Lo que circula por los medios

3 de septiembre de 2015

Europa no aprende... El mundo no aprende...


 Aylan Kurditenía tres años y murió junto a su hermano de cinco (Galip) y junto a su madre. 








----------------------------------------------------------------------------------------


Primo Levi: Si esto es un hombre

Los que vivís seguros
En vuestras casas caldeadas
Los que os encontráis, al volver por la tarde,
La comida caliente y los rostros amigos:
Considerad si es un hombre
Quien trabaja en el fango
Quien no conoce la paz
Quien lucha por la mitad de un panecillo
Quien muere por un sí o por un no.
Considerad si es una mujer
Quien no tiene cabellos ni nombre
Ni fuerzas para recordarlo
Vacía la mirada y frío el regazo
Como una rana invernal
Pensad que esto ha sucedido:
Os encomiendo estas palabras.
Grabadlas en vuestros corazones
Al estar en casa, al ir por la calle,
Al acostaros, al levantaros;
Repetídselas a vuestros hijos.
O que vuestra casa se derrumbe,
La enfermedad os imposibilite,

Vuestros descendientes os vuelvan el rostro.



Razones para publicar la imagen de un niño muerto
De Carme Chaparro | mié, 2 sep 2015
Compartir1487Tweet
Imprimir
¿Duele ver a un niño muerto?
¿Ofende esta fotografía de un niño ahogado en la orilla?
¿Lastima la sensibilidad?

¿Por qué publicar esta fotografía?
Entonces, ¿qué?
¿Nos tapamos los ojos para no ver, los oídos para no saber y la boca para no contarlo?
El mundo es así de terrible, despiadado y cruel. Los periodistas no lo hemos inventado, sólo lo contamos.
Estamos ante la peor crisis humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial. Desde hace setenta ¡70! años. Pero seguimos mirando para otro lado.
¿Saben qué noticia ha dado más audiencia a los informativos este verano? El asesinato de las dos jóvenes de Cuenca. Y durante varios días.
Y, sin embargo, ¿saben qué tema ha provocado que los espectadores cambien de canal? La crisis de los refugiados que intentan entrar en Europa. Las curvas de audiencia nos han mostrado una fuga lenta y sostenida de espectadores mientras nos ocupamos de esta noticia.
¿Por qué no queremos saber? ¿Por qué no queremos ver? ¿Por qué miramos hacia otro lado? ¿Nos creemos nosotros a salvo en nuestro pedacito de país?
Los más de 23 millones de ciudadanos sirios soportan una guerra cruel desde hace tres años. Su propio gobierno los bombardea y los rebeldes se han convertido en uno de los peores grupos terroristas de la historia, Estado Islámico.
Pero Siria es sólo la punta del iceberg. Según la ONU, hay hasta 15 millones de personas que huyen de las guerras y buscan seguridad a las puertas de Europa. La mayoría son sirios. Le siguen iraquíes, afganos y ucranianos.
Son personas que han huido de sus hogares para salvar su vida. Lo han perdido todo. Hogar. Familia. Amigos. En su escape, la mayoría han caído en manos de mafias de traficantes de personas que les cobran miles de euros por cortos trayectos en barco o el paso de alguna frontera.
Más de 100.000 migrantes en busca de asilo han atravesado Grecia, y prosiguen camino hacia los países ricos del centro y el norte de Europa. Esquivando las vallas y las redadas.
Es imposible saber cuántos miles han muerto intentando llegar hasta el sueño de un refugio seguro.
Mientras nuestros gobiernos discuten por acoger apenas dos mil y pico refugiados (en el caso de España) en Líbano uno de cada cinco habitantes es refugiado de guerra Sirio. Es como si aquí en España acogiéramos a más de diez millones, sí 10.000.000 de refugiados.
Abramos los ojos de una maldita vez. Abramos el alma. El corazón. Y los bolsillos.
Y sí, sé que la fotografía es dura. Sé que la imagen de un niño muy pequeño ahogado en una playa rompe corazones. Pero quizá lo que hace falta sea eso, que se rompan corazones.
De una maldita vez.
Y, ojalá, la imagen de este niño al que sus padres intentaron salvar de las bombas, y que terminó muerto en el mar, sirva para que nosotros, la opinión pública, presionemos a nuestros gobiernos. Y que nuestros gobiernos empiecen a tomar medidas.
Podría ser nuestro hijo. Podríamos ser nosotros. Nadie está a salvo. Ni ustedes, ni yo. La Historia nos lo ha demostrado muchas veces. Demasiadas. Pero seguimos empeñándonos en mirar hacia otro lado.
Y yo, como periodista, seguiré defendiendo que a veces hay que mostrar imágenes tan duras como la de ese niño. Porque nuestro trabajo es mostrar la realidad, no edulcorarla. Y ojalá con ello podamos remover conciencias. Pero, ojalá, sobre todo, no tuviéramos imágenes como esa para mostrarles.
(Por cierto, les aseguro que esa imagen del niño no es lo más duro que hemos visto estos días en las redacciones sobre la crisis de los refugiados. Hay muchas imágenes que hemos descartado mostrarles. Pero esta era tan poderosa, podía ayudar tanto, resumía tanto y dolía tanto en unos segundos, que la han emitido televisiones y periódicos de todo el mundo).
Y si queréis saber quién era el niño, esta noticia de Reuters lo explica. Tenía tres años. Su hermano cinco. Y los dos murieron en el mar. Quizá también sus padres.


https://es.noticias.yahoo.com/blogs/carme-chaparro/razones-para-publicar-la-imagen-de-un-ni%C3%B1o-muerto--205516621.html


Publicado: 03.09.2015 19:13 |Actualizado: Hace 3 horas
El padre de Aylan rechaza la tardía oferta de asilo de Canadá
Abdulá Kurdi relata el trágico accidente: "Las manos de mis dos niños se escaparon de las mías". Regresará a Kobani, Siria, para enterrar a sus seres queridos. Se niega a aceptar la propuesta de Ottawa, que antes de la desgracia negó la solicitud de refugio de la familia

ANKARA.- Abdulá Kurdi, el padre del niño ahogado cuya imagen se ha convertido en símbolo de la tragedia de los refugiados sirios, ha rechazado este jueves la oferta de asilo tardía de Canadá y ha pedido a la comunidad internacional que haga lo posible para evitar sufrimientos como el suyo.

"Quiero que el mundo entero nos escuche desde Turquía, donde hemos llegado escapando de la guerra. Tengo un gran sufrimiento. Hago esta declaración para evitar que otras personas tengan el mismo sufrimiento", dijo Kurdi a periodistas turcos delante del Instituto Forense de la ciudad de Mugla, en el suroeste de Turquía.

Relató que, tras la trágica muerte de su esposa y de sus dos hijos, de 3 y 5 años, tras naufragar el bote en que la familia intentaba llegar a la isla griega de Kos, su hermana mayor, que vive en Canadá, fue entrevistada en la televisión en ese país, que luego le ofreció asilo. "He recibido una oferta del Gobierno de Canadá. Era una oferta para que yo pueda ir allí. Pero, después de lo ocurrido, no quiero ir. Voy a llevarme los cuerpos primero a Suruç (ciudad turca en la frontera con Siria) y luego a Kobani (ciudad siria cercana). Pasaré el resto de mi vida allí", explicó.


Teema Kurdi, la hermana, una peluquera que emigró a Vancouver hace más de 20 años, había explicado anteriormente a la prensa que la familia de Abdulá Kurdi realizó una solicitud de refugio pero fue rechazada en junio por el ministerio de Ciudadanía e Inmigración canadiense debido a la complejidad de las aplicaciones de refugiados procedentes de Turquía. La familia tenía obstáculos, como los miles de refugiados sirios kurdos en Turquía: las Naciones Unidas no los registró como refugiados y el gobierno turco no les concedió visados para viajar.

Desde el Instituto Forense de la ciudad de Mugla, Abdulá Kurdi contó que la familia había pagado una suma de dinero a traficantes para que organizaran la travesía a la isla griega de Kos. Pero "la guardia costera nos detuvo y después nos liberó. Esta vez nosotros mismos conseguimos el bote y empezamos a remar hacia Kos", agregó. "Después de alejarnos unos 500 metros de la costa, en el bote empezó a entrar agua y se nos mojaron los pies. A medida que aumentaba el agua, cundía el pánico. Algunos se pusieron de pie y el bote volcó. Yo sostenía a mi mujer de la mano", recordó.

"Las manos de mis dos niños se escaparon de las mías, intentamos quedarnos en el bote, pero el aire disminuía. Todo el mundo gritaba en la oscuridad. Yo no lograba que mi esposa y mis hijos oyeran mi voz", añadió. Relató cómo, fijando la mirada en las luces, consiguió nadar hasta la costa. "Cuando alcancé la costa comencé a buscar a mi esposa y a los niños. Pensé que se habían asustado y escaparon. Llegué a Bodrum y no pude encontrarlos en nuestro punto de encuentro. Luego fui al hospital y me enteré de las tristes noticias", explicó.

Ahora el único objetivo de Abdulá es recuperar los cuerpos de sus tres seres queridos y llevarlos de vuelta a Kobani. Todos los intentos por conseguir la solicitud de asilo para su familia fueron en vano, como ha explicado su hermana Teema: "Mis amigos y mis vecinos me echaron una mano con sus ahorros, pero no conseguimos sacarlos de Siria y por eso cogieron esa barca. Estaba incluso pagando dinero por ellos en Turquía, pero es horrible la forma en la que tratan a los sirios allí".

La imagen de Aylan Kurdi, de tres años, ahogado en la playa turca de Bodrum fue publicada hoy en primera página por casi todos los diarios turcos y ha estremecido al mundo. La autora de la foto, la periodista Nilufer Demir, confesó al diario Hürriyet que se le había helado la sangre cuando vio el cuerpo del pequeño con su camiseta roja. "No podía hacer nada por él. Lo único que podía hacer es que su grito fuera oído en el mundo, y lo hice con su fotografía", ha declarado. http://www.publico.es/internacional/padre-aylan-rechaza-tardia-oferta.html





El desplazamiento del sur al norte es inevitable; no valdrán alambradas, muros ni deportaciones: vendrán por millones. Europa será conquistada por los hambrientos. Vienen buscando lo que les robamos. No hay retorno para ellos porque proceden de una hambruna de siglos y vienen rastreando el olor de la pitanza. El reparto está cada vez más cerca. Las trompetas han empezado a sonar. El odio está servido y necesitaremos políticos que sepan estar a la altura de las circunstancias.
JOSE SARAMAGO.

Primo Levi: Los que vivís seguros
en vuestras casas caldeadas.
Los que os encontráis, al volver por la tarde,
la comida caliente y los rostros amigos:
Considerad si esto es un hombre:
quien trabaja en el fango,
quien no conoce la paz,
quien lucha por la mitad de un panecillo,
quien muere por un sí o por un no.
Considerad si es una mujer
quien no tiene cabellos ni nombre,
ni fuerzas para recordarlo,
vacía la mirada y frío el regazo
como una rana en invierno.
Pensad que esto ha sucedido:
Os encomiendo estas palabras.
Grabadlas en vuestros corazones
al estar en casa, al ir por la calle,
al acostaros, al levantaros:
repetídselas a vuestros hijos.
No olvidéis que esto ha sucedido


Primo Levi: "Habrá muchos, individuos o pueblos, que piensen más o menos conscientemente, que “todo extranjero es un enemigo”. En la mayoría de los casos esta convicción yace en el fondo de las almas como una infección latente; se manifiesta solo en actos intermitentes e incoordinados, y no está en el origen de un sistema de pensamiento. Pero cuando éste llega, cuando el dogma inexpresado se convierte en la premisa mayor de un silogismo, entonces, al final de la cadena está el Lager: Él es producto de un concepto de mundo llevado a sus últimas consecuencias con una coherencia rigurosa: mientras el concepto subsiste las consecuencias nos amenazan. La historia de los campos de destrucción debería ser entendida por todos como una siniestra señal de peligro".






0 comentarios:

Entrada destacada

¿No se crearon puestos de trabajo en los últimos 4 años?

Víctor Hugo transmitió en vivo. 9 de septiembre a las 8:50 · Facebook Mentions · Es #falso que en los últimos años no se creó #emple...

Blog Archive

Etiquetas