Lo que circula por los medios

3 de diciembre de 2016

Argendólares: Plata amarga.






La columna de Martín Burgos en #NoNosQuedaOtra
El economista reveló que el macrismo planea adueñarse de los depósitos en dólares, en una maniobra que constituye un pseudo corralito. Argendólares: Plata amarga.
Cabecera Portada » Argendólares: Plata amarga.
Texto: Juan Manuel Bassus
Fotografia: elsol.com.ar
Entrevista: Julián Saud, Miguel Fortuna y Juan Carlos Romero López.
En su columna semanal para el programa #NoNosQuedaOtra, el economista Martín Burgos denunció una maniobra a través de la cual, ante la dificultad de conseguir fondos en el exterior, el macrismo planea apropiarse los depósitos hechos en moneda estadounidense; tomando deuda interna de manera forzosa. Algo que hasta hace poco más que una década, se conocía como corralito. “Hasta ahora todos los depósitos en dólares en la cuentas de los bancos, sólo se podían prestar a empresas que operasen en la misma divisa, es decir exportadores. Porque son los únicos que estaban en condiciones de devolverlos. Esta restricción se tomó tras la crisis de 2001. Pero el Banco Central (BC) sacó en estos días una resolución que rompe ese dique y permite al estado pedir prestado esos dólares a través de bonos. Como sabemos, el gobierno no exporta nada y recauda en pesos. Por lo que plantean devolverlos utilizando las reservas del BC. O sea nuevamente se sirven de los depósitos de los ahorristas argentinos”.
“Un poco sin saberlo, quienes están depositando dólares se los van a prestar al gobierno y los bancos, lo que puede llegar a ser muy complicado. No sólo porque es una nueva fuente de endeudamiento para el gobierno; ya que es sabido que se les ha complicado financiarse hacia afuera por el aumento de la taza de interés de los bonos. Sino porque ahora la nueva problemática es la deuda que están contrayendo de forma interna con los propios ahorristas argentinos, pero en moneda extranjera. Es un tema muy complejo que nos remite a pésimos recuerdos; ya que esto mismo es lo que hace unos años llamamos corralito”, agregó Burgos.
Asimismo, resaltó las contradicciones inherentes a la movida y recordó que se asemeja a las condiciones que llevaron a la debacle a la administración de De la Rúa. “Es complicado porque si vos empezás a prestarle dólares a gente que no los puede devolver en esa misma moneda sino en pesos, estás en problemas. Los únicos dólares que puede conseguir el gobierno son los de las reservas; pero el problema es que los piden supuestamente para reforzarlas. Entonces, es contradictorio. La problemática del corralito era justamente esa; que los dólares que tomaron se prestaron a gente que no los podía devolver, entre otros, el gobierno nacional. En 2001, cuando se quedaron sin reservas, pesificaron a la fuerza y en detrimento de los ahorristas”.
Burgos relacionó el origen del problema con el sospechoso apuro por revocar las trabas al acceso a las divisas extranjeras impuestas por el anterior gobierno, permitiendo así que los dólares migrasen en bandadas hacia los países centrales y paraísos fiscales. “La situación es muy compleja porque al haber levantado el cepo, alentó una fuga de capitales que está drenando las divisas y no hay más que dos opciones: volver al cepo o enfrentar una bomba que va a tener un impacto político mucho más grande que el del endeudamiento externo, cuyos efectos se sentirán recién en 10 años. Hasta La Nación sacó una nota hace unos días resaltando la desprolijidad de lo que está haciendo el gobierno. Hay mucho ruido en este momento. Los diarios les estan pegando, la UIA los está tratando bastante mal y hay situaciones muy raras con lo que ellos llaman el círculo rojo – que para nosotros son los poderes fácticos- que parecieran estar ya buscando un recambio”.
El economista, aseguró que si el impacto de las desmedidas de la administración macrista no es mayor, es gracias a la suntuosa herencia recibida. “Ya en noviembre se agudizó la fuga de capitales; y si esto no está haciendo tambalear a este gobierno que ya no puede suplir esas divisas que se le escapan, es porque recibió una Argentina totalmente desendeudada. Todo el fangote de deuda que tomamos este año (50 mil millones), representa un 10% del PBI. Por lo que, del 15% que dejó el Kirchnerismo, pasamos al 25%. Si lo comparamos con algunos países europeos, cuya deuda supera el 100% del PBI, no es nada. El peligro de un corralito no es linear, hay que mirar las reservas. Hoy en día están en 40 mil millones de dólares, a diez del máximo al que llegó el kirchnerismo. Con la salvedad de que el gobierno anterior lo logró en base a exportaciones y eran genuinos, porque representaban una diferencia positiva en la balanza comercial”.
Por último, cerró preguntándose de donde saldrían las divisas para afrontar el próximo año fiscal y planteó que no cree que nos espere un panorama alentador. “En cuanto al 2017, podrán ver cerradas la puertas a la deuda externa por parte de las acciones de Trump, no tendrán como agarrarse del endeudamiento interno porque ya lo van a estar tomando este año y no podrán contar con el blanqueo, que es una movida de una única vez. Entonces, la cuestión más importante es que si tenemos un año tan malo como este, de donde sacarán las divisas para financiar el déficit en pesos, bancar la fuga de capitales en dólares y empezar a pagar los bonos que emitieron. Esto es un error principalmente político y cuando la política se deja manejar por conceptos económicos, simplemente dejás de tener los ojos en lo que le pasa a la gente; y terminás contestando, como hizo el presidente, que no sabés cómo reactivar el consumo”.
Escuchá la entrevista completa acá.


http://hamartia.com.ar/2016/11/30/argendolares-plata-amarga/









*********************************
El Gobierno reabrió una opción local para financiarse en dólares
Por el "efecto Trump", permitirá a los bancos usar depósitos en divisas para que le compren bonos
SEGUIRJavier BlancoLA NACIONMARTES 29 DE NOVIEMBRE DE 2016
46


Aprovechando la liquidez en dólares que recuperó el sistema bancario local tras el final del cepo -y que se amplió marcadamente por el blanqueo-, y previendo que el "efecto Trump " puede complicar su estrategia de financiamiento del déficit -volcada hacia el mercado internacional-, el Gobierno logró reabrir una puerta al obtener dólares de la banca local, opción que había quedado sellada hace 15 años.

Lo hizo al aprobar el directorio del Banco Central (BCRA) una adecuación a las normas de crédito en dólares e incluir en ella un inciso que habilita a los bancos a comprarle al Tesoro nacional los bonos de deuda en moneda extranjera que emita por un total que no supere la mitad del monto total en préstamos que tengan concedidos al sector privado.


La norma, Comunicación "A" 6105, implica que los bancos vuelven a quedar habilitados a destinar parte de los dólares captados como depósitos al sector privado a financiar al Tesoro nacional, algo que hasta aquí, y tras las dolorosas lecciones que dejó la explosión de la convertibilidad, les estaba vedado.

El Gobierno reabrió una opción local para financiarse en dólares
El Gobierno reabrió una opción local para financiarse en dólares. Foto: Archivo
Ocurre que, para evitar el descalce de monedas, desde 2002 los bancos sólo podían usar los depósitos en dólares para dar crédito a empresas exportadoras, es decir, con capacidad de generación propia de divisas, aunque manteniendo un alto nivel de encajes.


Luego el posible destino de los denominados "argendólares" se amplió hace unos años a las firmas proveedoras de exportadores y, desde la semana pasada, se agregó a los productores agropecuarios para que puedan financiar la compra de maquinaria agrícola o sistemas de riego, aun cuando no sean exportadores directos.

Pero la novedad mayor que trajo la reforma es la posibilidad de que los bancos puedan volver a suscribir emisiones primarias de instrumentos de deuda pública nacional en dólares, como lo hicieron -hasta el exceso- en la década del 90.

mundoideas
Para tratar de evitar esta traumática experiencia, la circular impone una serie de restricciones a estas compras. La más importante es que los bancos sólo podrán utilizar un dólar para adquirir en bonos por cada 2 dólares que hayan transformado en créditos a empresas.

"Es una forma de fijar un límite claro y a la vez evitar el riesgo de recaer en crowding out", explicaron en el BCRA, en alusión a un posible desplazamiento de la oferta crediticia en favor del sector público que lleve a los bancos a desatender la demanda crediticia de empresas.

Además, se mantienen en pie las normas de fraccionamiento que limitan la exposición de la banca al sector público. Todo esto hace que, aunque hoy el sistema cuenta con US$ 27.100 millones en depósitos, como sólo tiene prestados a privados menos de US$ 9000 millones, en teoría quedaría habilitado para comprarle al Gobierno unos US$ 4500 millones en títulos de deuda. Pero, dados el nivel de encajes y el resto de las normas, ese monto se reduce a unos US$ 3500 millones, según estimaciones de mercado.

La flexibilización llega cuando el sistema tiene "unos US$ 10.000 millones ociosos, estimó días atrás el presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, por la aceleración que mostraron los depósitos en dólares privados (sumaron US$ 4200 millones este mes) por el blanqueo. Pero también apunta a dejar abierta una opción de financiamiento local en dólares en caso de que el clima financiero global se pudiera deteriorar más en los próximos meses.

Pero provoca dudas en el mercado, dado que hay quienes creen que la decisión "se enmarca en una tendencia reciente que no contribuye a generar una mayor percepción de independencia del BCRA ni ayuda a reducir el temor a una creciente dominancia fiscal", apunta Hernán Hirsch, de la consultora FyE. El economista alude a "la renovación del programa de crédito productivo con rebaja de tasa y ampliación de cupo; la ampliación del Ahora 12 a Ahora 18 y las sucesivas bajas de tasas con fundamentos difusos" como "señales" que darían cuenta de un giro en las políticas del BCRA.

Los límites de la nueva ventanilla

8925

Millones de dólares

Tienen prestados los bancos locales a las empresas, un stock que creció 201% sólo en lo que va del año

4462,5

Millones de dólares

Es el máximo teórico que podrían usar para comprarle bonos al Gobierno, ya que la norma sólo les permite dedicar a eso 1 dólar por cada 2 que hayan convertido en crédito


http://www.lanacion.com.ar/1960496-el-gobierno-reabrio-una-opcion-local-para-financiarse-en-dolares
*******************


Bancos podrán usar los dólares del blanqueo para prestarle al Tesoro
2
Bancos podrán usar los dólares del blanqueo para prestarle al Tesoro
El Banco Central (BCRA) flexibilizó los límites que impone a los bancos para el uso de los depósitos en dólares, con el objeto de que más empresas puedan tomar crédito en moneda extranjera y que los bancos puedan utilizar sus colocaciones en divisas para suscribir emisiones de deuda del Tesoro Nacional. La norma busca aprovechar la disparada en el stock de depósitos en dólares resultado del blanqueo.

Las normas macro prudenciales establecidas en 2002 para evitar que el endeudamiento en moneda extranjera por parte de personas físicas o jurídicas con ingresos en pesos genere incumplimientos masivos en caso de una variación importante del tipo de cambio fueron modificadas por segunda vez este año. La primera vez fue en febrero, cuando de permitir el crédito bancario en dólares sólo a quienes tengan ingresos habituales provenientes del comercio exterior se amplió a empresas que acopian o producen bienes con cotización en moneda extranjera, entre otros.

La Comunicación A 6105 publicada la semana pasada extendió aún más las empresas que pueden ser elegibles para financiamiento en dólares, si operan con contratos en bienes exportables o forman parte de la cadena productiva de bienes exportables.

Pero la incorporación de la posibilidad de tomar bonos soberanos lleva mucho más allá la flexibilización. La nueva norma permite a los bancos usar su fondeo en dólares para "suscripción primaria de instrumentos de deuda en moneda extranjera del Tesoro Nacional, por hasta el importe equivalente a un tercio del total de las aplicaciones realizadas conforme a lo previsto en esta sección".

Hasta ahora, los bancos podían suscribir o comprar títulos públicos sólo con capital propio, no con depósitos.

La norma incluye un intento por limitar el riesgo de prestar al varias veces incumplidor sector público argentino: "a efectos de determinar la capacidad de pago, los ingresos tributarios relacionados con el comercio exterior impuestos a las ganancias y al valor agregado retenidos por la Dirección General de Aduanas y derechos de importación y exportación".

En lo que va del año los depósitos en dólares crecieron u$s 15.050 millones, en parte por las colocaciones de deuda que hizo el Tesoro y que luego depositó en bancos públicos y, más aún, por la disparada de los depósitos en dólares del sector privado fogoneada por el Sinceramiento Fiscal. Los depósitos del sector privado estaban en u$s 20.736 millones el 23 de noviembre pasado, último dato oficial disponible, tras un avance de u$s 4154 millones en el mes y de u$s 10.114 millones en el año (una suba del 95% en lo que va de 2016).

El stock de crédito bancario al sector privado en moneda extranjera, mientras tanto, trepó u$s 5957 millones en el año, un aumento del 200%.

EN ESTA NOTA

http://www.cronista.com/finanzasmercados/Bancos-podran-usar-los-dolares-del-blanqueo-para-prestarle-al-Tesoro-20161129-0033.html



************************

Finanzas
Los bancos podrían prestarle al Gobierno unos u$s3.000 millones
28-11-2016 La apertura de una nueva linea de financiación interna, a través de la colocación de títulos la decidió el Banco Central a través de una comunicación

En la última reunión de directorio, los máximos reponsables del Banco Central decidieron extenderle una mano al Palacio de Hacienda. Se trata de una nueva fuente de financiamiento para el Tesoro, estimada en unos u$s2.500 a u$s3.000 millones.

Fue otra reunión maratónica la del jueves pasado. Duró más de cinco horas, nada común para el directorio del ente monetario. Pero el tema lo ameritaba. El orden del día fijaba como tema casi excluyente -más allá de las cajas de ahorro y tarjetas de débito para chicos, entre otros- la posibilidad de que el sector público nacional accediera a la capacidad prestable del sistema financiero en moneda extranjera.

Así, tras varias horas de análisis y debate, el directorio del BCRA accedió, con ciertos límites, a los deseos implícitos del Palacio de Hacienda. Eso implicó la modificación de la normativa actual a través de la Comunicación "A" 6105, sobre política de créditos. Ahora los bancos que operan en el mercado doméstico quedan habilitados para poder prestarle fondos en dólares al sector público nacional de su capacidad prestable en dicha moneda.

Según establece la nueva normativa, eso se podrá plasmar a través de la suscripción primaria de títulos públicos. Para el sistema financiero, el cambio implica que los bancos podrán destinar parte de los dólares captados vía depósitos (argendólares) al Tesoro nacional. Antes la norma establecía que los bancos sólo podían prestar de los depósitos en dólares aproximadamente el 70% del total (el resto se destinaba a cubrir el encaje exigido) a los exportadores o por ejemplo también a proveedores de empresas exportadoras. Es decir, a aquellas empresas que podrían justificar el repago del crédito en la misma moneda.

Este cambio se da en el marco de un fuerte crecimiento de los argendólares. En lo que va del año el stock de depósitos privados en dólares creció más de 95% (y un 137% interanual al 23 de noviembre pasado según datos del BCRA). El total de depósitos en dólares asciende a u$s27.071 millones, de los cuales u$s20.736 millones corresponden al sector privado.

Más allá del efecto blanqueo, la estabilidad cambiaria y el atractivo de las altas tasas de interés reales en pesos explican el boom de los argendólares, que suman ya el equivalente a más de $330.000 millones. Claro que de ese monto el sistema tiene una capacidad prestable de alrededor de $230.000 millones. De acuerdo con la información del BCRA, el stock de préstamos privados en dólares asciende a u$s8.925 millones (unos $140.000 millones). Esto implica un crecimiento de casi 201% en lo que va del año y del 177% interanual.

Ahora, en momentos en que el contexto internacional dio señales de poder complicarse en términos de acceso a los mercados de capitales, el Gobierno tendría una fuente adicional de financiamiento en la plaza local. Esto no está relacionado con señales de que los inversores extranjeros pondrían mayores reparos a la hora de poner a disposición del tándem Alfonso Prat Gay-Luis Caputo los recursos necesarios para cerrar el año 2017, sino que, entre la suba de la tasa en EE.UU. y otros datos locales e internacionales, podría no estar todo el financiamiento requerido por la Argentina a las tasas que estima pagar el Palacio de Hacienda.

De modo que poder contar con unos u$s3.000 millones (unos $ 48.000 millones) no deja de ser un dato menor para el programa financiero de 2017 e incluso para el monetario del BCRA, que aspira a cumplir las metas fijadas lo más posible. Porque si bien el Estado tiene cómo justificar que contará con dólares para cancelar dichos préstamos, si el Palacio de Hacienda usa estos fondos para afrontar vencimientos de deuda externa no habría casi impacto local pero en el caso de que vendiera los dólares en la plaza local, en ese caso el BCRA se vería obligado a esterilizar para no complicar las metas de emisión.

Se estima que el Gobierno podrá acceder como máximo a unos u$s3.000 millones, ya que los bancos deben ponderar, como requisito de la norma, prestarle al Tesoro un porcentaje sobre el total de los préstamos en dólares de cada entidad. En tal sentido los cálculos oficiales dan cuenta de que será el equivalente al 50% de los préstamos privados del sistema, dado que entran a terciar otras exigencias o límites, como ser el requisito de fraccionamiento de los créditos y su límite en términos del patrimonio neto de la entidad.

Los bancos, según Ambito, además deberán evaluar crediticiamente al Tesoro como a otro cliente. Pero en este caso tendrán que como condición revisar la capacidad de repago del Gobierno en función de sus ingresos en dólares por retenciones a las exportaciones y derechos de importación, o sea, los ingresos tributarios vinculados con el comercio exterior (como también Ganancias e IVA retenido por Aduana).

Cabe destacar que los bancos hoy pueden comprar títulos públicos, pero lo pueden hacer con capital propio o con los depósitos en pesos.

http://www.iprofesional.com/notas/242251-Los-bancos-podran-prestarle-al-Gobierno-unos-us3000-millones-


**************
BLANQUEANDO SUS INTENCIONES
El Gobierno Nacional modificó el decreto reglamentario de la ley de blanqueo de capitales y autorizó a familiares de funcionarios a exteriorizar capitales. La insólita justificación.mauricio es macri
Cuando desde el Ejecutivo anunciaron que iban a impulsar un nuevo blanqueo de capitales con el objetivo (aún lejano por las magras penalidades establecidas) de hacerse de dólares, se generó una fuerte polémica en torno a los sujetos autorizados a ingresar en ese régimen, cuando sectores del oficialismo querían hacerlo extensivo a funcionarios y familiares de ellos, mientras que la oposición e incluso algunos dirigentes de Cambiemos rechazaban de plano esta posibilidad. Finalmente, a la hora de votar la ley Primó esta segunda postura porque no se puede concebir que un funcionario público sea excusado de predicar con el ejemplo, máxime si se tiene en cuenta que si posee dinero no declarado podría llegar a provenir de un fraude contra la Administración Pública.El blanqueo se aprobó dentro de la mal llamada ley de “reparación histórica a los jubilados”. En el artículo 82 se enumeran todas las personas que tienen vedado acceder a este sinceramiento fiscal, entre ellas el Presidente, la Vicepresidenta, los gobernadores y sus vices, los intendentes, los ministros, secretarios y subsecretarios nacionales y provinciales, los jueces, fiscales, miembros de las fuerzas de seguridad, entre otros. Y el artículo 83 hace extensiva esa prohibición a los cónyuges, padres e hijos emancipados de los mencionados en el artículo anterior.Esta decisión es perfectamente lógica, ya que si una persona tiene dinero no declarado, se lo puede dar fácilmente a su pareja o padre para que lo exteriorice a título propio, burlando la intención de no permitir que los funcionarios sean condonados de cometer un ilícito (como mínimo) fiscal, en virtud de la responsabilidad pública que ostentan.El Decreto 1206/2016 publicado hoy dice, en su artículo 6, que “los sujetos comprendidos en el artículo 83 de la Ley Nº 27.260 podrán efectuar la declaración voluntaria y excepcional respecto de los bienes que acrediten se encontraban incorporados en su patrimonio con anterioridad a la fecha en que los sujetos enumerados en el artículo 82 hubieran asumidos los respectivos cargos”. Cabe subrayar, en primer término, que al ser bienes no declarados, no se puede saber la fecha cierta en que fueron adquiridos.De modo que es algo altamente manipulable y no hay garantías de que no hayan sido incorporados antes de asumir la función pública. Eso de por sí invalida el propósito, pero además nada dice de quienes tenían otra función pública distinta a la que tienen ahora. Por ejemplo, hoy hay funcionarios nacionales que anteriormente eran funcionarios de la Ciudad de Buenos Aires: bajo ningún punto de vista se podría permitir el blanqueo de bienes de familiares suyos adquiridos cuando ejercían ese cargo.En los considerandos que justifican este decreto, se explica que “la experiencia recogida desde la sanción de la ley aconseja efectuar ciertas precisiones respetando el espíritu de la norma”. Acá no hay ninguna precisión sino que lisa y llanamente se altera el sentido que el Parlamento le dio al blanqueo.Una vez más, Mauricio Macri muestra su absoluto desprecio hacia el Congreso y el diálogo republicano, como lo hizo con el veto a la ley antidespidos o su intento por designar jueces de la Corte por decreto. Este intento desesperado por incluir sí o sí a los familiares de los funcionarios (y, por tanto, a los propios funcionarios) muestra que su preocupación pasa por lograr una autoamnistía. Pareciera que desde que se hizo público el escándalo de corrupción internacional de los Panamá Papers y las sociedades offshore en el Gobierno se anoticiaron que tienen que emprolijar sus papeles.


http://www.lacampora.org/2016/11/30/blanqueando-sus-intenciones/

Los dólares de los ahorristas


0 comentarios:

Entrada destacada

¿No se crearon puestos de trabajo en los últimos 4 años?

Víctor Hugo transmitió en vivo. 9 de septiembre a las 8:50 · Facebook Mentions · Es #falso que en los últimos años no se creó #emple...

Blog Archive

Etiquetas