Lo que circula por los medios

Registro de una época...

4 de septiembre de 2008

De locos!! Piden a la Justicia no pagar la deuda al Club de París


¿DECRETO SIN VALIDEZ?

Piden a la Justicia no pagar la deuda al Club de París

Monner Sans denunció que no se puede pagar con reservas si no es "organismo internacional". Elude facultades del Congreso, dicen.
12:24 04.09.2008 La primera presentación judicial quedó a cargo del juez federal Norberto Oyarbide y el fiscal Patricio Evers.

La celebración en ámbitos políticos y empresariales locales, como en los principales países que integran el Club de París, luego del anuncio de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner sobre la intención de cancelar toda la deuda con la entidad, podría sufrir un final de fiesta inesperado.

El juez federal Norberto Oyarbide y el fiscal Patricio Evers quedaron a cargo de la primera presentación judicial que apunta a impedir que el Gobierno cancele la deuda con el Club de París, utilizando reservas monetarias del Banco Central.

La presentación fue realizada por el ex diputado Mario Cafiero y por el abogado Ricardo Monner Sans, quienes además pidieron que se investigue a los funcionarios que firmaron el decreto que dispone el pago, entre ellos, la Presidenta.

Los impulsores de la presentación los acusan del delito de "violación de deberes de funcionario público y defraudación en perjuicio de la Administración Pública".

El escrito reclama que se "decrete la suspensión de los efectos del decreto para evitar la consumación de un posible delito". En ese sentido, explicaron que por el status jurídico del Club de París, que no está catalogado como "organismo financiero internacional", el Estado nacional no está facultado para utilizar reservas monetarias.

El escrito también advierte sobre la forma en que fue dispuesto el pago, mediante el decreto 1.394�8, que "no dice ser de necesidad y urgencia", pese a lo cual elude "excluyentes facultades que tiene el Congreso de la Nación Argentina para el pago de la deuda contraída con los países que conforman lo que se ha dado en llamar el Club de París".

QUÉ PIENSAN LOS LECTORES.
En la encuesta publicada por Criticadigital, el 58% de los lectores definió el pago de la deuda como "la señal de un Gobierno debilitado". De los más 1.000 votos 16% dijo que es un "gran paso adelante"; 7% que es "una falta de respeto"; 6% que es "una medida disparatada"; 9% que es una "medida de impacto no inmediato", mientras que 5% no coincidió con ninguna de las anteriores.

http://www.criticadigital.com/index.php?secc=nota&nid=10274

---------------------------
"MEDIDA POSITIVA"

Jueves 04
Septiembre 2008


Encuestas, a favor

Siete de cada diez habitantes del área metropolitana considera positiva la decisión de la presidenta Cristina Kirchner de cancelar la deuda con el Club de París.

Es lo que arrojan las mediciones de las consultoras Analogías y CEOP tras un muestreo telefónico en la Ciudad de Buenos Aires y el GBA conocido ayer.

Para Analogías, el 67,4 por ciento de los encuestados se manifestó "de acuerdo" con el anuncio del Gobierno. Un 31,4% se pronunció en cambio "en desacuerdo".Según la misma medición, un 60,1 por ciento acompaña el análisis de algunos economistas de que la decisión "va a dar más seguridad a los inversores extranjeros". Un 28,6 por ciento se muestra en desacuerdo con esa idea, y un 11,3 por ciento no sabe.

En la encuesta de CEOP, el 70,4 por ciento de la gente califica como "positiva" la cancelación de la deuda. Es "negativa" para el 20,9 por ciento.

El resto no tiene posición.Un 41 por ciento cree que la economía "mejorará algo" después de esta decisión; un 33,4 dice que "mejorará mucho". Para un 19,5 por ciento de los encuestados la economía "empeorará".

http://www.clarin.com/diario/2008/09/04/elpais/p-01752695.htm


-------------------------


4 de Septiembre de 2008 11:43
Piden que se suspenda el pago de la deuda al Club de París

El abogado Ricardo Monner Sans y el ex diputado Mario Cafiero pidieron ante la Justicia que se "decrete la suspensión de los efectos del decreto" para "evitar la consumación de un posible delito". Denunciaron que no se puede pagar con reservas del Banco Central a una entidad que no está catalogada como "organismo internacional".
por NA

El abogado Ricardo Monner Sans y el ex diputado Mario Cafiero pidieron hoy a la Justicia abrir una investigación hacia aquellos que dispusieron la cancelación de la deuda con el Club de París, para saber si incurrieron en "violación de los deberes de funcionario público" y "fraude a la Administración Pública".La presentación fue realizada ante el juzgado federal a cargo de Norberto Oyarbide, y en ella los denunciantes pidieron que se "decrete la suspensión de los efectos del decreto" para "evitar la consumación de un posible delito".

Además, alegaron que no pueden utilizarse "reservas de libre disponibilidad" para la cancelación de la deuda, en referencia a las que posee el Banco Central de la República Argentina (BCRA), según el anuncio de días atrás realizado por la presidenta Cristina Kirchner.

En su presentación, recordaron que el Club de París no es un "organismo financiero internacional", y para ello citaron a Wikipedia (enciclopedia de Internet) para sostener que el organismo es un "foro informal de acreedores oficiales y países deudores".
"Su función es coordinar formas de pago y renegociación de deudas externas de los países e instituciones de préstamo. Su creación, que es la primera reunión informal, es de 1956 cuando Argentina estuvo de acuerdo en efectuar un encuentro con sus acreedores públicos. Acuerdo concluido el 16 de mayo", señalaron.

Monner Sanns y Cafiero consideraron que el decreto que cuestionan (1394/08) "no dice ser de necesidad y urgencia", y que el mismo fue firmado por la Presidenta, por el jefe de Gabinete y por el ministro de Economía.Por último, afirmaron que la presentación la realizaron "para impedir que se burlen las excluyentes facultades que tiene el Congreso de la Nación Argentina para el pago de la deuda contraída con los países que conforman lo que se ha dado en llamar el Club de París".

Link permanente: http://www.mdzol.com/mdz/nota/68354

---------------------------

04.09.2008 (actualizado hace 14 horas 45 minutos)

Una decisión que abre una incógnita jurídica
Por Carlos Pagni

Enviá tu opinión

Ver opiniones de lectores (7)

A la discusión sobre la calidad política y financiera del pago en efectivo de la deuda con el Club de París comenzó a agregarse, en las últimas horas, una delicada cuestión jurídica.

Aparece, por ahora sólo en algunos reportes de bancos de inversión -el más temprano fue el de Guillermo Mondino, de Lehman Brothers-, la posibilidad de que el modo en que se liquidó ese compromiso termine fortaleciendo los argumentos de los poseedores de bonos en default que, delante del juez Thomas Griesa, exigen que se les paguen esos títulos con reservas del Banco Central. Hasta ahora los bonistas venían justificando su demanda en que Néstor Kirchner echó mano de esos recursos para saldar la deuda con el Fondo Monetario Internacional.

En su momento, el juez Griesa aceptó el argumento y dispuso el embargo de 5000 millones de dólares de esas reservas. El estudio que representa a la Argentina, Cleary, Gottlieb, Steen & Hamilton, adujo que esos activos no son del Gobierno sino del Central. En rigor, para aquel controvertido "desendeudamiento" con el Fondo, el Congreso sancionó una ley en la que se creaba el concepto de "reservas de libre disponibilidad" con las cuales podrían honrarse los compromisos con los organismos internacionales de crédito. La definición de esa nueva especie de reservas se limitó a aquellas que no se aplican al respaldo de la base monetaria.

El Gobierno podría aducir que el pago al Club de París responde al mismo patrón que el pago al FMI y se sirve del mismo tipo de recursos. Pero sería más difícil convencer al juez con ese argumento, según lo que especulan expertos consultados por LA NACION.

La primera dificultad que debe despejar la administración es que el deudor ante el Fondo era el Banco Central y, en cambio, el deudor ante del Club de París es el Tesoro. En efecto, el FMI les presta a los bancos centrales, ya que sus créditos pretenden auxiliar a un país ante un problema de iliquidez. En cambio, los integrantes del Club le prestaron al fisco para cubrir seguros de créditos impagos entre particulares.

Por lo tanto, cuando Hacienda ahora se sirve de reservas del Central para liquidar una deuda del Tesoro estaría dando a entender que -como quieren los bonistas- esos recursos son del Gobierno y que, por lo tanto, podrían ser destinados a rescatar los títulos en default.

La segunda diferencia entre aquel "desendeudamiento" con el Fondo y el pago al Club de París es que el acreedor ahora no está comprendido, al menos en sentido estricto, en la definición de "organismo internacional" que establece la ley que habilitó las reservas. Más allá de que el recurso a los mismos fondos da una idea de habitualidad que debilita la posición oficial en el pleito con los tenedores de bonos.

El tercer problema que aparece está referido a si, de acuerdo con una contabilidad minuciosa, las reservas que se aplicarán al pago son de "libre disponibilidad". En una aproximación preliminar a la cuestión, hay economistas que sostienen que la suma de todos los pasivos del Central (base monetaria, pases pasivos, lebacs, deuda con el Banco de Basilea) reducen las reservas de libre disponibilidad a un número demasiado parecido, si no menor, a los 6700 millones de dólares que la Presidenta destinará al Club.


* * *

Además de ser una nueva manifestación de la escasa autonomía que conserva el Central, la prescindencia de su titular en la operación alimenta la idea de que tal vez no se tomaron todos los recaudos jurídicos que la medida requería. De todos modos, todavía falta un dictamen del síndico de la autoridad monetaria, respaldado por su directorio, que consienta lo que se le ordenó a la entidad desde la Casa Rosada. De no conseguir ese pronunciamiento, la Presidenta deberá recurrir al Congreso para que adapte la ley sobre disponibilidad de las reservas a su flamante iniciativa.

Para el pago al Club hubo una larga transacción en curso: la había iniciado el cónsul argentino en Barcelona, Roberto Mori, y la continuaron los ministros de Economía Miceli, Peirano y Lousteau. En todos los casos, desde Olivos se les fijó el mismo límite: no admitir pagos en efectivo.

Sin embargo, delante de algunos amigos, Néstor Kirchner confesó a comienzos de año que tenía preparado el anuncio de ayer para la campaña electoral de 2009. Con independencia de la valoración política -tan generosa- de la decisión de pagar deudas sin discutir con el acreedor, que supone esa estrategia, los plazos se acortaron por culpa de una pérdida de poder que se ha vuelto demasiado evidente.

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1046468

------------------------------------
agregado el 5-09-2008

El PaísTamaño de textoEnviarImprimir
EL CLUB DE PARIS NO ES, NI SE CONSIDERA, UN ORGANISMO COMO EL FMI ¿Es legal pagar US$ 6.706 millones sin una aprobación del Congreso?


Por: Alcadio Oña

Está claro que entre las razones que pesaron en la decisión de saldar de un plumazo toda la deuda con el Club de París hubo una determinante: salir a cortar la incertidumbre creciente sobre la capacidad de pago de la Argentina. Tanto, como que el paso fue resuelto una de esas noches, en Olivos, cuando también se convino en la urgencia de recomprar bonos para contener el desplome. Fue tras el sonoro planchazo de la operación con Hugo Chávez.

Más vidrioso es, en cambio, pretender que para este caso valga la misma ley que se usó con el Fondo Monetario. Dice que "las reservas de libre disponibilidad (del Banco Central) podrán aplicarse al pago de obligaciones contraídas con organismos financieros internacionales". Y el Club de París no es, ni se considera a sí mismo, un organismo financiero internacional: en esa categoría pone al FMI, al Banco Mundial y, de hecho, al BID.

En el "Quiénes somos" de su página web el Club de París se autodefine como "un grupo informal de acreedores públicos", que "no tiene existencia legal ni estatutos". Precisa que está comprendido entre los "acreedores públicos bilaterales (los Estados o sus instituciones competentes)". Y no entre los "acreedores multilaterales": explícitamente, menciona en este punto a "instituciones tales como el FMI, el Banco Mundial y los Bancos Regionales de Desarrollo".

Desde luego que Alemania, Japón, Holanda y el resto de los integrantes de ese "grupo informal" no andarán con vueltas para hacerse, lo más rápido que puedan, de los 6.706 millones de dólares. Eventualmente, sin preocuparse demasiado por consistencias e inconsistencias legales de aquí.

Sin embargo, en la Argentina empezó a abrirse un debate sobre si es posible hacer ese pago sin una ley del Congreso que lo autorice expresamente, tal cual manda la Constitución Nacional para los arreglos sobre la deuda pública.

El decreto de Cristina Kirchner que dispuso saldar por adelantado toda la deuda con el Club de París se ampara, justamente, en la ley que aprobó reformas al Banco Central y el desembolso al FMI. Y hasta cita una reestructuración de los años "1991-1992", o sea, de los denostados tiempos de Menem y Cavallo. Todo, en un intento por considerar al Club de París como un "organismo financiero internacional", cosa que, según se ve, el propio agrupamiento pone en entredicho.

Así, se ha juzgado que con un decreto simple bastaba. Ni siquiera hubo un decreto de necesidad y urgencia, como el que sacó primero Néstor Kirchner, a finales de 2005, por los US$ 9.500 millones del Fondo Monetario. Tal vez, para cumplir de paso con la promesa de la Presidenta de que durante su gestión nunca habrá DNU.

Pero así, también, se gambeteó al Congreso. Y a la posibilidad de que allí se abriese un debate sobre el uso de las reservas del Banco Central.

Está visto, entonces, que desde el poder central no se ha empezado a reparar mucho más que antes en el Parlamento. Que esa vía vale o resulta inevitable para algunas instancias, y para otras no. Y que, ni por su magnitud ni por sus implicaciones, los US$ 6.706 millones del Club de París fueron considerados suficientemente importantes como para tratarlos en el Congreso. Más aún: los legisladores K aplaudieron y punto.

¿Qué dudas quedan de que el kirchnerismo es un buen pagador, si en dos saltos gatilló 16.200 millones de dólares, las obligaciones completas con el FMI y el Club de París? Como suele aconsejar Kirchner: "No miren lo que digo, sino lo que hago." Siempre, "decisiones soberanas, desendeudamiento, hitos importantes", según el oficialismo.

Pero por fuera de cualquier otra consideración, resultaron también reacciones espasmódicas, sin un programa económico global que las sustentase. Y la última, evidentemente apurada por la necesidad de remontar la desconfianza internacional, recuperar fuentes de crédito y acercar financiamiento para empujar el costoso tren bala. Golpe político, realismo crudo o, si se prefiere, un correr detrás de los acontecimientos.

Hace tiempo que el Club de París proponía una salida a la medida de sus intereses: un pago cash de la deuda. Pero de repente, eso que el Gobierno se negaba a hacer y comunicaba que no haría, lo hizo el martes. A toda pompa y con las explicaciones de ahora y no las de antes.

Lo que sigue es sortear las renovadas presiones por los 20.000 millones de dólares en default con los bonistas que no entraron al canje. Esa que el martes mismo ejerció Estados Unidos, en nombre de la normalización de las "relaciones con todos los acreedores externos y con la comunidad financiera internacional". Lo de siempre, en fin.

Dos veces, ya, el Estado ha pagado deuda, y mucha, con reservas del Banco Central. Y aun cuando esa plata se la haya "prestado" al Tesoro Nacional, la recurrencia puede alimentar un argumento de los bonistas que pleitean contra el país: que el BCRA y el Estado son aquí lo mismo y que, por lo tanto, las reservas pueden ser embargadas para cobrarse deudas estatales. Como se ve, los acreedores son por lo común pertinaces. Y las potencias que los apoyan, también.

Otra fuente de conflicto que tampoco desaparecerá, a pesar de los 6.706 millones, son las estadísticas del INDEC. Se usan para la deuda indexada, son duramente cuestionadas por los organismos internacionales e iban a ensombrecer una eventual refinanciación con el Club de París, igual que el FMI. Y ésa es otra cuenta pendiente.
http://www.clarin.com/diario/2008/09/04/elpais/p-01752693.htm


---------------------------
RELACIONADAS

Notas mellizas en Crítica?? sorpresas te da la vida...??



Que nos pasa?? hicieron todo mal y todavía tienen "crédito" en nuestro país!!! - Sep 03

Caraduras?? Haganse cargo de su voto no positivo - Sep 03

moraleja_ Un peso menos: Solución a la deuda del Club de Paris - Sep 02Transcribimos primero el post de http://kirchnerista.blogspot.com/Un peso menos: Solución a la...(more)

CRISTINA ORDENO EL PAGO AL CLUB DE PARIS - Sep 02

Duhalde insistió en pronosticar que la presidente Cristina Kirchner "va a terminar su mandato si se rodea de gente capacitada". - Aug 30

"en el cambalache de los discursos de los acoplados, todo vale, incluso la incoherencia” - Sep 01

0 comentarios:

Entrada destacada

¿No se crearon puestos de trabajo en los últimos 4 años?

Víctor Hugo transmitió en vivo. 9 de septiembre a las 8:50 · Facebook Mentions · Es #falso que en los últimos años no se creó #emple...

Blog Archive