Lo que circula por los medios

19 de febrero de 2017

Deuda, fuga e importaciones




19 de febrero de 2017
Pagina12 | Economía
OPINIÓN
Un acto de fe



Por Alfredo Zaiat
La tasa de inflación del Área Metropolitana de enero informada por el Indec de Macri fue de 1,3 por ciento, mientras que la difundida por la Dirección General de Estadísticas de la Ciudad de Buenos Aires fue de 1,9 por ciento. La diferencia es importante. Si fuera el primer mes de discrepancia podría pasar desapercibida o hasta minimizada con observaciones técnicas. Pero esa brecha es persistente desde septiembre del año pasado, advirtió el economista Mariano Kestelboim. Ilustra que en ese período de cinco meses la brecha entre ambos indicadores es de 23 por ciento “en (un) territorio común” (9,6 a 7,8). Otros índices provinciales, como el de Córdoba (1,5 por ciento), y de consultoras privadas ofrecieron variaciones de precios superiores a las del Indec. El Observatorio de Datos Económicos y Sociales de la CGT también informó una cifra más elevada: 1,8 por ciento.

El toquecito oficial fue en los rubros Indumentaria y Vivienda (expensas), que técnicamente es explicado por la existencia de diferentes canastas, ponderador y forma de imputar los precios entre uno y otro indicador (IPC-Indec vs. IPC-CABA). Es el mismo argumento que utilizó la conducción anterior del Indec con el precio de los paquetes turísticos, la lechuga y las cuotas de las prepagas exactamente en el mismo mes hace diez años.

La estrategia de querer acomodar índices de precios a deseos políticos fue advertida aquí en ese momento (“Boomerang”, 4 de febrero de 2007, suplemento económico Cash). Cuando se empiezan a maquillar las estadísticas y se requieren justificaciones técnicas, como ahora con el Indec de Macri, es porque se ha perdido la virginidad. Los (im)puros de las estadísticas públicas no sólo han actuado sobre las cifras pasadas para reescribir la historia de los doce años del kirchnerismo, por ejemplo alterando la evolución del PIB de ese período político con una insólita caída del 6 por ciento en 2009, sino que han empezado a toquetear las actuales.

No es una señala de autonomía política el siguiente tuit emitido desde la cuenta oficial del Indec, al día siguiente de la conferencia de prensa de Macri: “El presidente Macri elogió el trabajo del Indec: ‘Volvimos a tener estadísticas confiables. Es un organismo independiente nuevamente’”. Es suficiente con haber concretado un inédito apagón estadístico durante varios meses, sobreestimar la cantidad de pobres para distorsionar el recorrido social del pasado y ofrecer indicadores no tan negativos al gobierno. El exceso empalaga.

Objetivo
Como la construcción de indicadores estadísticos no es neutral, cuestión política que incomoda al amplio mundo de los economistas, las disquisiciones técnicas sirven para mostrar el mayor o menor grado de rigurosidad en la crítica hacia el manejo del Indec, antes y ahora. La subestimación de la tasa de inflación del 1,3 por ciento del Indec de Macri no ha sido inocente. Tiene el objetivo político de orientar la negociación paritaria a la baja, comenzar el año con una base más reducida del indicador para intentar acomodar la inflación anual a la meta oficial de ubicarla por debajo del 20 por ciento, y ofrecer una consigna electoral al oficialismo de control de la inflación en un año de elecciones cruciales para el gobierno de la Alianza macrismo-radicalismo.

Es una misión audaz que requiere de un amplio dispositivo de propaganda público-privado para sostener la idea de reducción de la inflación. En el primer bimestre ha habido aumentos desproporcionados (peajes, luz, patentes, AByL) y que continuarán en los próximos meses (transporte, agua, gas), además de las alzas en servicios privados (prepagas, telefonía celular, televisión por cable y escuela privada) y en la canasta de bienes básicos. Es una muestra de fidelidad al oficialismo la red de analistas que afirma que pese a tarifazos varios y remarcación de precios existe un proceso de “desinflación”.

La insistencia del Banco Central con el objetivo de variación de precios de este año entre 12 y 17 por ciento, que el presidente Mauricio Macri subió a no más del 20 por ciento en la última conferencia de prensa, colisiona con estimaciones privadas y, fundamentalmente, con los fuertes aumentos de precios que ya se están aplicando. La caída del ingreso disponible de la mayoría de la población no podrá ser disimulada con marketing político.

La paritaria bancaria del 24,3 por ciento, luego de una negociación intervenida por el Ministerio de Trabajo a favor de las entidades financieras, tiene el mérito de haber quebrado el techo que pretendía el gobierno. Pero la cifra pactada no esta fuera del actual contexto de subas de precios puesto que estará muy cerca de la inflación anual prevista a partir de incrementos de hasta tres dígitos en tarifas de servicios públicos. El acuerdo tiene una cláusula de actualización automática en caso de que la inflación supere el 19,5 por ciento. El gremio de bancarios como otros que han incorporado o están evaluando sumar esa condición en los acuerdos paritarios tendrá que observar con detenimiento el sendero del indicador de precios oficial, teniendo en cuenta la existencia de discrepancia en contra de los trabajadores con otros índices.

El informe de coyuntura elaborado por el ex viceministro de Economía, Emmanuel Álvarez Agis, explica que para que la inflación se ubique en la meta oficial del 17 por ciento, la tasa mensual debería promediar 0,7 por ciento. Indica que una dinámica más realista, aunque optimista, consistente en una tasa mensual de 1,2 por ciento, la inflación se ubicaría en 21,2 por ciento. “Si a eso se le suma el impacto probable de las pautas tarifarias y de precios regulados conocidas hasta el momento, el crecimiento de los precios de 2017 llegaría al 25,7 por ciento”, afirma.

Consumo

Con esas cifras, el salario del sector privado no mejoraría en términos reales, no habría podido recuperar la caída del año pasado y, por lo tanto, no actuaría de motor del consumo, la principal fuente de impulso para la reactivación económica. De ese modo, los dos grandes objetivos económicos del gobierno en este año electoral enfrentan complicaciones, en un marco de dispersión y descoordinación de la gestión económica:

El crecimiento del PIB, en caso de que se registre, sería muy leve y, en el mejor escenario, recuperaría la caída de 2016, cerrando Macri la mitad de su mandato con la economía en el mismo lugar donde la recibió del gobierno de CFK. Estaría igual en términos macroeconómicos pero en una situación peor para la mayoría de la población. El saldo sería dos años de estancamiento con deterioro del bienestar social por haber dispuesto medidas cuyo resultado fue una transferencia regresiva del ingreso.
La tasa de inflación disminuirá luego del shock del año pasado, que culminó con la variación de precios más elevada desde 1991 de 40,9 por ciento, según Citra-Umet. La proyección para este año de los economistas de ese centro de estudios es una inflación promedio del 25,2 por ciento, porcentaje similar al calculado por Agis. De ese modo, la tasa de inflación se ubicará todavía un escalón por encima de la anualizada hasta octubre de 2015, cuando los entonces opositores y hoy oficialistas (políticos y economistas) consideraban la cuestión de los precios como una situación insostenible.
Sólo una recesión aún más intensa y una mayor apertura importadora podrían evitar, aunque no sería seguro, que los ajustes en luz, gas, agua, peajes y transporte no se trasladen al resto de los precios de la economía. Pero no sería un escenario deseable para el gobierno puesto que la agudización del actual deterioro de la actividad convocaría a otras tensiones más incómodas que las inflacionarias. Por lo pronto, la cámara de empresarios de transporte de cargas adelantó que el tarifazo en peajes subirá sus costos que se verán reflejados en los precios de sus servicios. Así se van a ir encadenando los aumentos de uno a otro sector a partir de la política deliberada del gobierno de beneficiar con los tarifazos a un pequeño grupo de empresas de servicios públicos privatizados.

La recuperación del consumo general en ese contexto regresivo es un acto de fe.

azaiat@pagina12.com.ar

https://www.pagina12.com.ar/21144-un-acto-de-fe

***********************
19 de febrero de 2017
Pagina12 | El país

EL ESCÁNDALO DEL CORREO ARGENTINO PROVOCÓ UNA CAÍDA EN LA IMAGEN Y LA CONFIANZA EN EL PRESIDENTE
Los números que frenaron a Macri
Una encuesta exclusiva de CEOP para PáginaI12 muestra que 6 de cada 10 personas creen que la quita de deuda al Grupo Macri fue un acto de corrupción y no “un error” como dijo el Gobierno. El 64,7 por ciento considera que el Presidente estuvo “de los dos lados del mostrador”.

Por Raúl Kollmann
Seis de cada diez personas considera que el acuerdo que firmaron calladamente el Grupo Macri y el gobierno de Macri por el Correo es “un acto de corrupción”. Y sólo el 34 por ciento piensa que fue un error o una equivocación de un funcionario que actuó casi sin querer o consideran que no estuvo tan mal el convenio. Un acto de corrupción significa dolo e intención de enriquecimiento. Y la clave de esa evaluación es que, también una mayoría, piensa que en la negociación del Correo “Macri estaba de los dos lados del mostrador”, es decir que su gobierno negoció en nombre del Estado y a la vez negoció siendo parte del Grupo Macri. El Presidente seguramente recibió encuestas que le indicaban esta mirada crítica de la mayoría de los argentinos y por eso afrontó, con más de una semana de atraso, la conferencia de prensa en la que adelantó que su gobierno propone volver todo el acuerdo “a fojas cero”. Esa marcha atrás no se produjo por iniciativa del propio Macri sino porque la fiscal Gabriela Boquín produjo un estruendoso rechazo de lo firmado, considerándolo abusivo para el Estado, y por el fuerte rechazo en la opinión pública cuando la maniobra fue difundida. El impacto en la imagen del propio Macri también quedó expuesto: el mandatario perdió cuatro puntos en su imagen positiva en Ciudad de Buenos Aires, su bastión, y también cuatro puntos en el Gran Buenos Aires, el territorio que le resulta más adverso (ver aparte).

Las conclusiones surgen de una encuesta, especial para PáginaI12, realizada por el Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP), la consultora que lidera el sociólogo Roberto Bacman. En total se entrevistaron 500 personas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) y todos los distritos del Gran Buenos Aires, lo que se llama Área Metropolitana Buenos Aires (AMBA). En el sondeo se respetaron las proporciones por edad, sexo y nivel económico social.


Impacto
“En pocos días el tema estalló –señala Bacman– y se convirtió rápidamente en un escándalo político de gran envergadura. Los datos que se desprenden de este trabajo de campo de CEOP, llevado a cabo entre el miércoles 15 y el jueves 16 de febrero, en el área Metropolitana de Buenos Aires (Ciudad Autónoma de Buenos Aires más el Conurbano Bonaerense) arroja resultados más que elocuentes con respecto al alto impacto que produjo esta cuestión. A pesar que los medios de comunicación tardaron varios días en darle la importancia suficiente a esta noticia, el tema se terminó instalando con excepcional fortaleza en la opinión pública como una demostración categórica que, por más esfuerzos que se realicen, el sol no se puede tapar con las manos”.

Un dato categórico es que 71 por ciento de las personas entrevistadas dijeron estar al tanto del tema, un porcentaje alto si se considera que la encuesta se hizo a una semana de la difusión del escándalo.

Negativo

En el trabajo realizado por el CEOP, el 67 por ciento de los encuestados dijeron que les parece mal el acuerdo entre el Grupo Macri y el gobierno. Del otro lado, apenas un 15 por ciento dicen que les parece bien.

Estos porcentajes muestran, del lado de los que les parece mal, a una pequeña porción que piensa que fue un error –como argumenta el Presidente– y sobre todo los que creen que fue un acto de corrupción. Del otro lado de esta balanza tan desigual está apenas el 15 por ciento que, de alguna manera, dice que no está mal, aceptando explicaciones del estilo de que es un viejo problema que había que arreglar o que la ley lo permite. En realidad, se trata de un núcleo duro que aparece en casi todas las encuestas y que son incondicionales del macrismo, en especial en la Ciudad de Buenos Aires.

Bacman sostiene que “cuando se profundiza en el impacto producido, se observa con mayor claridad que este acuerdo representó ni más ni menos que una bala de cañón que detonó por debajo de la línea de flotación del Gobierno Nacional. En un año electoral todo lo que se desprende de esta encuesta son malas noticias para el oficialismo. Al 67,6 por ciento le parece mal que se haya firmado este acuerdo, contra un escueto 15,3 por ciento que opina lo contrario. Sin lugar a dudas una diferencia indiscutible, en tanto y en cuanto demuestra una irritación social que penetra en el seno del propio segmento actitudinal de los oficialistas. Un llamado de atención que seguramente el gobierno no debe tomar a la ligera ni pasar por alto”. Es decir que incluso hay un sector de los incondicionales del macrismo a los que le pareció mal la firma.

Corrupción
Para una fuerza política que hizo campaña alardeando que venía un gobierno de manos limpias, el caso del Correo resulta un golpe porque no es que se lo percibe como un mal acuerdo o como un error, sino que el 58,5 por ciento piensa que es un acto de corrupción. Esto indefectiblemente significa una acusación de que se jugó a favor del Grupo Macri y, en este caso, del propio Presidente de la Nación. Es que según la imputación del fiscal federal Juan Pedro Zoni, que estudió los documentos, las denuncias penales y la estructura societaria de Correo Argentino, Mauricio Macri –como dice textualmente el fiscal– sería “beneficiario directo o indirecto del acuerdo”. “Este dato es otro tiro por debajo de la línea de flotación, especialmente para aquel sector de la ciudadanía que votó a Macri esperando un cambio en el ámbito de la institucionalidad y la transparencia” –señala el titular del CEOP.

“En este contexto de tiempos adversos para el oficialismo –insiste Bacman– la credibilidad del gobierno también está puesta en tela de juicio: siete de cada diez entrevistados (70,4 por ciento para una mayor precisión) afirman que ‘no pueden creer’ que el presidente fue ajeno a los resultados de las negociaciones que remataron en el acuerdo. El tema no solo impacta: por lo visto también influye en la pérdida de credibilidad”.

Mostrador

Lo que fundamenta la desconfianza es la opinión mayoritaria de que, en la cuestión del Correo, Macri está de los dos lados del mostrador. “En la encuesta –redondea Bacman– buscamos qué es lo que sustenta la posición mayoritaria en contra del acuerdo y la sospecha de corrupción. Una pregunta cae de madura: ¿Es difícil creer en los argumentos que esgrime el gobierno? Todo parece indicar que sí. Al menos a la luz de estos resultados se detecta que para una importante mayoría (64,7 por ciento) ‘el acuerdo por la deuda del Correo Argentino es poco transparente porque Macri está de los dos lados del mostrador’”.

Esta situación no tiene visos de cambiar. Volver a fojas cero, como señaló Macri, no es legalmente difícil. El Grupo Macri o el Estado pueden presentar un escrito, desistir del acuerdo anterior y proponer un nuevo acuerdo. El problema es qué se va a proponer. Lo que suscribieron en junio establecía que el Grupo pagaría 300 millones de pesos –la misma deuda de 2001, sin actualización alguna– a 15 años y con un siete por ciento de interés, con la mitad de la deuda a pagar entre 2030 y 2032. Según aquel texto, por una deuda de 300 millones, el año próximo empezarían a pagar algo así como 25.000 pesos por mes, una cuota ridículamente baja, que surge de que debe pagar –así dice el acuerdo– el uno por ciento de la deuda en 2018 y recién el 20 por ciento y el 30 por ciento en 2030 y 2032. En paralelo, el Grupo Macri continuaba con un juicio por 2.300 millones de pesos, con un interés del 11 por ciento anual.

El Grupo Macri hizo trascender que no cambiará mucho su oferta. Expertos como Ricardo Nissen, ex titular de la Inspección General de Justicia, afirman que tiene que haber una actualización de los 300 millones –algo habitual en los concursos de acreedores– y un retiro de la demanda del Grupo Macri contra el Estado. Si no se propone una fórmula de esa naturaleza, el acuerdo seguirá siendo objetado y producirá rechazos en la mayoría de la población.

raulkollmann@hotmail.com

https://www.pagina12.com.ar/21154-nada-de-esto-fue-un-error



********************

18 de febrero de 2017
Pagina12 | Economía
PANORAMA ECONÓMICO
Hasta que explote



(Imagen: Sandra Cartasso)
Por David Cufré
“Vamos a bailar, toda la noche, al ritmo de la banda, hasta que explote”, cantaban los Fabulosos Cadillacs en los 90. El Gobierno parece haber internalizado ese estribillo para la gestión. Avanza de manera coordinada en distintos frentes hasta que algún factor externo le pone un límite. Si el tema explota, retrocede. El freno puede llegar por el lado de la Justicia, como en el escándalo del Correo –que la fiscal Gabriela Boquín llevó a foja cero, y no el Presidente, quien no tuvo más remedio que dar marcha atrás en su rol de jefe de Estado, aunque todavía no informó si la empresa familiar bajará su propuesta “abusiva” para saldar la deuda de más de quince años y si mantendrá o no el juicio contra el propio Estado– o en su intento por desconocer la paritaria bancaria. En otros casos el Gobierno choca con la reacción social y política, como en el frustrado recorte de los aumentos a jubilados. Los estudios de opinión pública coinciden en que el macrismo tiene en los mayores de 60 años a su sector más fiel, pese a que las jubilaciones perdieron por más de 9 puntos contra la inflación el año pasado. Esa evaluación avala puertas adentro de la Casa Rosada la estrategia de ir por todo más allá de realidades objetivas. La situación económica de los jubilados mejoró como nunca con el kirchnerismo y viene sufriendo duros embates con la actual administración, pese a lo cual otros elementos políticos y mediáticos demuestran tener mayor incidencia en ese universo. Si en temas tan sensibles y de reacción corta el oficialismo se maneja con tanto desparpajo, en aspectos menos visibles la impronta de ir hacia adelante “hasta que explote” resulta tan inquebrantable como temeraria.

En enero la compra de dólares billete, lo que antes se denominaba dólar ahorro, escaló 74 por ciento respecto de igual mes del año pasado. El salto fue de 1474 millones en 2016 a 2556 millones este año. La adquisición de divisas por grandes operadores, a su vez, aumentó 73 por ciento, de 621 a 1074 millones. Son números que alarman. La tendencia de aceleración de la fuga de capitales que reflejan los datos del Banco Central se produce en un contexto de paz cambiaria. La cotización del dólar está planchada. El consenso de los economistas de la city es que el ancla cambiaria seguirá bien clavada el resto del año. Por lo tanto, las preguntas que resuenan cada vez con más fuerza son por qué está creciendo tanto la demanda en este momento y qué pasaría si se llegara a desatar una corrida. Inquieta que algún factor interno, como una eventual derrota del oficialismo en las elecciones de octubre, o externo, a partir de decisiones que pueda tomar Donald Trump en Estados Unidos, despierten aún más la avidez por el billete verde y, en ese caso, si podría producirse otra mega devaluación como la de fines de 2015.

“Lo de diciembre fue terrorífico. La fuga de capitales se comió solo en ese mes todo el ingreso de divisas por el blanqueo de capitales, y se está comiendo la parte sustancial de la nueva deuda. Es realmente preocupante. La demanda bruta en enero fue de 3600 millones de dólares, cuando todos apuestan con razón a que el dólar no se va a mover, cuando no hay en este momento expectativas devaluatorias. Sin embargo, se profundiza la dolarización de carteras. Es una dinámica que no resulta sostenible”, alerta la ex presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, viendo como se avanza a paso firme hacia el frente de tormenta. El incremento a un ritmo incluso superior de los niveles de deuda mantiene el problema anestesiado, lo cual es un inconveniente adicional para la sustentabilidad de la economía. La suba de los compromisos en moneda dura sin que esas divisas generen condiciones de desarrollo interno para su repago va comprometiendo el futuro, como ya se vio tantas veces en la Argentina. Las fiestas con canilla libre para comprar y gastar divisas mientras crece la deuda suelen durar, como cantaban los Cadillacs, hasta que explote. Lo mismo hay que apuntar sobre el ingreso de fondos especulativos para hacer grandes diferencias con la bicicleta financiera, los cuales una vez que realizan la ganancia, salen del país tan rápido como entraron, desatando a su paso procesos de desestabilización.

En 2016, la compra de dólar billete osciló entre 1100 y 1600 millones de dólares por mes entre enero y octubre. En noviembre la demanda despegó hasta 1943 millones y en diciembre llegó a un máximo de 3488 millones. En enero, como se mencionó más arriba, fueron 2556 millones. Es decir que ya va un trimestre con un ritmo acelerado de adquisiciones. La misma trayectoria evidenciaron las transacciones de grandes operadores: entre enero y octubre se movieron entre 500 y 1000 millones de dólares, en noviembre subieron a 1239 millones y en diciembre alcanzaron a 1463 millones, en tanto que en enero totalizaron 1074 millones.

La autoridad monetaria, pese a ello, en lugar de analizar el proceso con algún rasgo de inquietud celebra que las compras aumenten, dado que, según su visión, eso evita una mayor apreciación del tipo de cambio. “El Banco Central en su informe macroeconómico hizo una mención elogiosa a la ‘especulación estabilizadora’. Justifica la suba de la demanda como una suerte de arbitraje de precios entre activos financieros que evita que el valor del dólar caiga aún más. Es una locura de laboratorio, de libros, que ya está plenamente comprobado que termina en grandes fracasos. La especulación conduce siempre a situaciones de crisis, no de estabilidad”, remarca Marcó del Pont.

Otro componente de la salida de divisas que tocó un máximo en enero fue el rubro turismo. “El balance cambiario registró una demanda de 1433 millones de dólares el mes pasado, de los cuales 1309 millones fueron para gastos y 124 millones para pasajes. Se trata de un alza del 57 por ciento respecto de igual mes de 2016. A lo largo del año pasado se fueron de la economía más de 10.000 millones por turismo, cifra que, si el dólar sigue quieto, será mayor este año, según estimaciones del mercado”, explicó esta semana el periodista Federico Kucher en este diario. El riesgo de un aumento sostenido de la dolarización de carteras y de la fuga de capitales por distintas vías es que en algún momento se compliquen las condiciones de acceso al financiamiento, además de la carga creciente de intereses a saldar.

Un elemento que determina el costo del crédito externo es la evolución de la economía. En la recta final del verano, la crisis no cede, en tanto que Brasil sigue batiendo records de caída, ya por ocho trimestres consecutivos, con políticas similares a las que se desarrollan aquí. La erosión de las posibilidades de recuperación de la región se traduce en más tasa de interés para la colocación de bonos.

A nivel interno, a su vez, la evaluación del Gobierno por su manejo de la economía retrocedió desde octubre. Un sondeo de la consultora Gustavo Córdoba y Asociados, que hace trabajos tanto para el oficialismo como para la oposición, arrojó los siguientes resultados. Fueron 1200 casos entre el 10 y el 14 de febrero:

El 32,8 por ciento de los encuestados dijo que la situación económica del país será peor dentro de un año. En agosto pasado se mostraban pesimistas el 26,9 por ciento. A su vez, quienes creen que “seguirá igual de mal” evolucionaron de 15,1 en agosto a 22,3 por ciento en febrero. Es decir, en agosto eran pesimistas el 42,0 por ciento y en febrero, el 55,1.
En la misma línea, cayó fuerte la cantidad de optimistas. El 44,0 por ciento sostenía en agosto que la situación mejoraría dentro de un año, mientras que en febrero ese número descendió hasta 30,9. “Seguirá igual de bien”, en tanto, se mantuvo sin cambios, de 7,8 a 7,5 por ciento. Los optimistas, entonces, pasaron de 51,8 por ciento en agosto a 38,4 en febrero.
La pérdida de expectativas favorables alcanza a los votantes de Mauricio Macri. Entre ellos, el 59,9 por ciento declaró que lo hecho hasta ahora por el Presidente y su gobierno fue menos de lo que esperaba, contra el 31,6 por ciento que sostuvo que está haciendo lo que esperaba y el 5,4 que dijo que superó sus expectativas.
La imagen positiva de Macri, finalmente, cayó de 53,1 por ciento en octubre a 45,3 en febrero, mientras que la negativa escaló de 42,1 a 50,2.
El intento frustrado de recortar los aumentos de jubilaciones ocurrió después del cierre de la encuesta. Los números de la economía, y ahora también de los estudios de opinión pública, empiezan a mostrar los riesgos de tensar la cuerda hasta que explote.

https://www.pagina12.com.ar/20996-hasta-que-explote

***************


18 de febrero de 2017
Pagina12 | Economía
CIERRE DE FÁBRICAS, DESPIDOS, SUSPENSIONES DE TRABAJADORES Y ELIMINACIÓN DE HORAS EXTRAS EN EL SECTOR MUEBLERO Y DE MADERAS
El combo es menos consumo y más importaciones
Empresas del mueble están al borde de la quiebra. El tarifazo acelera la caída. El caso de la firma Fabricantes Unidos.

La importación de muebles en 2016 subió un 60 por ciento. En enero de 2017, la tendencia se mantiene.
La importación de muebles en 2016 subió un 60 por ciento. En enero de 2017, la tendencia se mantiene.
Por Javier Lewkowicz
La empresa de muebles Fabricantes Unidos, que tiene 40 años de antigüedad, quedó al borde del cierre y pende de un hilo la fuente de trabajo de 28 personas y de 50 incluyendo el trabajo indirecto. El caso da cuenta del grave impacto de la pérdida de empleos en una pequeña localidad como la de Fuentes, en la provincia de Santa Fe, donde viven 3500 personas, y además muestra la situación del sector de madera y muebles, afectado por la caída del consumo, suba de importaciones y aumentos de tarifas. El Gobierno nacional no interviene e insiste en la “reconversión” de trabajadores. Por ahora, sólo se reconvierten en desempleados y arrastran con ellos a los trabajadores de las actividades vinculadas por la rueda del consumo.

El primer foco de producción del sector mueblero santafesino se encuentra en Cañada de Gómez (40 mil habitantes). La cámara de empresarios del mueble de esa localidad calculó que entre retiros voluntarios, la no renovación de contratos y la baja de horas extra, el año pasado la masa salarial se redujo en 45 millones de pesos. “Se ve reflejado en menos mozos y cocineros en los bares, menos pares de zapatos vendidos, menos pintura en las ferreterías. Son en promedio 3500 pesos por mes que perdió cada laburante, que invertía en mejorar la casa, arreglar el auto y salir a pasear”, señaló Marcelo Cogno, secretario de Producción del municipio.

El otro centro de producción del sector de madera y muebles es la localidad de Fuentes, en donde viven 3500 personas. Una de las empresas más importantes es Fabricantes Unidos (Efe-U). Produce amoblamientos para la cocina, placares y vestidores, vanitorys y puertas placas. “Técnicamente la empresa todavía no cerró, pero está todo dado para ir hacia ahí. Nos adelantaron las vacaciones y nos mandaron a nuestras casas. En la fábrica hay dos personas solamente, administrativos. Veníamos de muchos meses malos, con poco trabajo y bajas ventas. Y lo último, que apuró las cosas, es que la AFIP le embargó las cuentas a la empresa y los bancos le cortaron el crédito”, dijo a este diario Raúl Randazo, trabajador de Efe-U. Los trabajadores venían de tomarse vacaciones forzadas y cuando el lunes volvieron a trabajar se tuvieron que ir nuevamente a sus casas.

“En una comunidad pequeña, que estén en peligro 28 fuentes laborales es un problema importante. El año pasado para la industria maderera fue muy duro. Fuentes está en una zona sojera y tiene una incipiente industria metalmecánica, pero incluir a 30 personas en el mercado laboral es casi imposible. Los vamos a tener en la puerta de la comuna pidiendo una changa”, señaló Norberto Contrucci, intendente de Fuentes.

Efe-U venía mal desde hacía tres años. Pero la situación se complicó mucho en 2016 a raíz de un combo que para la industria manufacturera es moneda corriente: caída del consumo, aumento de las importaciones y suba de los costos por la devaluación y los aumentos de tarifas. Según los datos de la CAME, el año pasado la venta de muebles del hogar cayó 6,3 por ciento medida en unidades, mientras que los muebles de oficina bajaron 6,4.

En cambio, la importación de muebles en 2016 subió un 60 por ciento, de 239.653 a 382.441 unidades. Los muebles de oficina bajaron 8 por ciento, pero los de cocina subieron 36 por ciento y los de dormitorio un 81 por ciento. En enero de 2017 la tendencia se mantiene: la suba interanual de las importaciones de muebles fue del 112 por ciento. El incremento se verificó en muebles de oficina (217 por ciento), de cocina (36 por ciento) y de dormitorio (198 por ciento). Los datos fueron relevados por el Observatorio de Importaciones de Santa Fe, compuesto por el Ministerio de Producción de la provincia y la Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe). Para la Federación de la Industria Maderera, el aumento de las importaciones de muebles, asientos y colchones (excluyendo partes y piezas) fue del 24,9 por ciento en kilogramos y del 16,2 por ciento en unidades.

La producción del sector del mueble, según el último informe del Centro de Estudios de la UIA, cayó un 15 por ciento el año pasado. La menor actividad se combina, además, con la caída del margen de rentabilidad ya que la suba de costos, en ese contexto de mercado, no se traslada a precios. Los costos crecieron por la suba de los insumos por la devaluación junto al aumento de la electricidad, que es un insumo crítico en el sector.

https://www.pagina12.com.ar/20989-el-combo-es-menos-consumo-y-mas-importaciones

*****************************************


17 de febrero de 2017
Pagina12 | Economía

Menos dólar y más deuda


El dólar cerró ayer a 15,71 pesos, al disminuir 2 centavos respecto del miércoles. La emisión de deuda está generando una apreciación nominal del peso, que ya se ubica en los valores más bajos desde noviembre pasado. Las reservas se ubicaron en 48.698 millones de dólares, con un alza de 74 millones. El Ministerio de Finanzas licitó ayer Bonos del Tesoro (Bontes) en pesos a tasa fija a cuatro, seis y nueve años para cumplir con sus objetivos de financiación de 2017. El Gobierno también comenzó ayer con la emisión de dos Letras del Tesoro (Letes) por 1500 millones de dólares a 95 y 186 días, dirigido a los pequeños y medianos ahorristas. Además, amplió la emisión de Bonos del Tesoro a 2021 y 2026.

https://www.pagina12.com.ar/20721-menos-dolar-y-mas-deuda
****************************

17 de febrero de 2017
Pagina12 | Economía
LA INDUSTRIA TERMINÓ 2016 CON SIGNO NEGATIVO. LA UIA TIENE EXPECTATIVAS MODESTAS DE RECUPERACIÓN
El motor de la producción no arranca
La UIA informó que la actividad fabril bajó 4,9 por ciento el año pasado, un porcentaje mayor que el señalado por el Indec. Incertidumbre por la economía internacional y el estancamiento de Brasil desalientan a los industriales locales.

El rubro textil tuvo un muy mal año en 2016 al igual que el resto de los bloques industriales.
El rubro textil tuvo un muy mal año en 2016 al igual que el resto de los bloques industriales.
(Imagen: Bernardino Avila)
Por Federico Kucher
La industria cayó 4,9 por ciento en 2016. Así lo estimó la Unión Industrial Argentina. Precisó que en diciembre hubo un retroceso del 2,8 por ciento respecto de igual mes del año pasado y una caída del 1,1 por ciento contra noviembre. La caída del consumo en el mercado interno y la apertura de las importaciones fueron algunos de los principales elementos para explicar la tensión de las firmas manufacturera. Para 2017, la entidad fabril pronostica un crecimiento de entre 1 y 2 por ciento, pero se lo atribuye sólo a que la base de comparación estadística es muy baja.

“El escenario internacional en materia comercial presenta más incertidumbres que certezas, mientras que Brasil no impulsará la producción local este año porque tendrá un crecimiento muy bajo. Lo bueno es que dejaría de caer”, señalaron. Indicaron que “si bien un aumento del consumo interno en 2017 podría potenciar la producción local, mientras que los planes de infraestructura públicos y privados podrían impulsar sectores vinculados a la construcción, esto se da en un marco de costos crecientes”.

En la UIA precisaron que los costos logísticos aumentaron 41,3 por ciento el año pasado, al tiempo que los energéticos subieron entre 60 y 300 por ciento y los salarios de personal anotaron un alza del 33 por ciento. Además, los insumos importados tuvieron un avance del 32,7 por ciento y el gasoil lo hizo 33,0. Desde la entidad fabril apuntaron que estas distorsiones en la estructura de costos de los establecimientos productivos generaron un fuerte impacto en el sector. Advirtieron además que “si se repite esta dinámica con los precios de la energía que ya aseguran un piso de un 60 por ciento de incremento en este año, en un contexto de comercio global estancado y exceso de producción en Asia, particularmente por el menor crecimiento de China, la recuperación industrial será aún más complicada”.

El documento de la UIA detalló que uno de los sectores más afectados en 2016 fue la producción de metales básicos, con una merma del 15,1 por ciento, debido a la menor producción de acero (-17,9 por ciento). Minerales no metálicos, en tanto, registró caída del 13,1 por ciento, por la fuerte contracción de la construcción pública y privada. La automotriz marcó una merma del 10,2 por ciento, debido a las dificultades para exportar a Brasil. A su vez, metalmecánica cayó 8,5 por ciento, edición e impresión (-6,2 por ciento), y plásticos, papel y cartón (-4 por ciento). En el informe precisaron además que “otros sectores del mercado interno como calzado (-11,2 por ciento), madera y muebles (-15 por ciento) y la cadena textil e indumentaria presentaron bajas por la contracción del consumo y la presión importadora”.

El Indec había registrado una caída de la actividad industria del 2,3 por ciento en diciembre pasado respecto del mismo mes de 2015 y una contracción acumulada para todo 2016 del 4,6 por ciento. Para el organismo de estadísticas oficial, los 12 bloques que conforman la rama manufacturera anotaron mermas el año pasado. Se destacaron los retroceso del 4,3 por ciento en textil, del 6,7 por ciento en papel y cartón, del 4,2 por ciento en refinación del petróleo, del 6,2 por ciento en minerales no metálicos, del 14,6 en industrias metálicas básicas, del 8,3 en automotriz y del 5,9 de metalmecánica. A su vez, se anotó una baja del 1,2 por ciento en alimentos y bebidas, del 8,4 por ciento en tabaco y del 1,2 por ciento en papel y cartón.


https://www.pagina12.com.ar/20720-el-motor-de-la-produccion-no-arranca



*******
19 de febrero de 2017
Pagina12 | Economía
ATRASO CAMBIARIO Y DEPRESIÓN INDUSTRIAL, DOS FENÓMENOS CON ORIGEN EN UNA MISMA DECISIÓN POLÍTICA
Lo que la city oculta brota en el conurbano
El dólar cayó esta semana a 15,70 pesos y amenaza seguir bajando. La industria textil de Luján vio reducirse a la mitad su nivel de actividad en un año. ¿Cómo se vinculan ambos fenómenos? Los males de una política que el Gobierno no admite.

El exceso de oferta de dólares financieros sigue deprimiendo el precio de la divisa. Una política que impacta sobre la producción local.
El exceso de oferta de dólares financieros sigue deprimiendo el precio de la divisa. Una política que impacta sobre la producción local.
Por Raúl Dellatorre
Dos caras de una misma moneda. Por un lado, la cotización del dólar merodeando los 15,70 pesos y con perspectivas de no recuperar valores mucho más altos, por lo menos, hasta pasado el mes de septiembre, según coinciden consultores ubicados en puntos muy distantes entre sí en el arco político. Por otro lado, sectores manufactureros y polos industriales en los que se manifiestan cuadros dramáticos de desaparición de empresas y pérdidas de puestos de trabajo, a manos de una importación que empuja a la banquina a competidores argentinos “cada vez menos competitivos”. Después de una brutal devaluación a fines de 2015, el gobierno de la Alianza Cambiemos alimentó durante 2016 un proceso inflacionario y de endeudamiento externo que derivó en el cuadro actual de “atraso cambiario”. ¿Cuál es el futuro económico con este modelo? Si se acepta que el modelo de endeudamiento y de apertura importadora es una decisión política absolutamente asumida por el gobierno nacional, pueden proyectarse algunas orientaciones que sugieren que los problemas que padecen determinados sectores industriales, principalmente pymes, no son simples circunstancias coyunturales.

Un caso actual
La industria textil de Luján, en la provincia de Buenos Aires, conformada casi en su totalidad por micro, pequeñas y medianas empresas, constituye el polo de tejidos planos más grande del país. Tiene una capacidad instalada de más de 1700 telares, el treinta por ciento de los cuales son de última generación tecnológica, condicionadas para producir diez millones de metros de tejidos planos. Dentro del mismo espacio existen otras cuatro empresas que proveen los servicios de terminación y acabados de dicha producción. Entre las 102 empresas adheridas a la Cámara Textil de Luján, figura la principal productora de tela denim (jean) de capital nacional del país. La industria lujanense se especializa en productos de todas las líneas de telas para el sector Blancos y Hogar, indumentaria para uniformes de trabajo, Fuerzas Armadas, Sanidad, uniformes para empresas y para entidades públicas. Tiene en desarrollo, además, la producción de uniformes técnicos de seguridad para trabajos riesgosos.

En un informe preparado para ser presentado ante el Concejo Deliberante local (coordinado por el economista Alejandro Robba), se señala además que durante 2016, la producción de la industria textil lujanense cayó un 55 por ciento y las ventas, el 50 por ciento. “En diciembre de 2015, el sector trabajaba al 100 por ciento de su capacidad, con triple turno y horas extras, ocupando más de 4500 trabajadores”, señala el informe, que inmediatamente da cuenta del cambio radical en tan sólo un año:

Al menos 550 personas fueron dadas de baja definitiva, entre despedidos y convenios de desvinculación;
El ritmo de trabajo, de tres turnos diarios, bajó dos o menos días trabajados por semana.
En las últimas semanas, se han decidido suspensiones masivas y adelantos de vacaciones.
La crisis del sector textil lujanense reconoce tres factores, que se potencian entre sí en su impacto: fuerte caída del consumo interno, incremento de los costos de producción a partir del proceso inflacionario desatado por la devaluación de diciembre de 2015, y la suba persistente de importaciones textiles, tanto de tejidos planos (insumos) como de productos terminados. Según un informe de la Federación de Industrias Textiles (FITA), durante 2016 las importaciones de confecciones aumentaron 40 por ciento, destacándose el incremento en toallas (82 por ciento) y sábanas (76,5 por ciento). El ingreso de prendas de punto creció 43 por ciento, las de hilados de fibras discontinuas 22, tejidos de algodón 22, tejidos de filamento 35 y prendas planas 21. Los industriales de Luján señalan que “las importaciones que más crecieron son aquellas en las que nuestra ciudad está más especializada: tejidos planos y productos terminados como confecciones, sábanas, toallas, camisas y prendas de mujer”.

La otra cara
La cotización del dólar arrancó el año en un valor aproximado a los 16,20 pesos, valor en el que prácticamente se mantuvo durante todo el mes de enero. En la primera semana de febrero bajó un escalón de veinte centavos, a 16 pesos, y prolongó la declinación en la segunda semana, llegando a valor de 15,70/15,80 pesos hacia el fin de semana, con apenas un repunte a última hora del viernes para cerrar la semana en 15,94 pesos. Pese a que la demanda de dólares para atesoramiento (para fuga al exterior o guardar en el colchón) sigue siendo incesante, la oferta de dólares originados en la toma de deuda en el exterior excede a la primera largamente. En cuanto a la perspectiva, no hay casi ningún otro aspecto de la economía en el que haya tanta coincidencia entre los economistas de distinta mirada: hay una decisión política del gobierno de seguir soportando el desequilibrio fiscal en base a endeudamiento, principalmente externo. Y en dejar que las importaciones, a un dólar relativamente barato, sea el ancla de los precios para combatir la inflación.

El “dolar barato” es, por lo tanto, consecuencia de la oferta financiera de divisas, una situación que tiende a prolongarse en el tiempo (al menos, mientras no aparezcan restricciones externas, es decir, que dejaran de prestarle al país). Y aunque crezcan las importaciones, no tendrían un peso tal en el balance cambiario como para revertir el actual exceso de oferta. Se espera además, a partir de marzo, un aumento estacional del ingreso de divisas por liquidación de exportaciones agrícolas. Por esa suma de razones, el diagnóstico de diversos analistas (entre ellos, el massista Marco Lavagna, el kirchnerista Andrés Asiain y el ultraneoliberal José Luis Espert, citados por Ambito Financiero en su página web este fin de semana) coincide en que la abundancia de dólares financieros va a seguir a lo largo de este año, por lo menos hasta el tercer trimestre (hasta septiembre), manteniendo aplastado el valor del dólar. Según Espert, el pronóstico de un dólar promedio de 18 pesos a lo largo del año está lejos de poder cumplirse, ya que ese podría ser, en todo caso, el valor tope que se alcance recién hacia fin de año, si es que la cotización empieza a moverse en el último trimestre.

El “dólar barato” es una herramienta de la política económica, que junto a una política monetaria rígida deberían ser los puntales en el combate contra la inflación. El aumento de importaciones es parte de esa política de contención de precios internos. La contracara, lógicamente, es la caída de la actividad productiva y del empleo industrial, que ya se percibe. Pero este fenómeno no es, por lo tanto, el impacto del “sinceramiento” de 2016 que se revertirá este año, sino una consecuencia prevista de la política económica.

Así como la caída del dólar no es un fenómeno casual, las penurias que está pasando la industria textil de Luján (y en la que se ven reflejados otros sectores y regiones), tampoco. Mientras impere la actual política económica.

MencionesDólarIndustriaLuján

https://www.pagina12.com.ar/21142-lo-que-la-city-oculta-brota-en-el-conurbano

**********************

18 de febrero de 2017
Pagina12 | Economía
RECUSACIÓN A DIETRICH RECHAZADA Y VENTAJA PARA AVIAN Y FLY BONDI EN LA LICITACIÓN DE CORREDORES AÉREOS
Otra ruta que conduce a la familia presidencial
El Gobierno rechazó el pedido de recusación contra el ministro de Transporte, a quien los gremios aeronáuticos señalaban favoreciendo a Avian y Fly Bondi en la licitación de rutas aéreas. Una está vinculada al Grupo Macri, la otra a Mario Quintana. Nuevos elementos de sospecha.

La salteña Andes, una de las cinco oferentes. Relegada por un dictamen oficial muy favorable a Avian y Fly Bondi.
La salteña Andes, una de las cinco oferentes. Relegada por un dictamen oficial muy favorable a Avian y Fly Bondi.
Por Raúl Dellatorre
Ni “amiguismo” ni “trato frecuente”. El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, negó cualquier vínculo personal con las empresas aéreas Avian y Fly Bondi que pudieran haber influido para que las mismas, precisamente, resultaran las más favorecidas por el dictamen de la Junta Asesora del Transporte Aéreo (JATA) de la mencionada cartera, en la evaluación sobre los tramos pedidos para la concesión de rutas de vuelos regulares. La sospecha había sido planteada por los gremios aeronáuticos, que pidieron la recusación del ministro, ya que “se habría pronunciado abiertamente en favor de las empresas solicitantes en forma previa a la evaluación técnica de sus propuestas”. A Avian Líneas Aéreas se la vincula con el Grupo Macri. A Fly Bondi, con el secretario coordinador de la Jefatura de Gabinete, Mario Quintana. Ayer, por decreto 111, el presidente Mauricio Macri y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, rechazaron la recusación dado que “no se acompañaron elementos u ofrecido prueba que eventualmente acreditara dichas circunstancias”. Paralelamente, un informe de un instituto especializado en aviación comercial, conocido ayer, da cuenta de las disparidades de resultados en el dictamen oficial y otros elementos que revelarían “arbitrariedades en la adjudicación de rutas aéreas”.

Cinco empresas de las denominadas low cost (vuelos a bajo costo) se presentaron a la licitación a fines del año pasado para la explotación de rutas en cabotaje y vuelos internacionales. En total, solicitaron 458 rutas, 349 en cabotaje y 109 con destino internacional. Tras la audiencia pública, en la que se escucharon fuertes objeciones a los antecedentes de las empresas concursantes (incluso la ex titular de Aerolíneas Argentinas había pretendido presentarse, pero la desautorización del gobierno habría provocado su renuncia al cargo), la JATA emitió un dictamen recomendando cuáles rutas aprobar, cuáles rechazar y cuáles “aprobar con restricciones”, categoría esta última que, a criterio del Instituto Indetra (Investigación y Desarrollo del Transporte Aéreo), supone “restricciones que llegan a complicar tanto la operación de las rutas que puede tornarla inviable”.

El dictamen de la JATA arroja el siguiente balance:

De las 458 rutas solicitadas, fueron aprobadas 166 (36,2 por ciento);
Avian Líneas Aéreas solicitó 26, aprobadas en su totalidad (100 por ciento);
Fly Bondi pidió 99, de las cuales le aprobaron 69 (69,7 por ciento);
American Jet había pedido 69, y obtuvo aprobación en 41 (59,4 por ciento);
Alas del Sur y Andes obtuvieron, en cambio, tan solo el 11,9 por ciento (26 rutas de 218 pedidas) y el 8,7 por ciento (4 sobre 46) de aprobación, respectivamente.
Además de la notable performance de Avian Líneas Aéreas, la única a la que le aprobaron la totalidad de las rutas solicitadas (25 de cabotaje y una internacional), el informe de Indetra destaca otras “curiosidades” en los criterios de aprobación de rutas:

Buenos Aires-Puerto Madryn. Fue solicitada por cuatro líneas aéreas. Sólo a Avian se la aprobó sin restricciones.
Buenos Aires-Comodoro Rivadavia. Fue solicitada por 4 líneas. Se la aprobaron sin restricciones sólo a Avian y Fly Bondi.
Buenos Aires-Río Cuarto. Dos solicitudes, aprobada solo a Avian.
Rutas Buenos Aires-Bariloche/ Calafate / Posadas / Resistencia/ Santiago del Estero / Tucumán/ Ushuaia. En las siete se presentaron las tres mismas líneas. A Fly Bondi le aprobaron sin restricciones las siete. A Andes, le aprobaron con restricciones las siete, y a Alas del Sur le rechazaron las siete.
Similares beneficios se observan en la adjudicación exclusiva de la ruta Comodoro-Puerto Madryn a favor de Avian, y en la ruta Bariloche-Mendoza a Fly Bondi.
El informe del instituto que conduce Gustavo Lipovich (quien acompañó la gestión de Mariano Recalde en Aerolíneas) señala “arbitrariedades” en las aprobaciones, alimentando así las sospechas planteadas por los dirigentes de UALA, APLA, UPSA y APA, entre otros representantes de trabajadores de líneas aéreas. Señalaron ventajas para Avian y Fly Bondi en esta licitación, y perjuicios para Aerolíneas. Avian Líneas Aéreas es la filial de Avianca en Argentina creada en 2016 como sucesora de Mac Air, la empresa aérea del Grupo Macri que fue vendida a Avianca el pasado 31 de octubre. Carlos Colunga, último presidente de Mac Air (cargo que también ocupó Mauricio Macri en los 90), es hoy el vice de Avian Líneas Aéreas. El secretario legal y Técnico de la Presidencia, Pablo Clusellas, fue hasta no hace mucho el apoderado legal de Mac Air e, incluso, de Avian en alguna gestión administrativa. Fly Bondi, a su vez, tiene como uno de sus dueños a Richard Guy Gluzman, quien fuera vice de Pegasus Argentina, empresa inversora cuyo titular era Mario Quintana. La misma fórmula Quintana-Gluzman aparece al frente de otras empresas, como Enflex SA o Entertainment SA.

Dietrich deberá ahora resolver, rechazada la recusación en su contra, la adjudicación de las rutas aéreas, contando con el dictamen del organismo de regulación a sus órdenes, la JATA, pero no exento de cuestionamientos.


https://www.pagina12.com.ar/20994-otra-ruta-que-conduce-a-la-familia-presidencial

0 comentarios:

Entrada destacada

¿No se crearon puestos de trabajo en los últimos 4 años?

Víctor Hugo transmitió en vivo. 9 de septiembre a las 8:50 · Facebook Mentions · Es #falso que en los últimos años no se creó #emple...

Blog Archive

Etiquetas