Lo que circula por los medios

30 de agosto de 2013

A muchos les conviene lo que la Argentina hizo durante décadas: la bicicleta financiera






Inauguración de la Cuarta Exposición Industrial de Berazategui: Palabras de la Presidenta de la Nación
PALABRAS DE LA SEÑORA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER, EN EL ACTO DE INAUGURACIÓN DE LA CUARTA EXPOSICIÓN INDUSTRIAL DE BERAZATEGUI, REALIZADO EN EL CENTRO DE ACTIVIDADES DEPORTIVAS DE LA LOCALIDAD DE BERAZATEGUI, PROVINCIA DE BUENOS AIRES


Muchas gracias a todos y todas, muy buenas tardes.
Señor Gobernador de la provincia de Buenos Aires; señor Intendente del partido de Berazategui, doctor Patricio Mussi; señor Intendente de Lomas de Zamora, querido compañero Martín Insaurralde; intendentes de otras localidades; señoras y señores empresarios de Berazategui, de estos 12, docena, vamos por la docena, de la docena de parques industriales de la ciudad de Berazategui inaugurando hoy, precisamente, la Cuarta Exposición Industrial.

La verdad que con mucho orgullo recorrí, y también con mucha nostalgia, los distintos stands, algunos, no todos porque está lleno, hoy también se presentan normalmente 12 nuevas empresas que se incorporan todas aquí de pequeños y medianos empresarios de Berazategui. Les decía con un poco de nostalgia porque, bueno, después de escucharlo a Patricio, con la pasión y la poesía, hijo de tigre, porque…el padre…No, hijo de tigre por Juan José Mussi que es un poeta maravilloso y que construyó…Marcelo Fernández siempre atento a todo para corregirme…

Y la verdad que recordaba esa primera inauguración del primer parque industrial de Berazategui. Berazategui tiene para mí, como lo contaba recién Patricio, y sobre todo Plátanos, porque la estación de Plátanos era donde siempre paraba el Roca cuando yo venía de La Plata hacia Buenos Aires o viceversa y tiene para mí una cosa muy entrañable de nuestra juventud, de cuando también íbamos a los actos políticos en el tren, salíamos de la estación de 1 y 44, para llegar a Buenos Aires y marchar a tantas movilizaciones de una patria que durante mucho tiempo tuvo el peronismo proscripto. Y luego, más tarde, cuando me tocó acompañarlo a Néstor como presidente de la República Argentina, aquí en Berazategui, venir a inaugurar el primer parque industrial, las primeras 4 empresas…

Fíjense, no, en 10 años, no había parque industrial, bueno, esta Berazategui que en el año 60 había sido declarada Capital del Vidrio porque teníamos la fábrica Rigolleau, la fábrica más importante de vidrio de la República Argentina, de vidrio y de loza. Y cómo todo se había destruido.

Y yo quiero tomar esto, porque él contaba como el Negro Mussi, su padre, durante la época del peronismo, pudo trabajando en SNIAFA costearse los estudios, ser médico y después, porque había ascendido socialmente, pudo costearles los estudios a sus 3 hijos, médico, abogado y odontólogo, está bien, tienen todos los servicios en la casa ustedes, no tienen que ir a ninguna parte, ni consultorio, te falta el contador, vayan buscando contador o contadora a lo mejor.

Pero la verdad que hubo también un interregno entre ese Negro Mussi de los años 50 y este Patricio Mussi, que hoy es un joven intendente, con pasión, con garra y que describe. Y esto es lo que yo digo, no, que las políticas económicas no son eternas. Él decía recién como yo lo repito muchas veces, que cuando pasa el tiempo, le pasó al peronismo y le pasa a todos, uno cree que lo que ha hecho lo ha hecho únicamente por su propio esfuerzo. Y es cierto que uno trabaja, se rompe el alma estudiando o apuesta e invierte para fundar una fábrica, pero para eso tenés que tener un contexto y un proyecto de país económico y, fundamentalmente, político que valore la industria nacional y genere trabajo bueno y bien pagado para todos los argentinos.

Porque sino, te pasa lo que le pasó a otra gente en el medio, Patricio, que no es Juan José ni es Patricio Mussi; pero cuántos Juanes, cuántas Cristinas, cuántos Patricios, cuántos Juan Josés, que estuvieron cuando se comenzaron a cerrar las fábricas y sus padres perdieron el laburo y fueron varias décadas, no pudieron ir al colegio, no pudieron recuperar porque hay, así como nosotros hablamos de la década ganada, en la Argentina hubo décadas perdidas. Y en esas décadas perdidas, se perdieron miles de Patricios, miles de Cristinas, miles de Juan Josés que podrían haber tenido la misma oportunidad que tuve yo también de ser hija de trabajadores, mi vieja secretaria general de un gremio y mi viejo que empezó como colectivero y luego se transformó en socio de la empresa, y pudo bancarle el estudio a su hija abogada y a su otra hija médica.

Pero en el medio, en el medio de todo eso, ¿cuántos quedaron en el camino? ¿Cuántos tomaron otros caminos por falta de oportunidades? Vos hablabas de la seguridad, yo siempre digo que no hay mejor manera de combatir la inseguridad que con educación, con salud, con vivienda, con trabajo, con inversión, con producción nacional y con industria.

Y entonces, cuando uno habla de esta década ganada, cuando Patricio recordaba con tanta pasión lo que pasaba en Berazategui y lo que pasaba en el resto del país hace apenas 10 años, no lo hace para recordar el pasado o porque quiera volver a…Al contrario, quiere tener memoria para que nunca más vuelva a suceder lo que pasó en la Argentina y que nunca más haya décadas perdidas.
Porque yo lo dije el otro día cuando me dirigí al pueblo de la Nación explicándole el tema de la reestructuración de la deuda soberana. Muchos creen que el pasado económico que asoló la Argentina, que quebró industrias, que quebró industriales, que dejó a millones de personas sin trabajo, sin educación pasó definitivamente. Y yo digo que no, que siempre está a la vuelta de la esquina, porque la historia de los argentinos, la historia de Berazategui es también la historia de esas idas y vueltas y, fundamentalmente, de esos sectores, minúsculos pero poderosos en su poder de difusión.
Es cierto lo que…me encantó la metáfora, lo de las balas de plomo que derrocaron a Perón, con las balas de tinta que por ahí intentan derrocar o destituir gobiernos populares. ¡Qué metáfora tan exacta y tan perfecta!


Y muchas veces, genuinamente, creemos que todo es producto de nuestro esfuerzo. Porque por ahí vemos que como hay otro que no se esfuerza, decimos “no, que él no llegó, no se esforzó y yo llegué porque me esforcé”. Pero la pregunta es y por qué no pasó antes del 2003, si vos eras la misma persona, tenías la misma capacidad.
Pasó porque hubo un proyecto que privilegió los intereses nacionales. La primera cuestión que abordó, la que era fundamental y la que hoy amenazan con tirarnos por la cabeza nuevamente, logramos sacarnos el peso que significaba la deuda externa argentina que impedía la posibilidad de crecimiento y desarrollo de los 40 millones de argentinos.

El otro día yo les decía lo que significaba la quita de esa deuda, no en números, porque los números siempre son fríos, pero atrás de los números está la gente. Esa quita que Néstor, que parecía imposible, que todos le decían que estaba loco, que nadie iba a aceptar y que finalmente, en marzo del año 2005 logró reestructurar la deuda defaulteada y logró la quita más importante, significa el equivalente a toda la Asignación Universal por Hijo, significa el equivalente a las más de 2.000 y pico de escuelas que hicimos con todo su equipamiento escolar, significan todos los planes de viviendas y la infraestructura social y educativa que se hizo para cada uno de esos planes, pero fundamentalmente significa haber podido destinar al crecimiento y al desarrollo de la industria, de la educación, de la ciencia y la tecnología que nos permite hoy estar inaugurando esta Cuarta Exposición Industrial aquí en el partido de Berazategui, provincia de Buenos Aires.


Sería imposible, y fíjense que no estamos hablando de la décima, no estamos hablando de la décima exposición, estamos hablando de la cuarta; quiere decir que de los 10 años, hubo 6 años en los cuales ni siquiera nos daba para hacer exposición industrial. Es a partir de los últimos 4 años cuando se van acumulando, cuando se reconvierte el proceso de acumulación económica y educativa y social en la República Argentina, donde hoy con orgullo podemos estar inaugurando esta Cuarta Exposición Industrial. Que el año que viene, Patricio no lo dudes, va a ser la quinta exposición y ese el futuro: el futuro es la quinta exposición industrial de Berazategui.


Esto ya está hecho, ya llegamos, ahora hay que ir por la quinta y en la quinta, tiene que haber más stands y más empresas de las…¿cuántas que hay yo? 498 empresas ¿y cuántos stands tenemos? 120. Bueno, el año que viene vamos por los 150 stands, por lo menos aquí en Berazategui, en la quinta exposición.
Y decía entonces que no es fácil, porque hay muchos obstáculos para gobernar. Ustedes no saben lo difícil que es gobernar la República Argentina.

Yo sé que cada uno de ustedes, en cada una de sus empresas tiene dificultades, tienen todos los días que lidiar con proveedores, con el sindicato, con…vamos a decir las cosas como son, hablar con claridad, las cosas hay que hablar con claridad. Lidiamos con la realidad porque, en definitiva, no vivimos en un mundo de fantasía, vivimos en un mondo de conflictividad, de hombres y mujeres y tenemos que lidiar con esas cosas. Pero lo más importante es poder afrontarlas y solucionarlas, porque si no tuviéramos conflicto, si no tuviéramos con qué lidiar, estaríamos en la paz de los cementerios y ahí está todo muy tranquilo, pero esa paz no le sirve a nadie.

Precisamente, es esta actividad, es esta ebullición que tenemos hoy en la República Argentina la que nos da la certeza absoluta de que estamos frente a un proceso de transformación y cambio indetenible. Y esto es lo más importante.

Yo decía el otro día que cuando hablamos del pasado, lo hacemos con ese sentido. Pero también decir que el pasado puede estar a la vuelta de la esquina, porque hay gente que tal vez vuelva a pensar que es un buen negocio endeudar a la Argentina. En realidad, endeudar a la Argentina fue un buen negocio, no para todos, pero sí para algunos.


El otro día comentaba, no sé si lo escucharon al viceministro de Economía cuando fue ayer a la Cámara de Senadores a explicar este proyecto de Ley de nueva apertura, de la tercera apertura del canje para que pueda entrar ese 7 por ciento que no entró. Explicaba la comisión que se pagó por el megacanje, allá por el año 2001 cuando se renegociaron aproximadamente 31.000 millones de dólares. Se pagó una comisión a los que intervinieron de 150 millones de dólares. Se los imaginan, únicamente por sentarse ustedes, que tienen que levantarse todos los días temprano, que llegan con dolor de cabeza a la casa después de haber estado en la fábrica, con el banco, con el contador, con el gerente de ventas, llegan a la casa…¿Ustedes se imaginan un grupo muy pequeño de personas que sentados en una mesa, más chica que esta, por el solo hecho de reendeudar y renegociar lo que ya se debe, porque no se puede pagar y se vuelve a renegociar, se cobran 150 millones de dólares? Es un buen negocio, ¿no? Y algunos pueden ser tentados para volver intentarlo con la Argentina.

De hecho, a muchos les conviene lo que la Argentina hizo durante décadas: la bicicleta financiera, pagar con nuevos títulos y cada vez deber más, cada vez más, cada vez más.
Acuérdense, él se acuerda del Negro Mussi, pero yo me acuerdo del 24 de marzo de 1976 porque soy más vieja que el Negro y me acuerdo que en ese momento la deuda no llegaba o pasaba apenas los 5.000 millones de dólares. Cuando Kirchner llegó al gobierno, 27 años después, debíamos 160 mil millones de dólares. Fíjense si no ha sido buen negocio para algunos que Argentina en realidad no pagara nunca y fuera constantemente endeudándose.

Esto es lo que hemos hecho entre otras cosas. La primera cosa que él se propuso: cambiar la ecuación, no pagar para crecer sino crecer para pagar porque los muertos no pagan, dijo, y no se equivocaba. Y cuando nadie creía en esta Argentina y nadie creía en ese hombre venido del Sur, pudimos reestructurar la deuda, comenzar a pagar y al mismo tiempo que en Berazategui y en distintas partes del país comenzaran a abrirse las fábricas de vuelta. Para eso abrimos las escuelas técnicas que las habían cerrado; para eso también comenzamos a abrir nuevas universidades que estuvieran cerca de donde estaba la gente. Porque yo que soy platense, yo no sé si no hubiera vivido en La Plata si a lo mejor podía estudiar.

Néstor, por ejemplo, se tuvo que venir de Río Gallegos para ser abogado. Ahora, en Berazategui, en Florencio Varela, en Quilmes podés estudiar cerca de tu casa, podés trabajar y podés llegar a tener no solamente presente sino también futuro, 9 universidades que, además, las hacemos con carreras que tengan que ver con lo que pasa en el lugar para que tengan salida laboral.

¿Saben qué orgullo sentí recién? Cuando venía caminando por uno de los stands, seguramente el que me lo dijo debe estar por aquí sentado, era un empresario, que me dijo que había sido atendido en el Hospital del Cruce, en el Hospital Néstor Kirchner, no sé si estará por acá, debe haber quedado en el stand a lo mejor,…allá está…y me agradecía la atención.

No me la tenés que agradecer a mí, se la tenés que agradecer, primero, al conjunto del pueblo argentino y, segundo, a los profesionales maravillosos que tiene ese Hospital del Cruce Néstor Kirchner que ha sido elegido como uno de los 5 mejores de Latinoamérica. Nosotros también construimos e hicimos este hospital interdistrital que hoy es orgullo de toda la región sur del Conurbano bonaerense.

Las netbooks, ahí estaba mirando en uno de los stand realizado por docentes y alumnos aquí de Berazategui, que han comenzado a hacer con ayuda del Municipio, a producir paneles solares con cilicio y están trabajando, escuchen bien, que escuchen bien no solamente en Berazategui, sino todos los argentinos, alumnos ya egresados de escuela técnica que siguen trabajando con sus viejos profesores y están desarrollando una mochila que tenga un panel de cilicio para que en el Norte argentino los pibes que tengan la netbook puedan enchufarla a la mochila en medio de la Puna, en medio de los Valles Calchaquíes y generen conocimiento.

¡Qué orgullo, qué orgullo la de esa chica de una fábrica recuperada que desde el Gobierno nacional, desde la Secretaría de Comercio la ayudaron a tener a esos 380 trabajadores, no recuerdo el nombre…, bueno lo que él está diciendo pero que no me sale! Bueno, 380 trabajadores que se habían quedado sin laburo y entonces conseguimos animales para faenar y que puedan producir. O esa rubia orgullosa, Mesina, vecina de Berazategui, Mesina, también no te voy a dejar que me ganes todas tampoco, viste, una te la empato por lo menos. Mesina, la empresa, de una rubia que me contaba cómo con las botellas de Coca-Cola, las transparentes y las blancas, las trituran y hacen las fibras totalmente finitas para luego construir los cepillos que se venden y se industrializan. Bueno, y a sí puede llegar a contarles varios de los lugares que recorrí.
Esto es lo que están haciendo los hombres y las mujeres de Berazategui. Y esto multiplíquenlo a lo largo y a lo ancho del país por miles y miles.

Porque acá, había un ADN de fábrica, Berazategui, Avellaneda, La Plata, tenían un ADN fabril, pero yo quiero contarles de otros lugares que visito y conozco, como Santiago del Estero, como Salta, como el otro día me tocó la reapertura de un ingenio en Jujuy, lugares donde era impensable, por ejemplo, como en Salta hoy tener una de las mayores producciones de cerámicos argentinos para todo el país inaugurados también durante nuestra gestión o plantas que agregan valor a toda la producción agrícola en Frías, frigorífico en Frías, provincia de Santiago del Estero, porque eran las provincias inviables de la década del 90. Nos hablaban inclusive, de hacer regiones, de eliminar gobernaciones para poder ahorrar gastos. Acuérdense, yo me acuerdo porque tengo muy buena memoria, nos hablaban de regiones y de provincias inviables.
Hoy, esas provincias que catalogaban como inviables, han crecido durante esta década por encima de la media nacional en cuanto a actividad económica y producción.

¿Y saben qué? Esto también parece lejano, porque estamos en el Conurbano bonaerense, pero esto también es imprescindible para el Conurbano bonaerense, para que no se produzca la deformación demográfica que tuvimos en la Argentina producto de que la gente de la Argentina profunda, por falta de trabajo en sus provincias, venía a radicarse acá en el Gran Buenos Aires o en el Gran Rosario.
Yo me acuerdo hace unos años, cuando alguien, no importa quién, decía, bueno, que yo no era bonaerense porque no vivía, pese a que yo soy platense, no era bonaerense, y yo le digo habrá recorrido alguna vez este Conurbano profundo donde, como decía Patricio, los que no somos nietos o hijos de inmigrantes, somos hijos de santiagueños, catamarqueños, salteños, chaqueños, formoseños. Y también, por favor, para algunos xenófobos, que nunca faltan, porque bueno, somos la mayoría los que estamos acá inmigrantes de Europa, nuestros abuelos españoles, italianos en su gran mayoría.

Pero luego vino la tercera inmigración, que son los que están agachando el lomo en toda la cultura periurbana, en toda la agricultura periurbana, que se enteren de dónde viene la lechuga, que se enteran de dónde viene la frutilla, que se enteren de dónde vienen los tomates y la acelga y ellos también consumen.
Muchas veces nos meten ideas raras en la cabeza producto también de cierta xenofobia europea que hoy expulsa inmigrantes y por eso me gustó tanto ver al Papa visitar Lampedusa y no se dan cuenta que la inmigración, no solamente es una cuestión de solidaridad, sino de generar actividad económica.

Gran parte de este país lo construyó esa generación de inmigrantes que nos dio a nosotros el título de los doctores, “mi hijo el doctor”. Pero luego vino otra generación de inmigrantes que es la que construye, vean quiénes son la mayoría de los que están en la industria de la construcción; vean quiénes son la mayoría de los que agachan el lomo en la tierra para cultivarla y sacar lo que estamos comiendo. Y todo lo que ellos producen y ganan, lo gastan acá, compran autos acá, camionetas acá, productos a ustedes en sus industrias.
Es importante este ejercicio de comprensión de cómo se mueve la actividad económica para que los cantos de sirena no nos hagan equivocar ni nos hagan creer que porque tenemos o provenimos de un lugar distinto, de un origen distinto, somos mejores que otros.

No, yo creo que la condición humana es para todos y, fundamentalmente, lo que nos distingue es nuestra capacidad para el trabajo, la solidaridad para el prójimo y, fundamentalmente, el amor a la patria. Otra cosa que también hemos recuperado en esta década ganada, el amor a la patria, el amor a la patria.
En estos días que corren, yo sé que a partir de hoy, de mañana y de pasado mañana van a haber reuniones con todas las grandes empresas de petróleo aquí en Berazategui porque se genera toda una nueva oportunidad para las pequeñas y medianas empresas de ser empresas de servicios para lo que son las grades inversiones que van a venir en materia petrolera.

Por eso, cuando lográbamos la inversión importante, luego de haber recuperado YPF, YPF otra vez de los argentinos igual que Aerolíneas Argentinas, y que es muy importante. Nosotros tenemos que ponernos como meta de futuro y estamos trabajando muy fuertemente desde esta YPF recuperada, en volver a ser autosuficientes en materia energética. Volver a ser autosuficientes en materia energética, es una de las claves de la competitividad industrial.

Si nosotros seguimos dependiendo de la importación de combustible y de energía, vamos a ir perdiendo competitividad. Por eso estamos apostando fuertemente en lograr inversión extranjera que venga a ayudarnos, porque ustedes saben la inversión petrolera requiere de capital intensivo, un pozo no se perfora con un préstamo del Bicentenario, una petrolera no se funda con un préstamo del Banco Nación, se requiere mucha inversión, se requiere mucho know-how y esto es lo que estamos haciendo cuando estamos haciendo acuerdos con grandes empresas y de repente algunos, que no les importó durante los años 90, cuando se desnacionalizaba nuestra empresa energética, hoy se han puesto muy quisquillosos. Cuando recuperada nuestra empresa energética, ponen objeciones…

¡Qué hermoso escuchar las sirenas de las fábricas! Estamos en Berazategui, estamos en el presente. Es una sirena de fábrica. Es cambio de turno, muchachos. ¡Mirá qué diferencia! Suena una sirena y no me pongo nerviosa. Cuando tenia 25, 27 años, sonaba una sirena y me escondía debajo de la cama. Mirá qué diferencia que tenemos en la Argentina hoy. Suena una sirena y sabemos que es la de una fábrica. ¡Qué maravilla! Porque hay cambio de turno. Esta es la Argentina del presente y del futuro, la de las sirenas de las fábricas en funcionamiento, la de la asociación de nuestra sinergia nacional en materia energética con los que vengan a invertir y confíen pese a todos los obstáculos, obstáculos desde afuera y obstáculos desde adentro.
Saben que de repente alguna jueza que anda por ahí se le ocurrió comenzar a pedir a ver cómo habían firmado los contratos entre YPF y la empresa Exxon. Resulta ser que nosotros, el Estado nacional, tiene participación en 47 empresas, muy importantes algunas, monopólicas en siderurgia, telefónicas, en emprendimientos inmobiliarios. Esto nos quedó de cuando las AFJP invertían en las empresas privadas y nosotros desde el Estado les pagábamos a los jubilados.

Ustedes saben en esa época a ningún juez se le ocurrió pedir informes de qué estaban haciendo con la plata de los jubilados, cuando compraban acciones de las compañías privadas. ¡Qué raro, digo yo! ¡Cuántos obstáculos cuando queremos hacer cosas a favor de la Nación y a favor del crecimiento, ¿no?!
Pero bueno…digo que pese a todo va a seguir trabajando con el mismo esfuerzo, con la misma convicción porque estamos absolutamente convencidos de que este es el camino: profundizar la reindustrialización del país, darle mayor competitividad a nuestra industria.

El otro día, en la reunión con los distintos sectores, decía la necesidad que tenemos y que tiene el sector privado para ser más competitivo de invertir cada vez más también en ciencia y en tecnología.
Hoy, quien más invierte en ciencia y en tecnología es el Estado. Y aprovecho para decirles que estamos repatriando la científica número 1.000 de la República Argentina en homenaje a la hermana y al hermano de Patricio que se anotaban en España.

Quiero decirte, Patricio, que ya no es necesario que se anote ningún argentino en España. No se lo recomiendo, sino que al contrario, tenemos la dicha de que estamos repatriando la científica número 1.000 y que va a venir a trabajar en una de las nuevas universidades que tenemos, precisamente, en el Conurbano bonaerense.

Por eso digo que el esfuerzo y el trabajo, debe ser redoblado y multiplicado, pero sabiendo, lo dije siempre y lo vuelvo a decir, que las políticas económicas no son eternas, depende de la dirección técnica. Y un poquito futbolera me voy a volver porque parece ser que cuando es futbolero lo entienden mejor en…me di cuenta por algunas cosas que dije la otra vez de suplentes y titulares y me entendió todo el mundo, me di cuenta que…
Lo que pasa es que Néstor me decía siempre, Néstor siempre…ustedes no saben cómo nos peleábamos nosotros y cómo nos criticábamos entre nosotros. Siempre me decía “vos hablá como si estuvieras en la facultad, tenés que hablar para llegarle a todo el mundo, para que todo el mundo pueda entender porque es tu obligación como dirigente política hablar para todos y con todos”.

Y la verdad que lo que hoy decía Patricio, claro que depende del director técnico, porque vos lo podés tener a Messi, a Maradona y a cuantos otros, pero si el director técnico no sabe adónde tiene que ir, por más que vos manejés la pelota, por ahí la tirás, hacés un gol o la tirás para otro lado. Lo importante es saber que querés salir campeón y que querés hacer campeón a los 40 millones de argentinos.
Y yo quiero como Presidenta de los 40 millones de argentinos, que Argentina sea campeona en educación, en salud, en trabajo, en industria nacional, en ciencia y tecnología, en producción, en capacidad para nuestros chicos, en inversión de infraestructura, en escuelas, en universidades, en presente y en futuro para no volver nunca más al pasado.

Gracias, Berazategui, gracias por esta Cuarta Feria Industrial, muchas gracias a todos y a todas.
Buena suerte y que Dios los proteja mucho.

Gracias

http://www.presidencia.gob.ar/discursos/26681-inauguracion-de-la-cuarta-exposicion-industrial-de-berazategui-palabras-de-la-presidenta-de-la-nacion

0 comentarios:

Entrada destacada

¿No se crearon puestos de trabajo en los últimos 4 años?

Víctor Hugo transmitió en vivo. 9 de septiembre a las 8:50 · Facebook Mentions · Es #falso que en los últimos años no se creó #emple...

Blog Archive

Etiquetas