Lo que circula por los medios

25 de febrero de 2016

Licencian patente de inmunoterapia del cáncer desarrollada en Argentina









***************************************


18/02/2016 | NOTICIAS INSTITUCIONALES
El Dr. Ceccatto participó de la firma de convenio de licencia de una patente CONICET-FIL
La tecnología licenciada, que permitirá mejoras en el tratamiento del cáncer, se basa en la investigación de un grupo de científicos del Consejo.


El presidente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), Dr. Alejandro Ceccatto, estuvo presente durante la rúbrica de un convenio de licencia de una patente del Consejo y de la Fundación Instituto Leloir (FIL), junto al ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, Dr. Lino Barañao.

Esta patente tiene su origen en la investigación del grupo del Dr. Osvaldo Podhajcer, investigador superior del CONICET en el Instituto de Investigaciones Bioquímicas de Buenos Aires (IIBBA), Jefe del Laboratorio de Terapia Molecular y Celular de la Fundación del Instituto Leloir y director del Consorcio Argentino de Tecnología Genómica.

Su trabajo generó el UIO-512, un virus oncolítico creado para atacar tanto células malignas como a las del estroma asociadas al tumor. Esta novedosa tecnología permitirá dar un salto cualitativo en el tratamiento del cáncer a través de inmunoterapias oncológicas de vanguardia.

El Dr. Podhajcer explicó que “existe una gran necesidad de desarrollar tecnologías disruptivas. La inmunoterapia oncolítica consiste en tomar un virus de la naturaleza que infecta a humanos –y provoca conjuntivitis y resfríos- y modificarlo genéticamente para que pase a infectar células malignas. En su interior lleva un gen, que luego de atacar al tumor y eliminarlo, estimula una respuesta inmunológica secundaria que trabaja sobre las metástasis diseminadas. Lo novedoso es que ataca al tumor en su totalidad, es decir las células malignas y las de soporte”.

En relación a la importancia que tiene la transferencia tecnológica para la sociedad, el Dr. Ceccatto afirmó que: “El principal objetivo del CONICET establece que debemos producir y transferir conocimiento para mejorar la calidad de vida de las personas. En este sentido, se está licenciando una tecnología desarrollada por el CONICET y FIL a una empresa para que puedan obtener un producto que mejore el tratamiento del cáncer” y agregó que “esto es una muestra de que el trabajo colaborativo en un marco interinstitucional entre FIL y CONICET ha permitido desarrollar, proteger y licenciar esta tecnología, y que ahora a través de la asociación público-privada puede continuar su desarrollo”.

El presidente del Consejo destacó que el eje de su gestión será “pensar como una integralidad la producción de conocimiento básico, su transformación en tecnología aplicada, su protección y su transferencia a la sociedad en general y al sector productivo” e hizo hincapié en la necesidad de que el CONICET sea una institución percibida por la sociedad como una fuente de soluciones a problemas concretos.

Por su parte, el Dr. Lino Barañao se refirió a la importancia de hacer ciencia básica inspirada en el uso y señaló que “hemos logrado instalar la ciencia en el imaginario público y en la consideración política, y ahora el científico es reconocido por el ciudadano común. La contracara de esto es el compromiso del investigador de tratar de detectar en su trabajo cotidiano qué es lo que puede servir para la sociedad”.

El acuerdo, que coloca a la ciencia argentina en un lugar de referencia en el ámbito de la salud, fue firmado entre la compañía biotecnológica Unleash Immuno Oncolytics y la oficina de transferencia de tecnología de la Fundación Instituto Leloir -INIS Biotech-, la cual trabaja en conjunto con la Dirección de Vinculación Tecnológica del CONICET.

Estuvieron presentes durante la rúbrica, la Lic. Paula Prados y el Dr. Marcelo Yanovsky, gerenta y presidente de INIS Biotech respectivamente; Daniel Katzman, representante de Unleash; Mariano Mayer, secretario de Emprendedores y PyMEs de la Nación, dependiente del Ministerio de Producción; y Juan Soria, director de Vinculación Tecnológica del CONICET.

http://www.conicet.gov.ar/2016/02/18/el-dr-ceccatto-participo-de-la-firma-de-convenio-de-licencia-de-una-patente-conicet-fundacion-instituto-leloir/


*************************************************


Licencian patente de inmunoterapia del cáncer desarrollada en Argentina
Investigadores argentinos licenciaron a un laboratorio farmacológico internacional una técnica revolucionaria que modifica genéticamente un virus para que se multiplique ilimitadamente en la célula cancerígena
22 de Febrero de 2016
Por: Rosario30 COMENTARIOS

Si la inmunoterapia resulta eficaz y segura en los ensayos clínicos, podrá aplicarse en el tratamiento de pacientes.
Si la inmunoterapia resulta eficaz y segura en los ensayos clínicos, podrá aplicarse en el tratamiento de pacientes. (detkam.su)
1/1
0 COMENTARIOS
Depués de más de diez años de trabajo, científicos del Instituto Leloir y el Conicet firmaron, en el Ministerio de Ciencia y Tecnología, un convenio con la compañía Unleash Immuno Oncolytics para transferirle la licencia de una patente que les permitirá desarrollar una inmunoterapia contra el cáncer sobre la base de virus modificados genéticamente.

Ees la primera vez que se licencia una patente a una empresa creada con fondos de inversión de riesgo en el exterior. Si la inmunoterapia resulta eficaz y segura en los ensayos clínicos, podrá aplicarse en el tratamiento de pacientes.

La patente de la Fundación Instituto Leloir (FIL) y del CONICET protege los derechos de UIO-512, un virus oncolítico con capacidad para detectar tumores, introducirse en su interior y destruirlos sin dañar tejido sano. “Nuestra tecnología también activa el sistema inmune para que reconozca las células malignas y desate una potente respuesta específica contra el tumor residual”, afirmó el doctor Osvaldo Podhajcer, jefe del laboratorio de Terapia Molecular y Celular de la FIL e investigador superior del CONICET.

UIO-512 ha tenido resultados prometedores en modelos preclínicos en animales y en biopsias humanas de tumores ginecológicos y melanoma en estadios avanzados, con ausencia total de toxicidad. Los resultados, difundidos en revistas científicas de alto impacto, “son tan alentadores que el siguiente paso natural es pasar a la fase de ensayos clínicos para probar si esta novedosa estrategia puede convertirse en un nuevo tipo de tratamiento para miles de pacientes”, afirmó Podhajcer, quien también es director del Consorcio Argentino de Tecnología Genómica.

“Para nosotros es un privilegio contar con esta novedosa tecnología desarrollada en el Instituto Leloir, y transformar este extraordinario avance científico en inmunoterapias oncológicas verdaderamente innovadoras para el beneficio de los pacientes con cáncer”, indicó Daniel Katzman, CEO de Unleash Immuno Oncolytics, egresado de la carrera de bioquímica en la Universidad Nacional de La Plata y con más de 15 años de experiencia en la industria de biotecnología y el desarrollo de nuevos medicamentos en Estados Unidos e Israel.

El doctor David T. Curiel, presidente del consejo directivo científico de Unleash y director del Centro de Terapias Biológicas de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington, en Saint Louis, destacó que la tecnología licenciada “es única porque ataca a la totalidad de la masa cancerígena”. Y precisó que el virus UIO-512 fue genéticamente modificado para activarse específicamente en el microambiente tumoral.

“Desarrollar un producto de salud de esta envergadura requiere de tiempo y una importante suma de fondos. La firma de este convenio refleja la primera gran inversión de riesgo del exterior para una terapia experimental contra el cáncer que se ha desarrollado en nuestro país y que podrán sumarse inversiones de Argentina y del resto del mundo”, señaló la economista Paula Prados, gerente de INIS Biotech, oficina de transferencia de tecnología de la FIL. Y agregó: “Si este tipo de inmunoterapia desarrollada en la FIL resulta eficaz y segura, se verán beneficiados muchos pacientes. El convenio establece que la terapia tendrá precios diferenciales si es requerido por el sistema público de salud de nuestro país.”

Por su parte, Podhajcer indicó que “la prevalencia de ciertos tipos de cáncer solido se está incrementando a nivel mundial y los tratamientos dirigidos actuales, incluso los más novedosos, encuentran serias dificultades para lograr ser efectivas. Nuestro desarrollo, que combina un ataque viral inicial contra el tumor seguido de una respuesta inmunológica, puede dar nuevas esperanzas en el tratamiento de diversos tipos de cáncer”.

El presidente del CONICET, doctor Alejandro Ceccatto, enfatizó que uno de los principales objetivos del organismo es producir y transferir conocimiento para mejorar la calidad de vida de las personas. “Esto es una muestra de que el trabajo colaborativo, a través de la asociación pública-privada, permite continuar el desarrollo de una tecnología médica”, indicó.


http://www.rosario3.com/noticias/Licencian-patente-de-inmunoterapia-del-cancer-desarrollada-en-Argentina-20160222-0021.html
***************************
Licencian patente de inmunoterapia del cáncer desarrollada en Argentina a empresa con fondos de riesgo

Compartir en facebook

21 de febrero de 2016

(Agencia CyTA-Instituto Leloir)-. El convenio entre el Instituto Leloir, el CONICET y la compañía Unleash Immuno Oncolytics, con sede en Estados Unidos, se firmó en el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva. Se busca desarrollar un nuevo tipo de tratamiento que mejore la salud de miles de pacientes.

Por primera vez, se licenció una patente a una empresa creada con fondos de inversión de riesgo en el exterior para llevar adelante el desarrollo de una nueva inmunoterapia del cáncer desarrollada en Argentina. Si la prueba resulta ser eficaz y segura en ensayos clínicos, podrá ser utilizada en pacientes.

La patente de la Fundación Instituto Leloir (FIL) y del CONICET protege los derechos de UIO-512, un virus oncolítico con capacidad para detectar tumores, introducirse en su interior y destruirlos sin dañar tejido sano. “Nuestra tecnología también activa el sistema inmune para que reconozca las células malignas y desate una potente respuesta específica contra el tumor residual”, afirmó el doctor Osvaldo Podhajcer, jefe del laboratorio de Terapia Molecular y Celular de la FIL e investigador superior del CONICET.

UIO-512 ha tenido resultados prometedores en modelos preclínicos en animales y en biopsias humanas de tumores ginecológicos y melanoma en estadios avanzados, con ausencia total de toxicidad. Los resultados, difundidos en revistas científicas de alto impacto, “son tan alentadores que el siguiente paso natural es pasar a la fase de ensayos clínicos para probar si esta novedosa estrategia puede convertirse en un nuevo tipo de tratamiento para miles de pacientes”, afirmó Podhajcer, quien también es director del Consorcio Argentino de Tecnología Genómica.



El convenio de licencia, firmado en el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, se estableció entre la FIL y el CONICET con Unleash Immuno Oncolytics, una nueva empresa biotecnológica con operaciones en Saint Louis, Missouri, Estados Unidos. En los próximos 3 a 4 años, esta compañía se encargará de obtener la inversión necesaria para acercar la innovación del laboratorio a la cama de los pacientes: buscará completar los estudios preclínicos obligatorios de toxicidad de los virus oncolíticos desarrollados en el Leloir, obtener los permisos ante los entes regulatorios (como la FDA) para las primeras fases de ensayos clínicos en cáncer de ovario y melanoma, y establecer colaboraciones necesarias con otras empresas farmacéuticas para combinar los tratamientos.

“Para nosotros es un privilegio contar con esta novedosa tecnología desarrollada en el Instituto Leloir, y transformar este extraordinario avance científico en inmunoterapias oncológicas verdaderamente innovadoras para el beneficio de los pacientes con cáncer”, indicó Daniel Katzman, CEO de Unleash Immuno Oncolytics, egresado de la carrera de bioquímica en la Universidad Nacional de La Plata y con más de 15 años de experiencia en la industria de biotecnología y el desarrollo de nuevos medicamentos en Estados Unidos e Israel.

El doctor David T. Curiel, presidente del consejo directivo científico de Unleash y director del Centro de Terapias Biológicas de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington, en Saint Louis, destacó que la tecnología licenciada “es única porque ataca a la totalidad de la masa cancerígena”. Y precisó que el virus UIO-512 fue genéticamente modificado para activarse específicamente en el microambiente tumoral.

En octubre del 2015, la FDA aprobó el primer tratamiento basado en virus oncolíticos para el tratamiento del melanoma avanzado con resultados muy alentadores. “Las compañías farmacéuticas tienen un gran apetito por estos productos. Eso hace que haya inversores interesados”, subrayó Katzman, fundador de otra empresa, NeuroHealing, que está conduciendo un ensayo clínico de fase 2 para pacientes de Parkinson en Francia con un subsidio recibido por la Fundación Michael J Fox.

“Desarrollar un producto de salud de esta envergadura requiere de tiempo y una importante suma de fondos. La firma de este convenio refleja la primera gran inversión de riesgo del exterior para una terapia experimental contra el cáncer que se ha desarrollado en nuestro país y que podrán sumarse inversiones de Argentina y del resto del mundo”, señaló la economista Paula Prados, gerente de INIS Biotech, oficina de transferencia de tecnología de la FIL. Y agregó: “Si este tipo de inmunoterapia desarrollada en la FIL resulta eficaz y segura, se verán beneficiados muchos pacientes. El convenio establece que la terapia tendrá precios diferenciales si es requerido por el sistema público de salud de nuestro país.”

Por su parte, Podhajcer indicó que “la prevalencia de ciertos tipos de cáncer solido se está incrementando a nivel mundial y los tratamientos dirigidos actuales, incluso los más novedosos, encuentran serias dificultades para lograr ser efectivas. Nuestro desarrollo, que combina un ataque viral inicial contra el tumor seguido de una respuesta inmunológica, puede dar nuevas esperanzas en el tratamiento de diversos tipos de cáncer”.

El presidente del CONICET, doctor Alejandro Ceccatto, enfatizó que uno de los principales objetivos del organismo es producir y transferir conocimiento para mejorar la calidad de vida de las personas. “Esto es una muestra de que el trabajo colaborativo, a través de la asociación pública-privada, permite continuar el desarrollo de una tecnología médica”, indicó.

Durante la firma del convenio, el ministro de ciencia, doctor Lino Barañao, destacó la importancia de instalar a la ciencia en el imaginario general de la sociedad. “El modelo de desarrollo futuro pasa por la creación de empresas de base tecnológica. Este cambio es el que generará empleo para las próximas generaciones”, dijo.

También estuvieron presentes en el evento, el doctor Marcelo Yanovsky, presidente de INIS Biotech; Mariano Mayer, secretario de Emprendedores y PyMEs de la Nación, dependiente del Ministerio de Producción; y Juan Soria, director de Vinculación Tecnológica del CONICET.

foto 1 firma convenio

Daniel Katzman (izq.), CEO de Unleash, Mariano Mayer, secretario de Emprendedores y PyMEs de la Nación, dependiente del Ministerio de Producción, doctor Lino Barañao, ministro de Ciencia, doctor Marcelo Yanovsky, presidente de INIS Biotech, doctor Alejandro Ceccatto, presidente del CONICET, doctor Osvaldo Podhajcer, jefe del Laboratorio de Terapia Molecular y Celular del Instituto Leloir, y la licenciada Paula Prados, gerente de INIS Biotech.

Créditos: Prensa y Difusión MinCyT

foto 2 Adenovirus oncolitico

Virus oncolíticos para eliminar tumores diseñados en el laboratorio del doctor Podhajcer en el Instituto Leloir.

http://oei.es/divulgacioncientifica/?Licencian-patente-de-inmunoterapia-del-cancer-desarrollada-en-Argentina-a

*******************

10.11.2011
Argentina presentó avances del estudio en cáncer de mama en México
Durante la primera jornada de la tercera reunión anual de la United States – Latin America Cancer Research (US-LACRN) se explicó que nuestro país incorporó 64 pacientes a un estudio sobre el perfil molecular del cáncer de mama.

EtiquetasInvestigaciones científicas - Talleres - Cáncer - NCI - México - Estados Unidos

Argentina presentó avances del estudio en cáncer de mama en México
Previous
Next

El Dr. Osvaldo Podhajcer del Instituto Leloir de Argentina durante su presentación.

Comenzó la tercera reunión anual de la red United States – Latin America Cancer Research (US-LACRN), en la ciudad de Guadalajara, en la que participan representantes de Argentina, Brasil, Chile, México, Uruguay y Estados Unidos. Durante la primera jornada, se realizaron sesiones plenarias en la que cada país presentó los avances de los estudios que se están realizando para trazar el perfil molecular en estadios II y III del cáncer de mama en mujeres latinoamericanas, se describieron los desafíos encontrados, se conversó sobre beneficios del trabajo multidisciplinario y en colaboración y se brindaron guías para continuar adelante con las metas propuestas.

La US-LACRN, de la que forma parte nuestro país, es una asociación comprometida con el desarrollo de un mayor entendimiento del cáncer en la optimización de la investigación y la infraestructura para su tratamiento en todo hemisferio.

En este marco, Argentina se encuentra realizando un estudio epidemiológico para la lucha contra el cáncer de mama, que fue posible porque en 2009 el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Dr. Lino Barañao, firmó una carta de intención con el Instituto Nacional del Cáncer (NCI) de Estados Unidos para la realización de un perfil genómico de pacientes con cáncer de mama. El trabajo, que involucra a 46 profesionales técnicos e investigadores, ya avanzó en el reclutamiento de pacientes con esta patología en los hospitales Ángel Roffo, Marie Curie y Eva Perón. A través del análisis del perfil genómico de muestras extraídas a los pacientes, se obtendrá información que permitirá mejorar el diagnóstico y disminuir los efectos no deseados de determinados tratamientos. Los estudios de genómica y proteómica se realizarán en los laboratorios de la Fundación Instituto Leloir, y un grupo de profesionales de la Universidad Católica de Córdoba llevará a cabo el análisis bioinformático.

La presentación de los avances por parte de Argentina estuvo a cargo del coordinador nacional del estudio, Osvaldo Podhajcer (Instituto Leloir, Argentina). Podhajcer aseguró que ya fueron aprobados los protocolos de investigación de los tres hospitales involucrados en el estudio y que todos ellos se encuentran reclutando pacientes. El primer paciente ingresó en febrero de 2011, siendo a la fecha 64 los pacientes reclutados y entre 550 y 600 el total de pacientes que se espera incorporar. Entre los puntos relevantes, Podhajcer destacó: el fortalecimiento en el trabajo en colaboración entre las instituciones involucradas, la atracción que el trabajo generó en investigadores jóvenes interesados en un enfoque diferente de la investigación en práctica clínica y cuidado de la salud en los hospitales; la creación de dos biobancos en los hospitales del estudio y el perfeccionamiento de otro existente; y la instalación de una plataforma para datos de genómica posible gracias al financiamiento del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación productiva.

Las presentaciones de los otros países fueron realizadas por: Marisa Dreyer Breitenbach (Instituto Nacional del Cáncer - INCA, Brasil); Bettina Müller (INCA, Chile); Adrián Daneri Navarro (Universidad de Guadalajara, México); Carlos Velázquez Contreras (Universidad de Sonora, México) y Nora Artagaveytia (Universidad de la República, Uruguay). El trabajo en Brasil incluye a 4 instituciones, de los que uno ya cuenta con protocolo aprobado y se ha comenzado el reclutamiento con pacientes desde octubre. En el caso de Chile, son 6 las instituciones participantes y 5 los protocolos aprobados, aunque aun no se comenzó la incorporación de pacientes. México cuenta con dos grupos de trabajo. Uno de ellos liderado por la Universidad de Guadalajara, que incluye además a cuatro hospitales de los cuales todos están incorporando pacientes. A la fecha, son 26 los pacientes enrolados. El segundo grupo es coordinado por la Universidad de Sonora junto a 7 hospitales públicos que desde julio han reclutado 15 pacientes y esperan llegar a 390. Finalmente, Uruguay incluye 5 instituciones para su estudio y logró incorporar a 35 pacientes desde mayo.

También se realizó una presentación general del NCI, a cargo de Ted Trimble de Estados Unidos, quien se refirió a la incidencia del cáncer en el mundo y al trabajo que el instituto realiza en colaboración con países como China, África y otros alrededor del globo. Trimble señaló que en 2002 eran 6.200.000 las muertes por cáncer, en 2008 esa cifra trepó a 7.600.000 y se calcula que para 2030 las cifras se duplicarán, llegando a 13.200.000 fallecimientos por cáncer.

Además, Luis Salicrup (US-NCI, Estados Unidos) se refirió a la necesidad de coordinación en los estudios de investigación global, recurriendo modelos de colaboración científica y al trabajo multidisciplinario. A continuación se realizaron dos presentaciones sobre perfil molecular en cáncer de mama, desde el punto de vista operativo, a cargo de Mariana González del Riego (SAIC-NCI, Estados Unidos); y desde la perspectiva científica, explicada por Silvina Frech (SAIC-NCI).

También se realizó un panel en el que diferentes especialistas expusieron el plan de monitoreo del estudio, para proveer un marco de trabajo que asegurara alta calidad en los datos para la investigación. Participaron de esta mesa: Jorge Gomez, Donya Bagheri, Daniel Milgram y Don Young, todos ellos del US-NCI.

La última mesa se realizó con el objetivo de resolver desafíos a la hora de establecer biobancos, que resultan claves para el desarrollo del proyecto de la red, en cuanto a descubrimientos y validación en investigación trasnacional; y lograr procedimientos standard para su uso. Los panelistas fueron: Mark Cosentino y Mariana González del Riego, ambos de SAIC-NCI.

La reunión continuará los días 10 y 11 de noviembre e incluirá sesiones de trabajo como: epidemiología, oncología clínica y cirugía, biología molecular y patología; y sesiones plenarias de clausura en las que se analizarán los resultados de las discusiones de cada sesión de trabajo.

http://www.mincyt.gob.ar/noticias/argentina-presento-avances-del-estudio-en-cancer-de-mama-en-mexico-3898

*****************************

Martes, 22 de mayo de 2012 | Hoy


SOCIEDAD › AVANCE ARGENTINO CONTRA EL CANCER
Un virus de diseño contra los tumores
Un equipo de científicos argentinos diseñó un virus que se “carga” en células madre y viaja a través de ellas hasta el interior del tumor para atacarlo. El desarrollo podría ser usado en cánceres de ovarios, colon, páncreas y melanoma.


A partir de la combinación de células madre y de virus diseñados para atacar determinados cánceres, un grupo de investigadores de la Fundación Instituto Leloir (FIL) logró detener el crecimiento de algunos tumores humanos, inoculados en ratones de laboratorio. “Hace cuatro años que venimos haciendo combinaciones para introducir los virus oncololíticos que diseñamos en el tumor. Ahora encontramos el vehículo: las células madre de médula ósea”, comentó ayer a este diario Osvaldo Podhajcer, jefe del laboratorio de Terapia Molecular y Celular de la FIL. Se investigaron cánceres de ovarios, colon, páncreas y melanoma (piel) y el próximo paso serán las pruebas en animales superiores, como cerdos o monos, para estudiar los efectos colaterales de las toxinas de los virus oncololíticos.

Según explicó Podhajcer, quien publicó sus conclusiones en la revista científica Stem cells and development, desde hace varios años en la Argentina se viene estudiando la técnica de virusterapia y ya se patentaron varios de estos virus, pero no se lograba que detuvieran o eliminaran los cánceres investigados. Es que además de su heterogeneidad, las células de los tumores malignos están embebidas en estroma, un tejido que actuaba como barrera cuando los investigadores intentaban que el virus entrara en el tumor. Las células madre de médula ósea, por otra parte, ya demostraron su eficacia para tapizar y cerrar heridas externas debido a sus proteínas.

“Las células madre también tienen la capacidad de llegar a tejidos activos que se remodelan, como los tumores. Y al mismo tiempo los tumores que investigamos reclutan células madre de la médula ósea, pero todavía no tenemos en claro para qué, es una capacidad natural. Lo importante es que estas células nos sirven de vehículo”, explicó este investigador del Conicet. Junto a su equipo, logró preincubar el virus en las células madre e infectarlas. Luego, al inyectarlo al ratón, notaron, gracias a un reactivo que vuelve fluorescente la célula, que ésta se movía hacia el tumor.

El virus diseñado genéticamente se “cargó” en las células madre, donadas por pacientes del Hospital Naval en el barrio porteño de Caballito, durante cuatro horas. Después se abrió una ventana de tiempo de un día hasta que el virus comenzó a matar a la célula que lo contenía. Antes, se alojó en el tumor, que en este caso fue de piel. “Cuando logró traspasar el estroma, una vez dentro del tumor y pasadas las 24 horas, el virus largó las toxinas que contenía y atacó. En la mitad de los casos logramos detener el tumor, lo que podría abrir la puerta en un futuro a tratamientos crónicos. En la otra mitad eliminó el tumor”, aseguró.

Los ensayos fueron hechos sobre “ratones desnudos”, como se conoce a los roedores pelados que son criados para estos experimentos, debido a una mutación que impide que rechacen células humanas. “Esto nos permitió ver cómo actúa el virus, que es un medicamento genético de avanzada. Antes no lográbamos que llegara hasta el tumor”, comentó Podhajcer. Los virus oncololíticos vienen siendo probados y patentados en varios países, agregó, y fueron probados en España, donde a partir de células madre neuronales se aplicaron en cinco pacientes con tumores cerebrales: uno de ellos logró la remisión total.

“En el caso que investigamos, el virus invadió otros organismos pero a lo sumo, cuando esto pasa, lo que genera es una gripe. El virus que cargamos, según determinaron en el Instituto Fleni, no contenía toxicidades que pudieran percibirse en el microscopio”, comentó el experto consultado. El equipo de trabajo se completó con Marcela Bolontrade, investigadora del Conicet; Leonardo Sganga y Eduardo Piaggio, de FIL, y también hubo integrantes de la Universidad Austral, del Hospital Naval y el Instituto Fleni. En total, el grupo consta de nueve científicos.

“El problema que venimos teniendo con los tumores es que se pueden hacer resistentes y aparecer en otra parte del cuerpo. Por eso, se debe analizar caso por caso, si en algún momento se lleva esto a la práctica médica”, informó Podhajcer. En los primeros ensayos, los virus diseñados eran potentes para destruir los tumores en un 90 por ciento de los casos, pero una vez inyectados no lograban su cometido, hasta que aparecieron las células madre que provenían de la médula ósea. “En un futuro se podría extraer una muestra de médula del propio paciente”, agregó.

Ahora faltan las pruebas en “animales superiores”, para demostrar la baja toxicidad de los virus. “Después vienen las pruebas en humanos, mientras tanto debemos mejorar la ingeniería genética de los virus y su impacto dentro de los tumores malignos. De esto, ya hay estudios y ensayos clínicos en varios lugares del mundo, pero debemos testear los que diseñamos nosotros”, indicó Podhajcer. La efectividad demostrada en la combinación entre terapia celular y genética abre las puertas a un diseño más específico y dirigido del tratamiento de la enfermedad con biofármacos que tengan menores efectos colaterales adversos.

En la actualidad, no hay más de cinco grupos en el mundo que hayan hecho esta combinación y el grupo del doctor Osvaldo Podhajcer es el primero que describe el potencial vehicular de las células madre de médula ósea con mayor capacidad de llegada al tumor de piel.

http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-194582-2012-05-22.html



************************************
Miércoles, 15 de abril de 2015 | Hoy
CIENCIA › DESARROLLO CIENTIFICO ARGENTINO HACIA UN NUEVO TRATAMIENTO POR TERAPIA GENICA
Un avance contra el cáncer de páncreas
Investigadores del Conicet, en el Instituto Leloir, bajo la dirección de Osvaldo Podhajcer, llegaron a curar el cáncer de páncreas en ratones. Ahora restan las pruebas en seres humanos.



Por Pedro Lipcovich
Un equipo de investigadores del Conicet –en el Instituto Leloir– desarrolló un nuevo tratamiento, por terapia génica, para el cáncer de páncreas: lo puso a prueba en animales de laboratorio, lo patentó, lo publicó en revistas especializadas, lo combinó con otros recursos, avanzó hasta un borde donde se impone pasar a las pruebas con seres humanos... Pero ése es el punto crítico: el “valle”, como dice la jerga de los investigadores, al que se llega luego de pasar la cumbre de las pruebas en laboratorio: no es nada fácil abordar ensayos clínicos cuyo costo se mide en centenares de miles de dólares, al principio, y en decenas o centenares de millones, si el tratamiento logra pasar las sucesivas pruebas por las cuales, “de diez mil ideas brillantes, sobrevive una”. Así lo enuncia Osvaldo Podhajcer, jefe del equipo capaz de curar el cáncer de páncreas en ratones: en su diálogo con Página/12, el investigador explicó su descubrimiento –incluyendo la ingeniería genética de un virus que, además de estimular el sistema inmunitario, destruye selectivamente las células cancerosas– y presentó la peripecia de un grupo que, en lugar de vender las patentes de sus hallazgos, quiere avanzar hasta la meta final.

Los resultados de la investigación fueron publicados en la revista Clinical Cancer Research. El texto recuerda que “el cáncer de páncreas presenta una alta mortalidad: más de 200.000 personas mueren anualmente en el mundo por esta enfermedad, que, según datos obtenidos en Estados Unidos, es la cuarta causa de muerte por cáncer. Actualmente no hay disponible una terapia efectiva. La gemcitabina sigue siendo el estándar de tratamiento, y el tiempo medio de sobrevida no excede los 6,5 meses”.

El grupo del Leloir puso a punto un adenovirus (de la misma familia que causa el resfrío común) que llamó AV25CDC y es oncolítico: infecta y destruye específicamente las células cancerosas. “Los ratones tratados con este virus en combinación con gemcitabina presentaron más del 80 por ciento de reducción en el tamaño del tumor, y después del tratamiento mostraron un regreso a los niveles normales de toxicidad hepática. Estos hallazgos ofrecen una prueba conceptual para el uso combinado de AV25CDC y gemcitabina como una poderosa modalidad terapéutica en cáncer de páncreas”, dice el informe.

El equipo que dirige Podhajcer viene publicando desde hace años en revistas internacionales sus avances en cáncer con virus genéticamente modificados. Ha obtenido resultados para cánceres gastrointestinales y melanomas. Pero la investigación presentada en Clinical Cancer Research es la que va más a fondo en su aproximación a la clínica: “Por primera vez combinamos con éxito la terapia génica con la quimioterapia con gemcitabina, y éste es el abordaje que debería aplicarse en ensayos con seres humanos”, destacó Podhajcer.

Los animales de laboratorio recibieron el tratamiento no sólo en forma local sobre el tumor, sino mediante inyecciones endovenosas, del mismo modo que serían tratados los humanos. A diferencia de trabajos anteriores, los animales fueron seguidos durante varios meses y se constató que los resultados no revertían.

Además, los investigadores dotaron a su virus de “un gen que produce una respuesta inmunológica”: es una “vacuna terapéutica”, para propiciar que el organismo luche contra el cáncer que padece. Así, el virus terapéutico actúa de dos maneras: por un lado, infecta selectivamente las células cancerosas, se mete en ellas y las destruye; por otro lado, estimula el sistema inmune. La primera acción puede demostrarse en ratones de laboratorio, pero la estimulación del sistema inmune sólo puede demostrarse en ensayos clínicos con humanos.

Los investigadores llegaron más lejos que nunca en el laboratorio, se aproximaron tanto como era posible a la clínica con seres humanos. Pero “acá llegamos al punto que los científicos llamamos ‘el valle’ –confesó Podhajcer–: tratar de pasar a la etapa más difícil, la de mayor riesgo: la Fase 1 de ensayos clínicos con seres humanos”.

“De cada diez mil ideas brillantes que tenemos los investigadores, sólo una llega al mercado como medicamento”, grafica Podhajcer. Esa idea afortunada es la que, luego de llevar hasta el final las pruebas de laboratorio, atravesó las tres fases de investigación sobre seres humanos. La Fase 1 se centra en evaluar posible toxicidad, en un grupo reducido de pacientes. Podhajcer aclaró que “el Ministerio de Ciencia y Tecnología tiene una política muy fuerte de apoyo a estas investigaciones, los fondos del ministerio hacen posible nuestro trabajo, pero no hay un instrumento específico para trasladar un producto del laboratorio a la clínica. Y no hay experiencia en la Argentina sobre ensayos clínicos de Fase 1 con este tipo de medicamentos”.

La Fase 2 evalúa eficacia terapéutica sobre una cantidad de pacientes relativamente baja y la Fase 3 requiere cantidades considerables de pacientes. “En la Fase 2, uno puede asociarse con alguna empresa biotecnológica que aporte fondos; en la Fase 3, ya es posible la asociación con alguna de las grandes empresas farmacéuticas. Muchas veces, la empresa que toma el medicamento financia a los investigadores que hicieron las pruebas de Fase 1, con acuerdos sobre regalías y participación en eventuales beneficios. Nuestra idea es tratar de permanecer en este proceso hasta donde sea posible, de modo que, en caso de que este medicamento llegue finalmente a los pacientes, el Conicet y el Instituto Leloir se beneficien”, anunció Podhajcer.

http://www.pagina12.com.ar/diario/ciencia/19-270510-2015-04-15.html

***************
¿Qué es una patente de Invención?

Una Patente de Invención es un derecho exclusivo que concede el Estado al creador de una invención, por el cual se impide a terceros no autorizados realizar actos de fabricación, uso, oferta para la venta, venta o importación del producto objeto de la patente o producto obtenido directamente por medio del procedimiento objeto de la patente.
Este derecho es territorial, es decir que la protección sólo alcanza el territorio del Estado que ha concedido la patente, y temporal por un período de 20 años desde la solicitud de la patente.
Para que una invención sea susceptible de ser protegida por patente, la misma debe cumplir tres criterios básicos establecidos por la Ley:
Novedad.
Actividad inventiva.
Aplicación Industrial.
Los productos susceptibles de protección deben estar definidos por sus características técnicas, es decir por sus características físicas y propiedades (composición, estructura, secuencia, etc.). Los procedimientos susceptibles de protección deben ser definidos como una serie ordenada de etapas, caracterizando cada una de ellas.

http://vinculacion.conicet.gov.ar/que-es-una-patente-de-invencion/

0 comentarios:

Entrada destacada

¿No se crearon puestos de trabajo en los últimos 4 años?

Víctor Hugo transmitió en vivo. 9 de septiembre a las 8:50 · Facebook Mentions · Es #falso que en los últimos años no se creó #emple...

Blog Archive

Etiquetas