Lo que circula por los medios

3 de abril de 2013

LA CIUDAD BAJO EL AGUA -VIDEOS - PRIMER DIA







**********************
DE REGRESO DE VACACIONES





****************************
CONFERENCIA 02032013






**************
CENSURA





****************
IMPUESTOS





*******
La Obra Maldonado del Maldonado no está completa










----------------------------
ENTREVISTAS
Gabriela Cerruti




Eduardo Epszteyn Entrevista 20130402




****************
DISCURSOS Y CAMPAÑA VACIA







************************
***************

Miércoles, 03 de abril de 2013
INGRESAR|REGISTRARSE EDICIONES ANTERIORES BUSQUEDA AVANZADA CORREO

EL PAIS › CUESTIONAN AL MACRISMO LA INACCION, LA FALTA DE MANTENIMIENTO Y LA DESINVERSION
Los motivos de la tragedia
Desde problemas de políticas de fondo hasta cuestiones cotidianas, como el mantenimiento de desagües y sumideros, la junta de hojas, poda y basura sin recolectar y la impermeabilización del asfalto hacen previsible el desastre, dicen los especialistas.




Por Horacio Cecchi
Falta de obras, subejecución alarmante del presupuesto, escasa tarea de mantenimiento y la falta total de un plan de gestión fueron las características más sostenidas por los especialistas en ingeniería, cuencas, y urbanismo, consultados por Página/12, después de que unas cuantas de las calles de Buenos Aires se transformaran en copias malogradas de los canales de Venecia. La presencia del agua en cantidades “imprevisibles desde 1903”, aseguró contradiciéndose la vicejefa de gobierno porteño, María Eugenia Vidal, añadieron otro ítem a las fuertes críticas a la inacción del macrismo: la ausencia total de un sistema de anticipación de riesgos (ver aparte) y planes de contingencia.

A fin de octubre del año pasado, este diario publicó un informe de la Auditoría General porteña, encabezada por Eduardo Epszteyn, en la que se hacía hincapié en que tres obras, en los arroyos Vega y Medrano (Belgrano), Erézcano, y Ochoa (Pompeya), estaban paralizadas. En términos de finalización de obras, “no cambió nada”, aseguró ayer Epszteyn consultado por Página/12. “Para el Vega-Medrano cambiaron de estrategia y votaron en la Legislatura el cambio de ley de endeudamiento.” Hasta ese momento, la obra se preadjudicó con la condición de que para adjudicarla debían presentar avales del Banco Central para conseguir financiamiento brasileño. Pero para ello pretendía presentar como garantía la coparticipación federal, cuestión que por acuerdos estaba prohibido. Al cambiar de ley de endeudamiento, el macrismo logró habilitar a buscar un nuevo financiador. Hasta la fecha no lo encontraron.

“El Ochoa nunca empezó –agregó Epszteyn–, y el Erézcano dio mayores costos que los que se habían presentado en los pliegos”, por lo que también está detenido. “Sólo se está ejecutando la del Maldonado, por eso esta vez no se inundaron vecinos de la avenida Juan B. Justo, y esta es la mejor demostración de que se si hacen los trabajos necesarios, se evitan las inundaciones.”

El endeudamiento, de todos modos, resulta absurdo si se tiene en cuenta que de los fondos asignados a Infraestructura de la Red Pluvial en el Presupuesto de la Ciudad, para el 2011, “el GCBA sólo ejecutó el 73,16 por ciento –sostiene la publicación La Fábrica Porteña en una nota específica sobre inundaciones y basura, publicada en noviembre pasado, cuando las dos inundaciones de octubre y noviembre ya habían sido denominadas por el gabinete de Macri como “un desastre excepcional”–. En los primeros seis meses del 2012, la ejecución sólo alcanzó al 2 por ciento del presupuesto. Y, para el 2013, la reducción de esa partida es del 90 por ciento. Por otra parte, la subejecución de la partida destinada al mantenimiento de la red pluvial, que en 2012 sólo llega al 36 por ciento del presupuesto de ese rubro, es inadmisible en cualquier lado, pero en Buenos Aires, más, es sencillamente una locura”. La locura tomó forma ayer, como una “imprevisibilidad” obvia y previsible.

Dentro de la “imprevisibilidad”, se supone que algunas tareas pueden ayudar a reducirla frente a contingencias como la ocurrida ayer. “La falta de mantenimiento de la red pluvial es notoria –sostuvo Epszteyn–. Estamos en otoño, época en que caen las hojas, entonces es muy fácil deducir que hay que incrementar el barrido de las calles para que no se tapen los sumideros. Todos sabíamos que había un alerta meteorológico y la Ciudad cuenta con personal y equipos adecuados para realizar tareas preventivas, pero no vimos en estos días ningún tipo de movimiento en ese sentido.”

“No existe un proyecto hidrológico –dijo a este diario la arquitecta Nidia Marinaro, del grupo Propamba–. Hay problemas de contingencia y problemas de fondo. No parece que haya proyectos en ninguno de los dos casos. El problema de fondo es que si uno se hace una pregunta sencilla, ‘llueve, ¿por dónde se va el agua?’, no se tiene respuesta y, peor, se tapan todas las salidas.”

Para Marinaro, se redujo brutalmente la superficie de absorción natural del agua, lo que obliga a los caudales a salir por desagües construidos que no dan abasto. La superficie de absorción (zonas verdes y calles empedradas) se redujo considerablemente. “Si uno mira el plano de la ciudad se da cuenta de que no hay verde.” Se aumentaron en proporciones gigantescas los espacios habitados, lo que saturó de desagües, y se redujeron los fondos de manzana. Y, para colmo, los desagües pluviales que no alcanzan no tienen mantenimiento, con lo que se llenan de basura y ramas que reducen su caudal, como si fuera colesterol en una arteria.

Propamba se opone al asfaltado del parque Rabanal para hacer espacio para el metrobús sur por los mismos motivos: asfaltar anulando espacios de absorción. “El gobierno porteño no tiene un plan de gestión de los riesgos, no estamos para nada preparados para una contingencia. El gobierno no planifica, por eso situaciones como éstas se le caen encima.”


http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/217194-63029-2013-04-03.html

--------------------
Miércoles, 03 de abril de 2013

EL PAIS › MAURICIO MACRI APURO SU REGRESO LAS DE VACACIONES Y CULPO A LA NATURALEZA Y AL GOBIERNO NACIONAL POR LA INUNDACION
De vuelta de Brasil con el cuento de siempre

El jefe de Gobierno porteño, que estaba fuera de la ciudad en el momento del temporal, dijo que fue una “tragedia climática” y también que “hay este tipo de catástrofes en todas partes”. Acusó a la Rosada por el retraso de obras para evitar las inundaciones.



Por Werner Pertot
Mauricio Macri no estaba en el país cuando ocurrieron las inundaciones. Esto fue confirmado por la gestión PRO, donde se negaron a dar precisiones sobre la ubicación del jefe de Gobierno durante buena parte del día de ayer. Tenían sus motivos: estaba de vacaciones en Trancoso, Brasil. También indicaron que el problema de fondo no es que el jefe de Gobierno no estuviera físicamente –algo que ocurrió en otras oportunidades–, sino el retraso en las obras contra las inundaciones. Por la tarde, Macri volvió raudo a la Argentina para encabezar una conferencia de prensa pasadas las seis de la tarde. Allí, el líder del PRO culpó al gobierno nacional por la falta de obras en los arroyos Vega y Medrano. “Hay este tipo de catástrofes en todas partes”, se excusó.

Durante las horas más duras de la inundación, quien dio la cara fue la vicejefa María Eugenia Vidal, junto con el ministro de Espacio Público, Diego Santilli. Macri se encontraba fuera del país. En rigor, es lo mismo que ocurrió en otras ocasiones en las que el jefe de Gobierno era requerido: cuando tenía que declarar como acusado por las escuchas ilegales, Macri se fue a la India en uno de sus múltiples viajes; no estuvo tampoco durante otra inundación en 2012, porque se encontraba en Centroamérica en un encuentro de alcaldes (aunque sus amigos confesaban que se había ido “de vacaciones”). En medio de la nube tóxica que se desató en Retiro, estaba en México.

En Twitter, ayer se instaló el hashtag #YDondeEstáMacri, que por lo general iba acompañado de fotos de zonas anegadas. El legislador del Frente Progresista y Popular Aníbal Ibarra dio las primeras pistas sobre la ubicación del jefe de Gobierno: “No lo busquen a Macri porque está descansando en Trancoso, Brasil. Tampoco Rodríguez Larreta, está en Europa”. Luego confirmaron a este diario que el jefe de Gabinete porteño estaba de vacaciones en París. En el macrismo hicieron un esfuerzo considerable por ocultar el paradero del mandatario. El vocero personal de Macri, Iván Pavlovsky, comunicó que estaba volviendo, aunque no quiso decir de dónde. Más tarde, altas fuentes de Bolívar 1 confirmaron a Página/12 que efectivamente estaba en Trancoso.

Apenas aterrizó, Macri fue al Centro de Emergencias a dar una conferencia de prensa. Por Twitter, varios usuarios le pedían que se “sacara la pulserita de All Inclusive antes”. Lo secundaron Vidal, Santilli y el ministro de Seguridad, Guillermo Montenegro. Los tres vestían los chalecos amarillos de Defensa Civil pese a que estaban en una conferencia de prensa en un lugar cerrado. Esto es parte de la estrategia macrista de comunicación de la crisis. Cuando los derrumbes o las inundaciones ocurrieron con Macri en la Ciudad, inmediatamente el jefe de Gobierno se mostró al frente del operativo de rescate. En el derrumbe de Villa Urquiza, Macri difundió una foto con el mismo chaleco que vestían ayer sus funcionarios. Es una enseñanza que le dejó el incendio en Cromañón, cuando Ibarra no fue al lugar.

Es probable que en los próximos días los funcionarios y legisladores macristas reciban el clásico cuestionario con preguntas que les pueden hacer los periodistas y las respuestas “correctas”. En el caso del derrumbe de Villa Urquiza, incluso intentaron evitar el acceso de los fotógrafos a los techos vecinos. Ayer, por la magnitud de la inundación, nada de eso fue posible.

No demasiado bronceado, Macri se plantó frente al micrófono amarillo con el ceño fruncido. Comenzó solidarizándose con las víctimas de la “tragedia climática”. “Quiero decirles a las familias de las víctimas que estamos con ustedes desde temprano”, aseguró el jefe de Gobierno. “He dado la orden de que ninguno se vaya a dormir hasta asistirlos a todos”, afirmó, aunque luego admitió que sólo disponía de 600 personas para la crisis. “Es uno de los mejores equipos de emergencia de Latinoamérica, que trabaja con todo el amor del mundo”, los elogió.

Como habían hecho otros funcionarios PRO más temprano, Macri justificó el desastre por la cantidad inusitada de precipitaciones. “Esta lluvia es la segunda más importante desde 1906. Solamente se va resolver haciendo las obras del arroyo Medrano y Vega.” A partir de allí, volvió a la clásica estrategia de culpar al gobierno nacional. “No me parece nada bien que dirigentes del gobierno nacional se pongan a hacer politiquería. Son responsables de que esas obras no se hagan”, sostuvo Macri, quien aseguró que el kirchnerismo no le daba los avales para endeudarse. Luego aclaró que ya le aprobaron el endeudamiento para las obras del Vega y todavía faltan las del Medrano (los dos cauces corren bajo el barrio de Belgrano). Sin tomar en cuenta que es una obra licitada (y preadjudicada) por la Ciudad, Macri afirmó: “Espero que el gobierno nacional arranque lo antes posible”.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/217194-63015-2013-04-03.html


***********
Martes, 30 de octubre de 2012 | Hoy
EL PAIS › SEGUN LA AUDITORIA, UNA DE ELLAS DEBIA HACERSE EN LA ZONA QUE SE INUNDO AYER

El naufragio de tres obras
La obra para prevenir inundaciones en la cuenca de los arroyos Vega y Medrano está preadjudicada desde 2009, pero no empezó por falta de financiamiento. Para otra, que nunca se inició, el Gobierno adelantó doce millones de pesos.

Por Werner Pertot

El gobierno porteño tiene paradas tres obras para evitar inundaciones, según consta en un informe de la Auditoría General de la Ciudad. Se trata de las obras de los arroyos Vega y Medrano (Belgrano), el Erézcano y el Ochoa (Pompeya). La primera debía hacerse en la zona que se inundó ayer. La segunda está en manos de la constructora del sobrino de Mauricio Macri. En la tercera, la gestión PRO le adelantó a la empresa la suma de doce millones de pesos. El dinero fue entregado hace cuatro años y finalmente, la obra no la hará esa empresa. Pero el adelanto nunca volvió.

La Auditoría General de la Ciudad publicó en julio de este año un informe en el que señalan que tres obras destinadas a evitar inundaciones se encuentra paradas, en algunos casos hace tres años. La primera es la de los arroyos Vega y Medrano, en la zona de Belgrano que se inundó ayer. La obra está en etapa de preadjudicación desde mayo de 2009.

Según señaló la Auditoría, la licitación presenta una serie de falencias. La principal es que el gobierno no contaba con los fondos para afrontarla. Pese a eso, se la preadjudicaron a la UTE conformada por Constructora Andrade Gutiérrez y Vialco. En el Ministerio de Hacienda, respondieron a este diario que “lo que dice la Auditoría es una falacia: la obra se preadjudicó con la condición de que para adjudicarla deben estar los avales del Banco Central para conseguir el financiamiento del Bndes brasileño”, cosa que no ocurrió.

“Macri debe dejar de victimizarse y mentir. Hablé con el jefe de Gabinete de Hacienda, el señor Gigante, y le expliqué cuál es el problema que tenían con el Vega. La Ciudad no puede presentar como garantía la coparticipación federal. El Convenio Aladi-CCR (de pagos y créditos recíprocos) no lo permite”, indicó el auditor kirchnerista Eduardo Epszteyn. “Las obras en Belgrano no comenzaron por la ineficiencia de Macri. Preadjudicaron aquella obra sin cambiar el mecanismo. Ahora optan por culpar a Cristina”, destacó.

La segunda obra paralizada es la del arroyo Erézcano, que corre bajo el barrio de Pompeya. Se la adjudicaron a Iecsa, la empresa que fundó Franco Macri y que actualmente conduce Angelo Calcaterra, primo del jefe de Gobierno. “La obra se encuentra paralizada y con neutralización de plazos”, indicó el informe de la Auditoría. Se debe a que el pliego tenía diferencias con el relevamiento topográfico que hizo Iecsa en la zona: era distinta la calidad del suelo y había interferencias con caños de AYSA. Estarían renegociando esa obra, que está parada desde octubre de 2010.

La tercera obra paralizada desde febrero de 2011 es la que está destinada a construir canales aliviadores de la Cuenca Ochoa y Elía, al sur de la ciudad. Se la adjudicaron a la empresa Vialco SA, que luego fue comprada por Electroingeniería, del grupo Eling, que se vincula con el kirchnerismo. El 30 de septiembre de 2009, Electroingeniería informó al gobierno porteño que las órdenes de pago deberían ser a su nombre. Según señala el informe de Auditoría, la empresa ofreció acortar en dos meses el plazo de la obra si se le adelantaban doce millones de pesos. “La contratista recibió un adelanto financiero destinado al acopio de materiales por un monto de 12.598.908 pesos”, dice el informe.

La Auditoría señala que, pese a que se desembolsó el dinero, “no se han confeccionado las actas de acopio previstas en los pliegos ni se ha efectuado el desacopio de materiales”. La obra se encuentra “paralizada y con neutralización de plazos” desde el 21 de febrero de 2011. El acuerdo se firmó dos años antes y la obra debería haber comenzado el 8 de mayo de 2009. Pasado el tiempo y con la obra ya paralizada, “el anticipo financiero no ha sido reintegrado por la contratista”.

El gobierno porteño y la empresa resolvieron suspender las obras de común acuerdo. “Las causas de la paralización son la interferencia de servicios públicos no previstas en los pliegos licitatorios, diferencias entre el relevamiento topográfico realizado por la contratista y la incluida en los pliegos. En síntesis, diversos problemas con origen en el proyecto del Ejecutivo, reconocidos por el Gobierno de la Ciudad, que llevan a que en la actualidad se esté evaluando la continuidad del contrato”, reseña la Auditoría, en un caso similar a la del arroyo Erézcano. “Gastan millones en consultoría para después hacer mal los pliegos y entregar anticipos sin conocer las interferencias de servicios públicos”, indicó Epszteyn.

En la gestión PRO señalaron a este diario que “todo indica que no van a devolver la plata”. “Se está tratando de resolver con la empresa que otras obras van a hacer. Se gastó la mitad de lo presupuestado, el resto lo van a usar para otras dos obras”, estiman en Bolívar 1. “Esos doce millones son del Foiso. Es endeudamiento imputado a un objetivo específico. No podrían, en principio, hacer otra cosa más allá de calcular los costos de la empresa y que devuelva el resto”, destacó Epszteyn.

“El problema es que tendrían que asumir el costo de que una obra que era prioritaria no se hizo y hubo un perjuicio al erario”, interpretó el auditor porteño. “No queda claro que el acopio de materiales fuera hecho –advirtió–. No hay un certificado de acopio. En realidad, lo que le dieron fue un anticipo financiero.” El auditor recordó otros casos en los que la plata tampoco volvió: “Encontramos casos similares en Sbase y en AUSA. Es una situación que se repite y habla de una mala administración de los contratos de obra pública, que sin duda generan prejuicios al erario”. Los resultados están a la vista.


http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/206707-60987-2012-10-30.html

*************

0 comentarios:

Entrada destacada

¿No se crearon puestos de trabajo en los últimos 4 años?

Víctor Hugo transmitió en vivo. 9 de septiembre a las 8:50 · Facebook Mentions · Es #falso que en los últimos años no se creó #emple...

Blog Archive

Etiquetas