Lo que circula por los medios

Registro de una época...
Powered By Blogger

3 de septiembre de 2008

Que nos pasa?? hicieron todo mal y todavía tienen "crédito" en nuestro país!!!




REACCION NEGATIVA ENTRE LOS OPERADORES AL PAGO AL CLUB DE PARIS
Dos informes "cavallistas" que impulsan dudas en los mercados

Por: Daniel Fernández Canedo



Dos informes "cavallistas" se sumaron a la visión negativa que parte de los operadores del mercado financiero tienen sobre la decisión de Cristina Kirchner de cancelar la deuda con el Club de París con reservas del Banco Central.

Los precios de los bonos públicos bajaron ayer y se llevaron la mejora que habían tenido el martes al conocerse que el Gobierno pagaría US$ 6.706 millones para dejar en claro que está dispuesto a honrar las deudas y, también, que hará cualquier cosa antes que aceptar un monitoreo del Fondo Monetario.

Desembolsar esa cantidad de las reservas que atesora Martín Redrado y el hecho de pagarle a un grupo de países ricos cuando se podía haber negociado una refinanciación, lo menos que podía desatar era una polémica.

Pero no sólo fue eso. Parte de los tenedores de bonos argentinos del exterior ordenaron vender títulos como si la Argentina en vez de alejarse de un supuesto default, se fuese a acercar.

Parte de esa visión se reflejó en un informe del banco estadounidense Lehman Brother's, cuyo economista para América latina es Guillermo Mondino, que fue jefe de asesores de Domingo Cavallo.

Ese trabajo analizó la decisión oficial de no negociar con el FMI y reclamó que el Gobierno avance en confeccionar índices de inflación confiables.

El otro informe fue del ex ministro Domingo Cavallo en el afán de "ayudar a nuestra Presidenta a advertir que la comunicación hacia los potenciales compradores de bonos argentinos es muy diferente a aquella destinada a impresionar a la gente".

Cavallo dice que el pago al Club de París favorecerá la financiación de importaciones para proyectos de inversión pero no la colocación de nuevos bonos porque los compradores de bonos interpretarán que el Gobierno "echó mano a las reservas" del Central que no le pertenecen.

Después de un pronóstico agorero al decir que si hubiese una corrida el dólar podría llegar a $ 4,40, el ex ministro -que en su gestión vendió millones de dólares para sostener el 1 a 1 con un alto déficit fiscal que se hizo explosivo- le sugirió a la Presidenta que cambie de asesores.

La visión de Mondino y Cavallo responde a una parte de los operadores del mercado que considera que pese a mostrar voluntad de pago, la Argentina quiere quedar al margen de las reglas del mundo globalizado.

Y que la manipulación de los índices de precios implica ya un default al sacarle valor a los bonos que se indexan por la inflación.

Esa visión desde los mercados no puede ocultar que los gobiernos kirchneristas quedarán como los que más deuda pública cancelaron en los últimos 50 años.

Haber pagado al contado y en forma unilateral, en realidad, le impondrá al Gobierno la necesidad de tener un mayor superávit fiscal para, entre otras cosas, garantizar el cumplimiento futuro del pago de la deuda.

Pero lo que resulta más evidente es que la cancelación de la deuda con los países miembros del Club de París no eximirá al Gobierno de crear condiciones para que el índice del costo de vida sea más creíble y aceptado por la sociedad.

Recobrar la confianza en algunas cuestiones sensibles de la economía pareciera que requiere más que US$ 6.706 millones.

Qué dijo Cavallo

"Mi impresión es que la misma persona que asesora a la Presidenta en materia de comunicación es la que le brinda asesoramiento en materia financiera. Lamentablemente, las finanzas son algo muy delicado y complejo como para que se manejen así."

"Cuando (los inversores) entren en los detalles van a concluir que el riesgo de default ha aumentado."

"Con 40 mil millones de dólares de reservas, el tipo de cambio defendible por el Banco Central aumenta a 4,47 pesos por dólar.".


http://www.clarin.com/diario/2008/09/04/elpais/p-01752889.htm

------------------------------------------------------

02.09.2008 21:25

Reapareció Cavallo y criticó el pago al Club de París

Consideró que el riesgo de default o de desestabilización monetaria y financiera de Argentina ha aumentado.

Buenos Aires.- El ex ministro de Economía Domingo Cavallo advirtió hoy que con el pago al Club de París "el riesgo de default o de desestabilización monetaria y financiera de Argentina ha aumentado".

En una nota publicada en su página web, Cavallo consideró que "los expertos financieros bien informados sobre la realidad Argentina no se dejarán impresionar por esta decisión".


"Mi impresión es que la misma persona o grupo de personas que asesora a la Presidenta en materia de comunicación pública es la que le brinda asesoramiento en materia financiera", sostuvo el ex hombre fuerte de los gobiernos de Carlos Menem y Fernando de la Rúa.

Agregó que "lamentablemente las finanzas son algo muy delicado y complejo como para que se maneje así" y se preguntó si "ahora que no se le debe al Club de París, será más fácil colocar nuevos bonos?".

Con respecto a la posibilidad de usar reservas del Banco Central para afrontar el vencimiento de la deuda en bonos, Cavallo especuló: "será más fácil o más difícil luego de que hayan disminuido en 6.700 millones de dólares. La respuesta es que ahora será más difícil, tanto colocar nuevos bonos en el mercado, como seguir utilizando reservas".

"Será más difícil colocar nuevos bonos, porque quienes compran esos bonos, con la excepción de Venezuela, interpretarán que el gobierno usó reservas del Banco Central, que no le pertenecen, para evitar someterse a las auditorías del FMI", remarcó.

Añadió que "los inversores en bonos soberanos no confían en los países emisores que se niegan a ser auditados y a respetar las reglas de juego de los mercados de capitales".
"Interpretarán, sin lugar a dudas que el pago anticipado de parte de la deuda con el Club de París, porque no toda estaba vencida, como ya ocurrió con el pago anticipado al FMI, se hizo con el claro propósito de evitar las auditorías", sostuvo.

Por otra parte, advirtió que "será muy difícil entonces, que cuando las reservas bajen a 40 mil millones, el gobierno pueda alegremente seguir utilizándolas para pagar vencimiento de capital de la deuda en bonos, cuando esos vencimientos son del orden de los 10 mil millones por año".


------------------------------------------------
DIARIO PÁGINA 12, 9 DE NOVIEMBRE DE 2001

SOCIALIZACION DE DEUDAS PRIVADAS POR MILES DE MILLONES


¡Oh no, lo hizo de nuevo!


Por tercera vez, Cavallo usa el corte del financiamiento externo y los temores populares para imponer una salida que concilie al capital trasnacional y a los mayores grupos económicos locales. El mismo decreto que encerró los depósitos permite pagar deudas bancarias a valor nominal con papeles que valen tres veces menos. Un regalo de casi 5.000 millones.

Por Horacio Verbitsky

Como en 1982 y 1991, el ministro de Economía Domingo Cavallo vuelve a aprovechar el corte del financiamiento externo para proponer una salida que reconcilie los intereses del capital transnacional y los de los grupos económicos con alguna base en el país. Como entonces, vuelve a contar con que el miedo al apocalipsis paralice a los sectores populares, sobre cuyas espaldas se celebraron aquellos y se celebran estos acuerdos. Mientras a unos se les promete que no habrá devaluación, a los otros se les licuan las deudas, de modo que las absorba el resto de la sociedad. Los decretos de emergencia que Cavallo hizo firmar al estupefacto presidente Fernando de la Rúa propician una transferencia de ingresos de miles de millones de dólares a las empresas de capital más concentrado, en distintos sectores de la economía. De los primeros 50 deudores sólo seis tenían problemas de solvencia. Los restantes 44 son empresas con alta capacidad de pago, que tenían sus créditos al día. La licuación de esas deudas dispuesta por el gobierno nacional hace una semana implicará un subsidio a esas empresas próximo a los 5.000 millones de pesos, más de lo que el Estado calcula ahorrar con la reducción de intereses de la deuda pública y tanto como el superávit comercial que se obtiene a costa de una recesión sin precedentes en su duración y profundidad. En realidad el subsidio podrá ser hasta diez veces mayor, porque se extiende a la totalidad de los 70.000 millones de pesos en deudas bancarias, que se saldarán con un tercio. Claro, siempre que cada acreedor lo acepte, cosa que no será tan simple en el caso de los menos pesados. Esta prodigalidad explica el portazo en la cara del Fondo Monetario Internacional, cuando todavía no se ha acordado el canje de deuda pública con los prestamistas externos.

Los miedos

En 1982, al terror por las desapariciones, las torturas y los asesinatos clandestinos se sumó el efecto deprimente de la guerra perdida contra Gran Bretaña. La consecuencia de la Primera Aparición de Cavallo, como fugaz presidente del Banco Central en el último tramo de la dictadura militar, fue la estatización de la deuda privada, que pesa como rueda de molino colgada al cuello de toda la sociedad.
En 1991, al terror residual por las atrocidades de la dictadura se agregó el más fresco miedo a la hiperinflación, en cuyo desencadenamiento el propio Cavallo actuó como gatillo. Con el desguace del Estado resultante de su Segunda Aparición, como ministro de Economía de Carlos Menem, se consolidaron las asociaciones entre bancos acreedores, empresas transnacionales y grupos locales, que hicieron superganancias en pocos años. La crisis actual se debe, precisamente, a la ruptura de esa coalición y los mayores esfuerzos oficiales procuran recauchutarla. Las transnacionales que adquirieron las empresas prestadoras de servicios públicos pugnan por la dolarización que las aseguraría contra cualquier depreciación de sus activos. Los grupos económicos, que a partir de 1995 vendieron sus participaciones en esas empresas, presionan por una devaluación que valorice sus activos financieros colocados en el exterior y mejore la rentabilidad de las exportaciones primarias de los establecimientos en que invirtieron la parte no fugada de sus ganancias. Las marchas y contramarchas oficiales, con cambios diarios de orientación, responden a la dificultad para encontrar una fórmula que contemple ambos intereses contradictorios. En la pintoresca entrevista concedida el jueves al corresponsal del New York Times, Clifford Krauss, Cavallo dijo que la dolarización ya estaba en marcha y que los argentinos evitarían la devaluación eligiendo usar y gastar dólares en vez de pesos. “Si los argentinos lo deciden, se llegará virtualmente al uso de un 100 por ciento de dólares”, dijo. Como acto fallido, vale: cada día más el dólar es una moneda virtual en la Argentina. Pero la afirmación del ministro no puedetomarse en serio. Uno de los principales problemas de la economía argentina bajo su conducción es que no genera la cantidad suficiente de dólares genuinos para sostener el modelo de acumulación basado en la valorización financiera y la fuga de capitales. Por eso, aun cuando un acto de magia borrara el stock acumulado de deuda, no podría funcionar sin nuevos préstamos del exterior o (como hoy ocurre) mediante una contracción brutal de la actividad que reduce esa demanda de divisas. Este año, por ejemplo, el comercio exterior arrojará un superávit próximo a los 5.000 millones de dólares, un saldo tan atractivo como incompatible con la reactivación que muchos dicen ansiar pero que las políticas oficiales no inducen.
En 2001, sobre el miedo a la represión y a la hiperinflación sedimenta otra capa geológica, el pánico al desempleo masivo y la indigencia irreparable. En los tres casos los miedos fueron racionales, basados en hechos tangibles, como las decenas de miles de detenidos-desaparecidos por la dictadura militar, los miles por ciento de inflación con que concluyó el anterior gobierno radical y los más de cinco millones de desocupados, subocupados y sobreocupados actuales. No puede decirse lo mismo de las salidas propuestas, que desde el punto de vista del interés colectivo de la sociedad son por completo irracionales.

Menú de conveniencias

Como en 1982 y 1991, Cavallo imaginó ahora un menú de conveniencias para los dos sectores hegemónicos, una vez más a expensas de los trabajadores y del resto de la sociedad. Cada sector busca maximizar su propio beneficio, sin haber logrado una síntesis política, de modo que el jefe de gabinete Chrystian Colombo se introduce en el laberinto de la denominada concertación (bendecida por la Iglesia y asistida por el delegado de las Naciones Unidas), sin haber alcanzado acuerdo alguno entre los actores reales. El Fondo Monetario Internacional, según revelación del ministro del Interior Ramón Mestre reclama para aflojar algún desembolso la aprobación del presupuesto 2002 (que el gobierno ni siquiera pudo enviar al Congreso con sus números reales dada la magnitud descomunal del ajuste que propicia) y la sanción de una nueva ley de coparticipación federal, que consagrará una reducción de casi 10 millones de pesos por día en los ingresos de las provincias.
Bajo el asombroso nombre de Ley de Competitividad, Cavallo ya había ofrecido al sector financiero una suculenta expansión de sus negocios, con el uso obligatorio de cheques en todas las transacciones superiores a mil pesos. La otra ley que impuso como condición para sacrificarse por la Patria autorizó al Ejecutivo a modificar leyes por decreto. Hace poco más de un mes, el decreto 1387 invocó esas facultades para fijar las condiciones en las que se realizaría la denominada “reducción voluntaria del costo de la deuda pública”. Mientras se sigue negociando cuáles serán el mix entre devaluación y dolarización y la forma de imponerlo, la licuación de deudas privadas se derrama como un bálsamo sedante sobre los nervios de los grandes grupos económicos locales y las transnacionales productoras de bienes y servicios, entre ellas las privatizadas en la década anterior.

Licuación de deudas

La licuación había sido pedida en alta voz por el prohombre de la Patria Contratista Franco Macri, cuya seducción personal produce efectos tan notables con los ministros de economía como con las mujeres jóvenes. El artículo 1º del decreto 1387 modificó el Código Civil, de modo de favorecer la compensación de deudas entre las empresas y el Estado, un viejo reclamo del Correo Argentino, de Aeropuertos 2000 y de otras empresas privatizadas. El artículo 27 permitió a toda sociedad anónima capitalizar sus deudas con el fisco, entregando acciones en pago de impuestos. Esto implica al menos una postergación en el cobro de deudas por unos 15.000 millones. Los artículos 30 y 39 dispusieron que esas sociedades anónimas y todas aquellas que no adeuden impuestos a la AFIP podrán pagar sus deudas a todos los bancos con títulos públicos a valor técnico. A su vez, los bancos podrán convertir esos títulos en préstamos o bonos garantizados con recursos públicos, incluyendo todo tipo de tributos por su valor nominal. Es decir, se les permite comprar títulos a precios de mercado, que hoy ronda en el 35 por ciento de su valor, y descargarlos al cien por ciento al Estado. La licuación asciende así a dos tercios de las deudas bancarias, que es la diferencia entre el valor nominal y el de mercado de los títulos públicos. Este beneficio sólo se acordó a aquellas deudas bancarias “que se encuentren en situación 3,4,5 ó 6”, lo cual en septiembre de este año implicaba sólo al 11,3 por ciento de lo adeudado. Grandes estudios contables recibieron urgentes pedidos de algunos clientes de maquillar su contabilidad con fuertes pinceladas de colorete rojo, que les permitiera acogerse al nuevo régimen.
Las categorías 5 y 6 corresponden a Carteras Irrecuperables. Si se trata de créditos comerciales, los pagos han sido suspendidos luego de reiteradas refinanciaciones de capital e intereses, se ha decretado la quiebra o ésta ha sido solicitada por el propio cliente. En el caso de carteras hipotecarias de vivienda o consumo son aquellas en las que el atraso en los pagos supera el año. En la situación 6, además, el deudor tiene atrasos de más de 180 días en sus pagos a ex entidades financieras. La situación 4 se denomina también con Alto Riesgo de Insolvencia en la cartera comercial y de Difícil Recuperación en la hipotecaria. Se aplica al cliente con alto nivel de endeudamiento al que se ha solicitado la quiebra o la convocatoria de acreedores por obligaciones de al menos el 5 por ciento de su patrimonio. Ya ha refinanciado capital e intereses y el banco ha debido hacerle quitas de capital y aceptar bienes en parte de pago. En cartera hipotecaria, los atrasos del cliente van de los seis meses al año. La situación 3 también se llama Con Problemas, para la cartera comercial, y de Cumplimiento Deficiente, para la hipotecaria. Con un progresivo deterioro en su flujo de fondos, el cliente tiene problemas para atender normalmente sus compromisos. Paga los intereses pero refinancia una y otra vez el capital. Mantiene convenios judiciales y extrajudiciales homologados a vencer, de los cuales ha cancelado menos del 30 por ciento. En cartera hipotecaria, tiene atraso en sus pagos de entre tres y seis meses.
Hasta ahí, la disposición podía entenderse como un rescate de empresas en dificultades, de moderadas a gravísimas, y que sólo implicaba subsidiar con una quita del 66 por ciento uno de cada diez pesos adeudados. Pero hace una semana el decreto 1570 firmado el 1º de diciembre con el alegado propósito de frenar la corrida bancaria y encerrar todos los depósitos en un corralito que sirva como antesala del matadero, incluyó un artículo 6º, por completo ajeno al tema, que extiende el beneficio del decreto anterior a la totalidad de las deudas empresarias con el sistema financiero. Ese artículo excluye a los deudores en situación 3 de la automaticidad del beneficio, es decir que para licuar su deuda “deberán requerir la previa conformidad de la entidad acreedora”, lo cual devuelve a los bancos parte del arbitrio confiscado por la redacción anterior. Pero además extiende la misma posibilidad de socialización de pasivos a los deudores en situación 1 y 2, es decir a aquellos al día o con mínimos atrasos en el cumplimiento de sus obligaciones. La situación 1 o Normal, corresponde a los clientes que atienden en forma puntual sus compromisos y tienen alta capacidad de pago. Para la cartera hipotecaria, sus atrasos no superan el mes. La situación 2 también se denomina Con Riesgo Potencial en la cartera comercial o de Cumplimiento Inadecuado, en la hipotecaria. El cliente en esa categoría puede atender sus compromisos, pero su flujo de fondos tiende a deteriorarse. Presenta atrasos reducidos y ocasionales y cancela por lo menos el 30 por ciento de sus convenios judiciales y extrajudiciales. Si se trata de cartera de consumo y vivienda, sus atrasos oscilan entre el mes y los tres meses.
Hace un par de meses, los deudores comerciales en esta categoría fueron divididos en dos subsectores, como parte de un intento oficial por impedir el desplome de un gran número de ellos a la Situación 3, de la que la experiencia indica que muy pocos vuelven. El presidente del Banco Central, Roque Maccarrone, aceptó flexibilizar los requisitos, considerando que se trataba de créditos otorgados después del tequila, de acuerdo con las estrictas reglas Basilea y luego de considerar el análisis de dos calificadoras de riesgo distintas. La primera subcategoría es En Observación, es decir con atrasos de hasta 90 días. El banco debe previsionar el 3 o el 5 por ciento del crédito, según cuente o no con garantías preferidas. La segunda subcategoría es En Negociación o Con Acuerdos de Refinanciación. Comprende a los deudores que están negociando o ya alcanzaron acuerdos de refinanciación y a aquellos que antes de los dos meses de mora comunican su intención de refinanciar sus deudas.

Iguales sólo ante la ley

De este modo la posible licuación se extiende a la totalidad de los 71,8 mil millones de pesos en deudas bancarias, de los cuales dos terceras partes en cartera comercial y un tercio en hipotecaria. La extensión del beneficio a todas las deudas se obtuvo invocando por cierto la sacrosanta igualdad ante la ley. La nómina de los primeros cincuenta deudores privados no financieros, tal como la registró el Banco Central en septiembre, es impresionante. Sólo cinco de ellos tenían deudas en categoría 4, o Alto Riesgo de Insolvencia (Correo Argentino, Compañía General de Combustibles [Soldati], Yoma, Victorio Gualtieri y Productos Sudamericanos SA). Uno tenía créditos en situación 2, o Riesgo Potencial (Hidroeléctrica Piedra del Aguila SA). Los créditos de los 44 restantes estaban en Situación 1, es decir alta capacidad de pago y cumplimiento puntual. En la lista de quienes podían pagar pero recibieron el favor oficial figuran todos los nombres imaginables: Pérez Companc, Repsol, Telecom, Telefónica, Socma, Arcor, Coto, Aguas Argentinas, Siderar y Tecpetrol (de Techint), Pescarmona, Sideco, Acindar, CTI, las empresas editoras de los amistosos matutinos Clarín y La Nación, CTI, American Express, Iveco, Roche, AEC, Metrogas, Irsa, varias concesionarias de rutas y transportadoras de gas (ver aparte nómina completa). Sus principales acreedores eran los bancos de la Nación de la provincia de Buenos Aires, y los privados Río, Galicia, Francés, del Lavoro, HSBC, Citi, Boston, ING, todos de capitales estadounidenses y europeos, salvo el Galicia. Tampoco es de extrañar que la simultaneidad del default externo y la garantía estatal para la licuación de deudas privadas con el sistema bancario haya provocado la seca respuesta del Fondo Monetario Internacional. Los acreedores externos no constituyen un sector al que pueda hacerse a un lado sin dificultad.

Caso por caso

La conformidad del banco acreedor requerida por el decreto, abre la vía a la negociación caso por caso e incluye en el jubileo al sector financiero. El poder de veto conferido al banco en el caso de los créditos en mejor situación insta a los acuerdos privados entre deudores y acreedores, según la ley de la calle: “Te acepto los títulos si me das un porcentaje de tu ganancia”. La relación de fuerzas en cada caso determinará qué parte del 70 por ciento licuado mejorará la rentabilidad de la empresa o la del banco. Un límite claro para este mecanismo es la necesidad de los bancos de conservar liquidez, por lo que no les conviene resignar el dinero líquido que pueden recibir de sus mejores deudores, a cambio de préstamos o bonos garantizados. Pero un ingrediente adicional a la negociación es que los grandes deudores del sistema financiero son al mismo tiempo sus mayores depositantes, de modo que podrán mantener sus depósitos a cambio de un mayor puntaje en la licuación de sus deudas. Lo único seguro es que así como la socialización de la deuda externa hace dos décadas y el remate a precio vil del capital acumulado por generaciones de argentinos en las empresas públicas hace una, este clavo vuelve a hundirse en la sufrida carne del pueblo argentino. Y una triste constatación: aunque lo estábamos mirando, el muy canalla lo hizo de nuevo.


http://www.intercom.com.ar/fmm/Historia/Cacerolazos/062masestatizaciondeuda.htm




-----------------------------------------------
Economia Sabado 21 de Junio de 2008


Tras corralito, devaluación y default, la Argentina ahora debe más que antes


Luego de maratónicas jornadas para reducir la deuda, blindajes, déficit cero, entre otras medidas clave para el país, la deuda actual es mayor que la de antes. ¿En qué se gastó el dinero? Expertos explican paso a paso todo lo que se vivió en el país y cuáles son las consecuencias

Así como el reloj de un taxi va mostrando como aumenta el importe a pagar ante la mirada atenta del viajante, la deuda externa crece y crece de manera sorprendente ante el asombro de los argentinos. Lo que son metros y tiempo de espera para el aumento de la tarifa en el primer caso, es inflación en el segundo.


Para entender la comparación: como casi la mitad de lo que debe el país es deuda ajustable por CER, y como la suba de precios llegó para quedarse por un largo tiempo, "el taxímetro inflacionario" le marca a los argentinos que cada vez es más lo que deben.

Con una deuda que a fines del año pasado ascendía a u$s144,7 mil millones, la Argentina debe hoy más dinero que en 2001, cuando el monto llegaba a u$s144,5 mil millones. Sin embargo, al escenario actual se suma un agravante: el acceso a los mercados de capitales del mundo está prácticamente restringido por el acecho de los holdouts (los tenedores de bonos que rechazaron el canje de la deuda) y el alto costo financiero.

A este resultado se llegó a pesar de haber declarado el default (hace tan sólo seis años), con política de desendeudamiento incluída y que se tradujo en una de las quitas más grandes de la historia. Además, se sumó la cancelación de la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) junto con importantes niveles de ahorro que el Sector Público Nacional ha obtenido desde 2003.

Cabe aclarar que, si se compara en proporción al PBI, se generó un marcado descenso. "La combinación de una deuda pública creciendo al 5,9% anual y un producto bruto interno (PBI) en dólares que se incrementó al 24% en igual período, hizo que la misma pase del 64% al 56% del producto entre el 2006 y 2007", explicó Ramiro Castiñeira, economista de Econométrica.

Igual que en 2001
A pesar de las similitudes en la dimensión de la deuda entre 2001 y 2007, su estructura difiere entre esos dos períodos.

En su composición, el endeudamiento muestra una alta exposición a la tasa de inflación interna del país, por ser importante la proporción atada a la evolución de los precios:

En 2001, sólo un 3% de la deuda estaba expresada en moneda nacional (el 97% estaba constituido por deuda en moneda extranjera).

En 2007, el stock quedó conformado en un 47% por deuda en pesos (39% que ajusta por CER), el 53% restante por deuda en moneda extranjera.
En cuanto a los plazos de vencimiento y concentración, se observan luego del canje un alargamiento.

En 2001, un 38% registraba un vencimiento menor a tres años, (actualmente ese porcentaje es 25 por ciento).

Aunque la estructura en el tiempo es más benigna, sólo durante 2007 se incrementó unos u$s8.000 mollones. Según explicó Castiñeira y el IERAL a infobaeprofesional.com, se debió principalmente a:

Indexación CER (u$s3.300 millones): por cada punto de inflación la deuda total aumentó en unos u$s 550 millones.

Variaciones en tipo de cambio (u$s1.700 millones): por cada centavo que se devalúa el dólar respecto al euro, la deuda aumenta en u$s 100 M (atenuada esta cifra por la apreciación de la moneda local respecto de la divisa norteamericana).

Sector público (u$s2.000 millones): una parte no menor del superávit aportado por el ANSES fue tomado por el Tesoro Nacional a cambio de letras (u$s1.200 millones) y otra parte por el BCRA a cambio de adelantos transitorios (u$s800 millones).

Capitalización de intereses (u$s1.000 millones): esto vale para dos de los bonos que surgieron tras el canje (Descuento y Cusipar) de la deuda pública (2005).
Los argentinos frente a todo tipo de anuncios
Entre 2000 y 2001, el Gobierno intentó complementar las medidas fiscales con iniciativas en el frente financiero, implementando dos operaciones de reestructuración de títulos de deuda para persuadir al público de que no existía riesgo de desatender el servicio de las obligaciones financieras contraídas:

A fines de 2000, obtuvo un paquete de ayuda financiera (el “blindaje”) que cubría, con fondos locales y externos, los vencimientos de 2001 y parte de 2002. El FMI lideró la operación y participaron los acreedores locales, bancos y AFJP.

A mediados de 2001, se realizó un canje voluntario (el “mega-canje”) en manos de tenedores privados (locales y extranjeros). La operación permitió extender el plazo promedio de los instrumentos, pero al costo de elevar el valor nominal de la deuda e incrementar el peso de los intereses.

En noviembre de 2001, se llevó a cabo una segunda operación voluntaria (en realidad inducida) de canje dirigida a tenedores locales, principalmente bancos y AFJP, que aceptaron canjear títulos públicos por igual cantidad de préstamos garantizados con ingresos tributarios, que brindaban menores tasas de interés.
Corralito
La fuga de depósitos y la corrida contra las reservas, que habían empezado con la renuncia del vicepresidente Carlos "Chacho" Alvarez, no pudieron ser detenidas ni con la nueva ampliación en u$s 8.000 millones del crédito stand-by vigente con el FMI ni con el canje de deuda en noviembre.

Esta situación condujo a que el Gobierno impusiera, a comienzos de diciembre de 2001, restricciones al retiro de fondos de los bancos (el “corralito”) y a las operaciones de cambio para limitar la demanda de divisas, preservar el stock de reservas y evitar la devaluación de la moneda, es decir, el abandono formal de la Convertibilidad.

Default y Devaluación
El 24 de diciembre de 2001 se declaró la suspensión de los pagos del servicio de una parte de los u$s144.453 millones que alcanzaba por entonces la deuda pública. La medida afectó a u$s61.803 M en bonos y títulos públicos y a otros u$s8.030 millones de diversas obligaciones. El remanente –deuda con organismos multilaterales (u$s 32.362 millones) y los recientemente emitidos préstamos garantizados (u$s 42.258 millones)- permaneció en situación regular.

Pocos días después se decidió la devaluación del peso, lo que provocó un cimbronazo sobre la estructura contractual de la economía, debido a la importante dolarización de contratos heredada. Para atenuar algunas consecuencias del shock, las autoridades recurrieron a nuevas emisiones.

La evolución después del default
El Gobierno intervino con el fin de mitigar la transferencia de riqueza de deudores hacia acreedores y el colapso del sistema que hubiera implicado el mantenimiento de los contratos pactados en moneda extranjera. La intervención oficial buscó administrar el “reparto de pérdidas”, lo que supuso que en muchos casos el Estado asumiera parte del costo vía emisión de nueva deuda.

En suma, computando las distintas medidas y efectos derivados de la administración del colapso de la convertibilidad y de la declaración del default, el stock de deuda pública bruta se expandió entre diciembre de 2001 e igual mes de 2003 en unos u$s28.184 millones.

Reestructuración y cancelación con el FMI
Luego del abandono de la convertibilidad, en la fase posterior al default, el financiamiento neto del Fondo y de los organismos multilaterales en su conjunto se tornó negativo:

En el período 1994-2001, la Argentina recibió financiamiento neto de los organismos multilaterales por más de u$s23.000 millones.

En la fase 2002-2004, al contrario, se pagaron en términos netos más de u$s4.600 millones.
El 14 de enero de 2005, comenzó el canje de los antiguos bonos por los nuevos y en marzo de ese año, el Gobierno anunció que el grado de aceptación había alcanzado el 76,15% de la deuda en default.

La operación permitió reducir el stock de deuda pública en unos u$s67.328 millones y morigerar la exposición de las finanzas públicas al riesgo cambiario, pues alrededor del 44% de los nuevos títulos fue emitido en moneda local. En tanto, quedó un remanente de deuda en manos de los holdouts de u$s20.000 M, que aún hoy continúan reclamando.

La política de desendeudamiento continuó en enero de 2006, cuando el FMI recibió u$s9.530 millones desde las reservas de libre disponibilidad del Banco Central (BCRA), que de esa manera liquidó de un solo pago su deuda completa con el organismo, e inició una etapa que le permitiría al país evitar los reclamos y exigencias de la entidad.

Causas de variación de la deuda desde el canje
En marzo del 2005, apenas finalizado el canje, el stock de deuda del gobierno ascendía a u$s125.283 millones, mientras que a diciembre del 2007 la deuda alcanzó los u$s144.729 millones. Un interrogante que surge a partir de estas cifras es por qué aumentó el nivel de endeudamiento luego del canje, si el Estado obtuvo ahorro fiscal en este período.

Del aumento de u$s19.500 M registrado entre marzo del 2005 y diciembre del 2007, un informe del IERAL determinó que:

Un 64% fue atribuible a cuestiones macroeconómicas: la deuda habría aumentado u$s15.100 millones por efecto de la inflación (atenuado por u$s2.600 millones de ganancia por cambio en canasta de monedas)

El restante 36% fue resultado de un endeudamiento neto positivo, por emisiones de deuda mayores a las amortizaciones y también por los Adelantos transitorios del BCRA.

http://economia.infobaeprofesional.com/notas/67264-Tras-corralito-devaluacion-y-default-la-Argentina-ahora-debe-mas-que-antes.html

----------------------------------------------------

Cronología de la deuda externa argentina
Martes, 02 de Septiembre de 2008

AFPLos hechos más relevantes desde la moratoria unilateral declarada en diciembre de 2001 hasta el anuncio de hoy de la presidenta Cristina Kirchner de cancelar la deuda con el Club de Paris.Argentina pagará toda su deuda con el Club de París


BUENOS AIRES.- Esta es la cronología de los hechos más destacados de la deuda externa argentina, desde la moratoria unilateral declarada en diciembre de 2001 hasta el anuncio este martes de la presidenta Cristina Kirchner de cancelar la deuda con el Club de Paris, por US$6.706 millones.

23/12/01: Argentina declaró la mayor moratoria de la historia contemporánea, por unos US$130.000 millones, en medio de una brutal crisis financiera y política tras la precipitada renuncia del presidente Fernando De la Rúa.

01/01/02: Asume la presidencia Eduardo Duhalde para completar el mandato de De la Rúa. Devalúa el peso (60%) tras 11 años de convertibilidad con el dólar.

12/12/02: El gobierno confirma que sólo pagará intereses de la deuda multilateral, sin utilizar reservas (éstas alcanzaban unos US$10.000 millones).

25/05/03: Asume la Presidencia Néstor Kirchner y mantiene a Roberto Lavagna como su ministro de Economía.

Septiembre/2003: Argentina firma con el Fondo Monetario Internacional un acuerdo stand by a tres años.

22/09/03: Lavagna propone reestructurar la deuda en mora. Inmediato rechazo de los acreedores.

Septiembre/2004: Argentina deja en suspenso el acuerdo con el FMI hasta terminar el proceso de canje de bonos.

Abril 2005: Argentina sale del default por US$81.800 millones, con una adhesión de 76,15% y recortes de la deuda entre 45% y 75%, según el bono canjeado. Acreedores que rechazaron propuesta insisten con reapertura de canje, negada sistemáticamente por el gobierno.

Enero 2006: Argentina cancela por anticipado, con reservas del Banco Central, su deuda con el FMI por US$9.500 millones y no mantiene ningún programa con la institución.

Diciembre de 2007: Argentina busca saldar deuda con el Club de Paris, por unos US$6.500 millones, pero no acepta condicionamientos del FMI.

2005-2008: Argentina queda sin financiamiento externo, salvo por parte del gobierno de Venezuela que adquirió entre 2005 y 2007 unos US$5.100 millones en bonos soberanos de Argentina, a tasas más altas que las del mercado.

Agosto 2008: Venezuela adquiere bonos por US$1.000 millones, a una tasa de 15%. Analistas de mercados ponen en duda que Argentina pueda pagar vencimientos de deuda en 2009, por US$20.000 millones, según el ministerio de Economía, de los cuales US$11.800 millones están cubiertos por el superavit primario.

02/09/2008: Argentina anuncia que cancelará con reservas del Banco Central la deuda con el Club de París, por US$6.706 millones. Las reservas de BCRA alcanzan a unos US$47.000 millones.


http://www.economiaynegocios.cl/noticias/noticias.asp?id=52507

-----------------------------------------------------------

Una trama de enredos


3 de diciembre de 2001: Se conoce el decreto 1.570, de necesidad y urgencia, que crea el corralito. Quedan atrapados en los bancos ahorros, depósitos en cuentas a la vista y cuentas sueldo, con un tope de retiros de 250 pesos por semana.

1º de enero de 2002: "El que depositó dólares recibirá dólares", dice el entonces presidente Eduardo Duhalde.

3 de febrero de 2002: Se dispone la pesificación de los depósitos en dólares, a una paridad de 1,40.

16 de febrero de 2002: Se permite usar los ahorros atrapados para comprar casas o autos hasta el 15 de abril.

5 de marzo de 2002: El Gobierno ofrece un menú de tres bonos para resarcir a los ahorristas acorralados.

22 de abril de 2002: Un abogado amenaza con violentar con sopletes el tesoro del Banco Nación.

13 de septiembre de 2002: La Cámara en lo Contencioso Administrativo declara ilegítimos el corralito, el corralón y las normas antigoteo.

1º de diciembre de 2002: Se liberan las restricciones para retirar dinero en efectivo de los bancos.

26 de octubre de 2004: Por el "caso Bustos", la Corte avaló la pesificación con la firma de cinco jueces.

6 de abril de 2005: La Corte Suprema respaldó la pesificación de los bonos de la deuda pública.

21 de agosto de 2005: Se paga la última cuota del "corralón", por $ 526 millones.

http://www.clarin.com/diario/2006/11/26/elpais/p-00401.htm



------------------------------------------------------------
EL 3 DE DICIEMBRE DE 2001 SE PROHIBIA EL RETIRO DE AHORROS DE LOS BANCOS

A cinco años del "corralito", un sinónimo de infierno financiero


La medida originó los cacerolazos y la peor caída libre de la crisis del 2001.

Sebastián Campanario
scampanario@clarin.com


Recinto con barrotes para que los niños jueguen adentro". La definición tradicional de "corralito" perdió peso en la memoria colectiva después de la crisis, en favor de "perverso mecanismo bancario, por el cual los ahorristas no podían retirar más que una suma fija", como lo llama el diccionario de argentinismos de un sitio de Internet.

En una semana, el 3 de diciembre, se cumplirán cinco años del decreto 1.570 del 2001 que creó el corralito, durante el gobierno de Fernando De la Rua. Fue la respuesta a una caída de 22.000 millones de dólares en los depósitos. Atrapó a las ahorristas que no huyeron a tiempo, por un total de $ 55.000 millones de pesos, y dio origen a los cacerolazos.

El corralito se llevó puestos a dos ministros de Economía: Domingo Cavallo, su ideólogo, y Jorge Remes Lenicov, cuando meses después quiso desatar el nudo con bonos compulsivos. Cuentan que lo primero que hizo Roberto Lavagna cuando le pidieron que vuelva de Europa para ser ministro fue llamar a un amigo economista para que le explicara la diferencia entre "corralito" y "corralón", el esquema que estableció la reprogramación definitiva de los plazos fijos. A ese nivel de enredos había llegado la película económica de la crisis.

Cinco años después, los economistas parecen haber llegado a algunos consensos sobre el tema:


El corralito resultó un boomerang que terminó provocando un efecto contrario al deseado: secó la plaza de efectivo y paralizó las operaciones cotidianas de compra y venta. En la práctica, profundizó la caída en el nivel de actividad, que tocó su piso sobre el final del primer trimestre del 2002. "El corralito fue un equívoco desde el primer día, que demostró que el equipo de Cavallo sabía muy poco de dinámica financiera", dice Eduardo Levy Yeyati, profesor de la Universidad Di Tella.


Al final, los afectados salieron más favorecidos que los tenedores de bonos. Quienes pudieron retirar sus dólares con amparos y compraron propiedades o acciones, en particular, terminaron con saldo muy favorable.


Tampoco entre los bancos se cumplieron los pronósticos más apocalípticos. Durante 2002 se llegó a dar al sistema financiero por muerto, cuando se proponía como opción realista la "offshorización" (traslado al extranjero) de la banca.

El fenómeno del corralito excedió a la Economía y se convirtió en materia de estudio de sociólogos, antropólogos y psicólogos locales y del exterior, que descubrían en el "little fence" (corralito en inglés) y los cacerolazos un laboratorio del comportamiento de los argentinos, y se impresionaban con algunas postales extremas. Como la de la mujer que se quiso prender fuego frente a un banco, o el ahorrista que pasó el verano del 2002 en reposera, malla y ojotas en la puerta de una sucursal del HSBC. El motivo: no podía sacar la plata para irse de vacaciones.

http://www.clarin.com/diario/2006/11/26/elpais/p-00401.htm

------------------------------------------------
Ultimo Momento
10.07.2006

12:31 Piden el procesamiento de Cavallo por el "megacanje"



Lo requirió el fiscal Federico Delgado al juez federal Jorge Ballestero, bajo la acusación de estafar al Estado en la reestructuración de la deuda en 2001. La solicitud incluye a varios miembros del equipo que lo acompañó en Economía durante los últimos meses del gobierno de la Alianza.
El País

Un fiscal solicitó hoy el procesamiento del ex ministro de Economía Domingo Cavallo y otros ex funcionarios que lo acompañaron en su gestión, y la indagatoria del ex presidente Fernando De la Rúa y del banquero estadounidense David Mulford, entre otros, por el "megacanje" de deuda externa realizado durante el gobierno de la Alianza.

Así lo confirmaron a la agencia estatal Télam fuentes de Tribunales, que señalaron que el fiscal Federico Delgado le pidió al juez federal Jorge Luis Ballestero que también procese junto con Cavallo a Daniel Marx, Julio Dreizzen y Jorge Baldrich, integrantes del equipo económico del ex ministro de Economía de la Alianza.

El representante del ministerio público también quiere que el juez cite como imputados a los presidentes de los bancos Galicia, Santander, Francés, Credit Suisse First Boston Corporation, HSBC Bank Argentina, JP Morgan Securities y Salomon Smith Barney, que cobraron 150 millones de dólares de comisión para hacer la operatoria que incluyó "el canje de sus propios bonos".

Delgado afirmó que el "diseño y la implementación" tuvo la "deliberada evasión de los funcionarios y sus consortes privados de toda gama de barreras teóricas y prácticas", cuyas conductas van "mucho más allá del resultado financiero" del "megacanje".

El fiscal sostuvo que se implementó una "misce en scene" mediante la "contratación del grupo de bancos" para hacer un "desplazamiento patrimonial a favor de un agente o tercero" de bienes de la administración pública, lo que configura el "ardid o engaño" al que alude el Código Penal cuando define la estafa.

La primera vez que Cavallo fue convocado por esta causa fue en marzo de 2002 cuando Ballestero lo citó junto con Mulford, ocasión en la que no aceptó llamar a De la Rúa y a los banqueros, porque en ese momento no tenía "elementos de prueba suficientes".

El 11 de marzo de ese año Delgado y su entonces colega y actual camarista federal Eduardo Freiler, ya habían pedido las indagatorias en el marco de esta investigación por un multimillonario perjuicio para el país a partir de la firma del decreto 648/01.

La norma, dictada a instancias del Ministerio de Economía -cuyo titular por ese entonces era Cavallo- autorizó la renegociación de la deuda y designó a las siete entidades crediticias, a cuyos titulares Delgado quiere indagar.

http://www.clarin.com/diario/2006/07/10/um/m-01231249.htm



-----------------------------------
12 de julio de 2007

El megacanje: ¿redujo la deuda?

Pese a que aún no se han difundido oficialmente los detalles, es importante analizar los compromisos que contrajo el gobierno nacional para consumar el llamado megacanje, en junio de 2005. Intentaré demostrar a qué nos enfrentamos: si nuestra crisis quedó resuelta, si mejoró o no la situación que nos abruma desde hace años.

Los datos oficiales indican que, hacia el 31 de marzo de 2005, la deuda pública ascendía a ciento noventa mil millones de dólares. Nuestro gobierno ofreció renegociar alrededor del 50 % de esa suma, ofertando nuevos bonos por 79.700 millones de dólares de capital, más 2.100 millones por intereses, que se capitalizaron calculados al 31 de diciembre de 2001. El monto a negociar era mayor porque se adeudaban intereses desde la cesación de pagos (21.000 millones más).>

Sucedió que el canje fue retroactivo porque los nuevos títulos se fecharon al 31 de diciembre de 2003; nuestro gobierno se allanó a pagar intereses en efectivo, desde esa fecha hasta la firma del acuerdo, ocurrida en junio de 2005. O sea que pagamos -aún no sabemos cuánto- un año y medio de intereses al tiempo de colocarse efectivamente los nuevos bonos. Tampoco se informó el monto que se pagó por comisiones a los bancos que intervinieron en la negociación.>

Si bien el objetivo era colocar bonos por 83.000 millones, se logró canjear el 76 %. Tenedores de bonos por 19.500 millones de dólares no aceptaron la oferta; los papeles que poseen devengan intereses superiores al 11 % anual, o sea que puede estimarse en más de 27 mil millones de dólares el monto que se les debe por intereses acumulados e impagos.>

Se emitieron bonos nuevos por 35.000 millones de dólares, que reemplazaron a los los 62.500 millones de quienes aceptaron el trato. La quita "nominal" fue del 44 %. La deuda negociada se redujo de 82.000 a 55.000 millones de dólares (entre bonos nuevos y los que no ingresaron en la operación).>

Teniendo en cuenta las cifras oficiales incompletas, se puede inferir que, en lugar de 190.000 millones millones de dólares, quedamos debiendo 162.000 millones. La quita fue del 16 %, mucho menor a la publicitada oficialmente; no se nos dijo la verdad. >

Lo que se hizo es fijar nuevos plazos de vencimiento a menos de la mitad de la deuda, a cambio de condiciones más severas y costosas. Se aceptó y legalizó la usura, y punto (1).>

La deuda así renegociada se encareció considerablemente, al extremo que hoy su monto es mucho mayor y los intereses son notablemente más altos. Conclusión: el mentado megacanje es otro timo.>

Pregunto: ¿los legisladores nacionales reclamarán explicaciones y exigirán que se cumpla la Constitución -que ordena que es el Poder Legislativo el que tiene facultades para el arreglo de la deuda pública- o seguiremos asistiendo al bochorno de contemplar cómo nuestros representantes ignoran y hasta desprecian el cumplimiento de deberes inexcusables?>

Hace años, interrogado sobre nuestro endeudamiento, un conspicuo diputado nacional -entonces presidente de la Cámara- expresó: "De eso no se habla...". Esa conducta irresponsable produjo este lamentable presente. La deuda es impagable y crece sin cesar. Nada se hace para enfrentar esta injusticia.>

Héctor Claudio Salvi

(1) Ver artículo del autor en El Litoral 31-5-07.

http://www.ellitoral.com/index.php/diarios/2007/07/12/opinion/OPIN-02.html


---------------------------

Procesaron a De la Rúa y Cavallo por el megacanje

Lo decidió el juez Jorge Ballestero; están acusados del delito de administración infiel; "Lo peligroso es hacer política con la lapicera de un juez", dijo a LANACION.com el ex presidente

Noticias de Política: anterior siguiente
Jueves 28 de setiembre de 2006 18:50 (actualizado hace 705 días)


Mientras espera una definición de su situación procesal en la causa que investiga las coimas en el Senado, el ex presidente Fernando De la Rúa sufrió hoy un duro revés judicial: fue procesado por el megacanje, la operación de renegociación de la deuda externa que se realizó durante el gobierno de la Alianza.

La medida, dispuesta por el juez federal Jorge Ballestero alcanza también a su ex ministro de Economía, Domingo Cavallo, al ex secretario de Finanzas, Daniel Marx y al ex secretario de Hacienda, Jorge Baldrich, según confirmaron a LANACION.com fuentes del juzgado.

Tanto a De la Rúa como a sus ex funcionarios están imputados como coautores del delito de administración infiel, que prevé una pena de un mes a seis años de prisión. En el caso del ex presidente y el ex ministro de Economía la resolución del juez incluye embargos en su contra por 30 millones de pesos.

Al ex asesor de Cavallo, Horacio Tomás Liendo y el ex subsecretario de Financiamiento del gobierno de la Alianza, Julio Dreizzen, también involucrados en la causa, Ballestero les dictó la falta de mérito.

El megacanje, la operación por la que se dictaron los procesamientos que había pedido el fiscal Federico Delgado, consistió en el canje de 29.477 millones de dólares, con el diferimiento por cuatro años de una serie de vencimientos por 12.840 millones de dólares en junio de 2001.

Fundamentos. En su fallo , Ballestero calificó el megacanje como “sinrazón” y afirmó que, tanto De la Rúa como sus ex colaboradores, actuaron “con absoluta conciencia” de que la operación perjudicaba los intereses nacionales.

En los fundamentos de su decisión el juez afirma que, “en atención a los cargos públicos que detentaban [los imputados] tenían poder de administración sobre los bienes e intereses del país, entre los que se encontraba el manejo de la deuda pública”.

En este contexto, y sobre el megacanje en particular, sostuvo que los decretos y resoluciones dictados para su implementación, entre mayo y junio de 2001, “fueron firmados a sabiendas de que se generaría un perjuicio para las arcas del Estado, cuyo cuidado les fue confiado por el pueblo argentino”.

Para el juez, la situación de conocimiento del daño “exige que la acción se realice dolosamente -esto es, con conocimiento de que se está violando el deber de cuidado, manejo o administración de un patrimonio ajeno confiado, y voluntad de realizar ese incumplimiento-; aunque también se admite el dolo eventual para su configuración -actitud de indiferencia en cuanto al perjuicio patrimonial que pudiese causarse”.

Defensa.


El ex presidente se defendió de las acusaciones adjudicando a la resolución una intencionalidad política. “Lo peligroso es hacer política con la lapicera de un juez”, dijo a LANACION.com mediante una respuesta escrita.

Consideró, además, como "asombrosa" la argumentación del magistrado. "Dice que en vez de un canje se imponía el default y la devaluación, como algo evidente. O sea que debí devaluar y defaultear. Hasta [Néstor] Kirchner sigue criticando hoy la devaluación de [Eduardo] Duhalde con caída salarial. ¿No fue un desastre el anuncio de default, con aplauso parlamentario?".

En otro párrafo de su respuesta, De la Rúa criticó que el juez "considera que el canje fue válido y legal pero que eso no importa".

Además, ratificó las declaraciones qeu hizo ante los tribunales. "Se evitó una crisis capaz de afectar las reservas. [...] Está claro que esto es política. Lo peligroso es hacer política con la lapicera de un juez”, sostuvo sobre la decisión de realizar la operación.

Su abogado, Virgilio Loiácono, utilizó una comparación para descalificar el procesamiento: "Esto es un despropósito, como lo sería endilgar estafa al médico que receta un costoso medicamento al enfermo terminal".

Contra Kirchner. De la Rúa había sido indagado por Ballestero hace dos semanas. Ante el juez el ex presidente negó haber cometido irregularidades en el canje de deuda pública y reclamó que se investigara la operación de refinanciación que hizo el año pasado el Gobierno.

Complicado.

El procesamiento por el megacanje complica aún más la situación judicial de De la Rúa que, además de estar imputado en el presunto pago de sobornos en el Senado también es investigado por haber aprobado la ampliación irregular de la licitación de la autopista Illia y por haber tenido un jardinero que trabajaba en su quinta de Pilar mientras cobraba un sueldo del Concejo Deliberante porteño.

De las imputaciones contra el ex presidente, la de los sobornos en el Senado es la más grave y podría llevarlo a la cárcel. Sin embargo, todo parece indicar que su primer juicio oral será por "la causa del jardinero", que lo investiga por "malversación de caudales públicos", como jefe del gobierno porteño.

Los denunciantes

La diputada nacional Elisa Carrió (ARI) afirmó hoy que "la Justicia tarda pero llega". "Después de cinco años de haber hecho la denuncia y de haber recibido innumerables cantidad de críticas, hoy podemos ver con satisfacción que comienza a hacerse justicia", afirmó Carrió, que junto al ex diputado Mario Cafiero son los querellantes de esta causa.

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=844461

---------------------------------

04-09-08 - 09:40 - Política

- Un fiscal pidió el juicio oral para Cavallo por presunta defraudación a la administración pública

Así lo indicaron esta mañana fuentes tribunalicias quienes señalaron que el pedido lo efectuó el fiscal federal Federico Delgado quien le imputó al ex titular del Palacio de Hacienda un delito para el cual el Código Penal prevé penas de hasta seis años de prisión. En un dictamen de tres carillas el fiscal le reprocha a Cavallo haber dispuesto que la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), dependiente de la cartera a su cargo, desistiese de reclamar a empresas pesqueras el pago de sentencias por más de 48 millones por reembolsos a las exportaciones cobrados ilegítimamente.

La presentación, efectuada al juez federal Jorge Luis Ballestero, sostiene que Cavallo "sustrajo fondos anómalamente a la comunidad" al efectuar una "deliberada transferencia de recursos públicos a un grupo de empresas pesqueras que habían percibido ilegalmente sumas de dinero en concepto de reintegro por exportaciones".

El fiscal acusa a Cavallo por "el diseño y la rúbrica de la resolución 619/01, con las facultades derivadas del cargo de Ministro de Economía de la Nación, a través de la que instruyó a la Administración Federal de Ingresos Públicos para que desista de las acciones judiciales de repetición" (recupero) iniciadas contra las pesqueras.

Ello significó, afirmó Delgado, una "deliberada transferencia de recursos públicos que realizó (el imputado) a un grupo de empresas pesqueras que habían recibido ilegalmente sumas de dinero en conceptos de reintegro por exportaciones" y añadió que, con esa conducta, "sustrajo fondos anómalamente a la comunidad".
Fuente: Télam

http://www.estoesamerica.com/noticiasdetalle.aspx?id=22049

--------------------------------------------

relacionadas:


*Ayer y hoy - CACEROLEANDO CON EL OMBLIGO una foto instantanea de la sociedad!! Cavallo recortando el 13% de las jubilaciones

REPETITION : AYER Y HOY CACEROLEANDO CON EL OMBLIGO Cavallo y el 13% de retenciones a los jubilados!!

CRISTINA ORDENO EL PAGO AL CLUB DE PARIS - Sep

moraleja_ Un peso menos: Solución a la deuda del Club de Paris

*
UNA OPOSICION SIN APORTES EN UN PERIODISMO DE PELUQUERIA...


*EN EL MUNDO DE MIGUENS

Caraduras?? Haganse cargo de su voto no positivo - Sep 03

TODOS CONECTADOS? DESDE ESPAÑA Blogueros hablan de los macabros... - Aug 31

0 comentarios:

Entrada destacada

¿No se crearon puestos de trabajo en los últimos 4 años?

Víctor Hugo transmitió en vivo. 9 de septiembre a las 8:50 · Facebook Mentions · Es #falso que en los últimos años no se creó #emple...

Blog Archive