes las parieron confesaron en la sala de partos que una finalidad básica era generar un mercado de capitales, inexistente en el país. La falta absoluta de contralor estatal lubricó que esos capitales fueran preponderantemente especulativos, volátiles, golondrinas se les dice afrentando a tanto poema que enaltece a tan queribles pajaritos.

Una sociedad despectiva del porvenir, acuñada a puro presente, era armónica con la apropiación particular de los propios ahorros y con el quiebre de las alianzas de clase y de los lazos que (en países capitalistas no puramente hobbesianos) debe vincular a los laburantes activos y los pensionados.

- - -

Los días que vuelan: La reestatización del sistema jubilatorio es un salto cualitativo en la doble gestión del kirchnerismo pero no una incongruencia. Durante el mandato de Néstor Kirchner se amplió generosamente la cobertura que roza el rango universal, sí que con mensualidades predominantemente bajas. También se reabrió (y se estimuló) el pasaje del sistema privado al público con buena respuesta de los beneficiarios. Por último, se honró el fallo de la Corte estableciendo por ley un sistema de actualización que garantice el respectivo principio constitucional, ignorado durante décadas.

La gestión Ocaña en el PAMI redujo exponencialmente los márgenes de corrupción tradicionales en el Instituto lo que, en sinergia con una etapa de crecimiento, mejoró exponencialmente las prestaciones.

Los alcances de esos pasos son objeto de polémica, la comparación con los gobiernos precedentes embellece a los dos Kirchner.

Si la Casa Rosada halló el momento adecuado para mejorar su desempeño, también se movió en un contexto internacional que alienta ese tipo de incursiones estatales. Los gobiernos de todo el planeta compiten a la hora de tomar en sus manos los recursos otrora intocables del sistema financiero y sus afluentes como las AFJP. La intervención de la presidenta Cristina es similar a las que arriesgan, en el cotidiano, sus pares de las principales potencias.

- - -

Letra chica y gentes grandes: El acuerdo general reseñado no se adentra en la ejecutoria legal, que sólo puede ser valorada a fondo a medida que se controvierta el proyecto de ley en el Parlamento y en el ágora. El modo de ejecución puede resentir (y, en el extremo, desbaratar) las mejores iniciativas.

La restitución de un modelo jubilatorio estatal y solidario no se acomete sobre una tabula rasa. Se resuelve en un escenario dominado por el paradigma anterior en el que existen derechos adquiridos y expectativas dignos de la mayor consideración. Todas las personas incluidas en el sistema privado (los relativamente pocos beneficiarios que ya cobran, los aportantes y los empleados) son portadores de derechos implantados por el estado, plenos de legalidad y dignos de amplia tutela. Ese abanico de situaciones exige herramientas muy completas que no los desamparen. No son los responsables del desaguisado cometido ni deben ser sus víctimas.

También le cabe al Gobierno generar mecanismos que impidan que los recursos se esfumen o dilapiden. El cronista no cree que la panacea sean mecanismos de afectación específica, cuanto menos por dos razones. Porque serían insuficientes en el corto o mediano plazo y también porque es deseable que el estado tenga disponibilidad variada para aplicar los fondos públicos, lo que no equivale, para nada, a la discrecionalidad absoluta o a la falta de regulaciones.

- - -

Coaliciones y retórica: Los diarios de negocios y de derecha se plantaron duros frente al anuncio, los partidos políticos que expresan ese tramo ideológico (PRO y Coalición Cívica) no se quedaron atrás. El SI difundió “que está conceptualmente de acuerdo” con la medida mientras el diputado Carlos Raimundi mapeaba en la vereda de enfrente a “sectores de la banca internacional herida por la crisis”. Se manifestaron motivados a ser “una oposición no obstruccionista” y exigieron precisiones y custodias a los derechos de los jubilados. La reacción, sensata y sistémica, podría preludiar un horizonte de alineamientos más claros que los que derivaron de la Resolución 125, aunque ese desemboque depende de la astucia, tolerancia y capacidad de convocatoria de un oficialismo, muy proclive al ensimismamiento.

Y ya que de eso hablamos. La oratoria de la Presidenta y la del joven decontracté titular de la Anses, Amado Boudou, no fueron, a ojos del firmante, las más atinadas en un momento histórico. Cristina Fernández y Amado Boudou le hablaron a auditorios variados y, obsesionados por resaltar el costado social de la medida, subestimaron (y hasta negaron) la decisión estatal de capturar fondos mal habidos, sacarlos del circuito privado y llevarlos al público. Como hacen todos, desde el primer ministro británico Gordon Brown para abajo. Esa omisión supuestamente embellecería la decisión en el imaginario oficial, a los ojos del cronista la priva de facetas que son válidas y que (como se dijo en el primer párrafo de esta nota) pesaron en la toma de decisiones. Ante una audiencia variopinta, en promedio recelosa del manejo de la Presidenta, hubiera sido funcional y sincero dar cuenta de la sustentabilidad económica del Estado para cubrir las deudas públicas.

- - -

No hay una sola AFJP, pero hay pocas: En Chile el sistema de las AFJP tropieza y se estudia la reversa al sector público. No llegan a una docena otros países que insisten en el engendro, ninguno entre los más poderosos. La reputación de las aseguradoras locales es poco envidiable, se sabe que cobraron comisiones fastuosas, que curraron con afiliaciones compulsivas. Eso sí, gastan fortunas en pautas publicitarias en los medios en las que nunca buscan distinguirse por los beneficios sino por el cotillón. Pagan menos que el sistema público. Serán defendidas, como cuadra, por sus dueños y por quienes comparten su sustrato ideológico. Se trata de adversarios fuertes, dignos de respeto por su tamaño.

El Gobierno decidió enfrentarlos, en un momento tormentoso. Deberá hacerlo con destreza, sin abrir flancos técnicos ni proyectar temores a terceros. También deberá ser sagaz en plasmar coaliciones parlamentarias, mejorando mucho sus torpeza y sectarismo cuando el conflicto de las retenciones móviles. Esta historia, que será dura, recién empieza.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/113765-36115-2008-10-22.html

0 comentarios:

Entrada destacada

¿No se crearon puestos de trabajo en los últimos 4 años?

Víctor Hugo transmitió en vivo. 9 de septiembre a las 8:50 · Facebook Mentions · Es #falso que en los últimos años no se creó #emple...

Blog Archive

Etiquetas