Lo que circula por los medios

Registro de una época...
Powered By Blogger

25 de septiembre de 2008

Cristina y la apuesta por la verdad


Buenos Aires Económico
Por Wálter Goobar

Cristina y la apuesta por la verdad

24-09-2008 / "Una cosa es segura: desde Teherán doblarán la apuesta"

Walter Goobar Con un discurso centrado en el multilateralismo y los derechos humanos, Cristina Fernández de Kirchner eligió el escenario de la 63ª Asamblea de la ONU para renovar el pedido a la República Islámica de Irán que permita el juzgamiento de los acusados por el atentado de 1994 contra la AMIA.

En abierto desafío a la política de Teherán, que es particularmente sensible a las denuncias públicas en foros internacionales y que habitualmente practica la diplomacia del sigilo, la Presidenta prometió a los iraníes “juicios públicos, transparentes y con las garantías que da un sistema democrático”.

En la parte medular de su mensaje, la Presidenta afirmó: “Yo pido aquí a la República Islámica de Irán que por favor, en cumplimiento de normas del derecho internacional, acceda a que la Justicia argentina pueda juzgar en juicios públicos, transparentes y con las garantías que da un sistema democrático, a aquellos ciudadanos que han sido acusados”.

Aunque la Presidenta omitió los nombres y los detalles específicos de la acusación, la investigación del fiscal Alberto Nisman asegura que el atentado contra la AMIA se decidió el 14 de agosto de 1993 en la ciudad de Mashad y el historial de los iraníes involucrados en esta causa habla por sí mismo. Por ejemplo, las fichas migratorias del clérigo Moshen Rabbani, y Ahmad Reza Ashgari confirman que ambos estaban en Irán en la época en que se decidió el atentado.

El clérigo Moshen Rabbani fue consejero cultural de la Embajada de Irán en Buenos Aires desde el 3 de marzo de 1994 hasta el 19 de mayo de 1998. A Rabbani se le atribuye responsabilidad en el ataque sobre la base de un entrecruzamiento de llamadas con el teléfono de jefe del comando terrorista y algunos domicilios en Líbano, supuestamente de dirigentes de Hezbollah.

A Rabbani no sólo se lo vio recorriendo concesionarias en la avenida Juan B. Justo para comprar una Trafic similar a la usada en la voladura de la AMIA, sino que también abrió una cuenta en el Deutsche Bank cuando volvió de la reunión de Mashad. En un período muy corto pasaron por esa cuenta u$s150.000, que es una cifra mayor que la de todas las cuentas de la Embajada de Irán. Los días previos al atentado, el 4 y el 11 de agosto, se retiraron 90.000 dólares.

Otro de los buscados es Ahmad Reza Ashgari: también conocido como Mohsen Randjbaran estuvo acreditado en la Argentina como tercer secretario de la embajada de su país entre el 11 de julio de 1991 y el 8 de julio de 1994. El propio Ashgari o la República de Irán deberían responder por qué este funcionario abandonó la Argentina diez días antes del atentado y seis días después del embajador Hadi Soleimanpur. El día anterior a la voladura de la mutual judía también abandonarían sus destinos los embajadores de Irán en Chile y en Uruguay.

Otro personaje clave es Alí Fallahiyan: desde 1988, fecha en que se hizo cargo de la jefatura de los servicios de inteligencia iraníes, Ali Fallahiyan fue responsable de dos docenas de atentados cometidos contra disidentes políticos en distintas partes del mundo. En septiembre de 1992 un tribunal berlinés estableció la responsabilidad del entonces jefe de Estado Ali Akbar Rafsanjani, el máximo líder religioso Ali Jameini y el jefe de los servicios secretos Ali Fallahiyan en el asesinato del opositor Kazem Darabi. Por esa causa, Fallahiyan ya estuvo en la lista de los más buscados por Interpol.

En ese sentido, la Argentina no es el único país que ha experimentado actos de terrorismo iraní en su territorio: la Justicia de Alemania, Francia, Suecia y Suiza tienen evidencias de que durante gran parte de los ’90 el régimen de los ayatollah perpetró actos de terrorismo parecidos a los de la Argentina.
La Presidenta ofreció ayer a los iraníes la posibilidad de contar con el “contralor de la comunidad internacional”, lo cual “garantiza a la República Islámica de Irán que va a haber equidad, justicia y verdad en el juicio”.

A partir de cómo Teherán ha actuado en casos similares es difícil imaginar que los iraníes se van a quedar cruzados de brazos frente a esta iniciativa de la Presidenta argentina. Por lo general, responden con medidas simétricas: desde renovar el pedido de captura de funcionarios argentinos a la definitiva ruptura de las relaciones diplomáticas. Una cosa es seguro: Teherán doblará la apuesta. 1

http://www.elargentino.com/nota-7651-Cristina-y-la-apuesta--por-la-verdad.html

0 comentarios:

Entrada destacada

¿No se crearon puestos de trabajo en los últimos 4 años?

Víctor Hugo transmitió en vivo. 9 de septiembre a las 8:50 · Facebook Mentions · Es #falso que en los últimos años no se creó #emple...

Blog Archive