Lo que circula por los medios

17 de septiembre de 2012

Claudio Belocopitt. "El Gobierno no entiende nuestro rol"


Domingo 16 de septiembre de 2012 | Publicado en edición impresa
Claudio Belocopitt. "El Gobierno no entiende nuestro rol"
El presidente de Swiss Medical dice que pedirá otra suba de cuotas y que la sociedad le exige al sector privado de salud lo que debería reclamarle al Estado
Por Silvia Stang | LA NACION

Se lamenta por lo que considera un gran problema de la medicina prepaga: que la sociedad confunda el rol de las entidades privadas con el rol del Estado. Afirma que si la gente ve a la prepaga como un artículo de primera necesidad y reclama ahí lo que debería reclamar en otro lugar, es porque la clase política no supo estructurar un sistema público con buenas prestaciones para todos, que deje a los prepagos como una opción para quienes puedan pagar un diferencial. 

El sistema fue concebido, explica, para estándares de calidad superadores, aunque hoy a él le toque escuchar críticas por la convivencia de sus reclamos por mayores cuotas, con la inauguración de edificios con lujos.

Claudio Belocopitt, presidente de Swiss Medical, dice también estar dolido porque un grupo de clínicas y sanatorios decidió no dar turnos para atender a los afiliados de las grandes prepagas, que se niegan a dar una suba de aranceles superior a 7 por ciento. Insiste en que ese es el nivel de mejora posible, porque es lo que desde el Gobierno se les permitió aplicar a las cuotas de los planes de salud. Y agrega que la negociación por esos precios seguirá, porque se necesitan más recursos.

Swiss Medical inauguró pocos días atrás un segundo edificio en el Sanatorio Los Arcos del barrio de Palermo, con una inversión de 40 millones de dólares. Ahora, dice Belocopitt, hay proyectos frenados hasta que aclare el panorama. "Hay que ver si se pueden cobrar los productos que generamos", advierte.

Hay clínicas que dejan de atender en reclamo de mayores aranceles, ¿cómo sigue el tema?
-Nosotros tuvimos autorización para un aumento de cuotas de 7%, que es a cuenta, hasta que se haga el análisis final del tema. En junio informamos a las autoridades de nuestra necesidad; hubo infinidad de reuniones y los prestadores participaron con nosotros. Estuvimos con [Guillermo] Moreno, con [Liliana] Korenfeld [superintendenta de Servicios de Salud]. Hay que entender que la medicina prepaga es aglutinadora de precios, no es formadora, y no me pongo colorado por decir que necesitamos actualizar valores en la misma proporción que cualquier obra social del país, que sube su recaudación un 25% anual por el aumento de salarios de sus afiliados. Algunos prestadores desconocen el planteo, que es del sistema, y me causa dolor que digan que esto no es problema de ellos.

Si cada empresa presentó su estructura de costos diciendo que necesitaba 15% de aumento, ¿por qué entiende que se les autorizó 7 por ciento?
-La explicación es que no hubo tiempo de mirar todos los números. El 7% es un número que no obedece a nada. A nadie se le ocurriría ponerle precios máximos al supermercado en lugar de ponerlos a los productos, que es lo que ocurre aquí. Pero queremos creer que este problema es coyuntural.

Usted advirtió sobre los posibles efectos del artículo de la ley que obliga a aceptar como afiliados a personas enfermas o mayores de edad. ¿Qué efecto real están viendo ahora?
-Hay muchos trámites en la superintendencia aún sin devolución; hay una lista de espera para entrar con patologías preexistentes, pero no se fijaron los valores de cuotas.

Dice que en el sector la rentabilidad ronda 3 por ciento. ¿Cómo se hacen las inversiones?
-Hicimos un producto desde una concepción de que habría un sistema de salud igual para toda la población. El producto, que es Swiss Medical, buscaba ser un diferenciador y en eso se basaba la sofisticación de los lugares de internación. Uno podría decir que la inversión de Los Arcos es demasiado lujosa, pero la realidad es que se necesitaban más camas. Nosotros tenemos 3 o 4% de utilidad sobre una facturación muy grande. Y la invertimos toda.

¿Hay más planes para invertir?
-Sigo teniendo expectativas, pero tengo que evaluar cómo termina esta situación y si puedo cobrar los productos que genero. Hay proyectos en Salta y en Tortuguitas. Yo la escucho a la Presidenta pedir que los empresarios inviertan, y me parece que en eso somos un ejemplo.

Cuando la escucha, ¿cree que el discurso va por un lado y la política que podría aportar las condiciones va por el otro?
-Yo creo que no hemos logrado transmitir nuestro rol. Hay industrias a las que las políticas las benefician: si cerrás la importación, hay industrias que trabajan más. Pero nosotros no hemos podido explicar nuestro rol ni al Gobierno ni a la sociedad. Este sector le hace ahorrar al Estado cifras exorbitantes.

¿Se fueron socios por las subas?
-No, porque los aumentos van ligados a la suba de ingresos de la gente. Normalmente es el segmento ABC1 el que está en planes individuales [se trata de entre 25 y 30% de los afiliados: son quienes llegan por cuenta propia y no por planes corporativos o derivación de aportes].

Pero existen diferencias; hay quienes, por ejemplo, al jubilarse tienen menos ingresos y cuotas más altas.
-Están esas situaciones. Pero este producto tiene reemplazo. Es el gran problema de la actividad: la gente confunde sistema privado de salud con un sistema público. Si tenés PAMI y contratás un sistema que cuesta plata, tomaste una decisión. El jubilado me dice: "Ah, pero el PAMI es una mierda"... Si el PAMI a alguien no le gusta, no es culpa de Swiss Medical o de Galeno. ¿Hay que quejarse con nosotros?

¿Cómo ve el escenario económico y político en general?
-Con las incertidumbres que existen en materia política. Me parece que el diálogo, la caricia recíproca entre empresariado, autoridades y trabajadores es indispensable; ayuda más que cualquier decisión en medio de ruidos y peleas de barricada. Muchos empresarios no lo dicen... Si la Presidenta te dice "qué bueno que inviertan", hay un espaldarazo; si te dice "dejen de esconder plata", hay un golpe muy duro. Se están esperando señales claras y contundentes para invertir.

CLAUDIO BELOCOPITT

Presidente // Swiss Medical Group
Profesión: contador.
Edad: 51 años.

Swiss Medical Group está integrado por la prepaga y sus clínicas, SMG Seguros, SMG Life, Instituto de Salta, SMG ART, Ecco Emergencias Médicas, Blue Cross & Blue Shield de Uruguay.
Para este año, el grupo prevé una facturación de $ 7600 millones, de los cuales $ 5000 millones son del negocio de salud.

http://www.lanacion.com.ar/1508630-claudio-belocopitt-el-gobierno-no-entiende-nuestro-rol

0 comentarios:

Entrada destacada

¿No se crearon puestos de trabajo en los últimos 4 años?

Víctor Hugo transmitió en vivo. 9 de septiembre a las 8:50 · Facebook Mentions · Es #falso que en los últimos años no se creó #emple...

Blog Archive

Etiquetas