Lo que circula por los medios

Registro de una época...
Powered By Blogger

27 de mayo de 2008

Los grandes no quieren más paros


Los grandes no quieren más paros
En los puertos no quedan stock de granos para exportación. Los brokers amenazan con desviar los barcos a otros mercados.

27.05.2008

Numerito. Desde que estalló el conflicto, las comercializadoras de granos dejaron de facturar más de tres mil millones de dólares.


Los dueños de terminales portuarias, brokers (comercializadores) y cerealeras presionan para que los productores rurales no vuelvan al paro ni a los cortes de ruta. Como ocurrió durante el último lock out, que se extendió 16 días, si regresan las medidas de fuerza del campo, la mayoría de esos actores de la cadena comercial agropecuaria tendrán más problemas que nunca para cumplir con sus obligaciones comerciales y deberán afrontar pérdidas crecientes. En los principales puertos casi no queda stock de granos suficiente para responder a la demanda del exterior, y sólo en algunos hay reservas para dos semanas más.

“Cuando los camiones no llegan con cereales y derivados, los barcos se cargan con los granos que las terminales tienen acopiados. Pero si el conflicto se extiende por más de 15 días, se genera un desbarajuste: el stock se acaba, no se hacen los envíos acordados y no ingresa dinero al país”, dijo a Crítica de la Argentina Alberto Rodríguez, director ejecutivo del Centro de Exportadores de Cereales (CEC), quien anticipó que la falta de stock empezará en los puertos del sur del país, como Bahía Blanca o Necochea.

Según fuentes del sector, durante los últimos dos paros agropecuarios –que sumaron más de un mes de inactividad– el sector dejó de vender al extranjero siete millones de toneladas de soja y tres millones de toneladas de maíz. Equivalen a u$s3.300 millones y u$s654 millones, respectivamente. Una cifra similar a la que podrían dejar de facturar las comercializadoras de granos si regresa la inactividad al sector.

Para tener una idea del impacto de los dos paros anteriores basta la siguiente comparación. Durante las tres semanas de paro en marzo y los 16 días de mayo, sólo se negociaron 100 mil toneladas de granos, frente a los tres millones comercializados durante el mismo período el año pasado. En parte, el bajón se explica también porque durante el lock out no hubo actividad comercial en las Bolsas de Valores ni pizarras para establecer los precios por tonelada de cada cereal.

El escenario podría empeorar si los productores vuelven a las rutas. “Algunos exportadores ya han direccionado sus barcos hacia otros mercados, como Brasil o los Estados Unidos. De nada les serviría traer sus buques hasta los puertos argentinos sabiendo que probablemente los van a tener parados y vacíos hasta nuevo aviso”, contó el director de una importante terminal portuaria rosarina, quien optó por el anonimato. Sobre todo cuando anticipó que hay puertos que emplean las importaciones de granos que llegan en barcazas del Paraguay para completar sus envíos a Asia.

Para el responsable de la Dirección de Informaciones y Estudios Económicos de la Bolsa de Comercio de Rosario, Rogelio Pontón, si no se llega a un acuerdo pronto, la Argentina perderá a los mercados a los que les exporta cereales, escenario que no deja de preocupar a las cerealeras.

Hay empresas que desde el 7 de mayo último tienen buques inactivos en puertos argentinos. El costo diario promedio de un barco Tramp, que carga 51 mil toneladas, es de entre 80 mil y 100 mil dólares por estar amarrado. Eso es lo que paga el exportador, quien alquila el barco mediante un contrato que se arregla con anticipación.

“Tras el último paro, en toda la zona portuaria del Paraná se recibieron por día 1.800 camiones de los 8.000 que llegan habitualmente en períodos normales”, dijo a Crítica de la Argentina Cristian Hipólito, responsable de cargas de la firma AgroEntregas.

Juan Carlos Piotto, jefe de la terminal San Lorenzo de la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), coincidió con Hipólito y agregó que ésa es la razón por la que multinacionales están cambiando sus estrategias comerciales. “La situación sigue siendo crítica. En los últimos días se emplearon barcazas de Paraguay con 2,5 millones de toneladas, pero no fue suficiente. Se necesitan más de 400 millones. El escenario no va a cambiar, aunque sí las acciones de las compañías, que derivan sus barcos y cierran acuerdos con otros mercados”, dijo Piotto.

Quién es quién

Cargill, Bunge y Dreyfus son compañías que tienen presencia en toda esa cadena comercial y además tienen puertos propios.

En las grandes terminales portuarias poseen barcos, espacio para almacenamiento de carga y logística. Otras empresas argentinas, como AGD, Molinos Río de la Plata y Puerto Timbúes, última adquisición del empresario Raúl Moneta, sólo ofrecen el servicio de carga portuaria. Por último, las terminales medianas o pequeñas, como Oleaginosa Moreno, necesitan la ayuda de otros actores: brokers (cierran contratos entre productores), acopiadores (almacenan y le venden al puerto), empresas de logística o transporte (camiones) y cerealeras.

http://www.criticadigital.com/impresa/index.php?secc=nota&nid=5119

0 comentarios:

Entrada destacada

¿No se crearon puestos de trabajo en los últimos 4 años?

Víctor Hugo transmitió en vivo. 9 de septiembre a las 8:50 · Facebook Mentions · Es #falso que en los últimos años no se creó #emple...

Blog Archive