Lo que circula por los medios

4 de diciembre de 2014

Lanata cada día cae más bajo



Jorge Lanata: "Argentina no es todavía Venezuela, pero podría llegar a serlo"
MIAMI.- El polémico periodista Jorge Lanata habla en exclusiva y sin tapujos sobre la situación en su país, las investigaciones sobre corrupción, los gobiernos latinoamericanos, sus miedos como periodista y las críticas que enfrenta

ENTREVISTA EXCLUSIVA | 06 de Diciembre de 2014
FacebookTwitterMenéame
Jorge Lanata: "Argentina no es todavía Venezuela, pero podría llegar a serlo"
Ampliar
El polémico periodista Jorge Lanata habla en exclusiva y sin tapujos sobre la situación en su país, las investigaciones sobre corrupción, los gobiernos latinoamericanos, sus miedos como periodista y las críticas que enfrenta
MIAMI.- LAURA RIVERA /DLA

lrivera@diariolasamericas.com

@lauritrw

El famoso periodista argentino Jorge Lanata llegó a Miami para hablar sobre lo que viene investigando y sacando a la luz desde hace años en su país: la corrupción e impunidad política del Gobierno. Su disertación será este jueves a las 6:30pm en el Koubek Center del Miami Dade College. Pero antes de la conferencia, Lanata pasó por DIARIO LAS AMÉRICAS y nos brindó una entrevista exclusiva:

¿Qué está pasando en la política Argentina? ¿Y cómo relaciona este fenómeno con la situación de otros países de Latinoamérica como Venezuela, Bolivia, Ecuador o Cuba?

Hay muchas coincidencias filosóficas y de política entre Venezuela y Argentina. Pero Argentina no es todavía Venezuela, todavía. Podría llegar a serlo si gana el Kirshnerismo el año que viene. Y dependería de qué tipo de “K”(kirchneristas) ganaran. Hay dólar paralelo, hay inflación, hay alto grado de corrupción. Pero hay una diferencia en Venezuela que es el tema de los militares, yo la definiría más como una democracia militar, tienen una impronta militar en su carácter, muy grande. De hecho (Hugo) Chávez era militar, hay muchos gobernadores y alcaldes militares. Tienen un alto componente militar que en Argentina no, el ejército quedó destruido después de (Carlos) Menem y nunca se recompuso.

Con Ecuador y con Bolivia es bastante parecido, ellos en general han buscado un enemigo, generalmente la prensa, esto lo decía Ernesto Laclau, el filósofo favorito de Cristina Kirchner, un argentino que vivió en Londres 30 años y se murió hace poquito, en sus tratados. Una especie de filosofía del Socialismo del Siglo XXI.

Yo describiría a esos gobiernos como de corte populista, son como una remake del “setentismo”, son tipos vanguardistas, creen que tienen razón siempre, son “movimientistas”, no creen en los partidos. Hay toda una cosa como eso de la encarnación del líder, o sea el líder que recibe las órdenes de Dios, o no sé de quién, y sabe lo que hay que hacer y todos lo demás no son argentinos (por ejemplo). El Gobierno se confunde pensando que es la nación. Y es sólo una parte de la nación.

Ellos creen que están haciendo una revolución. Es loco.

El Gobierno argentino es un gobierno conservador, no es un gobierno de izquierda, porque si hoy ves quiénes siguen teniendo el dinero en Argentina, son los mismos que siempre, a los cuales se agregó tres millonarios del sur (la familia Kirchner). Pero no es que ha cambiado la estructura distributiva en el país. Tienen una política bastante conservadora, lo que pasa es que lo visten con un lenguaje de izquierda o progresista. Es muy raro porque han hecho cosas bastante nuevas, por ejemplo, ellos hablan como si no fueran el Gobierno, como si el poder estuviera en otro lado y ellos estuvieran combatiendo al poder, pero no es así, ellos son el poder, son el Gobierno.

¿Cree que esta tendencia política en los países de Latinoamérica se está arraigando o que pronto vamos a poder salir de este esquema?

No creo que se esté arraigando, yo creo que está empezando a pasar otra cosa que me preocupa y es que la mayoría de los gobiernos populistas, o no populistas, se están manifestando contra la prensa, contra la función social de la prensa. Uruguay, por ejemplo, va a sacar una ley de medios. Tabaré Vázquez no va a hacer un gobierno populista pero va hacer una ley de medios. Dilma (Rousseff) también (hará una) en Brasil. Se ha puesto de moda que los periodistas somos enemigos. Que hay objetivos del país que el periodismo puede embromar.

¿Pero entonces, usted ya no defiende la Ley de Medios (antimonopolios de prensa) como hace unos años atrás?

Yo estoy de acuerdo con una ley de medios teórica, como la que hubo en Argentina, sí, pero con lo que hay ahora, no. La que hicieron no fue para controlar eso (los monopolios). Los K hacen algo impresionante, siempre te proponen buenas intenciones de pluralismo pero debajo siempre hay otra cosa. De hecho, la ley de medios no funcionó en Argentina, siguen estando los mismos medios. El único objetivo de la ley fue joder a Clarín (grupo editorial que tuvo un gran monopolio de medios en el país).

Yo recuerdo cuando usted era un gran crítico al grupo Clarín, el primero en señalar su poderío mediático… y ahora trabaja para ellos.

Yo he competido con Clarín toda mi vida, haciendo diarios. Los tipos son muy hostiles a la hora de competir. Y ahora, fíjate lo que hicieron los Kirchner (con esta ley): nos terminaron uniendo.

Si tienes cinco canales de televisión, y hay sólo uno en el que puedes trabajar, ¿a dónde vas a ir? En este momento, Canal 7 es del Gobierno, el 9 está intervenido por el Gobierno, el 11 es de Telefónica y tiene un acuerdo con ellos… el único canal donde puedo trabajar es el 13 (donde está actualmente). En radio, ellos (gobernantes) me cancelaron el contrato con Radio Continental antes de firmarlo. No voy a ir a cualquier radio de barrio, por eso me fui a Radio Mitre, y me va muy bien allí, de cada 10 radios en el país, cinco nos escuchan. Mientras a mí no me condicionen lo que digo, yo voy a trabajar a donde pueda.

¿Se sintió alguna vez intimidado o con miedo por las fuertes denuncias que hace contra los políticos?

Sí, claro, sí tengo miedo. Nosotros tuvimos cinco amenazas de bomba en la época de Página 12. Anduve con custodia varias veces a lo largo de mi vida. Un par de veces me agredieron en la calle en la época de Carlos Menem. En este momento, miedo físico no tengo.

Yo me peleé con todos los presidentes de la Argentina. Está bien porque es mi rol. No es mi rol apoyar a ninguno. Y eso despierta situaciones de tensión.

¿Cuáles son las denuncias más fuertes y con más pruebas que ha hecho al gobierno de Cristina Fernández y qué respuesta dio la Justicia?

En el gobierno de Néstor Kirchner, denunciamos a la ministra de Economía, Felisa Miceli, porque le encontramos una bolsa en el baño con 200.000 dólares: se fue del ministerio de economía. Denunciamos a Amado Boudou porque encontramos (…) a su testaferro: hoy tiene tres procesamientos en la Justicia, dos por el caso de la imprenta Ciccone Calcográfica y otro por robarle el auto a la exmujer en medio de un divorcio.

Hicimos también lo que se llamó “la ruta del dinero K”: sobre eso hay una investigación en Suiza y ya cerró una empresa involucrada. Hay otra investigación en EEUU que iniciaron los holdouts por 123 empresas en Nevada, que se supone que se usaron para lavar una gran cantidad de dinero del Gobierno. Hay otra causa en Uruguay por el lavado de dinero en la compra de un campo, también del mismo grupo (de Lázaro) Báez involucrado.

Cuando empezamos a investigar la ruta del dinero nos dimos cuenta que Lázaro era Cristina, no era una parte, era la mayoría.

Algo curioso en la corrupción argentina: los menemistas pedían coima, los kirchneristas participan de las empresas. Piden un porcentaje y todos los meses van con un bolso y recogen ese porcentaje de las ganancias, así, literalmente, y hasta el día que mueras. Me lo han contado empresarios que lo hicieron. Esto lo hacía Mussolini, el fascismo participaba de las empresas.

¿Cree en el periodismo independiente?

En el periodismo más independiente que se pueda, porque a veces hay cosas que te condicionan. Ejemplo: yo he hecho varios medios, y cuando tienes que pagar los sueldos, te preguntas: ¿De dónde saco la plata?, ¿trato de tener algún aliado o no tengo ninguno?, ¿si no tengo ninguno, me peleo con todos? Uno va evaluando eso... Yo tengo suerte desde hace como 30 años de hacer lo que tengo ganas, pero soy una excepción en muchos casos, no soy un tipo normal en la carrera. Cuando abrí el diario Página 12 tenía algunas condiciones y la fui perdiendo. Hoy digo la barbaridad que quiera y nadie me dice nada.

Críticas vas a tener siempre, a medida que vas ganando popularidad. Yo estoy, lejos, en el momento de más popularidad de mi vida.

¿Cuánto rating ha conseguido en sus programas Periodismo Para Todos (PPT), en Canal 13, y Lanata Sin Filtro, en Radio Mitre?

Tengo 15 puntos de promedio este año en la tele y 50.8 en la radio.

¿Cree que es un hombre poderoso?

No. Y si lo soy no lo ejerzo.

¿Con tanto peso e influencia en la opinión pública, si le ofrecieran hoy un cargo de Gobierno, lo aceptaría? ¿Qué cargo le quedaría mejor?

No, no. Ningún cargo. A ver, para ser presidente tienes que estar un poco loco. Ninguna persona normal podría querer ser presidente. Tienes que tener un delirio místico.

Yo ayudo a la gente desde donde estoy, no es que hago un show de moda o un programa de juegos, hago PPT en la tele y Lanata sin Filtro en la radio. Hago cosas que ayudan a la gente, no necesito meterme en política para hacerlo.

¿Qué le responde a los que dicen que usted estaba en Página 12, financiada por el ERP -organización armada y antiestablishment que combatió a la dictadura- y que ahora trabaja en Clarín -corporación vocera del establishment que se financió con la dictadura?

Primero, la madre Teresa de Calcuta no tiene ningún medio, si lo tuviera, yo trabajaría ahí. Segundo, Página 12 no fue financiada por el ERP, sino, y en sólo sus inicios, por expresos políticos del Movimiento Todos por la Patria (MTP), que era la denominación democrática del ERP, que participaba en las elecciones, no eran tipos con fierros (armados). Pero eso fue un año y medio, después los militares los agarraron a todos y ahí se terminó.

Tercero, ¿Clarín estuvo con la dictadura? Sí. Porque todos los argentinos estuvieron con la dictadura. La dictadura la quieren describir hoy como si fuera que vinieron cuatro tipos en un plato volador y juzgaron a un montón de argentinos honrados, pluralistas y democráticos. No es así. Nadie mata a 30.000 personas si la población no está de acuerdo. En algún lugar, por omisión o acción, la gente estuvo de acuerdo con lo que pasó. ¿Los grandes medios apoyaron a los militares?, sí. Y en esa época, Néstor Kirchner estaba vendiendo apartamentos, no estaba atrás de una trinchera disparando. Y Cristina también. Después se inventaron ese pasado (ellos mismos).

Hoy trabajo en Clarín. Pero mañana, baja el rating y me van a echar, ¿y? Yo no espero que el medio que estoy coincida en todo conmigo. Lo que pido es que me respeten y no me condicionen. Si a mí me ofrecen el canal más importante y la radio más importante del país, ¿qué les voy a decir, que no? ¡Si me están dando un puente para llegar a millones de personas!

Pero eso no es una preocupación del público, sino de 4.000 periodistas, que en general piensan que son mejores que uno y que los que tendrían que estar aquí son ellos y no yo.

¿Cambiaría algo de su pasado, si volviera atrás?

Creo que hay que aprender a fracasar también. No cambiaría nada de mis fracasos. Creo que uno tiene éxito cuando pierde miedo al fracaso. Y me parece que las dos cosas van juntas. Me molesta que digan de mí que siempre me va bien porque no es así y porque muchas veces me fue mal. Pero esas cosas fueron necesarias. Para aprender que no pasa nada si fracasas, porque te levantas y sigues. Por eso, aún los errores del pasado los dejaría. Porque creo que de esos errores aprendí.

¿Quién cree usted que ganará las presidenciales de 2015 en Argentina?

Lo que va a pasar en el 2015 será una elección entre el populismo y la democracia. Es seguir por un tipo de gobierno que no respeta la división de poderes o buscar el otro camino (la democracia).

Y como están hoy las cosas, lo más probable es que gane Daniel Sciolli (kirchnerista). El problema ahí será qué condicionamiento tendrá de La Campora y del Gobierno.

¿Cree que habrá cambios? ¿Qué debería pasar para que el país tomara un rumbo distinto?

Las cosas no van a cambiar en Argentina en las próximas elecciones. Gane el que gane.

Todo seguirá como está. No habrá cambios. Los cambios verdaderos son lentos, no rápidos. Los rápidos siempre son mentira. A lo mejor en 30 años va a ser mejor, pero en los próximos cinco años no. Los argentinos tenemos que estar dispuestos a hacer algo cuyo resultado no vamos a ver. Pero queremos siempre hacer algo para ver el resultado hoy mismo, no en años. Lo que nos serviría hoy es tomar conciencia del lugar en el que estamos y proponernos hacer algo para trascender.

El gran problema somos los argentinos. (…) Tenemos que ver con los que nos gobiernan. Yo no voté a los Kirchner pero algo de ellos debo tener, seguro, porque soy argentino.

Una o dos palabras para definir a:

Cristina Kirchner

Es audaz, que para mí es un valor. Cree que es más inteligente de lo que es. No es tan inteligente. Consintió la corrupción de su marido y hoy llevó adelante un esquema de corrupción que fue el más alto de 1983 hasta ahora. Si se pudiera cuantificar la corrupción, creo que su gobierno ha sido el más corrupto del regreso de la democracia hasta ahora.

Amado Boudou

Tendría que estar preso. Es un error que esté libre. No está preso sólo porque es vicepresidente de Argentina.

Nicolás Maduro

Dudo de la salud mental de Maduro. Más después de lo del pajarito (que tenía el espíritu de Chávez, según él).

Che Guevara

Militarmente fue un desastre. Hizo una estupidez atroz. Fue a un lugar donde ya habían hecho una reforma agraria, a hacer la reforma agraria. Terminó denunciado por los mismos campesinos que él fue a liberar. La generación del 70 (que tenía ideas revolucionarias, socialistas y comunistas) es un grupo de inescrupulosos, que se creen mejores que la gente (…). Gran parte de los problemas que tenemos hoy en Argentina son por culpa de esa generación. Fue una generación que nos cagó. (…) Unos viejos de mierda.

Fidel Castro

Fue un estatista (tendencia que exalta el poder y la preeminencia del Estado sobre los demás órdenes y entidades), un tipo totalmente equivocado, estalinista. Me causa gracia que la gente que defiende hoy a Cuba nunca viviría ahí. Eso lo logró Fidel.

Barack Obama

Creo que fue una promesa que se desinfló. Es una lástima porque me encantaba verlo leyendo el teleprompter, hablando de la democracia. Era lindo, era místico…



http://www.diariolasamericas.com/4963_america-latina/2825625_jorge-lanata-en-argentina-no-va-a-cambiar-nada-con-las-elecciones.html




0 comentarios:

Entrada destacada

¿No se crearon puestos de trabajo en los últimos 4 años?

Víctor Hugo transmitió en vivo. 9 de septiembre a las 8:50 · Facebook Mentions · Es #falso que en los últimos años no se creó #emple...

Blog Archive

Etiquetas