Lo que circula por los medios

27 de febrero de 2017

Hugo, a mi nunca me llamaste…






FEBRERO 26, 2017
Hugo, a mi nunca me llamaste…¿Ves Hugo? La consulta hubiera sido más sencilla que con Arribas. Sin emisarios. Sin cuatro versiones diferentes. Sin pedido de plazos para publicar la nota.




Hugo Antonio María Alconada Mon escribe en La Nación. Es quien dio a conocer, en enero pasado, las vinculaciones entre Gustavo Arribas y el “Lava Jato”, el escándalo de corrupción en Brasil relacionado a la empresa Odebrecht.

Arribas es el actual titular de la ex SIDE, hombre de máxima confianza de Macri, le alquila su casa y se hizo famoso por los “negocios” de pases de jugadores de fútbol durante la presidencia de Macri en Boca Juniors.

En enero de este año, Alconada Mon escribió sobre la existencia de transferencias de dinero por USD 594.518 a cuentas en Suiza que pertenecían a Gustavo Arribas, y que provenían de una cuenta en Hong Kong controlada por un operador financiero condenado por el “Lava Jato”, quien reconoció ante la justicia haber hecho cientos de pagos ordenados por la empresa Odebrecht.

A partir de allí estalló el escándalo en la Argentina y Macri lo defendió ante las cámaras de televisión. Quiso justificar las transferencias de dinero y se las atribuyó a la compra de un inmueble. Arribas, que estaba en Brasil, volvió de sus vacaciones y no sólo no pudo explicar nada sobre las transferencias de dinero, sino algo mucho peor: dio por lo menos 3 versiones diferentes -una de ellas escrita, firmada y luego desmentida-. La última fue en el Congreso de la Nación, donde el inmueble, como una cenicienta, se transformó en muebles y cuadros.

Sin embargo, más escandaloso –aunque mucho menos divulgado- resultó el caso Arribas, y sus distintas versiones, cuando se conoció la declaración como testigo de Hugo Antonio María Alconada Mon en la causa judicial que investiga al titular de la ex Side. En su declaración, además de aportar documentación, explicó… http://www.infobae.com/politica/2017/02/16/el-periodista-hugo-alconada-mon-declaro-en-la-causa-en-la-que-se-investiga-a-gustavo-arribas/

“como fueron las consultas que hizo con Arribas, a través de ‘emisarios’, antes de publicar la nota el miércoles 11 de enero”. Contó que “el viernes anterior a la publicación hizo el primer llamado al jefe de la ex Side para explicarle que información tenía y para que diera su versión. Luego de ese llamado se comunicó con él un emisario de Arribas, quien dijo que “sabía quién era Meirelles, pero que Arribas sostenía que ninguna de esas operaciones era verdadera”. Luego de esa afirmación, el emisario le pidió al periodista si era posible que le facilitara copias de las transferencias para buscar mejor y que le diera 24 horas. Al día siguiente, el emisario de Arribas –siempre según la declaración de Alconada Mon a la que accedió Infobae– “cambió la versión y dijo que todas las operaciones correspondían a la venta de un inmueble en San Pablo, en el año 2013. Me pidió 24 horas más para terminar de buscar los datos y me pidió que aclarara en la nota que el señor Arribas no era contribuyente fiscal en ese momento en la Argentina”.
“Pocos minutos después –agregó Alconada Mon- me llamó un segundo interlocutor de Arribas para decirme que toda la operación era en negro y que iba a tomar tiempo para poder demostrarlo pero que Arribas estaba allí (en la AFI) por el bien de la patria”.
“Luego -amplió Alconada Mon- volvió a llamarme el primer emisario de Arribas y dijo que el segundo emisario de Arribas era un boludo y no estaba autorizado a decirme que la operación era en negro. Al día siguiente el primer emisario de Arribas cambió por tercera vez la versión y dijo que solo una transferencia, por 70 mil dólares correspondía a la venta de un inmueble en San Pablo en 2013 y que desconocía las restantes cuatro y me pidió 24 horas más para entregarme la documentaciónAl día siguiente, ya lunes, volvieron a cambiar la versión, dijeron que no me iban a dar documentación, sino copia de un e-mail que el banco de Suiza le había dado a Arribas para finalmente, cuando nos reunimos en el bar Puros, del microcentro porteño, sólo me mostraron un supuesto mail, sin membrete del Banco Credit Suisse, se negaron a entregarme copia para que yo la verificara, como habían prometido y procedieron a evaluar que mi proceder era malicioso. Momento en que di por terminada la reunión y tras cinco días de esperar y recibir versiones contradictorias entre sí, avanzamos hacia la publicación, al día siguiente miércoles 11 de enero”.


De todo esto que leíste, Hugo Antonio Maria Alconada Mon, no escribió nada en La Nación ni le contó a sus lectores. Es más, jamás volvió a escribir sobre Arribas, las cuentas en Suiza y el “Lava Jato”.

Nunca se supo cual fue la razón, aunque la imaginamos. Entiendo que lo único que volvió a firmar sobre el tema fue la declaración testimonial que acabas de leer. Lástima, creo que sus lectores se merecían mayor fidelidad y honestidad periodística.

Sin embargo, Hugo Antonio María Alconada Mon volvió a firmar una nota en La Nación, pero no sobre Arribas. ¿Adivina con quién se despachó? ¿Con Macri y el Correo? No. ¿Con Macri y Avian, la línea aérea de su familia? No. ¿Con Macri y los peajes? Menos. ¿Con los increíbles cuentos de Arribas y el “Lava Jato”? Tampoco. ¿Con CFK tal vez? Acertaste. Mirá el título: “Detectaron más inmuebles que los Kirchner ocultaron”.

Una pena que Hugo Antonio María Alconada Mon no me haya llamado o consultado  antes de publicarla, como hizo en el caso Arribas. Yo no le habría enviado distintos “emisarios”. Al contrario, lo hubiera puesto en contacto con el contador público nacional que presenta todos los años nuestras declaraciones juradas ante la AFIP y la Oficina Anticorrupción desde 1995, en que resulte electa Senadora Nacional. Declaraciones en las cuales están todos los inmuebles, que es de público y notorio desde hace años son propiedad de nuestra familia.

Hablando con el contador y con documentación y títulos de propiedad en mano, se podría haber enterado que Néstor Carlos Kirchner tenía más de 20 propiedades antes de asumir como Intendente de la Ciudad de Río Gallegos. Que los departamentos que presenta como no denunciados ante la AFIP son complejos habitacionales y están declarados como tales. Pero lo que es aún más importante, se habría enterado que nosotros sí somos contribuyentes -no como el Sr. Arribas-, que pagamos impuesto a las ganancias y bienes personales a la AFIP, Ingresos Brutos en Santa Cruz e impuesto inmobiliario en las municipalidades correspondientes. Y que todos los inmuebles que pertenecen a la familia siempre estuvieron declarados y que inclusive, alguno de los que menciona en el artículo como no declarados, fueron adquiridos con anterioridad a que Néstor Kirchner fuera Gobernador de Santa Cruz, en la época que la AFIP no existía y los impuestos se pagaban a la DGI. Desde esa época los Kirchner pagan impuestos en la República Argentina.

¿Ves Hugo? La consulta hubiera sido más sencilla que con Arribas. Sin emisarios. Sin cuatro versiones diferentes. Sin pedido de plazos para publicar la nota.

¿O será que necesitabas un título como éste para que te perdonen y te dejen volver a escribir en La Nación? ¿O tal vez te lo pidieron para la campaña sucia de la ANTMA (“Agencia Nacional de Trolls Macrista”), tan de moda en los tiempos que corren para hostigar científicos, maestros y otros compatriotas, tan extravagantes, que reclaman trabajo y salarios dignos?


http://cfkargentina.com/hugo-a-mi-nunca-me-llamaste/
**************************************




Detectaron más inmuebles que los Kirchner ocultaron
La AFIP ubicó otra propiedad de la firma y departamentos que no fueron informados
SEGUIRHugo Alconada Mon
LA NACIONDOMINGO 26 DE FEBRERO DE 2017




Durante años, los Kirchner ganaron millones por el alquiler de sus inmuebles a tres inquilinos: Lázaro Báez, Cristóbal López y una ignota sociedad anónima que no registró actividad y fue declarada inactiva. Así surge de un informe que la Administración Federal de Ingresos Públicos ( AFIP ) envió a la Justicia sobre la sociedad Los Sauces y en el que alertó algo más: la ex familia presidencial es dueña de por lo menos otro inmueble en Río Gallegos sobre el que jamás informó al organismo y, por lo tanto, evadió impuestos.


"Efectuadas las consultas informáticas obrantes en el organismo no se observa la exteriorización del citado bien en las declaraciones juradas [del] impuesto a las ganancias", alertaron los investigadores de la AFIP, que accedieron a la escritura de compraventa de 2010 y a los datos de la parcela, y corroboraron que desde entonces "no se ha incorporado al activo (declarado al fisco) de la sociedad" Los Sauces y que por ende no tributó lo correspondiente.

Los sabuesos fueron más lejos. Cruzaron los registros que la Justicia obtuvo durante los allanamientos con los datos de la AFIP y detectaron que los Kirchner informaron nueve inmuebles para alquilar, pero que (además del que hasta ahora no había sido informado), otros dos abarcan en realidad cuatro departamentos cada uno. Así, los nueve inmuebles originales serían, en realidad, 16 propiedades en total.

Más notas para entender este tema
Sospechan que las firmas de Máximo fueron adulteradas y piden un peritaje
La interna de los Báez: entre la férrea defensa del padre y la decisión de colaborar
clic aqui
Los técnicos de la AFIP detallaron que el inmueble sin declarar al fisco a nombre de Los Sauces SA queda en el número 66 de la calle 25 de Mayo de Río Gallegos y los Kirchner se lo compraron a Austral Construcciones, de Lázaro Báez.

Investigado como presunto testaferro de los Kirchner, Báez aparece una y otra vez en el informe de la AFIP sobre Los Sauces, la sociedad que el juez federal Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Rívolo investigan, ante la sospecha de que sirvió para canalizar coimas, lavar dinero sucio y diversos negocios incompatibles con la función pública.

clasoles esp
Por lo pronto, el informe expuso que Los Sauces facturó más de $ 22,2 millones entre 2009 y 2014 si se cuenta sólo a sus tres inquilinos más sustanciosos: Báez (que desembolsó $ 5,8 millones más IVA a través de sus constructoras Loscalzo y del Curto, y Kank y Costilla), Cristóbal López (que pagó $ 14,3 millones, más IVA, por medio de Inversora M&S y Alcalis de la Patagonia), y la firma Solvencia Crediticia SA (más de $ 1,8 millón, más IVA; es decir, unos $ 2,2 millones), a pesar de que no registraba movimientos, según el Banco Central (BCRA), ni presentaba balances, por lo que la Inspección General de Justicia (IGJ) la declaró inactiva.

A esas primeras cifras, sin embargo, debe sumarse la facturación de 2015 y 2016. Registró otros $ 8,8 millones de López (también vía Alcalis e Inversora M&S, la firma que canalizó los $ 8000 millones que le adeuda a la AFIP), pero sólo $ 631.766,97 de Báez (con Kank y Costilla, y Austral Construcciones), justo cuando el ex empleado del Banco de Santa Cruz ya afrontaba múltiples problemas.

Así, entre 2009 y 2016, los ingresos de Los Sauces superaron un total de $ 31,6 millones, de los que López abonó el 73% ($ 23,1 millones) y Báez otro 20,2% ($ 6,4 millones), en línea con lo que expuso el peritaje contable que también requirió Bonadio y trascendió a mediados de enero. Pero con una diferencia: mientras los peritos basaron su análisis en los registros contables que se llevó la Justicia de varios allanamientos, los sabuesos cruzaron y cotejaron esos registros con los datos disponibles en las bases de la AFIP, sujetas al secreto fiscal.

Problemas de fechas

En esa línea, a la hora de repasar los inmuebles que integran el acervo de Los Sauces, los sabuesos detallaron que la sociedad sólo declaró ante la AFIP nueve inmuebles: tres en la ciudad de Buenos Aires, otros tres en Río Gallegos,dos en El Calafate y el restante el El Chaltén, provincia de Santa Cruz.

Sin embargo, los técnicos detectaron inconsistencias. Así, dos de los "inmuebles" en Río Gallegos corresponden a lotes donde los Kirchner son dueños de cuatro departamentos en cada uno. Es decir, ocho en total. Los Kirchner pusieron el lote, Báez construyó los edificios y se repartieron luego por mitades los departamentos, aunque después Báez se los alquiló a Kirchner.

El tercer inmueble en la capital santacruceña, en tanto, es la casa de la calle Mascarello 441 que la Justicia investiga por sospechas de lavado. ¿Por qué? Porque en octubre de 2011 esa propiedad la compró un socio de los Kirchner, Osvaldo Sanfelice, a través de la firma Negocios Patagónicos por $ 200.000, pero se la vendió a Los Sauces once meses después y seis veces más cara.

Al revisar toda la documentación, no obstante, la AFIP detectó una incongruencia temporal: "Los Sauces SA exteriorizó la incorporación a su patrimonio de dicha propiedad en el mes de agosto/2010 para el impuesto a las Ganancias". Es decir, abundó, "fecha anterior a las consignadas en las escrituras traslativas de dominio de las operaciones de compra y venta realizadas por Negocios Patagónicos".

Facturación bajo la lupa

Allí no se acabarían las inconsistencias en los registros de Los Sauces. ¿El primer dato llamativo? Desde 2006 jamás repartieron dividendos. Sólo "honorarios", "asignados íntegramente a Máximo Kirchner", por $ 1,1 millones.

Por el contrario, todos los miembros de la familia Kirchner -Néstor, Cristina, Máximo y Florencia- declararon haber hecho aportes para capitalizar la sociedad, aunque con el paso de los años esos fondos quedaron muy por debajo de lo que retiraron mediante "cuentas particulares de socios", lo que permite consignar esos retiros como préstamos, en vez de como ganancias.

Para Silvina Martínez, abogada de la diputada Margarita Stolbizer quien radicó la denuncia con la que comenzó la investigación sobre Los Sauces, sería una forma de entorpecer el seguimiento de la riqueza familiar. "Mediante artilugios de contabilidad ilegal", explicó, "los Kirchner lograron adquirir inmuebles utilizando una sociedad pantalla y a su vez retirar sumas millonarias de esa firma sin que se notara un incremento de su patrimonio".

¿Cómo fue en la práctica, según el informe de la AFIP? Los Kirchner dijeron que aportaron $ 11,6 millones a Los Sauces, pero se llevaron más de $ 17,3 millones -sin contar 2016-, muy por encima de las ganancias de la sociedad y sin recurrir al reparto de dividendos, como impone la ley.

http://www.lanacion.com.ar/1988083-detectaron-mas-inmuebles-que-los-kirchner-ocultaron

0 comentarios:

Entrada destacada

¿No se crearon puestos de trabajo en los últimos 4 años?

Víctor Hugo transmitió en vivo. 9 de septiembre a las 8:50 · Facebook Mentions · Es #falso que en los últimos años no se creó #emple...

Blog Archive

Etiquetas