Lo que circula por los medios

Registro de una época...
Powered By Blogger

7 de septiembre de 2008

Una polémica por el rol de los medios - La inmaculada concepción de los medios - Becerra - Tenenbaum


Una polémica por el rol de los medios.

A quienes les interesen los debates acerca de los medios de comunicación y su influencia en la construcción de la agenda pública, Página/12 brindó en los últimos días una buena muestra. El pasado 23 de abril, el especialista en comunicación y docente Martín Becerra publicó una nota en ese matutino titulada “Los medios salen del placard”, en donde señaló que “los medios, con licencia para hablar de todo y de todos, se autoabsolvían de toda crítica”. El 18 de mayo, en el mismo matutino, Ernesto Tenembaum replicó a Becerra en una nota titulada “Cha cha cha”, en donde afirmó que “reducir todo a una conspiración para defender los privilegios de los monopolios es apenas una expresión de haraganería intelectual”. El contrapunto siguió ayer con una contrarréplica de Becerra. http://www.diariosobrediarios.com.ar/eldsd/diario/2008/mayo/diario-28-mayo-2008.htm


-------------------------------------------------------------------
Martes, 27 de Mayo de 2008 Hoy

La inmaculada concepción de los medios



Por Martín Becerra *

Radio Mitre, 19 de mayo: Marcelo Zlotogwiazda pregunta a Luciano Miguens cómo evalúa el rol de los medios en el conflicto del campo. El presidente de la Sociedad Rural es taxativo: “Totalmente a favor”.

En un mundo en el que los medios son objeto de regulaciones antimonopolio (en todo el mundo desarrollado) y en donde se instituyen espacios públicos para alentar el pluralismo, la Argentina de hoy constituye una rareza. Acá, hasta 1976, los medios exponían sin rodeos su línea editorial; hoy el statu quo mediático cimienta el mito de su neutralidad. Discurso éste que se asemeja a la creencia en la inmaculada concepción.

Las instituciones están determinadas económica y políticamente. Estructuran y son estructuradas por esas determinaciones. ¿Excepto los medios de comunicación? El 18 de mayo, Ernesto Tenembaum dedicó su nota en este diario a predicar la inmaculada concepción de los grandes medios, y criticó, con una arrogancia que él condena en otros, al autor de la presente, mofándose además del grado académico de doctor.

Tenembaum brindó ejemplos en los que los grandes medios ceden minutos a quienes cuestionan sus intereses: su evidencia es lo que técnicamente se llama “muestreo por conveniencia”, seleccionando casos sólo cuando validan el prejuicio del autor. Este método carece, lógicamente, de poder explicativo o comprensivo.

Molesto con quienes profanan el carácter sacro de los medios al analizarlos críticamente, Tenembaum ataca.
Pero en su ataque, que es también defensa (de los grandes medios), confunde empresas con periodistas, que metonímicamente serían los criticados (los trabajadores). Esa operación retórica subestima a sus colegas: quienes hemos trabajado en redacciones conocemos los contornos de la libertad de expresión cuando se juega el interés del empleador.

Es preciso reconocer a los periodistas (muchos empleados en condiciones precarias) que con esmero amplían los márgenes de su acotada autonomía. Hay quien cultiva el compromiso con su profesión. Hay quien no. Ocurre en todo campo profesional: los periodistas no son arcángeles que sobrevuelan la realidad sino que forman parte de su trama.

El ejercicio del periodismo en los grandes medios está ceñido (ceñir no es liquidar) por la fusión entre interés económico y línea editorial y por compromisos políticos. Ello diluye la preocupación por el lector. Dos investigaciones rigurosas lo demuestran: la tesis doctoral de Adriana Amado en Flacso y un libro de Raquel San Martín editado por la UCA.

Lejos de carecer de mácula, la intervención de los medios concentrados sintoniza con fuerzas bien terrenales: su cobertura del asesinato de Kosteki y Santillán en 2002 puede calificarse sin empacho de cómplice. Por supuesto, hay excepciones. Excepcional fue la información sobre hábeas corpus por los desaparecidos en el matutino La Prensa, donde al mismo tiempo firmaba Ramón Camps en los años de plomo. Años en los que los principales diarios aprovecharon el despojo de las acciones de Papel Prensa a los deudos de Graiver hecho por Videla convirtiéndose en socios privilegiados del Estado. Este caso de integración vertical, inédito en el mundo por las reglas antimonopólicas vigentes en otros países, no parece ser un tema “noticiable” (excepción hecha de Ambito Financiero, que ha denunciado la anomalía).

La agenda de los medios no sólo es importante por lo que incluye (en donde no hay uniformidad), sino fundamentalmente por lo que excluye. Durante una década, siendo Aguas Argentinas uno de sus principales anunciantes, los medios silenciaron el incumplimiento del plan de inversiones por la concesionaria, mientras millones de personas eran privadas del acceso al agua potable.

Tenembaum parece interesado en la pereza (“reducir todo a una conspiración para defender los privilegios de los monopolios es apenas una expresión de haraganería intelectual, o refleja un apego llamativo a ciertas teorías comunicacionales berretas”), pero no es laborioso al aludir a posturas que, porque él no las comparte, deforma y ridiculiza. De la carta de más de 750 personas de la cultura presentada por Casullo, Verbitsky y otros el 13 de mayo, Tenembaum extrae dos frases, para concluir que “trabajar no siempre es agradable en la vida. Pero a veces es necesario”. El fruto de la reflexión grupal de referentes que hace décadas contribuyen al estudio de la realidad merece una lectura más atenta.

Es verdad, como dice Tenembaum al criticar mi nota “Los medios salen del placard” del 23 de abril, que hubo más que dos conductores radiales que procuraron equilibrar su cobertura de la crisis del campo (porque hay matices es que cité dos ejemplos). Tan cierto como la adscripción predominante de los grandes medios a la perspectiva de uno de los actores en conflicto (los ruralistas). Salvo excepciones, cada opinión disonante fue sucedida por una opinión favorable al paro. Pero esa regla, que podría quebrar la tendencia del periodismo “monofuente”, no se aplicó cuando el entrevistado apoyaba el lockout. En el balance, resuena un retrato angelizado de los productores del campo, como admite Miguens.

Genera malestar, es evidente, que se documente la enorme concentración de la propiedad en pocas manos, que se advierta que ello configura un obstáculo para la diversidad informativa, que se constate la centralización geográfica de los contenidos de los medios, que se requiera una legislación democrática, que se testimonie la discriminación contra minorías y desposeídos, que se reclame el respeto por los plazos de las licencias audiovisuales.

Los medios de comunicación no son pulcras vestales. Tienen, como el resto de las instituciones públicas o privadas, intereses parciales. La reacción de Tenembaum corrobora cuán complejo es hablar libremente de los medios si no se acepta naturalizar su concepción inmaculada.

* Doctor en Comunicación. Docente e investigador Universidad Nacional de Quilmes/ Conicet.




Permalink:
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-104952-2008-05-27.html

relacionadas 1

LOS COMENTARIOS CANTAN - BLOG PERIODISTAS - Sep 01

TODOS CONECTADOS? DESDE ESPAÑA Blogueros hablan de los macabros... - Aug 31

para dejar en claro su posición...Todo mezcladito.


relacionadas 2

Miércoles, 23 de Abril de 2008 Hoy
Comunicación y medios
Página/12 abre hoy una nueva ventana para el análisis y el debate mediante esta sección que aparecerá cada miércoles. Será un espacio dedicado a la comunicación, tanto en sus aspectos mediáticos como en aquellos referidos a lo relacional, a la interacción entre sujetos. A pesar de que se trata de un proyecto editorial que tiene ya un tiempo de preparación, su aparición coincide con un momento caliente de la polémica sobre la comunicación y los medios. Bienvenida la coincidencia. Habrá información, análisis, opinión y debates; notas sobre industrias culturales, economía política de la comunicación, cuestiones referidas al derecho a la comunicación, la libertad de expresión, acerca de los contenidos y temas afines, a la ética y los desarrollos tecnológicos. Han comprometido su participación periodistas, escritores, académicos e investigadores de la comunicación y disciplinas afines de Argentina y América latina. La invitación se extiende ahora también a los lectores para que hagan llegar sus puntos de vista a laventana@pagina12.com.ar




Por Martín Becerra *


Los medios salen del placard

En la discusión suscitada por la cobertura mediática del conflicto del campo, pese a su orfandad de matices, habita una proeza: vencer el tabú por el cual el espacio público mediatizado evitaba obsesivamente debatir sobre sí mismo. Los medios, con licencia para hablar de todo y de todos, se autoabsolvían de toda crítica. Finalmente, los medios parecen salir de su placard.

Desde 1983, la agenda de la comunicación social sólo hallaba eco en los medios cuando denunciaba persecuciones o amenazas contra periodistas y (a regañadientes) actos de censura explícita. Desde hace cinco años esa agenda incorporó la crítica, que suscribe un importante sector del periodismo, sobre el uso discrecional de la publicidad estatal. La salida del placard de los medios posibilita ampliar esa estrecha agenda. La censura y las amenazas a periodistas deben ubicarse junto a otros cepos al derecho social a la expresión. Análogamente, la publicidad oficial no puede examinarse aislada del resto de los (cuantiosos) vínculos económicos vigentes entre el Estado y los medios.

Dos cuestiones aludidas en los medios colaboran a replantear el enfoque: ¿Es cierto que el Gobierno domina a los medios, induciéndolos a comportarse mansamente a través del manejo discrecional de la publicidad estatal? Y ¿en qué se diferencia la política K sobre pauta oficial de gestiones anteriores?

La cobertura mediática del conflicto del campo fue reveladora: las radios casi en cadena aplaudieron los piquetes del agro y las cacerolas del norte porteño (hubo excepciones: Víctor Hugo Morales o Ernesto Tenembaum). La TV en directo, vertiginosa, tuvo lapsus antológicos (“los piqueteros versus los ciudadanos”, segregó una cronista) y enfocó con esmero algunas esquinas porteñas, sin mostrar el resto de una ciudad que, mayoritariamente, eligió no protestar. La prensa escrita incluyó matices, aunque fue ostensible el patrocinio de algunos columnistas y editores a las medidas de acción directa del agro cuando desde hace una década propagan consignas de mano dura si la calle la ganan los desposeídos, como evidencia el notable documental “La crisis causó dos nuevas muertes”, sobre el rol de los medios en el asesinato de Kosteki y Santillán en 2002.

Por consiguiente, o la publicidad oficial no fue capaz de encuadrar a los medios con el Gobierno en su momento crítico, o la relación entre línea editorial y pauta oficial es mucho más difusa en los medios nacionales de lo que se cree.

¿Y el carácter original que se atribuye a los gobiernos K en el manejo discrecional de recursos estatales? La historia lo desmiente: desde que en 1801 con El Telégrafo Mercantil, y luego con las disposiciones sobre libertad de imprenta de 1811 a 1816, se validó el uso del Tesoro para ayudar a los diarios, los lazos del poder político con los medios son estrechos, cuando no orgánicos. Orgánicos como la sociedad del Estado con Clarín y La Nación en Papel Prensa, vigente desde 1976. En el siglo XIX el diario La Prensa decía ser excepcional porque sus periodistas no aceptaban favores ni empleos de políticos. Conclusión: la relación fue siempre discrecional. ¿Es ello correcto? No. ¿Debería sanearse e institucionalizarse? Sí. Pero ¿es algo novedoso? No lo es.

Además de sobrevalorar sus efectos en medios nacionales y de suprimir dos siglos de historia, hay denuncias sobre la publicidad oficial que omiten la incidencia de grandes anunciantes comerciales sobre los medios y silencian la arbitrariedad con la que sucesivos gobiernos asignaron y renovaron licencias de radio y TV beneficiando a un grupo de empresarios, dispusieron exenciones impositivas, auxiliaron a firmas nacionales al borde del quebranto, avalaron la concentración en pocas manos (a diferencia del criterio aplicado en los países centrales), consintieron condiciones laborales precarias y admitieron violaciones publicitarias. Todo lo cual merece sanearse e institucionalizarse junto con la pauta oficial, en nombre de la libertad social de expresión. El anunciado tratamiento de una nueva ley de radiodifusión y la salida del placard de los medios abren un escenario de escrutinio público sobre estos temas, para que la institucionalidad se realice a la luz del día.

* Doctor en Comunicación. Docente e investigador Universidad Nacional de Quilmes / Conicet.



--------------------------------------------------------------------------------



Por Guillermo Mastrini *



El Observatorio de Medios no existe

Durante las últimas semanas asistimos a un intenso debate sobre el rol de los medios de comunicación en la sociedad y su vínculo con el poder político. Tal vez ésta sea otra de las consecuencias del conflicto derivado del aumento de las retenciones. Durante las manifestaciones que tuvieron lugar en Plaza de Mayo diversos periodistas describieron sin alarmarse el enfrentamiento entre “gente normal” y “piqueteros”. Estas afirmaciones, aun cuando no sean realizadas con intención, son claramente discriminatorias. Lamentablemente son más frecuentes en los medios de lo que es deseable. Un canal de noticias informó sobre un accidente en el que murieron “tres personas y un boliviano”. Desde hace tres años existe un Observatorio de la Discriminación en los Medios (www.obserdiscriminacion.gov.ar) destinado a estudiar los casos donde pueden afectarse derechos elementales de las personas, como verse discriminadas por su raza o su ideología. Dicho Observatorio no tiene ninguna capacidad para censurar ni para multar a medios. Sólo emite declaraciones indicando en qué situaciones se han cometido actos discriminatorios. De hecho, cabría decir que tiene la potestad de hacerlo porque hasta ahora sus escasas declaraciones no han merecido ni objeciones ni difusión. El Observatorio no tiene mayor capacidad para hacer trascender sus declaraciones a la opinión pública y para tal función dependerá del lugar que los medios de comunicación quieran asignarle. Decir que se trata de un Observatorio de Medios no sólo constituye un grave error, sino que contribuye a la desinformación ciudadana.

El martes 1º de abril la Facultad de Ciencias Sociales reclamó, en una declaración de su Consejo Directivo, que el Observatorio tuviera más actividad. El gobierno nacional, con picardía política, citó el viernes 4 a los directivos de la Facultad y decidió poner en acción el Observatorio que, aunque sea reiterativo, fue creado hace tres años sin merecer mayores objeciones. A partir de la reunión entre la Presidente y las autoridades de la Facultad de Ciencias Sociales se desató una campaña destinada a desacreditar el Observatorio y, casi de paso, cualquier política gubernamental en relación con los medios de comunicación con el argumento de la defensa de la irrestricta libertad de expresión y su derivada, la libertad de prensa. Los grandes grupos de comunicación y las entidades representativas de los propietarios de medios hábilmente unieron el relanzamiento del Observatorio con la muy desafortunada mención de la Presidenta a un dibujo de Hermenegildo Sábat, para anunciar con bombos y platillos “una iniciativa del kirchnerismo para controlar la prensa”. Es llamativo que nadie mencionara que entre los fundamentos normativos del Observatorio de la Discriminación está la Declaración de Chapultepec elaborada, entre otros, por la Sociedad Interamericana de Prensa. No creo que los editores de periódicos acusen a la SIP de procurar restringir la libertad de expresión.

En este punto parece importante analizar algunas cuestiones. La política comunicacional del kirchnerismo en sus dos etapas de gobierno presenta dos caras bien diferenciadas. Por un lado la disputa de la agenda con los medios, por el otro las medidas vinculadas con la regulación de los medios de comunicación. En relación con la primera, el Gobierno adoptó desde 2003 un estilo que no reconoce antecedentes en el país, en el que el/la jefe de gobierno aprovecha su condición para disputar con la prensa la construcción de una agenda de temas. Varias veces desde la Casa de Gobierno se criticó ciertos contenidos mediáticos. Esto no es atacar la libertad de prensa. Porque, salvo que alguien demuestre lo contrario, la prensa ha seguido denunciando casos de corrupción en el gobierno, y criticando varios aspectos de las políticas gubernamentales sin sufrir ningún tipo de censura.

Me interesa destacar el otro aspecto, aquel del que los grandes medios no hablan. Las principales regulaciones del kirchnerismo en relación con los medios de comunicación fueron absolutamente favorables a las corporaciones mediáticas. De forma inaudita se les regaló 10 años de licencias, así como se impidió a las cooperativas de servicio público brindar servicios de cable. Durante el kirchnerismo se conformó, con su aprobación, un cuasi monopolio del cable. Sin embargo, esto no preocupa a las entidades periodísticas, ni es visto siquiera como riesgoso para la libertad de expresión. Sí lo fue para la Facultad de Ciencias Sociales que emitió una condena a las políticas gubernamentales. Por supuesto, ningún pícaro le dio mayor repercusión mediática.

La parte por el todo. No toda mención a la prensa es un ataque a su libertad. Tampoco puede argumentarse que sólo el gobierno amenaza las capacidades expresivas de empresas y periodistas. El verdadero principio a defender es la libertad de expresión, la de todos los ciudadanos, y no exclusivamente la de aquellos privilegiados que acceden a los escasos recursos comunicacionales masivos.

Hasta aquí un relato de los hechos. Por supuesto, tan subjetivo éste como el que cotidianamente realizan los medios.

* Licenciado en Comunicación. Docente e investigador, Facultad de Ciencias Sociales, UBA.


http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-102891-2008-04-23.html





--------------------------------------------------------------------------------


Domingo, 18 de Mayo de 2008 Hoy
Cha cha cha



Por Ernesto Tenembaum

Cierta gente bien intencionada cree sinceramente en el “relato” del oficialismo, según el cual los sectores agropecuarios contaron en los últimos meses con la complicidad de los grandes medios de comunicación que “gestan la distorsión de lo que ocurre, difunden el prejuicio y el racismo” y realizan una “práctica de auténtica barbarie política diaria” (sic). Es una percepción posible, como tantas otras. Por momentos, llama la atención el tono apodíctico con que se la proclama: como si tal cosa fuera una obviedad. Para que esta visión tenga algún tipo de vínculo con la realidad debería sobrevivir al test que se propone en los párrafos que siguen. Son diez preguntas. En caso de que sólo una de ellas obtenga como respuesta la opción A o la opción B, quedará confirmada la hipótesis. Si la opción, en todos los casos, es C, quedará puesta en duda y habrá que trabajar un poquito para confirmarla. Trabajar no siempre es agradable en la vida. Pero a veces es necesario.

Se trata de una mera cuestión matemática.

1
En un canal de televisión se difunde lo siguiente: imagen de archivo de Luis D’Elía donde denuncia la complicidad de la Sociedad Rural con la dictadura. Luego un aviso, identificado exactamente así “Publicidad dictadura”. En ese aviso se ve una vaquita rozagante. Dice la voz en off: “Argentina. Tierra de paz y de enorme riqueza. Argentina. Bocado deseado por la subversión internacional que intentó debilitarla para poder dominarla. Fueron épocas tristes, de vacas flacas. Hasta que dijimos: ¡Basta! Basta de despojo, de abuso y de vergüenza. Hoy vuelve la paz a nuestra tierra. Y esa paz nos plantea un desafío, el de saber unirnos como hermanos en el esfuerzo de construir la Argentina que soñamos”. Vuelve Luis D’Elía. Dice: “Estar hablando de piquetes de la Sociedad Rural a 32 años de ese golpe que dio la Sociedad Rural entre otros”. Entra imagen del film La República Perdida. Se escucha: “En el primer aniversario del golpe, la Sociedad Rural agradece la gestión gubernamental. Una solicitada exhorta a desarmar el andamiaje creado durante treinta y cinco años de estatización socializante”. Se ve una vaca gorda. Videla aplaude. La vaca muge. Vuelve D’Elía y dice: “Tienen doscientos años de sangre en las manos, de desprecio por la soberanía popular”. Entra imagen del acto de 1988, donde Raúl Alfonsín fue silbado en la Rural. Dice el ex presidente: “Son los que muertos de miedo se han quedado en silencio cuando han venido acá a hablar en representación de la dictadura”. Ahora entra en escena otro líder piquetero, Edgardo Depetri y recuerda la alianza de la Sociedad Rural con el menemismo. Se lo ve a Carlos Menem, en el acto de apertura de la Feria Rural. “Ya he enviado al Congreso el proyecto de ley para anular las retenciones”, anuncia. Lo ovacionan.

Es un documental que refleja los vínculos entre la dictadura genocida y el poder concentrado del campo. El relato de los hechos lo hacen los líderes piqueteros. Fue difundido con evidente intención, en los días del conflicto. ¿Quién lo difundió?

a) El oficialista Eduardo Feinmann en el canal C5N.

b) Las Madres de Plaza de Mayo en un seminario de su universidad.

c) Canal 13.

2
En primer plano, aparece un rozagante ruralista. Lo interroga un joven cronista. Dice el gordo: “Nosotros no somos guerrilleros como los que mandó esa hija de remilputas que es la presidenta de la Nación. En cambio, a los negros, esos mugrientos, los está apoyando el intendente de Ceiba y les están dando de comer y vino para que vengan bien en pedo y se pongan a pelear. Son unos negros mugrientos. Son negros villeros”. El cronista se irrita.

–¿No es un poco elitista esa definición?

–No, ¿por qué? Si es verdad lo que digo.

El cronista insiste: –¿El negro villero tiene menos derechos que usted?

–No, el negro villero, no ¿eh?

–Usted dijo negro villero...

–Pero no lo dije despreciando...

El ruralista rozagante queda expuesto como un nazi y como un imbécil, a la vez. La pregunta es: ¿A qué medio pertenecía el cronista y dónde se difundió la escena?

a) A C5N y se difundió en el programa revolucionario de Eduardo Feinmann.

b) A un equipo de documentalistas coordinado por Claudio Morgado y se difundió en el canal parlamentario.

c) Era de Telefé. Y se difundió en prime time.

3
Otra pregunta, vinculada a la anterior. ¿Qué otro medio difundió la misma imagen, con el objetivo obvio de amplificarla?

a) El kirchnerista Eduardo Feinmann en C5N.

b) El kirchnerista Oscar González Oro en C5N.

c) Canal 13.

4
Se escucha la voz de la presentadora del noticiero. Dice: “Vamos a mostrar un material exclusivo de un hecho de violencia. Son imágenes propias. (Entra la imagen). Aquí se ve –insiste la periodista– a un integrante de un piquete rural intentando tajear a un camión”. ¿Quién fue la presentadora, que incluyó ese material tan delicado para la imagen de los piquetes rurales?

a) Rosario Lufrano en la “televisión pública”.

b) La mujer de Rudy Ulloa Igor, que abandonó por unos minutos su cartera LV, para dedicarse al periodismo.

c) María Laura Santillán en Telenoche.

5
“Me cuesta interpretar la protesta de ayer, de grupos con los que no me sentí identificado. Los que iban a gritar ‘que se vayan todos’, ‘que renuncie’. ¿Cómo a alguien que fue votada hace tres meses, la van a sacar porque no les gustó un discurso.”

¿Quién es el periodista que pronunció esa opinión?

a) Nacha Ferragut.

b) Orlando Barone.

c) Matías Martin, en una de las radios del poderoso grupo CIE.

6
Era la noche de los cacerolazos. Tres señores se burlaban de ellos. Decía uno: “Ahhh, van a lograr muchas cosas con esto”. Decía el otro: “La última vez pedíamos que se fueran todos. Y la bola que nos dieron”. El tercero ironizaba: “A mí no me importa. Yo voy a agarrar la olla Essen, la más cara de todas, esa que sale como trescientos pesos, y le voy a dar con todo”. ¿Quiénes eran?

a) Sociólogos en el café Gandhi.

b) Intendentes del conurbano.

c) Mario Pergolini, Juan Di Natale y Eduardo de la Puente en Telefé.

7
En el tape, se lo ve y escucha a Luis D’Elía en una de sus reflexiones sobre el odio hacia los “oligarcas”. D’Elía concluye: “Eso no lo digo yo. Lo ha dicho la señora Eva Perón”. Inmediatamente, aparecen imágenes del velorio de Evita y su conmovedora voz, que dice: “No puede haber amor donde hay explotadores y explotados. No puede haber amor donde hay oligarquías dominantes llenas de privilegios y pueblos desposeídos y miserables. Porque nunca los explotadores pudieron ser ni sentirse hermanos de sus explotados. Y ninguna oligarquía pudo darse con ningún pueblo el abrazo sincero de la fraternidad”. ¿Quién lo puso al aire?

a) En un sistema dominado por el consenso de Washington, jamás se podría poner al aire ese editado.

b) Es un trabajo de la CCC que verá la luz en el canal que el Gobierno otorgará a Hugo Moyano.

c) TVR, en el horario central de los sábados, por Canal 13.

8
¿Qué periodista dijo: “A D’Elía se le pega más de la cuenta porque es un dirigente piquetero. Si viniera del lado empresarial seguramente se lo respetaría un poco más, porque éste es un país de gorilas”?

a) Eduardo Feinmann, en la oficialista –y para nada discriminadora– Radio 10.

b) Nadie. Los medios masivos “demonizan” a D’Elía.

c) El “Chavo” Fuks, en Duro de Domar, por Canal 13.

9
¿Qué otro periodista insistió: “El prejuicio clasista que hay hacia D’Elía refleja cierta reacción clasista, discriminatoria, racista, de la sociedad argentina”?

a) Ernesto Semán.

b)Daniel Aráoz.

c) Marcelo Zlotogwiazda, en Magazine, reproducido durante las semanas del conflicto por TVR, Canal 13.

10
En qué canal se emitió un tape en el que se recalcaba que el diario La Nación “enloqueció” al calificar al Gobierno como “comunista”.

a) En ninguno.

b) En el sistema de circuito cerrado de la Casa Rosada.

c) En TN.

Uno puede no querer pensar y está en todo su derecho. Los buenos son buenos siempre, los malos son malos siempre. Pero si alguien tiene interés en cuestionar los propios preconceptos, debe hacerse esas preguntas. Si la respuesta a todas ellas es la opción C, deberá concluir que es, al menos, discutible, el “relato” oficial sobre la actitud de los medios privados durante el conflicto.

Y, obviamente, la respuestas son todas C.

Se podrían reproducir hasta cien preguntas por el estilo. Y la respuesta seguiría siendo C. Y también fragmentos importantes –tanto o más– del discurso mediático donde se refleja una línea más favorable a la protesta rural. Pero hay demasiados contraejemplos como para concluir que los grandes medios intentan controlar a la opinión pública con un mensaje único.

Desde el 2003 para aquí hay demasiados discursos en espejo en la Argentina. Néstor Kirchner es Hitler, sostienen unos. Néstor Kirchner es una mezcla de José de San Martín y el Che Guevara, gritan otros. No hay libertad de prensa en la Argentina, sostiene un grupo. Todos los medios son opositores, racistas, digitados desde Washington, replican de la otra parte. Los periodistas están casi todos comprados por el Gobierno, difunden los unos. Los periodistas son todos empleados de patrones golpistas, opinan los otros.

Ahora, los hechos suelen alumbrar realidades mucho más complejas. La dinámica de la relación entre el Estado, los dueños de los medios y las personas que producen sus contenidos es riquísima. Para analizarla, valen todas las teorías. Pero reducir todo a una conspiración para defender los privilegios de los monopolios es apenas una expresión de haraganería intelectual o, más bien, refleja un apego llamativo a ciertas teorías comunicacionales berretas. Y si a todo eso se le agrega que el proceso está digitado desde Washington, en fin, todo se empieza a parecer a un sketch de Cha cha chá.

Hay un ejemplo muy ilustrativo que incluye al autor de estas líneas. El 23 de abril, este diario publicó una nota del “doctor en Ciencias de la Comunicación”, Martín Becerra. Sostiene: “La cobertura mediática del conflicto del campo fue reveladora: las radios casi en cadena aplaudieron los piquetes del agro y las cacerolas del norte porteño (hubo excepciones: Víctor Hugo Morales o Ernesto Tenembaum)”. La referencia es cierta pero también injusta por dos razones. Primero: omite decir que las dos excepciones ocupan espacios centrales en dos de las radios más escuchadas del país. Segundo: no fueron excepciones, ya que en los dos programas más escuchados de la radiofonía argentina –El Oro y el Moro, y ¿Cuál es?– la posición frente a los caceroleros fue crítica y hasta burlona. De nuevo: son los dos programas, por lejos, más escuchados de la radio.

Si se ignoran los hechos, puede ocurrir, además, que se ofenda a un gran número de profesionales íntegros acostumbrados a hacer su trabajo con dedicación, que se han hecho espacio en los grandes medios y transformaron su contenido en más democrático y, por momentos, casi anárquico. Y que no son títeres.

La primera persona que intentó instalar la idea de que los medios conspiraban contra el Gobierno fue la Presidenta de la Nación en su discurso de Plaza de Mayo, donde acusó de golpistas a los “generales multimediáticos” y de “casi cuasimafioso” a Hermenegildo Sábat.

Que un gobierno defienda sus intereses –el control de la información, entre ellos– tiene su lógica. No es el primero. No será el último.

Que se repitan esas ideas sin confrontarlas con los hechos reales también tiene su lógica.

Esto es, finalmente, la Argentina, el país de los discursos en espejo.




Permalink:
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-104373-2008-05-18.html



relacionadas 3

*“Manejo cuestionable de la información”

*“Se busca domesticar a la democracia”

*Por qué renuncié a Clarín - Otro capítulo sobre la libertad de prensa

EL OBSERVATORIO DE MEDIOS POR FEDERICO SCHUSTER

Ley de Radiodifusión

La política en manos de la oposición mediática

Análisis de los medios video imperdible sobre nuestros medios en cada epoca y la sociedad...

*La polémica con los medios: el mundo académico, contra las empresas periodísticas

*Carta abierta del cantautor popular Ignacio Copani

*QUIEN LO DIJO... Y SEGUN QUIEN LO DIJO... una reflexión de registromundo

COTEJANDO LECTURAS

0 comentarios:

Entrada destacada

¿No se crearon puestos de trabajo en los últimos 4 años?

Víctor Hugo transmitió en vivo. 9 de septiembre a las 8:50 · Facebook Mentions · Es #falso que en los últimos años no se creó #emple...

Blog Archive