Lo que circula por los medios

6 de mayo de 2016

CFK proponía "sostener el vínculo laboral, para evitar despedir gente". Lo opuesto a la posición de Macri sobre despidos




Viernes, 06 de Mayo de 2016 13:13 Rate this item1 2 3 4 5 (0 votes)
CFK proponía "sostener el vínculo laboral, para evitar despedir gente". Lo opuesto a la posición de Macri sobre despidos

Algunos medios publicaron que Cristina Fernández de Kirchner rechazaba la doble indemnización en el año 2010. Sin embargo qué había dicho la ex mandataria: "El gran objetivo que nos pusimos, que me puse durante el año 2009, fue sostener el vínculo laboral, que no despidieran gente." y en el 2011 precisaba sobre el rol de Estado: "Yo les dije que apuntábamos a mantener el vínculo laboral de las empresas con sus trabajadores. Para eso sostuvimos y todavía tenemos un sistema de ayuda a las empresas para que eviten despedir gente y si es necesario completar con recursos fiscales parte del salario de los trabajadores de modo tal de seguir sosteniendo el consumo.

Ayer TN publicó en su portal de noticias: "Contrario a la iniciativa K: así rechazaba Cristina una ley antidespidos en 2010"
La expresidenta decía que una norma de esas características era la "mejor manera de profundizar una crisis".



Sin embargo, qué dijo la ex Presidenta sobre la doble indemnización,  los despidos y el rol del Estado: "El gran objetivo que nos pusimos, que me puse durante el año 2009, fue sostener el vínculo laboral, que no despidieran gente".



La ex mandataria el 6 de octubre de 2010 durante durante una conferencia a científicos argentinos radicados en Alemania sostuvo: "Esto nos permitió sobrellevar el año 2009 con un mínimo aumento de la tasa de desempleo, que la bajamos ya nuevamente al 7.9, ¿por qué? Porque el gran objetivo que nos pusimos, que me puse durante el año 2009, fue sostener el vínculo laboral, que no despidieran gente.

Yo me acuerdo de una reunión -siempre la cuento porque es una experiencia casi sociológica- que tuve en marzo con toda la plana directiva de la Confederación General del Trabajo, que me vino a pedir que sacáramos leyes donde se impidiera el despido o se volviera a la doble indemnización o triple indemnización. Yo dije que no iba a tomar ninguna de esas medidas, que objetiva y exclusivamente sonaban muy bien, que iba a estar toda la sociedad de acuerdo, pero que iba a tener efectos totalmente opuestos a los objetivos que perseguíamos. Porque uno puede tener los mejores objetivos, esto lo aprendí, no ahora, sino hace unas cuantas décadas atrás, las mejores ideas, los mejores sentimientos, pero si equivoca los instrumentos, se va al demonio. Y el camino al infierno está empedrado de buenas intenciones.

¿Qué dije entonces? No, no voy a sacar ninguna norma, que lo único que va a hacer es asustar al capital, que es lo más asustadizo que hay. Vamos a hacer acuerdos sector por sector, actividad por actividad para lograr que no nos despidan gente. Porque el momento en que el gerente de personal firma el telegrama de despido, es un minuto, como también es muy corto el tiempo en que el correo le llega con ese telegrama de despido al trabajador; eso dura horas, 24, 48, 72 horas, pero reconstruir ese vínculo de vuelta para ese trabajador, puede demorar meses o años.


Entonces el objetivo que me puse fue que no se destruyeran los vínculos laborales, con acuerdo de los empresarios, acá poniendo salarios, allá haciendo un préstamo, allá reduciendo la jornada laboral; algunas automotrices redujeron durante un tiempo sus salarios porque redujeron su tiempo de trabajo. No había una solución general, no había una regla general para todo.


Porque en la vida no hay reglas generales y ustedes también lo saben. Hay principios básicos científicos, pero cada cosa tiene su regla, su régimen, sus cosas diferentes que la hace totalmente irrepetible frente al otro.


Esto fue lo que hicimos y pudimos sostener la actividad económica, la recaudación, que cayó claro, pero también aumentamos las transferencias de capital, precisamente, hacia el interior del país para evitar todo esto.


Y esto es, en definitiva, lo que venimos haciendo, y curiosa y también paradojalmente en el año más difícil de la economía globlal pudimos reestructurar la última parte de nuestra deuda llegando al 93 por ciento de la deuda que se había defaulteado en el año 2001.


Yo digo, curioso destino el de nuestro Gobierno: pagamos la deuda que se generó durante otras gestiones, fuimos el que menos dinero ha solicitado al mercado y los que más hemos bajado la relación deuda-producto que fue una severa restricción durante años para el crecimiento de la Argentina.


Mi generación y de la de muchos de ustedes, creció con el redoblante de las marchas contra el Fondo Monetario Internacional y contra la deuda externa, casi como una bandera política esgrimida por casi todos los sectores.


Cuando en el año 2005 decidió la administración del presidente Kirchner pagarle al Fondo Monetario Internacional terminamos con una historia que había empezado en 1957. Tampoco vamos a creer que todo lo que pasó en el 2001 empezó un año antes; en realidad algunos en su ineficiencia actuaron como precipitadotes y aquí hay varios científicos que, seguramente, conocen el efecto de precipitadores o catalizadores porque los tienen como algunos elementos. Bueno, algunos por su ineficiencia actuaron como eso.


Pero la verdad es que la crisis se venía incubando desde hacía mucho tiempo hacia atrás.



Por eso yo creo que es importante esta interrelación de la cual hablaba Lino, de la Universidad, el mundo de lo académico, el mundo de lo científico y el mundo de la economía. Pero también es conveniente que tanto el mundo de lo académico y de lo científico como el mundo de lo económico comprendan que, en definitiva, todo tiene siempre una profunda vinculación con la política. Y no estoy hablando en términos de partidos políticos o de sectores, estoy hablando de política como las decisiones instrumentales que uno tiene que tomar cuando dirige el Estado, de la misma manera que un empresario toma decisiones.



Pero no es lo mismo, algunos creyeron que era lo mismo administrar una empresa que el Estado, no voy a hacer nombres, pero algunas experiencias que vivimos contemporáneamente en la Argentina dan cuenta que no es lo mismo el Estado que la empresa.
Primero, porque en la empresa tenés solamente un fin de rentabilidad, primera gran diferencia, cosa que en el Estado no podés tener. Si uno se manejara en el Estado con criterio de rentabilidad, no tendría que preocuparse por la educación pública, no tendría que preocuparse por la salud pública, qué importa mejorar colegios, hospitales, la calidad de vida de los docentes o de los científicos. Bueno, primera cuestión: no podemos aplicar este criterio".

* ver abajo también inversión en educación





"Que se evite despedir gente"

Y en el 2011 durante en la apertura de la Mesa Rodonda Finanzas, en la Cumbre del G-20 de Seúl,  Cristina Fernández de Kirchner señaló: "Yo recuerdo haber recibido una visita a principios del año pasado, 2009, de la totalidad de los gremios de la Confederación General del Trabajo de la República Argentina donde nos pedían para paliar la crisis que volviéramos a reestablecer la doble indemnización en caso de despido o la prohibición de despido y yo dije que esa era la mejor manera de agudizar y profundizar la crisis porque el sector privado ante la simple -digamos entre paréntesis- amenaza de que tuvieran que subir sus costos laborales, iba a tener una reacción inversa a la de los trabajadores.


Yo les dije que apuntábamos a dos cosas: a mantener el vínculo laboral de las empresas con sus trabajadores. Para eso sostuvimos y todavía tenemos un sistema de ayuda a las empresas para que eviten despedir gente y si es necesario completar con recursos fiscales parte del salario de los trabajadores de modo tal de seguir sosteniendo el consumo.



También lanzamos políticas activas del Estado a los sectores de menores recursos que no tienen trabajo para que pudieran, finalmente, ayudar también a incluirse socialmente y, al mismo tiempo, sostener la demanda agregada.



Nosotros hicimos del sostenimiento y desarrollo del mercado interno algo clave para poder, precisamente, paliar la crisis externa que nos venía con una reducción de las exportaciones.



Por eso digo que el sostenimiento de la demanda agregada y sobre todo, en los sectores de menores recursos, que son los que menos capacidad de ahorro tienen, si bien podemos decir que es nula la capacidad de ahorro, y por lo tanto, todo lo que reciben lo consumen.




Porque lo más terrible de todo era que el terror que significó en clases medias o clases medias altas el advenimiento de la crisis, traía al mismo tiempo, una contracción del gasto. La contracción del gasto para defenderse, finalmente terminaba operando en contra de los propios trabajadores, por lo tanto, yo me lancé, literalmente, a tratar de convencer a la sociedad argentina que lo único que no podíamos hacer era paralizar el consumo, porque paralizar el consumo era la autoprofecía cumplida de que finalmente todo se caía.



11 de Noviembre 2010, Seul: Cristina Fernández cerro la mesa de Finanzas en la Cumbre Mundial del G-20




Macri habla del empleo inútil

"Si queremos que en este país haya trabajo de calidad para todos,  tenemos todos que comprometernos. Pensar que no hay salvación individual"




CFK y las Universidades

Durante la conferencia del año 2010, la ex mandataria también se había referido a la inversión del Estado en las Universidades

CFK señaló sobre la inversión en educación: "En el año 2002 la Argentina dedicaba a educación el 2 por ciento de su PBI, un PBI sustancialmente inferior al PBI que tenemos hoy que es de más de 350.000 millones de dólares. En ese momento sería de aproximadamente de 140.000, 150.000 millones de dólares. De eso, sólo el 2 por ciento iba total a educación. Estoy hablando de educación en todos los niveles, incluido por supuesto el sector científico y de investigación, y al pago de la deuda externa iba el 5 por ciento del PBI.

Hoy en la República Argentina con un PBI de más de 350.000 millones de dólares, tenemos que el 2 por ciento se destina al pago de la deuda y el 6.47 de ese PBI se destina a educación.

Por eso los sueldos del CONICET, por eso hemos podido quintuplicar los recursos para las universidades, por eso estamos ejecutando obras por más de 1.200 millones de pesos únicamente en edificios universitarios, por eso en noviembre voy a poder inaugurar la Escuela Nº 1.000, por eso hemos creado más de 30, 40 instrumentos específicos en el sector de ciencia y tecnología, por eso han retornado al país 793 científicos.

En el año 2002 se dedicaba el 0.6 del PBI a obras de infraestructura, hoy estamos dedicando 3.3 del PBI a infraestructura social y económica.

¿Cómo hemos hecho esto? Lo hemos hecho porque hemos privilegiado por sobre todas las cosas, con muy buen criterio, las necesidades que tenía nuestro país, pero no con la convicción de hacernos los tontos en cuanto a nuestras responsabilidades en deuda o con el mundo exterior, sino convenciendo, o no, pero tomando la decisión de que para poder hacer frente a esas obligaciones y reinsertarnos en el mundo como lo hemos hecho, necesitábamos primero crecer, poder generar riqueza a través no de proyectos o directivas que vinieran de afuera, sino a través del desarrollo de un modelo macroeconómico que por primera vez protagoniza un crecimiento económico de la República Argentina, el más grande en los últimos y únicos 200 años de historia con tasas superiores al 8 por ciento".


Completo 2010






LaPistaOculta/GN

http://www.lapistaoculta.com.ar/3/2/c/los-medios/item/7749-cfk-propon%C3%ADa-sostener-el-v%C3%ADnculo-laboral-evitar-despidos-opuesto-macri.html

0 comentarios:

Entrada destacada

¿No se crearon puestos de trabajo en los últimos 4 años?

Víctor Hugo transmitió en vivo. 9 de septiembre a las 8:50 · Facebook Mentions · Es #falso que en los últimos años no se creó #emple...

Blog Archive

Etiquetas