Lo que circula por los medios

9 de septiembre de 2011

La Asignacion Universal por hijo y los fondos del Anses + Magdalena, María y CFK todo por radio y TV




Victor Hugo Morales - Diego Bossio - Cynthia  Garcia parte final entrevista





  http://www.divshare.com/download/15689723-c1a

***********************************************


Del Diario critica:
La ANSES tiene dos grandes fuentes de ingresos: los tributarios (que paga la población en general) y las contribuciones de seguridad social (que aportan los propios beneficiarios y sus empleadores).
Aportan a la “caja”:
–Ingresos Tributarios.
–11% del IVA. –120 millones del Impuesto a las Ganancias, más del 20% del total que se recaude. -El 15% de la masa de recursos coparticipables.
-El 21% del impuesto a los combustibles líquidos (naftas).
-El cien por ciento del gravamen al gasoil, diesel, querosén y gas natural comprimido.
–El cien por ciento del adicional sobre los cigarrillos denominado “de emergencia” y transitorio pero que sigue y seguirá vigente.
–El 70% del monotributo.
fuente.
http://criticadigital.com/index.php?secc=nota&nid=18449


*********************
Magdalena Ruiz Guiñazú, María y la TV



http://www.divshare.com/download/15689887-eef


















******************************

Domingo, 8 de noviembre de 2009

ECONOMIA › OPINION
La plata de los jubilados II


Por Alfredo Zaiat

La universalización de la asignación familiar por hijo ha impulsado la segunda versión de “la plata de los jubilados”. La primera se desarrolló hace pocos meses con el manejo de las inversiones de la Anses. Ahora vuelve recargada a la cartelera mediática ante el éxito que esa consigna demagógica ofrece a políticos conservadores y progresistas, analistas preocupados en expresar que están “cerca de la gente” y especialistas en confusión ciudadana. Pocos argumentos brindan tantos pergaminos de poseer sensibilidad social que expresar preocupación por “la plata de los jubilados”. También revela, como pocos, el éxito de la concepción neoliberal acerca del funcionamiento de un sistema de seguridad social. Esa idea extendida en el sentido común de que el jubilado tiene su dinero para cobrar en una caja del Estado y que esos fondos son utilizados para otros fines es muy rústica. Pero la mayoría piensa que es así gracias al dominio de la corriente conservadora, a la que se suman con estirpe indignada grupos identificados de centroizquierda. El régimen jubilatorio, luego del fin del negocio especulativo con el aporte previsional de los trabajadores denominado AFJP, es de reparto. Junto al sistema de asignaciones familiares, constituyen dos pilares de la estructura fundamental de la seguridad social pública. Sus prestaciones, como los recursos para financiarlas, tienen más complejidad que la de presentarlas como una cuenta de los jubilados. Esto último es un resabio del análisis que dejó la reforma regresiva de la capitalización individual. Ahora se requiere un poco más de esfuerzo para no confundir flujo y stock de recursos previsionales manejados por la Anses, incorporar la noción de solidaridad intergeneracional de un régimen de reparto público y precisar la capacidad del Estado para instrumentar una política de administración de activos financieros e intervención en la economía.

La medida que extiende la asignación familiar por hijo a desocupados y empleados no registrados es una iniciativa extraordinaria de reconocimiento de derechos económicos y sociales a ese universo de la población. Hasta ahora eran trabajadores parias del mercado laboral pese a pertenecer a él. Sólo los trabajadores en relación de dependencia tenían el beneficio de cobrar asignaciones familiares. Los otros estaban excluidos del sistema de seguridad social al no ser reconocidos como sujetos de derechos sociales del mercado laboral, pese a tener más necesidad de esos aportes. La universalización de la asignación familiar por hijo es una confirmación de su calidad de trabajadores a pesar de no estar en la formalidad, además de constituir una reparación social a un sector castigado. Si esos trabajadores son incorporados a la seguridad social a través de una asignación familiar, el canal natural de pago es la Anses, así como también su principal fuente de financiamiento. Cualquier otra vía de distribución de esos fondos sería discriminatoria porque crearía dos clases de trabajadores para el sistema de seguridad social.

El régimen de asignaciones familiares se financia con el aporte patronal y otras fuentes. En la ley que lo crea se precisa en el artículo 1º que “se instituye con alcance nacional y obligatorio, y sujeto a las disposiciones de la presente ley, un Régimen de Asignaciones Familiares basado en un subsistema contributivo fundado en los principios de reparto de aplicación a los trabajadores que presten servicios remunerados en relación de dependencia...”. La reciente medida lo extiende a todos los trabajadores (en negro y desocupados), y es el mismo organismo público (Anses) el encargado de abonar esos beneficios.

De ese modo, el rol del Estado adquiere mayor centralidad en la seguridad social, al recuperar el mandato que emana del artículo 17 de la Constitución nacional. Este dispone que “el Estado otorgará los beneficios de la seguridad social, que tendrá carácter de integral e irrenunciable”. De esa forma, el sector público asume la obligación de contar con recursos para cumplir con ese objetivo, dinero que puede obtenerlo de aportes previsionales o de otras fuentes, como impuestos específicos, participación en un porcentaje de los tributos existentes, de nuevos gravámenes o de rentas obtenidas por inversiones de un stock de activos previsionales (Fondo de Garantía de Sustentabilidad del Sistema Integrado Previsional Argentino). No se trata entonces de “la plata de los jubilados” reunida en una cuenta de un organismo público (Anses), sino de recursos de un Estado comprometido con una política global para mejorar las condiciones de vida de un sector vulnerable de la población. Puede parecer lo mismo, pero son concepciones diferentes de como se organiza una sociedad según el rol que se le asigna al Estado como protagonista del ordenamiento fiscal y agente redistribuidor de ingresos.

Salvo para consignas demagógicas, no existe esa concepción lineal de “la plata de los jubilados” en un sistema de reparto. El flujo mensual de recursos provenientes de los aportes de los trabajadores, cargas sociales y porciones de impuestos nacionales (IVA, Ganancias y Cheque) permite el pago de los haberes. Se trata, además, de un esquema previsional de solidaridad intergeneracional: los trabajadores activos de hoy aportan para el pago de los haberes de los pasivos, y mañana sus respectivas retribuciones serán acercadas por otros trabajadores, y así se van encadenando los eslabones en el régimen de reparto. Ahora se amplía el concepto de seguridad social, a través del sistema de asignaciones familiares a niños y niñas cuyos padres tienen trabajo en la economía informal o están desocupados. Es una forma de igualar a quienes aún no están dentro del mercado laboral formal y de garantizar el derecho a la seguridad social para todos. Y ese derecho es en parte financiado por las utilidades contabilizadas del Fondo de Garantía manejado por la Anses. Más adelante se podrá encontrar más fuentes de financiamiento, y a la vez se podrá también disponer de ajustes adicionales en los haberes mínimos (la movilidad tuvo variaciones por encima de lo calculado por sus críticos por derecha e izquierda) o acelerar la cancelación de juicios de los jubilados. Pero la presión para transitar ese necesario recorrido no habilita a confundir con la vulgaridad de “la plata de los jubilados”.

El Fondo de Garantía está integrado, además del superávit de las cuentas previsionales de los últimos años, por el stock de activos financieros y bursátiles que estaban en manos de las AFJP. Esos activos son un patrimonio que el Estado recuperó del régimen de capitalización que desfinanció la seguridad social durante casi década y media. Nuevamente, ese stock de capital recuperado no es “la plata de los jubilados”, sino que se ha integrado a un sistema general de seguridad social. Es cierto que el Gobierno no ha puesto mucho empeño en explicar el nuevo funcionamiento ni ha convocado a organizaciones sociales que impulsaron históricamente la propuesta de la universalización, lo que deja el escenario libre para que predomine el discurso neoliberal en materia previsional y seguridad social. Y si además dirigentes del denominado arco progresista adoptan esa consigna fácil y conceptualmente regresiva, se hace más difícil la batalla cultural para recuperar instituciones y nociones básicas de la seguridad social para proteger el interés de las mayorías.

azaiat@pagina12.com.ar


Permalink:
http://m.pagina12.com.ar/diario/economia/2-134914-2009-11-08.html


***
Domingo, 17 de mayo de 2009 | Hoy


ECONOMIA › OPINION
La plata de los jubilados


Por Alfredo Zaiat

El sistema previsional fue desfinanciado durante catorce años con el giro de los aportes jubilatorios hacia el negocio de bancos & afines asociados en compañías denominadas AFJP. La reforma que puso fin a esa actividad especulativa con el dinero de los trabajadores ha sido el comienzo de un proceso para ordenar un régimen de seguridad social que se estaba desquiciando. Sin embargo, la efectivización de una medida no implica necesariamente que también se haya enterrado al mismo tiempo la base conceptual del modelo anterior y, por lo tanto, la forma de examinar el nuevo. El ejemplo más claro se encuentra en los análisis que aún relacionan reservas y circulante monetario como una variable relevante para la estabilidad cambiaria y la solvencia económica, evaluación que es una resaca del esquema de convertibilidad y que hoy es poco importante con un tipo de cambio variable y otro esquema monetario. Con el recuperado sistema previsional está sucediendo el mismo rezago para la comprensión de los efectos de una reforma. Como si nada hubiera cambiado, políticos oficialistas y opositores, economistas conservadores y progresistas, elaboran sus discursos de defensa o de ataque con la consigna de “la plata de los jubilados”. Esta idea es un reflejo del éxito que ha tenido esa concepción liberal de cuenta individual jubilatoria de las AFJP, que ahora se ha trasladado en forma mecánica a que la Anses es estrictamente la cuenta global de los jubilados. Se confunde así flujo y stock de recursos previsionales, se distorsiona la noción de solidaridad intergeneracional de un régimen de reparto y se limita al Estado en su política de administración de activos financieros e intervención en la economía.

Esa demagogia discursiva conduce a esos errores para no ser señalado como insensible ante la clase pasiva, y en ocasiones por especulación electoral sin distinción de izquierdas o derechas. No existe esa concepción lineal de “la plata de los jubilados” en un sistema de reparto. El flujo mensual de recursos provenientes de los aportes de los trabajadores, cargas sociales y porciones de impuestos nacionales (IVA, Ganancias y Cheque) permite el pago de los haberes de los jubiladosEs lo que se conoce como un esquema previsional de solidaridad intergeneracional: los trabajadores activos de hoy aportan para el pago de los haberes de los pasivos, y mañana sus respectivas retribuciones serán acercadas por otros trabajadores y así se van encadenando los eslabones en el régimen de reparto.
En éste, en caso de haber excedentes, se podría elevar el monto de la jubilación, o cuando aparece un déficit se requeriría el financiamiento de recursos del Tesoro para enfrentar las obligaciones. Esos movimientos de la cuenta del organismo encargado de pagar las jubilaciones (Anses) son un flujo que depende de varios factores: cantidad de empleos en blanco, relación de trabajadores activos/pasivos, cumplimiento de las empresas para el pago de los aportes, nivel de actividad económica que determina la recaudación impositiva destinada al sistema previsional. También puede ser afectado por programas de inclusión social, como el que incorporó al régimen a 1,8 millones de personas que pasaron a cobrar su jubilación. “La plata de los jubilados” es ese flujo mensual que, teniendo en cuenta que el 38 por ciento de los trabajadores está en negro, es perturbado por las empresas que no cumplen con las normas del mercado laboral más que por el Estado que administra esos recursos.

Más interesante resulta avanzar en el análisis de la estructura de la pirámide previsional o si las cuentas permiten financiar aumentos de las magras jubilaciones. Para ello se necesita desplazar esa idea gaseosa de “la plata de los jubilados” e invertir un poco más de esfuerzo para estudiar la solvencia temporal e intertemporal del actual régimen de reparto. Por este último camino se abandonan las consignas fáciles que la prensa conservadora sabe destacar y se revaloriza el rol del Estado, a la vez que se recupera el mandato que emana del artículo 17 de la Constitución nacional, que dispone que “el Estado otorgará los beneficios de la seguridad social, que tendrá carácter de integral e irrenunciable”. De esa forma, el sector público adquiere la obligación de contar con recursos para cumplir con ese objetivo, que puede obtenerlos de aportes previsionales o de otras fuentes, como impuestos específicos o participación en un porcentaje de los tributos existentes. No se trata entonces de “la plata de los jubilados” reunida en una cuenta de un organismo público, sino de un Estado comprometido con una política global para mejorar las condiciones de vida de un sector vulnerable de la población. Puede parecer lo mismo, pero son concepciones diferentes de cómo se organiza una sociedad según el rol que se le asigna al Estado como protagonista del ordenamiento fiscal y agente redistribuidor de ingresos.

Otro aspecto de ese debate se encuentra en el concepto de stock (activos) de la Anses. Para su evaluación también se ha desplegado la resaca de la concepción que nació con el modelo de AFJP.
Esos activos son un patrimonio que el Estado recuperó del régimen de capitalización, que con su funcionamiento durante casi década y media desfinanció la seguridad social.
 El manejo de ese capital exige un celoso control de otras dependencias públicas, del poder legislativo y de organizaciones sociales. Pero esto no implica que la Anses tenga que ser examinada con la misma lógica de administración de activos de las AFJP. Elegir ese último sendero deriva en críticas que corresponden a esquemas de análisis de economistas de la city, tentación en la que representantes del progresismo pueden caer cuando empiezan a evaluar tasas de retorno de bonos o refinanciaciones de pasivos intra sector público. Ese stock de capital recuperado no es “la plata de los jubilados”, sino que forma parte del patrimonio previsional del Estado. Capital que ofrece la posibilidad de convertirse en una potente herramienta de intervención estatal para el fomento y desarrollo económico con el objetivo de impulsar un círculo virtuoso de crecimiento. Este proceso termina mejorando el canal de recaudación de recursos del sistema previsional por el mayor empleo y formalización laboral. O sea, se presentan las condiciones para que un stock de activos en manos del régimen jubilatorio pueda estar en función de mejorar su flujo de fondos futuros, lo que permitiría aumentar el monto de los haberes como así también el grado de cobertura.

En su momento, la consigna conservadora fue el manejo de “la caja” y ahora es la de “la plata de los jubilados”. Ambas apuntan a limitar el accionar del Estado en el sistema previsional bajo una concepción premoderna de organización fiscal, que considera que cada uno tiene que recibir en función de lo que aporta. Idea que expresa el arco político y cultural sojero cuando se refiere a las retenciones. En el caso de los jubilados, aquellos a los que les interesa proteger a ese sector tan castigado por décadas deberían evitar caer en esa trama que busca deslegitimar la intervención estatal en la economía.

azaiat@pagina12.com.ar


Permalink:
http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-125094-2009-05-17.html



*****************
Domingo, 26 de Octubre de 2008
La caja
Por Alfredo Zaiat

El debate previsional del proyecto para poner fin a las AFJP requiere el esfuerzo de no quedar atrapado en mediocres consignas políticas si el objetivo es defender a los trabajadores y sus futuras jubilaciones.

Con su amplio coro de voceros bien predispuestos, el poder económico sabe utilizar como nadie las propias defraudaciones adjudicándolas al otro como argumento de defensa de sus intereses particulares. Ese mecanismo de proyección, que sería carne de diván para psicólogos, tiene en la esfera pública un potente factor de confusión. Desde la más taimada, como sacar de contexto histórico un viejo discurso de Perón, hasta la más popular, como la definición rústica de “hacer caja”.

La anécdota de Perón es en cierto sentido frívola porque fue él quien expandió la cobertura legal del sistema de protección social estatal y su crítica en ese video apunta al manejo de las jubilaciones por parte de los gobiernos militares y civiles que lo sucedieron en su largo período de proscripción política. Que el pensamiento conservador que siempre repudió a Perón hora apele a él tergiversándolo pone al descubierto el nivel de desesperación por la pérdida de un millonario negocio con el dinero previsional de los trabajadores. La discusión conceptual sobre la caja jubilatoria y la utilización de sus recursos resulta más interesante y reveladora de la perversidad argumental de los defensores de las AFJP. Fueron los militares, las políticas de ajuste impuestas por los grupos de poder y el propio régimen de capitalización privada que desquiciaron el sistema previsional y, por lo tanto, el haber jubilatorio. El recorrido de ese proceso permite ilustrar y tranquilizar a las almas atribuladas por el temor sobre el destino de la caja.

La situación más cercana es la que se registra con las AFJP: la asociación de financistas & afines han estado detrayendo recursos previsionales mes a mes del aporte jubilatorio mediante abusivas comisiones. O sea, el riesgo no es que el Gobierno se apropie de la caja jubilatoria, sino que durante catorce años fueron las AFJP que lo han estado haciendo en forma persistente con la impunidad que brinda el poder financiero sobre el dinero previsional de los trabajadores. Poner fin al funcionamiento de la jubilación privada es frenar el impúdico manotazo mensual a la caja por parte de los banqueros.

Otra contribución de los conservadores a perjudicar a los jubilados fue que en la mitad de esos años de régimen privado los aportes fueron menores al establecido por ley. Con una medida desesperada para salvar la convertibilidad agonizante, Domingo Cavallo los redujo del 11 al 5 por ciento, afectando por lo tanto la caja.

Luego, el gobierno de Eduardo Duhalde lo subió al 7 por ciento y recién a partir de este año volvió al 11. Cavallo sabe bien cómo afectar la caja previsional: en 1994 redujo los aportes patronales disminuyendo así ingresos que correspondían al sistema de seguridad social. Más adelante, en 2001, en el gobierno de Fernando de la Rúa directamente redujo el 13 por ciento de las jubilaciones. Ya no era en la caja previsional, sino que la mano fue sin escala al bolsillo.

Durante la década del noventa, dominada por la política neoliberal, las jubilaciones estuvieron congeladas porque la creación de las AFJP desfinanció al sistema de seguridad social. La mano en las cajas previsionales fue introducida por los que ahora atemorizan con el riesgo del manejo discrecional por parte del Estado. Los economistas del Centro de Estudios para el Desarrollo Argentino estimaron que desde la creación de las AFJP, el sistema de seguridad social público resignó anualmente recursos por un monto cercano a los 5500 millones de pesos constantes de 2006. No es que ahora el sector público podrá financiarse con los fondos que iban a las AFJP, porque es lo que hacía aunque en forma onerosa emitiendo bonos que esas compañías compraban, sino que con el fin de las Administradoras se repara el error de haber desfinanciado el sistema de seguridad social.

Otro de los más potentes desestabilizadores de las cajas previsionales ha sido el empleo informal. La causa de ese desequilibrio se encuentra en el fuerte crecimiento del trabajo en negro desde mediados de la década del ’70. De esa forma disminuyó la relación pasivo/aportante, lo que agudizó la tensión financiera de las cuentas del sistema de seguridad social. El empleo informal significa que el empresario no realiza el aporte previsional establecido por ley, que deriva en menores ingresos a la caja. Las cámaras patronales, por ejemplo la UIA que reclama con espíritu republicano respeto a la “seguridad jurídica” con el proyecto oficial, son las que deberían aleccionar a sus integrantes que el trabajo en negro es una forma de apropiarse de recursos que corresponden a la caja previsional de los trabajadores. Del mismo modo, con la evasión en los aportes de su plantel.

Uno de los factores relevantes, y a nivel estructural el más importante, para comprender la inestabilidad de los fondos que tuvo el sistema jubilatorio se encuentra en la inflación y, por lo tanto, en las políticas macroeconómicas que durante muchos años han tenido como guía la estrategia del ajuste. La inflación es un poderoso mecanismo de descapitalización de los fondos previsionales. Las crisis económicas han provocado fuertes desequilibrios en las cajas previsionales, como también lo han hecho con el poder adquisitivo de los sectores de ingresos fijos.

Al respecto, pese al pensamiento dominante, durante el período peronista 1945-1955 el sistema previsional no registró déficit ni fue descapitalizado. Ese resultado positivo se debió a la existencia de una elevada cantidad de aportantes en relación con los beneficiarios. El ejemplo que se expone como manejo discrecional de recursos fue la construcción de viviendas populares con financiamiento de las cajas previsionales. Pero, en realidad, el activo de bajo retorno en contrapartida a esas obras junto al proceso inflacionario de los años posteriores fue lo que derivó que recién en 1962, siete años después del derrocamiento de Perón, se contabilizara el primer déficit en el sistema. Con el dictador Juan Carlos Onganía se desalojó la presencia sindical de la dirección de las cajas previsionales, pasando el Estado –autoritario– a tener la administración central del sistema con el objetivo de controlar la evasión y uniformar las prestaciones y las condiciones para su obtención. Ese resultado no fue alcanzado. En la última dictadura militar, se inicia en 1980 un proceso sistemático de desfinanciamiento del sistema con la reducción de las contribuciones patronales.

En esta instancia aparece el concepto de “intangibilidad” expresado por dirigentes políticos como fundamento para advertir sobre la necesidad de cuidar el dinero de los jubilados. Aunque parezca una herejía ante el crispado discurso de la oposición, no tocar los recursos previsionales para otros destinos que no sea para pagar las jubilaciones (“intangibilidad”) significa directamente licuar esos fondos con la inflaciónO sea, meter la mano en la caja por la lenta o rápida descapitalización según el ritmo de alza de los precios. Para no repetir fracasos de experiencias pasadas, además de consolidar políticas económicas para el crecimiento y no para el ajuste, ya sin las AFJP el objetivo del sistema jubilatorio estatal debería ser mantener el poder adquisitivo del dinero de las cajas. Para ello se requiere de una administración transparente de las inversiones de esos fondos, tarea que debe ser controlada por diferentes sectores. Esa supervisión debe ser institucionalizada para evitar que ante cambios de gobiernos, como ha sucedido a lo largo de la historia con experiencias conservadoras, se termine afectando a los trabajadores y a los jubilados.


------------------------


Acto de anuncios de aumento en las asignaciones por hijo y familiares: Palabras de la Presidenta de la Nación 


PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER, EN UN ACTO DE ANUNCIOS A TODO EL PAÍS, DESDE EL SALÓN DE LAS MUJERES ARGENTINAS DEL BICENTENARIO DE LA CASA DE GOBIERNO, REALIZADO POR CADENA NACIONAL 


 Muy buenos días a todos y a todas. Agradecer la presencia de todos ustedes. Esta reunión que nos encuentra una vez en este querido Salón para mí que es el de Mujeres Argentinas del Bicentenario, tiene por objeto cumplimentar una política que venimos desarrollando desde hace tiempo y que constituye, creo, uno de los objetivos fundamentales del modelo 2003 y que es de la inclusión social. En este caso, con una de las medidas que ha constituido seguramente uno de los pilares de este proceso de inclusión y mejoramiento y también de actividad de la economía como ha sido la Asignación Universal por Hijo. (Aplausos) 


Medida que pudimos generar, sin lugar a dudas, a partir de haber recuperado la administración de los recursos de los trabajadores en la órbita del sector público, y que permitió implementar en noviembre del año 2009, esta medida que realmente ha tenido un impacto impresionante en nuestra sociedad. 


El año pasado incrementamos de 180 a 220 el 26 de julio, este año deberíamos haberlo hecho en julio o agosto, pero la proximidad de las elecciones seguramente hubiera llevado a que algunos hubieran caracterizado como electoral la medida. Pero debemos actualizarla y por eso he decidido que la Asignación tendrá un incremento del 22,7 por ciento la que llevará la Asignación de 220 pesos actualmente a 270 (Aplausos) y la Asignación por Discapacidad de 880 a 1.080 pesos a cada uno de nuestros niños. (Aplausos) Esta medida beneficia a 3 millones 591 mil 565 niños y jóvenes también, porque saben que es hasta los 18 años de edad en nuestro país y también de embarazadas, porque esto es aplicable obviamente a la Asignación por Embarazo que también incorporáramos como una medida más de cobertura de protección de inclusión social, y está relacionada con 1 millón 917 mil 342 adultos, familias. (Aplausos) 


El impacto presupuestario es importante, son 2 mil 189 millones de pesos más anualmente; la inversión anual actual es de 9 mil 635 millones y de esta manera la inversión por Asignación Universal por Hijo y por Embarazo pasa a 11 mil 824 millones por año. (Aplausos) 


Realmente como dice mi amigo Bernardo Kligsberg, el programa social más importante que se conoce a nivel global en términos de participación del PBI en un programa social, que también ha logrado una transparencia y una llegada que además de eliminar políticas clientelares, también puede estar simultáneamente con el sistema registrado de trabajo, porque en definitiva una de las grandes críticas que muchas veces había, es que los programas sociales competían con la posibilidad de incorporar trabajadores. 


Ahora, esto no sucede porque el trabajador que se incorpora a trabajar, sigue cobrando la Asignación Universal bajo la forma de Asignación Familiar como cobran todos los trabajadores registrados. (Aplausos) 


En este sentido también quiero anunciar que hemos modificado, que hemos aumentado los topes que tienen las Asignaciones Familiares según los rangos salariales, esto se refiere a las Asignaciones Familiares, esto es lo que cobran todos los trabajadores en relación de dependencia que obviamente tienen como mínimo el salario mínimo vital y móvil, todos los trabajadores registrados cobran por encima del salario mínimo, vital y móvil además de lo que significa, como yo charlaba con algún dirigente sindical el ser un trabajador registrado. No solamente es la obra social, no solamente son los beneficios, sino que el recibo de sueldo te permite ser sujeto en la sociedad, te permite presentarlo para solicitar un crédito para comprar algo, y además te pone en el mundo de los registrados, en el mundo de la legalidad, como digo yo, y de la dignidad también. 


En ese sentido hemos decidido modificar los rangos –me voy a poner lo anteojos para no equivocarme- y que nadie se enoje, había un rango hasta 2 mil 400, lo hemos elevado a 2 mil 800, el rango de 2 mil 800 se eleva a 4 mil pesos y el de 4mil 800 a 5 mil 200 pesos, con lo cual cobrarán exactamente 2 millones 225 mil niños la suma de 270 pesos que es la Asignación Familiar plena y que implica esa cantidad de niños y que es hasta 2 mil 800 pesos. Luego 204 hasta los trabajadores que van de 2 mil 800 a 4 mil, y 136….. de 4 mil a 5 mil 200 pesos. Esto también se aplica lo mismo en materia discapacidad y se incorporan 138 mil 608 niños de trabajadores registrados hasta hoy, que no percibían Asignación Familiar. (Aplausos) 


La inversión total alcanza a 3 mil 125 millones más, lo que eleva a las Asignaciones Familiares de los trabajadores registrados por año en la Argentina a 12 mil 637 millones en total. Para que ustedes tengan una idea entre Asignaciones Familiares que son 12 mil 637 millones de pesos, antes era de 9 mil 512 millones de pesos para trabajadores registrados, y entre las Asignaciones Universales y por Embarazo se llega a un total de 24 mil 461 millones de pesos por año, solamente en concepto de Asignaciones Familiares y Asignaciones Universales por Hijo. 


Este es un esfuerzo muy grande de toda la sociedad argentina, un esfuerzo que también ha redundado en lo que han sido los números que nos ha dado el último censo en materia de cobertura y también lo que se va a conocer el 26 de septiembre cuando se publique desde el INDEC los 31 conglomerados argentinos en materia de pobreza e indigencia y también la evolución de la distribución del ingreso que es el coeficiente Gini que es un instrumento y un coeficiente muy rígido, muy inelástico y muy difícil de mover. 


De acuerdo al último censo hay niños menores de edad 12 millones 333 mil 747, cubiertos por la Asignación Universal por Hijo 3 millones 536 mil 822, es decir, el 29 por ciento. Todavía tenemos que el mayor porcentaje de niños cubiertos está en el orden de la Asignación Universal por Hijo tomado como categoría. Cubiertos por la acción de dependencia 3 millones 374 mil 874 que es un 27 por ciento; cubiertos por prestación de desempleos 108 mil 787, 1 por ciento cubierto por jubilación, pensión o pensión no contributiva. 


Ustedes saben que tenemos pensiones no contributivas por más de 1 millón de pensiones cuando en realidad, cuando Néstor llegó como presidente había apenas creo que 187.000 pensiones, hoy estamos cubriendo más de 1 millón de personas. Bueno, cubiertos por jubilación, pensión o pensión no contributiva, 386.788 menores, que responden a un 3 por ciento; cubiertos por empleo público nacional o provincial o municipal, 1.358.136, que es un 11 por ciento y cubiertos por otros sistemas provinciales o planes sociales, un 9 por ciento; hijos de trabajadores independientes, esto es decir monotributistas o gente que tiene una profesión liberal independiente y, por lo tanto, mayor poder adquisitivo, 956.353 e hijos de trabajadores formales, con ingresos superiores a 4.800, 864.000. En realidad, están quedando un 5 por ciento de población para analizar, entre extranjeros, zonas de difícil acceso, chicos que aún no se han documentado y permítanme decirles que creo que debemos ser en estos momentos del mundo, uno de los países con mejor cobertura social para nuestros niños y creo que para toda nuestra población en general, lo cual me pone muy orgullosa.


Yo les hablaba del índice de Gini, y también de lo que son los 31 aglomerados urbanos y para que no haya ninguna duda, la remisión de los datos se hacen a través de los Institutos Provinciales de Estadísticas y Censos, que los toman en sus conglomerados y los remiten al INDEC. De acuerdo, por lo tanto, a estos datos que se van a publicar el 26 de septiembre y si el impacto de lo que podría denominarse este aumento y este corrimiento también en materia de los topes de los salarios, en pobreza tenemos un 5,7 de hogares todavía pobres en Argentina y personas un 8,3. Y en materia de indigencia, hogares, un 2,2 y personas un 2,4. De aquel 2003, con un 54 por ciento de pobreza y un 27.7 de indigencia, repito, a personas 8,3 y 2,4, pobreza e indigencia respectivamente. 


Nos gustaría tener menos de pobreza seguramente, pero hemos logrado perforar la cifra de dos dígitos y eso está directamente vinculado también con la perforación de los dos dígitos en materia de desocupación y también con todas las políticas sociales activas que hemos venido desplegando. Venía escuchando también recién el índice de crecimiento de la construcción en el primer semestre en la República Argentina, el 10.5. Y leía también en el Censo y lo repetía ayer en La Matanza, donde realmente tuve una experiencia francamente conmovedora que el analfabetismo, que teníamos en el año 2001, 2.6, también hemos perforado los 2 puntos y hemos llegado al 1.9. Podrían parecer números, como decir tenemos 400.000 personas más en La Matanza con agua o medio millón más con cloacas o millones de personas con agua, con cloacas nuevas en todo el país. 


Pueden parece números, pero cuando uno va a lugares como Virrey del Pino. La Matanza, corazón de La Matanza, y que esos números tienen rostro, tienen nombre y tienen todas historias de vida. Realmente ayer me tocó vivir momentos muy pero muy conmovedores. Fuimos a una casa de María, que seguramente me debe estar mirando por ese televisor pequeño, un televisorcito…Me quiso llevar a su habitación para que la conociera. La dignidad de los humildes, digo yo. Un televisorcito muy pequeño, muy antiguo…me pidió si le podía dar un televisorcito…porque me quería ver más grande, por Canal 7, me dijo, se ve que por otros canales no me deben pasar tanto además. Pero para María, que me mira por la Televisión Pública, y debe por ahí morándonos en su televisorcito chiquito, vamos a hacerle llegar un televisor más grande. María es de Santiago del Estero y hace 40 años que vive en el Conurbano y me contaba y relataba su historia de vida, de dos hijos muertos, uno por bocio, y el otro ya ni me acuerdo que me dijo porque lloraba entrecortadamente y yo también lloraba. 


Así que era medio una telenovela mexicana, parecíamos las dos ahí… Pero realmente, el drama, el drama de la gente que hasta hace poco tiempo no tenía agua en esa calle de Virrey del Pino, no había agua en el 2003, no había electricidad y no había pavimento y no había cloacas y no había gas. Ayer, cuando fuimos, ya tienen pavimento, ayer llevábamos el agua y ya tenían electricidad. Nos falta ahora la cloaca y nos falta el gas. Es gente que tiene su garrafa y su tubo de gas, su garrafa fundamentalmente. Esto nos marca, yo lo decía el otro día cuando charlaba cuando inauguramos esa maravillosa Evita…No sé dónde puso ahora el edificio, estaba buscándolo…Parrilli, ¿Dónde pusiste el edificio de la 9 de Julio? No, no, el que tenía…no te hagas el vivo, que de tonto estabas bien…Bueno, dale… Estaba ese edificio y yo veía a la Evita mirando al Sur, divina, hermosa, con ese vestido fantástico y esa rosa, y el Evita más combativa, mirando al Norte como recordándonos las cosas que todavía nos faltan.


 Las dos: una, con la satisfacción de lo que hemos logrado y, la otra, recordándonos las cosas que todavía faltan. Sabemos las cosas que faltan y por eso estamos trabajando como lo estamos haciendo y por eso vamos a seguir trabajando muy fuerte, porque hechos como los que sucedieron ayer o más tarde después, cuando de ver a María y a toda la gente del barrio de Virrey del Pino, iba un chico con una camioneta que nos corrió todo el trayecto diciéndome “por vos pude comprarme esta camioneta”, no voy a decir la marca para no hacerle propagando a nadie, era un pibe muy joven que después de metió en Mercedes Benz, 27 años y le pregunté qué hacía. Era distribuidor de golosinas, vendía golosinas, obviamente, con el incremento del consumo, un chico joven. 


Y también, los trabajadores de Mercedes Benz que ayer visitamos, todos jóvenes también, 28, 31 años, incorporando nuevamente trabajadores porque están haciendo un motor argentino, porque están haciendo un nuevo vehículo, porque estamos agregando partes en esta pelea de todos los días. Es una pelea pero no pelea en el sentido de pelearse por pelearse; es una pelea cotidiana que cada uno de nosotros da en cada uno de los ámbitos, la pelea que cada uno da en su vida personal también todos los días, cuando se tiene que levantar temprano, lidiar con esto, lidiar con otro, lidiar por ahí con que le pararon el subte porque la tarjeta del SUBE le da tendinitis cuando la ponen y entonces uno dice: “La pucha, parecer ser que algunos no han entendido lo que está pasando en la República Argentina y cuál es el rol…” La verdad que…Yo a veces discuto, me enojo con algunos compañeros porque bueno, porque son las cosas lógicas, porque se ponen por ahí “que bueno, que todo ya, que vamos”, pero decir, sinceramente, que provoca tendinitis. Yo me subí al colectivo cuando estaban los colectivos acá y para poner la tarjeta del SUBE…Yo vi a mi viejo trabajar durante años de colectivero, ¿tendinitis? Tenía que sacar boleto por boleto, picando…


Ayer me regalaron en Mercedes Benz una boletera vieja que era exactamente igual a la que usaba mi viejo que laburó toda su vida y nunca tuvo tendinitis de nada. Vivía, claro, en un país donde en el que si no laburabas y era más difícil hacerse el revolucionario, porque no había gobiernos democráticos, entonces… Cuando hay gobiernos como el nuestro, que ha hecho de su política de derechos humanos, de no criminalización de la protesta social, inclusive, respetada hasta límites que muchas veces nos provocan costos políticos porque no hay protestas políticas y sociales, sino que muchas veces son provocaciones…Bueno, por supuesto, cuando uno tiene un gobierno como el nuestro, ser revolucionario es lo más fácil que hay. Así que, nosotros…yo por lo menos nunca pretendí ser revolucionaria, siempre fui peronista y muy humildemente nada más, digo que también podemos decir sigo apostando a la contemplación del otro, a la cordura, a la racionalidad pero, fundamentalmente, a entender a todo lo que le falta a los demás todavía. Esto de la tendinitis eran también los que también, en ejercicio de la libertad sindical, reconocimos…¿Dónde está Tomada? 
Te acordás que también reconocimos al gremio en un ejercicio de la tan también declamada y reclamada y bien entendida libertad sindical. Por eso digo: nosotros vamos a seguir trabajando. Yo les pido a todos los argentinos, a todos, a todos los que tienen responsabilidades, a todos los que tienen un trabajo, a todos los que tienen una empresa, un estudio, que están en la escuela, que están en la universidad, que están en el taller, que están en la tierra, en el surco, que están arriba de un arado, donde estén, que por favor pensemos un minuto no solamente en nosotros mismos o en nuestros posicionamientos personales que muchas veces no son ni pensar en uno mismo, es pensar casi corporativamente cómo me coloco en mejor posición frente a mi propio sector o mi propio grupo, todas actitudes egoístas, insolidarias, impropias de gente buena. 


Yo estoy convencida de que la absoluta mayoría de la gente, de los argentinos, somos gente buena, con defectos, con virtudes, con cosas que por ahí vamos, venimos, nos enojamos, pero yo creo que en el fondo somos un pueblo de gente buena y creo que, en nombre de ese pueblo de gente buena y de todos los que faltan todavía incorporar a un trabajo registrado, a los beneficios, a poder vivir en un lugar como se vive en la Ciudad de Buenos Aires. 


Recién charlábamos con Diego Bossio y ustedes saben que de la Asignación Universal por Hijo, estas son cosas muy interesantes y que no se saben, el 91 por ciento lo hace con tarjeta bancaria y hay un 9, un 8 por ciento que lo cobra y yo decía porque digo el mostrador…”No, no, ¿sabés lo que pasa? Que muchas veces, en Jujuy por ejemplo, no hay oficinas de la ANSES ni bancos. Y una vez al mes hay que ver bajar a la gente de los distintos pueblitos alejadísimos, donde no hay absolutamente nada, un funcionario de la ANSES, un miembro del Ejército, gente del Correo y pagar las asignaciones, las pensiones o las jubilaciones a gente que está alejada del mundo, que no tiene nada más que la mano del Estado que se puede alcanzar, que no tiene taxi, que no tiene subte, que no tiene micro, que no tiene gas, que no tiene agua y que, sin embargo –como ayer me pasó en Virrey del Pino, con María- cuando llegás con el agua y que tal vez otro te estaría diciendo acá ¡uy, cuánto tardaron!, todavía te lo agradece llorando”.


 Entonces, nadie quiere que le agradezcan llorando nada, porque nadie quiere esas cosas. Pero quiere de los que ya tienen un mejor posicionamiento que han logrado a partir de todo lo que hemos construido desde el año 2003, que por favor pensemos en los demás. Por lo menos es lo que yo hago, pensar en los demás. Tal vez, si pensara en mí misma y sola, bueno, no importa… Muchas gracias a todos y a todas y a seguir trabajando por una Argentina con mayor inclusión social, con mayor justicia, con mayor equidad y con mayor igualdad. Muchas gracias a todos. (APLAUSOS) 




 http://www.presidencia.gov.ar/discursos/25382-acto-de-anuncios-de-aumento-en-las-asignaciones-por-hijo-y-familiares-palabras-de-la-presidenta-de-la-nacion 


 ------------------

El diario "The Guardian" destaca la Asignación Universal por Hijo (AUH) - 09 Sep
Martes, 06 de Septiembre de...(mas)

Artículo del New York times sobre Argentina - Argentina’s Turnaround Tango - 02 Sep
Artículo del New York times...(mas)

CRISTINA FERNÁNDEZ EN LA CENA POR LA UIA. DÍA DE LA INDUSTRIA - 02 Sep
Cena por el Día de la...(mas)

Randazzo los números definitivos de las Primarias y abrupto final - 02 Sep
Martes, 30 de Agosto de 2011...(mas)

¿Déjà vu con el ABL? Macri y la estrategia de la inflación - 31 Ago
¿Déjà vu con el ABL? Macri y...(mas)

La Boleta única y ¿la oposición en la busqueda de una solución mágica? - 29 Ago
Victor Hugo Morales. y...(mas)

Sobre el derecho a la Libertad de Expresión - Demanda Menem a la Revista Noticias - 28 Ago
En la Corte Interamericana de...(mas)

Noche de Ronda - 28 Ago
Dile que la quieroDile que me...(mas)

Inversión Pública, Industrialización y la carne argentina - 27 Ago
MARTES 9 DE MARZO DE 2010La...(mas)

Lectura Recomendada: La formula AUH - 27 Ago
La fórmula...DOMINGO, 21 DE...(mas)

Lectura Recomendada: LA MAYORIA SATISFECHA ARGENTINA - 22 Ago
VIERNES 22 DE AGOSTO DE...(mas)

LECTURAS RECOMENDADA SOBRE EL MODELO ECONÓMICO KIRCHNERISTA Y LA ANTIPOLITICA - 22 Ago
MARTES 30 DE DICIEMBRE DE...(mas)

COMPUTADORAS DEL PLAN CONECTAR - 21 Ago
Jueves, 18 de agosto de ...(mas)

Ernesto Sanz ratificó a Alfonsín y advirtió sobre un grave peligro institucional - 19 Ago
Viernes, 19 de Agosto de 2011...(mas)

San Martín!! - 17 Ago


Cristina con la fuerza de los votos! - 15 Ago
Lunes, 15 de Agosto de 2011...(mas)

Carrió sin autocrítica se hizo cargo de la derrota y se asignó un destino trágico - 15 Ago
Lunes, 15 de Agosto de 2011...(mas)

RESPALDO A RAUL ZAFFARONI EN LA UBA - 12 Ago
Audio Eugenio Raúl Zaffaroni...(mas)

Cynthia Garcia - Pablo Sirven - Eugenio Zaffaroni - 11 Ago
Miércoles, 10 de Agosto de...(mas)

Economia Modelos, exportación e inflación - 11 Ago
El debate sobre la inflación...(mas)

Economía: industria - campo - industrialización y crecimiento - 11 Ago
El proceso de...(mas)

Logros del Gobierno de CFK - 10 Ago
Logros del Gobierno de...(mas)

Economia artículos relacionados- 10 Ago
Argentina's...(mas)

0 comentarios:

Entrada destacada

¿No se crearon puestos de trabajo en los últimos 4 años?

Víctor Hugo transmitió en vivo. 9 de septiembre a las 8:50 · Facebook Mentions · Es #falso que en los últimos años no se creó #emple...

Blog Archive

Etiquetas