Lo que circula por los medios

23 de marzo de 2015

Una prensa cínica, mercenaria y demagógica



Una prensa cínica, mercenaria y demagógica

producirá un pueblo cínico, mercenario y demagógico.

Joseph Pulitzer



En la última semana, he sido mencionado en reiteradas oportunidades por el inefable Luis Majul. Gesto adusto, pronunciando alguna palabra difícil y ladrando como los cuscos, me ofrece debate como si en algún momento de mi vida, hubiera soñado con semejante concesión.

Como solía decir el viejo y respetado dirigente radical Don Juan Carlos Pugliese: “petiso que no es compadre, no es petiso, es agachado”.

¿Puede importar semejante invitación? Naaa. Para nada. No sirve para nada. No piensa nada. No significa nada. No importa nada.

Asombran sus pretensiones Bravucón que el día de la inauguración de su pomposo Museo del Periodismo, no encontró mejor manera de definirse que contar (o hacer contar) la anécdota de la trompada que le pegó al periodista uruguayo Emilio Lafferranderie, alias “El Veco”, en la redacción de "La Hoja del Lunes", un diario deportivo de principios de los 80’s. El bravo Luisito Majul tenía 18 años, y Lafferranderie, más de 50. Todo un ejemplo de inconducta pero, en su columna del diario La Nación, a mí me llama “cobarde”.

Lo cierto es que aparece firmando alguna que otra columna en la “tribuna de doctrina”. ¿Será el orgullo de contar con su pluma o lo tienen para mentir, confundir o en el mejor de los casos, equivocarse (que mucho no le cuesta) siempre en contra del gobierno?

El jueves 26 de febrero pasado, apareció una sesuda nota en la que se ponía cómodo y decía: “aunque Daniel Rafecas no adelantó lo que iba a hacer ni siquiera a su familia, dos altas fuentes que transitan los pasillos de Comodoro Py y que están vinculadas con la causa vaticinaron que al juez federal no le queda otra alternativa que convalidar la imputación contra la Presidenta por el delito de encubrimiento en el atentado contra la AMIA”.

Como es de público conocimiento, el mismo día, a las 2 de la tarde, se informaba que el juez Rafecas había desestimado la denuncia del fiscal Alberto Nisman contra la presidenta Cristina Fernández de Kirchner por entender que "no hay un solo elemento de prueba, siquiera indiciario" que permita suponer que el gobierno urdió un plan criminal para encubrir a los iraníes denunciados por el atentado contra la AMIA ocurrido en 1994. Si no le habían pagado para mentir, era de suponer que sus días de gloria en el diario de los Mitre, estaban dando las urras.

Pero, no fue esa la primera vez. El 3 de febrero de 2011, en una nota titulada “Quién será el próximo presidente”, Luisito Majul, viejo garrapateador de naderías consideraba “La presidenta Cristina Kirchner ganaría la primera vuelta, pero perdería la segunda. El próximo presidente podría ser Mauricio Macri, con el apoyo de Francisco de Narváez y Eduardo Duhalde, porque hay un principio de acuerdo para concretar una sociedad política”.

¡Un analista del carajo! Cristina ganó con el 54,11 % de los votos, a 37 puntos del segundo y (su jefe) Macri no fue de la partida.

En síntesis, no es necesario esforzarse en explicar que Luisito Majul no está a la altura de las tareas que le encomiendan. Reproduce ideas que pertenecen a otros que, para colmo, generalmente las confunde. Usa términos que asume insultantes pero que (como no entiende nada) pueden terminar siendo laudatorios, sobre todo viniendo del personaje.

Un mandadero (lo siento Luisito pero, no te da para mercenario) aunque debe cobrar buenos pesos por hacer el papel de desafiante.

Pero ni eso le sale bien. Conocemos lo sucedido al presentar la nueva temporada de su programa de televisión. Se tuvo que comer el garrón de que el periodista Marcelo Longobardi, uno de sus invitados, lo dejara garpando al aire.

“Fui como entrevistado y de repente me encontré con que era panelista de América, algo que no es mi vocación”, se quejó el periodista. Y agregó: “Todo bien pero no estoy cómodo como panelista. Por eso me fui. A esta altura de mi vida, uno puede darse el lujo de estar donde quiere. Si voy a estar sentado tres horas para responder dos estupideces, me voy a mi casa que tengo cosas que hacer”.

Queda claro que no es apto para ningún servicio, porque no hace nada bien, porque se equivoca, porque falla y porque cuando alguien le avisa de su error, se escapa por la tangente. Hay algo de roedor en él, algo mezquino… y no me refiero a su imagen, precisamente.

En la actual temporada, pareciera haber elegido el palo de abordar sus “análisis” políticos, como el disc jockey de una bailanta (con todo respeto): pasando los temas que la operación mediática, le impone. Y por supuesto le pifia, los expresa en forma tardía cuando por supuesto se ha dicho todo. Sin ninguna idea nueva. Y para que parezca que dice algo novedoso, cambia el orden de la frases, como el Maestro Yoda de Star Wars.

Un par de días atrás, en el diario La Nación, Luisito Majul me dedicó una columna utilizando piezas que sus compañeros de otros medios me habían dedicado durante el día. Utilizó las mismas palabras que varios periodistas y hasta algunas que Ernesto Sanz había pronunciado. Una sostenida exposición de falta de creatividad y de profesionalismo. Si se pudiera denunciar a los periodistas por plagio, a Luisito Majul, le llevaría años pagar el desaguisado.

De todas maneras, agradezco el brulote de Luisito Majul, porque con sus conceptos denigratorios, revive mi peronismo medular y no hace más que confirmar mi pertenencia y mi fidelidad al proyecto nacional, popular e inclusivo que conduce Cristina Fernández de Kirchner.

Como nadie se lo explica, se lo explico yo, desde aquí: si buscaba agredirme o lastimarme, ha fracasado una vez mas.

También hay que tener clase para ese cometido.

http://www.anibalfernandez.com.ar/index.php/notas-de-anibal-fernandez/item/1411-luis-majul-el-cualquier-cosa
----------------------------------------------------------------

Parcialidad. Aflojá, se nota mucho

Nos hemos tomado el trabajo de leer el memorial del fiscal Moldes.

Son siete carillas escritas en letra grande y a doble espacio que, a no dudar, dejan mucho que desear. Se nota en demasía que el hombre estaba en otra cosa pero, no vamos a caer en falacias ad hominem.

Del análisis se desprende que la presentación del fiscal German Moldes, es bochornosa.

¿Cuál es el argumento central de la apelación? “No puede quedar sin pesquisa un hecho que reviste gravedad institucional”.

En momento alguno de la escueta presentación, niega que estemos ante una cuestión de puro derecho. Lo poco que hizo a tal efecto es remitir brevatis causae a lo dicho por el fiscal Pollicita (quien debería pedirle una parte del sueldo, porque el único que laburó fue el fiscal Pollicita).

Así lo leemos:

"‪… es que al haber considerado el Sr. juez la cuestión como de puro derecho y ha impedido que la tesis expuesta por el Ministerio Público en el requerimiento de instrucción pueda investigarse adecuadamente (art. 193.1 C.P.P.N.). Queda así sin pesquisa un hecho calificable como de gravedad institucional. Por eso, toda la construcción que da fundamento a la decisión recurrida, que elípticamente tiene por acreditada la existencia de los hechos tal como los presentó el denunciante sin haber realizado la mínima labor de averiguación y confrontación, es errada; más lo es, a partir de ella sostener que tales hechos (no acreditados, repito) son ajenos al derecho penal. Esa compleja construcción dogmática -carente de apoyo en las constancias (Fallos 328:3869) y que omite el tratamiento de cuestiones conducentes a la solución del litigio (Fallos 329:4931 y 330:1478)- alberga una arbitrariedad y por ello la decisión que se asienta en ella debe ser revocada".

El planteo del fiscal Moldes, es absurdo. Un delirio…

Me pregunto ¿Todo hecho que reviste gravedad institucional tiene que ser investigado por la justicia? Lo contesto yo: NO.

Veamos…

Los gravísimos hechos de corrupción que se le endilgan al fallecido fiscal Alberto Nisman, revisten una gravedad institucional inusitada. Un escándalo donde, en lugar de utilizar los cuantiosos fondos otorgados para investigar, se ocupó de darle un destino inapropiado.

Pero… ¿podría la justicia penal investigar al fallecido fiscal Alberto Nisman? NO! Por la sencilla razón que los hechos no tienen relevancia penal alguna. La pena se extingue por la muerte, la justicia penal no hace historia y su objetivo es la aplicación de la ley penal.

En ese mismo orden de ideas hay que tener en cuenta que el juez Rafecas rechazó in limine el requerimiento de instrucción porque los hechos denunciados, a lo sumo y de ser ciertos, eran actos meramente preparatorios, no punibles para el derecho penal.

¿Qué dijo el fiscal Pollicita sobre el punto?

Que si bien la ayuda nunca se concreto, igual hay que investigar porque a los autores del memorándum se les representó la posibilidad de ayudar a los imputados iraníes. Un espanto.

El fiscal Pollicita compró las teorías fascistas del derecho penal de autor, del derecho penal de enemigo. Otra aberración jurídica que los medios de comunicación se han encargado de ocultar prolijamente.

Si lo explicado no es claro para quienes no son profesionales del derecho, utilizaré un ejemplo de la actualidad para que puedan comprender el disparate de los fiscales.

Hace pocos días conocimos un supuesto plan de Gerardo Sofovich para asesinar a su esposa. Compró un arma, invitó a su esposa a un barco donde teóricamente procedería a asesinarla y después de asesinarla, se iba a quitar la vida.

Según lo actuado por ambos fiscales, Pollicita y Moldes, en este planteo habría comienzo de la ejecución del delito de homicidio. Hubieran imputado a Gerardo Sofovich por homicidio en grado de tentativa ¿Por qué? Porque se hicieron la película en sus cabezas.

Lo cierto es que la vida de la esposa de Sofovich no ha corrido riesgo alguno porque, el día que fue al barco, el Sr. Sofovich no hizo uso del arma, conversó con su esposa y se reconcilió.

Si no hay idoneidad de la acción para poner en riesgo el bien jurídico tutelado por la norma penal, no hay acción penal relevante.

Es imposible que los fiscales no lo sepan y sería curioso que un estudiante de la carrera, no lo entendiera.

Se nota Germán. Tu parcialidad es grosera y se nota mucho, Germán. Como hombre de bien, deberías haber aflojado y reconocido la inexistencia de delito pero, cada uno es artífice de su propio destino. Tus colegas te miran y se mofan. Lo sabés…

http://www.anibalfernandez.com.ar/index.php/notas-de-anibal-fernandez/item/1410-el-planteo-del-fiscal-moldes-es-absurdo-un-delirio

0 comentarios:

Entrada destacada

¿No se crearon puestos de trabajo en los últimos 4 años?

Víctor Hugo transmitió en vivo. 9 de septiembre a las 8:50 · Facebook Mentions · Es #falso que en los últimos años no se creó #emple...

Blog Archive

Etiquetas