Lo que circula por los medios

4 de diciembre de 2014

Deuda Ciudad




Víctor  Hugo Morales


04122014



Medios
Tiempo Argentino: “Macri triplicó la deuda externa de la Ciudad”
1 2 3 4 5
( 39 Votos )
Por Matías Di Santi (@matydisanti) y Ariel Riera (@AM_Riera)
Lunes 07 de Abril de 2014



VERDADERO
La deuda porteña aumentó un 221% en dólares. Si bien no es de las jurisdicciones con mayor peso de la deuda en sus ingresos, este indicador se mantuvo constante a pesar de que la Ciudad aumentó su recaudación; además, la mayoría de los recursos fueron destinados a financiar gastos corrientes.


“Macri triplicó la deuda externa de la Ciudad”, tituló en su tapa el diario Tiempo Argentino. “En siete años de gestión, el PRO incrementó la deuda externa pública de la Ciudad de US$ 574 millones a 1.794 millones. Con intereses crecientes, el próximo Gobierno porteño deberá afrontar el mayor peso de los pagos”, agregó en la bajada de la nota, que está basada en un informe de La Fábrica Porteña, un observatorio del espacio político Convocatoria para un Frente Kirchnerista.

A partir de 2007 la deuda de la Ciudad aumentó un 221% en dólares, el valor mencionado por el diario oficialista. Sin olvidar que la Capital Federal no es una de las jurisdicciones del país con mayor peso de la deuda en sus ingresos totales (ver acá), este indicador se mantuvo constante a pesar de que la Ciudad aumentó su recaudación, y la mayoría de los recursos que se tomaron no fueron destinados a aumentar la inversión en infraestructura sino a financiar gastos corrientes.

Desde el Ministerio de Hacienda porteño contestaron a Chequeado que parte de esos recursos se destinaron a la realización de obras como la del Arroyo Maldonado, y que la deuda en relación a los ingresos se mantuvo estable.

Los datos del monto en dólares de la deuda están disponibles en los informes oficiales de ejecución presupuestaria que elabora dicho Ministerio. Así, el stock adeudado que recibió Macri de US$ 570 millones en diciembre de 2007 -que es el que se debe utilizar para medir la variación en una gestión, según los especialistas consultados-, pasó a US$ 1.794 millones a fines del año pasado; es decir que se triplicó.

En la actualidad, el 98% de la deuda de la Ciudad está en moneda extranjera o atada a su valor (como, por ejemplo, las emisiones de bonos en pesos bajo el sistema dollar linked), mientras que en 2007 y 2008 ese porcentaje se ubicaba en torno al 92% (ver datos). A nivel nacional, en cambio, el peso de la deuda en moneda internacional disminuyó (ver acá).

En la nota de Tiempo Argentino y en el informe de la Fábrica Porteña se menciona que la deuda en moneda extranjera era en 2007 del 60% y en 2013 del 97 por ciento. Sin embargo, esta evolución es incorrecta, ya que en el primer caso se toma la deuda flotante, que es la que se comprometió en ejercicios anteriores pero aún no se terminó de pagar; y en el segundo, no.

“Más allá del valor nominal, lo relevante es expresar la deuda en términos de otra variable, como puede ser el producto bruto generado por el país, para relativizar el peso de la deuda en la economía”, aclara un trabajo del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF). En el caso de las jurisdicciones provinciales, como la Ciudad de Buenos Aires, esto se realiza en relación al Producto Bruto Geográfico (PBG), el equivalente al PBI nacional.

Así, en 2007, la deuda porteña representaba el 1% del PBG “luego de un proceso de desendeudamiento anterior. En 2002 la Ciudad no entró en default pero pudo reestructurar su deuda en acuerdo con los acreedores y fue pagando el endeudamiento que había”, recordó Rafael Flores, economista y miembro de la Comisión Directiva de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP). Para 2012 -último dato disponible-, esa proporción era del 1,4% (ver cálculos).

Otro de los indicadores a tener en cuenta para analizar el endeudamiento de la Ciudad es el porcentaje de la recaudación al que equivale el stock de deuda. Entre 2007 y 2012, esa cifra se mantuvo constante, pasando del 23% al 22,6 por ciento. En 2008, primer año de gestión de Macri, el peso de la deuda sobre los recursos era del 14,5 por ciento.

Flores explicó que, “desde 2007, la Ciudad aumentó su recaudación en relación al producto. Por eso, mientras que la deuda como porcentaje del PBG aumenta, se mantiene constante en relación a la recaudación”. El economista agregó que el Gobierno porteño aumentó más el gasto público que la recaudación, por lo que tuvo déficit fiscal en casi todos los años, a pesar del “contexto de fuerte crecimiento de la actividad económica”.

Adónde va la deuda

“Tomar deuda no es en sí mismo positivo o negativo, sino que es relativo al uso que se le dé al préstamo. Lo que importa es si es sostenible o no. Si se destina para cubrir los gastos corrientes, y no están asegurados esos ingresos, es un problema, pero es diferente si sirve para inversiones a mediano o largo plazo, que puedan tener alguna tasa de retorno”, distinguió la economista Luciana Díaz Frers.

Para saber a qué fin se destinó la deuda asumida por la Ciudad se puede ver cómo evolucionó la Inversión Real Directa, es decir los recursos que se destinaron a obras de infraestructura, respecto del total de gastos que realiza el Gobierno porteño. Este indicador se mantuvo en promedio en un 15,6%, de acuerdo con los datos de las cuentas de inversión del Ministerio de Hacienda porteño, el mismo nivel que en 2005 (15%).

“Si se mantienen los mismos niveles de inversión que antes, el endeudamiento público fue destinado en su mayoría a gastos corrientes”, destacó Flores, aunque aclaró que se pueden haber financiado obras de infraestructura específicas. En este mismo sentido se expresó el diputado de Unidad Popular, Claudio Lozano, al afirmar que en la Ciudad “la toma de deuda habría tenido sentido si hubiera aumentado la inversión en el total del gasto, pero no fue el caso: sólo aumentó en forma absoluta a la par del presupuesto”.

http://www.chequeado.com/medio-medio/1995-tiempo-argentino-macri-triplico-la-deuda-externa-de-la-ciudad.html





Lunes, 25 de agosto de 2014 | Hoy
INGRESAR|REGISTRARSE EDICIONES ANTERIORES BUSQUEDA AVANZADA CORREO
buscar
ULTIMAS NOTICIAS
EDICION IMPRESA
abrir
SUPLEMENTOS
abrir
TAPAS
ROSARIO/12
FIERRO
FUTBOL EN VIVO
INDICE EL PAIS ECONOMIA SOCIEDAD LA VENTANA EL MUNDO ESPECTACULOS DIALOGOS PSICOLOGIA UNIVERSIDAD CONTRATAPA PIRULO DE TAPA
EL PAIS › LAS RAZONES DE MACRI PARA OPONERSE AL NUEVO CANJE LANZADO POR EL GOBIERNO
Más deudas para pagar las deudas
El endeudamiento porteño se triplicó en dólares durante el gobierno del PRO. En 2015, la Ciudad enfrenta pagos por 475 millones de dólares, y para poder tomar nuevos préstamos y postergar el vencimiento Macri necesita que se solucione el conflicto con los buitres.







Por Werner Pertot
¿Por qué Mauricio Macri fue el primero en oponerse al canje de deuda lanzado por el Gobierno? ¿Por qué propuso hacer lo que el juez Thomas Griesa mande, incluso si implicaba pagar al contado? ¿Los vencimientos de la deuda porteña tienen alguna incidencia en su postura? La deuda de la Ciudad se triplicó en dólares durante su gobierno. El año próximo la gestión PRO tiene el vencimiento de una deuda que tomó para hacer obras de extensión del subte que nunca se hicieron: son 475 millones de dólares que deberá pagar, salvo que logre renegociarlos. “El vencimiento de 2015 es clave. El intenta endeudarse para pagar eso y pasar los vencimientos para el próximo gobierno. No puede emitir los bonos, porque está Griesa de por medio. Están en problemas”, sostiene el legislador Aníbal Ibarra.

La posibilidad de entrar en default le impide a Macri continuar haciendo lo que hizo estos años: tomar nueva deuda para pagar la actual o bien para postergar los plazos. Lo que, según plantea Ibarra, lo deja con tres alternativas: “Si pagan con fondos propios, es el 40 por ciento de las obras públicas. Se les para todo. Pueden renegociar, pero les van a ofrecer tasas leoninas. La tercera opción que tiene Macri es declararse en default”, indica el ex jefe de Gobierno. “Por eso, él quiere que se arregle de cualquier manera: necesita que le paguemos a Griesa o queda en evidencia que él tomó la filosofía de los ’90 de endeudarse, endeudarse y endeudarse, y eso tiene consecuencias”, sostiene el legislador porteño.

“Me extraña porque Ibarra en 2001, cuando la Argentina defaulteó, fue y negoció. Ahora parece que quiere defaultear”, contraataca el ministro de Hacienda porteño, Néstor Grindetti. “La deuda en la Ciudad no llega al 30 por ciento de los ingresos. Con tres meses de ingresos pagás la deuda. Por otro lado, tenemos record de inversión. La deuda es manejable y es baja con respecto a otras ciudades”, indica a Página/12. “Ibarra acumulaba caja porque no hacía obras. Somos superavitarios, por lo que se puede quedar tranquilo. Todo el endeudamiento tiene obras comprobables detrás”, dice.

La deuda PRO

El stock de deuda pasó de 587 millones en 2007 a 1925 millones de dólares estimados para el final de este año, según datos oficiales del informe de ejecución del segundo trimestre que publicó el Ministerio de Hacienda. Entre 2014 y 2017, el gobierno porteño deberá pagar vencimientos por 1500 millones de dólares. “Macri tomó deuda para tener dinero en caja y, a pesar del discurso oficial, no fue para obras”, retruca Ibarra, quien toma como prueba el indicador de inversión real directa (qué porcentaje del total se destinó a obras). En 2008, fue del 18,75 por ciento, mientras que en 2009 cae abruptamente a un 14,58 por ciento y se mantiene en esa línea en los siguientes años: 14,66 por ciento en 2010, 15,3 por ciento en 2011, por ciento en 2012 y vuelve a 18,2 en 2013. “Triplicaron la deuda en dólares y el promedio de inversión real directa es similar al de 2005 y 2006”, sostiene el legislador porteño.

“No pueden nombrar una sola obra de envergadura que hayan hecho ellos con la deuda que tomaron. El Maldonado, por ejemplo, es una deuda que tomé yo, durante mi gobierno y a pesar de la crisis: se paga a un 1 por ciento anual”, afirma Ibarra. “Tomaron dólares y derivaron los recursos genuinos para gastos corrientes. Gobernaron con déficit todos estos años, salvo 2010, y lo financiaron con deuda. Ahora, es una bola de nieve”, indica.

El déficit del gobierno porteño en 2008 fue de 651 millones. En 2009, de 895 millones; en 2011, de 862 millones; en 2012, de 1462 millones, y en 2013, de 1240 millones de pesos. El aumento del déficit no es correlativo con un aumento del porcentaje del presupuesto destinado a obras.

Un detalle de la composición de la deuda actual, elaborado por el equipo de Ibarra, muestra cómo se tomó y para qué:

- Bono Tango, serie 8: en 2009, toman otros 475 millones de dólares. De ese monto, 175 fueron parte del Fondo de Infraestructura Social (Foiso). Los otros 300 millones eran para la extensión de las líneas A, B y H. El dinero no se usó, dado que no tenían avanzadas las licitaciones para el subte, por lo que los fondos quedaron en el Banco Ciudad y se perdía dinero mes a mes por la diferencia entre los intereses de la deuda y lo que rendía ese dinero en el banco. Finalmente, la gestión PRO optó por redireccionar ese dinero: una parte fue derivada a AUSA para construir pasos a nivel y otra fue a obras en escuelas. Esta deuda debe pagarse en una única cuota el 6 de abril de 2015.

- Serie 9 y 10: otros 500 millones de dólares. de los que 300 millones fueron para renegociar vencimientos de la deuda y los otros 200 millones, para distintas obras (por ejemplo, 165 millones de pesos para tareas de bacheo). Vence en 2017, pero se inició un canje de deuda para postergarlo.

- Otro bono que se tomó para los metrobús (bono clase 1) fue de 100 millones de dólares. Los pagos concluían en abril de este año.

- Bono Camioneros: fueron 200 millones de pesos, como parte de un acuerdo entre Macri y Hugo Moyano: les pagaron una indemnización a los trabajadores de recolección de basura como si hubieran sido despedidos al final del contrato de las empresas con la Ciudad, pese a que mantuvieron sus puestos de trabajo.

- Deuda para obras en el subte: 100 millones de dólares para obras (clase 3), otros 300 millones (clase 7) y para vagones en la línea H (clase 4) otros 216 millones de dólares, que se colocaron en mayo de 2013. Tiene pagos semestrales hasta 2019.

- Deuda para construir una planta de residuos sólidos urbanos, entre otras obras, por 260 millones de dólares (clase 5 y 6).

Buena parte de los bonos colocados –900 millones de dólares– son dollar link: esto implica que se ajustan con el tipo de cambio, por lo que a mayor devaluación, más crece el costo que tiene para el gobierno porteño.



http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-253772-2014-08-25.html


----------------------------------------

Viernes 27 de junio de 2014 | Publicado en edición impresa
Finanzas
Macri lanza un bono para canjear deuda y pagar obras por US$ 890 millones
Lo autorizó la Legislatura, para estirar los plazos de cancelación de títulos que vencen en 2015 y 2017; también aprobó una mayor inversión para este año y la suba del ABL
Por Laura Rocha | LA NACION
175
23

Un nuevo bono , más presupuesto para este año y un tope del 30% al aumento del ABL para 2015 son las leyes del paquete económico que aprobó ayer la Legislatura porteña.

El bloque Pro consiguió los votos de un sector de la bancada UNEN y de los dos diputados de Confianza Pública para autorizar al Poder Ejecutivo para que emita títulos de deuda por un total de 890 millones de dólares, destinados en su mayoría a canjear bonos con vencimiento en 2015 y 2017.

Según explicó el presidente de la Comisión de Presupuesto, Alejandro García (Pro), los fondos que ingresen mediante la compra del nuevo título por fuera del canje serán utilizados para "infraestructura escolar y sanitaria, y equipamiento hospitalario". Fuentes del Ministerio de Hacienda detallaron que esa recaudación extra se repartirá: un 50% para obras en escuelas, un 30% para obras en hospitales y un 20% para equipamiento médico.

También con el respaldo de legisladores de UNEN, el oficialismo consiguió aprobar las modificaciones en el presupuesto de este año, que estaba pautado en $ 59.500 millones y sumó un disponible de $ 9671 millones; de ellos, más de $ 3600 millones serán destinados al pago de incrementos salariales de los empleados estatales.

Asimismo, el proyecto contempla la ampliación de las partidas para "reforzar los créditos a la educación privada, los subsidios sociales, la asistencia en villas y la entrega de becas". Además se plantea "hacer transferencias a Subterráneos de Buenos Aires para material rodante, subsidios y gastos de funcionamiento por unos 500 millones de pesos".

En los argumentos, el proyecto de ampliación presupuestaria menciona, sin dar detalles, "previsiones para cubrir el incremento del subsidio destinado al hospital Garrahan". Cabe recordar que ese hospital es financiado en partes iguales por la Ciudad y por la Nación.

También se incluye la necesidad de contar con una "previsión presupuestaria para hacer frente al anticipo financiero destinado a la compra de equipamiento y bienes necesarios para dar inicio a la prestación del servicio de recolección de residuos en el marco de la licitación pública nacional e internacional". En este sentido, fija un monto de 1312 millones de pesos, que sería un adelanto a las empresas concesionarias para comprar, entre otras cosas, los camiones que necesitan para la limpieza de las calles porteñas. Éste fue uno de los puntos más cuestionados durante el debate.

Alejandro Bodart (MST) cuestionó todos los proyectos: "Macri quiere aumentar la deuda de la ciudad en 890 millones de dólares sin ninguna necesidad. Además, quiere darles $ 2000 millones más a las empresas de la basura: $ 652 millones para indexarles los precios y $ 1313 millones para financiarles sus camiones. Un negociado escandaloso que espero que rechace toda la oposición".

José Campagnoli, de Nuevo Encuentro, fundamentó su voto negativo al sostener el peligro que significa "ir tomando nueva deuda en dólares y aumentar la deuda en relación con el presupuesto porque la Ciudad se va convirtiendo en rehén".

El kirchnerista Jorge Taiana explicó el rechazo de su bloque al endeudamiento. "La historia de esta ciudad marca que los préstamos anteriores han tenido un patrón común de tasas muy elevadas. Éste es un momento en el que tomar deuda no parece razonable ni oportuno; además, el destino de los mismos préstamos es incierto y, en general, distinto para el que fueron tomados."

Ayer, tal como lo adelantó LA NACION, también se aprobó la aplicación, en 2015, de una nueva suba del la tasa de alumbrado, barrido, y limpieza. Una amplia mayoría de los legisladores votaron positivamente para que los contribuyentes porteños paguen su boleta más cara, con un tope del 30 por ciento.

El incremento aprobado es menor al vigente este año, que tuvo como techo el 40%. Forma parte del plan de revaluaciones y ajustes en el impuesto de ABL aplicado por el gobierno de la ciudad desde 2011. En la Capital, el gravamen integra en una misma boleta el impuesto inmobiliario y la tasa de higiene urbana. Las primeras actualizaciones alcanzaron hasta el 300% de aumento.

Según los autores de la ley, Cristian Ritondo y Carmen Polledo (Pro), el año próximo ese 30% de suba se instrumentará sobre las propiedades más caras; es decir, aquellas con valores fiscales superiores a 300.000 pesos. El resto de los inmuebles recibirá alzas menores.

Fuentes de la Agencia Gubernamental de Ingresos Públicos (AGIP) dijeron ayer a LA NACION que sólo a fines de julio se conocerá el detalle de los porcentajes a aplicar en 2015.

LOS NÚMEROS APROBADOS

Detalles del paquete de leyes económicas sancionadas

US$ 890 millones

El gobierno porteño lanzará un bono por ese monto para canjear deuda con vencimiento en 2015 y 2017. El excedente se invertirá en escuelas y hospitales

$ 9671 millones

Ese total se suma a los fondos disponibles. Irán a aumentos salariales, gasto social, el subte y un adelanto a empresas de basura

+ 30% en ABL

Será el tope de suba para el año próximo.


http://www.lanacion.com.ar/1704898-macri-lanza-un-bono-para-canjear-deuda-y-pagar-obras-por-us-890-millones


---------------------------------------------------------------------


lanacion.com |
Política
Domingo 20 de julio de 2014 | Publicado en edición impresa

Las cuentas porteñas / Un gasto creciente
El déficit público de la ciudad de Buenos Aires se duplicó en un año
El rojo financiero fue de $ 3106 millones, 111% más que en 2012; la publicidad es uno de los rubros que más subieron y el ítem vivienda, de los más subejecutados
Por Gabriel Sued | LA NACION
2065
423

Más notas para entender este tema
Vuelve el humor en sketches

Un género con historia

Pese a que ya está en $ 11, Jorge Capitanich dice que el dólar blue es "ilegal y marginal"


El desequilibrio de las cuentas públicas no es patrimonio exclusivo del Estado nacional: la ciudad de Buenos Aires registró en 2013 un déficit fiscal de 2328 millones de pesos y un déficit financiero (después del pago de deuda) de 3106 millones de pesos. Es el rojo más alto de los últimos años y representa más del doble del registrado en 2012.

La cifra final se conoció la semana pasada, cuando el gobierno de Mauricio Macri presentó ante la Legislatura el cierre de la cuenta de inversión de 2013. Entre las partidas que más aumentaron y que explican el déficit, se destaca la de publicidad oficial, según detalla un informe de la presidencia de la Auditoría General de la Ciudad de Buenos Aires, al que accedió LA NACION.

La administración porteña gastó en ese rubro 596 millones de pesos, más del doble de lo presupuestado originalmente, lo que significó además un incremento de casi el 100 por ciento respecto del año anterior. Cuando Macri asumió como jefe de gobierno porteño, en diciembre de 2007, el gasto en publicidad oficial era de 56 millones de pesos, por lo que el aumento total durante su gestión fue del 1000 por ciento, es decir, de diez veces.

Si se mide respecto de la participación en el gasto total de la ciudad, el desembolso en publicidad se duplicó durante la gestión de Pro: pasó del 0,6 por ciento en 2007 al 1,2 por ciento en 2013. El incremento porcentual contrasta con la inversión en educación, que pasó del 27,8 por ciento en 2007 al 22,8 por ciento en 2013.

Varios de los referentes de la oposición porteña consultados por LA NACION atribuyeron a este rubro el déficit público de la gestión macrista (ver aparte).

Consultados por LA NACION, en el Ministerio de Hacienda porteño, recurrieron a una explicación técnica para sostener que ellos no consideran que la ciudad tenga déficit, ya que entienden que no se debe considerar la inversión de capital. "El resultado primario es negativo porque incluye la inversión de capital. Esto es el total de ingresos, menos gastos de personal, menos gastos corrientes, menos inversión de capital. Pero el resultado operativo, de ingresos menos gastos, es positivo en $ 7000 millones. Tuvimos una inversión récord del 20%", argumentaron.

Consultado por LA NACION, el director del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), Nadin Argañaraz, dijo que "no contar el gasto de capital en el déficit total es una defensa muy común y lógica cuando a algún gobierno se le cuestiona el déficit. Es un argumento habitual para cualquier jurisdicción porque es lógico endeudarse para hacer obra pública, algo que nunca se hace con ingreso corriente". De todas maneras, el especialista advirtió que la CABA fue una de las tres jurisdicciones de peor resultado fiscal primario en 2013. "La primera fue Entre Ríos, le siguió Chaco y tercera fue la ciudad de Buenos Aires. El grado de exposición de CABA es muy alto porque tiene casi toda su deuda, el 98 por ciento, colocada en dólares, contando la deuda dollar linked", agregó el especialista.

Pese a la escalada del año pasado, el déficit fiscal de la Capital se mantiene en un nivel moderado en comparación con el tamaño de la economía de la ciudad: representa el 0,4 por ciento del Producto Bruto Geográfico (PBG), un equivalente local del PBI. Esto es la mitad del rojo fiscal reconocido por el Estado nacional para el año pasado, que fue del 0,8 por ciento del PBI.

Pero marca una tendencia que se consolida: la Capital gastó más de lo que recaudó en cinco de seis ejercicios de Macri como jefe de gobierno. En 2013 el déficit creció un 111 por ciento respecto del año anterior y un 260 por ciento comparado con 2011, en tanto que 2010 fue el único ejercicio superavitario.

La tendencia también es creciente si se contrasta el déficit financiero con el total de gastos de la ciudad, siempre según el informe de la presidencia de la Auditoría porteña, a cargo de la kirchnerista Cecilia Segura. En 2011, ese rojo representaba el 3,2 por ciento del gasto; en 2012, el 4,2, y en 2013, el 6,1. "Este aumento del déficit en 2013 se produjo pese a haber tenido un aumento de la recaudación impositiva del 44 por ciento y un aumento de los recursos totales del 42 por ciento", destaca el informe.

Pese al rojo fiscal y como contracara del abultado gasto en publicidad, la ciudad también registró subejecución importante en varios rubros, entre ellos el de Función Vivienda, que agrupa los gastos de todos los ministerios porteños destinados a vivienda. El año pasado se dejaron sin usar 241 millones de pesos en esa categoría y la sumatoria entre 2008 y 2013 indica que se dejaron sin gastar casi 1100 millones de pesos presupuestados para la Función Vivienda.

Otro indicador de la tendencia en las cuentas públicas de la ciudad es el aumento de la deuda, aunque se manifiesta en niveles muy moderados. De acuerdo con la cuenta de inversión de 2013, el año pasado alcanzó 11.931 millones de pesos, sin contar la deuda con proveedores (flotante). La cifra representa el 2 por ciento del PBG de la ciudad.

La cifra luce mínima en comparación con el 45 por ciento del PBI que representaba la deuda pública del Estado nacional en 2013. Pero la tendencia registrada en este ámbito va en camino contrario a lo que pasa en la Nación..


http://www.lanacion.com.ar/1711536-el-deficit-publico-de-la-ciudad-de-buenos-aires-se-duplico-en-un-ano


****************************************

Viernes, 22 de Agosto de 2014 13:37 Rate this item1 2 3 4 5 (0 votes)
Aníbal Ibarra: "El Gobierno porteño colocó a la Ciudad en una situación vulnerable"
font size disminuir tamaño fuentes aumentar tamaño fuentes Imprimir E-mail

Share on facebookShare on twitterMore Sharing Services

"La Ciudad triplicó su deuda en dólares", así lo señaló Aníbal Ibarra, diputado porteño del Frente Progresista Popular y advirtió que el Gobierno porteño debe afrontar en abril "el vencimiento de 475 millones de dólares, o los paga con recursos propios o la Ciudad se prende fuego".



La Bicicleta de Macri
Aníbal Ibarra, diputado porteño del Frente Progresista Popular, se refirió al incremento de la deuda en la Ciudad de Buenos Aires, "la Ciudad triplicó su deuda en dólares".

Además señaló "la Ciudad tiene una espada de damocles por ese endeudamiento" ya que debe afrontar un vencimiento de deuda por una suma de 475 millones de dólares en abril del 2015.


"Usted los escucha y dicen que se endeudan para hacer obras, pero no. Autorización de deuda, por 890 millones de dólares, para pagar deuda, lo que se llama la bicleta. Una deuda que le vence a Macri en abril, la salda con más deuda, pero que pasó le apreció Griesa, los fondos buitres y esa autorización no la puede ejecutar, entonces se le viene el vencimiento y no puede seguir endeudándose para pagar esa deuda. Por eso Macri dice paguen como sea", explicó el legislador.

En ese sentido advirtió: "El abril tiene el vencimiento de esos 475 millones de dólares o los paga con recursos propios que es un fangote de plata o la Ciudad se prende fuego".

Y señaló: "Esta deuda es toda generada por este Gobierno, Macri todos los años se endeudó y que colocó a la Ciudad en una situación vulnerable."




Lectura recomendada:
Domingo, 17 de agosto de 2014 | Hoy
Macri reza por Kicillof

Por Aníbal Ibarra
En abril de 2015, la Ciudad tendrá que afrontar un pago de 475 millones de dólares por vencimientos de deuda externa decidida por este gobierno en el año 2009/2010. El endeudamiento durante la gestión macrista fue sistemático y provocó que desde 2008 hasta hoy la deuda porteña se triplicara en dólares. A pesar del aumento exponencial de los recursos presupuestarios, el macrismo gobernó con déficit todos los años de su gestión, a excepción de 2010. Ese déficit lo financió fundamentalmente con el endeudamiento que no fue destinado –contrariamente a lo que sostiene el discurso oficial– a producir un boom de obras, sino a ampliar los gastos corrientes. Dicho de otra manera, todos estos años la inversión real directa (obras) fue similar –en porcentaje sobre el total de ingresos– a la de los años 2005/2006.

Pero volvamos a los 475 millones de dólares que la Ciudad tendrá que pagar en abril del 2015. Esa deuda fue tomada a una tasa altísima –12,5 por ciento anual– sólo justificable frente a una necesidad impostergable de contar con esos recursos. Sin embargo, esa emisión de deuda fue tan innecesaria como injustificable. Para explicarlo mejor, basta con decir que 300 millones de ese total eran para la expansión de la red de subtes, lo que era imposible de cumplir desde el principio, ya que el gobierno no tenía proyectos de obras en subtes en condiciones de ser licitados y por lo tanto financiados con esos dólares. Tanto fue así que luego de varios meses de tener paralizados esos fondos –por los que se pagaron cifras millonarias en dólares por intereses–, el gobierno porteño tuvo que solicitar a la Legislatura autorización para gastar los dólares en otros destinos, reconociendo que no podían ser invertidos en subterráneos como había sido el discurso para el endeudamiento. O sea que nos endeudamos en una suma importante en dólares a una tasa muy alta en dólares para un objetivo que se sabía de antemano que era imposible cumplir.

Pero ahora viene el vencimiento y hay que pagar el próximo mes de abril 475 millones de dólares. ¿Qué hizo entonces el gobierno porteño? Solicitó autorización para emitir nueva deuda –que pagarán otros gobiernos– para pagar esa vieja deuda generada por este gobierno. Así se votó en junio la Ley 5014 para la emisión de nuevos bonos por 890 millones de dólares –475 millones para el vencimiento de abril de 2015 y 415 millones para un vencimiento del año 2017–. O sea nueva deuda para pagar deuda y no para hacer obras como suele decirse.

En este escenario aparecen Griesa y los fondos buitres. Aparece el mentado default y Macri se queda sin posibilidades de emitir su nuevo bono para pagar la deuda el próximo año. No fue casualidad entonces que el jefe de Gobierno pidiera que se pagara sí o sí a los holdouts. En ese pedido iba encerrada su propia conveniencia.

Con alguna liviandad podría decirse que él no tiene la culpa y que la situación nacional lo golpea injustamente. Pero fue decisión del gobierno porteño no aprovechar el crecimiento económico de estos años para desendeudarse y fue también su decisión hacer todo lo contrario: triplicar la deuda en dólares y llevar de esa manera a la Ciudad a una situación de alta vulnerabilidad que nos hace depender del estornudo de los mercados o de las decisiones de un juez asociado a los fondos buitre. La Ciudad con los recursos más altos de su historia está ahora endeble y tiene los pies de barro. Si no hay acuerdo, Macri sabe que, o esos dólares salen de los recursos propios de la Ciudad, que equivalen a casi un 40 por ciento del total de dinero destinado a obra pública para el año 2014, o la Ciudad entra en default. Perspectivas ambas que seguramente pondrían en crisis su pretendida candidatura presidencial. Macri, por conveniencia propia, reza para que se llegue a un acuerdo, reza por Kicillof.

* Ex jefe de Gobierno porteño. Nota Publicada originalmente en Página 12


La PistaOculta/GN

http://www.lapistaoculta.com.ar/3/2/c/politica/item/5807-an%C3%ADbal-ibarra-el-gobierno-porte%C3%B1o-coloc%C3%B3-a-la-ciudad-en-una-situaci%C3%B3n-vulnerable.html


***************************************




*******************************

0 comentarios:

Entrada destacada

¿No se crearon puestos de trabajo en los últimos 4 años?

Víctor Hugo transmitió en vivo. 9 de septiembre a las 8:50 · Facebook Mentions · Es #falso que en los últimos años no se creó #emple...

Blog Archive

Etiquetas