Lo que circula por los medios

28 de febrero de 2017

El que no corre vuela...



Los 20 millones de dólares ¿eran para Macri?
Por GABRIELA CERRUTI | 27 de Febrero de 2017
Compartir
FacebookTwitterCompartir9,695
Los veinte millones de dólares mencionados en los mails como la coima negociada por Angelo Calcaterra con Odebrecht coinciden exactamente en la fecha y el monto con el ingreso al Grupo Macri de 109 millones de pesos (al cambio de cinco pesos por dólar de ese momento) a través del Meinl Bank Aktiengesellschaft, el banco por el cual gestionaba sus pagos la empresa brasileña. Los 109 millones figuran en los balances como acciones prendadas por el banco y, al mismo tiempo, como aporte de capital de SOCMA a una empresa minúscula, Inversid, para capitalizarla y asociarla con el holding Macri.




Una de las primeras operaciones del Meinl Bank Aktiengesellschaft cuando fue adquirido por la constructora Odebrecht en el año 2010 fue aportar 109.810.199 millones de pesos a la empresa del presidente Mauricio Macri. La cifra aparece por primera vez en las actas del conglomerado familiar el 24 de enero de 2011, repetida en una sucesión de maniobras que podrían ser tanto un generoso “préstamo” como de un “ingreso” de los brasileros como socios de la empresa argentina. Odebrecht, según la acusación que pesa en la investigación del Lava Jato, adquirió ese banco austríaco para derivar millonarios pagos de coimas.

Los mails aparecidos hoy en una investigación del O Estadao do Sao Paulo, luego de acceder a un documento oficial de la investigación sobre los sobornos de Odebrecht dan cuenta de una sucesión de reuniones con un directivo de IECSA, Javier Sánchez Caballero, quien se presentaría como “facilitador” de la obra de Soterramiento del tren Sarmiento y que habría acordado el pago de veinte millones de dólares para Angelo Calcaterra.



Facsímil de la nota del diario brasileño O Estadao que reveló el pago de coimas.

Esa cifra no consta en ningún balance de IECSA ni su controladora ODS en el año 2010, pero sí en cambio, teniendo el cuenta que el dólar se valuaba entonces en alrededor de cinco pesos, aparece ese aporte en el balance de SOCMA/SIDECO y realizado precisamente a través del banco austríaco que, según la causa judicial que investiga el Lava Jato, era el vehículo utilizado por Odebrecht para esos pagos.



El ingreso de capitales que coincide en fecha y monto con el pago de la coima.

En el cierre del ejercicio 2010 se deja constancia primero que Socma inyectó un capital de algo más de 109 millones a una empresa subsidiria que hasta ese momento era insignificante, Inversid. Y que con esa inyección de capital ahora Socma e Inversid se asociaban para ser las controlantes del resto de las empresas entre las que se incluyen Sideco y el Correo Argentino.

Pero, al mismo tiempo, también se informaba que Inversid tenia acciones prendadas por el banco austríaco propiedad de Oderbrecht por 109 millones de pesos.

En el sistema de “cajas chinas” usado por empresas como las del Grupo Macri para que sus balances san difíciles de leer, lo que queda claro es que se inyectó al grupo Socma una cifra igual a los veinte millones de dólares que aparecen en los mails de Odebrecht, y que se hicieron con una prenda sobre las acciones, con lo que podría suponerse que el dinero estaba bajo condición de cumplimiento de algún acuerdo.

Javier Sánchez Caballero es miembro del directorio de varias empresas del grupo Macri a través del holding Sideco y también de las que ahora figuran a nombre de su primo Angelo Calcaterra en el conglomerado ODS. Su nombre apareció ligado a varias investigaciones sobre pagos de coimas en diferentes obras, y está procesado además por la falta de aportes de IECSA a sus empleados. Sánchez Caballero forma parte del directorio de Iecsa, Creaurban, Geo metales, Líneas eléctricas del litoral, Puente Posadas Encarnación, Compañía de transmisión Eléctrica. En muchas de estas comparte directorio con otros históricos gerentes del grupo Macri como Santiago Altieri, el mismo Calcaterra y los hermanos Ghella.

Los pasos

“El 28 de enero 2011, Socma Americana S.A. informó a la Sociedad que con fecha 24 de enero de 2011 aportó acciones ordinarias escriturales Clase A de valor nominal $ 1 y con derecho a cinco votos por acción, representativas del 40% del capital social de Sideco, a INVERSID S.A., sociedad con domicilio en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”.

La novedad implicaba que desde ese momento, la sociedad controlante de SIDECO y todo el conglomerado de La Famiglia no sería SOCMA exclusivamente, como hasta entonces, sino que un 40 por ciento pasaba a estar en manos de Inversid. Supuestamente esto no debía cambiar nada demasiado, ya que al mismo tiempo, en el intríngulis armado para evadir controles, Socma era dueña en un 99, gracias a ostentar el 61 por ciento de Inversid.

Pero en las actas de Inversid, mientras tanto, puede leerse que efectivamente, el 24 de enero del 2011 se tomaron varias decisiones: se cambió el directorio, para desplazar a quienes aparecían como socias de la empresa y que eran en realidad empleadas (contadoras) de SIDECO y nombrar en su lugar a los directivos de SOCMA Próspero Poyard, Ezequiel Viejobueno y Jaime Cibils Robirosa. Una vez hecho este cambio, se resolvió inyectar dinero y “aumentar el capital social” a exactamente 109.810.199 millones de pesos. Resulta curioso también que este acta, como varias otras de Inversid de los años 2011, 2012 y 2013 que consolidan esta maniobra, recién fueron publicadas todas juntas en el boletín oficial número 33144 del 5 de junio del 2015.



La extraña presencia del Meinl Bank Aktiengesellschaft con una prenda importante sobre acciones de las empresas Macri fue señalada por la fiscal Gabriela Boquin en su cuestionamiento al “abusivo acuerdo” al que pretendía llegar el gobierno macrista con el Correo Argentino, cuando analizó la situación de los acreedores. La fiscal señala allí que la mayor parte de los acreedores estaban concentrados en dos bancos que antes del acuerdo con el gobierno vendieron sus derechos al banco austríaco. El Meinl Bank sería entonces dueño prendario de acciones de la empresa controlante de Correo Argentino y al mismo tiempo el primer acreedor en aceptar un acuerdo ruinoso, en el que renuncia a millones en carácter de intereses e indexación de la deuda.

Pero aunque el dato se conoció por la vinculación con la causa del Correo, surgían otras dudas que la publicación de hoy parece develar.



¿Por qué le había otorgado un importante préstamo a una empresa de Macri apenas unos meses después de haber sido comprado por Odebrecht? De acuerdo con las declaraciones en la causa que investiga el Lava Jato, la empresa constructora compró el banco austríaco con sede en Antigua y Bermudas para canalizar los pagos de coimas en toda Latinoamérica.

Unos años antes, además, el primo del Presidente Angelo Calcaterra se había asociado con los brasileños para ganar la licitación del soterramiento del Tren Sarmiento. La obra estaba parada hacía tres años porque la licitación obligaba a Calcaterra a conseguir financiamiento y ese año se re lanzó cuando Odebrecht se sumó asegurando que traerían el capital que finalmente nunca apareció. Apenas asumió, Mauricio Macri decidió entregar por decreto el costo total de la obra que por la licitación el Grupo Macri debía conseguir de fuentes financieras internacionales.



La predilección por los bancos austríacos con sede en paraísos fiscales parece ser una debilidad de los Macri. También desde el 2010 intentaron comprar el Interfinanzas que pertenecía a una sociedad integrada por otro banco austríaco, el Bank Austria Creditanstalt AG. Finalmente consiguieron hacerlo el año pasado, cuando la conducción del nuevo gobierno del Banco Central aprobó la operación y le dio a la familia del presidente un banco que no atiende al público y tiene sede en Bahamas.

@gabicerru

http://www.nuestrasvoces.com.ar/investigaciones/los-veinte-millones/


**********************************************************************

Avianca es Macri
Por GABRIELA CERRUTI | 23 de Febrero de 2017
Compartir
FacebookTwitterCompartir19k
Mauricio Macri y su familia nunca vendieron la empresa Mac Air a la colombiana Avianca. Según los registros de la Inspección General de Justicia y las publicaciones en el Boletín Oficial nunca existió un traspaso de acciones. Sólo cambiaron el nombre y el domicilio. Así, el Presidente se acaba de preadjudicar el cien por ciento de las rutas comerciales más redituables, lo que podría terminar por destruir Aerolíneas Argentinas.

La empresa Mac Air de la Famiglia Macri nunca cambió oficialmente de dueños, mantiene su número de cuit, su planta de empleados y oficialmente sigue siendo de Sideco, controlada a su vez por SOCMA. Sólo modificó su nombre y dirección. Mantuvo al hombre fuerte de la empresa y piloto personal de Franco Macri, Carlos Colunga, como vicepresidente y nombró de presidente a Sergio Mastropietro, procesado en la justicia por las facturas truchas en el caso Skanska, y dueño de una pequeña empresa de catering y servicios de tierra en Aeroparque.

Mastropietro había formado en su momento el Sol Group con el ahora vicejefe de gobierno Diego Santilli y fue procesado cuando facturas de ese grupo aparecieron en una causa en que se investigaba desvío de fondos de campaña y en el caso Skanska en el año 2007.

En comunicados de prensa y sitios de Internet, Mac Air anunció hace más de un año que había sido comprada por Sinergya, la empresa controladora de Avianca. Sin embargo, en el expediente de licitación de las rutas aéreas, Mac Air anuncia que fue vendida a Avian Holding, que no es Avianca ni su controladora Sinergya, sino una Sociedad Anónima formada por el dueño de esas empresas Germán Efromovich en la Argentina y en la misma fecha de la supuesta operación pero que hasta el día de hoy ni siquiera tiene número de cuit. Avianca sólo acordó permitir el uso de su nombre y en ningún momento nadie menciona de qué monto se está hablando para la supuesta compra. Sobre todo porque el holding de aviación colombiana afronta una dura crisis con una deuda de más de setecientos millones de dólares que hizo que las clasificadoras de riesgo internacional como Flitch pusieran en duda su continuidad.

El plan de negocios de La Familia en su llegada al gobierno fue hecho con tanta predeterminación y alevosía que desde que Mauricio Macri ocupa la Casa Rosada y digita desde allí los negocios ya no son públicos los balances de sus empresas en las que, hasta el último conocido, Mac Air era parte importante. De hecho en la pagina oficial de la empresa aún figura como controlada por SIDECO.

Según como está diseñado el negocio, parece más el ingreso de Efromovich como socio de Macri en Mac Air con una propuesta imposible de rechazar: el colombiano pone los aviones y los Macri las rutas aéreas, la habilitación y el uso de los hangares en Aeroparque. El sofisticado sistema de corrupción implementado por el macrismo deja atrás la idea de las coimas y los sobornos: para entregarle un negocio a una empresa, primero tienen que ser sus socios.

El acuerdo entre los Macri y Avianca fue negociado por el empresario dueño de Avianca, Germán Efromovich que había anunciado la intención de comprar las líneas áreas Sol y Austral, y luego de reunirse con el secretario de Transporte, Guillermo Dietrich anunció la compra de MacAir. En la misma época en que Mauricio Macri realizó su primer viaje oficial a otro país y fue precisamente a Colombia. El acuerdo lo terminó de cerrar Carlos Colunga, uno de los responsables de la empresa de aviones de la familia Macri y procesado junto al ex ministro de transporte Ricardo Jaime en una causa por dádivas.

Sin embargo la venta aún no terminó concretarse. De acuerdo a la documentación:

-Mac Air declaró un “cambio de denominación social”



-Varió algunos nombres en su directorio en el que permanece el vicepresidente Juan Carlos Colunga, el hombre fuerte de Macri y se sumó el supuesto comprador.



El supuesto comprador entró como director suplente a la empresa de los Macri junto al ex ministro de Justicia de Menem, Elías Jassán,

-Mudó su sede social.



Pero nunca se publicó en el boletín ofical que modificó su paquete accionario. Y tampoco en la IGJ, donde tuvo ferviente actividad.



El engaño



La supuesta venta fue anunciada el 20/3 por Efremovich al diario Tiempo en Colombia: “Con el grupo Sinergy Speed, que es el que controla Avianca Holding y Avianca Brasil, firmamos ya la compra de la empresa MacAir de la Argentina, perteneciente a la familia Macri”. Pero nunca mostró un papel y solo aclaró que Avianca Líneas Aéras (MacAir con otro nombre) tiene un acuerdo con Avianca para el uso de la marca.

La prensa argentina tomó por cierta la venta y sumó algunos datos. Diego Cabot escribió en la edición del 22 de marzo: “LA NACION se comunicó con los representes de MacAir en la Argentina. Hay un convenio de confidencialidad firmado -dijo uno de los negociadores-. Pero obviamente nos atenemos a las palabras de Germán Efromovich.’ La operación se inscribe en un ambicioso plan de expansión de la empresa de origen colombiano en la región que incluye la fusión de las dos Avianca (Brasil y Colombia) y la renovación de la flota de 132 aviones.”

Es decir que el supuesto desembarco de una empresa se anunció en una entrevista por parte de la compradora en el país de origen de la Aerolínea en un solo medio elegido por el empresario y que suele publicar notas sobre la compañía, y la parte vendedora habló en off the record y ni siquiera confirmó la venta, solo dijo que se atenían a las palabras de quien dijo haber comprado. Ningún comunicado oficial, ningún plan de negocios lanzado en un hotel de lujo. Y ningún papel ante la IGJ.



La empresa La Famiglia anunció su venta de manera informal, pero no se inscribió. Hizo un acuerdo con Avianca para el uso de la marca. El supuesto comprador entró como director suplente. Ganó todas las rutas a las que se presentó.
Como cualquier empresario, funcionario, abogado y escribano de experiencia sabe, eso no significa que hay algo firmado entre las partes, que aún no está cerrado y que en el mientras tanto la empresa sigue en manos de sus dueños originales y los supuestos compradores esperan que se terminen de cumplir la condiciones de lo acordado.



En ese mientras tanto Avianca Argentina (MacAir con otro nombre) ganó todas las rutas áereas que disputó, o sea una escandalosa autoadjudicación. Esto provocó la indignada renuncia de la titular de Aerolíneas Argentias Isela Constantini.



Según fuentes del sector, Avianca no habría puesto un peso para asociarse con MacAir. Y mientras se “expande” sin plata, está completando el vaciamiento en su casa matriz: la aerolínea declara dificultades para afrontar una deuda de setescientos millones de pesos y esto la llevó a que se clasificación en las bolsas internacionales cayera estrepitosamente el año pasado, justo cuando supuestamente estaba comprando la aerolíneas argentina. Su dueño, el colombiano-brasileño Efromovich se sumó al directorio de Avian S.A. como suplente pero no como accionista.

De acuerdo a estas fuentes, el acuerdo entre el supuesto comprador, Germán Efromovich, y la empresa del presidente es que Avianca pone los aviones y los Macri las rutas, la habilitación del gobierno y el uso del Aeroparque en el más escandaloso de los negocios privados desde el estado del que se tenga memoria.



De hecho, el tercer hombre sumado a la jugada, Sergio Mastroprietro ya opera en Aeroparque con dos compañías: Flob By, encargada del uso de las mangas, el catering y el servicio de tierra de las aeronaves, y Hangares S.A, que maneja diversos hangares en el aeroparque Jorge Newbery. MacAir además tiene un permiso que le permite “volar aeronaves de gran porte”.

Además, cada vez que una nueva aerolínea desea volar en el país debe pasar largos trámites y se deben realizar audiencias públicas. Este procedimiento es el que genera polémica, ya que es el Estado el que debe llamar a audiencia a través del ente regulador, el Ministerio de Transporte, pero desde 2005 se negó estos permisos para proteger a Aerolíneas Argentinas y Austral de la competencia. Sin embargo, con esta compra Avianca evitaría dicho malestar y conseguiría el permiso con el nombre de MacAir.

Lo que resta saber aún, es cuál es el rol de Paul Singer, el líder de los fondos buitres, que ingresó como prestamista a Avianca justo en el momento en que se llevaba adelante esta operación.

Según publica Política Argentina, a fines de abril de 2016, Avianca Holdings SA dio a conocer un informe regulatorio de 165 páginas en el que indicaba que Efromovich había puesto sus acciones como garantía a un prestamista no identificado. Luego se supo quién era el enigmático personaje: Paul Singer. El dato fue revelado por la agencia internacional Bloomberg, en julio último. “Resulta que uno de los socios misteriosos es Paul Singer”, precisó entonces la agencia. Al ser consultado sobre el tema, Efromovich respondió: “Todavía las acciones son de mi propiedad así que no veo cómo esto puede hacer algún daño o alguna diferencia”.

Luego, en septiembre, una nota del diario Financial Times precisó que los préstamos de Singer a Efromovich se habían concretado hacía alrededor de un año. Es decir, a fines de 2015. Pero en diciembre pasado otro diario estadounidense, The New York Times, señaló que la relación entre Efromovich y Singer lleva décadas.

En cualquier caso, es posible que la destrucción de Aerolíneas Argentinas esté llegando finalmente de manos de los Fondos Buitres.

@gabicerru

http://www.nuestrasvoces.com.ar/investigaciones/avianca-es-macri/

************************

¿Argentina o Macri S.A. ?
Por REDACCIÓN NUESTRAS VOCES | 21 de Febrero de 2017
Compartir
FacebookTwitterCompartir8,709
El negocio fue planificado con alevosía. Primero le vendieron la empresa familiar Mac Air a Avianca en una clara venta ficticia: los gerentes y los apoderados siguen siendo los mismos. Y ahora le dieron las rutas a Avianca. Pero es sólo el inicio de terminar con Aerolíneas Argentinas. El país convertido en una gran empresa macrista.




Una nueva denuncia sacude al presidente Macri dejando al descubierto otro potencial “conflicto de intereses” entre ser el titular del Poder Ejecutivo nacional y sus negocios como empresario.

En este caso, la denuncia es a la concesión para operar en 334 rutas a las empresas llamadas “low cost”. La denuncia señala que la empresa Avianca -una de las autorizadas a operar en cielo local- tiene como parte de sus propietarios a la familia Macri.



FUENTE: INDETRA

Un informe presentado en la audiciencia pública que se realizó para ceder las rutas indica que “AVIANCA en realidad operará bajo la firma denominada como AVIAN LINEAS AEREAS SA que es la continuadora de la empresa MACAIR. (…) MACAIR era una empresa de la familia del presidente Mauricio Macri (que incluso fue presidente de la firma en los 90) y significa “MACri AIRlines”. Esa empresa tuvo como accionistas a SIDECO AMERICANA y SOCMA AMERICANA y como CEO a Carlos Colunga, que es una suerte de asesor en temas aeronáuticos de la familia Macri, hasta el 31 de octubre de 2016 en la cual se transfirieron las acciones bajo el control formal de los accionistas de AVIANCA. En ningún momento trascendió el valor por la cual se hizo la transferencia de las acciones de una empresa que no tenía autorizado realizar ningún vuelo regular, pero que el gobierno bajo el mando de uno de sus ex dueños tiene la competencia para otorgarlas vía la firma del Ministro de Transporte.”

El mismo informe agrega que “Carlos Colunga fue nombrado vicepresidente de AVIAN LINEAS AEREAS y será el CEO de la compañía tal como fue durante el período en que la empresa fue de la familia del Macri, que simultáneamente define el futuro de Aerolíneas Argentinas. Como director titular de la firma se designó a Elías Jassán, quien fuera Ministro de Justicia de Menem. En efecto, la sede de la empresa es el estudio jurídico de Jassán.”



La llamada “política de cielos abiertos” -que permite la apertura hacia estas empresas- viene siendo denunciada y criticada por los trabajadores y sus organizaciones gremiales. Denuncian que detrás de la misma, se esconde una perspectiva de ajuste sobre las condiciones laborales.

Las “low cost” operan a costos menores en relación con las empresas de mayor tamaño. Su condición para bajar los costos está ligada a la baja de salarios y la precarización de las condiciones laborales. Al mismo tiempo, es recorte también pone en cuestión las condiciones de seguridad de tripulación y pasajeros de los aviones.

Hace un mes se conocía el caso de un vuelo en Mendoza que, tras sucesivos intentos de despegar, debió desistir. Los pasajeros descendieron del avión luego de más de tres horas. En el caso de la empresa Andes, que cubre ya el servicio entre Córdoba y Buenos Aires, las quejas por las demoras en las partidas han sido más que recurrentes. No están infundadas. Los retrasos pueden alcanzar las tres horas, sin mayores explicaciones.

La relación entre los Macri y Avianca tiene a Carlos Colunga como uno de sus referentes. Se trata de otro de los denunciados este lunes. Hoy está ligado a la empresa colombiana que acaba de desembarcar en el país, pero trabajó por más de tres décadas en MacAir Jet, compañía aérea de Franco Macri. Precisamente esa firma fue vendida a Avianca a inicios de 2016.



FUENTE: INDETRA

En diciembre pasado Colunga se despachó contra Isela Costantini, la ex presidenta de Aerolíneas Argentinas. Lo hizo a horas de que ella dejara el cargo. “Si te defienden los gremios, es porque algo mal hiciste” afirmó sin mayores tapujos. La línea anti-obrera se respira en cada palabra.



Otra de las empresas beneficiadas por la nueva concesión es Fly Bondi. Uno de sus dueños es Richard Guy Gluzman, que actualmente es vicepresidente en Banco Supervielle, pero antes se desempeñó en el mismo cargo en Pegasus Argentina. Esa empresa inversora tuvo como titular, hasta diciembre de 2015, a Mario Quintana, actual vicejefe de Gabinete. Amigos parece haber.



FUENTE: INDETRA

La denuncia que se presentó ayer lunes también tiene como destinatario a Guillermo Dietrich, actual ministro de Transporte, responsable del área donde se desempeña la Junta Asesora del Transporte Aéreo (JATA). Este es el organismo que aprobó el funcionamiento a las empresas “low cost”.

Esta nueva denuncia vuelve a salpicar al Gobierno de Macri. La misma tiene lugar después de la fuerte crisis política que sacudió al oficialismo luego del acuerdo celebrado entre el Poder Ejecutivo y Correo Argentino S.A.

Contiene información publicada por Izquierda Diario y del Instituto de Investigación y Desarrollo del Transporte Aéreo.

Relacionado


http://www.nuestrasvoces.com.ar/investigaciones/argentina-o-macri/

****************************


POLITICA PRESUNTOS SOBORNOS
El primo de Macri, envuelto en el pago de coimas de Odebrecht
Un medio de Brasil reveló documentos que complican la situación de Ángelo Calcaterra, titular de IECSA.

27|02|17

10:57

Facebook

Delfino, Emilia
Emilia Delfino


Foto:Cedoc
La constructora Iecsa, de Angelo Calcaterra, primo del presidente Mauricio Macri, estuvo involucrada en el pago de coimas por el Soterramiento del Ferrocarril Sarmiento.

Así lo reveló hoy el sitio de O Estadao do Sao Paulo, luego de acceder a un documento oficial de la investigación sobre los sobornos de Odebrecht.

La información surge especialmente de e-mails obtenidos por la Policía Federal de Brasil durante la investigación. Las pruebas que comprometen a Iecsa aparecieron en correos y anotaciones obtenidas del back up de la computadora de Mauricio Couri Ribeiro, ejecutivo de Odebrecht en la Argentina durante gran parte del kirchnerismo. Allí, el empresario dejó asentado que un representante de Iecsa, de nombre Sánchez Caballero, mantuvo reuniones para tratar el pago de coimas a funcionarios argentinos. Javier Sánchez Caballero es un gerente de Ieca. Los sobornos, según la investigación, estarían destinados a funcionarios kirchneristas.

En la computadora analizada, hay al menos cinco mensajes relacionados con el pago de coimas en el Soterramiento. En uno de ellos, de junio de 2010, se cita una reunión para debatir el pago de un soborno con Sánchez Caballero. Couri Ribeiro apuntó la frase: “DGI-Contacto Directo”. Los investigadores detectaron que Marcelo Odebrecht y los ejecutivos de su compañía, investigada en Brasil y Argentina por pagar sobornos por US$ 35 millones, utilizaban una clave para referirse al pago de coimas: DGI.

En la Argentina, la sigla DGI corresponde también a Dirección General de Impuestos. En los e-mails del ejecutivo de Odebrecht, la sigla DGI aparece junto a otros items. "impuesto a los sellos", "Sellado" y "pagamento de IVA". Los investigadores brasileños relacionaron la sigla DGI con el pago de sobornos en base a los testimonios de los ejecutivos arrepentidos.

Los periodistas Fabio Serapião, Beatriz Bulla e Fausto Macedo publicaron que “en otro mensaje, titulado “Reunión Sarmiento”, Couri Ribeiro relata tres valores de DGI (coimas) por un total de US$ 20 millones. En el mismo e-mail cita a Lourenço Ghella, de la empresa italiana Ghella, miembro del consorcio de la obra del Sarmiento junto con Odebrecht, Iecsa y Comsa.

El responsable de gestionar los pagos de Odebrecht era el ejecutivo Fernando Migliaccio, quien también ayudó en 2010 a Couri Ribeiro a destrabar un sospechoso pago a Manuel Vázquez, testaferro y asesor del ex secretario de Transporte Ricardo Jaime. En febrero de 2010, Vázquez reclamó al representante de Odebrecht en Buenos Aires, Couri Ribeiro, el pago de US$ 80 mil. Para los investigadores brasileños, se trata de una coima en el marco del soterramiento del Ferrocarril Sarmiento. Vázquez estaba enojado porque el dinero no llegaba. “Estimado Mauricio, en el extracto de la cuenta no existe ese depósito”, escribió. “Todo este proceso es vergonzoso”, agregó.

Ante la falta de pagos, Ribeiro acudió al hombre que podía destrabar el problema: Fernando Migliaccio. El 23 de marzo de 2010, Migliaccio respondió a los pedidos de su colega en Buenos Aires. “Querido Mauricio. Ya tengo la respuesta de mi banco para su socio. No me gustaría mandar este material por este mail. Tenés algún otro, por favor. Te busqué varias veces en el día para explicarte la estrategia que pensamos para solucionar este problema”. Ribeiro le respondió a los 20 minutos: “Estoy en el teléfono negro con otra persona. Te llamo cuando termino”. Los mails constan en la causa de Brasil.

El dinero para Vázquez fue transferido desde la offshore Klienfeld a otra offshore, Pribont. El ejecutivo Luiz Augusto Franca declaró que Klienfeld era la principal vía para realizar los pagos ilegales. Migliaccio transfería el dinero de la offshore hacia las cuentas offshore que manejaba uno de sus socios. “Nunca al destinatario final”, contó Vinicius Bogarin, otro de los arrepentidos. La offshore llegó a tener US$ 15 millones en una cuenta en el banco Antigua Overseas Bank (OAB). En 2010, el banco empezó a tener problemas de liquidez, justamente cuando Vázquez reclamó tener problemas con su depósito. En octubre de 2010, Odebrecht debió migrar las cuentas de sus offshore y les encargó a Migliaccio y a sus colegas que compraran las acciones de otro banco: Meinl Bank Antigua.

Qué dicen los argentinos. Desde que el escándalo de las coimas salió a la luz, Iecsa busca despegarse de los brasileños, a pesar de que siguen compartiendo el consorcio de la obra del ferrocarril, que el gobierno de Macri decidió financiar.

“Nosotros desconocemos el tema de Odebrecht y no tenemos nada que decir”, agregan sobre el pago de coimas a funcionarios argentinos.

Voceros de Iecsa aseguraron a PERFIL que la empresa no fue citada ni por la Justicia brasileña ni por la argentina en relación a este tema. "Iecsa desconoce irregularidades que pudieran haberse desprendido en la obra del soterramiento del tren Sarmiento".


http://www.perfil.com/politica/el-primo-de-macri-envuelto-en-el-pago-de-coimas-de-odebrecht.phtml

Entrada destacada

¿No se crearon puestos de trabajo en los últimos 4 años?

Víctor Hugo transmitió en vivo. 9 de septiembre a las 8:50 · Facebook Mentions · Es #falso que en los últimos años no se creó #emple...

Blog Archive

Etiquetas